“Golpistas”, “fascistas” y acusaciones de escupitajos: el Congreso se convierte en un lodazal

https://www.eldiario.es/politica/Golpistas-fascistas-presuntos-escupitajos-Congreso_0_838167072.html

Gabriel Rufián se convirtió este miércoles en el segundo diputado al que se expulsa del Congreso en sus cuatro décadas de historia democrática. El anterior había sido el portavoz del PP Vicente Martínez-Pujalte, al que en 2006 llamó al orden varias veces el entonces presidente de la Cámara, Manuel Marín, antes de echarlo del hemiciclo. Pujalte pedía entonces la dimisión del ministro socialista, José Antonio Alonso, por la detención de dos militantes del PP acusados de intentar agredir a José Bono en una manifestación de la AVT.

Corrían los años de la crispación. El PP había diseñado una campaña feroz contra José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusaban de llegar al poder gracias a los atentados terroristas del 11-M, de cuya autoría dudaban alimentando la teoría de la conspiración. Ese era el contexto en el que fue expulsado el primer parlamentario del Congreso desde 1976.

Este miércoles Rufián, otro de los animadores habituales del hemiciclo, se convirtió en el segundo de la lista en medio de un clima político igualmente enrarecido en el que se ha vuelto cotidiano llamar “golpistas” a los dirigentes independentistas catalanes, incluso al propio presidente, Pedro Sánchez. Este miércoles hasta un ministro, el de Exteriores, Josep Borrell, acusó a uno de sus diputados de haberle escupido (los testigos señalan que Jordi Salvador en realidad amagó con hacerlo).

“Vaya follón”. El comentario de una diputada a otra al salir de la sesión de control resumía la jornada después del encontronazo entre Rufián y Borrell, que se convirtió en el tema del día en el Congreso. Si un diputado de ERC había escupido literalmente al ministro de Exteriores, como este denunció, o si era en sentido figurado fue el debate que trascendió a los medios de comunicación. En un momento en el que el país está sin presupuestos, no logra renovar el Poder Judicial y apenas hay consenso para nada, España debatió ayer sobre un intento de escupitazo. Y algunos medios se recrearon con la moviola para comprobar si el diputado soltó o no el salibazo (las imágenes no aportaron ninguna prueba).

La escena, un ministro acusando de escupirle a un diputado de uno de los grupos que invistió al presidente del Gobierno en la moción de censura, después de que otro parlamentario de Esquerra haya sido expulsado de la Cámara, ha llevado al Congreso a un nivel de fango poco conocido. Tan lejos se ha llegado en la Cámara donde reside la soberanía nacional, que los llamamientos a bajar la tensión tras esos episodios se han producido en público y en privado. El ‘y tú más’ protagonizado tradicionalmente por PP y PSOE se ha multiplicado en lo que va de legislatura y ya es un fuego cruzado de todos contra todos. Casado había acusado hace unas semanas al presidente del Gobierno de ser “partícipe y responsable de un golpe de Estado” en Catalunya.

El Diario de Sesiones está repleto de reproches mutuos. Este miércoles, Pedro Sánchez acusó a Pablo Casado de radical; el jefe de la oposición reprochó al presidente que se vaya a Cuba a “agasajar dictadores”; Rafael Hernando llamó “deleznable” a la ministra de Justicia tras reclamar por enésima vez su dimisión; y Rufián usó su turno de pregunta al Gobierno para decir que si Ciudadanos le volvía a llamar “golpista”, ERC le devolvería el golpe llamándole “fascista”, algo que ya había anunciado su portavoz Joan Tardá, la tarde anterior.

Borrell, a quien iba dirigida la pregunta, se hizo un lío y pidió a Ana Pastor retirar el término “racista” –que en este caso nadie había pronunciado– del Diario de Sesiones. Rufián acabó por decir que también era un racista y sacó la artillería contra el titular de Exteriores: “indigno”, ” hoolingan”, le espetó entre rumores y gritos de diputados… Borrell no se mordió la lengua: “Ha vertido una mezcla de serrín y estiércol que es lo único que es capaz de producir”. Ovación del PSOE con la bancada en pie. “Si atacan así a uno de los tuyos…”, justifica la actuación del grupo un miembro de la dirección socialista, que admite, no obstante, que el “ambiente” en la Cámara no gusta a nadie.

La banalización del golpismo y el fascismo
Con los socialistas en pie, Rufián respondió desafiante levantándose y comparándoles con PP y Ciudadanos, una actitud que le costaron tres llamadas al orden de la presidenta del Congreso y la expulsión del hemiciclo. Le acompañó en su salida todo el grupo de ERC y entonces Jordi Salvador, al pasar por delante de Borrell, hizo ese gesto de lanzar un escupitajo al suelo. El ministro también enfureció –hasta el punto de que su compañera de gabinete Dolores Delgado le tuvo que tranquilizar– y cuando se al diputado de escupirle. Nadie ha ratificado su versión.

Semejante imagen llevó al presidente del Gobierno a pedir disculpas a los ciudadanos por el bajo nivel al que ha llegado la sede de la soberanía nacional. “Es el momento de que todos y todas hagamos una reflexión. En especial, los diputados y diputadas que utilizan la palabra para insultar y no para dialogar”, escribió Sánchez en su cuenta de Facebook.

Durante el rifirrafe, los gritos se han cruzado entre las bancadas. “Tranquilitos, que nos valemos solos”, ha exclamado Zaida Cantera cuando Ana Pastor ha intentado cortar a Rufián. “¡Dejen de insultar a todo el mundo!”, ha vociferado otro. “¡Vergüenza, vergüenza!”, se gritaba por otro lado.

