José Ramón Ripoll, Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe 2016: “Se vulgariza la lengua sin reparo”

Fuente: http://www.lavanguardia.com/vida/20170322/421099824717/jose-ramon-ripoll-premio-internacional-de-poesia-fundacion-loewe-2016-se-vulgariza-la-lengua-sin-reparo.html

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

José Ramón Ripoll, galardonado con el XXIX Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe por su obra ‘La lengua de los otros’, ha arremetido este miércoles 22 de marzo, durante el acto de entrega del galardón, contra los que “vulgarizan la lengua y pervierten su misión sin reparo”.

En su discurso de agradecimiento, en un evento celebrado en el Hotel Palace de Madrid, el autor gaditano ha lamentado “la voluntad de arrancar del lenguaje la misión de nombrar a las cosas por su nombre”. Así, Ripoll ha detallado que en su obra galardonada “ha recuperado lo primigenio antes de aprender la lengua de los otros”, en guiño al título del libro. “Es un obsesivo viaje, con la existencia como posibilidad y rebeldía”, ha puntualizado.

Ripoll también ha mostrado su agradecimiento a Loewe que, a través de su fundación, convoca estos galardones desde 1987 con carácter anual con el fin de impulsar la calidad en la creación poética en lengua castellana. “Es casi un milagro que una empresa de este tipo trate de promover la poesía”, ha enfatizado.

El ganador de la última edición del Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe ha sido presentado por el también poeta José Manuel Caballero Bonald, que forma parte del jurado, que ha reconocido sentirse “identificando cada vez más con los modales expresivos” del galardonado que reúne en su obra “claves de su experiencia verbal y filosófica”.

“‘La lengua de los otros’ es un libro interiorizado con reflexiones sobre el ser y el existir, con una rigurosa lucidez”, en la que el autor concibe la poesía “como vehículo de auto conocimiento” con el que “aborda una impecable búsqueda”. De este modo, a juicio de Bonald, “la poesía es un acto del lenguaje” en el que Ripoll “dota a la palabra de respiración íntima y seductora”.

En el evento también se ha entregado el Premio Loewe a la creación joven a Sergio García Zamora, por ‘El frío del vivir’. El autor cubano ha subrayado en su discurso de agradecimiento a quienes trabajan para que “la inmortalidad de la poesía sea misión de todos”.

García Zamora ha sido presentado por Víctor Rodríguez Núñez que ha valorado su “madurez expresiva y modo particular de percibir el mundo”, con una “escritura única, con conciencia crítica y autocrítica, que no se limita a lo personal” por lo que, como ha ensalzado, “enriquece la tradición de la poesía y requiere de un lector participante”.

El Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe reconoce anualmente la valía de un poemario inédito de al menos 300 versos y concede también un Premio a la Creación Joven a un autor menor de 30 años. Además del premio en metálico, los libros ganadores son publicados en la Colección Visor de Poesía.

Esta edición ha contado con 779 participantes de 31 países, siendo México, Argentina y Colombia los países hispanoamericanos más presentes entre el 23% de manuscritos enviados desde América. En esta XXIX edición, las provincias españolas más participativas han sido Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Un total de 27 obras quedaron finalistas.

El próximo 27 de marzo, a las 19.00 horas, Ripoll y García Zamora harán una lectura de sus libros premiados en la Casa de América de Madrid, en un acto abierto al público.

Anuncios

La alquimia musical llega a Madrid

Fuente: http://cultura.elpais.com/cultura/2017/03/21/actualidad/1490110260_222629.html#?ref=rss&format=simple&link=link

¿Puede la melodía de O mio babbino caro, de Puccini, transformarse gradualmente en el frenético Sweet child of mine de Guns N´Roses? ¿O mutar una pieza de Bach para chelo en un ritmo de heavy metal del que termina surgiendo el Smooth criminal de Michael Jackson? Es lo que se preguntó hace años Miguel Depáramo, el director creativo de Music has no limits, un show musical que se estrena este miércoles en el Teatro de la Luz Philips Gran Vía de Madrid. “La idea es que se mezclen todos los géneros musicales, que se rompan todas las reglas de la música y sus etiquetas”, asegura Depáramo, que dirige a un equipo de músicos y artistas que en algunos espectáculos puede llegar a contar con 80 personas en el escenario, orquesta incluida. “Es como una anarquía musical pero que lleva un orden”, resume.

Music has no limits es “un viaje musical in crescendo” de dos horas en el que cabe todo: la ópera más purista, el (I can´t get no) Satisfaction de los Rolling Stones, el clásico, el jazz, el góspel, el house y una puesta en escena con una suerte de estética goth punk que rompe, como una nota discordante, una soprano vestida rojo. “A los que formamos la base de Music has no limits nos gustan todos los géneros musicales. Es bueno porque eso se ha contagiado en todo el equipo a la hora de crear”, explica Depáramo, que dice que lo que de verdad pretenden es que los asistentes se acabe levantando de sus asientos. “Por eso nos encanta hacer el show en sitios donde el público empieza sentado: en auditorios, teatros…”.

