Javi Fernández ya gana de Quijote: batió a Hanyu

Si en el programa corto Javi Fernández se reencontró con Chaplin, para el largo el madrileño ha decidido transformarse en Don Quijote, ese icónico personaje español que se enfrentaba a utopías. Estreno perfecto. Fernández bien podría ser el Quijote del siglo XXI por su búsqueda de lo imposible. Pero a diferencia del Hidalgo de la Mancha, Superjavi cumple sus sueños en la élite del patinaje y estrenó este show con una buena victoria ante Hanyu, que tuvo un mal día.

En la familiar pista de hielo de Pierrefonds (Canadá), en el Autumn Classic, Fernández se puso por primera vez el traje del personaje cervantino y se puso a dar piruetas. Dos saltos cuádruples, uno perfecto y otro con caída. Y una buena serie de triples que le llevaron a 177.87 y un total de 279.07.

Antes había actuado Hanyu, el inmenso japonés que en el largo no deslumbró igual que en el corto. El nipón patinó perdido desde un fallo temprano y su show largo, en ocasiones incomensurable, se desdibujó en el hielo canadiense. Hizo 155.52, 268.24 en total. Este año se prevé intenso en el grupo de Brian Orser, donde ambos se entrenan. Los Juegos Olímpicos de Pyeongyang están en el horizonte y Javi ha ganado la primera partida… con su Quijote.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2yxZZd3
via IFTTT

Anuncios

El ‘equipo gol’ de Segunda visita a un Rayo en sequía

Marcar o no marcar, esa es la cuestión. Y lo es, una semana más, porque la sequía del Rayo ya se prolonga a 429 minutos entre Liga y Copa. Una realidad que no genera ansiedad, “pero sí preocupación”, como confirmó Míchel. A su rival, por contra, se le caen los tantos de los bolsillos. La Cultural es, junto al Valladolid, el más goleador (11) y también uno de los más goleados (10, sólo le supera el Córdoba con 11 y un partido más) de Segunda. De ahí que uno de sus anhelos sea dejar la portería a cero, algo que el Rayo logró en Sevilla, gracias a los reajustes defensivos. 

Los franjirrojos encadenan ya cuatro jornadas sin ganar (han sacado tres de esos doce puntos) y sus dos últimos choques en casa terminaron con derrota (0-3 ante el Tenerife en Copa y 0-3 ante Osasuna en Liga). Les urge quitar el mal sabor de boca a su gente. Mientras, los leoneses aterrizan pletóricos en Vallecas al haber amarrado diez de los doce últimos puntos.  

Dos son las novedades de Míchel en su convocatoria de 19: regresa Guerra (lo que podría abrir las puertas de la titularidad a De Tomás, desplazando a Trejo a la banda) y entra Abdoulaye por primera vez en esta nueva etapa. La otra cara de la moneda es Lass, quien se queda fuera.

Casi 400 hinchas acompañarán a la Cultural en un duelo por el balón, con dos estilos marcadamente ofensivos, en el que De la Barrera tendrá que realizar cambios en la zaga por la lesión muscular de Zuiverloon. Una baja a la que se suma la de Julen Colinas, por una gastroenteritis.

 

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2xZrBL3
via IFTTT

Cádiz y Numancia se miden hoy en la cima de la clasificación

Dejando a un lado las buenas sensaciones causadas por la victoria ante Osasuna en Copa, la derrota en el Carlos Tartiere sigue siendo el motivo por el que los amarillos buscarán regresar a la senda de la victoria ante su afición, en todo un partido con olor a fútbol de plata. Siguen las bajas en el Cádiz, y dos muy importantes como las de José Mari y Álvaro García, pero Cervera ha conseguido cubrirlas con otros efectivos y estos han respondido satisfactoriamente. Ganar al conjunto soriano, además, mantendría a la escuadra gaditana en la pelea por la cabeza de LaLiga 1|2|3 (sigue el partido en directo en AS.com).

El Numancia se presenta en Cádiz con las ganas de seguir comandando la clasificación, aunque para ello Arrasate tiene una serie de bajas importantes. En el conjunto visitante no han entrado en la convocatoria por estar lesionados Julio Álvarez, Guillermo, Manu del Moral, Gutiérrez y Ripa.

from Últimas noticias | Diario AS http://ift.tt/2yyO1A0
via IFTTT

“Mi México es el que se levanta y une en las desgracias”

Había una probabilidad entre 74 de que México volviese a sufrir un terremoto que provocase daños materiales un 19 de septiembre. El pasado martes, 32 años después de la tragedia que dejó 10.000 muertos, el país volvió a temblar. Un sismo de magnitud 7,1 golpeó el centro de México, especialmente la capital, dejando cerca de 300 muertos, miles de heridos y decenas de miles de damnificados.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2yymG0K
via IFTTT

