PP y Ciudadanos se lanzan al ataque contra el PSOE en un debate que consolida los dos bloques de cara al 28A

PP y Ciudadanos han utilizado el primer debate de la campaña electoral para cargar contra el PSOE mientras han evitado el roce entre ellos. Tampoco ha habido grandes ataques de Unidas Podemos, ERC y PNV al partido que lidera las encuestas. El debate, en el que Catalunya ha salido a relucir en todos las áreas sobre las que se ha hablado, ha consolidado los dos bloques para el 28A.

En el debate emitido por RTVE han participado Cayetana Álvarez de Toledo, cabeza de lista del PP al Congreso por Barcelona; María Jesús Montero, cabeza de lista del PSOE al Congreso por Sevilla, Irene Montero, número dos de Unidas Podemos por Madrid; Inés Arrimadas, cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Barcelona; Gabriel Rufián, número dos de ERC por Barcelona al Congreso; y Aitor Esteban, cabeza de lista del PNV al Congreso por Vizcaya.

Álvarez de Toledo y Arrimadas han ejemplificado durante el debate su estrategia conjunta contra Pedro Sánchez, al que han mencionado en varias ocasiones. La candidata del PP ha sido la más dura en sus intervenciones, en las que no ha expuesto más propuestas que una bajada general de impuestos y mano dura contra los independentistas catalanes.

Por su parte, la candidata de Unidas Podemos solo ha cargado contra el PSOE a causa de las cloacas del Estado y el de ERC por la posición de los socialistas en Catalunya, a quienes ha preguntado en varias ocasiones si van a pactar con Ciudadanos. Durante el resto del debate, el bloque que hizo posible la moción de censura ha evitado confrontar mientras respondían a las apelaciones -y constantes interrupciones- de PP y Ciudadanos y trataban de colar algunas propuestas. No ha habido ninguna mención a Vox en las dos horas de discusión.

Una intervención inicial que ha resumido la campaña

El debate se ha iniciado con una intervención inicial en la que todos han concretado en un minuto los mensajes de estos primeros días de campaña. La candidata del PP ha dicho que Sánchez es “el vanidoso útil del separatismo, de un coraje discutido y discutible”, y le ha afeado que no quiera un cara a cara con Casado. Arrimadas se ha sumado a esas críticas diciendo que el presidente del Gobierno, de quien ha dicho que es “un peligro público”, una idea que ha repetido varias veces. Ya en esa primera intervención inicial, Arrimadas ha tendido la mano al PP para desalojar a los socialistas del Ejecutivo, y ha marcado la pauta del debate: unidad y juego limpio entre las derechas.

Por su parte, la actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero ha pedido “un país donde la política sea de utilidad para todos los ciudadanos y ha reivindicado el Estado del Bienestar y los servicios públicos. También lo ha hecho la candidata de Unidas Podemos, aunque ha pasado al ataque contra PP y Ciudadanos: “Si gobierna la derecha vamos a ir a peor, la gente no es idiota y sabe que bajar factura de la luz y regular alquileres que solo va a pasar si está Unidas Podemos en el Gobierno”.

Gabriel Rufián ha utilizado esa primera intervención inicial para denunciar que es “una tremenda anomalía” que el cabeza de lista de ERC, Oriol Junqueras, no haya podido participar en el debate por estar en prisión provisional. Aitor Esteban, del PNV, ha usado su primer turno de palabra para reclamar a PP y Ciudadanos que dejen de utilizar al País Vasco como un arma arrojadiza: “Euskadi no es un parque temático”.

Ya en los bloques temáticos -uno enfocado a la economía y el empleo, otro a políticas sociales y el último sobre regeneración democrática y modelo territorial- PP y Ciudadanos han exhibido una estrategia de ataque total a los socialistas. La candidata de los populares, de hecho, no ha mencionado ninguna de las propuestas con las que su partido se presenta a las elecciones, más allá de la bajada o supresión de hasta siete impuestos.

“El PP no tiene otro debate que atacar a Sánchez”

En el primer bloque, Álvarez de Toledo y Arrimadas han coincidido en acusar al PSOE de imponer una “losa fiscal” a los ciudadanos y han criticado las políticas de los socialistas en Andalucía. “Gobernaron contra los andaluces como quieren gobernar ahora contra los españoles”, ha dicho la candidata del PP, que también ha ridiculizado unas palabras de la ministra durante la negociación de los presupuestos en las que hablaba de cambiar una partida y utilizaba la expresión “chiqui”, que Álvarez de Toledo ha repetido varias veces.

