Matthias Krizek, el escapado que no se quería escapar

Las dos últimas visitas de la Vuelta a España a Logroño tuvieron un recorrido, un desarrollo y un desenlace calcados, en 2012 y 2014. El alemán John Degenkolb ganó ambas veces al sprint, después de dar ocho vueltas a un circuito urbano de 21 kilómetros. Un trazado que la alcaldesa de la ciudad, Cuca Gamarra, comparó con “las características de una clásica o de un Mundial de ciclismo”.

Pues bien… En la clásica riojana sólo cambió en dos años el nombre del escapado. En 2012 fue Javier Chacón, almeriense de Vélez Rubio, del equipo Andalucía, que rodó en solitario cerca de 140 km. En 2014 siguió el mismo guión Matthias Krizek, austriaco de Viena, del equipo Cannondale, que se marcó 151 kilómetros en fuga.

Krizek arrancó de salida y cuando llegó al kilómetro 30, se arrepintió y se paró. No quería continuar, pero su escuadra le obligó a retomar el camino. Luego explicó sus razones: “Estaba convencido de entrar en la escapada, ¡pero no en solitario! Esperé a que llegara compañía. Nadie lo hizo. Me detuve para orinar, siempre con la esperanza de que apareciese alguien… Pero nada de eso ocurrió”.

Al final asumió su sino y rodó por Logroño “sin mucho desgaste”. Incluso le cogió el gusto: “No me aburrí tanto. Fue hasta divertido. El público se aprendió mi nombre y lo coreaban a cada vuelta por todas partes”.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2vX0zPc
via IFTTT

Anuncios

Francia, contra el balón FIBA

El hotel de todos. Es impensable en un evento futbolero que alguna selección se aloje con otra compartiendo hotel. En el Eurobasket todas tienen el alojamiento en común. La recepción del Gran Italia de Cluj es una mega-cancha de baloncesto. Se pueden juntar Navarro, Satoransky y Hanga a hablar de sus cosas con presente, pasado y futuro Barça. O Saric , Vucevic y Willy a departir de sus experiencias NBA. El hall de este hotel es el sueño de un caza-autógrafos o de un buen instagramer.

La rebelión del balón. Nueve selecciones han firmado un manifiesto para pedir el cambio de balón que se usa en las competiciones FIBA incluyendo este Eurobasket. La excusa es que resbala mucho y es muy duro. Siendo verdad, la realidad es más simple: la selección que encabeza las quejas es Francia a la que patrocina la marca de balones de la competencia. Así que más que una cuestión de pelotas parece claramente una cuestión de euros.

Muresan el más grande. El selfie con el mitico gigante rumano se ha convertido en el segundo deporte con más fans en el pabellón de Cluj. Y si no juega Rumanía o España casi en el primero. Sus 2,31 de estatura lo hacen visible desde cualquier sitio. Y todo lo que tiene de alto lo tiene de buen tío. Cada petición de fans o periodistas al ex NBA rumano es atendida de buen grado y con una sonrisa. No en vano además de jugador actuó junto con Billy Cristal el largometraje My giant. No me extraña. El comportamiento con todos de Muresan es el de un tipo de película.

Concursos. No solo los jugadores llenan el tiempo libre con juegos. Estar fuera de casa 20 días da para ratos muertos entre la prensa por mucho baloncesto que tengamos. La última diversión es encontrar el nombre de jugador más curioso por raro. Lituania es un filón. Cuando Mantas Kalnietis parecia insuperable, buscando en los comienzos de esa selección encontramos a Pranas Lubinas! Un crack de los años 40 que fue el abuelo del juego de su actual selección. Y así, entre Mantas y Lubinas pasamos buenos ratos. Eso si, lo mismo en Lituania se parten de risa con el apellido “Delgado”. Yo lo tendría bien merecido…

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2wwaTRC
via IFTTT

La Bélgica de Lukaku, sexta clasificada para el Mundial

Bélgica sacó su billete para Rusia al batir a Grecia en Pireo por 2-1.A falta de dos fechas para el final de la clasificación, los belgas dominan en Grupo H con 22 puntos y son ya inalcanzables. Bosnia-Herzegovina es segundo con 14 unidades y Grecia tercero con 13.

Romelu Lukaku logró el gol de la victoria en Pireo en el minuto 75, después de unos minutos frenéticos en los que Jan Vertonghen había abierto el marcador para los visitantes (70′) y Zeca había empatado para los locales (73′).

