Gracias, Marruecos por creer

Hacía mucho tiempo que no íbamos a un Mundial. 20 años de espera. 20 años deseando escuchar nuestro himno en un partido de la Copa del Mundo. Volvimos en Rusia, con muchas esperanzas de hacer un buen papel, pero sin ignorar una clarísima realidad: es el grupo de la muerte para nosotros.

Comenzamos ante Irán, con ilusión, con fútbol, pero sin gol. Luego vino Portugal, y allí también vimos ilusión y fútbol, pero otra vez nos faltó el gol. Ahora toca jugar un partido especial contra España. Toca despedirse bien de este Mundial, porque el público marroquí se lo merece.

Disfruten y hágannos disfrutar del último partido antes de decir adiós y esperar una posibilidad para clasificarnos para el Mundial de Qatar 2022.

Marruecos se va, pero deja muy buenas sensaciones y muy buena imagen y, sobre todo, una esperanza para el futuro. Nos vamos con la cabeza bien alta. Pudo ser mejor, pero también pudo ser peor. Esta selección se ganó el respeto del mundo, porque fuimos fieles a lo que queremos y porque nuestros jugadores no salieron a pedir camisetas y autógrafos a las estrellas de otras selecciones, sino a luchar sin parar. Gracias Marruecos por devolvernos a lo más alto. La recompensa tarde o temprano llegará.

Achraf Ben Ayad es periodista en beIN Sports.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2touyRo
via IFTTT

La sobreexposición de Piqué y Ramos

Sensación contraria. Cada una a su manera, Portugal e Irán han puesto en duda la estabilidad defensiva de España, clave del éxito en el triplete dorado (Eurocopa 2008, Mundial 2010 y Eurocopa 2012). Tiembla la Selección en situaciones que antes controlaba como nadie. Piqué y Sergio Ramos, las personalidades más importantes de todo el sistema, han sufrido el peaje del nerviosismo de De Gea y la soledad de Busquets. Su fortaleza en las disputas individuales sigue vigente (71% de acierto para Piqué y 66% para Ramos), pero han transmitido titubeos extraños en ellos. Añoran la presencia de un segundo pivote en la medular.

Anticipar como máxima. Piqué y Ramos han convivido casi siempre con una sobreexposición por la apuesta ofensiva de sus equipos y de la misma España. Jugar con tantos metros a su espalda les impone tener que anticipar en zonas de máximo riesgo. Contra Irán, con toda la Selección en campo rival, sí controlaron las limitadas transiciones persas (Ramos se hizo con seis rechaces y ambos recuperaron dos balones en terreno de juego contrario). Sólo sucedió hasta el 1-0. Sin embargo, nunca gobernaron estas acciones ante Portugal. Piqué, que protagonizó 30 esprints, intentó adelantarse hasta en tres ocasiones a Cristiano sin fortuna alguna y con sumo peligro. El talante de ida y vuelta de Marruecos (44 contraataques en este Mundial) volverá a plantearles una película parecida.

A tapar el lateral. La falta de un acompañamiento fijo para Busquets también fuerza a Piqué y Ramos a salir a la banda con demasiada frecuencia. Con dos laterales largos como actúa España, se ven forzados a realizar coberturas en los costados vaciando el centro de la zaga si a Busquets no le da tiempo a cerrar. Piqué, especialmente, sufre en esas labores. La clara oportunidad de Taremi, que casi supuso el empate de Irán, fue consecuencia de un caño de Amiri al central con el que desequilibró todo el eje defensivo.

