Dieciocho maneras de crear el mundo

Saadat Hasan Manto (India, 1912-Pakistán, 1955) publicó más de 30 libros (entre ellos, 23 de relatos) en urdu, una lengua con una gran tradición poética, y con genios de la talla de un Ghalib o un Iqbal, pero cuya primera obra en prosa (Umrao Yan Ada, la cortesana de Lucknow, también traducida por Rocío Moriones, Alba, 2013) data de 1899. Sin apenas referentes estilísticos, por tanto, y en un contexto sociopolítico que mantenía bien engrasada la maquinaria colonial, Manto se entregó a la tarea de inventarse una literatura de la que acabó convirtiéndose en maestro indiscutible. Enfrentándose a sus propios fantasmas personales (un padre autoritario, crónicas penurias económicas o una desmedida afición al alcohol que acabaría pronto con su vida) y a los prejuicios de la época (hasta seis juicios por inmoralidad, tres en la India y tres en Pakistán, tuvo que padecer), pudo construirse una voz en la que hoy por hoy se reconocen millones de personas. No sin esfuerzo porque, por un lado, el inglés, desde el acta de Macauly de 1835 (quien, sin saber ni sánscrito ni persa, proclama “la superioridad intrínseca de la literatura occidental”) hasta la muy citada antología de Salman Rushdie de 1997 (30 autores indios y sólo uno, Manto, de escritura no inglesa), seguía y sigue siendo la piedra de toque que otorga o deniega un sitio central a los productos culturales del subcontinente; y porque, por otro, vivió en un momento histórico convulso que tocaba a tragedia casi diaria, tanto las previas a la independencia de la India como a las provocadas por su división en dos países después de ella.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://bit.ly/2WVPkIf
via IFTTT

El mundo no es tan complicado

Las pantallas ya ofrecían su imagen antes de salir al escenario, caminando sonriente como un turista inglés en Magaluf, persiguiendo una cerveza, pelirrojo, camiseta verde-azul turquesa, tejanos y tatuajes, feliz. Pero no iba a un pub, sino a un enorme escenario en el que iba a estar menos acompañado que Gary Cooper en Solo ante el peligro. Ed Sheeran tenía ante sí a más de 55.000 personas que se lo comían con los ojos y que justo antes estaban más calladas que un muerto, expectantes. Pero fue verlo y una lluvia de agudos como una cascada de agujas regó el Estadio Olímpico de Barcelona. Sonó Castle On The Hill, primera pieza fija del repertorio de su tercera gira mundial, iniciada en 2017, y comenzó el asombro, porque no deja de ser asombroso que un solo cantante y una guitarra ofrezcan un espectáculo tan sencillo allí donde todos los demás precisan de efectos, coreografías y triquiñuelas mil de la tecnología. Pero Sheeran es diferente de todos, un tío común aunque nada frecuente. Es algo realmente insólito.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://bit.ly/2XBhkOC
via IFTTT

Christian Louboutin: “Los zapatos crean magia, ilusión y deseo”

Sería demasiado fácil pensar que Christian Louboutin, diseñador de zapatos de lujo, es tan altivo como sus codiciados stilettos de suela roja, que elevan a las más atrevidas hasta 12 centímetros del suelo. Pero nada más lejos de la realidad. El diseñador francés es un hombre amable, sencillo y a quien le encanta hablar. Pero no habla por hablar, sino de lo que conoce, que no es poco porque le apasiona viajar. El miércoles estuvo en Barcelona para la fiesta de inauguración de su primera tienda, en el paseo de Gràcia, que abrió en marzo de 2018. Demostró conocer muy bien la capital catalana, y otras partes de España, como Andalucía o Castilla. Durante una década de su juventud, pasó veranos en Cadaqués (Girona), tiempo que aprovechó para conocer la capital catalana. Así que recomienda visitar el parque Güell, por la mañana, cuando la luz más clara del día lo inunda todo, y le parece muy interesante el Museo Egipcio de Barcelona, que considera casi el mejor del mundo en la materia.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2EYJEmD
via IFTTT

