El Proces visto para sentencia

El juicio a los políticos independentistas catalanes ya está visto para sentencia en el Tribunal Supremo, ahora toca deliverar y saber que futuro les espera a los políticos independentistas, la decisión del juez Marchena será determinante en el futuro de Cataluña, las penas que se esperan pueden ser de hasta 25 años de cárcel, políticos como Oriol Junqueras aludieron al diálogo y el acuerdo como solución al conflicto catalán

El juicio ha durado cuatro largos meses, con 52 sesiones, ahora en España y sobre todo en Cataluña espera impaciente el veredicto, que todo parece indicar que serán penas muy duras.

PEDRO SANCHEZ LE PROPONE A PABLO IGLESIAS “UN GOBIERNO DE COOPERACIÓN”

Resultado de imagen de Gobierno de Cooperacion

Pedro Sanchez le ha propuesto a Pablo Iglesias una peculiar formula para negociar la investidura que permite al líder de Podemos quedar bien, a pesar de no conseguir la coalición de Gobierno que le exige.

El aspecto que daban, a diferencia de las reuniones con Rivera y Casado, es de sintonía y entendimiento, pero no han desvelado que va a pasar realmente. Pedro Sanchez se sacó de la manga, una original y “novedosa” forma de gobernar, y propone un Ejecutivo “de cooperación”, esto da a entender para seguir dialogando en el que desde ahora serán secretos y además denota una ambiguedad manifiesta para que el líder de Podemos quedé bien aunque no consiga los ministerios que reclama y tenga que conformarse con el premio de consolación de proponer perfiles independientes.

La realidad que todo queda por decidir y todo es posible todavía, al líder de Podemos no le disgusta la formula propuesta por Pedro Sanchez, es decir un “Gobierno de cooperación”, una formula poco entendible para la mayoría de los mortales.

Pablo Iglesias está convencido según afirma el, de que Pedro Sanchez quiere negociar con Podemos y que quiere un gobierno con ellos, para Podemos es importante esta coalición para seguir avanzando en la recuperación de los derechos sociales perdidos durante la crisis.

Por otro lado la portavoz Adriana Lastra sigue apelando a la abstención de PP y Ciudadanos para impedir depender de los independentistas.

Sánchez sólo excluye al independentismo y a Vox

Fuente: La Vanguardia (Portada)

El PSOE se inclina por buscar los votos de UPN a costa de no gobernar Navarra
La mayoría está en 174 escaños, ya que los presos suspendidos no renuncian

PARTIDO POPULAR Casado niega la abstención, sin tonos duros y con aval a la operación de Navarra
174 VOTOS La decisión de los independentistas de no renunciar al escaño facilita la investidura

El Rey propone a Sánchez como candidato. El líder del PSOE empezará la próxima semana una ronda de contactos con el resto de los partidos para buscar apoyos para su investidura como presidente. Pedro Sánchez quisiera hacer una excursión al centro y Albert Rivera le niega la mochila. Queda por ver ahora cuál será la decisión final de Pablo Casado, que ayer, con lenguaje notablemente moderado, negó la posibilidad de que el Partido Popular acabe absteniéndose en la investidura del candidato socialista. Sánchez recibió anoche el encargo del jefe del Estado, una vez concluida la ronda de consultas a los representantes de los partidos.

Sánchez juega fuerte. No ha efectuado ninguna llamada exploratoria a sus posibles aliados en las dos últimas semanas. Mirada fría, pocas palabras y ajedrez aleatorio. Movimientos hasta cierto punto imprevistos para acercarse con ventaja al jaque. El ajedrez aleatorio es una metáfora muy grata a Iván Redondo, jefe de gabinete de Sánchez, persona muy aficionada al deporte más cerebral de todos. El ajedrez aleatorio se caracteriza por una disposición distinta de las piezas mayores, con la consiguiente alteración estratégica del juego. El campeón norteamericano Bobby Fischer era muy aficionado a esa variante. Ejemplo: un alfil situado en el extremo tradicionalmente asignado a la torre, cruza rápidamente el tablero y le ofrece la presidencia de la comunidad foral de Navarra a la Unión del Pueblo Navarro, pasando por encima de los sacrificados peones del PSOE local. UPN acepta el canje –abstención por abstención– y con esa aceptación invita a sus aliados del Partido Popular y de Ciudadanos a facilitar la investidura blanca que persigue Sánchez.

Investidura blanca. Este es el objetivo prioritario del líder socialista, que anoche, tras recibir el encargo del Rey, anunció la inmediata apertura de una ronda de contactos con los líderes del Partido Popular, Ciudadanos y Unidas Podemos, por este orden. Equipado con la bandera de Europa y con sólidos apoyos en Bruselas, París y Berlín, evidenciados por la entrevista que mantuvo con el presidente francés Emmanuel Macron el pasado 27 de mayo, horas después del cierre de los colegios electorales en España, Sánchez ha dedicado los últimos diez días a efectuar una proyección de fuerza estratégica.

Investidura blanca. Búsqueda de unas abstenciones de alto valor político en el campo de la derecha. Ningún apoyo de los independentistas. Y frenazo a las aspiraciones de Unidas Podemos: colaboración sin coalición. Investidura blanca bendecida por Europa. Las señales de apoyo desde Bruselas son bien visibles.