Crónicas de un pueblo

<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;">Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, <a href="/es/20170816/Multimedia/14583/CTXT-trailer-entrevistas-Que-hacer-EEUU-Trump.htm" target="_blank"><span style="font-size: medium; color: #993300;">puedes ver el tráiler en este enlace</span></a> y donar aquí.</p>
<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;"> </p>
<p>1.- Hoy en Barcelona hace tanto calor que podías freírte un huevo en la frente. Hemos aprovechado y, en casa, hemos comido <em>ous ferrats. </em>Muy buenos. Y, ahora, al tajo.</p>
<p>2.- El Gobierno ha asumido el mando de los mossos. Un Gobierno es, básicamente, la cosa Interior y la cosa Economía. Dos cosas de las que carece, zas, la Gene. La Gene, vamos, ha sido intervenida. O, lo que es lo mismo, no existe. La autoridad cat, en ese momento, se llama señor Millo, y ocupa un despacho en la Delegación del Gobierno. Que está rodeada de barreras y poli. No es una buena foto para potenciar la Marca España esa de las narices.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>3.- Es importante saber que este cambio profundo en el mapa territorial se ha realizado vía Ejecutivo. Vamos, que en el ‘sistema más federalizante de Europa’ se puede suprimir una autonomía de forma rapidita y sin control parlamentario alguno. Judicial y de prensa, ni te digo. El federalismo es, snif, básicamente sistemas de contrapoder –que por aquí abajo jamás han existido–. Son sistemas de mal rollo, encaminados a evitar lo contrario de lo que tenemos: un Gobierno Central con una capacidad de autoridad asombrosamente desmesurada Y, por lo tanto, proclive a la arbitrariedad. La crisis Cat ha servido –quizás esta ha sido su única utilidad hasta ahora– para ver que esto es un Estado unitario y centralizado. Con todas las letras. Resulta, además –y esto es dramático– imposible modificarlo. Resulta imposible cualquier cambio. Ganar unas elecciones en un territorio no significa nada al respecto. Un 48% de población indepe no significa nada. Un 80% de población que quiere un referéndum –es decir, cuestionar dónde reside la soberanía, cuál es su símbolo, acabar con el R'78– no significa nada. No es sostenible, no obstante, un Estado con problemas con el 80% de la sociedad en un territorio. No sin violencia. Y, glups, BCN tiene atracados varios barcos repletos de ella. No es sostenible la violencia cotidiana en un Estado de la UE. O, al menos, no por ahora.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>4.- La Gene no reconoce la autoridad del Gobierno sobre los mossos. Lo que queda muy mono. Pero es difícil que haga algo al respecto. Hacer algo, en este contexto, significaría un conflicto armado entre cuerpos policiales. Además –y esto es importantísimo–, la Gene ha reculado ante cualquier ofensiva del Gobierno Central desde que empezó la crisis. Emitiendo, eso sí, discursos épicos en la dirección contraria. Cuelan, porque el Procés sigue siendo –al menos esta mañana a primera hora– un sistema de propaganda en torno a un Gobierno. Los dos movimientos hacia atrás de la Gene más importantes y, me temo, determinantes, han sido los siguientes: el miércoles por la noche, los Presis de Òmnium y ANC pidieron a los manifestantes que dominaban la calle que se retiraran. Es decir, desactivaron las movilizaciones. Con un par. Lenin hubiera sido processista y ahora Assange trabajaría para los Romanov. Convocaron, sí, otras al día siguiente, en otro punto menos molesto y poniéndoles fecha de caducidad –la libertad de los detenidos, cuya detención no podría prolongarse más de 72 horas–. El siguiente momento raje fue la disolución de la Sindicatura. Algo importantísimo y trascendente. Sin ella no hay referéndum, tal y como señala la propia Llei del Referèndum, elaborada por ellos. Estos dos movimientos explican dos cosas: tras cinco años de pormenorizados trabajos secretos y bla-bla-bla, el Govern se tiró a una piscina sin ningún trabajo consistente previo. Y sin haber calculado ni la temperatura del agua –hierve–, ni si sabía nadar. No evaluó, al parecer, la capacidad del Estado, ni su propia capacidad de resistencia, que ha sido poca o nula. No ha mantenido desobediencias tácticamente efectivas, no ha mantenido posturas de insumisión. Se ha limitado a explicar cosas que no estaban pasando y que no estaba haciendo. No ha explicado que, tácitamente, ha tirado la toalla esta semana. Es posible que todo lo que ha hecho lo haya hecho embebido de su propia propaganda.</p>
<p class="pb-ads megabanner" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-mega.jpg" alt="" /></p>