Bélgica es así el sexto equipo que tiene ya plaza asegurada en la Copa del Mundo junto a México, Brasil, Japón, Irán y el anfitrión, Rusia, que no tiene que jugar la clasificación.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2iShz7K
via IFTTT

Galis, un exboxeador que se convirtió en héroe griego

Nick Giorgalis nació en Union City el 23 de julio de 1957. Hijo de George y Stella, griegos que habían emigrado de Rodas a Estados Unidos en busca de una vida mejor, se crió como un chico duro en New Jersey haciendo sus pinitos en el boxeo. A su familia no le gustaba que llegase con la cara morada a casa así que, para ser héroe del barrio, mejor el baloncesto. Nick Georgalis fue el ídolo de su colegio (Union Hill) y de la universidad (Seton Hall). Fue elegido en el número 68 del draft por los Boston Celtics, pero una lesión en el brazo le hizo perder el paso. El mítico Red Auerbach no le esperó. Luego lo lamentaría. Entonces decidió recuperar sus orígenes.

Nick Giorgalis se convirtió, ahora les sonará, Nikos Galis, el jugador más grande que dio el baloncesto griego. Fue cuatro veces máximo anotador del Eurobasket (récord absoluto). Promedió 33.0 puntos en 1983, 33.0 de nuevo en 1987, 35.6 en 1989, y 32.4 en 1991. Galis se convirtió en héroe nacional en el Eurobasket de Grecia. La humilde Hellas tumbó a la Yugoslavia de Petrovic (81-77) en semifinales y a la Rusia de Volkov y Marciulenis (Sabonis estaba lesionado) en una explosión nunca antes vista en el pabellón de la Paz y la Amistad en Atenas (103-101 en la final). El Eurobasket de 1987 cambió el baloncesto heleno para siempre. Galis vivió más días de gloria en el Aris de Salónica con su inseparable Giannakis. Hace pocos días lo vimos en España, completando con éxito el Camino de Santiago en una iniciativa que antes había completado el mismo Corbalán. “Lo que me dio Grecia no creo que me lo hubiera dado la NBA”. Con el tiempo, también fue reconocido en Estados Unidos. Este año fue incluido en el Hall of Fame. Ya nadie le conoce como Nick Giorgalis.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2wwzyFX
via IFTTT

La guerra sigue: no hay árbitros de Euroliga en el Eurobasket

“La línea entre ganar y perder un partido decisivo es muy delgada. Es un detalle. A veces es sólo del rival, o del árbitro”, decía el otro día en una entrevista a AS Sergio Scariolo. Hasta los cruces nadie reparará en la importancia de la calidad arbitral pero el caso es que la guerra entre FIBA y Euroliga se ha trasladado al Eurobasket de manera que ningún árbitro de la Euroliga está en el torneo. Hasta 40 colegiados de 29 nacionalidades distintas arbitran en el Eurobasket. Cinco de ellos no tienen experiencia en ningún tipo de evento. Son el búlgaro Martin Horozov, el serbio Sasa Maricic, el japonés Tataki Kato, el ruso Aleksey Davidov y el montenegrino Radomir Vojinovic. Otros, además, llevan muchísimo tiempo alejados de la élite. El letón Arnis Ozols no era designado para un gran evento desde el Eurobasket de 2005. Y el italiano Tolga Sahin, 47 años, sólo tiene en su currículo una Final Four femenina en 2002, hace tres lustros.

El enfrentamiento entre FIBA y Euroliga, que tiene su mejor expresión en Las Ventanas que se inaugurarán el 24 y el 26 de noviembre y para las que el órgano que preside Jordi Bertomeu, director ejecutivo, no ha dejado fechas libres en la competición, se ha trasladado a un sector que podría afectar a las selecciones en este Eurobasket. Figuras arbitrales del tamaño del español Hierrezuelo o Lamonica, Rocha, Lottermoser, Jovvic, Javor, Latisevs, Javor y Ryzhyk (los designados para la última Final Four de Estambul) no están en el torneo. De momento no ha habido grandes sobresaltos arbitrales en la competición pero el momento cumbre del torneo empieza en octavos de final. Entre los seleccionadores, algunos habituales de Euroliga, existe cierta inquietud por saber qué respuesta tendrán entonces los colegiados. El enfrentamiento FIBA-Euroliga suele estar en despachos pero al final siempre se proyecta a la cancha.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2iUFJi3
via IFTTT

La FIBA le entrega un kit a los jugadores sobre las Ventanas

Durante la primera jornada de la fase de grupos del Eurobasket, la FIBA fue entregando en sus cuatro sedes (Estambul, Tel Aviv, Helsinki y Cluj Napoca) un kit informativo a los 288 jugadores participantes en el que se le recuerda el inicio de Las Ventanas el 24 de noviembre y se les da información sobre el calendario de su grupo. A esa documentación, y según pudo saber AS, la FIBA incorpora una interesante infografía. Bajo el eslogan “Players first” (“los jugadores primero”), les justifica que, gracias a la eliminación de los Eurobasket cada dos años, sus días de competición se reducirán. El cálculo de Patrick Baumann, secretario general de la FIBA, es que se reduce la carga competitiva un 26%. En el caso de España, y con estudios concretos de jugadores de Selección hechos por la FIBA, se prevé un descenso de aproximadamente el 15% en días de preparación. Baumann mantiene que la idea es proteger al jugador de un calendario loco en la Euroliga que hace unos años tenía un máximo de 25 partidos y ahora, con el nuevo formato, ha pasado a 37.

