En busca de la nueva Lucia Berlin

Puede que todo empezara en 2013, cuando Alice Munro ganó el Nobel. Alice Munro, “la Chéjov de Canadá”. La Academia sueca se rendía por fin al género maldito, el del cuento. Y puede que en aquel momento, gabinetes de lectura de editoriales de todo el mundo, en realidad, lectores únicos de esas mismas editoriales, dirigidos por editores ávidos de dar salida por fin a un género considerado poco más que “veneno para la taquilla” hasta el momento, se pusiesen manos a la obra en busca de otras chéjovs, de chéjovs de todo tipo. Así fue como un día alguien levantó un teléfono en la editorial neoyorquina Farrar, Straus and Giroux y llamó a Lydia Davis para pedirle consejo. Le preguntó si tenía en mente a alguna otra cuentista cuya obra jamás hubiese sido tratada como debía. Ella contestó: “Por supuesto, Lucia Berlin”. Quién sabe, puede que Davis llevase demasiado tiempo queriendo que alguien le hiciese esa pregunta.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://ift.tt/2FugFW4
via IFTTT

Los libreros quieren plantarle cara a Amazon

“Los unos solitarios tienden a cero, mientras que muchos unos unidos, aunque por pequeños lazos, hacen un gran poder. Incluso, para competir con otros unos y ceros”. La reflexión del librero madrileño Jesús Trueba es un llamamiento a la unidad del sector para hacer frente al crecimiento que el comercio electrónico viene experimentando de manos de gigantes como Amazon. “En España, la venta on line de libros representa entre un 13% y un 15%, entre digital y papel”, cifra el editor Patxi Beascoa. “En unos años, en Francia se ha pasado del 8% al 18%; en Italia, del 5% al 14%; y en Alemania, del 10% al 17%”, añade el director de la Feria del Libro de Madrid, Manuel Gil. El paradigma digital y la voraz competencia es uno de los grandes retos a los que se enfrentan estos profesionales y que ha sido analizado en el congreso organizado por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (Cegal) en Sevilla.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://ift.tt/2HlC9EW
via IFTTT

Francesc Torres, forense de sí mismo en el Macba

El forense tiene que descubrir el motivo de la muerte de un cadáver leyendo la información que el cuerpo mudo, por pequeña que sea, proporciona. Algo parecido ha hecho el artista Francesc Torres (Barcelona, 1948) a partir de los miles y miles de objetos que ha ido acumulando “que no coleccionando” a lo largo de su vida; unos objetos que han nutrido sus instalaciones y han acabado formando el universo creativo de este artista que ha hecho de la reflexión sobre ideología, poder y sumisión, la historia y la memoria, su ADN. “Estaba la obra, el archivo, la biblioteca, pero también la cultura material acumulada durante toda la vida, desde que era pequeño”, explica Torres, delante de la enorme instalación formada por 3.500 objetos, desde minúsculos objetos tallados en huesos de aceituna con forma de zuecos, hasta enormes figuras como la de un Cristóbal Colón arrodillado que acuna un Pato Donald. Además de cientos de coches en miniatura, máscaras, mecheros que “escupe el mar como si fueran fósiles”, maquetas de aviones y barcos y restos de la Guerra Civil como cascos de soldados, bombas y, sobre todo, latas de conserva rusas, mexicanas y noruegas, las únicas que no se oxidan porque eran de aluminio, recuperadas en los escenarios de la Batalla del Ebro. También tebeos, recortables y libros, reproducciones de un australopithecus, una colección de sellos italianos con los retratos de Mussolini y Hitler. Todo eso y mucho más conforman La campana hermética. Espacio para una antropología intransferible que puede verse en el Macba hasta el 11 de septiembre.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://ift.tt/2FwOKor
via IFTTT

Una intimidante reflexión sobre el espectáculo de la violencia

Andrés Goteira (Meira, Lugo, 1983) entiende el cine de forma poco amable, poco convencional. Intimidante. El director lucense (ingeniero técnico de Telecomunicaciones por la Universidad de Vigo y técnico de Imagen y Sonido por la de A Coruña) vendía electrodomésticos hasta hace poco para ganarse la vida mientras ponía en marcha un proyecto infrecuente en el cine español, Dhogs, que el pasado fin de semana se ha convertido en la película más premiada de la historia de los Mestre Mateo, los galardones que concede la Academia Galega do Audiovisual. Casi hizo pleno: obtuvo 13 de las 15 estatuillas dedicadas al cine.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://ift.tt/2DeOJDM
via IFTTT

Jerónimo Elespe: “Lo importante es el arte, no el artista”

