Theresa May dice que se come la mermelada con moho: grave error

Durante una conversación sobre los alimentos que se desechan con los miembros de su Gobierno, la primera ministra británica, Theresa May, aseguró que para no desperdiciar un delicioso tarro de mermelada al que le salía moho, simplemente retiraba esta sustancia grisácea y aterciopelada y se comía el resto. Pero, ¿es esto una práctica realmente saludable?

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS https://ift.tt/2H3iqxP
via IFTTT

Así es la reforma del Gobierno para que los trabajadores fichen (y las empresas paguen las horas extra)

El decreto de protección social y contra la precariedad laboral que el Gobierno tiene previsto aprobar este viernes incluye la obligación por parte de las empresas de registrar la jornada laboral de los trabajadores y guardar ese registro durante cuatro años. Se trata de una media que el Ejecutivo ya contemplaba en la contrarreforma laboral que estaba preparando y que el final abrupto de la legislatura ha impedido sacar adelante. En la exposición de motivos del decreto, siempre según el borrador al que EL PAÍS ha tenido acceso, se justifica la implantación del registro como medida para combatir la precariedad laboral. La flexibilidad laboral, señala el texto, no puede llevar a incumplir la normativa sobre jornada máxima y horas extraordinarias.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS https://ift.tt/2EWCsb1
via IFTTT

El coste del populismo

El economista Dani Rodrik ha publicado una investigación que concluye que periodos intensos de globalización y revolución tecnológica son seguidos por periodos de proteccionismo que denomina populismo. El estudio analiza las causas que justifican la reacción social. Pero ya disponemos de evidencia empírica para empezar a estimar los costes de la nueva era populista global.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS https://ift.tt/2Ut5HYk
via IFTTT

8-M: sobran motivos

Fue un día para la historia. En 2018, millones de mujeres fijaron España como el epicentro de la protesta feminista con una huelga inédita solo para ellas. Han pasado 12 meses, dos Gobiernos y un periodo electoral aguarda a la vuelta de la esquina. Vuelve el 8 de marzo. Ha cambiado todo y nada. Sigue la brecha de género abierta, techos de hormigón en las empresas. Las siguen matando. Es el año más incierto, con un riesgo de involución por la irrupción de la ultraderecha en distintos países del mundo, incluida España. Un marzo en el que los partidos que en 2018 renegaban de etiquetas, se atribuyen la de feminista y le quieren poner apellidos. Día de la Mujer en España, año dos de la huelga. El movimiento feminista dice que hay más de 1.000 motivos. Una veintena de mujeres explican los suyos.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS https://ift.tt/2SO1Rre
via IFTTT

Un terremoto que sacude conciencias

El feminismo de la cuarta ola salió a la calle el pasado 8 de marzo y volverá a salir este 8 de marzo consolidando, eso espero, un antes y un después en la propia historia del feminismo. Si tuviera que caracterizar de modo sintético lo que significan los 8 de marzo internacionalmente masivos me quedaría con la palabra “empoderamiento”: poder e independencia absoluta de las mujeres.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS https://ift.tt/2XErPB7
via IFTTT

Puede que sea machista, pero no soy un hombre

Si alguien hubiera entrado en coma hace un año y se despertara hoy notaría en las calles y en las conversaciones que donde antes no había más que unos pocos árboles ha crecido un bosque completo: el feminismo. Muchos hombres y algunas mujeres han, hemos despertado del coma en estos 365 días. Y digo hemos —disculpen la primera persona— a pesar de que yo no me considero un hombre porque sé lo que implica serlo. Y no me gusta. Tampoco me gustó ser presidente de mi escalera. Digamos que no me identifico con todo lo que supone nacer como ser humano de sexo masculino. Por eso entiendo a Simone de Beauvoir cuando dice que, antes que un hecho natural, ser mujer es una construcción cultural. Pero digo hemos porque en estos 12 meses hay palabras que se han instalado en nuestro vocabulario para dar nombre a cuestiones que hasta ahora creíamos inexistentes y no eran más que invisibles. Estas son algunas.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS https://ift.tt/2SPwzAb
via IFTTT

Las mujeres de EL PAÍS secundamos la huelga del 8M

Las mujeres de EL PAÍS hemos acordado secundar la huelga este 8M. Las periodistas convivimos con miles de motivos cada día para participar en un paro feminista como el convocado este 8 de marzo. Sufrimos como mujeres y como trabajadoras, pero como informadoras conocemos de primera mano los problemas más terribles que nuestras congéneres soportan cada día. En nuestras páginas, en esta web, recalan los capítulos más crueles de la violencia machista, las discriminaciones laborales, las miles de muertas en otras latitudes, los esfuerzos por alcanzar derechos que nunca llegan, los frenos en la educación, en la justicia, en la salud, en las relaciones y en el mundo de la cultura. Y nunca dejamos de sentirnos concernidas.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS https://ift.tt/2NOtVcQ
via IFTTT

El feminismo da tímidos pasos en India

La segunda mitad de 2018 trajo una serie de logros para el feminismo en India, el país más peligroso para la mujer según un estudio de Reuters. La despenalización del adulterio, que discriminaba a la mujer al tratarla como propiedad de sus esposos, tuvo una gran acogida por afectar a la mayoría de la población. Sin embargo, el resto de conquistas son silenciadas por la heterogeneidad de la sociedad y la voz del feminismo apenas tiene peso político en la carrera electoral hacia los inminentes comicios generales, que también se esperan a finales de abril. Con unas 1.250 millones de personas (más de 650 millones, mujeres), la democracia más grande del mundo es también una de las sociedades más diversas desde el punto de vista cultural, religioso y lingüístico; lo que para un movimiento interseccional como el feminista es terreno para un mayor pluralismo pero también para una mayor división en base a las diferentes identidades religiosas, de género, casta y clase.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS https://ift.tt/2SPwyw7
via IFTTT

Las 456 profesiones prohibidas para las mujeres en Rusia

El veto, que impide a las mujeres acceder a empleos que representan alrededor de un 4% de la actividad económica rusa, no es único de ese país. Lo comparten en condiciones similares otras repúblicas ex soviéticas, como Bielorrusia, Kazajstán, Tayikistán o Uzbekistán. “Es una discriminación inadmisible en el siglo XXI. Y más teniendo en cuenta que la Constitución rusa estipula que la discriminación es ilegal y los hombres y mujeres tienen derechos iguales”, critica la abogada Alyona Popova, cofundadora del Proyecto W, una red de apoyo a las mujeres.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS https://ift.tt/2u49Eax
via IFTTT