<p>5.- El Govern, que ha dado un paso atrás con cada paso adelante del Gobierno, podría, por tanto, dar el paso atrás definitivo –desconvocar– antes del 1O. Pero en este momento parece que no lo va a hacer. El Govern mantiene la convocatoria del referéndum, sumamente improbable, porque, en este preciso momento, es la única autoridad que tiene y que le diferencia de una ONG. Lo hará porque en cinco años es lo único que ha hecho al respecto. Lo hará confiando en que la represión suponga un cambio de perspectiva en la UE y un posible desbordamiento en Cat. Lo hará confiando, vamos, en que la sociedad haga algo que ellos no han hecho por falta de, por ejemplo, palabra dada, responsabilidad o valentía: resistir. Espero que, en sus cálculos, no necesite un fiambre. Como espero que en los cálculos del Gobierno haya la posibilidad de evitarlo. Lo espero. No saben cómo lo espero.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>6.- Un Govern rebelde, intervenido por el Estado, hubiera creado un contrapoder, una autoridad nueva. No sé, una República. Es importante que no lo haya hecho.</p>
<p>7.- La gran herramienta de que dispone el Govern es la disciplina social. Sus simpatizantes se congregan donde se les señala y piden lo que se les señala. Se señala que pidan votar en el referéndum al que el Govern ha renunciado. Es decir, se canaliza la protesta hacia un solo punto. El Govern no aprovecha la crisis de Régimen. Tiene miedo a que esto se desborde en más direcciones que la deseada. En otros puntos del Estado hay simpatizantes en este conflicto, que no han sido cultivados por el Govern, sino todo lo contrario. Su surgimiento es un indicio de que la crisis de Régimen es mayor de la visualizada. Es un indicio también de que la violencia del Gobierno puede desbordar más cosas de las deseadas por el Gobierno.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>8 .- Ayer hubo la primera mani ultranacionalista española. Cuatro gatos. Y un indicio de futuro. Dos comunidades esencialistas, orientadas y representadas por dos gobiernos, enfrentadas y haciendo ese ruido que hace el esencialismo nacional.</p>
<p>9.- En los discursos improvisados suena mucha la palabra <em>poble. </em>Pueblo. Lo que es inquietante. Estamos en este pollo por la palabra pueblo, el portador de la Soberanía Nacional según esa Consti innegociable. Se coló ese fragmento, junto con la cosa Monarquía, a través de la Ley de Reforma Política. Es decir, por la puerta de atrás de la puerta de atrás, de la puerta de atrás. No existe el pueblo español. No existe el pueblo catalán. En Europa ya no existen pueblos. Ni los lapones. Es necesario empezar a dejar de hablar de pueblos y empezar a hablar de sociedades. Son como pueblo, pero por lo civil. Pero eso no pasa. Socorro. Sáquenme de aquí.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>10. – Els Comuns han empezado a utilizar el palabro pueblo, esa palabra tan extraña que exige crítica y público en todos los espectáculos peninsulares.</p>
<p>11.- Mañana hay un acto convocado en todas las plazas de –otra vez– pueblo Cat. La Marató Democràtica, nombre artístico. Una concentración por el último chiste de la Audiencia. Se trata de una movilización / desmovilizacion en la dirección correcta, les informo.</p>
<p>12.- Hoy hay un acto auspiciado por el Ajuntament, organizado por Juristes per la Democràcia i els Drets i Llibertats. Intervienen el tinent d'alcalde, Jaume Asens, los abogados Agusti Gil Matamala y Gemma Calvet, el magistrado de Primera Instancia Guillem Soler, el constitucionalista Javier Pérez Royo, el fiscal y magistrado del Tribunal Supremo José Antonio Martín Pallín, y la catedrática de Derecho Constitucional Marcé Barceló. Ya les explicaré mañana, pero parece un acto pertinente e importante, en el que se hablará del tránsito, aparentemente legal, de un Estado de Derecho a uno excepcional.</p>
<p>13.- El rey sigue sin decir ni mu. Es decir, asume lo dicho y hecho. El rey, que periódicamente se presenta como contrapoder, es una región del poder que está siendo erosionada por sus abusos de fuerza.</p>
<p>14.- En la UE pasan cosas. El Alto Mando sigue con las frases de siempre. Oficialía empieza a matizar. En el Parlamento Europeo, un grupo de 50 diputados ha emitido una protesta por el caso del dialogante Rajoy. Rajoy ganará la guerra. Pero se está quedando sin cartuchos para la paz. O no. Ya veremos.</p>
<p>15. Diga lo que diga el Govern, no hay referéndum. Habrá simulacros, protestas. Y una violencia estatal inusitada. Es posible que haya llegado el momento de la resistencia pasiva ante los abusos del Estado y de la propaganda local de un Govern que habla mucho y recula más.</p>