El musical ha iniciado en 2017 su primera gira por España después de triunfar el año pasado en Estados Unidos, México y Milán. En el Bayfront Park, en Miami, llegaron a reunir a 200.000 personas. “La esencia es internacional”, dice el director creativo del espectáculo, que asegura que la propuesta funciona en todas partes porque se trata de “una playlist de tu vida” con temas que han calado en la cultura popular global, ya sean de Michael Jackson, U2, David Ghetta, Adele, Queen, Rihanna o el mismo Bach. La diversidad de la plantilla es lo que, según Depáramo, hace que cada canción suene de una manera “en la que nunca se ha oído”. “Somos tanto autodidactas como gente de formación superior en conservatorio o gente que ha empezado con un instrumento y se ha cambiado a otro. Este creo que es el secreto de por qué suena tan diferente nuestro musical”, asegura el músico, que aprendió, desde pequeño, a tocar el piano por su cuenta.

El Premio Pritzker 2017 recae en el estudio catalán de arquitectura RCR

Fuente: http://cultura.elpais.com/cultura/2017/03/01/actualidad/1488368379_614805.html

Ya está, ya está, ya está…”. Carme Pigem (1962) está eufórica. Pero se expresa con contención. Fue ella la que respondió a la llamada teléfonica que anunciaba que le habían concedido el premio Pritzker, el más importante del mundo en el campo de la arquitectura. A ella, a su marido Ramon Vilalta (1960) y a Rafael Aranda (1961), los otros dos socios del estudio RCR. “Lo creí, porque con estas cosas no se bromea”, dice, pero desde entonces ha vivido con miedo a que se le escapase. Reporteros de The New York Times o la CNN han llegado hasta Olot (Girona), donde ella y sus compañeros llevan casi tres décadas dedicándose a la arquitectura con una devoción casi religiosa. Por eso la celebración del Premio Pritzker con sus 30 empleados en la antigua fundición que es hoy su estudio tiene algo de liturgia.

“El respeto por lo existente y la proyección de futuro, la convivencia entre lo local y lo universal” es lo que ha visto en sus trabajos un jurado preocupado por un mundo en el que lo genérico está arrasando lo particular. La estrecha colaboración entre los tres proyectistas, la importancia de la artesanía frente a la industria y la búsqueda de la universalidad desde el cuidado de las raíces es lo que premia el Pritzker 2017 al reconocer a este trío cosmopolita y de pueblo que desde que se conociera, en la Escuela de Arquitectura de Barcelona, apostó por diseñar a seis manos. Hasta hoy, el galardón más importante en su disciplina sólo lo había ganado un español, Rafael Moneo, premiado en 1996. Los nuevos ganadores tienen claro qué otro arquitecto lo merecería: “Sin duda, Enric Miralles”, contestan sin pestañear.

Aunque varios dúos se han hecho con el premio —Herzog & de Meuron o Sejima y Nishizawa— esta es la primera vez que el galardón reconoce a tres arquitectos, subrayando así el componente colectivo de la disciplina. Hoy en la mesa que los tres comparten hay más planos que cava. La decisión de sentarse juntos llegó cuando, con 24 años, regresaban de su primer viaje a Japón. “En el avión dibujamos la mesa de cerezo que hemos compartido durante 30 años”, señala Aranda. Si el trabajo en equipo salió de la escuela y el paisaje de su infancia en la comarca de La Garrotxa, lo que les descubrió su senda arquitectónica fue ese viaje. En Japón aprendieron la importancia de diseñar el camino para llegar a los sitios. “Es fundamental ir encontrando la arquitectura, evitar que te asalte. Retrasar el encuentro multiplica las sensaciones y convierte un edificio en un descubrimiento”, explica de nuevo Vilalta.

En ese camino hasta el edificio radica la importancia que este estudio ha concedido siempre al paisaje. Tal vez por eso una de sus primeras obras, el Estadio Tussols-Basil de Olot (2000) sea una pista de atletismo singular salpicada por los árboles que llegaron antes que la pista. Más allá de la tierra y la vegetación, también las personas han definido la arquitectura de RCR. “Las casas han sido nuestro laboratorio”, admite Carme Pigem. Sus primeros logros fueron casas extraordinarias para gente corriente, viviendas de vanguardia para un herrero, un carpintero o una peluquera del pueblo. Su vocación perfeccionista ha hecho que les persiguiera la leyenda de que obligaban a firmar contratos que impedían modificar sus obras. Ellos lo desmienten: “A lo que obligamos es a construir bien, luego el tiempo puede intervenir. No para tapar, para sumar. Cuando la arquitectura tiene consistencia, lo admite todo”, indica Vilalta.