La FIBA intenta así acercar y ganar para su causa a los jugadores para que jueguen la primera fecha de Las Ventanas (en noviembre). A la misma ya es seguro que los jugadores de la NBA no acudirán (el 50 por ciento de la Selección en este Eurobasket). Los otros seis que están en Cluj a día de hoy (Navarro, Oriola, Vives, San Emeterio, Sastre y Sergio Rodríguez) pertenecen a clubes de la Euroliga (Barcelona, Valencia y CSKA), que no ha liberado su calendario en la fecha del 24 de noviembre.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2ww9z17
via IFTTT

Rumanía-España: partido 999 y Pau, a por el récord de Parker

Después del día de descanso, y en estado de optimismo generalizado pese a los tormentazos que caen en Cluj, España llega este ante Rumanía, anfitrión del torneo, a la frontera de los 1.000 partidos en su historia. Su porcentaje de victorias en los 998 anteriores (67,43% en total y 66,72% en amistosos) ha crecido, obviamente, gracias a esta generación que lidera Pau Gasol y que, mezclada con casi críos como Juancho Hernángomez, han enganchado de nuevo a la afición en este inicio de Eurobasket. España pasó un apacible día libre como líder de las estadísticas generales del torneo. Máximo anotador, mejor asistente, mejor taponador y segundo mejor reboteador, ni siquiera le espera un infierno en el Polyvalent Hall.

Con una capacidad para más de 9.000 espectadores, Rumanía apenas llevó 2.510 espectadores en la primera jornada ante la República Checa (a esa misma hora la selección rumana de fútbol se jugaba el Mundial de fútbol ante Armenia) y 4.754 aficionados el sábado. Nadie cogió el relevo de Muresan en el baloncesto rumano. Es una selección floja que permitirá que Scariolo dé descansos o rote. Lo que estime más oportuno. De los internacionales actuales, solo Navarro jugó alguna vez contra Rumanía. Será el partido número 28 que España juega ante un anfitrión de un Eurobasket. El balance, de momento, 14 victorias y 13 derrotas.

Pau Gasol está a 25 puntos de batir el récord de anotación absoluto de la historia del torneo, en poder de Tony Parker. Es uno de los atractivos de un partido en el que además podría reaparecer Álex Abrines después de ser baja ante la República Checa por un golpe en la tibia. Por lo demás, claro, el objetivo de permanecer líder a la espera del partido estrella de la primera fase, el que le medirá a Croacia con cuentas pendientes de Río.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2iVTRYC
via IFTTT

Isco Alarcón o el Papa FrancIsco

El titular más llamativo a la exhibición de Isco ante Italia se lo apuntó Olé: “España le rezó al Papa FrancIsco…”. Argentina, país mixto de España e Italia, siguió sin duda el partido con interés. Pero en general su actuación ha causado asombro en todo el mundo. Periódicos de cualquier parte glosan su exhibición, decisiva para el partido. En la primera mitad lo resolvió, con sus dos goles a Buffon. En la segunda lo adornó, con maniobras preciosas, especialmente el caño con pisadita y el sombrero, virguerías ambas que se comió Verratti. En Argentina, los de mi quinta se habrán acordado de Bochini, aquel diez que se movía poco y jugaba mucho.

Quizá aquí no nos haya sorprendido tanto. Llevamos tiempo viendo a Isco. Pero por ahí fuera no era tan reconocido hasta el sábado. Pensemos que aún no ha ido a un Mundial ni a una Eurocopa, y eso que en primavera ya cumplirá los 26 años. No es que sea un jugador de explosión tardía, porque sus perfiles de genio se le alaban desde juvenil. Pero todo le ha costado bastante. Su físico, cabeza grande, piernas cortas (Bochini otra vez) ha sido un prejuicio que le ha pesado en contra. Cuando corre sin balón su zancada no resulta atlética. Y muchos entrenadores tienden a desconfiar de los virtuosos del regate, les consideran poco prácticos.

