La caza del indeciso deriva en una batalla total entre PP y Ciudadanos en la recta final de la campaña

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/indeciso-batalla-PP-Ciudadanos-campana_0_892061710.html

Iñigo Aduriz  – Málaga

Todas las encuestas aventuran que el Partido Popular y Ciudadanos deberán pactar después de las elecciones del próximo día 28 si logran sumar junto con Vox para echar a Pedro Sánchez de la Moncloa. La única fórmula que los sondeos abren para una alternativa al dirigente socialista es reeditar el acuerdo entre las tres derechas que en enero hizo presidente de la Junta de Andalucía a Juan Manuel Moreno Bonilla. “Lo que hicimos en Andalucía lo vamos a hacer en España”, defiende Pablo Casado, de gira este miércoles por la comunidad andaluza.

Pero eso será -si las cuentas salen- el lunes. Hasta entonces PP y Ciudadanos mantienen una encarnizada pelea por los  votantes indecisos –entre un 20% y un 40% del electorado, según los sondeos–. El plan inicial de Casado preveía una campaña sin ataques en ese lado del tablero para que cada una de las derechas sedujese a un sector de ese espectro ideológico. Pero todo eso es historia a solo dos días del final de la campaña.

Las diatribas que éste último dedicó al líder del PP el lunes en el debates de TVE y que volvió a repetir en Atresmedia habían desatado las hostilidades, por mucho que el dirigente popular tratase de contener el ataque diciéndole que no son adversarios. El martes Rivera volvió a poner en su diana a Casado y este decidió responder en el bronco formato de Atresmedia. Y el miércoles a media mañana, con las portadas frescas y algunas tertulias dando al líder de Ciudadanos como perdedor del debate, su partido programó un acto para anunciar un fichaje de relumbrón:  la incorporación de quien hasta hace unas semanas era el presidente de Madrid, Ángel Garrido, y que a esa hora todavía seguía en el número cuatro de la candidatura del PP en las europeas. Cuando faltan solo tres días para las elecciones, mientras la izquierda mantiene unas relaciones de guante blanco -solo Iglesias ha lanzado pequeños reproches a Sánchez- en la derecha se ha desatado una una guerra sin cuartel.

En la dirección del PP molestó especialmente que Casado se enterara de la decisión de Garrido por la prensa, justo al final de un mitin en Sevilla en el que trataba de vender su triunfo en el debate electoral del martes y sin que el expresidente de la Comunidad de Madrid le enviara ni siquiera un mensaje comunicándole su marcha a Ciudadanos.

La intervención de las listas

La de Garrido es la última fuga en las filas del PP relacionada con la gestión de las candidaturas a las elecciones generales, autonómicas y municipales realizada por Casado, que quiso intervenir directamente en todas las listas.

En las últimas semanas se habían marchado a Ciudadanos referentes de los populares que no lograron encaje en las candidaturas como el expresidente balear José Ramón Bauzá o la expresidenta de las Cortes de Castilla y León Silvia Clemente, salpicada por distintos escándalos, que primero fue elegida como candidata del partido de Rivera a la Junta castellano leonesa, pero que fue cesada tras conocerse irregularidades en los votos de las primarias.

Exdirigentes populares también se han marchado a Vox, la formación con la que el PP pugna por electorado más conservador. Es el caso del hasta ahora edil popular en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, que dejó esta semana su partido después de que el candidato a la Alcaldía, José Luis Martínez Almeida, le dejara fuera de las listas.

Apenas 24 horas después también se fue a la formación de extrema derecha otro histórico concejal madrileño, el creador del logo del PP, Fernando Martínez Vidal, que tampoco encontró acomodo en la candidatura de Almeida.

Sorpresa e indignación en el PP

Garrido, por su parte, quiso ser el candidato elegido por Génova para revalidar su puesto al frente de la Comunidad de Madrid, pero el líder del PP escogió a Isabel Díaz Ayuso, una dirigente de su máxima confianza, para ese cargo. 

La dirección de los populares asegura que una vez descartado como cabeza de lista a la comunidad, Garrido pidió ir a las elecciones europeas entre los puestos uno y cinco de la candidatura. Finalmente Casado le puso en la cuarta posición de la lista encabezada por Dolors Montserrat. “Estaba donde quería”, insiste el equipo de Casado, que recuerda que este mismo lunes el expresidente madrileño firmó la declaración jurada para asumir esa candidatura en uno de los puestos de salida del PP para el Europarlamento. 

La sorpresa y la indignación en la dirección popular ante el gesto inesperado de Garrido era más que evidente este miércoles, si bien oficialmente el equipo de Casado sostiene que “no pasa absolutamente nada” por la salida del expresidente madrileño como no pasó, a su juicio, con las fugas de Bauzá o Clemente. “España está hablando de la independencia de Catalunya y de una posible recesión y esta semana se está demostrando que somos la única alternativa a Pedro Sánchez”, recalcan las fuentes de Génova 13. 

La noticia impidió en cambio a Casado celebrar “la victoria” que según él logró en la noche del martes en el debate organizado por Atresmedia y tras el cual pretendía copar titulares de prensa criticando a Sánchez por “usar” a las mujeres víctimas de la violencia machista como arma arrojadiza. El líder del PP, que este miércoles volvía a recorrer Andalucía celebrando tres mítines seguidos en Sevilla, Granada y Málaga, se vio de nuevo eclipsado por Ciudadanos y su nuevo fichaje estrella. 

Un cambio de estrategia

Los ataques que le dirigió Rivera el lunes, en el primer debate televisado, el organizado por RTVE, también hicieron que Casado quedara en un segundo plano que no esperaba, ya que hasta entonces, tal y como apuntó en el coloquio, no consideraba al líder de Ciudadanos como un adversario. 

La estrategia cambió el martes, en el segundo debate, donde el líder del PP se vio obligado a contraatacar a Rivera, dejando patente la batalla que mantienen ambos partidos por el voto de los indecisos del centro derecha. “Hemos perdido la oportunidad del voto unido”, le reprochaba Casado a Rivera en uno de sus primeros turnos de intervención, acusándole de dividir a la derecha por no aceptar listas conjuntas en el Senado o renunciar a sus candidaturas en provincias pequeñas. 

El líder del PP se vio además en la obligación de situarse a la defensiva ante la nueva ofensiva del presidente de Ciudadanos, que acusó durante el debate a PP y PSOE de hacer de España “un país líder en desempleo”. Casado le respondía: “No se puede negar que el PP ha creado empleo siempre. Aznar creó cinco millones de empleos cuando gobernó y Rajoy ha creado 2 millones y medio de empleo cuando ha gobernado”. Rivera persistía en sus acusaciones y Casado se defendía: “A lo mejor cuando Ciudadanos gobierne en algún sitio puede hablar de empleo”.

La escena se repetía cuando el líder del partido naranja acusaba al PP de haber subido los impuestos o cuando en una alusión directa, le pedía rectificar su postura contraria a la eutanasia. “No metan miedo a la gente”, respondía Casado. “Habrá que hablar con el comité de bioética porque son cuestiones morales. Hemos sido un partido pionero en la regulación de la muerte digna”.

Clima de “desconfianza”

Dirigentes populares reconocen en privado que esos enfrentamientos televisados y, sobre todo, el fichaje de Garrido oculto hasta este miércoles han agriado la relación del líder del PP con Rivera y han aflorado la “desconfianza” de que, una vez pasado el 28A, se puedan lograr pactos postelectorales con Ciudadanos. 

En sus intervenciones públicas de este miércoles Casado evitaba cualquier mención a la polémica fuga de Garrido. Se limitaba a apelar al voto útil para el PP: “Pido el voto a aquellos que no nos han votado antes, también a aquellos votantes socialistas que han sentido vergüenza por la división de los españoles generada por Sánchez. Somos el punto de encuentro de generaciones y quiero ser el presidente de todos los españoles mostrando un partido centrado, moderado y abierto a todos. Aquí cabe todo el mundo que quiera progresar”. 