Habían rediseñado medio Olot cuando, con mucha cautela, decidieron comenzar a trabajar fuera de su comarca. En el parvulario El Petit Comte de Besalú ensayaron una arquitectura más industrializada que también desarrollaron en las escuelas francesas de Font Romeu. En las bodegas Bell Loc de Palamós enterraron el edificio y en la plaza-puente-teatro de Ripoll urdieron una tipología triple que parece que siempre estuvo allí.

En 2009, la muestra del pintor francés vivo más cotizado se convirtió en la más vista en la historia del Pompidou. Para entonces, el propio Pierre Soulages ya había encargado a RCR el diseño del Museo al que dejará su legado en Rodez, no lejos de Olot, pero al otro lado de los Pirineos. RCR exporta su idea de una arquitectura arraigada y cuidada, lista para ser devorada por el mundo con proyectos como el Centro de Arte La Cuisine en Nègrepelisse (2014) o el edificio de apartamentos que acaban de concluir en Dubái, “tomándonos todo el tiempo que precisa construirlo bien”, puntualiza Pigem.

Los autores del flamante y rompedor restaurante Enigma de Albert Adrià en Barcelona fueron, mucho antes, los diseñadores del Les Cols, de nuevo en Olot:  “Entre huertos y gallinas por primera vez tuvimos que plantearnos cómo hablar a lo que ya existía”. Decidieron hacerlo de tú a tú: sin alterar el lugar pero dirigiéndose a él con voz propia. El nombre de la chef Fina Puigdevall va asociado desde entonces al de estos tres arquitectos. Juntos dejaron claro cómo la vanguardia y la alta cocina deben convivir con la agricultura y el kilómetro cero. Algunos maestros modernos descubrieron cómo viajar por el mundo lleva a recuperar las raíces. RCR defiende lo contrario: son las raíces lo esencial para poder volar. En la otra parte del planeta, precisamente en Japón, en el Palacio Akasaka de Tokio, será donde el próximo 20 de mayo Carme Pigem, Ramon Vilalta y Rafael Aranda recojan, finalmente, su Premio Pritzker.

MINIMALISMO Y NATURALEZA

Aunque el estudio RCR (las iniciales de Ramon, Carme y Rafael) considera que “arquitectura solo hay una, la que contribuye al bienestar físico y espiritual” premiándolo, el Pritzker deja atrás una etapa en la que la defensa de una arquitectura social -las construcciones de emergencia del japonés Shigeru Ban o las viviendas incrementales del chileno Alejandro Aravena- parecía determinante a la hora de apuntar el futuro de la profesión. Actualizar lo local, destilando su esencia, aspira a convertir en universales valores particulares, empezando por el paisaje. La obra exigente, artesana y minimalista de RCR supone un reconocimiento a la arquitectura entendida como una forma de arte que incide en el escenario de la vida cotidiana sin renunciar a sus aspiraciones estéticas.

Las claves de la 89.ª entrega de los Oscar

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/232038-claves-ceremonia-oscar-2017

Los Ángeles acoge la 89.ª ceremonia de entrega de los Oscar. Como viene siendo habitual en otras galas de premios celebradas en los últimos meses, cabe esperar que la ceremonia esté salpicada de alusiones políticas. De hecho, el tema ‘Trump’ ya marcó el arranque mismo de la ceremonia, gracias a las bromas de su anfitrión Jimmy Kimmel.

El actor mexicano Gael García Bernal, que presentó a los nominados a la mejor película animada, se expresó abiertamente en contra del muro fronterizo. “Como mexicano, como latinoamericano y trabajador migrante, estoy en contra de cualquier forma de muro que quiera separarnos”, dijo.

Seguimos en vivo esta velada y les ofrecemos en este artículo las claves de los premiados.

Mejor película

El principal galardón de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas fue para la película ‘Moonlight’.

En un primer momento, los presentadores anunciaron que el premio lo había ganado ‘La La Land’, nominada en total en 14 de las 18 categorías.

Sin embargo, después de que los productores de ‘La La Land’ salieran al escenario para recibir la estatuilla, se anunció que se había producido un error, y el premio era para ‘Moonligt’.

shocker: Warren Beatty reads the wrong Best Picture winner, ‘La La Land’ didn’t win — ‘Moonlight’ did.

Mejor actriz

El Oscar a la mejor actriz se lo llevó Emma Stone por su actuación en ‘La La Land’, imponiéndose a Natalie Portman, Ruth Negga y a las ‘veteranas’ Meryl Streep e Isabelle Huppert.