La presidenta del Congreso abroncó a los parlamentarios: “Esta es la casa de la palabra, pero la palabra no se puede utilizar por ninguno para insultar [comenzó Pastor]. No utilizamos bien la palabra que nos han dado los españoles para representarles y no utilizamos bien tampoco nuestro modo de estar, porque no solo hay insultos verbales en este hemiciclo, hay falta de respeto a la presidencia, hay actitudes que son absolutamente impresentables”.

La presidenta dio el mayor sopapo a ERC, pero también amonestó a PP y Ciudadanos al asegurar que iba a retirar las expresiones “fascistas” y “golpistas” del Diario de Sesiones. Son términos que se han banalizado.

El “espectáculo”, como lo definió Sánchez, tapó el escándalo de la suspensión de la votación de la renovación del Poder Judicial por la ruptura del pacto por parte del PP, el preacuerdo anunciado por Borrell sobre el Brexit tras el ‘no’ inicial de España por Gibraltar e incluso el varapalo de Bruselas a los presupuestos. Cuando la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, salió del hemiciclo, los periodistas estaban aglutinados en la zona del Escritorio, donde comparecían los diputados de ERC para pedir ampara a la presidenta del Congreso y negar que uno de ellos hubiera escupido al ministro.

Llamamientos a la calma
Más allá del portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, que ha justificado que puede “llamar golpistas a los golpistas” y ha arremetido contra el PSOE por su “silencio”, la resaca de la tormenta provocó después una cierta relajación. “Esto vacuna para que otra vez se lo piensen… ojalá”, comenta un diputado socialista.

El PSOE da por hecho que la crispación la han avivado en los últimos meses PP y Ciudadanos, que no han asimilado la moción de censura ni la presidencia de Sánchez. “Yo mismo he sido objeto de palabras gruesas y graves insultos hace pocas semanas”, subrayó el presidente en su comentario en Facebook aludiendo a la acusación de Casado cuando le llamó “partícipe y responsable del golpe de Estado” en Catalunya.

Ya por la tarde en su comparecencia tras la cumbre hispano-lusa, Sánchez reclamó ya de viva voz rebajar la crispación: “Cuando no hay respeto se debilita la democracia. El poder Ejecutivo, el Legislativo, y el Judicial deben estar a la altura de la sociedad a la que sirven. Muchos de esos ciudadanos no se han sentido representados por esos diputados. Pido que reflexionen, que las sesiones de control sigan siendo una ceremonia de la crispación”. El presidente invitó después a los protagonistas de los excesos a “pedir perdón”.

“Hace mucho tiempo que se pasaron todos los límites”, había reclamado antes la número dos del PSOE, Adriana Lastra, sobre las acusaciones de “golpistas”, “filoetarras” y “fascistas” que cada vez con más frecuencia se utilizan en el Congreso. “Están construyendo un relato para que lo de Vox parezca normalizado”, alerta un diputado socialista.

ERC, que ha sido uno de los principales protagonistas del enfrentamiento este miércoles, también ha hecho un movimiento de distensión: Joan Tardà ha pedido una reunión a Ana Pastor para “rebajar la tensión”, según adelantó El Periódico.

El ambiente viciado que desprende la tribuna en los debates parlamentarios no es tal en el trato cotidiano entre los diputados de distintos partidos. Al terminar el Pleno, muchos lamentaban lo sucedido. El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, conversó durante unos minutos con Ignacio Prendes, miembro de la Mesa del Congreso y diputado por Ciudadanos. “Empezasteis vosotros con lo de golpistas”, le decía un parlamentario a otro.

A pesar de el fair play todavía se mantiene en privado, la tensión es evidente en los debates públicos y amenaza con ir a más en un escenario preelectoral. Asi las cosas es difícil aventurar si lo del miércoles no será superado en los próximos meses cuando se acerquen las citas con las urnas. La legislatura ya había arrancado regular. Tras muchos meses con un gobierno en funciones por la ausencia de pactos, empezó con alusiones continuas a “los populistas” de Unidos Podemos, con Rufián deseando a Mariano Rajoy que acabara con las esposas que él había llevado al Congreso o con Celia Villalobos insinuando que los de Podemos tenían piojos–.

Solo una expulsión precedente
“Tampoco es para tanto, con lo que tuvo que escuchar Rubalcaba en esta casa”, recordaba una veterana en el Congreso. “Eso no me lo dices a la cara”, le llegó a decir Rafael Hernando al entonces ministro en los pasillos del Congreso tras una comisión amagando con irse a por él. El PP acusaba entonces a José Luis Rodríguez Zapatero de “traicionar a los muertos” por su política antiterrotista.

“Te insultan desde el otro lado continuamente”, comentaba hace años un exministro socialista sobre las sesiones de control al Gobierno, que reconocía que no eran aptas para niños.

“¿Recuerdas muchas más expulsiones del hemiciclo?”, le preguntaba un periodista al jefe de prensa del Congreso: “Pocas”, reconocía. Vicente Martínez-Pujalte, del ala más dura del PP en un momento de especial crispación fue el primer expulsado. Le ha seguido Rufián. Y está por ver, tal y como está el patio, si se tarda otros 12 años en que salga otro diputado del hemiciclo por mal comportamiento.

El PSOE ganaría las andaluzas con Podemos, PP y Cs empatados, según el CIS

Fuente:https://www.lavanguardia.com/politica/20181114/452928399546/el-psoe-ganaria-las-andaluzas-seguido-de-un-triple-empate-de-podemos-pp-y-cs.html

Sevilla, 14 nov (EFE).- El PSOE ganaría las elecciones andaluzas con el 37,41 por ciento de estimación de voto, según la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que da un triple empate en el segundo puesto de Adelante Andalucía (19,34 %), PP (18,66 %) y Ciudadanos (18,55), así como un escaño a VOX.