Balones divididos. Acostumbrada a tener que hacer frente al fútbol vertical de los rivales, sorprende los pocos recursos que está exhibiendo la Selección en el dominio de los rechaces. Casi todo centro cruzado o desplazamiento aéreo supone un contratiempo serio. Es poco habitual ver a Piqué y Ramos sobrepasados en este escenario como está ocurriendo por momentos. Ramos perdió seis de sus 12 duelos por alto contra Irán, penalizado por la potencia de Azmoun. La dificultad mayor para la Selección se presenta al no poder recoger la medular esos balones sueltos. Entre Busquets e Iniesta apenas se apoderaron de un rechace cada uno en campo propio frente al combinado iraní. El ‘5’ de la Selección sí despuntó en esta faceta en el debut mundialista (cuatro rechaces).

Descuidos. Todas estas vicisitudes han viciado el rendimiento de la Selección y de los propios Piqué y Ramos. Ambos ya han cometido errores eludibles con efectos negativos en el marcador. La precipitación de Ramos en el 2-1 de Portugal, midiendo mal el salto y soltando a Guedes, o la falta de Piqué en el 3-3 definitivo de Cristiano son pruebas incontestables. Tampoco estuvo correcto Piqué en la orientación del despeje de cabeza contra Irán que casi derivó en el gol de Ansarifard, justo antes del tanto de Diego Costa (ver imagen). Dejó el balón muerto en lugar de repelerlo hacia la banda. Estas equivocaciones son producto de cierta ansiedad emocional que zarandea a España en este inicio de competición. Parece haber olvidado la seguridad que, junto a un estilo inconfundible, la distinguió en las Eurocopas y Mundial conquistados.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2MlVKaG
via IFTTT

Irmatov, árbitro que apunta a la final

Tenemos árbitro para el España-Marruecos, el uzbeko Ravshan Irmatov, el mismo que pitó el Argentina-Croacia. Para mí era el favorito para dirigir la final y veremos cómo va avanzando en el torneo. En su primera aparición estuvo bastante deficiente en el aspecto disciplinario, pero en todo momento por encima del partido demostrando que no es casualidad que esté en su tercer Mundial (Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018). Ya es el colegiado con más partidos en la Copa del Mundo, 10, por delante del mexicano Archundia, el uruguayo Larrionda y el francés Quiniou, con ocho. Ha sido galardonado como el mejor árbitro de la Confederación Asiática de Fútbol en 2008 y 2009. Por ahora, estamos viendo que los árbitros están siendo reacios a la hora de amonestar, han colocado el listón bastante alto en cuanto a las protestas y sobre todo a mostrar la primera amonestación. Esperemos que al terminar el partido de España hablemos de la clasificación y de los goles y nos olvidemos de todo lo demás. Desde aquí mucha suerte.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2MS7Xou
via IFTTT

El tercer tiempo

La ilusión mexicana

Se merece México esta alegría, y ojalá dure. El país de Octavio Paz al que cantaba Chavela Vargas con las letras de José Alfredo. Un mundo raro, por decirlo con las palabras que el compositor más sentimental de ese país utilizó para hablar de amor y de ilusiones. Polvo del camino, cactus, violencia y terremoto. Y, al fin, la alegría del fútbol. Chicharito en estado puro, y Lozano, y el entrenador, y todos empeñados en darle a ese país felicidad, que empieza por efe, como fútbol. Si se clasifica el mundo es suyo. Esa es la ilusión de la que se vive. Todos estamos con México…, y todos decimos ojalá.

El abismo argentino

De desastre en desastre hasta el suspiro final. Ahora la Argentina de Julio Cortázar, de Alfonsina Storni y de Roberto Fontanarrosa se agarra a un clavo que puso a arder Nigeria. Si esa esperanza ahora en juego funciona ya podrán los comentaristas guardarse la daga que ensayaron con Messi hasta hacerlo padecer el fuego eterno. De ser Dios redivivo, envuelto en otro cuerpo más chico (el otro es Maradona), pasó a ser el demonio, capaz de fallar un penalti, de no saber ser líder de su grupo. Una tabla de salvación se le abre ahora si la casualidad abierta por Nigeria se pone a su favor. Aquí también decimos ojalá, en nombre del fútbol.