Ganadores y perdedores del último debate

Fuente: https://elpais.com/politica/2019/04/23/actualidad/1556023173_939577.html

Ocho politólogos, consultores y profesores dan vencedor por unanimidad a Pablo Iglesias y una mayoría cree que el perdedor es Albert Rivera. Estas son sus razones

Debate Atresmedia

Ocho analistas, cinco mujeres y tres hombres, del grupo de expertos de Agenda Pública analizan en EL PAÍS a quién consideran ganador y a quién perdedor del debate electoral que se ha celebrado este martes en Atresmedia entre los cabezas de lista del PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos para las elecciones del 28-A. Los expertos consideran por unanimidad que ha ganado Pablo Iglesias y una mayoría cree que ha perdido Albert Rivera. Este mismo análisis se realizó en el debate de TVE, consulte aquí las conclusiones a las que llegaron en este caso.

1.- Ignacio Molina

¿Quién ha ganado?

Iglesias: en un ambiente tan bronco, se agradeció su tono moderado y constructivo. Lástima que esa nueva faceta de Podemos como adalid de la Constitución sea tan poco creíble cuando se confronta con su candidato por Barcelona.

¿Quién ha perdido?

Jugó a la defensiva y acaba con un empate o una derrota que, en todo caso, es solo por la mínima ya que de este lance se confirma que Iglesias solo aspira a acompañarle y, además, ahora queda menos claro quién lidera la oposición.

Aunque Sánchez planteó a priori los debates para atacar a los dos partidos del centroderecha por su conexión con Vox, el revés de la Junta Electoral le hizo conformarse con escapar del aprieto manteniendo la ventaja acumulada en los sondeos, al modo de los equipos de fútbol a los que no importa perder un partido si se clasifican “por el global de la eliminatoria”. Sorprende que no haya explotado mejor su figura presidencial apelando a asuntos inexplicablemente ausentes en estos dos días como la política europea, la seguridad o el desarrollo sostenible. En ese contexto, tanto el sorprendentemente institucional Iglesias como el agresivo Rivera han sabido aprovechar la ocasión para cambiar su tendencia a la baja a lo largo de esta larga, eterna, campaña.

2.- Rodrigo Tena

¿Quién ha ganado?

Iglesias, por perseguir con constancia, claridad y solidez su objetivo de pescar en la izquierda del PSOE

¿Quién ha perdido?

Sánchez, porque cuando uno piensa que basta con no perder para ganar, suele perder.

Un debate electoral no lo gana quien utiliza el argumento mejor fundamentado, sino quien sale con mejor expectativa de voto de cómo entró. Desde esta perspectiva el debate fue rentable para Iglesias, empeñado en proponerse como un diligente socio de gobierno, arrepentido de sus excesos del pasado, y con capacidad para forzar la mano del PSOE. Correlativamente, Sánchez jugó a unas tablas que presuponía que le favorecían a estas alturas, pero esa actitud dejó demasiado en evidencia sus debilidades. En la derecha Rivera resultó demasiado histriónico y se encontró con un Casado muchísimo más sólido, que presumiblemente frenó fugas de votos por sus dos márgenes.

3.- José Moisés Martín

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias. Mantiene un tono propositivo y maneja un discurso mucho más asertivo, sin perder las formas.

¿Quién ha perdido?

Albert Rivera. No cumple expectativas. Buscaba el KO de Sánchez y aparecer como líder de la oposición, pero no alcanza el nivel y resulta nervioso y bronco.

El debate ha sido mucho más dinámico y flexible que el primero, donde se ha visto crecer a Pablo Casado liderando claramente la oposición, particularmente en la gestión de la economía, aun con datos de difícil confirmación. Pedro Sánchez entró más al cuerpo a cuerpo con Rivera, perdió pie en los componentes económicos del debate frente a Casado y se creció en los aspectos sociales. Iglesias se impone con una presentación razonada de su programa, reclamando alianzas con el PSOE y confrontando desde la seriedad con los partidos de centro derecha. Rivera busca el knock out sin lograrlo, abusa de la teatralidad y pierde credibilidad.

4.- Paola Locascio

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias. Seguro, sosegado, solvente.

¿Quién ha perdido?

Albert Rivera. Nervioso, irritado e irritante.

A pesar de las diferencias de formato, el debate ha confirmado las tendencias de este lunes. Casado, más centrado que en TVE y más visible, no ha podido renunciar a subir los tonos en exceso y utilizar argumentos dudosos y formas estridentes en temas sensibles, como la violencia de género. Sánchez, a pesar de argumentos sólidos, no ha renunciado a meterse en el barro perdiendo efectividad. Rivera ha mostrado nerviosismo interrumpiendo y ha vuelto a utilizar recursos más que discutibles (como el marco). Iglesias consigue su objetivo: mostrarse como dirigente de Gobierno.

5.- Marga León

¿Quién ha ganado?

Iglesias. Con la libertad que le otorga quedar al margen de los fuegos cruzados, se afirmó en el tono sereno, respetuoso y dialogante del lunes.

¿Quién ha perdido?

Rivera. Tuvo momentos brillantes pero quizá llegó con las expectativas altas y en demasiadas ocasiones le pudo la arrogancia.

Empezó regular el debate de este martes. Les preguntaron por empleo y salió Torra, la tesis de Sánchez y el libro de Abascal, pero pasado este momento, el debate cogió ritmo. Este lunes Xabier Fortes interpeló varias veces: “los mensajes están bien, pero que se crucen las propuestas”. Este martes, en cambio, por momentos se atropellaban los unos a los otros. Las preguntas forzaron a los candidatos a entrar en propuestas concretas sobre el aborto, la inmigración, la eutanasia o el alquiler. Pero debía de haber acabado ahí. El marquito de fotos pudo tener gracia una vez, pero no dos y los toma y daca entre Sánchez y Rivera se volvieron insufribles hasta para sus compañeros de plató.

6.- Argelia Queralt

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias, especialmente por el tono, sereno y conciliador.

¿Quién ha perdido?

Albert Rivera quien no es capaz de mantener un diálogo sereno con el resto de candidatos.

El debate de Atresmedia ha comenzado más bronco que el debate de RTVE; una de las palabras más repetidas en la primera parte ha sido “mentira”, en la que se han enmarañado Rivera, Sánchez y Casado. A diferencia de este lunes, Sánchez se ha dejado arrastrar en varias ocasiones por la impertinencia de Rivera. El candidato de Ciudadanos se muestra incómodo en su papel de muleta del Partido Popular, lo que le lleva a sobreactuar en exceso. En este escenario, Pablo Iglesias ha sido capaz de diferenciar su discurso del resto, mediando entre los demás, saliendo, incluso, en defensa de Sánchez en alguna ocasión. Dos bloques políticos que deberán entenderse en un parlamento altamente fragmentado.

7.- Carmen Muñoz

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias, ocupa el territorio de lo institucional y se ancla a la idea del fiel escudero.

¿Quién ha perdido?

Pablo Casado, su discurso es como la llegada a Euskadi en 8 apellidos vascos.

Segundo round finalizado y, con él, la campaña electoral. Bendita Semana Santa. Debate tedioso, enmarañado y vergonzante por momentos para la audiencia y a prueba de lexatines y mindfulness para los candidatos, mención a la tesis incluida. Iglesias ha terminado siendo el candidato más institucional y con el mensaje de más amplio espectro social. Casado por momentos se salvó de la quema, pero su cierre más que de oro terminó siendo vantablack. Sánchez más flojo que el día previo (es verdad que es más viejo) mantuvo su segunda posición y Rivera, con buenas ideas, perdió en la escena.

8.- Mercè Vilarrubias

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias. Ha mantenido un tono moderado, ha sido hábil, con propuestas claras y se ha presentado, con credibilidad, como la garantía de izquierdas.

¿Quién ha perdido?

Albert Rivera. No ha respondido a las expectativas que levantó este lunes, en parte por una mejor actuación de Pablo Casado.