Horas después de la salida de España de la zona europea de vigilancia intensiva (procedimiento corrector del déficit público), Bruselas anunciaba ayer la apertura de expediente sancionador a Italia por la pertinaz desviación de sus cuentas públicas. El 26-M el líder populista Matteo Salvini ganó los comicios en Italia con un contundente 34%, pero los movimientos nacional-populistas no han obtenido en su conjunto una suma de escaños que les permita actuar como fuerza de bloqueo en la Unión. Cuando se juega duro, o bloqueas o te bloquean. Italia se sitúa ahora en el centro de las tensiones y Sánchez, en estado de gracia, emerge como el “anti-Salvini”. Este es hoy su principal activo, más allá de los 123 diputados obtenidos en abril. Con esas dos palancas, la fuerza europea y un grupo parlamentario que supera en más de cincuenta escaños al primer partido de la oposición, Sánchez intenta obtener la investidura blanca.

El candidato socialista busca atraer a la derecha a un marco de consenso que le permita rebajar las aspiraciones de Unidas Podemos, coalición sometida en los últimos diez días a un fuerte zarandeo político y mediático después de sus pésimos resultados en las elecciones municipales, autonómicas y europeas, agravados por unas disensiones internas que en estos momentos no ponen en peligro el liderazgo de Pablo Iglesias. La investidura blanca también sería, por consiguiente, un mecanismo disciplinador de Unidas Podemos. Colaboración, sin coalición.

Rivera dijo ayer que no, pese a los esfuerzos de Luis Garicano para transportar a Ciudadanos a posiciones más centristas. El gesto de Manuel Valls en Barcelona –más ajedrez aleatorio– apunta en esa dirección. Casado también dijo que no a la abstención, con tonos más suaves y avalando la buena disposición de UPN.

Más datos a favor de Sánchez: la decisión de los cuatro diputados independentistas suspendidos de no renunciar de manera inmediata a su puesto rebaja el quórum a 346 escaños. En la segunda votación, la investidura prospera con más votos positivos que negativos.

El fiscal califica por primera vez el ‘procés’ de golpe de Estado

FUENTE: El Pais (Titulares)

La Abogacía defiende que hubo sedición, pero no rebelión porque la violencia no fue “estructural”

La Fiscalía del Estado argumentó ayer por qué pide que los políticos enjuiciados por el procés sean condenados por rebelión y defendió que en otoño de 2017 se produjo en Cataluña un “golpe de Estado”, un concepto que hasta ahora no había usado el ministerio público. “Derogar, suspender total o parcialmente la Constitución, declarar la independencia de una parte del territorio nacional. Eso es el procés”, resumió el fiscal Javier Zaragoza, en referencia explícita al artículo 472 del Código Penal, que tipifica la rebelión. La Abogacía del Estado, representada por Rosa Seoane, consideró sin embargo que la violencia (exigida en el tipo de rebelión) no fue un elemento “estructural” del intento secesionista, por lo que pidió condenas por sedición. Antes de que empezara el juicio del procés se extendió en algunos sectores jurídicos la tesis de que la Fiscalía acudía a la vista oral con una acusación de máximos que modularía a la baja cuando presentara sus conclusiones definitivas. Tal momento llegó ayer y de aquella tesis no queda nada. El ministerio público no solo ratificó su acusación de rebelión, sino que elevó lo ocurrido en Cataluña en el otoño de 2017 a “golpe de Estado”, un concepto que hasta ahora no había manejado. “Derogar, suspender total o parcialmente la Constitución y declarar la independencia de una parte del territorio nacional. Eso es el procés”, resumió el fiscal Javier Zaragoza. La Abogacía del Estado defendió que no hubo rebelión, sino sedición, porque la violencia no fue “estructural”./ EFEEl fiscal Javier Zaragoza realiza su exposición final ante el tribunal.

El ministerio público exprimió ayer las cuatro horas que le dio el tribunal del procés para exponer sus informes orales definitivos. Los cuatro fiscales que han participado en el juicio (Javier Zaragoza, Jaime Moreno, Consuelo Madrigal y Fidel Cadena) se repartieron el tiempo y el contenido, pero en esta distribución ya quedó claro su objetivo principal: tres de las cuatro horas estuvieron dedicadas casi en exclusiva a defender la aplicación del delito de rebelión, el más grave de los que se atribuyen a los líderes independentistas y el que vertebra toda la acusación. La cuarta (aunque en orden fue la tercera intervención) se centró en desgranar las pruebas de la malversación de caudales públicos.

La intervención de los fiscales transitó desde el discurso más general a los argumentos eminentemente técnicos. De la primera parte se encargó Javier Zaragoza, que protagonizó una durísima intervención de gran calado político con la que intentó adelantarse a algunos de los argumentos que las defensas van a alegar la semana que viene en su turno de conclusiones finales. “La razón por la que están siendo juzgados nada tienen que ver con la criminalización de la disidencia política. No se persiguen ideas políticas ni proyectos políticos no compatibles con el orden constitucional. La razón es ni más ni menos que haber intentado liquidar la Constitución de 1978, un instrumento básico de nuestra convivencia”, advirtió el fiscal.

