Dolores Delgado elegida por 12 votos a favor y 7 en contra en El CGPJ

El CGPJ avaló a Dolores Delgado como Fiscal General del Estado, en un ambiente de fuerte división, fue elegida por 12 votos a favor y 7 votos en contra, la votación más ajustada desde la elección de Javier Moscoso en 1986, Los siete en contra, corresponden a los votos al fiscal propuesto por el PP, además estos han criticado duramente la elección de Dolores Delgado porque tienen muchas dudas de su imparcialidad.

El Presidente Carlos Lesmes llevó un texto nada habitual, en el que ningún momento mencionó la idoneidad en el cargo de quien va a ocuparlo.

Uno de los votos particulares Nuria Diaz reafirmó la tesis de que elección de Delgado no garantiza la autonomía y imparcialidad de la Fiscalía.

Gobierno de Coalición Progresista; ¡sí se puede!

Fuente: http://multiforo.eu/Colaboraciones/2020/GobiernoCoalicionProgresista.htm

Ya tenemos un Gobierno de Coalición Progresista, que va a tener enfrente una oposición de las más duras de la historia. Tendrá que afrontar desafíos en materia de empleo, fiscalidad, emergencia climática, reto demográfico, cultura, deporte, igualdad, memoria democrática, derechos sociales, pensiones y vivienda; desafíos territoriales, judiciales, económicos de envergadura y con un parlamento muy fragmentado. Uno de los principales objetivos de la coalición será demostrar que se puede lograr una cierta estabilidad legislativa para los próximos cuatro años. Todo por ver; toda esperanza.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la presentación de su Gobierno, ha garantizado el “firme propósito de unidad” de su Ejecutivo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos que tendrá varias voces, pero una misma palabra. Sánchez ha admitido la singularidad del nuevo Ejecutivo por ser el primero de coalición de la democracia, que tendrá que recorrer un camino nuevo que, en su opinión, “va a servir de referencia al futuro”. Además ha señalado que este modelo de Gobierno pone a la política española en la misma senda europea donde conviven muchas mayorías basadas en el entendimiento de distintos partidos.

El nuevo Consejo de Ministros, será uno de los más numerosos de la democracia, con 23 miembros incluido el Presidente. Siguiendo su propio estilo, se ha rodeado de perfiles técnicos, bajo mínimos en la representación del PSOE, optado por un buen número de independientes de reconocido prestigio. Por su parte, Unidas Podemos ha tirado de carga política para las carteras ministeriales: están los líderes de Podemos e IU, así como Yolanda Díaz, dirigente histórica de la izquierda gallega, e Irene Montero, que es de los principales cargos de la formación. En lo que ha reforzado Sánchez al PSOE ha sido en la portavocía del Gobierno. En cuanto a la paridad que se garantizaba durante la campaña electoral, no se da; hay doce hombres y once mujeres (52%/48%).

Pablo Iglesias zanja el debate sobre las vicepresidencias “Será un honor y un privilegio compartir rango con tres mujeres brillantes“. Iglesias, que ocupará la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030, tendrá el mismo rango que Carmen Calvo (Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria), Nadia Calviño (Economía y Transformación Digital), y Teresa Ribera (Transición Ecológica y Reto Demográfico). Iglesias manifiesta que “frente a los que busquen sembrar la cizaña: compañerismo, trabajo en equipo y buen humor”. En cualquier caso, Podemos considera que lo más importante es que el Gobierno de Calición cumpla el programa acordado entre Unidas Podemos y el PSOE, independientemente de la estructura del Ejecutivo y las personas que ha elegido el presidente Pedro Sánchez para integrar el Consejo de Ministros.

El nuevo Gobierno se va a nutrir de ideas plurales”y hablará con distintas voces, “pero con una misma palabra”, insistiendo en que la pluralidad del Ejecutivo es reflejo de la pluralidad de la mayoría progresista que hay en España. Sánchez ha explicado su nuevo Gobierno tendrá como pilares el “diálogo, el entendimiento y la convivencia de familias políticas distintas”. Según explicó, ha diseñado su Gobierno con competencias muy precisas y tasadas, justificando así por que ha desgajado Trabajo y Seguridad Social.

Uno de los principales retos del Gobierno de Sánchez es la resolución del conflicto político en Catalunya. El líder socialista ha gestionado los apoyos de su investidura en base a una negociación que resuelva, mediante el diálogo, este problema territorial. Con parte del anterior Govern de la Generalitat en prisión, los partidos independentistas han centrado sus estrategias en la petición de una amnistía sobre la que, al menos de momento, Sánchez no se ha posicionado. El líder socialista ha avanzado que ésta será una legislatura de diálogo.