Este segundo debate ha sido más vivo, no tan encorsetado como el de ayer y con frecuentes encontronazos, también entre Rivera y Casado. Se han discutido cuestiones más concretas y ha habido menos monólogos. Se ha evidenciado que un pacto entre Sánchez y Rivera es imposible. Sánchez ha resistido pero ha mostrado dificultad en elaborar los temas, centrándose en enumerar las acciones concretas hechas por el Gobierno en estos últimos meses. Rivera ha hablado de un pacto de Estado por la inmigración pero el tono bronco del debate y de los últimos meses no augura pactos y acuerdos entre los cuatro partidos.

El primer debate reafirma los dos bloques y Rivera gana terreno a Casado

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Debate_28A_0_891011238.html

Tras varias semanas de debate sobre el debate, por fin anoche llegó el debate electoral. La ida en TVE que este martes tendrá continuación en Atresmedia. De estar en el aire todos los formatos, esta campaña pasó a programar dos en 24 horas con los candidatos de los cuatro grandes partidos. Por el camino quedó arrasado el prestigio de la administradora única de la corporación, Rosa María Mateo, que trató de adecuar la fecha a la que quería el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Pero el incendio en la cadena pública es un asunto que deberá abordarse ya después del 28 de abril.

Ese era el contexto a las 22:00 cuando el moderador, Xabier Fortes, puso el cronómetro a cero en los estudios de Prado del Rey y dio la palabra a Albert Rivera. Y el contexto, o lo que es igual, las expectativas creadas, es imprescindible para evaluar un debate. El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, llegaba a la cita como líder en todas las encuestas pero también con el san benito de no querer debatir: había elegido un único formato en Atresmedia que incluía a Vox para escenificar su pelea contra las tres derechas -prohibido finalmente por la Junta Electoral Central- mientras todos sus rivales aceptaron además el de TVE. Dicho de otro modo, la gestión de los debates y los errores de su propio gabinete habían colocado al presidente del Gobierno a la defensiva, por primera vez en la campaña.

A juzgar por lo visto en los 90 minutos de ataques de la derecha en todos los bloques -política económica, social, territorial y sobre todo en el capítulo de pactos- el candidato socialista sale de TVE igual que entró, si acaso con algún rasguño. Y el aspirante al trono Casado no solo no logró noquear al inquilino de La Moncloa, ni siquiera logró imponerse al candidato que le disputa los votos en la derecha, Albert Rivera.

En el asunto catalán, Sánchez evitó responder a las sucesivas preguntas de PP y Ciudadanos sobre hipotéticos indultos a los independentistas recordando a Casado y Rivera que son “licenciados en Derecho” tras invocar la separación de poderes. “No puede haber un indulto preventivo ni tampoco la negación preventiva del indulto”, fue su única respuesta a la insistencia de sus interlocutores. 

La pelea feroz en la derecha del tablero no pasa por enfrentarse entre ellos en un plató de televisión sino, tal y como Ciudadanos y PP han concebido la campaña, por zurrar lo más fuerte posible a Pedro Sánchez, el PSOE, los independentistas, Otegi y hasta a ETA, dando a entender que todo forma parte de lo mismo. Anoche no fue distinto, aunque Rivera lanzó los primeros zarpazos al PP y sin Vox en el plató Casado moderó algo su tono. “Se me caía la cara de vergüenza estos días viendo a [Oriol] Junqueras diciendo que apoyaría a Sánchez a cambio de indultos. Qué no hará Sánchez para seguir en el poder”, dijo el dirigente del PP. En realidad, Junqueras no había dicho eso, pero hace tiempo que en el debate sobre el independentismo se perdieron los matices.  

Albert Rivera, que lució pulsera rojigualda en la muñeca y llegó a instalar durante el tramo final del debate una foto en su atril de Sánchez reunido con el presidente catalán, Quim Torra, -el líder socialista le preguntó por qué no eligió la de Colón-, siguió la misma senda: “El día que se declaró la independencia estaba en el despacho, se me saltaron las lágrimas de ver que se daba un golpe de Estado. A mí me duele España, a Sánchez no le importa”.

La cita del líder de Ciudadanos a Miguel de Unamuno encontró respuesta de Pablo Iglesias. “A mí me duele España cuando vemos las estadísticas de desigualdad. Hay gente que nos ve que se emociona con símbolos distintos. Si tuviéramos que preguntarnos qué une a todos esos ciudadanos, podríamos encontrar ejemplos: cuando uno va a un hospital no le preguntan si es de derechas o de izquierdas”, respondió el candidato de Podemos. No era la primera vez que Iglesias trataba de colar en el debate las políticas sociales que, según repite en campaña, solo su partido puede garantizar si tiene los suficientes diputados para condicionar la mayoría.

Iglesias ya había consumido varios turnos de su debate para invocar artículos de la Constitución que garantizan servicios sociales -pensiones, vivienda digna- sin lograr que nadie replicase a sus planteamientos sobre la intervención en el mercado del suelo que plante cara a los fondos buitres para garantizar los derechos de la Carta Magna. Con el carril de la izquierda todo libre para él, habló de pedir a los bancos la devolución de los 60.000 millones del rescate, de “la traición a España” que supone ver a presidentes en los consejos de administración de las eléctricas y de garantizar la gratuidad de la educación entre los 0 y los tres años.

El cabeza de cartel de Podemos explicó nítidamente que pide el voto para obligar al Partido Socialista a mirar a la izquierda, reivindicó algunas de las medidas pactadas con el Gobierno de Sánchez, e invitó tres veces al candidato socialista a decir no es no también a Ciudadanos. Rivera corrió raudo a afirmar que ese acuerdo no es posible, pero Iglesias le replicó que Ciudadanos no tiene credibilidad para hablar de pactos y que se estaba dirigiendo al líder socialista. Quien tampoco se inmutó. Sánchez, que según las encuestas recibe voto de Ciudadanos desde que Rivera estableció un cordón sanitario a su partido, defendió que es el único que puede aspirar a formar un gobierno en solitario con “reputados independientes”.

En el bloque de la derecha fue Rivera -como Iglesias, también está por detrás en las encuestas en su propio campo-, el que reclamó sin éxito a Casado que se comprometiera a pactar con Ciudadanos y que desterrara cualquier posibilidad de flirteo con el PNV, socio de los populares en legislaturas anteriores. Ahí se produjo un conato de trifulca en la misma banda ideológica. “Ni sus votantes ni los míos entienden sus acusaciones. Usted no es mi adversario”, se apresuró a apagar el fuego Casado.

Antes de eso, Rivera, al que los sondeos han quitado la idea del sorpasso al PP, había inaugurado el capítulo de ataques a los que quiere como socios tras el 28A pero todavía ve como rivales ahora. “Su milagro económico está en la cárcel”, dijo haciendo suya la frase de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero en el Congreso, a propósito también de Rodrigo Rato. El candidato de Ciudadanos había recordado antes que mientras Rajoy y Montoro subían impuestos -PP y Ciudadanos sostienen ahora que los bajarán todos si gobiernan- Casado estaba votando a favor de esas alzas fiscales desde su escaño. El dirigente del PP, visiblemente desconcertado, tampoco contestó a eso y mantuvo el guante de seda con Ciudadanos.

El bando de enfrente registró todavía menos hostilidades. Sánchez agradeció el apoyo a su gobierno de Pablo Iglesias y este pidió al electorado socialista tomar nota de que su líder no reniega del pacto con Ciudadanos. En el capítulo de reproches serios, el candidato de Unidas Podemos volvió a acusar al socialista de no ser contundente contra “las cloacas del Estado” tras la dimisión de uno de los asesores de Moncloa, el periodista Alberto Pozas, imputado por sus tratos hace años con el policía corrupto José Manuel Villarejo desde la dirección de Interviú. “¿Cómo pudo llegar hasta ahí?, preguntó Iglesias a Sánchez que tampoco entró al trapo, más allá de “empatizar” con el espiado.

A esas alturas de la noche el debate transitaba ya por el bloque de la corrupción, un asunto en el que Sánchez se encuentra cómodo. “La moción de censura fue por la corrupción”, dijo el líder socialista que reprochó a Rivera que se colocase del lado de Rajoy en el Congreso tras la sentencia de Gürtel y a Casado, haber designado al recientemente imputado Alfredo Prada para el órgano del PP que vigila la corrupción. “Supongo que desde dentro”, ironizó Sánchez.

