El experimento de la renta ciudadana de Barcelona

No es lo mismo ser pobre y estar pendiente de recibir ayudas esporádicas de los servicios sociales para subsistir que tener una renta de ciudadanía estable que asegure lo básico. A partir de ahí, se puede pensar en sacar la cabeza del pozo, en algo más a largo plazo que en subsistir un día más. Es lo que están experimentando 1.000 familias de diez de los barrios más pobres de Barcelona, que forman parte de la prueba piloto que el Ayuntamiento inició a principios de 2018: un ensayo de renta mínima financiado en un 80% con fondos europeos.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2MV0Xb5
via IFTTT

¿Tiene apoyo la renta básica?

¿Qué nivel de aceptación es capaz de alcanzar en la opinión pública una propuesta tan innovadora como la renta básica (RB) universal? Hasta la fecha, el único referéndum celebrado al respecto es el de Suiza en junio de 2016, cuando un 76,9% de los votantes la rechazó. Una alternativa son las encuestas de opinión. Sin embargo, los resultados no suelen coincidir demasiado. Ello resulta esperable por diversos motivos, que aconsejan un cierto escepticismo: desde la inexistencia de la RB hasta la diversa formulación de las preguntas pasando por la confusión sobre la idea, que a menudo se confunde con rentas mínimas condicionales a carecer de ingresos suficientes.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2SFWK05
via IFTTT

El oligarca voraz que quiere engullir Dia

Para Mijaíl Fridman, hacer negocios puede asimilarse a luchar. Hace unos años, en una de sus conferencias tituladas ‘Cómo me convertí en un oligarca’, apuntó sin tapujos que, de todos los tipos de actividad humana, “el espíritu empresarial es, en cierto sentido, el más cercano a la guerra”. Con esa premisa y su legendario apetito por los litigios, el magnate ruso parece haberse lanzado a engullir Dia con una opa de bajo coste que le permitirá manejar la compañía minorista y arrebatarle el control a la actual cúpula. Su idea, ha dicho, es salvar una empresa que considera extremadamente mal administrada. Afirma que quiere poner en marcha en los conocidos supermercados algunas de las recetas que ya ha aplicado en la minorista de alimentos rusa X5.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2MYEGZN
via IFTTT

El populismo agita la economía y la llena de recetas oportunistas

El populismo es una expresión de la rabia contra la luz moribunda de la democracia. Una lectura de la vida transformada en un campo de batalla. Una ideología que separa “la gente pura” frente a “una élite corrupta”. Suya es la reivindicación, narra Cas Mudde, profesor en la Escuela de Asuntos Internacionales de la Universidad de Georgia, “de que la política debería ser una expresión de la voluntad general de la gente”. Una interpretación retorcida del “We The People (…)” con el que los Padres Fundadores estadounidenses escribieron las primeras palabras del prefacio de su Constitución. Pero el populismo también destruye la memoria. En Italia, que parece haberse convertido en la “tierra prometida” de esta política de la ira, los jóvenes están olvidando los versos de Bella Ciao, el himno con el que sus abuelos combatieron el fascismo.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2SFWJcx
via IFTTT

Macron y los ‘chalecos amarillos’

Emmanuel Macron no esperó a los chalecos amarillos para abrazar el populismo. Desde que hace dos años y medio, siendo aún ministro de Economía en un Gobierno socialista, se lanzó a la conquista del palacio del Elíseo, planteó su combate político en el mismo terreno de juego que el populismo entonces en auge. La divisoria ideológica ya no era la izquierda contra la derecha. Esto era cosa del pasado. En los nuevos tiempos —según el diagnóstico común de Macron, pero también de populistas de derechas o de extrema derecha como Marine Le Pen, Donald Trump, o procedentes de la izquierda como Jean-Luc Mélenchon en Francia o Podemos en España— la divisoria era otra. Los de arriba contra los de abajo, o los soberanistas contra los cosmopolitas. Para Macron, el nuevo combate era entre progresistas y conservadores. Entre europeístas y nacionalistas.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2MZoXto
via IFTTT

Una tentación de alto riesgo

No es fácil dar con una definición exacta y explicativa de populismo, un término que hoy es más acusación política que categoría de partido. Por populismo se puede entender el rechazo o resistencia a la mediación de las instituciones políticas y, en consecuencia, la tendencia a ofrecer soluciones simples —en todos los sentidos del vocablo— a problemas complejos. La posición populista abarca tanto la presunción de una identidad nacional atacada desde fuera por los inmigrantes, con las adherencias racistas y que ello implica en los órdenes laboral y económico, como la presunción de que es sencillo acabar con la desigualdad y la injusticia identificando a los que están arriba como opresores de los de abajo. La cadena de causas que han propiciado el populismo, Trump, el Brexit o la proliferación de los partidos anti-inmigración en toda Europa ha sido expuesta con profusión: desigualdad agravada por la crisis financiera, bajo crecimiento y malas expectativas, déficit de cumplimiento de las promesa políticas, presión migratoria, temores viscerales a la pérdida de identidad… El problema es que el conocimiento de las causas no implica capacidad para revertir los efectos, porque las sociedades no son artefactos mecánicos: el fenómeno persiste o resiste más allá del momento en que desaparecen las causas que lo produjeron. Eso sin contar, por supuesto, con que algunas de las causas de fondo del populismo no han cesado todavía de actuar.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2SGlnK2
via IFTTT

Brexit por incuria

Hasta fechas recientes, la virulencia del debate en torno al Brexit había tenido un impacto limitado en la economía real. Los hechos invalidan las previsiones apocalípticas que se pronosticaron tras la decisión del pueblo británico de salir de la Unión Europea. Desde 2016, la economía británica ha seguido creciendo, si bien por debajo de la media de la eurozona. Además la brecha ha tendido a reducirse. Se estima que el PIB de Reino Unido se incrementó un 0,2% en el último trimestre de 2018, lo mismo que la eurozona. La tasa de paro se acerca al 4%, la mitad de la media europea.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2SBYbNg
via IFTTT

Urge modernizar el ascensor social

¿Puede ser justa y eficiente una sociedad en la que la posición que ocupamos en el mercado de trabajo depende fundamentalmente de nuestro origen familiar? Si las perspectivas de cualquier persona de encontrar un empleo, la calidad de la ocupación, el estado de salud y otras dimensiones importantes del bienestar, están estrechamente relacionadas con cómo era la situación socioeconómica de su hogar durante su infancia, es difícil que un país progrese, tanto en términos económicos como sociales.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2E1BkSZ
via IFTTT