Los ricos se rifan los pisos de superlujo, aunque cada metro cuadrado les cueste más de 20.000 euros

Sobran los dedos de una mano para hablar de los residenciales de superlujo a la venta en España. Son esos en los que un metro cuadrado cuesta entre 15.000 y más de 20.000 euros, que ofrecen servicios hoteleros de cinco estrellas, que llevan la firma de arquitectos de fama mundial o que cuelgan de sus paredes increíbles obras de arte.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2MAu6vJ
via IFTTT

Alcalá Suena: la ciudad con hilo musical

El rosa de los almendros engalana la céntrica calle Libreros, ahora peatonal, y las cigüeñas sobrevuelan los tejados. Alcalá de Henares, patrimonio de la Humanidad, es un museo al aire libre, pero en primavera se convierte en un cuento de hadas. Este fin de semana también será un escaparate para la cultura. Desde el viernes hasta el domingo, la ciudad ofrece 80 conciertos gratuitos en distintos espacios monumentales. Son parte de la quinta edición de Alcalá Suena, un festival de música en directo al que cada año acuden miles de visitantes.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/2EXtb1W
via IFTTT

Me coloreo el pelo y uso secador. ¿Necesito productos para pelo teñido, dañado o ambos?

No es cosa baladí: quién no busca una fórmula que ayude a que, al pasar la melena entre los dedos, el pelo se deslice suavemente, sea cual sea la tortura a la que lo haya sometido (como no duele…) Pero antes de meternos en faena sobre si hay un ingrediente mejor para un caso u otro, adelantaremos que ningún tinte capilar, bien usado, provoca verdaderos daños. “Unos, los temporales, los forman unas sustancias que se depositan en el exterior del tallo, solo duran unos días y se eliminan con el lavado; los semipermanentes penetran hasta la corteza del cabello y duran semanas, y los permanentes también penetran, pero se mantienen hasta que el cabello se cae o corta”, explica Salvio Serrano Ortega, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Seguir leyendo.

from Sección Estilo | EL PAÍS http://bit.ly/31evJSZ
via IFTTT

El mundo no es tan complicado

Las pantallas ya ofrecían su imagen antes de salir al escenario, caminando sonriente como un turista inglés en Magaluf, persiguiendo una cerveza, pelirrojo, camiseta verde-azul turquesa, tejanos y tatuajes, feliz. Pero no iba a un pub, sino a un enorme escenario en el que iba a estar menos acompañado que Gary Cooper en Solo ante el peligro. Ed Sheeran tenía ante sí a más de 55.000 personas que se lo comían con los ojos y que justo antes estaban más calladas que un muerto, expectantes. Pero fue verlo y una lluvia de agudos como una cascada de agujas regó el Estadio Olímpico de Barcelona. Sonó Castle On The Hill, primera pieza fija del repertorio de su tercera gira mundial, iniciada en 2017, y comenzó el asombro, porque no deja de ser asombroso que un solo cantante y una guitarra ofrezcan un espectáculo tan sencillo allí donde todos los demás precisan de efectos, coreografías y triquiñuelas mil de la tecnología. Pero Sheeran es diferente de todos, un tío común aunque nada frecuente. Es algo realmente insólito.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://bit.ly/2XBhkOC
via IFTTT

Elogio de la intimidad

Si ya es difícil convertir un texto narrativo en teatro, más aún cuando lo que se pretende adaptar no tiene un género claro. Eso ocurre con La ridícula idea de no volver a verte, un libro híbrido, inclasificable, que Rosa Montero escribió en pleno duelo por la muerte de su pareja. Hay de todo en él: reflexiones, confesiones, fotografías y recuerdos de la propia autora, entremezclados con el relato de la vida de la científica Marie Curie y lecturas del diario que la científica escribió también tras quedarse viuda. También hay mucha intimidad: se lee como si se estuviera escuchando a una amiga del alma que te cuenta sus pensamientos más espontáneos, sin miedo a ser juzgada, una conversación de esas que purgan.

Seguir leyendo.

from Portada de Cultura | EL PAÍS http://bit.ly/2KBL5uH
via IFTTT