Ni casta, ni coraje

Ellos no fallaron. Hay que empezar por el sevillismo, que nunca se rindió. Acudió en masa al Wanda Metropolitano, acalló los pitos al Himno español, animó sin desfallecer incluso cuando no había remedio, en medio del desastre. Se hartó, claro, y exigió dimisiones cuando el ridículo se había consumado. Fue una afición campeona a la que en ningún momento respondió una caricatura de equipo. Desde la grada se entregó señorío, fe y sacrificio. En el campo faltó fútbol, sí, pero sobre todo algo que debe ser sagrado porque tiene un sitio en la historia y el himno del Sevilla: la casta y el coraje.

El dilema del portero. Montella le quitó hace pocas semanas el testigo a Sergio Rico y se lo dio a David Soria pensando, más que en ningún otro partido, en la final de Copa que se le venía. En las dudas del meta madrileño nació el naufragio blanquirrojo. Muchos sevillistas le gritaban que saliera de su área cuando Coutinho se escapó de la defensa para darle a Suárez el 0-1. Pero Soria reculó hacia su área, completamente asustado. Y a partir de ahí…

Invisible en las áreas. Si interrogantes pone la portería, los mismos o más sigue habiendo en la posición de delantero centro. Muriel volvió a dejarse jirones de crédito, incapaz de rematar, hasta de encarar a los defensas del Barcelona. Sandro lo intentó en la segunda mitad pero la banda izquierda sigue sin parecer la posición ideal para el canario. Entre las muchas amarguras de una final para olvidar queda la sensación, por enésima vez, de que este Sevilla no le mete un gol a casi nadie.

No Banega, no Sevilla. Ausente desde el minuto 1 el mediocentro argentino, no carburó nunca el Sevilla. Siete minutos casi se llevaron los de Nervión sin apenas pasar del mediocampo. Las pocas opciones de derrotar al todopoderoso Barcelona dependían de Ever y sin Ever, el Sevilla no tuvo hubo ninguna opción.

Proyecto fallido. Un título hubiera puesto sordina a la indudable mala planificación del director deportivo Óscar Arias y a las dudas que muchos sevillistas tienen aún sobre Vincenzo Montella. El técnico italiano llevó al equipo hasta una final copera y unos cuartos de Champions League, pero ha dejado demasiadas incógnitas de su competencia en un montón de partidos entregados casi desde el principio, no sólo el de ayer. El primer proyecto post-Monchi ha fracasado sin paliativos. Toca reinventarse en busca de otro Sevilla campeón.

Ahora, a sobrevivir. Morir en cuartos de Champions. Morir en una final de Copa… e intentar sobrevivir en LaLiga, donde la cosa está chunga hasta para agarrarse al menos al séptimo puesto y competir en Europa League la próxima temporada. Un futuro demasiado incierto para tanta epopeya de una temporada que no se recordará para bien, porque ha muerto con un ridículo en la orilla.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2qR3k49
via IFTTT

Iniesta, Iniesta, Iniesta

Emoción. La emoción de Iniesta es la metáfora más impactante de un partido de fútbol excepcional, no por la insólita goleada en una final de Copa, sino porque fue el de la virtual despedida española de uno de los grandes futbolistas de la historia del fútbol. Andrés Iniesta. Jugó con la elegancia para la que nació como jugador, desde las categorías inferiores, empujó a su equipo hacia la calidad, consiguió doblegar a sus rivales directos y, al final, consiguió la unanimidad de una grada que desde que fue sustituido (minuto 87) hasta el final del partido se rindió ante su manera de jugar, ante su educación deportiva y ante su imponente paso humano por el centro de un deporte en el que no abundan personalidades así. Gracias.

El juego. Fue un abrazo tan grande el que le dio Messi que parecía una despedida aún más solemne que esta; ni se va Iniesta de inmediato, ni es esta la última celebración de ambos. Pero sucedía tras una crisis de juego que condujo al suicidio de Roma, ante un rival corajudo. Ernesto Valverde confió en Iniesta y en Messi para acelerar el cemento del equipo. La naturaleza del juego se fue haciendo sólida de inmediato y el Sevilla supo de pronto que Iniesta no estaba para despedidas sino para reivindicar una historia del fútbol que está en sus pies como en otros tiempos estuvo en los pies de Kubala, don Luis Suárez y Johan Cruyff.