El CIS ha publicado hoy los datos de la encuesta “Preelectoral elecciones autonómicas 2018. Comunidad autónoma de Andalucía”, que otorga al PSOE entre 45 y 47 escaños (actualmente tiene 47), mientras que el PP bajaría notablemente de 33 a entre 20 y 22, los mismos que Ciudadanos, que consiguió nueve en los anteriores comicios, Adelante Andalucía lograría 20 y VOX entraría en el Parlamento andaluz con un escaño por Almería.

La confluencia Adelante Andalucía obtendría los mismos escaños que los que sumaron Podemos e IU en las elecciones de 2015, cuando concurrieron por separado y consiguieron 15 y 5, respectivamente, y la novedad es la entrada de VOX en la Cámara andaluza.

En voto directo, sin la estimación que hace el CIS, el PSOE también sería la primera fuerza política, con un 22,2 %, y el PP y Ciudadanos se sitúan con un 9,8 %, mientras que Adelante Andalucía alcanza un 9,2 %.

Por su parte, VOX se sitúa, como quinta fuerza política en voto directo, aunque a mucha distancia de la cuarta (1,6 %), y en sexto lugar está el PACMA (1 %).

Según la estimación de voto, el PSOE ganaría en todas las provincias, aunque perdería un escaño en Huelva -pasaría de 6 a 5- y está en juego uno en Jaén.

Casi un 30 % de los encuestados no saben o no contestan a quién votarán el próximo 2 de diciembre, mientras que un 11,4 % afirma que no votará y un 4,1 % que lo hará en blanco.

En cuanto a la valoración de los candidatos, todos están por debajo del 5, ya que la socialista Susana Díaz alcanza un 4,1 sobre 10, seguida del Juan Marín (Ciudadanos), un 3,5, Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía), con 3,4 y el popular Juanma Moreno, con 3,1.

Susana Díaz es la líder más conocida, ya que solo un 1,3 % de los encuestados no la conoce, mientras que el más desconocido es Juan Marín (el 43,3 % dice no conocerlo), seguido por Juanma Moreno (35 %) y Teresa Rodríguez (32,8 %).

La encuesta fue realizada entre el 15 y el 31 de octubre, periodo en el que se hicieron 4.895 entrevistas, con un margen de error del 1,4 %. EFE

EL SUPREMO RESUELVE, POR 15 VOTOS A 13, QUE SEA EL CLIENTE QUIEN PAGUE EL IMPUESTO HIPOTECARIO

Fuente: https://elpais.com/economia/2018/11/06/actualidad/1541508837_018957.html

El Tribunal Supremo ha dado marcha atrás: el impuesto de las hipotecas tiene que pagarlo el cliente. La decisión la tomó este martes el pleno de la Sala de lo Contencioso-administrativo tras dos días de intenso debate y por solo dos votos de diferencia: 15 magistrados a favor de que pague el cliente y 13 de que se mantuviera el criterio fijado el 16 de octubre y que cambiaba la jurisprudencia que había mantenido hasta ahora el alto tribunal. Esta modificación brusca de criterio de hace tres semanas sobre la jurisprudencia vigente durante más de 20 años había sido uno de los principales argumentos esgrimidos por el sector partidario de volver a la antigua doctrina. El presidente de la sala, Luis Díez-Picazo, inclinó con su voto la balanza a favor de esta tesis.

Las tres semanas de caos jurídico a cuenta de a quién corresponde pagar el impuesto de actos jurídicos documentados han dejado partido por la mitad al pleno de la Sala de lo Contencioso-administrativo. 28 magistrados se han reunido durante 15 horas (divididos en cuatro sesiones de mañana y tarde en dos días) para decidir si mantenían el criterio fijado el pasado 16 de octubre por una sentencia que estableció que el sujeto pasivo de este tributo (quien debe pagarlo) es el banco, en contra de la jurisprudencia consolidada durante más de dos décadas por el Tribunal Supremo. Ese fallo causó fuertes caídas en Bolsa de los bancos.

La fractura entre los defensores de una y otra postura se evidenció nada más empezar la deliberación y se confirmó con el resultado final: 15 votos a favor de revocar la nueva jurisprudencia y, por tanto, que sigan pagando los clientes, frente a 13 partidarios de mantenerla y que pague el banco el impuesto. El resultado más ajustado posible y que muestra la oposición de buena parte de la sala a cambiar una jurisprudencia recién estrenada y que había sido fijada por la sección experta en impuestos. Al pleno no han asistido además, por diversos motivos, tres de sus 31 miembros, lo que ha dejado la sensación entre muchos magistrados de que el fallo, aunque legítimo, es más controvertido si cabe por la exigua mayoría. Las sentencias con los argumentos de los magistrados (revisaban tres casos por lo que habrá tres resoluciones), se conocerán en los próximos días.

La deliberación comenzó el lunes y, tras ocho horas y ante la falta de acuerdo, los magistrados se emplazaron a ayer por la mañana. La reunión empezó como había acabado la del día anterior: con posturas enfrentadas entre los partidarios de mantener el nuevo criterio y los defensores de revocarlo. Antes del receso para comer, habían tomado la palabra 14 miembros del pleno cuyas intervenciones evidenciaron la ruptura de la sala. No había una mayoría clara hacia una postura u otra aunque la balanza a esa hora parecía inclinarse hacia los partidarios de mantener la jurisprudencia establecida hace dos semanas. Los argumentos de este sector, encabezados por los cinco magistrados que suscribieron el cambio de criterio de la sentencia del 16 de octubre, incidieron en que el único interesado en que se inscriba un préstamo con escritura pública es el banco, porque solo con esa inscripción podrá después ejecutar la hipoteca si, por ejemplo, hay impagos.