Emery no le quiso subir a la primera plantilla del Valencia, por eso se fue al Málaga, donde reinó. Luego, en el Madrid, ya se sabe: la bbC, el 4-3-3 obligado, la tremenda competencia en el medio campo con Kroos, Modric y James, luego Casemiro, ahora también Kovacic y Asensio. En el Bernabéu gustó su juego, pero no a todos los entrenadores les convenció por igual. Mejoró su juego, le metió sacrificio, abrevió los trámites, mejoró el disparo. Sólo le faltaba un partido así, de esta enjundia, contemplado por todo el mundo, entre la Italia que decían venía y la España que decían se iba… En este Mundial me parece que sí estará Isco.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2wwhRGs
via IFTTT

Republicano de República

Republicano de República
LORENZO PEÑA: Estudios republicanos: Contribución a la filosofía política y jurídica. México/Madrid, Plaza y Valdés Editores, 2009. pp. 455

Tenemos en las manos un libro que nos propone un republicanismo de República, o, como al autor le gusta decir, un republicanismo republicano. La redundancia es tolerable ya que en la filosofía polí- tica contemporánea se ha difundido otro republicanismo, el cívico, ahora también llamado «ciudadanismo», un enfoque protagonizado por Philip Pettit, con el que Peña polemiza en la segunda parte de su capítulo introductorio, para dejar en claro lo que va a proponer. 
El republicanismo republicano o republicanismo radical que nos ofrece Lorenzo Peña en este nuevo volumen es una filosofía política basada en el valor de la fraternidad. Las 17 páginas del capítulo 1, «El valor de la hermandad en el ideario republicano radical», sintetizan en gran medida el mensaje del libro. Las ideas clave, según las hemos entendido, son las siguientes.
Lorenzo Peña rechaza por completo la dicotomía que viene de Adam Smith y Hegel entre sociedad civil y Estado así como el mito del pacto social fundador, incluso como un relato imaginario o hipotético que serviría para fundar la convivencia o las instituciones políticas a partir de un compromiso originario. Las virtualidades justificatorias de este relato hipotético del pacto social son zarandeadas en el capítulo 7, donde se muestra que con esta base es difícil justificar los derechos de bienestar, inseparables de su modelo republicano. Peña vuelve, así, a la vieja concepción antigua de la sociedad como un ser colectivo natural del que hay que partir, pues sólo dentro de él caben pactos y compromisos. Además, las promesas tienen fuerza vinculante en virtud de las normas sociales y no al revés. Nada garantiza ni justifica una fuerza de obligar de una promesa originaria no regulada por norma alguna ni de derecho natural ni de derecho positivo
Sin embargo, cada individuo, al nacer y crecer en una sociedad, al irse beneficiando de las ventajas de la vida social, va contrayendo, paulatinamente, un compromiso con la sociedad en la que vive, del mismo modo que cada gobernante, por el ejercicio de su potestad de gobierno, contrae un compromiso con los gobernados, quienes también contraen con él un compromiso al dejarse gobernar, al seguir sus mandatos y así alcanzar un grado de bienestar que posibilita la convivencia social, necesariamente regulada por unas normas y regida por una autoridad. Tal compromiso es un modus vivendi que se contrae por la realización de conductas, que no precede al hecho social sino que le sigue (Lorenzo Peña profesa en este y otros temas las ideas de Francisco Giner de los Ríos, proclamando su vínculo doctrinal con esta tradición, que se perfiló en la obra constitucional y legislativa de la II República).
En este compromiso, lo esencial es que los seres humanos que constituyen una sociedad están ligados por un nexo fraterno, por el hecho social de participar, como miembros de la especie humana (que a la postre siempre acaban estando emparentados unos con otros), en una convivencia cuya razón de ser es la búsqueda del bien común, de lo que se deriva una obligación de concurrir a este bien y un derecho a participar en este bien. La realización de este bienestar colectivo no es, en la sociedad, una tarea de los particulares, sino una tarea mancomunada de la propia sociedad bajo la dirección de sus gobernantes.
A diferencia de las teorías que tilda de individualistas (una categoría amplia en la que incluye al ciudadanismo de Pettit), la teoría republicana de Lorenzo Peña entiende que el espacio público no es un terreno para dirimir con justicia los conflictos entre los particulares derivados de sus intereses en colisión y donde el trabajo, la actividad económica, los esfuerzos para el bienestar serían un asunto privado, reservándose lo público a la salvaguardia del orden interno y externo, a la solución de los conflictos entre particulares y, como mucho, a ciertas funciones redistributivas de una riqueza creada previamente en el ámbito privado. Al revés, para Peña la riqueza se crea principalmente en la esfera pública, mediante la empresa colectiva y el servicio público, porque desde la más remota antigüedad fue misión del Estado abordar las tareas más arduas y costosas para la consecución de riqueza y bienestar, individual o colectivo (obras y vías públicas, regadíos, aprovisionamiento, fortificaciones, etc.). Este republicanismo republicano es, pues, un colectivismo, que se opone a todas las ideas que confían la creación de riqueza a los particulares, al sector privado (no necesariamente a los individuos aislados, porque el sector privado es cualquier individuo o grupo que actúe por iniciativa propia y no según un plan de trabajo marcado por la autoridad socialmente establecida).