La despedida. Y al fin fue una despedida. En medio de una deportividad emocionante, el Wanda Metropolitano le reconoció esa sutileza con la que encantó al fútbol mundial, desde la Selección campeona al Barça campeón. Nunca estuvo ni en su mente ni en sus gestos burla de rival alguno. Hizo un gol extraordinario que fue símbolo de su alianza con Messi, recibió de Luis Suárez un beso en la calva, fue abrazado por sus contrarios y dio además una lección suplementaria de su deportividad, cuando le pidió perdón al árbitro Gil Manzano por extralimitarse en sus atribuciones de protesta como capitán herido. Fue una imagen bella, de fútbol verdadero, digna de la historia del jugador y del equipo. ¿El Sevilla? Fue arrollado por el orgullo barcelonista, por el Iniesta excelso, conducido por su manera de ser, por el Messi capaz de superar depresiones recientes para dedicarse al equipo como pocas veces ha llegado a hacer.

Homenaje. Eché de menos en Carrusel a don Luis Suárez, que con tanta pasión como naturalidad ha ido comentando este Barça en sus virtudes y defectos. Por razones personales está fuera de micrófono actualmente. Me alegré por Carlos Naval, el querido delegado azulgrana, su abrazo a Messi refleja una historia densa y bella. Y me alegré por mi amigo Rodri, un culé de Madrid me había dicho que el Barça iba a arrollar. Me mandó un mensaje que sólo decía: “Sir Iniesta”. Un gentleman del fútbol. Bravo, genial manchego, el fútbol no te olvidará jamás. Eres una escuela.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2Hj00K6
via IFTTT

Gil Manzano: final controlada

Advierte a Suárez (19’). En una carrera junto a Mercado y en la que el balón sale por la banda, Luis Suárez acaba zancadilleando al sevillista. El árbitro advierte al uruguayo, pero podía haberle amonestado perfectamente.

Amarilla a Escudero (37’). Agarra a Messi y es amonestación. El árbitro estuvo perfecto, porque en el protocolo de la ‘ocasión manifiesta de gol’ interviene la distancia a portería. En esta falta, Messi está a 60 metros. Que se puede quedar solo sí, pero no es ocasión manifiesta de gol.

Tarjeta a Iniesta. Iniesta se queja de una falta que le hacen, pero es fuera del área. El árbitro no lo pita porque simplemente se ha dejado ir. Se ha dedicado a ver en vez de peritar. Iniesta se gana la amarilla por protestar, pero después, en un gesto que le honra, le pide disculpas al árbitro.

Penalti de Lenglet (68’). Es penalti por mano de Lenglet y no aplica la ley de la ventaja. Muy seguro tienes que estar para dar una ventaja en el penalti, porque si das ventaja tiene que acabar en gol. Por lo que la decisión de pitar penalti es totalmente defendible.

Falta de Busquets (73’). La entrada que hace Busquets a Vázquez viene precedida de una que ha sufrido él antes y hace una entrada innecesaria, por el resultado. Muy bien amonestado.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2qPvNHr
via IFTTT

Uli dejó su huella en el Bernabéu

Ni Netzer ni Breitner lograron llegar al corazón de los madridistas. Los dos alemanes fichados por don Santiago entre 1973 y 1974 no cuajaron a pesar de llegar con la vitola de campeones de Europa y del Mundo con su selección. El tercero, sí. Uli Stielike fue un hallazgo de Bernabéu, que lo contrató en 1977. El mismo verano en el que llegó Juanito. El club quería traerse a Wimmer, del Borussia, y por eso fueron a verle en un partido del Moenchengladbach. La expedición la formaban Agustín Domínguez, Netzer y el propio Bernabéu. El presidente no se fijó en Wimmer. A los diez minutos de juego se dirigió a su secretario técnico: “¿Cómo se llama ese del bigote que tiene tan mala leche? ¡Cómo se faja! Agustín, fíchalo” .

Stielike era el panzer de aquel homogéneo centro del campo que los chavales de mi generación recitábamos de memoria: Ángel-Del Bosque-Stielike. Era un líder que se dejaba el alma en cada partido. Recuerdo un golazo de volea en Bilbao que fue aplaudido por la grada de San Mamés. Y su adiós en la final de la Copa de la Liga, que ganamos en Chamartín al Atlético (2-0). Ramón Mendoza no quiso renovarle y entre el Bernabéu y los jugadores le improvisamos un homenaje muy emotivo. Recuerdo cómo me caían las lágrimas mientras todos gritábamos desde las tribunas: “¡Uli, Uli, Uli!”.