La candidata del PSOE se ha negado a responder a “ataques personales” y ha recordado sus palabras durante el debate de esos presupuestos: “El milagro económico del PP está en la cárcel”. “El PP no tiene otro debate que atacar a Sánchez”, ha resumido.

Entretanto, Irene Montero ha pedido “que la banca y las grandes empresas paguen, porque los bancos no pagan ni el 5% del impuesto de sociedades” y una subida del salario mínimo hasta 1.200 euros mensuales. Esteban ha hecho una apuesta por el sector industrial y las energías renovables y Rufián ha provocado el enfado de PP y Ciudadanos al reclamar que se cumpla el artículo de la Constitución que pide que la riqueza del país se subordine al interés general.

“Ustedes quieren romper España, ¿por qué hacen propuesta para España?”, le ha dicho Álvarez de Toledo en un momento del debate. Entre propuestas sobre autónomos y conciliación de la vida profesional y familiar, Arriadas también ha cargado contra ERC: “Esperemos que no se adopte ninguna de las propuestas de ERC porque yo las he sufrido en Catalunya”.

Arrimadas ha contestado incluso cuando los ataques no iban hacia ella. “Cuando una formación dice que va a bajar impuesto, tiene que decir dónde va a aplicar los recortes”, ha dicho la ministra de Hacienda sobre la propuesta del PP. La candidata de Ciudadanos ha interrumpido para decir “enchufados” y “chiringuitos” -una palabra que ha repetido varias veces durante el debate.

“¿Seguro que ustedes dicen que sí, sí, sí hasta el final?”

El debate sobre políticas sociales e igualdad ha quedado prácticamente eclipsada por la intervención inicial de Cayetana Álvarez de Toledo, en la que se ha burlado de la propuesta del PP de que el Código Penal recoja un consentimiento expreso para las relaciones sexuales. “¿El silencio también es no? ¿Seguro que ustedes dicen que sí, sí, sí hasta el final?”, ha dicho la candidata del PP, que también ha acusado al PSOE de fomentar un “enfrentamiento absurdo entre hombres y mujeres”.

El resto de candidatos le han afeado sus palabras, pero Irene Montero ha sido especialmente dura: “Hay que decirles a las mujeres que como gobierne la derecha le van a decir ‘tenías que haber pensado antes lo que tenías dentro’, y cuando te violen que ‘no es para tanto'”. Álvarez de Toledo le ha preguntado si le estaba acusando de justificar la violación y ha dicho que no descartaba ir a los tribunales contra la candidata de Unidas Podemos. Rufián ha pedido a la representante del PP en varias ocasiones, sin éxito, que se retractase porque lo que había dicho era gravísimo.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2GjZgRC
via IFTTT

Candidatos escondidos en sus naves estelares y muy lejos de la Tierra

Todo el mundo quiere debates televisados en campañas electorales. Luego ven esa cacofonía de personas hablando al mismo tiempo, escasez de propuestas concretas, abundancia de acusaciones personales y algún bulo que se cuela en la refriega, y la cosa deja de tener tanta gracia. La prioridad de la mayoría de los participantes es atizar duro al rival y luego, en el tiempo que quede, algunas proposiciones políticas.

El formato televisivo del debate es bipartidista por naturaleza. Siempre queda bastante bien cuando sólo hay dos protagonistas. Es más complicado, y una pesadilla para el moderador, cuando hay muchos más, seis en el debate emitido por TVE en la noche del martes. 

Pero a veces surge la sorpresa. Incluso se llega a vulnerar la idea de que lo más importante en un debate como este es no cometer errores graves, no salir de él con todos los titulares destacando el tremendo patinazo. Eso fue lo que le ocurrió a Cayetana Álvarez de Toledo en su estreno en las grandes ligas. Fue diputada del PP hace unos años, pero ahora representa al partido en el debate de TVE, encabeza la candidatura en Barcelona con la misión de impedir que el PP se convierta en extraparlamentario en Catalunya y ya tiene padrinos periodísticos en Madrid para que sea la portavoz parlamentaria de su grupo en la próxima legislatura. 