El presidente ya había buscado el cuerpo a cuerpo con los candidatos de la derecha a propósito del feminismo, que “no tiene como enemigos a los hombres sino al machismo”. “Hemos hecho el Gobierno con el mayor número de ministras del mundo. Hemos puesto en marcha el pacto contra la violencia de género. Dígale a sus candidatos [en referencia a Cayetana Álvarez de Toledo] que no es no, cuando ellas se sienten coaccionadas, hay ocasiones en que no se puede decir que no”. Y luego miró a Rivera: “Dígale a sus amigos que el vientre de la mujer no es un taxi”. El líder de Ciudadanos respondió llamando “carca” al socialista y lamentando que en las marchas del 8M se hubiera abucheado a algunas dirigentes de Ciudadanos. 

El debate se cerró como suele ser constumbre con el minuto de oro. Primero Casado preguntó a los telespectadores a quién le dejarían las llaves de su casa si se fuesen de vacaciones y pidió el voto “para crear empleo y gobernar para todos los españoles”. 

Y el líder de Podemos, que aspira a remontar en las encuestas como ha hecho en anteriores campañas, interpeló directamente a los abstencionistas para que den a su partido una oportunidad de entrar en el Gobierno cuatro años y si Podemos no cumple, que dejen de votarlo.

Pero entonces llegó Rivera y una de esas intervenciones epatantes que suenan estupendamente en las libretas de los asesores políticos pero no salen tan bien en la tele. El líder de Ciudadanos se quedó mudo un par de segundos y con un tono teatral se arrancó: “¿Lo escuchan? Es el  silencio. El silencio que nos heló la sangre cuando el golpe de Estado. El de una pareja que no puede tener hijos. El de una pensionista indignada. El silencio que nos quieren imponer los nacionalistas en Rentería, Alsasua, en Vic a los demócratas españoles que queremos defender la libertad en cualquier lugar de España ¿Lo oyen? Es el silencio cómplice de Pedro Sánchez…” Una versión remasterizada de aquella niña de Rajoy, de la que nunca más se supo tras perder las segundas elecciones contra Zapatero en 2008. 

El cierre correspondió a Sánchez que usó su tono de presidente que aspira a seguir siéndolo y pidió a los espectadores elegir entre pasado y futuro. De momento, el inminente le depara a él, a sus contrincantes y a la audiencia el partido de vuelta este martes en Atresmedia. Lo previsible es que las estrategias cambien. Igual que Sánchez, Casado también tiene circunstancias. Y las suyas, con el partido hundido en las encuestas, dicen que le queda una sola bala para intentar remontar. 

Nota: a los pocos minutos de terminar el primer debate, la prensa conservadora se apresuró a dar como vencedor a Rivera sin reparar por un día en la existencia de Vox. Ni siquiera se puede descartar que los debates en la derecha los acabe ganando el único que no aparece en ellos, Santiago Abascal, que anoche en un mitin en A Coruña se quejaba de no poder participar. Ese es el discurso de Vox hacia fuera, el interno celebra que les ha venido bien la prohibición de la Junta Electoral para poder hacerse las víctimas y no tener que confrontar sus propuestas con el resto de candidatos. Siguiendo esa filosofía tampoco conceden entrevistas a medios no afines que puedan desenterrar sus contradicciones. Sin pretenderlo, El Mundo desveló este lunes una relevante: el mismo Abascal que se comprometía este fin de semana en los mítines “a seguir comiendo jamón frente a los que dicen que es cerdo muerto” pide algas wakame y tataki de atún cuando no hay cámaras grabando.

Lo nunca visto: la primera foto de un agujero negro

Fuente: https://www.lavanguardia.com/ciencia/20190410/461576834763/agujero-negro-primera-foto-hoy.html

JOSEP CORBELLA10/04/2019 15:13Actualizado a11/04/2019 13:55

Lo invisible ha sido revelado.

Un agujero negro supermasivo, lo más parecido al Ojo de Sauron que hay en una galaxia, ha sido fotografiado por una comunidad de astrónomos que viven en la apacible comarca del Sistema Solar.

La imagen, hecha pública hoy por el consorcio Event Horizon Telescope (EHT), confirma la existencia de estos desconcertantes astros predichos por la teoría de la relatividad general de Albert Einstein y ayudará a aclarar cómo funcionan.

Además, ha confirmado por primera vez las predicciones de la teoría de la relatividad en las condiciones de gravedad extrema de un agujero negro supermasivo.

“Este es un momento histórico. Transformará nuestra comprensión de los agujeros negros”, ha declarado la astrofísica France Córdova, directora de la Fundación Nacional de Ciencia de EE.UU., en una de las ruedas de prensa en que se ha presentado el avance, celebrada en Washington y retransmitida por internet.

La imagen corresponde al agujero negro central de la galaxia M87, un monstruo con una masa equivalente a 6.500 millones de soles. En ella puede apreciarse el disco oscuro del agujero negro rodeado por un anillo de luz que es más brillante en la parte inferior que en la superior.

El anillo está formado por materia que gira a muy alta velocidad alrededor del agujero negro. La parte más clara corresponde a materia que está girando en dirección hacia la Tierra, mientras que la parte oscura corresponde a materia que se está alejando.

La relatividad pasa la prueba

La investigación confirma la validez de la teoría de la relatividad en las condiciones de gravedad extrema de los agujeros negros supermasivos

Los agujeros negros son astros con campos gravitatorios tan potentes que nada, ni tan solo la luz, puede escapar de ellos. Crecen engullendo los astros que se les acercan y que, una vez cruzado el llamado horizonte de sucesos, no pueden regresar al universo exterior.

En el centro del agujero negro, la curvatura del espacio-tiempo se vuelve infinita y se produce una singularidad, allí donde las leyes de la física que conocemos dejan de ser válidas. Esto ha llevado a la hipótesis de que el big bang que originó nuestro universo pudo ocurrir en el interior de un agujero negro.

El consorcio EHT (iniciales en inglés de Telescopio del Horizonte de Sucesos, en referencia al punto de no retorno de los agujeros negros a partir del que la luz no puede escapar) ha observado los dos agujeros negros que tienen un tamaño aparente más grande en el cielo cuando se observan desde la Tierra.

La red de radiotelescopios ALMA, en los Andes de Chile, ha sido clave en las observaciones
La red de radiotelescopios ALMA, en los Andes de Chile, ha sido clave en las observaciones (Alma)

El del centro de la Vía Láctea tiene una masa 4,3 millones de veces mayor que la del Sol comprimida en un diámetro de 30 soles. Aunque es pequeño para estar en el centro de una gran galaxia, es el agujero negro supermasivo más cercano a la Tierra, a una distancia de 26.000 años luz.

El del centro de la galaxia M87, por el contrario, es un auténtico gigante. Con una masa de 6.500 millones de soles, es unas 1.500 veces más masivo que el de la Vía Láctea. Y aunque está 2.000 veces más lejos, a 55 millones de años-luz, sigue estando lo basante cerca para que la galaxia M87 se pueda ver con un telescopio de aficionado.

Las imágenes presentadas hoy corresponden al agujero negro de M87. El de la Vía Láctea “es muy interesante y complejo. Estamos trabajando en él. Esperamos tener resultados que presentar muy pronto”, ha declarado Sheperd Doeleman, astrofísico de la Universidad de Harvard (EE.UU.) y director del consorcio EHT.

Monstruos cósmicos

El consorcio EHT ha observado los agujeros negros del centro de la Vía Láctea y de la galaxia M87

El consorcio observó estos dos agujeros negros durante diez noches en abril de 2017 con una red de ocho radiotelescopios situados en Norteamérica, Sudamérica, Europa, la Antártida y Hawai. Estos ocho observatorios, que apuntaron al centro de la Vía Láctea y de la galaxia M87 simultáneamente sincronizados por relojes atómicos, actuaron en la práctica como un único radiotelescopio con un diámetro equivalente al de la Tierra. Han hecho falta dos años de trabajo para analizar la enorme cantidad de datos recogidos en esas diez noches de observaciones.