El azar alemán

El fútbol alemán ha sido capaz de exportar un estilo que combina, desde Beckenbauer y Rumenigge, inteligencia y fuerza. Y un Mundial sin esas combinaciones parece del otro mundo. Tú despojas al fútbol de Brasil, Argentina, Alemania y España y tendrás algo que no se parece a un campeonato. Italia también estaría en esa lista, pero se descartó hace rato. Suecia estuvo a punto de apear a Alemania. Kroos, al que llaman el doctor, sacó una receta táctica inteligente y devolvió a Alemania la alegría. El fútbol es azar, y en ese juego gana Alemania.

El efecto Madrid

Lo dijo Relaño en su columna de ayer: “Alemania es el Madrid del Mundial”. Muchos símbolos (y síntomas) en ese titular. En el entrenador, Löw, vi una determinación de ganar, y en los futbolistas observé la determinación de darle la vuelta a la derrota. Eso se observa en los campos y en los banquillos. Lo que hizo Kroos es aplicar una táctica del equipo del que procede: si no te arriesgas, pero también si no te apresuras, das de sí lo que has aprendido para sobrevivir. Ese disparo debe enseñarse en las escuelas: no te rindas nunca. Esa es, ni más ni menos, la táctica que ha hecho al Madrid campeón de tanto.

Palabra de España

Escucho a Isco, a Alba, a otros futbolistas de la Selección. Hablan en la radio, en la televisión, en la prensa. Los escucho decir, con libertad, qué ven en el fútbol, qué aprenden, qué críticas les inspiran las recientes sensaciones derivadas de la diatriba Real Madrid-Selección-Lopetegui-Hierro-Rubiales. Y los escucho hablar con claridad y con libertad, y con sentido común. Mucho más allá de lo que pasa cuando los escucho hablar, en LaLiga, de sus propios clubes o equipos. Es probable que en la selección se hayan aliviado las palabras. Libertad de decir es como libertad de jugar.

Ilusión de hoy

Ojalá que esas sensaciones ayuden a que España juegue un partido mejor. Vas a Tánger, a Rabat, a Casablanca, a Marrakech, y en cada uno de esos lugares oyes la canción y el ritmo del fútbol español. Allí las camisetas son las mismas que llevan estos muchachos españoles que ahora se enfrentan a los marroquíes. El fútbol lo iguala todo. Qué hacía un canario queriendo que ganara el Barça incluso a los suyos. Hay marroquíes que son de Isco o de Alba o de Costa. Tendrán el corazón partido. Y España tendrá la ilusión de ganar. Necesita alegría, libertad en el juego. Ganas de porvenir.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2tyuNZz
via IFTTT

La Roja nos esparce el corazón

Dos gallegos, tres catalanes, cinco madrileños, un mallorquín, dos vascos, dos navarros, un valenciano, dos andaluces, un manchego, un canario, dos brasileños y un italiano, todos con pasaporte español, están defendiendo a la Selección en el Mundial de Rusia. Estos 23 chavales representan a un país dispar y como decía Hierro (andaluz) ayer notan el apoyo de la gente desde España. Estos 23 españoles son los mejores jugando al fútbol y por eso están seleccionados para representar a España en esta evocación de una guerra global, cuya arma es un balón impulsado por borceguíes, que es una Copa del Mundo de fútbol.

Son los mejores jugando al fútbol, pero por su trascendencia social se les exige ser un ejemplo porque son modelos para los niños. La Selección campeona del mundo y de Europa en el cuatrienio mágico (de 2008 a 2012) además de realizar un fútbol prodigioso contaba con unos jugadores que representaban valores como la cultura del esfuerzo y de que el trabajo bien hecho lleva al éxito y que siempre hay que desenvolverse en la vida con humildad. En este grupo también hay muchos chavales con esos principios, pero otros aún deben contagiarse de esos valores con los que dar ejemplo al pueblo. Esos catalanes de firmeza, esos vascos de piedra blindada, ese canario y ese valenciano de alegría, ese manchego y esos madrileños de alma, esos andaluces de relámpagos, esos gallegos de lluvia y calma, esos navarros dueños del sudor, esos brasileños de samba nos esparcen el corazón y nos aventan la garganta con su fútbol.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2lxb3C9
via IFTTT

De Brasil a Rusia, ¿qué cambió?