El catacrac sucedió cuando Álvarez de Toledo –”Cayetana”, según el moderador– tomó la escabrosa decisión de hablar de relaciones sexuales. Aprovechando que no estábamos en horario infantil. Y no forzada por otras intervenciones, sino porque quiso. Lo llevaba escrito. Casi todo lo que dijo lo llevaba en unos papeles que consultaba con frecuencia.

Empezó atacando la política del PSOE sobre feminismo dirigiéndose a María Jesús Montero:

Álvarez de Toledo: “Dejen de hacer demagogia con las mujeres”.

M. J. Montero: “Para ustedes, el feminismo es demagogia”.

Sólo fue una forma de abrir boca, porque había más, mucho más:

Álvarez de Toledo: “Un punto de su programa electoral que me pareció fascinante. El consentimiento afirmativo. Dice su programa: garantizaremos con el Código Penal que todo lo que no sea un es un no. ¿De verdad, van a garantizar eso penalmente? ¿Que un silencio es un no?”.

M.J. Montero: “No es no”. 

Álvarez de Toledo: “¿Me deja acabar? Ustedes dicen que un silencio es un no. Y una duda. ¿De verdad van diciendo ustedes sí, sí, sí hasta el final? Un poco extraño, ¿no? Como un sufrimiento”.

Todo eso lo dijo con un papel en la mano que consultaba. No improvisaba. No se dejó llevar por la tensión del debate. Lo había escrito antes, porque pensó que era una idea estupenda para atacar al PSOE o a las feministas. Sí, sí, sí. Lo dijo muy seria, aunque no hay que descartar que fuera un sarcasmo. ¿Para que sus votantes se rieran imaginándose la escena?

Poner en duda la necesidad de un consentimiento claro y rotundo en las relaciones sexuales es una forma extraña de buscar votos, excepto en el colectivo de los hombres que abusan de las mujeres. O en el de los hombres que desprecian a las feministas. O en el de las mujeres que no soportan a las feministas. 

Esos votantes existen. ¿Sobre ellos quiere construir Álvarez de Toledo su regreso a la política? Esa es la impresión que da. Algunos padrinos periodísticos habrán quedado un poco asustados.

El resto del debate fue una sucesión de las declaraciones con las que los políticos intentan convencer a los que ya tienen convencidos. Con las ideas principales, ya escuchadas en infinidad de ocasiones, que tienen muy asumidas aquellos que ya han decidido votar a cada uno de esos partidos. 

Dos horas de debate y no se habló de cambio climático. Lo normal en España. Será que va a afectar a todo el planeta, menos a nosotros. Hubo alguna referencia de pasada, como para destacar que es muy importante, pero ninguna explicación concreta sobre qué hacer. Lo primero lo sabe todo el mundo. Es lo segundo lo que hay que introducir en el debate. 

El fondo del plató era una animación en movimiento de constelaciones formándose. Una idea no muy acertada, porque un fondo en movimiento contribuye a despistar al espectador. Es ruido visual que no aporta nada. Pero si lo vemos como una metáfora malvada, tiene más sentido. Los candidatos estaban en sus galaxias particulares, chocando entre ellos con sus naves y desplazándose por un espacio muy alejado de sus votantes. 

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2GheU06
via IFTTT

“Un incendio en la Plaza Mayor sacó del ostracismo al Cristo de Medinaceli”

Una enorme hilera de personas serpentea por el barrio de las Letras. La imagen se repite el primer viernes de cada marzo, cuando se celebra el tradicional besapiés del Cristo de Medinaceli, conocido como el Señor de Madrid. Es una de las tallas que más devoción despierta en la capital, donde llegó a finales del siglo XVII. La cofradía se fundó en 1710. Ahora la integran más de 5.000 hermanos y procesiona el Viernes Santo. El economista Enrique Guevara (Madrid, 40 años) lo sabe todo de ella. Ha recuperado su historia en El Cristo de Medinaceli y su Archicofradía, donde incluye datos y fotografías inéditas.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2GrEAsb
via IFTTT

Los floristas prevén una caída en la venta de rosas en Sant Jordi por la proximidad de la Semana Santa