Zaragoza atacó una de las estrategias básicas de las defensas, aquella que consiste en reivindicar lo ocurrido como un ejercicio legítimo de derechos constitucionales, entre otros el de manifestarse, protestar y decidir. “La única violación de derechos civiles que hoy se está produciendo en Cataluña es la que están sufriendo y padeciendo estoicamente aquellos que defienden la Constitución”, advirtió el fiscal, que reprochó a los líderes independentistas que “quien se coloca al margen de la ley y se niega en redondo a dialogar” acabe responsabilizando del conflicto institucional a quien acata las reglas. “Esto es un ejercicio de cinismo sin precedentes”, dijo.

Situación “excepcional”

Hasta ahora, la Fiscalía había definido el procés como una estrategia para fracturar el orden constitucional. En su escrito anterior al juicio habló de “insurrección” y en el texto presentado la semana pasada para elevar a definitivas las penas solicitadas para los líderes independentistas calificó de periodo “claramente insurreccional” los meses de septiembre y octubre de 2017. Ayer, en su informe oral, el ministerio público elevó por primera vez la definición del procés: “Lo que ocurrió fue un golpe de Estado”, dijo Zaragoza para definir lo sucedido en Cataluña en el otoño de 2017. Un concepto que hasta ahora solo había utilizado explícitamente la acusación popular que ejerce Vox.

“La sustitución de un orden jurídico por otro por medios ilegales. Esto es lo que pretendían”, explicó el fiscal, que defendió la excepcionalidad de aquellos dos meses. “Se movilizaron 6.000 policías, esto no es normal. El Rey tuvo que dar un discurso de enorme calado, que tampoco es normal. Y se usó el artículo 155 de la Constitución, que no se usa para un simple acto contra el orden público”, abundó.

Según la Fiscalía, estas circunstancias excepcionales son las que demuestran que lo que se vivió aquellos meses en Cataluña fue un ataque contra el orden constitucional, no contra el orden público, y, por tanto, debe ser tipificado como rebelión (artículo 472 del Código Penal) y no como sedición (artículo 544). Las intervenciones de los fiscales Jaime Moreno y Fidel Cadena se centraron en justificar, ya con argumentos más técnicos, la atribución de ese delito a los líderes independentistas.

Moreno fue el encargado de explicar la existencia de violencia, requisito indispensable para que haya rebelión. Y lo hizo con una teoría inédita que responsabiliza a los líderes independentistas de todos los incidentes, incluidos todos los daños personales: los 93 agentes de policía heridos en los centros de votación de la consulta independentista del 1-O y los alrededor de mil ciudadanos que, según la cifra que siempre ha manejado la Generalitat, resultaron lesionados ese día. “Estamos ante unos hechos que provocaron 1.093 heridos”, afirmó Moreno.

Pese a que los incidentes se encadenaron durante varias semanas, los acusados no hicieron ni una sola llamada al cese de esos actos “violentos”, remarcaron los fiscales, que reprocharon a los acusados que mientras pública

mente repetían “eslóganes de civismo y pacifismo” lanzaban mensajes con terminología “absolutamente clara de exaltación”: “No tenemos miedo”, “el Estado asalta nuestras instituciones”, “coraje”, “alzaros”, “el Estado llegará hasta donde le dejemos”, “os han declarado la guerra”. El resultado, según Moreno, fue que “una resistencia teóricamente pasiva se tornó en activa en muchos lugares”.

Una vez certificada la existencia de violencia, el fiscal Cadena puso sobre la mesa del tribunal un compendio de ejemplos históricos y jurisprudencia para defender no solo que la rebelión es aplicable en este caso, sino que los otros delitos que se han manejado en la causa (sedición o conspiración para la rebelión) no encajan en los hechos que se juzgan. “La sedición afecta a la tranquilidad pública; la rebelión, a los cimientos del Estado de derecho”, dijo. Lo ocurrido en Cataluña tampoco puede quedarse en tentativa porque la rebelión “se consumó”. “Se declaró la independencia y se derogó la Constitución”.

En cambio, según el ministerio público, lo sucedido en Cataluña reúne todos los elementos que definen la rebelión, un delito que en su redacción actual “no exige” un alzamiento armado o de tipo militar para hacerse con el poder. La protagonizada por los líderes independentistas fue, según Cadena, “una rebelión distinta”. “El poder público ya se ostenta y sólo se necesita la violencia en el episodio final, para desgajar a la comunidad autónoma del Estado”.

CCOO denunciará a Iveco por el suicidio de una trabajadora tras la difusión de un vídeo sexual

Fuente: https://www.eldiario.es/economia/CCOO-denunciara-Iveco-suicidio-trabajadora_0_904309626.html

Comisiones Obreras ha anunciado que denunciará a la empresa Iveco ante la Inspección de Trabajo por la muerte de una de sus trabajadoras, que según adelantó ayer Espejo Público se suicidó el pasado sábado tras la difusión de un vídeo sexual entre sus compañeros de trabajo. El sindicato sostiene que la empleada “estaba siendo acosada por un compañero” y que la empresa lo sabía desde el pasado jueves “como mínimo” y “no hizo nada para evitarlo”.

eldiario.es contactó este martes con Iveco y fuentes de la compañía pidieron “prudencia” ante la investigación policial del caso y prefirieron no dar ninguna declaración al respecto. Tras el comunicado de CCOO, en el que acusan a la empresa de no haber activado su protocolo contra el acoso sexual, desde Iveco insisten en que por el momento no se pronunciarán sobre el tema.