Los resultados se han anunciado en seis ruedas de prensa simultáneas celebradas en Washington, Bruselas, Santiado de Chile, Shanghái, Taipei y Tokio, lo que pone en valor que el consorcio EHT ha sido una colaboración internacional.

Imagen virtual de una estrella en el proceso de ser atraída por un agujero negro
Imagen virtual de una estrella en el proceso de ser atraída por un agujero negro (ESA/Hubble, ESO, M. Kornmesser)

En Madrid, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha organizado una séptima rueda de prensa para destacar la participación española en el proyecto. El radiotelescopio IRAM, de 30 metros, construido junto al Pico Veleta en Sierra Nevada, es uno de los siete que han formado parte del EHT. En la rueda de prensa de Madrid han participado investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía, del Instituto Geográfico Nacional, del Instituto de Radioastronomía Milimétrica y de la Universidad de Valencia.

De cara al futuro, está previsto continuar las observaciones directas de agujeros negros, que se convertirán en un nuevo campo de investigación astronómica. La red del EHT se amplió el año pasado con un noveno radiotelescopio situado en Groenlandia -aunque hoy no se han presentado datos de la campaña de observación de 2018, que aún se están analizando- y este año se ampliará con un décimo situado en Arizona.

Más adelante, “queremos ir al espacio”, ha declarado Doeleman, que previsiblemente ganará el premio Nobel de Física en algún momento de la próxima década por el descubrimiento presentado hoy. Un telescopio espacial permitirá observar agujeros negros sin perder la información que queda filtrada por la atmósfera de la Tierra. “Como en todos los grandes descubrimientos, esto es sólo el principio”, ha anticipado Doeleman.

Casado sube el tono de final de precampaña y resucita a ETA para criticar a Pedro Sánchez

Fuente: https://www.publico.es/politica/campana-electoral-2019-casado-sube-tono-final-precampana-resucita-eta-criticar-pedro-sanchez.html

MARTA MONFORTE JAÉN@MartaMonforteJ

La banda terrorista ETA anunció hace prácticamente un año su disolución definitiva, casi seis años y medio después de su renuncia a la violencia pero, el PP ha mostrado reticencias -tanto en el Congreso como en plena precampaña- a dejar de apelar al fantasma de la banda terrorista para atacar al Gobierno. Un argumento que ya utilizaba el actual líder del PP, Pablo Casado, antes de erigirse como vencedor en el Congreso Extraordinario del partido en el mes de julio.

 “A mí no me gustan las manos de [Pedro] Sánchez. A mí me gustan las manos blancas de las víctimas del terrorismo”; “A mí me gustan las manos blancas que dicen que no puede haber concesiones a los asesinos etarras; a mí me gustan las manos blancas de la sociedad que empezó a latir cuando el corazón del Miguel Ángel dejó de hacerlo” escribía el entonces candidato a la sucesión en Twitter.

Las “manos blancas” ha vuelto a ser el argumento esgrimido por Casado -en referencia a las manifestaciones masivas que se sucedieron en toda España tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1997 perpetrado por ETA- para cargar con dureza contra el presidente del Gobierno, al que ha acusado de “liquidar la nación”, “implorar los votos de los terroristas” y preferir “manos manchadas de sangre a manos pintadas de blanco”.

l ‘popular’ acusa a Sánchez -en cada ocasión que se le presenta- de “rendirse” ante los independentistas catalanes y ahora hace lo propio con EH Bildu, después de que el partido de Arnaldo Otegi apoyara los decretos del Gobierno durante la diputación permanente del Congreso el pasado miércoles. Desde entonces, el conservador ha acusado a los socialistas de “no poder mirar a las víctimas a la cara” y ha tildado a Sánchez de “indigno” por “pactar con los proetarras”. “En 40 años de historia criminal de ETA sus amigos de Bildu nunca habían conseguido tanto”, dijo recientemente.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Luís Ábalos, considera que las declaraciones de Casado son “una fase de delirio e inconsciencia” que “lo inhabilita para presidir España”. A su juicio, “no se puede hablar así” y va “un paso más allá que solamente se puede explicar desde la más absoluta desesperación”.  “Uno no debería jugar con esas cosas”, ha zanjado el socialista.

El líder de EH Bildu ha asegurado que “no existe ninguna vía de comunicación oficial con el Gobierno de Pedro Sánchez” y que “jamás” había escuchado su nombre tantas veces en en las televisiones españolas. “Hay un interés por parte del bloque reaccionario en convertirme en el enemigo público número uno·, lo que “quiere decir que EH Bildu es el enemigo a batir”, defendía Otegi este lunes.

“ETA ya no es una preocupación de la ciudadanía”

Amparo López Meri, doctora en periodismo especializada en comunicación política y profesora en la Universitat Jaume I de Castelló (UJI), considera que “sacar el debate de ETA es resucitar un fantasma gratuitamente” porque “no es una preocupación de la ciudadanía en la actualidad”. Para la experta, atacar utilizando a la banda terrorista es “una señal de debilidad”. “Creo que el PP se ve mal y está intentando desacreditar la imagen de sus adversarios como puede. Evidentemente, atacan al PSOE porque es el rival más directo, porque es la fuerza de izquierdas que con más proyección de voto según recogen las encuestas”, alega.

Meri cree que si el PP ha de recurrir al tema de ETA para luchar dialécticamente con sus rivales políticos y no tiene otros argumentos “es porque en el partido se sienten débiles e inseguros, e intentan hacer daño de alguna forma y no tienen otra manera de hacerlo”. “Sacar al debate estas cuestiones me parece que es empobrecerlo cuando se deberían abordar temas importantes como es el programa electoral y es un intento, a su vez, de crispar el ambiente”.

Por otra parte -defiende- es también “radicalizarse como derecha”. “Como el PP quiere ganarle terreno a Vox trata de sentar cátedra en las que son sus defensas tradicionales”. La profesora recuerda que los conservadores se han cerrado al diálogo y a la negociación con la banda terrorista. “Eso antes les hacía ganar votos, puede que ahora también lo haga, pero es una forma de volver al PP de antes, cuando era más derecha que centro derecha”. 

Para el consultor electoral Enrique Cocero, los partidos independentistas suponen un “conjunto complementario”, lo que define como “todo aquella gente con la que, en principio, nadie quiere pactar”. Cocero considera que “Bildu marca si estás aquí o al otro lado, al igual que el independentismo catalán; aunque, a su juicio, el partido vasco “marca de una forma mucho más abrupta con quién vas a contar y con quién no”.

El asesor asegura tanto los partidos independentistas catalanes como Bildu son partidos legítimos y alega que los ‘populares’ se sirven de que Bildu no ha condenado e incluso justificado a la banda terrorista para lanzar un mensaje. “El poder que transmite esa imagen es aprovechado por Pablo Casado para atacar a Sánchez, lo cual es, incluso, esperable” por parte del conservador, zanja.

El Parlament exige a Torra que se someta a una cuestión de confianza o convoque elecciones

Fuente: https://www.eldiario.es/catalunya/politica/Parlament-Torra-cuestion-confianza-elecciones_0_885061756.html

La mayoría parlamentaria ha constatado la “inoperancia” del Govern, reprochándole que no haya presentado un proyecto de presupuestos para este año, pese a que había sido reclamado por el Parlament. El vicepresident económico, Pere Aragonès, presentó los números del borrado de los presupuestos ante la prensa, pero no llegó a llevarlos al hemiciclo, al constatar que no tenía suficientes apoyos para aprobarlo. Por esta razón la oposición ha disparado contra el Ejecutivo de Quim Torra, asegurando que “falta al respeto” a los acuerdos tomados por la Cámara.

“Tenemos un Govern que no gobierna, que no respeta los acuerdos del Parlament, que no tiene mayoría y que además ha renunciado a presentar unos presupuestos a esta Cámara”, ha resumido la portavoz socialista Eva Granados. Desde el PSC han señalado que los principales indicadores sociales han ido a peor desde la llegada de Torra a la Generalitat. “Solo hemos visto retroceso”, ha asegurado.