from ctxt.es http://ctxt.es/+gknjx
via IFTTT

El campo de batalla de la antiinmigración

<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;">Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, <a href="/es/20170816/Multimedia/14583/CTXT-trailer-entrevistas-Que-hacer-EEUU-Trump.htm" target="_blank"><span style="font-size: medium; color: #993300;">puedes ver el tráiler en este enlace</span></a> y donar aquí.</p>
<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;"> </p>
<p>La antiinmigración hoy se produce en un contexto económico y tecnológico en el que la imbricación de intereses, el acceso a la información y la capacidad de cruzar fronteras de forma legal o irregular hacen mucho más difícil introducir medidas proteccionistas extremas. Pero esta dificultad no ha hecho más que disparar la frustración de sociedades que han sido al mismo tiempo castigadas por la Gran Recesión y espoleadas por un discurso populista que ofrece soluciones simples a desafíos extremadamente complejos.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>Es evidente <a href="http://ift.tt/2wOBA0K; target="_blank">el auge de la xenofobia populista en Europa</a>, aunque los resultados son heterogéneos según qué países. Es destacable el 46% de votos que consiguió el candidato del FPÖ austriaco en la primera vuelta de las presidenciales celebradas en abril de 2016, el 15% del Partido del Progreso en las recientes elecciones de Noruega, el Gobierno de Viktor Orbán en Hungría, el ascendiente presidencial de Marine Le Pen en Francia o los 130 de 751 escaños del Europarlamento que están ocupados por representantes de opciones abiertamente antiinmigratorias.</p>
<blockquote>
<p>El joven partido antiinmigración Alternativa para Alemania (Afd) amenaza, según las encuestas, con recoger un 10% de votos e irrumpir por primera vez en el parlamento</p>
</blockquote>
<p>Pero la influencia del populismo antiinmigratorio no se limita a su peso electoral formal. La verdadera fuerza de estos movimientos reside en su capacidad para contaminar la posición de los partidos tradicionales y trasladar el eje del debate público hacia la derecha, forzando a contestar cuestiones que hace unos años hubiesen sido sencillamente intolerables.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>Las próximas elecciones al Bundestag de Alemania, el 24 de septiembre, también nos hablan de esto mismo. El joven partido antiinmigración Alternativa para Alemania (Afd) amenaza, según las encuestas, con recoger un 10% de votos e irrumpir por primera vez en el parlamento.</p>
<p>En las tres elecciones regionales celebradas este año en Alemania, la CDU de Merkel ha superado a los socialdemócratas del SPD, incluso en su bastión histórico del Ruhr. AfD, por su parte, entró en 2016 en las Cámaras territoriales (<em>landtags</em>) de los <em>lander </em>de Baden-Württemberg (con 23 diputados), Renania-Palatinado (14), Sachsen-Anhalt (25, segunda fuerza), Mecklenburg-Vorpommern (18) y Berlín (con 25 representantes).</p>
<p class="pb-ads megabanner" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-mega.jpg" alt="" /></p>
<p>La migración es el gran tema de la campaña electoral. Según la Oficina Federal para la Migración y los Refugiados (BAMP), Alemania recibió en 2016 a 280.000 peticionarios de asilo, un 68% menos con respecto al año anterior, en el que llegaron 890.000 personas. Esta drástica reducción de llegadas se debió al cierre de la ruta de los Balcanes y la firma de la declaración de reubicación y reasentamiento de refugiados entre la UE y Turquía, lo que supuso un alivio para Angela Merkel, que se enfrentaba a una situación delicada en las encuestas y desató los demonios del racismo y la xenofobia. Según el Ministerio del Interior, se producen diez ataques diarios a refugiados en Alemania (resultado de la media de los 3.533 ataques a refugiados y a centros de acogida registrados en 2016, en los que resultaron heridas un total de 560 personas, 43 de ellas niños).</p>
<p>Miremos los programas electorales. La Unión Cristiano-Democrática (CDU) no establece cifra límite a la acogida de refugiados dadas las diferencias entre los socios de la coalición, pero aboga por estabilizar las llegadas en los niveles más bajos. Apuesta por aliviar la presión migratoria atajando sus causas, para lo que propone una subida de medio punto para la ayuda al desarrollo en el PIB para el año 2025, así como impulsar la asociación con África en una especie de Plan Marshall. Según el Ministerio de Desarrollo, “atender a un migrante o un refugiado en Europa es hasta 130 veces más caro que hacerlo en su país de origen”, por lo que, para los conservadores, mejorar las condiciones de vida en los países de origen frenaría los flujos migratorios a Alemania.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>Pero no todos en la CDU están de acuerdo con la política de Merkel y hay un sector que considera que gira hacia la izquierda. Este sector –al menos 7.000 miembros conservadores entre la CDU y la CSU (su partido hermano en Baviera)– le pide que tome medidas contra la inmigración, como por ejemplo la deportación automática de cualquier extranjero que haya cometido un crimen, la eliminación del concepto de la doble nacionalidad para inmigrantes o la prohibición de las asociaciones islámicas. Durante la última conferencia anual del partido, se votó limitar los derechos de los inmigrantes a tener doble nacionalidad, a pesar de que Merkel fuese en contra de esta iniciativa. Según ella, la solución a la crisis de los refugiados pasa por una respuesta fuertemente integrada de todos los países de la Unión Europea. Podría decirse que la CSU actúa como lastre de la CDU en materia migratoria, ya que son claramente más conservadores y su líder, Horst Seehofer, se enfrentó varias veces a Merkel durante la llegada de migrantes en 2016 y 2017.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<blockquote>