Entrar en la exposición de Jerónimo Elespe es introducirse en su universo, tanto en la forma como en el fondo. El compartimentado espacio que han construido en la galería madrileña Maisterravalbuena y que la ha dividido en siete pequeñas salas no es más que la reproducción de la casa-estudio del artista. Al recorrer el pasillo y los pequeños habitáculos —”celdas”, las llama Elespe—, el visitante se mete de lleno en la obra de este pintor, atraído por ese imán que son sus pinturas y que invitan a leerlas a nivel perpendicular, no en plano, si no hacia dentro y descubrir (aunque solo se pueden imaginar) las capas que el pintor ha ido tapando y sobre las que ha seguido creando.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://ift.tt/2G9JdFi
via IFTTT

El amor desaforado al baile de Paco León en ‘La tribu’

Fue uno de los grandes ejecutivos. Despidió empleados sin ningún reparo. Hasta que le pillaron acostándose con su becaria, y su imperio se derrumbó. Un año después, Fidel (Paco León), no es nadie. Hasta que sus pasos se cruzan con Virginia (Carmen Machi), limpiadora de profesión y streetdancer vocacional, que es su madre biológica. Ella cuidará de él cuando tras un intento de suicidio pierda la memoria y casi el habla. Y para recuperarlo le llevará con “Las Mamis”, el extravagante grupo de baile que forman las compañeras de Virginia.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://ift.tt/2Iitcxx
via IFTTT

Al pie de la letra

Enero de 1929. Theodor Adorno asiste a una nueva producción de Aida en la Ópera de Fráncfort dirigida por Clemens Krauss. En su breve crítica posterior se pregunta si las producciones en exceso fieles al original no estarán intensificando la creciente alienación que siente el público hacia determinadas óperas. Y sentencia: “El rescate escénico de obras como Aida se produce únicamente si se hace saltar por los aires la inmanencia de la estructura escénica, intercalándola con intenciones tomadas de otros ámbitos más actuales”. Algo que debe relacionarse con lo que escribiría muchos años después cuando afirmó que “la ópera, en cuanto lugar de descanso y esparcimiento burgués, se permitió implicarse tan poco en los conflictos sociales del siglo XIX que solo pudo reflejar muy burdamente la evolución de las tendencias de la propia sociedad burguesa”.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://ift.tt/2G2ki6w
via IFTTT

Plan contra la crisis

El Gobierno ha convertido la gestión de las cuentas públicas en una cadena de favores concedidos por motivos electorales. Con un presupuesto prorrogado y notables retrasos y dificultades para construir los Presupuestos Generales del Estado de 2019, el Ejecutivo se está limitando, en contra de toda racionalidad política, a favorecer el gasto en aquellos colectivos o mercados en los que presupone mayor rentabilidad electoral. Esa es la explicación del rápido acuerdo al que han llegado Hacienda y los sindicatos de funcionarios para subir los sueldos casi el 8% en los próximos tres años; y también del cuadro de subvenciones y ayudas que ha presentado Fomento para favorecer el alquiler de vivienda. El riesgo de que, en ausencia de las correcciones adecuadas, las ayudas públicas se trasladen sin más a una subida acelerada de precios, es muy elevado.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://ift.tt/2p6LPMm
via IFTTT

“Después de comer lo más importante es vestirse”

El cine es el corsé que Mammy le aprieta a su señorita Escarlata, el vestido blanco de Marilyn sobre la rejilla del metro y el givenchy negro de Audrey desayunando un cruasán frente a Tyffani’s. También son las bandas blancas sobre Milla Jovovich en El quinto elemento, el chándal amarillo de Uma Thurman en Kill Bill, el buzo color carne de Elena Anaya en La piel que habito y las cazadoras de cuero de Olivia Newton-John y la de Travolta dándole la réplica. El abrigo de Neo, los sombreros de Humphrey, de Indi y, como no, ese bombín a un bigote y bastón pegado. Prendas que transcienden de sus películas y cuyos autores, por estar fuera del foco, permanecen en el anonimato. Uno de estos diseñadores es Paco Delgado (Lanzarote, 1965). Él, que siempre ha asumido que su trabajo está detrás de la cámara, pasó por Madrid unos días la semana pasada porque está promocionando Un pliegue en el tiempo, la película que Disney ha estrenado este viernes y para la que ha creado el vestuario. “No deja de sorprenderme que me pasen cosas como esta”, comenta tras la sesión de fotos, “no soy muy dado a halagos, ni a que me reconozcan. Será por el tipo de educación que he tenido, mis padres me decían que no me creyera las cosas”.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://ift.tt/2Gc14M5
via IFTTT