Sin razones para el cambio de criterio
Buena parte de los magistrados defendía, por el contrario, que había que dejar de lado la decisión del 16 de octubre y volver a la jurisprudencia que estaba consolidada en el Supremo y que establecía que debía pagar el cliente que firma la hipoteca. Para este sector, no había ninguna razón jurídica que justificara el cambio de criterio.

Cuando los magistrados pararon para comer, solo quedaban por intervenir cinco de los 28: el presidente, Luis Díez-Picazo, y los cuatro miembros más antiguos de la sala. Las posturas estaban tan ajustadas que sus pronunciamientos podían inclinar la decisión en uno y otro sentido. Y eso fue lo que acabó ocurriendo. Las fuentes consultadas señalan que fue Díez-Picazo quien inclinó definitivamente la votación a favor de que el impuesto se impute a quien firma el préstamo. Él era el último en votar y cuando llegó su turno el resultado era de 14 votos a favor de esta opción y 13 en contra. El presidente de la sala, que hace dos semanas adoptó la insólita decisión de elevar al pleno la jurisprudencia recién establecida para someterla a revisión, decidió volver a la antigua jurisprudencia y que sea el cliente el que pague el tributo.

 

Hasta ese momento, Díez-Picazo, según estas fuentes, se había mostrado partidario de mantener el nuevo criterio, pero cerrando la puerta a que tuviera efectos retroactivos. Esta opción estuvo a punto de prosperar a través de una enmienda transaccional propuesta por la magistrada Pilar Teso para buscar un consenso entre las dos posturas.

Enmienda fracasada

Se trataba de ratificar que el impuesto debía pagarlo el banco pero solo a partir de ahora, sin posibilidad de retroactividad, para evitar una previsible avalancha de recursos de clientes con hipotecas ya firmadas. Esta enmienda se llegó a votar, pero perdió por 17 a 11. Algunos miembros del pleno, según las fuentes consultadas, pidieron abrir un debate sobre la retroactividad, pero Díez-Picazo (que había votado a favor de la enmienda fracasada) lo rechazó y precipitó directamente la votación sobre si se mantenía la nueva jurisprudencia o se volvía a la antigua. Esta postura del presidente fue recibida con duros reproches por parte de algunos miembros del pleno.

Con la votación en marcha, los magistrados asumieron que la ruptura era inevitable. Los defensores de revocar la nueva jurisprudencia vencieron por la mínima y, por primera vez, el Supremo revoca su propia doctrina tres semanas después de establecerla.

Algunos magistrados partidarios de la opción que acabó imponiéndose recalcaron durante su intervención que los recursos que estaban revisando no enfrentaban a la banca y los consumidores, sino a la empresa municipal de la vivienda de Rivas-Vaciamadrid, frente a esta Comunidad autónoma y el Estado. Estas dos administraciones eran las “perjudicadas” por el nuevo criterio y, según señaló algún miembro del pleno, si se les obligaba a devolver el dinero del impuesto se les generaría un agujero de miles de millones de euros, lo que acabaría repercutiendo en servicios básicos como la sanidad o la educación.

LA BANCA VE PRESERVADA LA SEGURIDAD JURÍDICA
Las patronales de bancos y cooperativas alabaron la decisión del Tribunal Supremo, al considerar que esta “preserva la seguridad jurídica necesaria para el buen funcionamiento del mercado”. En un comunicado, el sector destaca que el alto tribunal ha confirmado que el prestatario es el que paga el impuesto, algo que “venía ocurriendo hasta ahora” y que está “de acuerdo con la normativa vigente durante más de 20 años”.Este sector también dio por seguro que si se imputaba el impuesto a los bancos, estos iban a subir los tipos de las hipotecas, por lo que el cliente no iba a beneficiarse del cambio de jurisprudencia.

Algunos magistrados dejaron también constancia de que los partidos políticos pueden en el Congreso cambiar la ley cuando quieran y eliminar o modificar el impuesto de las hipotecas.

 

El PSOE da casi por hecho que no se aprobarán los Presupuestos, pero pide al Gobierno que agote la legislatura

Fuente: https://www.publico.es/politica/cuentas-2019-psoe-da-hecho-no-aprobara-presupuestos-no-adelantara-elecciones.html

En la Ejecutiva Federal del PSOE que este lunes se celebró en la sede socialista de la calle de Ferraz hubo conjura para que el Gobierno siga gobernando con o sin Presupuestos Generales del Estado y, aunque no se tira la toalla a que todavía puedan ser aprobados, la sensación mayoritaria es que se volverán a prorrogar los del Gobierno del PP.

Así lo expresó el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en una larga conferencia de prensa en la que no se aburrió de repetir que “el Gobierno tiene más claro que nunca que su obligación es gobernar el país y darle una estabilidad necesaria, que otros niegan”, afirmó.

Ábalos indicó que el PSOE anima al Ejecutivo a “agotar la legislatura” y, sobre todo, a llevar a cabo la agenda social que ha puesto sobre la mesa y  que, en su opinión, cuenta con respaldo parlamentario suficiente.

El “número tres” del PSOE indicó que aún tiene esperanzas en que los Presupuestos pasen la enmienda a la totalidad porque, según dijo, “nada tienen que ver el proceso judicial con el debate de Presupuestos, y estas medidas también afectan a los ciudadanos de Catalunya”, afirmó.

No obstante, calificó como “reacciones lógicas” la de los partidos catalanes tras conocer las peticiones de penas en el “proces”, pero aseguró que “nuestro posición no podía ser otra como Gobierno” dijo.