<p>Durante la última conferencia anual de la CDU, se votó limitar los derechos de los inmigrantes a tener doble nacionalidad, a pesar de que Merkel fuese en contra de esta iniciativa</p>
</blockquote>
<p>En los últimos años, el partido socialdemócrata SPD está perdiendo apoyos a la vez que se aparta de la línea de defensa de los trabajadores y adopta tendencias más tradicionalmente de derechas. La esperanza del SPD para obtener buenos resultados en estas elecciones reside en su candidato, Martin Schulz. Tanto él como el SPD están intentando no darle demasiada relevancia a la cuestión de los refugiados y migrantes de la campaña, consiguiendo que sea menos crucial hoy de lo que lo fue en las elecciones regionales del 2016.</p>
<p>Schulz ha dedicado más de 20 años de su vida política a Bruselas. Fue presidente del Parlamento Europeo durante cinco años y candidato a presidente de la Comisión. Tanto Schulz como el SPD están intentando sacar el tema de los refugiados y migrantes en la campaña, consiguiendo que sea menos crucial hoy de lo que lo fue en las elecciones regionales del 2016. Por un lado, critica la política de Merkel, pide más solidaridad europea con Italia y advierte de que puede repetirse la crisis de refugiados. Por ello ha sido acusado de hacerle el juego a AfD en este tema.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>Cuando se fundó en 2013, Alternativa para Alemania (AfD) se definía a sí misma como un “nuevo estilo de partido, ni de derechas ni de izquierdas”. Durante esta campaña, ha hablado claramente sobre establecer fuertes políticas antiinmigración, reforzar el concepto de “identidad alemana” en oposición al islam y fomentar el euroescepticismo. Propone una política de cierre de fronteras y de expulsión de todo solicitante de asilo cuya petición sea rechazada. Para ellos, el islam no es parte de la cultura alemana.</p>
<p>Según algunos analistas, muchos simpatizantes del AfD son antiguos votantes de la CDU. Muchos están insatisfechos por no poder expresar que aman su país sin ser tachados de nazis.</p>
<p>El Partido Verde (Bündnis 90 / Die Grünen) se muestra abierto a una posible negociación con la CDU. En política social defienden la integración de los inmigrantes en una “sociedad multicultural” y en política exterior apoyan una mayor integración europea e incluso la posible entrada de Turquía en la UE.</p>
<p>El partido de la izquierda Die Linke fue fundado en 2007 por, entre otros, miembros desencantados del SPD. Los candidatos principales para 2017 son Sahra Wagenknecht y Dietmar Bartsch. Wagenknecht representa una candidatura que hace pocas concesiones. Está poco dispuesta a ceder ante el SPD y los Verdes; una actitud quizás poco ventajosa en un país que aprecia el diálogo y la capacidad de compromiso. Parece, además, que intenta pescar votos en las mismas aguas que los populistas de derechas. “Quien abuse del derecho a la hospitalidad, lo pierde”, declaró tras las agresiones sexuales de Colonia el 1 de enero de 2016, falsamente atribuidas a refugiados. De hecho, en la antigua Alemania Oriental, Die Linke ha perdido muchos votos que han ido a parar directamente a AfD debido a  cierto voto protesta y el resentimiento hacia los extranjeros que se atribuye a la clase obrera del Este, menos acostumbrada a la inmigración en tiempos de la RDA; un giro parecido al de Gran Bretaña y el trasvase de votos entre el Partido Laborista y el UKIP. El problema que tiene Die Linke es que posicionarse claramente en ese debate le supone una desventaja teniendo en cuenta que muchos de sus votos vienen del Este, un territorio mucho más antiinmigración que el Oeste.</p>
<p>Por último, el FDP es un partido centrado en el liberalismo económico y no tiene una posición relevante al respecto de la migración.</p>
<p>Alemania ha sido y es, con diferencia, el país más expuesto a la llegada de solicitantes de asilo. En los dos últimos años ha acogido a más de un millón de personas y parte de su ciudadanía se ha implicado de manera ejemplar en esta crisis. Pero la sociedad alemana es compleja, y el discurso antiinmigración ha calado transversalmente en toda la sociedad y en casi todos los partidos con representación institucional, como hemos visto. De la euforia de la cultura de acogida de los primeros días se pasó a una cierta decepción. Pero, a pesar de estas reservas, junto al discurso xenófobo persiste mucha de esa cultura e incluso los partidos conservadores admiten la necesidad de acoger a algunos refugiados, en cifras muchísimo más altas de las que consideramos, sin ir más lejos, en España.</p>

