Eurovisión, esa montaña de prejuicios

Nos ha costado muchas décadas romper el sambenito de que la zarzuela era chabacana -gracias, Plácido Domingo-; el cabaré, vulgar -gracias, Ute Lemper-; los musicales, cosas de jovenzuelas -gracias, Leonard Bernstein- o los dibujos animados, infantiles -gracias, Steve Jobs-.

Seguir leyendo.

from Sección Televisión | EL PAÍS https://ift.tt/2KZgTaY
via IFTTT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s