Sin embargo, el dilema territorial no acaba en Catalunya. Durante las negociaciones de investidura otras formaciones han constatado los principales problemas de otros territorios. Mientras comunidades como Euskadi o Galicia también muestran tensiones culturales y la voluntad nacional de algunos partidos, otras han puesto sobre la mesa problemas como el de la denominada España vaciada.

El acuerdo de coordinación entre el PSOE y Unidas Podemos firmado y que regirá las relaciones entre ambas formaciones, se basa en el documento que, con el mismo objetivo, suscribieron el PNV y el PSOE en noviembre de 2016 para protocolizar sus relaciones tras la formación de gobierno en el País Vasco. Los miembros del gobierno de coalición, optaron por basarse en el modelo vasco de coordinación por considerarlo “el más solvente y adaptado al derecho y a la tradición política española”, introduciendo algunas innovaciones.

Entre las principales cuestiones del Presupuesto están las pensiones (limitadas por ley a una actualización anual del 0,25% por parte del PP), la subida salarial a 1.000 euros para 2020 (1.200 en 2024) o la aprobación de un ingreso mínimo vital. Sánchez e Iglesias deberán convencer a algunas de las formaciones que han dado su apoyo en la investidura, pero que se muestran más reticentes en cuestiones económicas, como el PNV y la negativa de las organizaciones empresariales.

El Grupo Vasco ya ha advertido de que su pretensión no es la de derogar la reforma laboral, una medida que aparece reflejada en el acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos. Antes del proyecto presupuestario, el Parlamento deberá aprobar un techo de gasto, que marcará los límites de las políticas económicas, una cifra que deber ser validada en el Senado. Tras las elecciones del 10 de noviembre, el PSOE no cuenta con mayoría absoluta en la Cámara Alta, que está tan fragmentada como el Congreso, por lo que deberá alcanzar un pacto múltiple con diversos grupos en el Senado.

El debate de investidura ha constatado que la oposición al Gobierno de coalición no piensa conceder ni los tradicionales 100 días de rigor al nuevo ejecutivo. El PP, Vox y Ciudadanos han cargado duramente contra Sánchez e Iglesias, llegando a tildar al líder del Ejecutivo de traidor o, incluso, manifestando que su mayoría se apoya en ETA. Pablo Iglesias le pidió al líder socialista firmeza democrática y buen tono frente a estos ataques, que, al menos de momento, no tienen pinta de ceder después de la investidura.

Desde Poletika, plataforma formada por más de 500 organizaciones sociales y no gubernamentales (Coordinadora de ONG para el Desarrollo, Oxfam, Médicos del Mundo, Greenpeace o Save the Children, entre otras), valoran positivamente las medidas de empleo, protección social y fiscalidad que contiene el pacto de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos. Según destacaron en un comunicado, el acuerdo “contribuirá a una sociedad más justa y sostenible“. Consideran que, de cumplirse, el pacto contribuirá a reducir notablemente la creciente brecha entre ricos y pobres.

Consideran positivas las  medidas fiscales acordadas: la lucha contra los paraísos fiscales, el compromiso por una fiscalidad internacional más justa y el incremento del tipo efectivo de las grandes empresas al 15%. Destacan también las medidas para reducir la precariedad laboral y creen que tendrán impacto sobre todo en las mujeres. El compromiso de derogación de la llamada Ley Mordaza es esperanzador

Uno de los principales retos del nuevo Gobierno de Progreso es sacar adelante sus medidas, de manera que puedan lograr una estabilidad parlamentaria que garantice la aprobación de las principales medidas del acuerdo. Para saber si el cambio de discurso lleva aparejado un cambio real, habrá que esperar a conocer detalles de cada una de las medidas, ver cómo quedan dibujadas tras su trámite parlamentario y, sobre todo, saber cómo se reflejan en los Presupuestos Generales del Estado.

Ahora, tanto Iglesias como Sánchez deberán validar una dinámica de trabajo que demuestre la utilidad del Gobierno de Coalición, una fórmula interiorizada en otros países de Europa pero que en España es inédita en la historia reciente.