Ábalos indicó que si finalmente no se aprueban los Presupuestos, el Gobierno buscará otras fórmulas jurídicas y parlamentarias para sacar adelante sus proyectos y, en concreto, citó tres: la subida del Salario Mínimo Interprofesional; la subida de las pensiones y recuperar el subsidio para los parados mayores de 52 años.

Por otra parte, él dirigente socialista se refirió a la dimisión de María Dolores de Cospedal como componente de la dirección del Partido Popular, pero indicó que esta decisión como “un gesto menor de carácter interno”, dando a entender que no puede seguir como diputada y presidiendo una comisión en el Congreso

Para Ábalos es “escadaloso” lo que se está conociendo de la dirigente del PP, “y a Casado le corresponde regenerar el partido, y no aceptar estas conductas como normalizadas en una democracia”, afirmó.

Porque confías en Público

Público es un medio veraz, libre y valiente. Trabajamos para que sea sostenible, pero solo lo conseguiremos si recibimos el apoyo de la gente comprometida.

Tensión e insultos en el acto de Ciudadanos en Alsasua en apoyo a la Guardia Civil

Fuente: https://elpais.com/politica/2018/11/04/actualidad/1541327690_538842.html

Albert Rivera logró este domingo una imagen inédita al unir a los partidos de derecha y de extrema derecha (Ciudadanos, PP y Vox) en un acto político en la localidad navarra de Alsasua en defensa de la Guardia Civil y de la unidad de España. En medio de un enorme dispositivo policial, y con momentos de tensión e insultos de un millar de radicales, Rivera emplazó a su público a “darse la mano en torno a la Constitución” para frenar al presidente, Pedro Sánchez.

“Aquí, en Alsasua, el constitucionalismo tiene que salir reforzado, y el sanchismo debilitado”, dijo a escasos 50 metros del bar en el que dos guardias civiles de paisano y sus parejas fueron agredidos en 2016.

De hecho, el nexo de unión entre las tres fuerzas políticas fue precisamente la defensa de la Guardia Civil en la localidad. Rivera mostró su apoyo explícito “a los dos agentes y a sus parejas agredidas” y aseguró que cuando agreden a un guardia civil, agreden a la Constitución, a la convivencia e intentan liquidar el Estado. “El día que los demócratas seamos indiferentes a los que violan la democracia se acabará la democracia, por eso es importante que estemos hoy en Alsasua”, explicó.

Dos años después de la agresión a los agentes, siete jóvenes están encarcelados, con condenas que oscilan entre los dos y los trece años. Tres de ellos llevan más de 700 días en prisión, aunque no por un delito de terrorismo como pedía la fiscalía, sino de odio. Aquella noche, mientras los agentes y sus parejas tomaban una copa en el bar Koxka de la localidad, varios de ellos les identificaron y, según la sentencia y los partes de lesiones, les pegaron una paliza.

Ciudadanos

@CiudadanosCs

🇪🇸 @Albert_Rivera “Cuando en algún rincón de España violan los derechos de los ciudadanos, agreden a todos los españoles de bien; por eso hoy estamos en Alsasua pidiendo paso y sin importar que unos radicales intenten evitarlo”

En medio de mucha tensión en los alrededores de la plaza y del incesante sonido de gritos, sirenas y de las campanas de la iglesia con las que intentaron boicotear su discurso —“creo que repicaban por las víctimas del terrorismo”, ironizó Rivera— el líder de Ciudadanos emplazó a los dirigentes que le escuchaban a “reconstruir el proyecto común español y el constitucionalismo del siglo XXI”.

CAMPANADAS, PIEDRAS Y ESTIÉRCOL

“Estoy dispuesto a escuchar a quienes nos han tirado piedras, pero no estoy dispuesto a permitir que nos tiren piedras”, dijo Albert Rivera nada más comenzar su intervención. Él fue el único que entró en coche hasta el interior de la plaza, y poco antes de llegar al casco urbano su vehículo recibió el impacto de alguna piedra y algún mechero, sin que provocaran muchos daños. El gran dispositivo policial evitó que pudieran lanzar dos seguidas

Pero no fue la única sorpresa que se había preparado para intentar boicotear el acto. La empresa encargada de montar el escenario se encontró un regalo en el quiosco de la música situado en el centro de la plaza. Esa noche les habían dejado el suelo lleno de estiércol. Lo retiraron con unos plásticos y colocaron en su lugar las mesas para la prensa.

Más molesto fue el continuo repicar de las campanas de la iglesia de la Asunción de Alsasua, que se prolongó durante los quince minutos que intervino Beatriz Sánchez Seco, la víctima del atentado de ETA contra la Casa Cuartel de Zaragoza en 1987. Los eventuales campaneros dejaron de entorpecer el acto cuando la Policía Foral los localizó en la torre, a la que habían accedido sin permiso del párroco. Pese al ruido, Sánchez Seco logró que se le escuchara que se sentía muy orgullosa de ser hija de un guardia civil. Además, tuvo un especial recuerdo para las “más de 300 víctimas que hoy en día no tienen su caso resuelto”.

A la convocatoria de Rivera asistieron la presidenta del PP navarro, Ana Beltrán, junto al portavoz del Grupo Popular en el Senado y ex director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó. También el presidente del partido de extrema derecha, Vox, Santiago Abascal y su secretario general Javier Ortega.

Pese a la incomodidad de tener a Vox entre el público, y de las polémicas que Ciudadanos y el PP protagonizan a menudo, Rivera pidió a PP y Vox en un tono conciliador que no se equivoquen. “No nos confundamos de adversario, hay que unir, sumar, darse la mano y huir del radicalismo y los extremismos”, les aconsejó.

Ciudadanos

@CiudadanosCs

🇪🇸 Suenan las campanas en la plaza los Fueros para intentar sabotear el acto de @EspCiudadana en Alsasua.
👉 Aún así sigue el evento en Navarra ¡Se nos oirá más alto y más fuerte!