La Fiscalía por su parte, a través de la fiscal de Sala de Delitos Informáticos, está investigando el caso, según ha adelantado la agencia EFE y ha confirmado eldiario.es. La fiscal Elvira Tejada ha pedido a la Policía Nacional información para determinar si existió algún delito en relación al suicidio de la empleada.

CCOO ha difundido un comunicado sobre lo sucedido, en el que transmite el pésame a los familiares y conocidos de la fallecida, que estaba afiliada al sindicato. Según la nota, hubo “inacción de la empresa automovilística, que se negó a activar el protocolo cuando supo lo que estaba ocurriendo en el interior de la factoría”.

El sindicato explica que “la mujer estaba siendo acosada por un compañero”, que fue el que presuntamente difundió las imágenes entre la plantilla. Dos compañeros, miembros de CGT, relataron ayer al programa Espejo Público que el vídeo era antiguo y que la trabajadora estaba muy afectada por su difusión. 

Susana Martín, de CGT, afirmó a este programa que el viernes la mujer, que ahora estaba casada y era madre de dos niños, sufrió un ataque de ansiedad y “se tuvo que marchar de la fábrica porque no aguantaba la presión, tanto de aquí como de su entorno familiar”.

Fuentes de CGT consultadas por este medio pidieron finalmente ayer por la tarde “prudencia”, dado que las causas del fallecimiento se están investigando, y prefirieron no pronunciarse más sobre el caso en los medios de comunicación. Una postura que también reflejaron en un comunicado difundido por la sección sindical de CGT en Iveco.  

Por parte de UGT han compartido su pésame con la familia, pero no se pronuncian sobre el caso, que insisten que está siendo aún investigado por las autoridades: “Esperando a que la justicia actúe en consecuencia ante estos gravísimos y dolorosos hechos, y por respeto a la familia, la Sección Sindical no participará de polémicas ni entrará en debates que no benefician a nadie, hasta que concluyan las investigaciones y se diriman las responsabilidades pertinentes”.

La secretaria de Estado de Igualdad en funciones, Soledad Murillo, ha catalogado como víctima de violencia machista a la trabajadora y ha pedido que la empresa Iveco abra una investigación para que no haya impunidad. “El machismo significa que tú no eres nada; eres un cuerpo a disposición de otro para procurarle placer, o para lo que ese cuerpo necesite de ti”, ha señalado en declaraciones a Europa Press. 

A su juicio, “evidentemente” este caso puede calificarse como violencia machista. “El machismo significa relación de poder. ¿Quién eres tú para tener una imagen que no te pertenece y hacer de ella un lugar de escándalo”, se ha cuestionado.

La mujer dijo lo sucedido a la empresa, según CCOO

CCOO sostiene que cuando supo de esta situación, “se puso en contacto con su afiliada y le explicó las medidas que podía tomar. Le aclaró que podía solicitar la apertura del protocolo para la prevención del acoso sexual por razón de sexo en la empresa o tomar medidas judiciales de carácter civil contra la persona que había difundido las imágenes, denunciando los hechos por violencia de género y vulneración de la intimidad, entre otros”.

Tras esto, el sindicato asegura que la representación de CCOO de Industria en la factoría de Iveco acompañó a la trabajadora a una reunión con la empresa. “Le informó de lo que había ocurrido y de la persona que presuntamente había iniciado la difusión de un vídeo. La compañía decidió mirar para otro lado y no tomar ninguna medida. Alegó que se trataba de un asunto personal y no de ámbito laboral”.

Por ello, y dado que CCOO entiende que el caso se encuadra en el acoso sexual, denunciará el caso ante la Inspección de Trabajo. “El sindicato cree que la falta de respuesta de la empresa provocó un incumplimiento de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres”, recoge el comunicado.

Con la información que trasladó la mujer y la representación sindical a la compañía, CCOO considera que “no evaluó el riesgo ni tomó medidas preventivas” necesarias para el caso, “por lo que incumplió la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales, con el lamentable resultado del fallecimiento de la trabajadora”. 

La organización sindical también denunciará esta cuestión ante la Inspección de Trabajo “para que se considere accidente de trabajo y se tomen todas las medidas laborales y penales que garanticen que no vuelvan a producirse estas circunstancias”.

Pedro Sánchez pide a Iglesias que “reconsidere” su idea de un Gobierno de coalición tras “lo que ha pasado” el 26M

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Iglesias-Pedro-Sanchez-reconsiderar-estrategias_0_903960324.html


Andrés Gil
 / Aitor Riveiro

España ve la prorroga del Bréxit "razonable" y espera "lealtad" británica hasta su salida
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, atiende a la prensa a su llegada al Consejo de la UE en Bruselas. EFE

El 26 de mayo ha supuesto un punto de inflexión para Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno en funciones parece cerrarse a la hipótesis de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos. ¿Descarta que Podemos entre en su Gobierno? “Todos tenemos que reconsiderar nuestras estrategias, todos”, ha respondido Sánchez, quien ha pedido a Ciudadanos que quite “el cordón sanitario al PSOE”.

En la noche electoral del 28 de abril, la militancia socialista reunida en la calle de Ferraz, le gritaba a su líder: “Con Rivera, no; con Rivera, no”. “Creo que ha quedado bastante claro”, ha respondido. También han respondido con gritos de “No pasarán” cuando Sánchez ha criticado la “involución” de la derecha.