Con estas bases todavía no se ha dicho ni cuánto ni cómo deben contribuir todos y cada uno al bien común ni tampoco qué reglas, pautas o criterios deben regular la participación de cada uno en el bien común. Muchas opciones quedan abiertas. Pero para Peña ya estas bases tienden a desacreditar lo que no se adecúe a un criterio al menos tendencial: que cada uno aporte al bien común según su capacidad y que participe del bien común según su necesidad, el célebre eslogan de Karl Marx que nuestro autor asume sin vacilación (y que ha defendido contra las objeciones de Amartya Sen en un ensayo anterior, «La fundamentación jurídico-filosófica de los derechos de bienestar», en Los derechos positivos: Las demandas justas de acciones y prestaciones, ed. por Lorenzo Peña y Txetxu Ausín, Plaza y Valdés, 2006).
En este trasfondo, la alternativa entre monarquía y república se plantea en los siguientes términos. La monarquía es aquel régimen de organización política del Estado en el que el poder está de algún modo privatizado, o sea: existe una familia cuyos intereses particulares se mezclan con los del cuerpo político (usando la expresión de Bentham), aunque en el fondo siempre persisten las posibilidades de conflicto entre ambos intereses. La prevalencia del interés público es, pues, incompatible con la monarquía. Justamente es éste uno de los puntos en los que el republicanismo republicano difiere sustancialmente del ciudadanismo, que, no obstante su presunto, y dudoso, vínculo doctrinal con el republicanismo inglés del siglo XVII, profesa una neutralidad en cuanto a la forma de gobierno, monarquía o república, asegurando que ambas son igualmente admisibles siempre que sean formas bajo las que se realice el ideal de libertad como no-dominación fundado en el ejercicio de las virtudes cívicas por la masa de ciudadanos.
Frente a tales alegatos, Lorenzo Peña argumenta, ya en el capítulo introductorio de su libro, que la monarquía y la república se distinguen por 12 rasgos diferenciadores, que podemos resumir en que en una monarquía el titular de la potestad suprema la ejerce por nacimiento, vitaliciamente, sin tener que rendir nunca cuentas, en tanto que jefe nato de las fuerzas armadas y primer magistrado, disfrutando de un tratamiento de reverencia único, de una dignidad regia inconmensurable con cualquier otra —y por ello amparada por una protección penal desmesurada— y de una prerrogativa de que a sus asuntos familiares se les tribute un homenaje público. Cuál sea el ámbito concreto de sus facultades de intervención política es otro problema, pero, sea el que fuera, ya estos 12 criterios permiten ver que tal institución es contraria al concepto de la Cosa Pública como la organización de la esfera común, lo que implica que se trate de algo de todos, no de algunos sí y los demás no.
A estas consideraciones generales, Lorenzo Peña añade un arsenal de argumentos más concretos, de diversa índole, a favor de la opción republicana. Uno de estos argumentos es que la propensión de las monarquías a ser conservadoras o retardatarias es mucho mayor, porque el poder de que disponga el titular de la corona, mucho o poco, tenderá a ejercerse en este sentido, lo que prueba con un dato estadístico: la proporción de monarquías entre los Estados del mundo vs la proporción de las monarquías entre los países que han adoptado tales decisiones políticas o tales alineamientos en los conflictos internacionales.
Otro argumento es que, no obstante una opinión ampliamente difundida entre la doctrina jurídico-constitucional, las potestades de la Corona no son decorativas, sino que el poder arbitral y moderador que establece el art. 56.1 de la Constitución de 1978 implica todo un haz de derechos e incluso de deberes de intervención. A tal tema consagra Lorenzo Peña el capítulo 3 de su libro dedicado a la diferencia del poder moderador en la monarquía y en la república.
El análisis jurídico que nos ofrece Peña de la Constitución actual española (capítulo 3) hay que leerlo en el trasfondo de otro análisis contenido en el libro: el de la Constitución republicana de 1931 (capítulo 2), que probablemente es el meollo de esta obra. Y es que no basta para caracterizar la orientación jurídico-filosófica de Lorenzo Peña usar la palabra «republicanismo» ni siquiera con el adjetivo pleonástico, sino que su auto-denominación de «republicanismo radical» tiene mucho sentido porque su filiación doctrinal le liga al republicanismo francés de 1793 y 1848 así como al del republicanismo radical de la III República, al solidarismo de Léon Bourgeois y Léon Duguit, cuyas ideas del cuasi-contrato y del servicio público aportan prácticamente lo esencial del perfil teórico de la obra, aunque los desarrollos argumentativos y las ramificaciones doctrinales vayan luego en direcciones alejadas de las intenciones de estos pensadores franceses. Junto con ello, tenemos la influencia ya mencionada del krausismo español y su prolongación en la doctrina jurídica, cuya obra más acabada fue la Constitución republicana de 1931.
Así pues, la república que preconiza Peña no es una república cualquiera, sino la República de Trabajadores de toda clase con tendencia a la gradual socialización de la propiedad (fórmula del proyecto constitucional de Jiménez de Asúa que, aunque aguada en la versión aprobada en las Cortes constituyentes, quedó reflejada en el art. 44 en términos que siguen siendo hoy de una audacia social raras veces igualada y, en todo caso, con un planteamiento socializador mucho más fuerte que el de la Constitución de 1978 —no digamos ya que el de su realización práctica).