La venta de rosas caerá ligeramente en el Sant Jordi de este año. Los floristas temen que la coincidencia con la Semana Santa hará que no se alcancen los siete millones de flores vendidas en Cataluña el año pasado, que situaron el 2018 como el mejor año de la historia en ventas. La rosa amarilla repetirá como segundo color elegido por los clientes, por detrás de la clásica roja, y los precios se mantendrán con respecto a los del año pasado. En esta edición se espera que un millón y medio de personas salgan a las calles de Barcelona y visiten alguna de las 4.000 paradas de flores y 1.000 de libros con las que contará la capital.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2v4cwEK
via IFTTT

“Estoy un poco hartito de tocarle ‘Viva la vida’ a los novios”

Se nos plantifica en la entrevista Luis Turina (Madrid, 1983) a bordo de una bici con casi más años que él, metáfora seguramente involuntaria de su personalidad: lo bastante alternativo como para abrazar la vida saludable y los medios de transporte ecológicos, lo bastante clásico como para no querer desprenderse de tan simpática antigualla familiar.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2Ggtchk
via IFTTT

El debate: ¿nueva Notre Dame o copia exacta?

Notre Dame era “su universo”, el de Quasimodo, escribió Victor Hugo. Porque las catedrales, además de contener un mundo espiritual y cultural, están en continuo movimiento y portan la historia de la humanidad. Ni la de Compostela posee el mismo aspecto ahora que cuando la diseñó el maestro Mateo en el siglo XI, ni Notre Dame estaba decorada con gárgolas cuando mandó erigirla el obispo Maurice de Sully en el XII. De hecho, el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc la transformó a mediados del XIX, dotándola de un pináculo —el lunes derruido por las llamas— del que nunca pudo colgarse Quasimodo, personaje literario creado en 1831. El debate versa ahora sobre si debe devolverse al templo el aspecto que blandía o, por el contrario, introducir elementos del siglo XXI que dejen constancia del desastre. No hay unanimidad.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://bit.ly/2GoHyfU
via IFTTT

Los misterios de una bóveda

La catedral de Notre Dame de París es una de las más relevantes del panorama europeo y uno de los principales ejemplos de un abovedamiento muy peculiar: la bóveda sexpartita. Este tipo de estructura fue la principal protagonista del gótico primitivo. Se utilizó en otras grandes construcciones europeas, como las catedrales de Canterbury, Bourges, Bremen o el monasterio de Las Huelgas Reales de Burgos. Cuenta con seis columnas de apoyo. Dos nervios diagonales cruzan su estructura, reforzada por un tercero que divide su superficie en seis partes. Su característica más relevante son sus cuatro bocinas laterales, que dan lugar a dos parejas de ventanales en los muros de la nave.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://bit.ly/2Xfhlab
via IFTTT

Un símbolo del catolicismo cultural

Para un francés, incluso para los que como yo no somos católicos, Notre Dame de París es un símbolo nacional. Desde la coronación de Napoléon hasta los funerales de François Mitterrand, Notre Dame forma parte de la historia de Francia. Aparece en La Libertad guiando al pueblo de Delacroix y en el lienzo de David sobre La consagración del Napoleón. Es una catedral que ha sobrevivido a numerosas revoluciones: 1798, 1793, 1830 y 1848. Y en la de 1871 también sobrevivió, mientras que a escasa distancia el Ayuntamiento de la capital quedó destruido. Notre Dame ha resistido los embates de La Comuna y de dos guerras mundiales. 

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://bit.ly/2v5AteT
via IFTTT

Cuando García Márquez quiso ser corresponsal en Madrid

Cuando el joven periodista Gabriel García Márquez tuvo que dejar Colombia en 1955 —había hecho enfurecer al Gobierno del dictador Rojas Pinilla por una serie de reportajes en la que vinculaba con el contrabando el accidente de un barco lleno de militares— comenzó una etapa de exilio errante por Europa, que le llevó, entre otras ciudades, a Ginebra, Roma y, sobre todo, a París, asegura el biógrafo del Nobel Dasso Saldívar. Pero también pasó por Madrid, la capital de otra dictadura, la franquista, donde pidió, aquel mismo año de 1955, al periódico El Espectador de Bogotá quedarse como corresponsal.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://bit.ly/2ZcwOK9
via IFTTT