“Me gustaría descubrir nuevos talentos, ayudar a la gente que empieza”

Juan Santaner (Mallorca, 1966) es un personaje omnipresente en la escena alternativa madrileña de las tres últimas décadas. Al frente de bandas (Vancouvers, Jet Lag), promotoras de conciertos (Love To Art), agencias de management (I’m An Artist) y sellos (Mojave, Bittersweet, Marxophone) o con su actual firma de representación, Industrias Bala, formada después de un viaje tras romper con todo en 2015. “Con mis socios en Marxophone, para ser más exactos, un proyecto de autogestión que continúa solo como vehículo para las obras de Nacho Vegas. Dejé de ser su mánager pero nos sigue uniendo una gran amistad”, asegura Santaner. El homenaje al fallecido Rafa Fustes, dueño del emblemático Flamingo Bar en Malasaña, propició hace meses el retorno de Vancouvers con su formación clásica. “Nos juntamos a ensayar y vimos que, con la experiencia, sonábamos aún mejor”. A sus cuatro discos (entre el rock y el power-pop) de los noventa unen ahora un nuevo tema, Before you hit the ground, (“estamos ya preparando varios”) y una agenda creciente de actuaciones.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2IMg9Hy
via IFTTT

¿Buscas un ‘eReader’ para el Día del Libro? Estos son los mejores con luz por menos de 130 euros

Un 17,7% de los lectores españoles suele leer en formato digital, según el informe El sector del libro en España elaborado por el Observatorio de la Lectura y el Libro. Aunque esta tarea se puede hacer desde cualquier dispositivo, lo más recomendable al hacerlo de forma habitual es utilizar un lector de libros electrónico: en lugar de integrar una pantalla LCD/OLED como las de smartphones, tabletas u ordenadores, cuenta con tecnología eInk o de tinta electrónica. Gracias a ella, su pantalla refleja la luz del mismo modo que el papel, con lo que es capaz de emular las sensaciones que se producen al estar frente a un libro tradicional. Eso hace que se pueda leer a la perfección a plena luz del día y no se canse la vista.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2UwApiy
via IFTTT

La ciencia de los deseos que nos mantienen vivos y pueden matarnos

Una rata con un cable conectado a la región del cerebro que activa el deseo desvela la fuerza de los mecanismos que nos empujan a vivir y también sus peligros. Si cada vez que activa una palanca recibe un estímulo eléctrico, seguirá haciéndolo compulsivamente hasta caer rendida por inanición. Y ni siquiera habrá sentido placer. La dopamina que libera con las descargas está en la raíz del deseo, de la motivación para buscar sensaciones agradables, y solo eso parece suficiente para que el animal olvide el resto del mundo.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2XrR1d1
via IFTTT

Cuidar además de curar

“¿Saben cuál es la parte del hospital que más ve el paciente?”, pregunta el doctor Alvar Agustí, jefe del Instituto Respiratorio del hospital Clínic de Barcelona. “El techo”, prosigue. “Y cuando uno se pasea mirando al techo, el hospital se ve muy diferente”. Agustí lo sabe bien. Y no precisamente por su bagaje profesional. Un síndrome de Guillain-Barré —un trastorno que hace que el sistema inmune ataque al sistema nervioso periférico— le obligó a pasar muchas horas mirando al techo de su propio hospital. La enfermedad lo postró en una cama de la unidad de cuidados intensivos (UCI) durante dos meses. “Ves el sistema desde otra perspectiva. Te das cuenta de que hay cosas mejorables”, valora ahora. De sus vivencias al otro lado de la mesa en la consulta ha surgido el grupo Janus, un espacio de reflexión de facultativos del Colegio de Médicos de Barcelona que han sido pacientes para hacer más amable la atención sanitaria.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS http://bit.ly/2DqQBfz
via IFTTT

Violencia sexual a golpe de móvil y chupito

Es noche de sábado. En los alrededores de la estación de Atocha, en Madrid, hay un constante pulular de jóvenes frente a las discotecas Teatro Kapital e Independance Club. Hablan, se ríen, hacen cola para entrar o esperan a alguien que hay dentro para marcharse o para cambiar de sitio. En la mano, hay quien sujeta una lata de cerveza, otros un cigarro y todos, un teléfono móvil. “No hay fiesta sin foto ni gran farra sin storie, ¿habrá que inmortalizar los momentos top, ¿no?”, dice Jorge, que acaba de empezar la universidad. A su alrededor, los flashes de varios selfis de grupo se cruzan. Muchos de ellos dicen que hay algo asegurado: el alcohol. “Que no falte”, apostilla una amiga de Jorge. La práctica del consumo excesivo de alcohol —que ha consolidado lo que se conoce como cultura de intoxicación—, unido al aumento del uso de móviles y redes sociales son los elementos de nuevas formas de violencia sexual que, como las tradicionales, afectan de forma mayoritaria a las mujeres, ni siquiera requieren ya cercanía física y sus consecuencias se intensifican en las zonas rurales.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS http://bit.ly/2GqiO6P
via IFTTT

El maltrato animal de los “barcos apestosos”

Hace justo un año, una vaca apareció varada en una playa del sur de Gran Canaria. Un hecho insólito en unas islas acostumbradas a que el mar les devuelva, si acaso, cuerpos inertes de ballenas y delfines. Pero no se trataba de una misteriosa anécdota. En la última semana de marzo, tres toros llegaron a las costas del archipiélago. Los cadáveres los arrojan por la borda en los barcos que los transportan desde América al norte de África y a Oriente Medio. La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas no encuentra otra explicación.

Seguir leyendo.

from Portada de Sociedad | EL PAÍS http://bit.ly/2DrJFP5
via IFTTT

España gasta al año 82.000 millones de euros menos en intereses que en 2008

Más allá de lo que haga la cotización del petróleo, la inflación no repunta. Da igual lo que se haga para reanimarla. En Europa, el Banco Central Europeo ha imprimido billetes a ritmos de 80.000 millones de euros al mes. Y aun así, los precios no terminan de arrancar. En una economía muy endeudada, con una población que envejece, inmersa en una competencia global y a expensas de una revolución tecnológica, los precios no suben. Se inflan las valoraciones de los activos financieros e inmobiliarios. Pero no los precios del consumo. Y eso ha permitido al BCE aplicar una política que está beneficiando sobremanera a España, cuyas familias además tienen en su mayoría las hipotecas a tipos variables, referenciadas a un euríbor en negativo desde febrero de 2016.

Seguir leyendo.

from Portada de Economía | EL PAÍS http://bit.ly/2Xvqr2L
via IFTTT