Mejor actor

Casey Affleck gana el Oscar de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de EE.UU. al mejor actor por su interpretación en la película ‘Manchester by the Sea’.

Mejor director

Damien Chazelle ha sido galardonado con el Oscar al mejor director por su película ‘La La Land’. A sus 32 años Damien Chazelle es el director más joven en ganar un Oscar.

El Oscar a Mejor Director ha sido para Damien Chazelle por

Mejor película de habla no inglesa

El director de cine iraní Asghar Farhadi ha ganado su segundo Oscar a la mejor película extranjera. Este año la Academia ha premiado ‘The Salesman’, mientras que en 2012 le entregó el Oscar por ‘A Separation’. Farhadi agradeció a la Academia este galardón a través de una carta, después de que se negara a asistir a la ceremonia en protesta por las medidas migratorias contra musulmanes impuestas por Donald Trump.

Mejores actores de reparto

Este año dos intérpretes afroamericanos han ganado los premios como mejor actor y actriz de reparto.

El actor estadounidense Mahershala Ali se convierte en el primer actor musulmán que ganó un Oscar. Ali logra la estatuilla como mejor actor de reparto por la película ‘Moonlight’.

La actriz Viola Davis obtuvo el Oscar a mejor actriz de reparto por su interpretación en ‘Fences’, película que narra la vida de una familia afroamericana en la ciudad de Pittsburgh. Davis se convierte en la primera persona afroameriacana que obtiene la ‘triple corona’ de los premios para actores, el Oscar, el Tony y el Emmy, un logró que han conseguido 22 actores antes que ella.

‘Zootopia’ se ha llevado el Oscar a la mejor película animada.

Este año la ceremonia fue marcada por la intriga de saber cuántas estatuillas se llevaría ‘La La Land’, nominada a 14 premios, récord que comparte con ‘Titanic’ (1997) y ‘All About Eve’ (1950). Si el musical obtuviera más de 11 Oscar, batiría el récord de toda historia del premio. La mencionada ‘Titanic’, ‘Ben-Hur’ (1959) y la última parte de la saga de ‘El Señor de los Anillos’ (2003) son las únicas películas que han ganado 11 Oscar.

Julio Ariza vuelve a pedir dinero sin pagar a los trabajadores

Fuente: http://ramblalibre.com/2017/02/14/julio-ariza-vuelve-a-pedir-dinero-sin-pagar-a-los-trabajadores/

Luis Bru

Nueva petición de dinero a los telespectadores por parte de Julio Ariza. Lo que queda, casi ni las raspas, de El gato al agua hizo ayer un programa especial de dos horas del tipo de los que hacen las televisiones para causas humanitarias pero en este caso era de nuevo solicitar donaciones para Intereconomía.

Ya no se repitieron los argumentos de la primera vez en los que se asustaba a la audiencia con una operación de Rubalcaba para cerrar Intereconomía, cuando la causa de la penosa situación era la mala gestión de Ariza. No estuvo entre los mendicantes Javier Algarraporque ha abandonado Intereconomía. Junto a Gonzalo Bans, todavía estaban en tan patético espectáculo Xavier Horcajo, Eduardo García Serrano, Kiko Méndez Monasterio y José Javier Esparza, como figuras más destacadas. Una chica Intereconomía indicaba que había operadoras telefónicas para recibir las llamadas. Un call center, desde donde se informaba de pensionistas que “no tienen ni para sus gastos” pero “hacen una pequeña aportación a Intereconomía“. ¿Se puede caer más bajo? Un escaso público completaba la escena esperpéntica.

Todavía Julio Ariza no ha informado del destino final del dinero de lo que se llamó Club de Amigos de Intereconomía.

Los trabajadores de Julio Ariza llevan tres meses sin cobrar la nómina, con lo que se puede decir que están financiando a la empresa, pues cada día tienen que pagarse el transporte para ir a un lugar de trabajo donde no se les paga.

Intereconomía lleva 23 meses en un concurso de acreedores que no está sirviendo para que los proveedores cobren -69 millones de euros de deuda- ni Hacienda -11,1 millones- ni tampoco los trabajadores, que, desesperados, solo esperan el cierre para poder reorganizar sus vidas y terminar su calvario.

De hecho, Julio Ariza –con este tipo de apariciones estelares- apenas pisa la sede de lo que queda del Grupo, delegando la gestión en su hijo Gabriel. Tampoco ha salido la aventura gallega.