from ctxt.es http://ctxt.es/+3rrxu
via IFTTT

Alemania: el miedo como arma política

<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;">Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, <a href="/es/20170816/Multimedia/14583/CTXT-trailer-entrevistas-Que-hacer-EEUU-Trump.htm" target="_blank"><span style="font-size: medium; color: #993300;">puedes ver el tráiler en este enlace</span></a> y donar aquí.</p>
<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;"> </p>
<p class="p1">Cuando andas por la calle en Berlín, es inquietante pensar que una de cada diez personas con las que te cruzas ha votado a la ultraderecha y te quiere fuera de su país. Mientras vuelves a casa en el autobús, pasas el tiempo pensando quiénes de los que viajan contigo serán votantes de la ultraderecha. La mitad de tu barrio, que es turco, romaní, senegalés, polaco y ruso, queda descartada. La otra mitad son alemanes de clase trabajadora, que en Berlín dio un 28% de los votos al partido nacionalista Alternativa para Alemania (Alternative für Deutschland, AfD) en las pasadas elecciones locales. Los separas en dos grupos: los que se sientan al lado de una mujer con hiyab, y los que prefieren quedarse de pie. No es una categorización sistemática, pero te sirve para darte cuenta de que nadie se sienta a tu lado si puede evitarlo.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="p1">Esta sociología de andar por casa es la que no te permite entrar tranquilo a un bar alemán. Desde que has llegado a Berlín, te sientes mucho más cómodo en los restaurantes turcos, comiendo un kebab, que en los tradicionales <em>Kneipen</em> alemanes. Esas tabernas de madera oscura, barrocas y <em>kitsch </em>al mismo tiempo, con banderas de la selección alemana de fútbol y una clientela familiar se te aparecen como fortalezas impenetrables. Con una gramola, cubremesas blancos de ganchillo y neones desgastados, estos bares se levantan como el último reducto de la cultura alemana. La uniformidad étnica que te encuentras en su interior te coloca en el centro de silencios incómodos y miradas de reojo. Tus balbuceos en alemán no ayudan a aligerar la atmósfera. Sales con tu café en la mano y te prometes no volver.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="p1">De vuelta a casa, caminas bajo farolas que se visten de todos los colores. La campaña electoral ha decorado tu barrio con lemas y retratos para todos los gustos. Los ultraderechistas de Alternativa para Alemania saben bien qué tipo de eslóganes controvertidos escoger para que la gente hable de ellos. Toda tu calle está llena de uno de sus carteles, en los que una mujer alemana embarazada muestra su barriga a los viandantes. “¿Nuevos alemanes?”, pregunta el cartel retóricamente, refiriéndose a los inmigrantes, y se responde: “No, los hacemos nosotros”. Este cartel expresa, de manera poco disimulada, el principio nacionalsocialista de basar la ciudadanía en la raza. Y aquí estás tú, en 2017, emigrado a un país que vuelve a jugar peligrosamente con sus traumas no resueltos.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="p1">Otra cosa que te preguntas en el autobús es qué pensarán los votantes de la ultraderecha de ti. Al fin y al cabo, ya en dos ocasiones el camarero de un restaurante te ha avisado de que la comida que has pedido lleva cerdo: tener la barba negra y rizada hace que encajes más fácilmente en el imaginario de lo árabe-musulmán que de lo europeo, y esto te lleva a la pregunta ¿cuánto de vulnerables somos los españoles ante la discriminación y la violencia xenófoba? Recuerdas haber leído que en los años treinta, en la frontera de Alemania con Polonia, el lenguaje dejó claro dónde se situaba la diferencia racial: los alemanes se referían al campesinado polaco como “negros”, mientras que los polacos trataban a los alemanes de “blancos”. ¿Y nosotros? ¿Blancos o negros? Morenos, eso seguro. Por si acaso, por la noche te cruzas de acera cuando ves a un alemán con la cabeza afeitada. Nunca se sabe.</p>
<p class="pb-ads megabanner" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-mega.jpg" alt="" /></p>