Sánchez espera abrir la legislatura del entendimiento y del diálogo en lo social, lo territorial y lo generacional. Por ello, hizo un llamamiento a abandonar la crispación, los vetos y la discordia. Indicó que quiere un Gobierno que sea “activo, ejecutivo y resolutivo” y con claros valores progresistas, marcándose cinco objetivos: afianzar el crecimiento y el empleo, abordar el conflicto territorial, la justicia social, la transformación digital y la plena igualdad de la mujer.

El Gobierno de Coalición, según los acuerdos firmados, comparte la importancia de asumir el compromiso en defensa de la libertad, la tolerancia y el respeto a los valores democráticos como guía de acción del Gobierno, de acuerdo con lo que representa la mejor tradición europea. Por ello, los ejes prioritarios de actuación han de centrarse en dar respuesta a los principales retos que tiene ante sí la sociedad española.

Autor: Victor Arrogante

Sánchez elige a Dolores Delgado para la Fiscalía

Una decisión muy criticada tanto por la judicatura como la oposición, ciertamente Dolores Delgado es una mujer en el que la polémica ha estado muy presente, qué además recordemos salía en las grabaciones al contrario Villarejo y donde además se pone en duda su imparcialidad.

Sin duda primer agujero de este Gobierno progresista, el PP y Ciudadanos recurrirán a este nombramiento tan polémico.

Los ministros del nuevo Gobierno progresista que ya conocemos

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/ministros-nuevo-Gobierno-conocemos_0_983051907.html

Dos días después de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de momento Moncloa ha comenzado a dar los nombres de los futuros ministros que previsiblemente tomarán posesión de sus cargos la próxima semana, una vez se conozca la composición de todo el Ejecutivo tras examinar los historiales de cada uno de los ministrables para evitar casos como el de los exministros Màxim Huerta y Carmen Montón que tuvieron que abandonar sus cargos de forma apresurada por presuntas irregularidades en sus propias trayectorias.

El Gobierno dispondrá así de cuatro vicepresidencias, tres de ellas encabezadas por mujeres por primera vez en la historia. Se trata del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que será vicepresidente de Derechos Sociales y asumirá la cartera de Asuntos Sociales y Agenda 2030; la actual vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, que mantendrá ese cargo asumiendo competencias de memoria histórica y laicidad; Nadia Calviño, que será vicepresidenta y ministra de Economía y que, según Moncloa, coordinará los asuntos económicos y “la gran transformación digital que necesita España” e impulsará además “el proyecto de digitalización de toda la Administración Pública comprometido por el nuevo Gobierno”; y Teresa Ribera, que será la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Además, la hasta ahora ministra de Hacienda, María Jesús Montero, mantendrá esa misma competencia pero sumará la condición de portavoz del Ejecutivo. Y José Luis Ábalos seguirá como ministro de Fomento. La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, se convertirá en ministra de Igualdad; la parlamentaria de Galicia En Común, Yolanda Díaz, será ministra de Trabajo; el sociólogo Manuel Castells, nuevo ministro de Universidades y el líder de IU, Alberto Garzón, se convertirá en ministro de Consumo.

Carmen Calvo, vicepresidenta primera, ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes

Una de las vicepresidentas confirmada, Carmen Calvo (Cabra, Córdoba, 1957), es licenciada en Derecho Público por la Universidad de Sevilla y doctora en Derecho Constitucional por la Universidad de Córdoba. Durante su carrera profesional ha sido profesora de la Universidad de Córdoba, diputada autonómica (cabeza de lista por Córdoba al Parlamento de Andalucía) de 2000 a 2004, diputada de las Cortes Generales (cabeza de lista por Córdoba) de 2004 a 2011, consejera de Cultura del Gobierno andaluz de 1996 a 2004 y ministra de Cultura de 2004 a 2007 así como vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados de 2007 a 2008. En la última legislatura fue vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

Pablo Iglesias, vicepresidente de Derechos Sociales

Profesor asociado de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid, el nuevo vicepresidente Pablo Iglesias (Madrid, 1978) fundó Podemos hace tan solo seis años, en 2014, logrando entonces ser eurodiputado, cargo que mantuvo entre 2014 y 2015, año en el que fue elegido candidato a la Presidencia del Gobierno por su formación política. Además de colaborar con la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) ha ejercido también como presentador de televisión conduciendo los programas Fort Apache (Hispan TV) y La Tuerka y Otra vuelta de tuerka (Público TV).