Si antes de las elecciones municipales, autonómicas y europeas muchos interlocutores de las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos reconocían avances hacia un Gobierno de coalición, ahora Sánchez parece estar cambiando el paso, “después de lo que ha pasado el 26 de mayo”.

“Los ciudadanos ya han hablado cuatro veces”, ha dicho Sánchez: “Y han dicho que el PSOE quiere que lidere sus gobiernos. Hay que quitar el cordón sanitario al PSOE, porque los votos de los españoles han dicho que el PSOE es el que tiene que liderar las instituciones. Yo creo que, más allá de lo que pueda ser una dialéctica electoral, todas las formaciones políticas tienen que reconsiderar sus estrategias, para garantizar la estabilidad de las instituciones y que no podemos descansar en formaciones antieuropeístas y de ultraderecha ayuntamientos y comunidades. Yo espero que en las próximas semanas los partidos reconsideren sus estrategias y piensen en el bienestar de los ciudadanos”. 

Fuentes de Podemos, por su parte, han vuelto a decir que “los resultados de las elecciones generales siguen siendo los mismos” y han añadido: “Los españoles no pensaban en el Gobierno cuando han votado este domingo. Pensaban en alcaldes, eurodiputados…”. El propio Pablo Iglesias insistió este lunes, horas después de los comicios locales y autonómicos, en reclamar gobiernos de coalición con el PSOE a todos los niveles del Estado.

¿Descarta que la formación liderada por Pablo Iglesias entre en su Gobierno? “Todos tenemos que reconsiderar nuestras estrategias, todos. Lo importante es la estabilidad, y el PSOE dijo que quería un gobierno liderado por el PSOE, abierto, progresista, que es lo que hicimos después de la moción de censura, con independientes de reconocido prestigio. Y esa es la línea que vamos a seguir trabajando, con más convicción, porque los ciudadanos han valido esa perspectiva”.

Sánchez también ha lanzado un mensaje a Ciudadanos, ante la perspectiva de que pueda conformar gobiernos municipales y autonómicos con el PP y Vox mediante: “Lo que no se entiende en Europa es que un partido que se autodefine liberal se apoye en la ultraderecha para formar gobiernos”.

Sin embargo, todo apunta, tras el 26 de mayo, que el PP y Ciudadanos replicarán su acuerdo andaluz en el resto de administraciones: Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, Junta de Castilla y León… ¿Puede un partido que se reclama “reformista” y “liberal” mantener al PP de Madrid otros cuatro años más al frente de la Comunidad autónoma de la Gürtel, Púnica y otros tantos casos? En el partido esgrimen los 57 escaños del 28A y su crecimiento en comunidades y ayuntamientos como respuesta.

El PSOE enfría la coalición con Podemos y presiona a Cs

Fuente: EL PAIS (Portada en papel)

El partido de Rivera crea una comisión de pactos sin líneas rojas

Los resultados de las elecciones del domingo han modificado la relación de fuerzas ante los pactos sobre la investidura de Pedro Sánchez y para los poderes locales y autonómicos. El PSOE, que antes del 26-M parecía dispuesto a negociar algunos puestos para Podemos en el Gobierno, se distancia ahora de esa opción a la vista de los malos resultados del partido que encabeza Pablo Iglesias. José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, insistía ayer en “un Gobierno socialista abierto a independientes”. Iglesias reafirmó su idea de la coalición, pero asumió que su posición se ha debilitado. Los socialistas, mientras, presionan a Ciudadanos para que reconsidere su veto a alcanzar acuerdos con los socialistas, aunque se mantiene su negativa tajante a facilitar la investidura de Sánchez./ ÓSCAR DEL POZO (AFP)Pablo Iglesias llega ayer a la conferencia de prensa para comentar los resultados electorales.

La formación de Albert Rivera —también presionado por sus aliados europeos para que no se comprometa con Vox— decidió ayer constituir un comité de negociación de pactos que, de entrada, no marca líneas rojas, es decir, no descarta acuerdos ni con el PSOE ni con la ultraderecha en los ámbitos local y autonómico. El comité analizará la política de alianzas caso por caso. Ciudadanos descarta acuerdos con la izquierda en Madrid, pero quedan abiertas las opciones de entendimiento con los socialistas en Castilla y León, Aragón y Murcia. El 26-M ha dado un vuelco a la situación política. Pablo Iglesias, el gran perdedor de la noche, se aferra al resultado de las generales de abril y trata de mantener viva la idea de un Gobierno de coalición con el PSOE en el que haya ministros de Podemos, incluido él mismo. Iglesias abarató ayer su precio y admitió que su peso es “modesto”, pero insistió en entrar en el Ejecutivo. El PSOE, que antes del domingo contemplaba esta fórmula, ayer la enfrió con rotundidad y se centró en presionar a Albert Rivera para que se aleje de Vox y se acerque a los socialistas. Cs se abrió por primera vez a pactos locales con el PSOE.

Pedro Sánchez, vencedor de las cuatro elecciones que se han producido en menos de un mes, algo impensable hace solo un año, es el gran protagonista de la situación política española, que domina con comodidad desde La Moncloa. Como centro de todas las jugadas, parece decidido a utilizar el tiempo a su favor y presionar a rivales y aliados para que poco a poco se plieguen a sus intereses.