<p class="p1">Pero aquí el miedo funciona en ambas direcciones, porque los alemanes también pasan sus ratos muertos en el autobús rumiando cuál serán las intenciones de esos dos serbios que hablan demasiado alto o qué llevará ese joven turco en la mochila. La prensa y los partidos nacionalistas no han hecho nada por acallar este miedo, al que han dado alas. En 2017 Alemania ha reducido su desempleo, la media salarial ha aumentado y se prevé un crecimiento económico del 1,5%, pero aun así los miedos de los alemanes siguen aumentando. <a href="http://ift.tt/2wOM7t6 un reciente estudio</a>, tres de cada cuatro alemanes piensan que las posibilidades de un ataque terrorista van en aumento. El hecho de que esta paranoia tenga un nombre, “German Angst”, es indicativo de este vínculo histórico entre Alemania y la manía persecutoria. Al menos ya sabes que no eres el único asustado.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="p1">¿Recuerdas ese tipo de películas de terror en las que dos urbanitas se van de vacaciones, su coche se estropea, y terminan pernoctando en un pequeño pueblo cuyos habitantes guardan algún secreto y donde nada es lo que parece? En estas películas los lugareños suelen ser una comunidad blanca, cerrada en sí misma y con un miedo irracional a lo desconocido. Se trata del paradigma político de la xenofobia en Alemania y  es el tipo de terror que te viene a la mente cada vez que cruzas un barrio residencial del extrarradio. <em>The Wicker Man</em>. <em>El pueblo de los malditos</em>. Y la más reciente, <em>Get Out</em>, donde el terror y la opresión racial van explícitamente de la mano.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="p1">Aquellos alemanes que, voten o no a la ultraderecha, no pueden evitar asociar a los extranjeros con una potencial amenaza, encajan con un tipo más tradicional de películas de terror, en las que una comunidad honrada se enfrenta a una amenaza externa bajo la forma del monstruo. El vampiro que aterroriza campesinos, el trastornado que acosa familias, o el engendro de la ciencia que pone en cuestión la vida biológica como tal; en estas películas, las más extendidas en el cine alemán, se cierra filas en torno a una comunidad y se delimita un afuera que pone en peligro su existencia. Esto explica que cuando tú cruzas de acera de noche ante el peligro latente de un posible ultraderechista, ese padre de familia que vuelve del trabajo suspire aliviado. Tú huyes del campesino endogámico y él se santigua ante la presencia de Nosferatu. </p>
<p class="p1">Que tu percepción y la suya son objetos políticos maleables es algo que saben bien en Alternativa para Alemania. Uno de sus candidatos, Georg Pazderski, se las dio de Goebbels en un debate en el que explicó la clave de su acción política: “La percepción es la realidad”. Como bien demuestran las películas de terror, no hay nada mejor para amplificar las percepciones que un pasillo oscuro y unas sombras bien situadas. El populismo nacionalista sabe jugar a este juego mejor que ningún otro actor político, y por eso están ganando terreno. </p>
<p class="p1">La ultraderecha alemana empezó los años noventa asesinando inmigrantes, pero se ha dado cuenta de que su éxito depende precisamente de lo contrario: tienen que hacer creer a los alemanes que van a ser asesinados, ya sea literalmente mediante atentados o simbólicamente, con la suplantación de su cultura por un sucedáneo musulmán como consecuencia de la inmigración. El antiguo discurso de las razas, tan denostado en nuestro tiempo, se ha reformado como un discurso sobre las culturas, y el miedo vuelve a ser un arma política. </p>
<p class="p1">Al fantasma que recorría Europa se le ha sumado el resto del elenco propio del cine de terror. El siglo veinte nos dejó un rastro de sangre y el veintiuno, un pasillo mal iluminado. Hay monstruos marinos devorando barcos en el Mediterráneo y cuerpos polvorientos que se agolpan tras la alambrada. Tú, sin embargo, estás tranquilo en tu casa viendo una de estas películas. En un momento decisivo para el giro argumental, cuando esa joven pareja discute sobre si deberían parar en un pequeño pueblo a pasar la noche, deciden hacerlo. Son recibidos con los brazos abiertos, hasta que empiezan a notar algo extraño. Entre sospechas y señales, llega el momento del clímax, después la persecución, la violencia y, finalmente, la muerte. Aun así, terminas la película sin alterarte demasiado. Sabes que podría ser mucho peor. Esa comunidad cerrada que desconfía del extranjero hasta el delirio podría, por ejemplo, entrar en el Parlamento alemán. Eso sí que sería terrorífico. </p>
<p class="p2">——————————– </p>
<p class="p3">Daniel Punzón es redactor en <a href="http://ift.tt/2xwXt8y Desbandada</a>, revista de periodismo crítico desde Berlín en español.</p>

