Francia se llevó el Mundial 2018

Resultado de imagen de Francia gana el mundial 2018

Francía, campeona del Mundial de Rusia de Fútbol 2018, el VAR tuvo mucho que ver, aunque ambos equipos jugaron muy bien, la suerte se alió con los galos, Croacia ha ganado moralmente, sin duda el país balcánico ha hecho un Mundial increíble y su coraje ha hecho el resto, su ímpetu y coraje ha hecho pensar que ha merecido mucho mas.

 

Al final, Francia ganó y ya tiene su segunda estrella.

 

 

Anuncios

Diez motivos para explicar el fracaso de España en el Mundial de Rusia

Fuente:www.marca.com/futbol/seleccion/2018/07/02/5b39241be5fdea41378b4603.html

España está fuera del Mundial de Rusia y no se puede apelar a la injusticia ni negar que hay cierto merecimiento en el temprano viaje de vuelta a casa. La selección ha sido una sombra de lo que fue, ha ganado un único partido (y con sufrimiento) de cuatro jugados y en ningún momento ha dado la razón a los pronósticos que la colocaban como favorita a alzar la Copa del Mundo.

De Gea, inédito en la portería

El debate empezó pronto, el primer día. De Gea falló ante Cristiano, encajó tres goles y no se levantó del golpe. Ante Irán demostró inseguridad, su defensa dejó de confiar en él y ese peso del error ante Portugal le ha acabado por sepultar. Se marcha del Mundial como el portero con menos paradas (una, por seis goles encajados) en una Copa del Mundo con al menos tres partidos jugados desde que se recogen datos.

 

El lío de Lopetegui

Está claro que el despido del seleccionador a dos días del inicio de la competición ha desestabilizado a un equipo que confiaba en Lopetegui y que no ha asimilado el terremoto. “Se nos fue nuestro líder”, dijo Koke en zona mixta tras la debacle frente a Rusia. Una decisión tomada en caliente por un presidente que acaba de aterrizar en la Federación y que no atendió al deseo de un vestuario que durante dos años estuvo preparando esta cita con su entrenador.

Jugadores clave en baja forma

El Mundial de Iniesta, Silva o Carvajal ha sido más que discreto. En el caso de los centrocampistas, su mal desempeño se ha notado en el juego del equipo, predecible, lento, sin ideas y sin rastro del glorioso estilo que hizo grande a la selección. El lateral, que forzó para llegar a tiempo, no ha encontrado su punto de forma idóneo y se han echado en falta sus internadas y su fuerza desde la banda. Quizás sólo Isco y los ratitos de Aspas y Rodrigo han rendido al nivel esperado.

Fragilidad atrás

En el ciclo ganador de la selección (2008-12), España jugó 19 encuentros contando dos Eurocopas y un Mundial. Encajó seis goles y dejó la puerta a cero 13 veces. En el ciclo 2014-18, España ha jugado 11 duelos y ha encajado 17 tantos. Los cálculos son sencillos. En Rusia la zaga no ha dado la sensación de muro de otras citas, permitiendo goles imperdonables, como el penalti por mano de Piqué en octavos o la falta de entendimiento de Iniesta con Ramos ante Marruecos.

Mucho toque sin profundidad

España dio ante Rusia 1.114 pases, récord histórico de los Mundiales. Muy pocos de ellos hicieron daño al rival. A la selección le ha faltado profundidad, desborde, un pase entre líneas de los que rompen defensas… en definitiva, chispa. No se puede decir que los de Hierro acometiesen un asedio sobre el área de Akinfeev, aunque hubiera ocasiones. El mal momento de los ‘jugones’ convirtió el toque en un vano intento de penetración en el área contraria. Nadie se atrevió a encarar en el uno a uno o intentar el regate como forma de ruptura del muro ruso.

Inexistencia de un Plan B

¿Por qué no probó Hierro a jugar con dos puntas? El cambio de Aspas por Costa aportó aire fresco y desmarque, pero dejó a la selección sin el trabajo del delantero rojiblanco de desgaste contra los defensas, de boya en la frontal del área y sin un rematador para los centros del tramo final del encuentro. El seleccionador no se movió del esquema preestablecido por Lopetegui y no quiso hacer variaciones aunque el equipo dio muestras de necesitarlas.

No aprendió a descifrar a los rivales

Todos le jugaron igual a España. Portugal, Irán, Marruecos y Rusia. Quizás el segundo y el cuarto partido fueron ejemplos más extremos, pero el caso es que la selección siempre se encontró con un rival encerrado y que le obligaba a inventar soluciones para desenmarañar su entramado defensivo. Pero a pesar de vivir en el día de la marmota, no encontró la llave de la caja fuerte.

Faltó un líder entre los pesos pesados

Cuando las cosas se torcieron, se echó en falta la figura de un líder que se echara el equipo a la espalda, alguien de la vieja guardia que asumiera esa función. Ninguno de los veteranos dio una voz, tocó a rebato o empezó a pedir el balón para desahogar a sus compañeros.

Hierro tardó en hacer cambios

En ninguno de los cuatro encuentros el seleccionador hizo un cambio antes del minuto 65. La sustitución de Silva en el 67′ ante Rusia es su decisión más temprana. A algunos jugadores les sobraron minutos sobre el césped y a España le faltaron refrescos en algunas ocasiones.

No se agotaron los recursos de la selección

Saúl, Monreal, Odriozola, Azpilicueta, Kepa y Reina se quedaron sin jugar en Rusia. El centrocampista rojiblanco pudo ser alternativa en algún momento, Odriozola se vio superado en su posición por Nacho como alternativa a Carvajal y Kepa no tuvo opción de ponerse los guantes pese al mal momento de De Gea.

Cristiano y De Gea nos amarga el comienzo de España en el Mundial

Resultado de imagen de portugal españa mundial 2018

SOCHI (RUSIA). España jugó muy bien, pero el acierto de Cristiano Ronaldo y la inseguridad del portero De Gea impidió que España consiguiera la victoria en su estreno del Mundial de Rusia, sólo logró  empatar a tres, pero desde luego España ha dejado impresiones muy positivas y ha demostrado que el trastorno del repentino cese de Lopetegui no han afectado en nada a las ganas y el compromiso de los jugadores españoles, han demostrado con su juego que a pesar de todo quieren el Mundial y nada les va a quitar la ilusión y desde luego la actitud que han mostrado permite albergar esperanzas y con eso nos quedamos.