Hace cuatro años, tal día como hoy, España ya estaba eliminada del Mundial. Esta tarde puede cerrar su pase a la fase eliminatoria como primera de grupo. ¿Qué ha cambiado? El equipo, no tanto. De hecho, de los once jugadores que perdieron 5-1 contra Holanda en Salvador de Bahía, nueve están en Kaliningrado. Todos menos Casillas, Xabi Alonso y Xavi Hernández. Es posible que más de la mitad del equipo que hoy ponga Hierro sean jugadores que ya tuvo Del Bosque en 2014. Entre ellos tres de los cuatro defensas (Ramos, Piqué y Jordi Alba), cuatro de los cinco centrocampistas (Busquets, Koke, Iniesta y Silva) y el delantero centro, que fue y es Diego Costa.

Más allá de los distintos rivales (en Brasil fueron Holanda, Chile y Australia y en Rusia están siendo Portugal, Marruecos e Irán) lo que ha colocado de nuevo a España en el grupo de aspirantes ha sido no perder el primer partido (aunque Cristiano Ronaldo casi lo estropea) y sacar adelante con pico y pala los tres puntos ante Irán. Lo que ha cambiado es empezar sin derrotas. Después del batacazo en el Mundial 2014, confirmado en la Eurocopa 2016, España fue recuperando la linde en la fase de clasificación a Rusia 2018 y hoy parece otra pese a que el cesto está hecho casi con los mismos mimbres. La confianza es contagiosa.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2tBlyrx
via IFTTT

Dando vueltas a la fatiga de Iniesta

Catorce goles vimos ayer, día de cierre de la segunda ronda en la fase de grupos. Vimos cosas buenas, particularmente a Colombia, que se desquitó de su mal arranque. Jugó muy bien, porque tiene voluntad, disciplina y jugadores de singular calidad. También gustaron Senegal y Japón, en su duelo terminado en tablas. Dos países distintos y distantes, enfrentando estilos, explicándonos la amplitud del abanico del fútbol. Y vimos a Inglaterra apisonar a Panamá, con tres goles de Kane, que le disputará a Cristiano la Bota de Oro. Panamá perdió con buena cara: celebró su gol como si no hubiera encajado antes seis.

Hoy volvemos nosotros, ante Marruecos. Llevamos cuatro puntos, lástima de ese empate ante Portugal. Jugamos bien, pero la suma del ‘efecto Cristiano’ y el ‘efecto De Gea’ nos dejó en un punto. De no ser por eso, y tras haber ganado a Irán, hoy podría permitirse Hierro el lujo de dar descanso a todos los titulares y actividad a los que vienen detrás. Eso siempre es bueno porque refresca a unos y alivia la ansiedad de otros. Pero no es así y ahora la duda es si dar descanso a Iniesta o no, para que no se vea señalado. Iniesta no jugó bien ante Irán, aunque nadie olvide que de su pie nació el pase del gol. Pero está en los 34 y necesita pausas.

Basta empatar, y aun perdiendo podríamos pasar a octavos de rebote, pero importa el liderato del grupo, por prestigio y porque tal y como están las cosas dará seguramente lugar a un recorrido en principio menos arduo hacia la final. Pero Marruecos no será cualquier cosa. He aquí una selección que ha jugado bien los dos partidos, pero está fuera porque los perdió a causa de una suma de mala suerte y falta de remate. Pero su ambiente interior no se ha resentido, ni tampoco la forma en que les miran en su país, orgulloso por la clasificación y por su juego. Saldrán a quedar bien, sin nada que perder, y eso puede hacerles más peligrosos.