La moción aprobada este jueves es un serio toque de atención a la coalición de JxCat y ERC, pero tendrá pocos efectos prácticos. Pese a la debilidad del Govern, la oposición tampoco tiene mayorías para sacar adelante una moción de censura, porque no hay un candidato alternativo a Torra que suscite los apoyos de toda la oposición, que va del PP a la CUP. En vista de esto, el pasado martes el Govern retó a la oposición a proponer una moción de censura o dejar de bloquear la investidura.

El contraataque de los partidos del Govern ha ido en la misma dirección. La portavoz de ERC Anna Caula ha reclamado a la oposición que pasen de la crítica y traten de consensuar un candidato alternativo. “Sean valientes y planteen una moción de censura”, ha reiterado la diputada. También el vicepresident del Parlament, Josep Costa, ha calificado la iniciativa de “moción de confianza encubierta”, rechazando que haya un pérdida de confianza del Govern en vista de que mantiene los mismos votos con los que Torra fue investido, es decir, los de JxCat y ERC. “No aceptaremos que se dé a entender que ha habido una pérdida de confianza en base a unos votos usurpados por los tribunales”, ha proclamado Costa.

Los miembros del Ejecutivo, comenzando por el propio Torra, han negado reiteradamente en las últimas semanas que tenga intención de someterse a una cuestión de confianza o de convocar elecciones en este momento. En el Govern cuentan con que los diputados suspendidos que se presentan a las elecciones generales o europeas dejen sus escaños en el Parlament, con lo cual recuperarían su efectividad. Si eso llega a ocurrir, pasado el ciclo electoral la coalición de gobierno tendría 66 diputados de los 135 de la Cámara, con lo que solo necesitarían la abstención de la CUP para sacar adelante su acción legislativa. 

Para aprobar el varapalo al Govern de este jueves ha sido clave la posición de la CUP, que ha decidido no participar en la votación. Pese a que los anticapitalistas se abstuvieron en la investidura de Quim Torra, la formación se ha ido alejando de la política del Govern durante los últimos meses. Este jueves además los anticapitalistas han reclamado a Torra que convoque elecciones, sumándose al resto de la oposición. Con todo, la portavoz María Sirvent ha cargado con dureza contra el PSC, promotores de la iniciativa, por su apoyo al 155.

Sánchez pasa de puntillas por el escándalo de las cloacas y el Gobierno muestra su incomodidad

Fuente: https://www.publico.es/politica/cloacas-interior-sanchez-pasa-puntillas-escandalo-cloacas-gobierno-muestra-incomodidad.html

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c); junto al ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos (i); la presidenta del PSOE, Cristina Narbona Ruiz (2i), la vicesecretaria general del PSOE,
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c); junto al ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos (i); la presidenta del PSOE, Cristina Narbona Ruiz (2i), la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra (3d), la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (2d), la ministra de Defensa, Margarita Robles (d), durante la presentación de la campaña electoral de los socialistas. EFE/Ballesteros

MADRID03/04/2019 23:14 Actualizado: 03/04/2019 23:14

MANUEL SÁNCHEZ@ManuSanchezG

Negar y ponerse de perfil. Estas dos actitudes son las que parece que ha puesto en marcha el Gobierno y el propio presidente, Pedro Sánchez, a la hora de abordar el caso de las cloacas de Interior, un tema con el que se le ve visiblemente incómodo al Ejecutivo y al partido.

Más allá de salir en tromba a negar que las cloacas sigue existiendo en el Ejecutivo de Sánchez, como les sigue acusando Unidas Podemos, el Ejecutivo intentar no tocar este tema en ninguno de los actos que celebra e procura cortarlo de raíz cuando se le pregunta por ello. Además, ha renunciado a utilizarlo como argumento para atacar al anterior Gobierno del PP como sí hizo, en algunas ocasiones, cuando estaba en la oposición.PUBLICIDADinRead invented by Teads

Una prueba de ello fue la respuesta cortante y seca que tuvo este miércoles la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, cuando se la interpeló por la cuestión: “La guerra sucia no existe”, sentenció.

También lo negó un día antes la ministra Portavoz, Isael Celáa, quien dijo que este tipo de actuaciones no se dan con el Gobierno de Sánchez, y circunscribió a situaciones particulares si es que hubiera algo reprochable.

Más llamativa resulta la actitud del propio presidente, que desde que lanzó la acusación Pablo Iglesias, ha pasado de puntillas por la cuestión. Ni en sus actos en su condición de presidente del Gobierno, ni en la presentación de su campaña ni siquiera en el mitin que celebró el martes en Cáceres ante su militancia, ha deslizado una palabra sobre este asunto.

En el acto en Cáceres vertió duras acusaciones contra PP y Ciudadanos por distintos temas, pero sólo se puede apuntar como supuesta referencia a las cloacas del Estado una frase genérica, en la que dijo que “es de mala gente robar y espiar”, sin precisar nada más.

Oficialmente desde La Moncloa tampoco se quiere entrar en el asunto, como si fuese un tema que el PSOE quiere sacar fuera de la agenda de la campaña pese a que, en teoría, sería el PP el más perjudicado por este escándalo.

Algunas fuentes apuntan que la estrategia es intencionada, porque la denuncia de Unidas Podemos ha metido en campaña a este partido y, además, el PSOE no se siente nada cómodo con este tema.  

Muere Rafael Sánchez Ferlosio, maestro singular de las letras españolas, a los 91 años

Fuente: https://elpais.com/cultura/2019/04/01/actualidad/1554109097_331968.html

Cuando en las contadas páginas autobiográficas que escribió tuvo que referirse a sí mismo, dijo que era un plumífero. Es decir, una persona que tiene por oficio escribir. Y de eso trató la vida completa de Rafael Sánchez Ferlosio, que murió este lunes en Madrid a los 91 años. Cultivó todos los géneros y, en cada uno de ellos, trabajó con la misma meticulosidad, finura y honradez. Tímido, iconoclasta, no le gustaba darse importancia, tenía un magnífico sentido del humor.

La imaginación le sirvió para construir su primer libro, Industrias y andanzas de Alfanhuí (1951), un prodigio de sencillez; luego afinó el oído para recoger la lengua que se hablaba en la España de los cincuenta y la reconstruyó enEl Jarama. Fue la novela con la que ganó el Premio Nadal en 1955, y con la que obtuvo fama y reconocimiento. No tardó en salir huyendo de aquello, abominando del “horror o repugnancia” que le produjo “el grotesco papelón de literato”. Así que, entre octubre de 1954 y marzo de 1955, cuenta en La forja de un plumífero, “agarré la Teoría del lenguaje, de Karl Bühler, y me sumergí en la gramática y en la anfetamina”. Fue una época intensa. “Cuando me encerraba no quería ver a nadie. Un verano —sería el del 59— en que me quedé solo en Madrid, llegué incluso a arrancar el cable del teléfono”.

Su obra dio entonces un giro radical, dedicándose sobre todo al ensayo y, un poco más tarde, a sus colaboraciones periodísticas, la gran mayoría de estas publicadas en este diario. No dejó nunca, por otro lado, de escribir pecios, esa suerte de aforismos, notas, fragmentos, citas, llamaradas, iluminaciones. Uno de ellos: “(Paisaje para Demetria) Por el lomo de la alta pared del huerto coronada con cascotes venía andando esta tarde un gatito, sin cortarse”.

Fue el segundo hijo de los seis que tuvo Rafael Sánchez Mazas, escritor y periodista y uno de los fundadores de Falange. Nació en Roma en 1927, cuando su padre estaba destinado allí como corresponsal de Abc. Se formó con los jesuitas y luego quiso hacer Arquitectura, pero pronto abandonó esa carrera para estudiar Filología Semítica en la Facultad de Filosofía y Letras de la Complutense, en Madrid. Nunca fue buen estudiante, todo lo que le importó lo aprendió por su cuenta. Fue amigo, entre otros muchos, de Ignacio Aldecoa, Jesús Fernández Santos y Carmen Martín Gaite, con la que se casó y tuvo una hija, Marta, que moriría joven. Después de su separación se unió a Demetria Chamorro —con quien ha vivido hasta el último instante—, madre de Lucía y abuela de Laura, la nieta que hizo las delicias del escritor durante el periodo final de su vida.