Mereció irse de otra manera, pero los madridistas no le olvidamos. En su tarjeta nos dejó 3 Ligas, 2 Copas del Rey, 1 Copa UEFA y 1 Copa de la Liga. Lástima esa final de la Copa de Europa ante el Liverpool en París (año 1981). Stielike jugó mermado. Al igual que Cunningham. Si el tanque alemán y la gacela británica llegar a estar bien, la Séptima se habría adelantado 17 años. Uli se la merecía…

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2HhNAlv
via IFTTT

James y la ‘cláusula del miedo’ y el Barça y los árbitros

‘Spain is different’. El rosario de jugadores cedidos a otros equipos que no pueden jugar contra sus clubes nodriza es interminable. En LaLiga han salido ‘cláusulas miedo’ como setas. Y aún prosperan. Fue célebre las bronca por Cheryshev, un tiro que salió por la culata. No pudo jugar en Liga contra el Madrid estando a préstamo en el Villarreal y terminó vertiendo una Copa por alineación indebida. El caso de Courtois en una eliminatoria de Champions entre el Chelsea y el Atlético también fue célebre.

Se acabó. El Madrid visita Múnich el miércoles. James está cedido en el Bayern, pero podrá jugar si Heynckes decide alinearle. Les ampara el Artículo 18bis del Estatuto del Jugador de la FIFA: “Ningún club concertará un contrato que permita a cualquier parte de dicho contrato asumir una posición por la cual pueda influir en asuntos laborales del referido jugador”. En otras palabras, para la FIFA las ‘cláusulas miedo’ no sólo son papel mojado, sino que además son ilegales y están sujetas a sanción.

Reforma. La Federación (RFEF), que ya fue sancionada por no adaptar sus normas a las generales de la FIFA (sucedió en las sanciones por el fichaje de menores del Barcelona, Atlético y Real Madrid, lista a la que pronto se sumará el Valencia) está obligada a abolir las ‘cláusulas miedo’. La Premier también tendrá que rectificar, ya que en Inglaterra se prohíbe por normativa que un jugador a préstamo pueda enfrentarse al equipo que lo cede. La UEFA será la encargada de aplicar la norma. “El intento de hacer cumplir una cláusula de este tipo supondría una violación del Reglamento Disciplinario de la UEFA y de la Champions y sería sancionado en consecuencia”, dijo en un comunicado.

La respuesta. La renovación de Lopetegui está varada a la espera de que haya presidente en la RFEF. Después habrá que ponerse de acuerdo con el seleccionador. No debería haber problemas, pero nunca se sabe…

La pregunta. ¿Qué condición innegociable ha puesto el Barça a los dos candidatos a la presidencia de la RFEF, Juan Luis Larrea y Luis Rubiales? Ya contamos aquí la reforma de la Copa y la Supercopa. Pero además hay otra exigencia. ¡Tiene que ver con el Comité de Competición y con los árbitros!

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2Hj8tgp
via IFTTT

Álex Márquez: “Es entendible la sanción a mi hermano”

La del GP de Las Américas es la segunda pole de la temporada para Álex Márquez, que ya salió primero desde Qatar.

-Felicidades por la pole. Ahora a por la victoria, ¿no?

-(Sonríe). El objetivo es el podio, eso está claro y, si se cuadra todo, intentar ganar. Quiero una carrera sin que pase nada, después del freno de Qatar y el toque con Oliveira en Argentina. Ojalá que aquí no pase nada y yo pueda dar el cien por cien. Habrá que estar concentrados desde el principio.

-¿Le trae buenos recuerdos de aquel mágico 2014 reencontrarse con su hermano en la sala de prensa?

-Me lo encontré ya en Qatar, pero aquí estando los dos en la pole es más bonito, aunque es una lástima que le hayan penalizado. Los dos hoy hemos sido los más rápidos de nuestras categorías y estoy contento por eso.

-¿Entiende la penalización que le han puesto a su hermano?

-Sí, puede ser entendible, pero tendrían que tener ojos para todos, no sólo en MotoGP sino también em Moto2 y Moto3. Se podrían poner muchos ejemplos, pero tampoco estamos aquí para hablar. Somos pilotos, nos jugamos la vida y ellos tienen que hacer quizá mejor su trabajo, pero nosotros tenemos también que cumplir con el nuestro e intentar no estorbarnos, para que cada uno se sienta seguro en el circuito.

-¿Qué carrera espera aquí?