Nadia Calviño, vicepresidenta económica

Economista y jurista de formación, Nadia Calviño (A Coruña, 1968), que será vicepresidenta económica del nuevo Gobierno, ha impartido clases de Política Económica y Sistema financiero en la Universidad Complutense de Madrid. Desde abril de 2014 y hasta ser nombrada ministra por Sánchez, en 2018, fue directora general de Presupuestos en la Comisión Europea, responsable de la programación financiera multianual, los presupuestos anuales, la contabilidad y la reglamentación del presupuesto comunitario. Con anterioridad, ocupó en la Comisión Europea los puestos de directora general adjunta responsable de Servicios Financieros y directora general adjunta en la Dirección General de Competencia.

Teresa Ribera, vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

En el Ejecutivo que se pondrá en marcha a lo largo de los próximos días, Teresa Ribera (Madrid, 1969) será la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, cumpliendo no sólo con el compromiso del presidente Sánchez de dar rango ministerial a esta materia, sino avanzando más al situarla en una vicepresidencia. Con esta medida, se señalan como prioridad del nuevo Gobierno las políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda

Licenciada en Medicina y Cirugía y técnico de la Función Administrativa de Hospitales María Jesus Montero (Sevilla, 1966) ha sido consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía (2013-2018), consejera de Salud y Bienestar Social del Gobierno andaluz (2012-2013), consejera de Salud (2004-2012) y viceconsejera de Salud (2002 hasta abril de 2004). Diputada en el Parlamento de Andalucía desde 2008 fue elegida por Sánchez como Ministra de Hacienda en 2018, un cargo que mantiene con la nueva configuración del Ejecutivo.

José Luis Ábalos, ministro de Fomento

Maestro de profesión, José Luis Ábalos (Torrent, Valencia, 1957) ha dedicado gran parte de su trayectoria política a la función pública. Fue jefe de Gabinete del Delegado del Gobierno Comunidad Valenciana (1983-1987) y después del Conseller de Trabajo Generalitat Valenciana (1988-1991). Responsable del Programa de Cooperación Internacional de la Generalitat Valenciana (1989-1992) también fue consultor de Cooperación Internacional, asesor del Ayuntamiento de Valencia (1992-1999), concejal del Ayuntamiento de Valencia (1999-2009) y diputado Provincial (2003-2007). Actualmente compagina la Secretaría de Organización del PSOE con su cargo de ministro de Fomento.

Irene Montero, ministra de Igualdad

Irene Montero (Madrid, 1988), nueva ministra de Igualdad, es licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y ha sido becaria de doctorado en el mismo centro con una beca de Formación de Profesorado Universitario. Se unió a Podemos tras las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 junto a Rafa Mayoral desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo

La titular de Trabajo, Yolanda Díaz (Fene, A Coruña, 1971), es una histórica militante del Partido Comunista y de IU en Galicia y se licenció en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela. Fue concejala y candidata a la Alcaldía de Ferrol (A Coruña) entre 2003 y 2012, candidata a la Presidencia de la Xunta de Galicia y diputada en el Parlamento gallego, entre 2012 y 2016, y es parlamentaria del Congreso –primero por En Marea y después por Galicia en Común– desde ese año.

Manuel Castells, ministro de Universidades

Manuel Castells (Hellín, Albacete, 1942), nuevo ministro de Universidades, es catedrático de Comunicación de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. También es catedrático emérito de Sociología y Planificación de la Universidad de California en Berkeley. Es, así mismo, profesor de la Universitat Oberta de Catalunya.

Alberto Garzón, ministro de Consumo

El líder de IU, Alberto Garzón, que se convertirá en ministro de Consumo con competencias en materia de juego, es licenciado en Economía por la Universidad de Málaga. Militante del Partido Comunista de España (PCE) y de Izquierda Unida (IU), es diputado en el Congreso desde 2011. También es miembro del movimiento ATTAC y es coordinador federal de IU desde 2016.

Pedro Sanchez, primer presidente investido de un Gobierno de coalición de la historia de España

MADRID.  Después de muchos tiras y aflojas, después de mucho sufrimiento, ha nacido el primer gobierno de coalición de la historía de España, con un margen muy ajustado además 167 sies, 165 noes y 18 abstenciones, un nuevo gobierno que nace con la premisa de cambiar este país, pero no nos vamos a engañar, esto no va a ser nada fácil, por un lado la feroz oposición que ejercerán las tres derechas (PP, Ciudadanos y VOX) que tratarán por todos los medios de poner palos sobre las ruedas, que harán lo que estén en su mano para este gobierno dure lo menos posible, que bajo su arma de la mentira y la crispación intentarán tumbar a este nuevo gobierno, también están los independentistas catalanes y habrá que ver hasta que punto pueden llegar a acuerdos que puedan al menos suavizar el conflicto catalán, se antoja difícil que se divise la deseada solución a este por otro lado absurdo conflicto.