En vídeo, entrevista a Sánchez Ferlosio en diciembre de 2017, cuando cumplió 90 años. CARLOS ROSILLO / VÍDEO EPV

Ferlosio no hizo nunca concesiones a la hora de escribir y era amigo de construir frases de largo aliento, llenas de subordinadas y, por así decirlo, recovecos y guiños y sugerencias. Nunca perdía el timón, aunque tampoco pretendió llegar a parte alguna. Lo suyo era ir de un sitio a otro, rumiando los asuntos recurrentes que le gustaba frecuentar: el avance arrollador de la historia que lo devora todo, las quiméricas justificaciones que se escudan en la razón o el progreso, la infatigable defensa del individuo como realidad única e irrepetible, los avatares del lenguaje, el carácter y el destino, los desatinos de las guerras. Ignacio Echevarría, responsable de la edición de sus ensayos completos, afirma que la escritura de Ferlosio es “esencialmente proteica, combina casi siempre numerosos registros (entre ellos, constante, así en sordina, el humor)” y que “se atiene siempre a lo que él mismo, tomándolo de Fernando Savater, ha señalado como ‘el principio general de la lealtad a la palabra’: Que no se hable en vano”.

No habló Ferlosio en vano. No escribió en vano. Buscó un lugar muy concreto para tomar la palabra, pegado siempre al suelo, agarrado a lo que hace vibrar y padecer a las personas (y soñar y divertirse), y desde ahí tomó la espada para combatir los falsos ídolos de nuestro tiempo. Los cuatro volúmenes de sus ensayos —Altos estudios eclesiásticos; Gastos, disgustos y tiempo perdido; Babel contra Babel y Qwertyuiop— muestran la variedad de sus intereses —el lenguaje, la historia, los clásicos, el presente más inmediato— y la hondura a la que era capaz de llegar en cada asunto. Y estaba su compromiso, un compromiso radical con la condición humana, que iba más allá de cualquier partidismo y que trascendía cualquiera de esas causas que reclaman ser publicitadas. Cuando tocaba ponerse furioso, Ferlosio se ponía furioso. Tenía una ironía que dinamitaba los débiles soportes de tantos de los discursos de los políticos y poderosos, y era muy claro. Cuando ETA sembraba las calles de cadáveres, supo desnudar su programa. “Para dar realidad a la causa y hacer verdadero su dios, nada mejor que una buena carga de hechos, y de entre los hechos, nada mejor que una buena carga de muertes”.

Tenía varias bestias negras, y cada vez que podía arremetía con todo vigor contra Walt Disney, Ortega, el fútbol o la televisión. Siguió dedicado a la narración, embarcándose en un magno proyecto, el de Historia de las guerras barcialeas, de la que resultó otra de sus grandes obras, El testimonio de Yarfoz. “Las celebraciones del descubrimiento de América”, señaló en aquel texto autobiográfico, “me obligaron a escribir Esas Yndias equivocadas y malditas,</CF>otro libelo, enojoso de leer, pero no falto de razón”.

Ferlosio obtuvo el Premio Cervantes en 2004, en 2009 recibió el Nacional de las Letras Españolas y en 2015 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Era tan discreto que, cuando J. Benito Fernández escribía su biografía y le pidió colaboración, se negó tajantemente. “No es nada contra su persona. Es que no soy apropiado, no tengo argumentos”, le dijo. En God &Gun, un ensayo de 2008, y a propósito de un cuadro de El Bosco, escribió: “El que patina va y viene como quiere, a la velocidad que quiere y todo el tiempo que quiere sin ir a parte alguna, pero, sobre todo, gozando corporalmente a cada instante durante el ejercicio”. Si hubiera que resumir la relación de Ferlosio con la vida y la escritura acaso sirva esa imagen del hombre que patina. Sin metas, sin presiones, deslizándose lleno de placer de un lugar a otro.

El filósofo Tomás Pollán, uno de sus grandes amigos y cómplice de sus andanzas hace ya años, habló con Ferlosio el domingo por la noche. Antes de despedirse cuenta que le recitó, en italiano, un verso de Leopardi de un poema titulado El infinito: “Y me es dulce naufragar en este mar”.

La España vaciada está en Madrid

Fuente: https://www.eldiario.es/sociedad/Arranca-Madrid-multitudinaria-Espana-Vaciada_0_883661801.html

Hace frío en Madrid. Como hacía cuando los tubos de escape de los coches, el asfalto y el aglomerado de edificios y personas no recalentaban el ambiente. Como en la España vaciada que ha venido este domingo a Madrid para recordar a los políticos que los pueblos existen.

La Revuelta de la España Vaciada’, encabezada por Teruel Existe y Soria ¡YA!, ha contado con la participación de 90 colectivos de 23 provincias distintas. 50.000 personas, según Delegación de Gobierno, y 100.000, según los organizadores se han sumado a la manifestación, que ha comenzado en Plaza de Colón para luego marchar hacia Fuente de Neptuno. Los asistentes han pedido carreteras, trenes y servicios básicos para más de la mitad del país. Mientras clamaban: “Ser pocos no resta derechos” o “Nuestros enfermos también pagan impuestos”.

La España vaciada supone el 53% del territorio tan solo ocupado por un 5% de la población, con una densidad de población de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Sus habitantes reclaman la falta de servicios básicos, como escuelas, centros de salud o medios de transporte.

El cielo está gris, y hacia el mediodía se pone a llover. Los bulevares de la Castellana huelen a tierra mojada. A campo. Antes de emprender la marcha hacia Neptuno, los organizadores piden un minuto de silencio para luego hacer la ‘rompida de la hora’ con los tambores del Bajo Aragón que repican con fuerza para romper el silencio.

Una de las manifestantes de la 'España vaciada' en Madrid
Una de las manifestantes de la ‘España vaciada’ en Madrid OLMO CALVO

“Parece que por ser menos tenemos menos derechos”

“Mi familia es prácticamente todo el pueblo”, explica Rocío, de 24 años, de Condemios de Arriba, en Guadalajara. La joven ya no vive ahí. Estudia Antropología Social en Madrid, pero su familia continúa en el pueblo, donde viven unas 70 u 80 personas todo el año. “Nos están quitando colegios, centros de salud,… parece que por ser menos gente tenemos menos derechos”, se queja. 

Elena y Carlos vienen de Teruel, de la zona sur. Trabajan por toda la provincia como maestros itinerantes. “Cuando eres itinerante tienes que poner tu propio coche. A veces te pasas más tiempo en la carretera que trabajando”, explican. Piden que la solución no pase solo por el turismo. “Al final vamos a ser un resort de vacaciones para la gente de las ciudades”, dice Elena. “No fija población”, advierte, y añade que también influye en el encarecimiento de las casas en los pueblos. 

La marcha comienza, bajo las calles mojadas del Paseo de la Castellana. Algunos se refugian en paradas de autobús, bajo las copas de los árboles. Alguien vende paraguas y la gente se agolpa para conseguir uno.

Purificación Martín, de Matabuena, Segovia, tiene 68 años. Se vino a Madrid hace más de cuarenta años, por falta de trabajo. “Nos han quitado la panadería, la tienda, todo. El ambulatorio lo tenemos a 6 kilómetros”, explica. 

'Soria quiere futuro', una de las pancartas de la manifestación de la España vaciada
‘Soria quiere futuro’, una de las pancartas de la manifestación de la España vaciada OLMO CALVO

Abundan las pancartas, algunas de las organizaciones, como las multitudinarias de Soria ¡YA!, pero también hay muchas escritas a mano. Un hombre sostiene un cartel en el que pone los distintos nombres de los animales en peligro de extinción: lince, oso polar, urogallo, lobo,… e incluye al soriano y a la soriana entre ellos.

A la marcha asisten personalidades políticas como las ministras de Trabajo, Magdalena Valerio; Sanidad, Luisa Carcerdo; Transición Ecológica, Teresa Ribera; Industria, Reyes Maroto; el titular de Agricultura, Luis Planas.