De momento, Sánchez envió ayer a su hombre fuerte, José Luis Ábalos —destinado a y que dirigirá el comité negociador—, a enfriar la idea de la coalición, aunque sin descartarla por completo, porque es Sánchez quien negociará con Iglesias. “Hay que resetear nuestras estrategias tras las elecciones. Todos los partidos debemos entender dónde nos han colocado los ciudadanos. Estamos dispuestos a dialogar pero nuestra posición no ha cambiado: queremos un Gobierno de orientación socialista, abierto a independientes, a progresistas, pero un Gobierno socialista”, dejó claro. Eso sí, dijo que aún no está en condiciones de descartar que Iglesias pueda llegar a estar en ese Ejecutivo, algo que varios dirigentes socialistas consultados ven como mucho más improbable. Mientras, Podemos mantiene el pulso.

La clave, una vez más, pasa por la presión sobre Ciudadanos para que cambie su estrategia y se replantee una posible abstención. La formación de Rivera insiste en que no hay nada que hacer ahí —“en el Congreso estamos preparados para liderar la oposición, no hay ningún cambio”, aseguró Inés Arrimadas— pero los socialistas aún confían en que la presión será muy fuerte. Para Ciudadanos, piensan en el PSOE, no será gratis pactar en autonomías como Madrid con Vox, que ya no se conforma con dar apoyo externo, como en Andalucía, y exige entrar en el Gobierno.

Rivera acudirá hoy a Bruselas para asistir a la reunión de los liberales europeos previa a la cumbre en la que se hablará del reparto de cargos en la UE. Y ahí sufrirá la presión de sus aliados, que no entienden que en España se pacte con la extrema derecha que todos los liberales aíslan en los grandes países europeos, como le recordó su candidato en Barcelona, Manuel Valls. Precisamente, Sánchez cenó anoche en París con el presidente francés, Emmanuel Macron, aliado de Rivera, que podría presionarle para que no se coaligue con la extrema derecha. Decidido a elevar el perfil europeo de España, Sánchez también se reunirá hoy con la canciller alemana Angela Merkel en Bruselas.

En clave interna, todo sigue igual: el PSOE no pierde la esperanza y confía en que el fracaso de Cs en su intento de sorpasso le haga rectificar. Sin embargo, los socialistas ya confiaron una vez en esa presión para impedir que la derecha gobernara en Andalucía, y fracasaron. Cs dio ayer un pequeño giro, y ya no se cierra por completo a pactos con los socialistas en comunidades como Castilla y León —en Madrid parece inviable ese pacto; se da por hecho que gobernará la derecha—, pero en la investidura de Sánchez no hay nada que hacer: su voto será “no”.

Eso convierte los 42 escaños de Unidas Podemos en imprescindibles. Pero Iglesias ya no tiene la misma fuerza que hace una semana para negociar, según admiten en privado incluso los dirigentes de su partido. La formación, a sus cinco años de vida y después de durísimas guerras internas —“la maldición de La Vida de Brian”, la llamó ayer en La Sexta el propio Iglesias, recordando la mítica escena de los Monty Python sobre el alma cainita de la izquierda con esa pelea entre el Frente Judaico Popular y el Frente Popular de Judea— perdió la noche del domingo casi la totalidad del poder institucional que había acumulado hace cuatro años. Unidas Podemos ha perdido 860.000 votos el 26-M y más de un millón el 28-A.

Iglesias contaba con ser llave en el mayor número de autonomías posible (con la derrota en Madrid, lo será pero con poco peso en Asturias, Baleares, Comunidad Valenciana, La Rioja, tal vez Canarias y Aragón) y revalidar los llamados Ayuntamientos del cambio. Ahora asume la debilidad de su posición en la mesa y adelanta que no habrá grandes exigencias. Pero no se rinde. De hecho, tras el fracaso del domingo, entrar en el Gobierno se ha convertido en un elemento aún más importante para Podemos, que ve en esa posición estratégica la única tabla de salvación en el momento más difícil desde su fundación.

Podemos confía en que al PSOE tampoco le interesa tener a su socio natural herido de muerte y con ganas de venganza, y por eso creen que Sánchez sabrá encontrar una salida. Iglesias trató de ponerlo fácil, pero insistió en que él tiene que estar. “Toca transigir y ceder. Si hay vetos, estudiaremos nuestra respuesta, pero creo que Sánchez no va a plantear vetos”. Ambos hablan con mucha frecuencia, la última vez el fin de semana, antes de las elecciones. Y creen que habrá acuerdo. La negociación ahora debería ser más fácil, por la debilidad de Iglesias. Pero va a alargarse.

El PSOE se impone en las elecciones pero las derechas ganan Madrid

Fuente: El Pais (Títulares)

Los socialistas son la fuerza más votada en 10 de 12 autonomías, aunque el PP podrá gobernar en Madrid capital y comunidad, en Castilla y León y en Murcia si pacta con Ciudadanos y Vox

El PSOE consolidó ayer en las elecciones europeas, autonómicas y municipales el dominio político que logró en las generales del 28 de abril. Pero fue una victoria agridulce. El PP podrá gobernar el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid con el apoyo de Ciudadanos, que no logró adelantar a los populares, y Vox. La derecha podría sumar también en Murcia y Castilla y León —y en Aragón con el PAR—, pero el respaldo del partido de Albert Rivera al PP en estas comunidades está por definir.

s comunidades está por definir./ DAVID MUDARRADesde la izquierda, Pío García-Escudero, José Luis Martínez-Almeida, Dolors Montserrat, Pablo Casado, Isabel Díaz Ayuso y Teodoro García Egea celebran anoche los resultados en Madrid.