Lorenzo Peña estudia también en detalle diversos aspectos jurídico-constitucionales de la Carta Magna de 1931, como el parlamentarismo racionalizado, las funciones moderadoras de la presidencia de la República (y su ejercicio efectivo por el Presidente Alcalá-Zamora), el Tribunal de Garantías Constitucionales —abogando de paso por la jurisdicción constitucional dispersa frente al modelo de Kelsen—, el problema de la rigidez constitucional, la cuestión regional (un tema abordado con bastante osadía y a contracorriente, en el que no nos vamos a detener aquí) y la espinosa cuestión religiosa (lo único en lo que nuestro autor da un suspenso al constituyente de 1931, sumándose al punto de vista de Salvador de Madariaga). También critica a la Constitución de 1931 por no haber recogido el derecho del pueblo a resistir a la opresión. Y termina su capítulo con un ejercicio jurídico sobre si, cuándo o cómo dejó de tener vigencia la Constitución de 1931; y, si no hay momento alguno, ¿qué consecuencias jurídicas cabe extraer? Dejamos aquí que el lector descubra este enigma leyendo las páginas 116 y siguientes.
En todo lo anterior habrá podido apreciar el lector que el énfasis no está puesto en la democracia. Es más, Lorenzo Peña se atreve, entre sus peculiaridades, a criticar en algunas cosas la Constitución de 1931, reprochándole su carácter demasiado democrático y añorando que se hubiera instituido una Presidencia de la República colegiada y meritocrática, al menos en parte. Los valores republicanos de fraternidad, convivencia, libertad, racionalidad y bien común podrían, en principio, implementarse en repúblicas no democráticas. Esto no significa que el autor sea indiferente a la democracia. Lo que pasa es que cree poco en la democracia llamada «representativa», calificativo que él critica, calificándola de «democracia electiva». Tampoco se entusiasma por la idea de democracia participativa, que le parece brumosa, aunque sí toma de sus adeptos la propuesta de que todas las grandes decisiones sean sometidas a votación popular. Esta propuesta figura en el capítulo 5, consagrado al examen de un modelo alternativo de república democrática, una democracia justificativa, como él la llama.
Seguimos estando aquí muy lejos de las prédicas ciudadanistas de las virtudes cívicas, que para Peña han de ser de ejercicio voluntario. Toda obligación de votar es, a su juicio, contraria a la libertad y falsea la democracia, porque el elector deja de tener la opción libre de no participar, con lo que la clase política deja de estar responsabilizada para obtener el respaldo del cuerpo electoral. Podríamos resumir su propuesta diciendo que se trata de que el ejercicio del derecho a votar sea responsable. La propuesta es bastante detallada y comporta una serie de puntos sin duda (y como lo reconoce Peña) separables unos de otros, pero su efecto conjunto sería que la votación constituiría un acto jurídico vinculante para el elegido y para el elector; éste sólo podría ejercerlo si diera razones (buenas o malas) para hacerlo en un sentido determinado, y el elegido quedaría ligado por el compromiso electoral, tomándose medidas contra el oligopolio de la clase política que en la práctica anula o coarta el derecho de opción del elector.
Terminaremos esta reseña mencionando el capítulo 6, dedicado a criticar la economía política. El sentido de su inserción en este volumen es que, en su defensa de la misión pública de realizar colectivamente las actividades mancomunadas para el logro del bienestar general, Lorenzo Peña se percata de que una de las objeciones va a venir de los economistas, quienes van a aducir que una economía estatalmente planificada como la que implicaría la realización de su propuesta republicana es contraria a las leyes económicas del mercado, que ligan la prosperidad general a la libre empresa, respetando unas leyes objetivas.
No hay, a su entender, tales leyes, ni las del marginalismo ni otras. La discusión que lleva a cabo de los supuestos usuales de la ortodoxia marginalista podría seguramente servir también para criticar las teorías de la economía clásica de Adam Smith a Ricardo y Mill e incluso las de Karl Marx. Para Peña no existe prueba alguna de que la actividad econó- mica se rija por leyes económicas (como la vida humana no se rige por leyes astrológicas), lo que no es óbice para que la conducta humana esté regida por leyes de determinación causal, cuyo estudio no le compete a la economía sino a la psicología individual y social. Rechazando así la existencia de leyes económicas podemos abogar por una economía socialmente planificada en la que prevalezca la misión de servicio público, frente a la economía de mercado, un sistema oligopólico fluctuante y absolutamente imprevisible. Tenemos aquí un nuevo entronque con la tradición del republicanismo solidarista francés. Lo que hemos dicho no pretende agotar el contenido de una propuesta de filosofía político-jurídica que se caracteriza, entre otras cosas, por su afán de rehuir la pura deducción para basarse también en la inducción, aportando muchas consideraciones sacadas de la praxis jurídica y de la experiencia histórico-política, no sólo española sino también mundial.
Francisco Javier Montejo Alonso Psicólogo y Doctor en Filosofía (UCM) Madrid