El PP vasco anunció el sábado que se desmarcaba de una convocatoria “propagandística”. El portavoz del PP vasco, Borja Sémper, dijo que ir a Alsasua, un pueblo tensionado desde la agresión a los agentes, no contribuía a serenar los ánimos y por lo tanto “no se podría sacar nada constructivo”.

Ese mismo día, Santiago Abascal criticó con dureza en Bilbao, en un acto con unas 300 personas en el Palacio Euskalduna, al presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, por desmarcarse del homenaje a la Guardia Civil en Alsasua, y volvió a criticar al PP de Pablo Casado como la “derechita cobarde”, aunque esa vez no se metió con Ciudadanos al que llama la “veleta naranja”.

Los antidisturbios de la Policía Foral y de la Guardia Civil blindaron el centro de Alsasua desde las nueve de la mañana. Todos los accesos estaban

Tan solo 12 horas antes del acto de Rivera, varios miles de personas convocadas por la plataforma de vecinos de Alsasua, en la que hay miembros de todos los partidos, pidió no caer en ningún tipo de provocación.

Rivera anunció que la plataforma  España Ciudadana va a luchar contra el Gobierno socialista para impedir que, después de “influenciar” a la Abogacía del Estado para rebajar los delitos a los independentistas catalanes, le acabe indultando. El 25 de noviembre celebrarán un acto en Madrid con el lema Justicia si, indultos no. Antes de su intervención, el escritor Fernando Savater defendió a la Guardia Civil como garante de una España unida y libre.

Las grabaciones de Villarejo provocan una “tormenta” a Casado por sus deudas con Cospedal tras las primarias

Fuente:https://www.eldiario.es/politica/primarias-Cospedal-Casado-grabaciones-Villarejo_0_830117251.html

“Toca tormenta, así que a aguantar el chaparrón”. La dirección del PP recurría este lunes a una metáfora para describir cómo ha encajado el partido las nuevas grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo publicadas por Moncloa.com. Las cintas revelan que el policía e Ignacio López del Hierro, marido de la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, trataron de frenar las investigaciones sobre corrupción contra los populares y que la propia exministra de Defensa era conocedora de esas gestiones. Este martes, el citado portal y el diario El País  publicaban más material que demuestra que Cospedal  mantuvo una reunión secreta con el excomisario Villarejo en el verano de 2009 . Siempre según esas cintas, en el encuentro, que se produjo en el despacho de la exsecretaria general en la sede del PP con una serie de medidas para garantizar discreción, hablaron del caso Gürtel.

La polémica coloca al actual líder del Partido Popular, Pablo Casado, en una situación más que incómoda dada su estrecha relación con Cospedal, cuyo apoyo fue decisivo para que ganara las primarias de julio. Por eso, a pesar de que una de las banderas del presidente de los conservadores es la “regeneración” y de que entre sus objetivos está despojar al partido de su imagen de formación corrupta tras la condena en la sentencia de Gürtel, el margen de maniobra de Casado ante las sospechas que se ciernen ahora sobre Cospedal es limitado.

El líder del PP le debe a la exsecretaria general el triunfo en la batalla por el control del partido sobre la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. Después de quedar eliminada en la primera vuelta de las primarias, Cospedal decidió apoyar a Casado en la segunda con el objetivo de hacer frente común contra la que durante años fue su principal enemiga interna.

Como contrapartida a ese respaldo, una vez ganadas las primarias, el presidente de los populares realizó el reparto de puestos en su dirección beneficiando claramente a la exnúmero dos del partido. Casado hizo portavoz del PP en el Congreso a la exministra Dolors Montserrat, que había sido portavoz de la candidatura en primarias de la exsecretaria general. Además, le dio la Vicesecretaría de Política Autonómica y Local a uno de los hombres de máxima confianza de Cospedal en Castilla-La Mancha, Vicente Tirado. El líder del PP también dio cargo a otra de las incondicionales de Cospedal, la exministra Isabel García Tejerina, a la que nombró vicesecretaria de Sectorial.

Las primarias se reflejaron en Andalucía

Casado situó en el núcleo duro de su dirección a estos tres dirigentes afines a la exministra de Defensa, frente al único puesto que concedió a Sáenz de Santamaría, el de la alcaldesa de Logroño Cuca Gamarra a la que nombró vicesecretaria de Política Social.

Otros populares de la confianza de Cospedal ocupan además puestos de relevancia, como es el caso del exministro Juan Ignacio Zoido, presidente del Comité Electoral Nacional, el órgano que da el visto bueno a todas las listas en los comicios, mientras que el barón extremeño José Antonio Monago es el presidente del Comité de Presidentes Autonómicos del partido.

Las deudas que Casado aún mantiene pendientes con Cospedal quedaron en evidencia la semana pasada durante la elaboración de las listas para las elecciones andaluzas del próximo 2 de diciembre. El número uno por Sevilla recayó en Zoido. Además, Casado impuso a Juan Manuel Moreno, que en las primarias se posicionó a favor de Sáenz de Santamaría, la elección del exsecretario de Estado de Seguridad y exalcalde de Córdoba José Antonio Nieto –también afín a Cospedal–, como cabeza de lista por Córdoba.

Aunque este lunes  la dirección del PP evitaba poner la mano en el fuego por la exministra, que sigue siendo diputada y que mantiene un puesto en la Comisión Ejecutiva del partido, Casado tiene previsto mantener a la exsecretaria general en sus responsabilidades actuales. Génova aguantará a la exnúmero dos al menos mientras no surjan hipotéticas nuevas grabaciones que comprometan del todo a Cospedal y hagan la situación insostenible. Entonces la “tormenta” de la que hablaba este lunes la dirección popular podría convertirse en un huracán interno.