Muchos españoles tenemos esperanza en este gobierno progresista de coalición cambie el rumbo de este país y lo lleve al bien de las mayorías sociales, a dar esperanza a tanta gente destrozada por los rigores de la pasada crisis económica, a que en este país haya la justicia social que tanto anhelamos, que se gobierne para el pueblo español

Ojalá y deseo de todo corazón muchos éxitos, y sobre todo podamos vencer el catastrofismo de las tres derechas, y la realidad del pueblo español sea de una vida mejor. Esa España mejor, tiene que llegar, Pedro, Pablo, hagan lo posible para ello, confío en ustedes, no me fallen, no nos fallen.

Gobierno legítimo

FUENTE: https://elpais.com/elpais/2020/01/07/opinion/1578421273_191989.html

7 ENE 2020 – 20:33 CET

investidura pedro sanchez
Pedro Sánchez posa junto a Pablo Iglesias tras el debate de investidura. ULY MARTIN EL PAÍS

El Congreso invistió este martes a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de España. Sánchez revalida así su mandato al frente del Ejecutivo, al que llegó tras prosperar una moción de censura contra Mariano Rajoy, a raíz de que el Partido Popular fuera condenado por corrupción. Las mismas fuerzas que entonces le acusaron de acceder ilegítimamente al poder vuelven a hacerlo ahora que ha ganado las elecciones y ha conformado una mayoría, presentando posiciones políticas de parte como si fueran imperativos constitucionales y relativizando la gravedad de las acusaciones que vierten. Declarar ilegítimo a un Gobierno formado a partir del voto de los ciudadanos y a través del procedimiento previsto por la Constitución es, en sentido contrario, declarar legítima cualquier forma de oposición, incluyendo la coacción a los diputados de la mayoría.

EDITORIALES ANTERIORES

Horizonte posible

Última ocasión

Los cuatro años de parálisis padecidos por el país han demostrado que existe una situación más estéril que la de los Gobiernos en minoría, y es la de los Gobiernos en funciones. La obtusa resistencia de los grupos parlamentarios a cumplir con sus deberes más inexcusables, como formar un Gobierno a partir de un Parlamento elegido o articular mayorías para aprobar leyes, ha instalado el sistema constitucional en el peligroso territorio de la excepcionalidad. Los Presupuestos están prorrogados, el mandato de órganos esenciales para el funcionamiento del Estado ha expirado y el decreto ley se ha convertido en un instrumento ordinario de Gobierno. La investidura de Sánchez ofrece una tímida oportunidad para emprender el regreso a la normalidad, alejando al país del abismo político e institucional al que no puede seguir asomado por más tiempo. Para no dilapidarla, es necesario que la oposición asuma que su tarea no consiste en propalar juicios de intenciones para rasgarse farisaicamente las vestiduras a la espera de réditos electorales obtenidos a cualquier precio, sino en controlar las acciones del Gobierno y en ofrecer alternativas.

El nuevo Ejecutivo que Pedro Sánchez presidirá y en el que Unidas Podemos dispondrá de una vicepresidencia y de cuatro ministerios nace políticamente débil, lo que lo obligará a una acción institucionalmente irreprochable para no quedar a merced de algunas de las fuerzas que se han puesto de su lado, ni tampoco de los excesos de una oposición que se dice dispuesta a borrar la frontera entre el debate en el Parlamento y la vociferación desde las calles. Nada exige rendirse a los augurios pesimistas acerca del desarrollo de esta legislatura, como tampoco dejarse seducir por optimismos infundados. Lo importante es que a partir de este momento el futuro depende exclusivamente de las decisiones que adopten los partidos, porque no existe ninguna maldición metafísica por la que España esté condenada a dividirse en dos bandos y a destruir cíclicamente lo construido entre todos. En la hora actual, la responsabilidad de los representantes de los ciudadanos no se refiere al éxito o al fracaso de un Gobierno, puesto que, en democracia, siempre puede dejar paso a otro distinto, sino a los de un país y sus instituciones democráticas para resolver los graves problemas aplazados.