Artículo publicado en ISEGORÍA, N.º 40, enero-junio, 2009

from Eco Republicano | Diario República Española http://ift.tt/2vXjLw8
via IFTTT

De la Gürtel al fútbol: los casos de corrupción que copan el nuevo Año Judicial

EUROPA PRESS

  • Los jueces retomarán las investigaciones pendientes tras el acto de apertura del Año Judicial que presidirá este martes el rey Felipe VI.
  • Continuarán las instrucciones de casos como la operación Lezo o la Púnica, así como la investigación abierta tras los atentados de Cataluña.
  • Del mismo modo se retomarán los interrogatorios a investigados y testigos de la operación Soule, que investiga al expresidente de la RFEF, Ángel María Villar.
  • El nuevo curso acogerá además en noviembre el primer juicio de una de las piezas de la Púnica: la relativa al chivatazo que recibió Francisco Granados.

Nuevo Año Judicial

Los grandes casos de corrupción que se investigan en la Audiencia Nacional van a seguir marcando la agencia del órgano tras el parón estival y el consecuente arranque del nuevo curso judicial que acogerá además en noviembre el primer juicio de la trama Púnica relativo al chivatazo que recibió Francisco Granados.

Tras el acto de apertura del Año Judicial este próximo martes presidido por el rey Felipe VI, los jueces retoman las investigaciones pendientes. Causas destapadas este año como la operación Lezo o la relativa a la quiebra de la multinacional Grupo Zed, seguirán instruyéndose en la Audiencia Nacional bajo la dirección del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón.

El magistrado ha citado a declarar entre el 18 de septiembre y el 31 de octubre a medio centenar de personas investigadas por su presunta relación con el desfalco de capital de la empresa pública de aguas, entre ellas el expresidente de OHL Juan Miguel Villar Mir; el exgerente del PP de Madrid Beltrán Gutiérrez y Lourdes Cavero, esposa del expresidente madrileño y presunto cabecilla de la trama, Ignacio González.

Castellón también continuará con la instrucción de la trama Púnica. Su antecesor en el Juzgado Central de Instrucción número 6, el magistrado Eloy Velasco, —que ahora ha sido destinado a la Sala de apelaciones del mismo órgano a petición propia— dividió en 14 piezas la causa sobre la presunta financiación irregular del PP madrileño y que tiene como cabecilla al exconsejero regional del PP Francisco Granados, en libertad desde el pasado mes de mayo tras abonar una fianza de 400.000 euros.

De todas las piezas, la relativa al chivatazo que dos guardias civiles dieron al político en una discoteca de Valdemoro (Madrid) de que estaba siendo investigado por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) comenzará a juzgar a partir del 14 de noviembre.

Además, el juez Fernando Andreu continuará con la investigación abierta tras los atentados de Cataluña y que se centra por el momento en averiguar qué relación tenía la célula yihadista desarticulada con el extranjero. El magistrado mantiene en prisión a dos de los cuatro detenidos por su implicación en el ataque, Mohamed Houli y Driss Oukabir.

La corrupción llega al fútbol

Lo mismo ocurre con la operación Soule destapada el mes de julio, en la que se investiga al expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Ángel María Villar y más de cuarenta personas vinculadas al organismo por integrar una trama que desvió parte de los fondos del organismo para uso personal.

A su vuelta del descanso estival, el juez encargado del caso, Santiago Pedraz, retomará la ronda de interrogatorios a investigados y testigos para esclarecer lo relativo al presunto pago de sobornos por parte del cabecilla de la trama.