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2lud8hW
via IFTTT

Celeste Geertsema, la médico de FIFA para el Mundial de Rusia

Celeste Geertsema es una de las médicos deportivas más importantes del mundo. La sudafricana es especialista en Medicina Deportiva en Aspetar, Hospital de Medicina Ortopédica y Deportiva de Qatar, considerado uno de los mejores en esta especialidad del mundo. Celeste, como tantas mujeres en este Mundial, está haciendo historia al convertirse en la primera mujer que ejercerá de oficial médico el la cita mundialista tras ser elegida por FIFA entre los mejores galenos del planeta. La sudafricana proporcionará atención médica a la delegación de la FIFA y supervisará las instalaciones médicas y el proceso de control de dopaje.

No es la primera vez que Geertsema acude a una cita de este tipo. Antes de ser llamada por FIFA ha estado en varios eventos deportivos mundiales con selecciones. Hace ocho años ya hizo historia en su primer Mundial. En su país natal se convirtió en la primera médica de una selección en la Copa Mundial, cuando acudió como parte de la delegación del equipo nacional de Nueva Zelanda. También fue ha estado como Directora Médica de la FIFA en las Copas Mundiales Femeninas de 2011 y 2015 y Oficial Médico General de la FIFA para las Copas Mundiales Femeninas Sub-17 en 2012, 2014 y 2016.Este mismo año fue miembro del Grupo de médicos responsables de proteger la salud de los atletas en los Juegos Olímpicos de invierno de PyeongChang.

Una dilatada carrera en la medicina deportiva. Sus estudios se extendieron por Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia. Además de todos los eventos futbolísticos a los que ha asistido, Celeste también ha ayudado en expediciones al Monte Everest y Aconcagua, ha estado en mundiales de atletismo y en el equipo de Commonwealth Games de Nueva Zelanda. Una médico todoterreno que sabe muy bien las necesidades de los deportistas. Y que en el Mundial de Rusia será una de las encargadas de velar por la salud de todos…

from Últimas noticias | Diario AS https://ift.tt/2trMv1B
via IFTTT

Una pieza de museo llamada Michael Jackson

Además del disco con el que Michael Jackson comenzó a forjar su personalidad musical, y que le valió su primer Grammy en solitario, Off the Wall (1979) es el álbum con el que Nicholas Cullinan, director de la National Portrait Gallery desde 2015, descubrió la música: cuando era niño, sus hermanas mayores pinchaban el vinilo sin descanso. Su título ha inspirado Michael Jackson: On the Wall, la exposición comisariada por Cullinan que, desde el 28 de junio al 21 de octubre, explorará en este museo londinense la influencia que Jackson ha ejercido en el arte contemporáneo, empezando por Andy Warhol.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS https://ift.tt/2tqer66
via IFTTT

Los 1.583 grafitos del palacio de la Aljafería

Una raya, dos, tres, cuatro… hasta siete, otra semana más. La cuenta de los días pasados entre esas paredes, que hoy parece un juego de niños, fue realizada probablemente por algún reo que ansiaba salir de la prisión que, durante siglos, fue el palacio de la Aljafería, en Zaragoza, hoy sede de las Cortes de Aragón y, en su origen, fortaleza árabe. Ese tosco grafito es uno de los 1.583 que ha localizado y estudiado el historiador zamorano Alejandro Martín López (1983). En las paredes, suelos y columnas de este monumento, patrimonio Mundial de la Unesco, hay 89 barcos, castillos, una virgen, un cadalso con guillotina, animales, enormes jarras de cerveza, firmas… todos realizados con algún objeto con punta, una moneda, un punzón, un botón… rastros de lo que él llama “la intrahistoria” de un edificio, para testimoniar quién pasó o penó por allí.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS https://ift.tt/2lwhOEf
via IFTTT