Este lunes el núcleo duro de Casado intentaba esquivar la polémica. El líder del PP, a quien le caracteriza su hiperactividad y sus sucesivas declaraciones públicas, evitaba a la prensa en los dos actos que protagonizaba en Madrid: un desayuno informativo del secretario general del Partido Popular Europeo, Antonio López-Istúriz, y la inauguración de una conferencia sobre el futuro del centro-derecha español. “¿Apoya a Cospedal?”, le preguntaban al líder del PP los periodistas una y otra vez. No hubo respuesta.

Además, Génova relegaba la rueda de prensa habitual posterior al Comité de Dirección en la vicesecretaria de Comunicación, Marta González, cuando habitualmente la suele ofrecer el secretario general, Teodoro García Egea.

No se descartan nuevas cintas

Génova insiste en que, en todo caso, a quien afectarían las grabaciones conocidas este lunes sería “solo a Cospedal”. Pero dirigentes del partido recuerdan que la exsecretaria general es quien sigue sosteniendo en gran parte al líder del PP. Cualquier decisión del presidente conservador sobre la exnúmero dos del partido podría tener consecuencias en los apoyos internos de Casado.

“Con lo publicado hoy [en referencia a este lunes] no hay material como para exigirle ninguna responsabilidad”, explican fuentes de Génova sobre la situación de Cospedal. La dirección del PP sí reconoce que puede haber nuevas cintas de Villarejo referidas a la exsecretaria general o a cualquier otro dirigente o exdirigente del partido, pero no tiene constancia de que existan, como tampoco conocía de antemano las publicadas hasta ahora.

En el partido nadie descarta nada. Puede que, en las próximas horas, otras grabaciones puedan hacer aún más daño a la nueva dirección popular que esta semana cumple sus primeros cien días, una efeméride que Casado no ha podido celebrar del todo por esta nueva polémica vinculada al excomisario y que le salpica por su dependencia del sector interno afín a Cospedal. Génova reconoce que lo único que están en condiciones de garantizar es que esas hipotéticas cintas no afectarán a su presidente. Sobre Casado, concluyen, “no hay nada absolutamente”.

Los ataques de Casado dinamitan las relaciones entre el Gobierno y el PP

Fuente:https://elpais.com/politica/2018/10/24/actualidad/1540378008_570246.html

La relación ya era casi inexistente, pero desde este miércoles el presidente Pedro Sánchez da por rotos contactos y acuerdos con el líder del PP, Pablo Casado, quien acusó en el Congreso al jefe del Ejecutivo de ser “responsable y partícipe del golpe de Estado que se está perpetrando en España”. Sánchez opina que tal invectiva va más allá de la dureza habitual en la pugna política. El presidente instó a Casado a retirar sus palabras, consciente de que necesitará su concurso si se complica la situación política en Cataluña, pero el líder popular no se retractó. A última hora de la noche, La Moncloa confirmó la ruptura,

El Congreso debatía sobre el Brexit y en torno a las relaciones comerciales con Arabia Saudí, pero acabó con la ruptura de relaciones formales entre Sánchez y Casado. Y todo por Cataluña. La explicación del mandatario socialista de los resultados de la última cumbre europea devino en un debate más sobre el desafío independentista y el presidente acabó en un bronco enfrentamiento con Casado después de que este derivase su intervención al conflicto catalán. En esa misma senda continuaron el PDeCAT y ERC, también el PNV y, en menor medida, aunque sin eludir el asunto, Unidos Podemos y el resto de grupos.

“Es usted partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en España”. Con esta severa acusación, Casado pasó por alto el apoyo que Sánchez, con los votos del PSOE en la oposición, brindó al Gobierno de Mariano Rajoy hace un año para que aplicase el artículo 155 de la Constitución y abriera así el camino para que el Estado interviniera Cataluña.

 

La acusación tuvo un enorme efecto, ya que el presidente emplazó enfáticamente a Casado a retirarla, con un tono más grave de lo normal en un forcejeo dialéctico parlamentario: “Si no retira que yo soy un golpista, usted y yo no tenemos nunca nada más que hablar”. El dirigente conservador mantuvo sus palabras, aunque introdujo un matiz que pareció suavizar la embestida: “Usted es responsable de no atajar el golpe al Estado que se está dando en Cataluña”. Por dos veces le pidió Sánchez que retirase la afirmación e incluso hubo una tercera, durante la sesión de control que se celebró a continuación, tras algo más de cinco horas de debate sobre la UE y sobre las relaciones con Arabia Saudí. Pero Casado volvió a negarse: “No se ponga usted tan digno, porque ya le di razones de lo que está pasando en Cataluña sin que se tomen medidas”.

Pasadas las once de la noche, fuentes oficiales de La Moncloa confirmaron la ruptura de la relación del presidente con Casado, aunque no con su partido. “Las relaciones con el presidente del PP, Pablo Casado, están rotas. Consideramos que ha perdido el respeto institucional”, enfatizaron dichas fuentes.

El líder popular había reprochado además a Sánchez que el Gobierno “presione a los fiscales” para cambiar la tipificación de los delitos que pesan sobre los políticos secesionistas presos y huidos. Y, también en el terreno de la convivencia, se refirió a los ataques a dirigentes del PP y Ciudadanos en Cataluña.

“Todo es asumible, pero no me puede acusar de ser un supuesto golpista. Le pido que lo retire, porque lo que ha dicho llena de ignominia a su grupo parlamentario”, le replicó Sánchez.