También se continuará con la investigación del patrimonio presuntamente irregular del clan Pujol. Las pesquisas realizadas durante este año llevaron al juez al frente del caso, José de la Mata, a decretar de acuerdo con el criterio de la Fiscalía prisión incondicional para Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del matrimonio Jordi Pujol y Marta Ferrusola, si bien el 30 de junio se acordó su libertad bajo el pago de fianza de 3 millones de euros en metálico que todavía no ha abonado.

La causa más antigua, la Gürtel

Con la llegada del otoño se retoma igualmente la instrucción de la trama Gürtel, que tras ocho años de investigación se convierte en una de las causas más antiguas en el órgano. También se reanuda la vista oral que comenzó el pasado mes de octubre sobre las actividades de la trama de la primera época (1999-2005) y que sienta en el banquillo de los acusados al presunto cabecilla Francisco Correa, su número dos Pablo Crespo, el empresario Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ o el extesorero popular Luis Bárcenas.

Una de las imágenes más mediáticas que ha dejado la vista oral de esta macrocausa fue la declaración presencial en calidad de testigo el 26 de julio del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por el conocimiento que pudo tener sobre las actividades de la trama durante esos años en los que fue vicesecretario general de los populares.

Otro juicio que se reanuda en septiembre es el de la trama Pretoria, relativa a tres pelotazos urbanísticos en el área metropolitana de Barcelona por los que los acusados podrían haber obtenido importantes comisiones ilícitas. Entre ellos se encuentran Macià Alavedra y Lluis Prenafeta —altos cargos de la Generalitat durante la presidencia de Jordi Pujol— y quienes probablamente tendrán una rebaja de petición de cárcel tras reconocer los hechos que le imputa la Fiscalía.

Juicio a Neymar

En el nuevo curso judicial podría conocerse la fecha de la vista oral contra el jugador del Paris Saint-Germain Neymar, que se enfrenta a dos años de cárcel por su fichaje en 2011 en el club blaugrana. Igualmente se sentarán en el banquillo de los acusados el actual presidente del FC Barcelona, Josep María Bartomeu, su antecesor en el cargo Sandro Rosell, el presidente del Santos Futbol Club, Odilio Rodrígues, así como ambos equipos por los delitos de corrupción entre particulares y estafa.

Sandro Rosell se encuentra desde el 25 de mayo en prisión incondicional decretada por la magistrada Carmen Lamela por su implicación en la operación Rimet, que también investiga la Audiencia Nacional. Los implicados habrían integrado una organización criminal con ámbito transnacional dedicada a blanquear capitales procedente de comisiones ilícitas.

Días antes de la llegada de agosto, el magistrado José de la Mata dio por concluida la instrucción del caso Madeja y propuso sentar en el banquillo de los acusados a 66 personas implicadas en el pago de comisiones a cambio de la adjudicación de contratos públicos a través de una organización criminal que tendría como centro la empresa Fitonovo.

Además, el 15 de septiembre la Audiencia Nacional se pronunciará sobre si procesa o no a exaltos cargos del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por la salida a Bolsa de Bankia, causa cuya instrucción terminó el juez Fernando Andreu en mayo procesando a 32 personas, entre ellas el expresidente de la entidad financiera Rodrigo Rato.

La fortuna familiar de Rato

Además de su procesamiento en esta causa, el exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato sigue siendo investigando por el titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, Antonio Serrano Arnal, en relación al origen de su patrimonio.

Previsiblemente uno de los primeros pasos que tendrá que dar el juez instructor será volver a citar al perito contratado por Rato para que exponga su informe en el que rechaza que este hubiera defraudado siete millones de euros al fisco. Esto sería así después de que la Audiencia Provincial de Madrid estimara el recurso interpuesto por el propio investigado ante la negativa de Arnal de volver a citar al perito.

Tribunal Supremo

Rato también estará pendiente de que se pronuncie el Tribunal Supremo sobre el recurso interpuesto contra la sentencia de las tarjetas black. La Audiencia Nacional condenó en febrero a los 65 acusados por el uso de estas visas imponiéndole al exvicepresidente del Gobierno una pena de cárcel de cuatro años y medio que el alto tribunal podría hacer firme.

En este nuevo curso judicial se espera igualmente que el alto tribunal se pronuncie sobre la situación de Iñaki Urdangarin para quien la Fiscalía solicita un incremento de tres años y siete meses de prisión de la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca por el caso Nóos, por lo que como máximo sería condenado a 10 años de cárcel por las actividades delictivas que realizó con su exsocio Diego Torres mediante el Instituto Nóos.

from 20minutos.es http://ift.tt/2exq7Qn
via IFTTT