-Por lo visto hasta ahora, la carrera más real fue la de Qatar. La de Argentina fue con condiciones peculiares, aunque los que quedaron en el podio se lo merecieron, porque arriesgaron más que nadie e hicieron muy buen trabajo. Está todo muy apretado y va cambiando mucho, pero mañana será otro día. Ha llovido y en el warm up cambiará. Hay que estar concentrados para que no haya imprevistos.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2Hl1vn4
via IFTTT

Frampton no dio opción a un desentonado Donaire

Fue descafeinado el duelo entre Carl Frampton y Nonito Donaire. Se esperaba una gran guerra entre excampeones para levantar el Mundial interino WBO del peso pluma. La expectativas superaron a la realidad, porque en Belfast sólo hubo un púgil con opciones de ganar: Carl Frampton. El norilandés olvida su ‘annus horribilis’ con un nuevo cinturón. Ganó con claridad a los puntos a Donaire: triple 117-111. Recuperó sensaciones y sobre todo despejó los fantasmas que había dejado su última pelea. Brilló, pero el mal día de su rival no le dejó hacerlo del todo.

Donaire estuvo en cuerpo, no en espíritu. El filipino fue una sombra de su mejor versión y se vio desbordado desde el primer tañido de campana. En 36 minutos sólo hubo dos acciones que le hicieron creer en el victoria. La primera fue en el séptimo asalto, cuando sacó dos upper que dañaron a Frampton cuando éste le había arrinconado. La segunda fue en el undécimo, un crochet que rozó la pera del norilandés. En ambas el local se tambaleó, pero resistió. Nada más. Frampton salió a mandar, con mucha cautela, en el primero. En el segundo ya se metió en la corta y ahí dejó un ojo morado a Donaire.

El filipino cambió de plan, tomó el centro del ring y quiso mandar. No pudo porque en esas acciones Frampton si que mostró una versión mejorada. Buena movilidad y esquivas arriesgadas, pero efectivas. Cuando quería dañar a su rival acortaba la distancia y soltaba su poderío. Estaba cómodo, Donaire no. No sabía como escapar. Así discurrió el combate hasta el séptimo asalto, en ese punto Frampton comenzó a llegar desde la media distancia y se llevó el primer susto. Varió su plan. Olvidó la corta distancia y se dedicó a moverse y percutir. Donaire careció de ritmo y lo pagó. Con manos sueltas era imposible cambiar las cartulinas, salvo si aparecía el KO. No lo hizo y en el último round se vio una muestra de la pelea. Frampton entró y salió rápido, Donaire lo intentó, pero fracaso. Las cartulinas dieron una justa victoria al noirlandés. Está en el camino correcto.

Amir Khan regresó noqueando en 40 segundos

Minutos antes de que Frampton y Donaire se cruzasen en Belfast, Amir Khan retornaba a la competición en Liverpool casi dos años después de su última pelea (ante Canelo Álvarez). Fue un visto y no visto. El británico se medía al canadiense Phil Lo Greco, un rival inferior, pero no se esperaba que tanto. Khan salió a buscar el cruce y la primera derecha que lanzó envió a la lona a su rival. Mal presagio para Lo Greco. Khan tenía hambre de demostrar y se fue con todo. La furia de casi dos años parado salió a relucir en unos segundos. Vendaval y otra caída. No había más. 40 segundos le bastaron a Amir Khan. Esta de vuelta.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2HiGglF
via IFTTT

Cifuentes revienta el partido y Montoro quiebra el Gobierno

El caso Cifuentes se ha gangrenado. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha logrado, por una parte, enfrentar en el Partido Popular a distintas corrientes sobre la salida de la crisis de la que es protagonista, y por otra, se ha perfilado como una amenaza para sus propios compañeros y dirigentes. Hizo mal Mariano Rajoy en dejar que la crisis del llamado ‘mastergate’ se macerase en el transcurso de los días. Porque al dar tiempo a su desarrollo también lo ha dado a que choquen dos diagnósticos sobre la suerte de la dirigente autonómica.

Uno lo encabeza la secretaria general y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, partidaria acérrima de resistir y no entregar la cabeza de la presidenta madrileña y de que se la cobre Ciudadanos, con el coste correspondiente de respaldar una moción de censura de la izquierda en la Asamblea Regional. Otro sector propugna dejar caer a Cifuentes, repetir así la operación murciana y retener durante un año más el gobierno de Madrid. Son también los que piensan —seguramente con mejor cálculo que sus contradictores— que a los de Albert Rivera no les pasaría factura alguna el apoyo a la moción de censura aunque conlleve la presidencia del socialista independiente Ángel Gabilondo.