Intereconomía acumula tres meses de impagos: desesperación en su plantilla

Fuente: http://prnoticias.com/television/intereconomia/20160234-intereconomia-acumula-tres-meses-de-impagos

Los trabajadores de Intereconomía llevan tres meses sin cobrar sus nóminas según ha informado esta mañana el porta Rambla Libre. El diario digital indica que la situación es “desesperada” y que incluso a algunos de los trabajadores “les cuesta dinero ir a trabajar”. No es primera vez que Intereconomía se encuentra en una situación similar, lo sorprendente es que lleve 23 meses en concurso de acreedores y que ninguna administración tome cartas en el asunto para evitar que siga funcionando una empresa a todas luces insolvente.

Rambla Libre ha contactado con varios trabajadores de Intereconomía que se han manifestado desesperanzados: “lo mejor es que cierre Intereconomía, que alguien tome cartas en el asunto y podamos reorganizar nuestra vida laboral”. Lamentablemente la situación de la plantilla es el eslabón más débil de una empresa que hace mucho tiempo que no pagas puntualmente a sus proveedores y que mantiene elevadas deudas con quienes fueron iconos del Grupo como Xavier Horcajo, Alfonso Arteseros o Josep Pedrerol.

Intereconomía y un síndico que no prioriza los pagos atrasados

Y ello supuestamente en un concurso de acreedores que tiene como objetivo principal satisfacer el pago de las deudas. Parece que el síndico Fernando Martínez Sanz solo tiene como una de sus prioridades mantener la viabilidad de la empresa y no el pago de proveedores ni nóminas. Lo peor de todo es que Intereconomía sigue abriendo negocios como la nueva web de apoyo a Donald Trump, y todo ante la impasividad de la Administración.

Ninguna de las empresas de Julio Ariza está al corriente en sus pagos, ni de proveedores, ni de plantilla ni de demandas por incumplimientos de contrato. Incluso en la última lista de deudores a Hacienda, las diferentes empresas de Julio deben un montante de 11,1 millones de euros. Pese a ello, la compañía lleva 22 meses funcionando con un administrador concursal, Fernando Martínez, quien debería tener las riendas de la empresa, pero que en la práctica deja que Ariza y sus hijos sigan tomando las decisiones.

Seguiremos Informando…

Intereconomía tiene que pagarle 600.000 euros a Pedrerol

Fuente: http://www.estrelladigital.es/articulo/television/intereconomia-tiene-pagarle-600000-euros-pedrerol/20170206163754312290.html

Casi con un mes de retraso, los Reyes Magos, disfrazados de personal de un juzgado de Primera Instancia de Madrid, le van a traer nada menos que 600.000 euros a Josep Pedrerol. Eso sí, el presentador de La Sexta no tiene muy claro el poder percibir esa cantidad, cuando menos en un futuro cercano.

De momento sí puede estar tranquilo por haber ganado el contencioso que mantenía con Intereconomía, desde que ésta decidió suspender en 2013 el programa Punto Pelota que él presentaba en ese canal. El periodista interpuso una demanda por despido improcedente y ahora los tribunales parecen haberle dado la razón.

La sentencia obliga a Intereconomía a abonarle los atrasos, más una multa por lo que cabe considerarse como despido improcedente, más las costas. En total, Pedrerol debería recibir una cantidad de en torno a los 600.000 euros, que es lo que pedía su defensa desde un principio.

Hay que recordar que en aquel entonces Punto Pelota tenía bastante aceptación en la audiencia, casi la misma que ahora tiene El Chiringuito de Jugones en Neox, y en el momento del despido Pedrerol denunció que se le debían seis meses, unos impagos reiterados que le obligaron a pedir un crédito para pagar a sus empleados, ya que la tertulia la producía una empresa suya.

A partir de ahí tuvo que buscar trabajo y pudo fichar por Atresmedia, donde ahora presenta Jugones en La Sexta y El chiringuito en Mega, al tiempo que sus abogados interponían una demanda contra Intereconomía, reclamando los seis meses de sueldo y una indemnización por daños y perjuicios, por, por ejemplo, ni dejarle acceder a su puesto de trabajo y porque en el contrato que tenía se especificaba que si una de las dos partes ponía fin a la relación unilateralmente, debería abonar 1,5 millones de euros.

Para el canal de Julio Ariza se había tratado de un despido procedente por incumplimiento de contrato, alegando que no cumplía con la parte publicitaria del programa. Ahora, y según el entorno de Pedrerol, parece difícil que Intereconomía pueda hacer frente a esa sentencia teniendo en cuenta la situación económica en la que se encuentra, después de que en marzo de 2015, el Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid declaró en concurso voluntario de acreedores (suspensión de pagos) al grupo Intereconomía.

Abrió el primer ‘museo submarino’ en Europa

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx/articulo/abrio-el-primer-museo-submarino-en-europa

El artista se encargó de erigir el museo, literalmente, con sus propias manos.