Manuela Carmena se retirará de la política tras cuatro años al frente de la alcaldía de la capital. La fragmentación de la izquierda, dividida en Madrid, contribuyó a su derrota. El mal resultado de Podemos deja en una delicada situación a Pablo Iglesias de cara a las negociaciones con Pedro Sánchez para formar Gobierno. En las europeas el PSOE fue la fuerza más votada con el 32%. El PP logró un 20%, Cs un 12%, Podemos un 10% y Vox un 6%. Victoria agridulce. El PSOE consolidó anoche en las europeas, municipales y autonómicas el dominio de la política española que logró en las generales de abril, pero la

izquierda perdió la joya de la corona: el Ayuntamiento de la capital, gobernado este mandato por Manuela Carmena. Y, por si fuera poco, tampoco logró arrebatar a la derecha la Comunidad de Madrid. PP y Cs,

con apoyo de Vox, podrán hacerse fuertes en Madrid. La división de la izquierda y el mal resultado de Podemos resultó clave para este fiasco, lo que debilita mucho la posición negociadora de Pablo Iglesias. El

PP confirmó su caída pero evitó que le adelantase Ciudadanos, que pinchó en el intento de hacerse con el liderazgo de la oposición. Pedro Sánchez pidió a Albert Rivera que levante su veto a pactar con el PSOE.

Eran las elecciones definitivas, las que, sumadas a las generales de hace un mes, repartían prácticamente todo el poder en España para los próximos cuatro años, en los que no habrá ningún comicio nacional. Y las urnas cambiaron la situación más de lo esperado.

Los comicios consolidaron la hegemonía del PSOE, el gran vencedor de la noche, pero dejaron al PP mejor de lo que entró. No solo porque, por sorpresa, podrá gobernar en Madrid capital y en la Comunidad. Sobre todo porque podrá reclamar el liderazgo de la oposición frente a Cs, que ha fracasado con claridad en su intento por hacerse con la cabeza del bloque de la derecha. Pablo Casado aprovecha así la división de la izquierda en Madrid para salvar los muebles y frenar las críticas. La derrota de Carmena se sumó a la del otro símbolo de los Ayuntamientos del cambio, Ada Colau, rebasada por la mínima por ERC.

Casado compareció eufórico. Su resultado en números es malo, pero gobernará Madrid y puede salvar plazas clave como Castilla y León o Murcia. “PP solo hay uno, los españoles han decidido votar al original. Nuestros compatriotas han decidido que lideremos la oposición y seamos una alternativa para volver al Gobierno cuanto antes. Somos el gran partido de España. Hay PP para muchas décadas”, clamó en un ambiente muy diferente al de la funesta noche de las generales.

El giro más importante de la noche no se produjo en la cabeza, que es claramente para el PSOE en casi toda España, sino en la cola. Podemos sufrió un varapalo por encima de las expectativas y Pablo Iglesias queda expuesto a las críticas por el fiasco tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad. Y eso debilita claramente su posición a la hora de reclamar la entrada en el Gobierno de Pedro Sánchez. Aun así, los 42 escaños de Podemos siguen siendo imprescindibles para la investidura, e Iglesias podrá apelar a un pacto global porque, pese a su mal resultado, sus escaños son claves en varias comunidades, como Aragón, Baleares o Asturias, y en decenas de ayuntamientos.

Carmena, que tuvo un duro enfrentamiento con Iglesias y vio como el líder de Podemos apoyaba a última hora a Carlos Sánchez Mato, el candidato de IU en la capital, que no obtuvo representación —aunque ni siquiera con todos sus votos se habría evitado que la alcaldía volviera a manos de la derecha— se resignó a última hora. “Hemos ganado, pero no vamos a poder gobernar. No es el resultado que esperábamos. Pero esta ciudad seguirá siendo progresista, solidaria”, clamó entre miradas desoladas de sus seguidores. Iglesias fue el único de los grandes líderes que no compareció a analizar los resultados.

Sánchez, consciente de la caída de Podemos, se apresuró a hacer un llamamiento al otro lado de la Cámara, a Cs, la formación con la que sumaría 180 diputados, una clara mayoría absoluta. Ese acuerdo parece inviable en este momento porque Albert Rivera ha prometido por activa y por pasiva que nunca apoyará al PSOE. Pero Sánchez le pidió que aproveche este momento para “romper el cordón sanitario” y acercarse de nuevo al PSOE. Es un gesto muy evidente, tal vez sin consecuencias reales —Ciudadanos se apresuró a anunciar que gobernará en Madrid con el PP y Vox— pero que marca un giro claro en el discurso de Sánchez y podría abrir una nueva ola de presión sobre Cs para que se replantee esa decisión de cerrarse a cualquier acuerdo con los socialistas.