No existe ninguna maldición metafísica por la que España esté condenada a dividirse en dos bandos

La crisis económica de 2008 dejó huellas dramáticas en la vida de muchos ciudadanos, coincidiendo con las dificultades económicas del Estado para mantener los niveles de solidaridad. De acuerdo con el programa que ha obtenido la confianza del Parlamento, el Gobierno de Sánchez prestará atención preferente a esos ciudadanos a los que la recesión privó de sus hogares, de sus empleos, de la posibilidad de ofrecer una vida digna a sus hijos y, más aún, de la certeza de que, para la Constitución de 1978, la condición de ciudadano y de compatriota significa más que agitar banderas y reverenciar mitos históricos. Precisamente porque acierta al establecer la corrección de la desigualdad como prioridad, es importante que el nuevo Gobierno tome en consideración el impacto presupuestario de las medidas que adopte, así como los instrumentos para financiarlas, evitando una desproporción incontrolable entre gastos e ingresos. Una reforma fiscal que haga viables los objetivos sociales fijados respetando los compromisos europeos adquiridos exige más que subir selectivamente dos impuestos. De la misma forma que el resto de las reformas económicas recogidas en el pacto entre el Partido Socialista y Unidas Podemos, desde las referidas a la transición ecológica hasta las que conciernen al futuro de las pensiones, el salario mínimo o la reforma laboral, podrían quedar comprometidas si se anteponen los efectos propagandísticos a la solvencia técnica.

La abstención de Esquerra Republicana ha sido decisiva para que la investidura de Pedro Sánchez pudiese prosperar, bajo el compromiso de abordar la crisis territorial en Cataluña dentro de la Constitución. Pese a todo, los portavoces de ERC no renunciaron a compatibilizar en el debate elementos de distensión con signos de desprecio hacia el acto en el que estaban participando. Esta doble cara dice menos de la fuerza de ERC en el Congreso que de su debilidad en Cataluña, y no porque sea todavía incierto el desenlace de la lucha electoral por la hegemonía dentro del campo independentista, en la que parece llevar la delantera. Los líderes republicanos que han apoyado pactar con el Partido Socialista lo han hecho porque saben que tarde o temprano el independentismo tendrá que responder ante sus electores de haber emprendido un camino que, como el de la unilateralidad y las vías de hecho, está condenado al fracaso, y que solo ofrece avanzar en círculos para disimular la inmovilidad. La transparencia en las negociaciones es, en cualquier caso, inexcusable, como también el respeto a las instituciones, comenzando por la figura del jefe del Estado.

Las dificultades para ejercer el poder por parte de un Gobierno en minoría como el que presidirá Pedro Sánchez no le exime de ejercer la autoridad, evitando adoptar a solas decisiones que requieran el concurso de la oposición y haciéndole pagar el coste político por faltar a los más elementales deberes de Estado, si llegara el caso. Lejos de debilitar a Pedro Sánchez y a su nuevo Gobierno, esa contención institucional podría traducirse en la fuerza política que la aritmética parlamentaria les ha negado.

EDITORIAL DE EL PAIS

FELIZ AÑO 2020

La imagen puede contener: fuegos artificiales y noche

Queridos/as lectores de Tribuna Liberal:

Se nos va otro año, 2019 y viene 2020, en el que además estrenamos década, los años 20 del siglo XXI, como cada año os quiero desear de todo corazón un FELIZ AÑO NUEVO, que este 2020 sea un año de PAZ, AMOR Y PROSPERIDAD para todos/as y cada uno de vosotros/as, que este año 2020 sea un año en el que seamos capaces de ver lo que nos une y desterrar lo que nos separa, que veamos en que la diferencia, la diversidad nos enriquece y que esta no será nunca excusa para dividir ni excluir, somos diferentes pero iguales en derechos, la armonía en un universo heterogéneo, es decir de gente diversa, debe ser motivo de orgullo.FELIZ AÑO NUEVO 2020, un fuerte abrazo.

Oscar Iglesias Casado

FELIZ NAVIDAD

No hay descripción alternativa para esta imagen

Querido/a lector/a:

En estas fechas tan entrañables quería aprovechar la ocasión tan especial para desearles de todo corazón una muy FELIZ NOCHEBUENA y una FELIZ NAVIDAD lleno de paz, unión y felicidad, os deseo lo mejor para sus vidas, un fuerte abrazo.

OSCAR IGLESIAS CASADO

Creador de Tribuna Liberal