Trescientas obras de concreto humano simulan en el Océano Atlántico una serena imagen: estatuas de seres contemporáneos radican en el agua como como si el tiempo se hubiera congelado y la cotidianeidad hundido en el suelo.

Se trata del “Museo Atlántico Lanzarote”, pieza artística de Jason deCaires Taylor quien hizo 300 esculturas de concreto y con ellas una serie de instalaciones referentes a distintas problemáticas sociales modernas.

Taylor dijo para TCP que “cada escultura está basada en una persona real […] tienen los ojos cerrados no solo ‘para protegerlos’, sino porque le da una calidad soñadora y atemporal”.

El museo está ubicado a 14 metros por debajo de la superficie en la Isla de Lanzarote, en las Islas Canarias que por las cualidades del mar, de un color azul opaco, completan el ambiente fantasmal y calmo que el autor busca.

Este ejercicio ya lo había hecho en México en el 2013 bajo el nombre del Museo Subacuático de Arte en la costa de Cancún, sin embargo la pieza europea cuenta con un jardín botánico y un muro de 30 metros.

Tanto las esculturas como las construcciones que las acompañan se quedarán hundidas con la intención de que los animales y la vegetación del atlántico las invadan y habiten. Con información de The Creators Project.

‘El cartógrafo’, teatro y memoria contra la dictadura del presente

Fuente: http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-01-26/el-cartografo-blanca-portillo-juan-mayorga-teatro_1321750/

26.01.201705:00 H.

La historia, la personal y, sobre todo, la colectiva, se escribe a base de olvidos. La indiferencia, el egoísmo o la mera direccionalidad política y social son las que construyen esa desmemoria. Quién no ha escuchado eso de ‘para qué remover el pasado’. Por eso, es precisamente la historia más atroz, la de las heridas más profundas que se convierten en armas arrojadizas, la que se erige sobre el olvido impuesto creando una suerte de cartografía de la desaparición. El Holocausto, las cunetas españolas, las fronteras europeas… Ahí duermen la memoria, la empatía y la responsabilidad individual y colectiva sobre lo que hemos sido, somos y seremos.

“No basta con mirar, hay que hacer memoria”, dicen los protagonistas de ‘El Cartógrafo‘. Y añaden: hay que “mirar, escoger y representar” para, así, recordar y aprender. Blanca Portillo y José Luis García-Pérez llegan, tras su estreno en Valladolid, a las Naves del Español en Matadero Madrid (desde hoy y hasta el 26 de febrero) con esta obra escrita y dirigida por Juan Mayorga que se detiene en el pasado y en la recuperación de la memoria para luchar contra la dictadura del presente.

El montaje parte de la historia de una niña que recorre el gueto de Varsovia para hacer un mapa “de esas calles en las que hombres cazan hombres. Un mapa de un mundo en peligro” con 400.000 condenados a muerte en su interior, como aseguran en la función, junto a un anciano cartógrafo. La función salta entre 1940 y la actualidad de Blanca, una española que vive en Varsovia y se topa con unas imágenes recién descubiertas del gueto, a partir de las que nace su anhelo por descubrir esa leyenda de la niña y el anciano y, de paso, encontrarse a sí misma en su mapa interno.

‘El cartógrafo’ apela a la memoria. Es una obra que la pone en conflicto con el olvido y recurre a ella como aprendizaje y catalizador del presente. Por eso, Mayorga hace suyas las palabras de Walter Benjamin y asegura que el recuerdo es un motor. “El pasado fallido es la mayor fuerza, en lo individual y en lo colectivo”, dice. “Puede educarnos para conocer nuevas y viejas formas hoy vigentes de la caza del hombre por el hombre”. “Es una obra que lucha contra la dictadura del presente que nos lleva a creer que es más fácil mirar adelante olvidando el pasado. Eso es una falsedad. Es imposible. El pasado debe acompañarnos y ser resuelto para vivir el presente. El presente no está más que compuesto por miles de pasados, y la función afronta esa facilidad por el olvido y la desmemoria”, añade José Luis García-Perez.

¿Y por qué somos presos de esa dictadura del presente? “El presente tiene a ignorar el pasado cuando le es incómodo, cuando no le es útil, y a utilizarlo. El pasado está expuesto al peligro de ser ignorado o manejado. Y, en este sentido, hacerse conscientes de esa dictadura y combatirla puede ser una forma de resistencia. En la medida en la que podemos atender a formas de dominación del hombre por el hombre, quizás podamos estar atentos a nuevas formas. En lo que al Holocausto y las catástrofes del siglo XX se refiere creo que es completamente debilitante atender a ellas como si hubieran sido excepciones en un camino de progreso en el que nosotros seríamos la vanguardia. No. Ocurre que acaso esos acontecimientos se debieron a lógicas sacrificales que pueden estar todavía vigentes. A la falta de respeto del ser humano por el ser humano. Nosotros no hablamos de hacer memoria para entristecer a la gente sino deque el pasado fallido puede ser una ocasión de felicidad y de emancipación“, responde Mayorga a El Confidencial.