La insistencia del jefe del Ejecutivo en que su rival retirara sus palabras del Diario de sesiones obedece a la eventualidad de que en algún momento ambos líderes tengan que consensuar una respuesta a los independentistas. Sánchez quiso deslizar que no resulta descartable otra aplicación del artículo 155 en Cataluña. “Si nos tenemos que ver en una situación parecida a la de hace un año, se necesitaría un amplio consenso parlamentario”, asumió.

En este clima, la dureza habitual del discurso de Albert Rivera, jefe de filas de Ciudadanos, pasó a segundo término, como destacó después el entorno de Casado.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, mirando al líder popular, reclamó: “Basta ya de banalizar el significado de un golpe de Estado”. El portavoz de ERC, Joan Tardà, fue más lejos. “Señor Casado, ustedes nos fusilarían. El señor Rajoy, no; nos metería en la cárcel, pero ustedes nos fusilarían”, señaló para remontarse a unas palabras del propio Casado en octubre de 2017. El entonces vicesecretario general del PP advirtió al expresidente Carles Puigdemont de que podía acabar como Lluis Companys, el presidente catalán en la Segunda República fusilado por la dictadura en 1940. Casado aludía a su encarcelamiento en octubre de 1934 tras declarar el Estado Catalán.

Margarita Robles considera “insólito” que el Supremo revise la sentencia sobre las hipotecas

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Robles-considera-Supremo-sentencia-pronunciamiento_0_828017260.html

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha tachado este martes de “insólita” la decisión del Tribunal Supremo de revisar la sentencia sobre a quién corresponde pagar el impuesto de las hipotecas y ha asegurado que “no puede compartir” el criterio del presidente de la Sala Tercera, Luis María Díez Picazo.

Después de que Díez Picazo dejara en el aire la decisión del tribunal de atribuir a las entidades bancarias el pago de este tributo, Robles ha tachado de “insólito” lo vivido la semana pasada en el Supremo y ha lamentado que la decisión del presidente desacredita la labor de los compañeros de la Sala Tercera, en la que Robles desempeñó su carrera antes de incorporarse a la política.


“Lo que me parece insólito es que una vez se haya dictado una resolución, a continuación el presidente salga a descalificar a los magistrados diciendo que se va a convocar un pleno”, ha recalcado en una entrevista en Antena3 y ha añadido que en su trayectoria no había visto una situación así.

“No comparto en absoluto el pronunciamiento del presidente de la sección. Efectivamente la imagen que se da es que ante una sentencia que puede afectar a los intereses de los bancos se convoca un pleno. No me ha gustado”, ha asegurado la ministra.

Para Robles la imagen que se da “no es buena” porque puede quebrar la imagen de seguridad jurídica que debe ofrecer el Supremo. “No obstante, conozco a los magistrados y que la gente sepa que la decisión final se tomará desde la responsabilidad de Estado”, ha alegado.

Juezas y Jueces para la Democracia exige la dimisión del magistrado que ha paralizado la doctrina sobre las hipotecas

Fuente: https://www.eldiario.es/economia/Juezas-Jueces-Democracia-Tribunal-Supremo_0_827667335.html

La asociación Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) ha emitido este lunes un  comunicadoexigiendo la “dimisión inmediata” de Luis María Díez-Picazo, presidente de la sala tercera del Tribunal Supremo por su “nefasta gestión” ante la petición de revisión de la sentencia de las hipotecas.

Díez-Picazo solicitó el pasado viernes  la revisión de la sentencia que dictaminaba que eran los bancos y no los clientes quienes debían abonar el impuesto de Actos Jurídicos Documentales (AJD) en la firma de hipotecas, por haber provocado una “enorme repercusión económica y social”.

La asociación JJpD reconoce que las decisiones de la Justicia pueden tener “impacto, no solo en la vida y economía de la ciudadanía en particular, sino en la sociedad en su conjunto” pero, sostienen: “Esta es la labor que nos encomienda la Constitución”.

El comunicado emitido por JJpD manifiesta sorpresa ante la decisión “sin precedentes” de Díez-Picazo y recuerda que en enero el mismo magistrado admitió a trámite el recurso analizado por el Tribunal Supremo, donde reconoció la “importante trascendencia social, más allá del caso objeto del proceso”.

Como ya habían adelantado expertos en derecho, esta “insólita actuación” debe ejercerse “antes del dictado de la Sentencia”. De lo contrario, afirman desde JJpD, el juez se enfrenta “a la incompetencia, incomprensión, mala imagen de la Administración de Justicia que ha generado”, a lo que suma el “descrédito de sus propios compañeros a los que preside”.

Con la decisión del magistrado, JJpD mantiene que han generado “alarma social” y “desconcierto en la ciudadanía”, además de una “inseguridad jurídica” y una “imagen lamentable” de la Justicia, por la utilización indebida de las facultades legales.

Este lunes el presidente del Supremo ha reunido al presidente de la sala de lo contencioso-administrativo, junto a los seis jueces que dictaron sentencia para hacer una evaluación de daños de ambas actuaciones. La reunión, de carácter interno, no revocará la decisión de revisar la nueva jurisprudencia.

 

La sentencia del Supremo sobre las hipotecas alarma a la banca y abre esperanzas entre los usuarios

Fuente:https://www.infolibre.es/noticias/economia/2018/10/19/la_sentencia_del_supremo_sobre_prestamos_hipotecarios_alarma_sector_bancario_abre_esperanzas_entre_los_consumidores_87895_1011.html

 

Las personas que hayan firmado un préstamo hipotecario en los últimos cuatro años podrán reclamar directamente la devolución del tributo a las diferentes haciendas autonómicas
El fallo provoca el desplome en Bolsa de los bancos, que podrían tener que desembolsar miles de millones de euros ahorrados durante los últimos años.
Álvaro Sánchez Castrilloascastrillo@infolibre.es @Alvarosancas