La seducción cultural

Crear algo con el fin de agradar al público siempre ha sido considerado impropio del verdadero artista. O incluso un baldón de orden y moral. Por una largo aprecio semisagrado al autor, su dignidad ha venido aureolada de su independencia libérrima, su singularidad y su desprecio a las masas.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS https://ift.tt/2JpHKfp
via IFTTT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s