Blanca Portillo y José Luis García-Pérez protagonizan 'El cartógrafo' (Ceferino López)
Blanca Portillo y José Luis García-Pérez protagonizan ‘El cartógrafo’ (Ceferino López)

La propia idea de olvido es en sí misma absurda. No se puede borrar lo que ha ocurrido por mucho que lo intentes. Es imposible. Lo mejor que puedes hacer es observarlo. Es un motor que nos hace más fuertes para crecer y aprender, y eso se puede aplicar a un ámbito íntimo y social. Eso es lo que tiene de tremendamente positivo el no olvido: desarrollar la capacidad de construir”, prosigue Blanca Portillo.

La historia de ‘El Cartógrafo’, cuenta Mayorga, nace de su propia experiencia personal cuando en 2008 descubre una sinagoga en Varsovia en la que estaban montando una exposición con fotografías del gueto recién descubiertas. Sintió la necesidad de ir ubicando todos esos lugares en un mapa y salir a buscarlos, pero ya no estaban ahí. Así arranca esta historia que “habla de algo bien oscuro pero con una luz permanente porque habla de gente que pelea contra toda razón y que quieren que no se imponga el olvido, que la muerte no tenga la última palabra“, explica.

Contra la indiferencia

El montaje, sobre un escenario prácticamente desnudo dominado por rojos y negros, está contado en un tono no minimalista pero sí desde una “opción poética, política y cartográfica”, asegura el director, que interpela y exige al espectador su implicación e imaginación a cambio de “acción, emoción, poesía y pensamiento, y quizás la opción al salir de dibujar su propio mapa”. Escrita para 12 actores, está interpretada por Portillo y García-Pérez (que dan vida a tres y nueve personajes respectivamente), quienes también producen el espectáculo. Pero, especialmente, ‘El Cartógrafo’ es una obra que interroga a la indiferencia.

Blanca Portillo y José Luis García-Pérez en 'El Cartógrafo' (Gerardo Sanz)
Blanca Portillo y José Luis García-Pérez en ‘El Cartógrafo’ (Gerardo Sanz)

“¿Cómo se puede vivir hoy en Varsovia, en un espacio atravesado por la ausencia? ¿Cómo se puede vivir en Europa, porque el exterminio de los judíos también es cuestión de Europa? ¿Y cómo se puede vivir en una España tan atravesada por las heridas? Se interroga a los indiferentes. ¿Se puede vivir mirando a otro lado? Esa pregunta nos la podemos hacer hoy. Solo en 2016 más de 5.000 personas han muerto en el Mediterráneo huyendo de la miseria. Esa pregunta se la hace la obra. Nos pregunta por nuestra responsabilidad”, agrega Mayorga.

Y es en esa apelación donde suenan los ecos de la crisis humanitaria siria, de las guerras que se extienden por el mundo y las masacres silenciadas. Los rumores vagos de una sociedad que no mira para atrás y parece no querer aprender. O, como añade García-Pérez, “no es que lo estemos repitiendo o que no veamos lo que ocurrió, es que no vemos lo que ocurre”. “Vemos señales que son fáciles de olvidar. Antes has hablado [a Mayorga] de Nietzsche y la enfermedad del olvido. No sé si es una enfermedad o una solución evolutiva por la que nos es muy fácil olvidar, pero es un error personal. Nos hace avanzar poco individualmente en un crecimiento personal esta facilidad para procreanos como especie del olvido. Vivimos en esa contradicción, y un escenario es uno de los sitios para preguntarse sobre ello”, agrega.

El problema asociado, prosigue Portillo, es que esa dictadura del presente traslada “un mensaje de un egoísmo brutal y de indiferencia hacia lo que pasa alrededor. No es tu problema. La solución la tienen que tener otros. Tú, preocúpate por ti. Ese es el mensaje en estos momentos. No necesitamos un muro. Ahora enciendes la tele y mientras comes estás viendo una cola de gente acampada en un lugar lleno de nieve y, a veces, no nos produce ni empatía”. “Es el uso de la tercera persona para todo. Europa, el mundo, los políticos…”, dice su compañero. “Exacto. La responsabilidad siempre está fuera y esta función también apela a la responsabilidad individual. Cada uno de nosotros somos responsables de esas personas”, corrobora la actriz. Porque, como explica este anciano cartógrafo, “los mapas siempre toman partido”.