La demora en tomar una decisión en un sentido o en otro, ha fortalecido las ensoñaciones de Cristina Cifuentes que el jueves envió a su partido un recado inequívoco sobre su capacidad perturbadora en caso de que se le deje a los pies de los caballos: remitió a la Fiscalía Anticorrupción toda la documentación que acreditaría que durante el mandato de Esperanza Aguirre se perpetraron graves despilfarros y corruptelas en la construcción inacabada del Campus de la Justicia.

Cifuentes no está aprovechando sus horas postreras para reivindicar su compromiso con la regeneración, sino para hacerse fuerte, para exhibir su poderío informativo sobre las interioridades de su partido y su determinación de, si fuese preciso, tirar de la manta y cantar la gallina como han hecho otros excompañeros abandonados por la organización a su suerte. Ella se ve ahora en la misma tesitura que ellos y no está dispuesta a caer sin una pelea que podría salpicar al presidente del Gobierno sobre el que ha hecho recaer la íntegra responsabilidad de su cese al frente del ejecutivo madrileño.

Este desgarro en el PP —uno más— enlaza con una situación general de depresión interna a la que ha contribuido decisivamente la verborrea mediática del ministro Montoro que se ha convertido en el testigo de descargo del delito de malversación perpetrado, presuntamente, por los dirigentes independentistas según los indicios acumulados por el magistrado Pablo Llanera . El responsable de Hacienda orbita por su cuenta, sin disciplina ni rigor en el Gobierno de un Rajoy que no controla ni las declaraciones de sus ministros.

Su equipo gubernamental está profundamente enfrentado, atónitos los titulares de Interior y Justicia, y se diría que quebrado el Gabinete por el impacto en el proceso penal contra el separatismo de la afirmación reiterada de Montoro de que no se emplearon fondos públicos en los hitos de la desconexión catalana.

La Guardia Civil ha acreditado al instructor de la causa indicios acusatorios suficientes de la malversación por un importe de casi dos millones de euros. No parece misión de un miembro del Gobierno poner palos en la rueda a la instrucción del caso con potenciales negativas repercusiones sobre el trámite de detención y entrega europea contra Carles Puigdemont. La Justicia alemana y los procesados pueden valerse de las afirmaciones de Montoro —un político que ha tenido muchas más oportunidades de callarse que de hablar— para rechazar que el ‘expresident’ de la Generalitat haya cometido malversación de fondos públicos. La responsabilidad que ha contraído el titular de Hacienda y Función Pública es de una enorme trascendencia.

Suma y sigue hacia una crisis global

Tanto la implosión del PP por el caso Cifuentes como la división interna del Gobierno por las declaraciones imprudentes de Montoro, son una especie de suma y sigue de una crisis global, irreversible y aguda en la derecha que representan las siglas populares. Rajoy no controla la situación ni en la organización ni en su propio Gobierno en donde siguen compitiendo desesperadamente las tesis de Cospedal con las de Sáenz de Santamaría, bajo un poder arbitral menguante del presidente del Gobierno que se quita de en medio tanto cuanto puede.

A Rajoy solo le queda la esperanza de que el calendario vuelva a jugar a su favor y que antes de que se llegue a la votación de los Presupuestos Generales del Estado —a finales de mayo— se haya constituido un gobierno en la Generalitat de Cataluña y levantado las medidas al amparo del 155 y, en consecuencia, el PNV vote las cuentas públicas. Si así fuese, Rajoy —que es a lo único a lo aspira en estos momentos— podría prologar su gestión hasta, prácticamente, terminar la legislatura de 2020.

Ya no se trata de otra cosa que de durar, aunque por el camino el PP vaya a experimentar amarguras electorales que comenzarán, posiblemente, en Andalucía y culminarán con una debacle en las municipales, autonómicas y europeas de mayo de 2019. A esa cita llega el PP reventado y el Gobierno, quebrado.

from Notebook https://ift.tt/2qNWXPB
via IFTTT

Los aficionados del Barça celebran el título en Canaletas

Aficionados azulgranas se han congregado en la fuente de Canaletas tras el pitido final para celebrar la nueva Copa del Rey que suma el Barcelona a su palmarés.

Centenares de hinchas con banderas y bufandas del conjunto azulgrana visitaron la fuente por primera vez esta temporada, algo que podría repetirse en las próximas semanas si el Barça se proclama campeón de LaLiga Santander.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2Jh8WMB
via IFTTT