Acuden, además, el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, Juan Carlos Monedero, el vicesecretario de Política Autonómica del PP, Vicente Tirado, el portavoz en el Senado del PP, Ignacio Cosidó o el líder Ciudadanos, Albert Rivera, que es abucheado por algunos de los manifestantes. Pero los políticos están en un lugar poco relevante, en una marcha sin banderas ni insignias de partido y de marcado carácter social.

María Madurga y María González vienen de Navaleno y de Soria capital. Ambas son ingenieras y trabajan en la capital de provincia. Piden “las mismas condiciones que tienen en otras ciudades grandes”. “No tenemos internet, no tenemos carreteras para llegar a los sitios”, reclaman.

“También me gustaría pedirle a la gente que fuera valiente. La gente que está sobreviviendo en las ciudades, que sea valiente y que se atreva a vivir con mayúsculas en las pequeñas ciudades”, dice María Madurga.

“Ya estamos aquí”

Juan y Ruth Gaspar son dos hermanos de 44 y 42 años que tuvieron que mudarse a Madrid hace 20 años “porque no podíamos trabajar” en El Burgo de Osma, explican. Ambos reclaman la falta de autovía que deja como alternativa una carretera por la que pasan “corzos, jabalíes,…”. “Te juegas la vida en la carretera”, se quejan.

“Llevo casi 20 años en Madrid”, explica Jesús García, de 52 años, oriundo de Sardón de los Frailes, en Salamanca, donde “ahora mismo deben de ser 25 o 30 personas”. Jesús defiende que dar ayudas a los puebles puede beneficiar también a la ciudad. Pide “que la administración invierta en pueblos o en ciudades más pequeñas para que la gente pueda vivir ahí y que en Madrid no tengan el problema de la contaminación que tienen”. 

Hay mucha gente de Madrid que ha venido a apoyar a sus pueblos de origen. Al pueblo al que vuelven cada año, cada mes o cada semana, pero en el que ya no viven. “Ya estamos aquí”, claman por los megáfonos los organizadores. Pero la España vaciada hace mucho que está en Madrid.31/03/2019 – 13:19h


El Reino Unido afronta el dilema de un Brexit salvaje o una prórroga larga

Fuente: https://elpais.com/internacional/2019/03/29/actualidad/1553856557_119583.html

Londres 30 MAR 2019 – 00:16 CET

Theresa May traía por escrito la respuesta a una derrota anunciada. “Las consecuencias de la decisión adoptada por esta Cámara son graves. Me temo que estamos llegando al límite en todo este proceso”, dijo la primera ministra cuando, por un amplio margen de 58 votos, el Parlamento volvió a rechazar su plan del Brexit. Si como han exigido los diputados y se ha comprometido May, el Reino Unido hará todo lo que esté en sus manos para no abandonar abruptamente la UE el próximo 12 de abril, la única salida a la vista será convencer a Bruselas para que conceda una prórroga más larga, de hasta un año.

Durante toda la mañana corrió otra vez el rumor de que esta vez era posible, que los cálculos salían muy ajustados y May podría lograrlo en su tercer intento. El espejismo se desvaneció poco después de las 15.30 (hora peninsular española). 344 diputados frente a 286 votaron de nuevo en contra del Brexit de la primera ministra. Un humillante margen de 58 votos volvió a dejar claro que el acuerdo de retirada pactado con la UE es papel mojado en Westminster.

Como si operara ya en modo autómata, May no quiso dar ninguna pista de los pasos a seguir, ignoró por completo la posible dimisión que ella misma había anunciado el miércoles y perseveró en su empeño: “El Gobierno continuará trabajando para que se produzca un Brexit ordenado, como exige el resultado del referéndum [de 2016]”, dijo.

La UE había condicionado una prórroga de la salida del Reino Unido hasta el próximo 22 de mayo a que el Parlamento aprobara antes de esta semana el acuerdo de retirada. En caso de volver a rechazarlo, el Brexit se produciría el 12 de abril. Pero tanto Londres como Bruselas contemplan la opción B de una prórroga más larga, de hasta un año. Para ello, el Reino Unido deberá aclarar a qué dedicaría ese tiempo extra, y sobre todo, participar en las elecciones al Parlamento Europeo del 26 de mayo.

May asume con sus palabras y su lenguaje corporal que todo el proceso ha escapado de su control. La primera ministra recordó al Parlamento que el lunes se seguirán debatiendo las alternativas a su plan impulsadas por diversos diputados desde las dos bancadas. Las dos opciones con más apoyo —aunque ninguno mayoritario— son un Brexit suave que retenga al país dentro de la unión aduanera y un referéndum confirmatorio de aquello que se decida finalmente. Una combinación de ambas podría ser la solución que reuniera más consenso. Pero este ejercicio de voluntarismo contra el reloj requeriría de la complicidad del Gobierno, porque no basta con expresar el deseo de que se quiere evitar un Brexit salvaje para que no suceda. Es necesario transformarlo en un acto legal y vinculante. La única baza de la que May aún dispone —y que ha tenido en todo momento— es la profunda división existente entre todos aquellos que buscan su caída.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, intervino de inmediato en el Parlamento, en réplica a May, para exigir un adelanto electoral. Los euroescépticos conservadores, que quieren hacerse con el control de la situación cuanto antes, apuntaron hacia dentro. “Esta debe ser la derrota final del plan de Theresa May. No ha sido aprobado. Nunca será aprobado. Lamento decir que ha llegado el momento de que la primera ministra cumpla con sus palabras y deje paso a un nuevo líder que sea capaz de presentar un acuerdo de retirada que cuente con el respaldo del Parlamento”, dijo el diputado Steve Baker, número dos del carismático Jacob Rees-Mogg y verdadero cerebro operativo del Grupo de Estudios Europeos, de presión antieuropeo y que aglutina al ala dura de los tories.
El Abogado General del Estado, Geoffrey Cox, un letrado con una demostrada imaginación jurídica, fue el encargado de intentar convencer a los diputados, al comenzar el debate en Westminster, de que si votaban a favor del texto en esta tercera ocasión no se comprometían a nada. “Cualquier salida negociada de la UE requiere que sea aprobado antes este acuerdo de retirada”, explicaba Cox.

Pirueta jurídica

El Reino Unido afronta el dilema de un Brexit salvaje o una prórroga larga

VIDEOANÁLISIS: Brexit, ¿Día de la independencia, de la traición o de la marmota?

Para sortear la prohibición del speaker (presidente de la Cámara), John Bercow, quien había advertido de que no permitiría que se votara de nuevo un mismo contenido, el Gobierno había desgajado en dos mitades el pacto alcanzado con la UE (Acuerdo de Retirada y Declaración Política) y presentado solo la primera. Era el modo, argumentaba el abogado general, de asegurar la certidumbre jurídica que proporcionaba la fecha fija del 22 de mayo sin comprometerse a nada más. Los diputados podrían, a partir de esa certidumbre, influir en el diseño de la nueva relación política que se negociara con Bruselas durante el largo periodo de transición que comporta el acuerdo.

La enésima pirueta jurídica no convenció a los más reacios. Los casi 30 diputados euroescépticos para los que nada que no sea un abandono salvaje de las instituciones comunitarias les vale no dieron su brazo a torcer. Los socios norirlandeses del DUP, que sostienen la mayoría parlamentaria conservadora, mantuvieron su negativa. Su pretendido empeño por preservar la integridad territorial del Reino Unido les sigue haciendo recelar del backstop, la salvaguarda par la frontera irlandesa impuesta por Bruselas. Y los laboristas, incluso los más proclives a respetar el resultado del referéndum de 2016, creyeron ver detrás de la maniobra de May la amenaza de un “Brexit a ciegas”: aprobado el acuerdo, han temido en todo momento, la primera ministra se retiraría y sería otro conservador, más duro en sus planteamientos, quien tomara las riendas de la siguiente fase de negociaciones con Bruselas.

May ha querido todo este tiempo mantener la unidad de su partido y lograr un Brexit ordenado. Su tercera derrota le ha demostrado que tendrá que elegir, y contar con el Parlamento.