“Ningún ciudadano debe quedar excluido de ese espacio de crítica y utopía que es el teatro”

El teatro en general es necesario, pero hay funciones como esta que deben representarse y son importantes para la vida del ciudadano. Que la gente salga sientiendo que tiene preguntas que hacerse sobre su vida, la historia de su país y de este mundo”, asegura Blanca Portillo.

Y dentro de ese teatro necesario, el español, añade Mayorga, vive un momento paradójico e interesante con mucho talento de un lado y condiciones materiales “bien difíciles” del otro. “En tanto que ciudadanos, antes que como profesionales del teatro, sí reclamamos recursos para el teatro”, asegura citando La Barraca como ejemplo de la únión de la gente de la cultura y “unos políticos responsables que creen que hay que llevar el teatro hasta el último rincón y además buen teatro. Hay una visión moral y política del teatro que ojalá tuviesen los que hoy pueden tomar decisiones”, añade.

Sin embargo, informes como el último de Aisge plasman una realidad terrible de un sector preso por el paro y unas condiciones laborales paupérrimas. Un panorama motivado ideológicamente, asegura García-López, extensible a todas las artes que supone “darle la espalda y olvidar que cualquier sociedad está conformada, entre otras, cosas por su cultura como identificación propia“. Para Portillo, el trato de la cultura por parte de los políticos tiene una palabra clara: desprecio.

“Lo que da identidad a una sociedad es su cultura. Que tú desde un lugar de poder consideres que no es importante, no es necesario ni valioso y son más valiosas cuestiones económicas… Si ese es el baremo por el que mides el bienestar de tu sociedad, es un horror. Yo sí que creo que hay un desprecio por el mundo de la cultura clarísimamente“, añade la actriz. Sin embargo, suele llegar esa imagen de ‘subvencionados’ o pedigüeños que destierra rotundamente. “En realidad, estamos reivindicando el derecho del espectador a tener acceso a la cultura. Nosotros cobraremos más o menos, pero la gente tiene que poder ver un Shakespeare con 40 actores. Tenemos la obligación de brindárselo. Mi reivindicación no es más subvenciones sino que se favorezca un tejido donde la gente que nos dedicamos a esto podamos ofrecer al espectador crecimiento humano”.

En ese sentido, Mayorga apela a recuperar el espíritu Pericles, fundador de la democracia y benefactor del teatro. “Los tres somos privilegiados y no incurriremos en el victimismo del artista. Hablamos de lo que habló Pericles: que ningún ciudadano debe quedar excluido de ese espacio de crítica y utopía que es el teatro, que de algún modo es una asamblea vinculada a la democracia misma. Lo que hacemos aquí, modestamente, es poner a examen, junto a los espectadores, posibilidades de la vida huana, y ningún ciudadano debería quedar excluido de esa ocasión”.

Reúnen a artistas por la paz en Colombia

Fuente: http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/articulo/default.aspx?id=1031090&md5=b6b1462fec374fa4d9d984a855777179&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe&lcmd5=e1cdd19de374722be5d0623c2f66d873

Notimex

Bogotá, Colombia (24 enero 2017).- La exposición Artistas por la Paz de Colombia, que se exhibe en el Centro Cultural Español, apoya desde la plástica el adiós a la guerra, a la muerte y da la bienvenida a la reconciliación y a la vida.

La muestra reúne obras de 300 artistas y se realiza con el auspicio de la Embajada de España en Colombia y el Centro Cultural y Educativo Español “Reyes Católicos”.

“Fija el punto de vista de cada uno de nosotros como colombianos en el deseo y exigencia de lograr la paz tan anhelada por todos, con los requisitos que ella requiere, como son la justicia social, salud, educación, vivienda, trabajo y concertación entre otros”, comentó Jaime Ruiz Montes, director de Espacio Compartido.

Para Ruiz Montes, la visión de los artistas plásticos es una forma de hacer memoria e historia del pasado de guerra, con un presente para la paz y futuro de reconciliación.

La exposición reúne diferentes estilos y técnicas, que van desde la fotografía, pintura, dibujo y escultura.

Para el director del centro cultural, Luis Fernández, los artistas reunidos apuestan por la paz desmarcándose de los partidos políticos.

Uno de los invitados a la muestra es el Embajador de México, Arnulfo Valdivia Machuca, quien presentó dos obras de de su serie Ausencia, que es el último trabajo en su carrera como fotógrafo.

Sobresale la pieza de la artista Sara Cristo, quien presentó una maleta y en su interior se aprecia la figura de una persona de raza negra, con precaria indumentaria.

Es una impactante forma de mostrar el desplazamiento que han vivido cerca de 8 millones de colombianos, víctimas de los diferentes actores armados, en los últimos 52 años de guerra, advierten los organizadores.