Sánchez apeló directamente a Ciudadanos: “El PSOE es de largo la primera fuerza política del país. Los españoles comparten las recetas que estamos planteando desde el Gobierno de España. Donde el PSOE no pueda gobernar será porque la derecha pacta con la ultraderecha. Será una responsabilidad de PP y Ciudadanos. No va a ser entendida en Europa por partidos liberales y conservadores. Apelo a su responsabilidad. Es hora de que se levante el cordón sanitario al PSOE. Debemos aislar a la ultraderecha”, clamó el presidente. Rivera no se dio por aludido, pero la presión arreciará en los próximos días.

El PSOE logró un resultado impensable hace solo un año, cuando aún no se había votado la moción de censura y estaba cuarto en las encuestas. Ganó con claridad las europeas, con un 32%, una cifra superior incluso a la de las generales, y 12 puntos de ventaja sobre el PP (20%) que también aquí mantuvo el segundo puesto sobre Cs, que se quedó nada me nos que a ocho puntos de los populares (12%), un golpe durísimo para la formación de Rivera.

El PSOE se abre a negociar con Podemos puestos en el Gobierno

Fuente: https://elpais.com/politica/2019/05/22/actualidad/1558546487_830967.html

Pedro Sánchez no ha renunciado aún a su plan A, esto es el Gobierno en solitario,pero la situación política y sobre todo la durísima posición de Ciudadanos está empujando cada día más hacia el plan B, esto es la coalición con Podemos que reclama Pablo Iglesias, según fuentes de ambos partidos. La negociación empezará la semana que viene, tras las elecciones locales, sobre la base de una coalición blanda en la que Podemos busca tener ministerios pero ya no pide los llamados de Estado: Justicia, Exteriores, Defensa, Interior, Hacienda…

IN ENGLISH

La relación entre el PSOE y Unidas Podemos está en su mejor momento. Acaban de pactar la Mesa del Congreso, están a punto de cerrar un Gobierno de coalición en la Comunidad Valenciana, y es probable que del domingo salgan varios gobiernos locales y autonómicos en los que se necesiten. Por el contrario, la opción preferida de Sánchez de gobernar en solitario con apoyos de Unidas Podemos para algunas cosas y Ciudadanos para otras se complica cada día más por la posición de Albert Rivera, que quiere liderar la oposición y para eso cree que no puede darle ni agua a Sánchez. La cita entre ambos en La Moncloa fue durísima, según varios dirigentes consultados, y le hizo entender al presidente que no puede esperar de Ciudadanos ninguna ayuda, ni siquiera para asuntos puntuales.

MÁS INFORMACIÓN

Esa novedad, sumada al ambiente de la primera sesión parlamentaria, muy bronca, están haciendo girar al PSOE hacia la posibilidad de aceptar que Podemos entre en el Gobierno, aunque aún no ha empezado la negociación real y por tanto no está claro en qué condiciones lo haría. Iglesias también está dispuesto a no exigir imposibles, según indican estas fuentes, y ha descartado pedir ministerios llamados de Estado, que Sánchez no quería ceder.

Todas las fuentes insisten en que no habrá reuniones negociadoras hasta que no pase la noche del domingo. Ahí se verá con qué fuerza cuenta cada uno y si pueden hacer un pacto global que incluya autonomías y ayuntamientos. Pero ya se están preparando opciones, y los dos grupos están estudiando las competencias de los distintos ministerios y los modelos de coaliciones en otros países y autonomías para ver qué podrían reclamar en el caso de Unidas Podemos y qué podrían conceder en el caso del PSOE. Los socialistas siguen creyendo que un Gobierno en solitario con apoyo de la izquierda, como el portugués, funcionaría mejor, pero la insistencia de Unidas Podemos y la necesidad de tener un bloque estable de apoyos empieza a cambiar las posiciones de partida.

En vídeo, declaraciones de Irene Montero. VÍDEO: ATLAS

Los dirigentes de Unidas Podemos tratan de convencer a sus aliados socialistas de que esa coalición podría ser un referente para la izquierda europea, mientras desde el PSOE trasladan que el partido confía plenamente en la negociación de Sánchez, cuyo liderazgo ha salido muy reforzado, y asumen que si deja entrar a Iglesias será porque es la mejor opción para garantizar estabilidad. “Necesitamos amarrar esos 42 diputados”. “Lo que queremos es estabilidad frente a la ofensiva de la derecha”. “Para el PSOE no sería un drama la coalición aunque no es nuestra primera opción”, señalan diversos dirigentes consultados estos días. Unidas Podemos insiste en el modelo valenciano —un Gobierno transversal con consejeros de un partido y altos cargos de otro— pero los socialistas creen que no funcionaría para el Ejecutivo central.

La negociación la llevarán con mucha discreción Sánchez e Iglesias, que han trenzado una buena relación en los últimos meses y se llaman o envían mensajes con mucha frecuencia.

Ninguno de los dos parece de momento dispuesto a usar la carta más dura, la amenaza de repetir las elecciones, que podría ser letal para Podemos pero tampoco garantizaría a Sánchez la mayoría que ahora sí tiene a mano, como se demostró en la elección de Meritxell Batet. Como dijo Iglesias, solo hay acuerdo en que tienen que ponerse de acuerdo.

En paralelo a las discusiones sobre la estructura del Gobierno y la posible participación de Unidas Podemos, se negociará un documento programático. Si miembros de la formación de Iglesias entran en posiciones relevantes, el acuerdo de programa será más básico, detallan desde la cúpula del partido. La jugada de verdad empieza el domingo. El final está muy abierto.