from ctxt.es http://ctxt.es/+19u2q
via IFTTT

El PSOE y la pieza que falta

<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;">Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, <a href="/es/20170816/Multimedia/14583/CTXT-trailer-entrevistas-Que-hacer-EEUU-Trump.htm" target="_blank"><span style="font-size: medium; color: #993300;">puedes ver el tráiler en este enlace</span></a> y donar aquí.</p>
<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;"> </p>
<p>Las contradicciones, cuando son profundas, se presentan como preámbulos de una situación trágica: lo necesario es imposible. El PSOE, y el PSC con él, está precisamente en una grave contradicción, pues reconoce que la seria crisis del Estado reclama el diálogo como vía de solución, pero a la vez está suscribiendo, tal como ocurren las cosas de hecho, el clásico dicho “fiat iustitia et pereat mundus”: hágase justicia y que el mundo perezca. No hace falta decir que es lema justiciero que supone una tal idea de justicia que es impracticable en política. Es la mentalidad justiciera que remite a aquella violencia divina de la que hablaba Walter Benjamin, recordando al iracundo Dios capaz de castigar a los humanos con toda la fuerza de su omnipotencia. No necesitamos los criterios de tan inhumana justicia, sino los de una justicia, quizá menos perfecta, pero capaz de acompasarse con el diálogo que permita acordar vías para superar lo injusto. Esto es, vías para evitar la tragedia y transitar hacia un buen desenlace de lo que verdaderamente es un drama.  </p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<blockquote>
<p>No hay manera, al parecer, de reconducir las secreciones de los respectivos patriotismos, exponentes de una visceralidad en la que las emociones desplazan a las razones</p>
</blockquote>
<p>Ocurre, sin embargo, que el drama que se vive en Cataluña, y en el que todos estamos involucrados desde el resto de España, es tan malo que no da para tragedia. Y eso que, tomando como referencia el 1 de octubre próximo, fecha de lo que se anunció como pretendido referéndum, apunta a un final desastroso. El guión, aparte de no presentar ingredientes para función catártica alguna, no responde a la visión de un destino ineluctable, sino, por el contrario, a lo que ha podido ser vislumbrado desde mucho tiempo atrás como chapuza previsible. Lo confirman los dos coros enfrentados que no dejan de vociferar, elevando cada uno el tono de las acusaciones que dirige al otro, con palabras gruesas que no hacen sino calentar el ambiente para que el público, abocado a dividirse en dos bandos enfrentados, haga inmersión en el espectáculo que a todos arrastra: “sedición”, “golpe de estado”, gritan quienes se autoubican al lado de la Constitución; “represión”, “liquidación de la democracia”, claman los que se presentan como adalides del referéndum proindependentista. No hay manera, al parecer, de reconducir las secreciones de los respectivos patriotismos, exponentes de una visceralidad en la que las emociones desplazan a las razones.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>El coro independentista, lanzado a tumba abierta hacia un referéndum que, como tal, es imposible, se halla metido en una vorágine autopropulsada que, desde la barrida de la decencia democrática en el Parlamento catalán, le lleva a no poder detenerse, por más que la racionalidad política lo aconseje, máxime si los enfervorizados apoyos que el Govern de la Generalitat ha concitado empujan irremisiblemente hacia adelante mientras no encuentren un buen motivo para frenar. Porque las medidas punitivas desde el sistema judicial y el mismo Tribunal Constitucional, o las decisiones fiscalizadoras y obstruccionistas del gobierno del Estado, pueden impedir el referéndum, pero no pueden detener el “procés”. Es más, lo incentivan por cuanto activan los resortes de un sentir colectivo de humillación que a las pasadas causas de agravio añade las expresiones de desprecio que desde las instituciones del Estado llegan a la ciudadanía catalana, que así se siente maltratada.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>El coro que a sí mismo se considera constitucionalista, ignorando elementales nociones de psicología social y sin idea, al parecer, de lo que el filósofo alemán Alex Honneth llama la “gramática moral” con la que se escriben y leen los conflictos sociales, no deja entre sus voces ningún hueco para oír los mensajes que llegan desde Cataluña. Bien es cierto que es correcto hacerse cargo de la difícil situación de quienes en el seno de la realidad sociopolítica catalana mantienen –muchos alcaldes y alcaldesas de modo especial– su lealtad a la Constitución y, con ella, a las instituciones del Estado, sustrayéndose a la presión del independentismo, no fácil de soportar en muchos contextos. Pero, dicho eso, obligado es reconocer que de forma un tanto ingenua, cuando no frívola, se despachan manifestaciones de cientos de miles de ciudadanos a las que no se pasa de considerar expresiones de algarabía callejera –algo que frecuentemente ocurre en regímenes autoritarios, cuando no en sistemas dictatoriales–. Una escasa sensibilidad democrática, que no tiene por qué ir aparejada a la defensa del principio de legalidad, no considera en absoluto relevante lo que supone para una comunidad política o, al menos para un importante sector de la misma, ver a cargos públicos detenidos o a sus propias instituciones avasalladas. Es por tal desprecio por lo que se redunda en tener perdida la batalla mediática, trascendiendo al ámbito internacional una construcción del relato acerca de los hechos en la que gana terreno la versión del independentismo en torno al referéndum impedido y al ejercicio del voto cercenado.</p>
<p class="pb-ads megabanner" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-mega.jpg" alt="" /></p>
<p>Puigdemont, desde la presidencia de la Generalitat, y Junqueras con ERC en la dirección de orquesta, secundados por un PDeCat venido a menos y azuzados por una CUP subida a más, no están dispuestos a prescindir de las máscaras de su papel. El PP desde el gobierno del Estado, apoyado por el PSOE y con el enardecido discurso de sus subalternos de Ciudadanos, nada quiere saber de ceder ni un milímetro en la estrategia de aplicar la ley hasta dónde ésta permita hacerlo. De suyo, no importa dar rodeos incluso para sortear la ley y llegar hasta donde ésta puede apuntar, pero sin pasar por los trámites parlamentarios establecidos, como es el caso al pretender conseguir de tal guisa el objetivo que supone la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir o suspender las instituciones de la comunidad autónoma en su normal funcionamiento. El papel de duros, encarnando una posición fundamentalista de “la ley por la ley”, que es la que hace que lo que habría de ser tarea política insoslayable de búsqueda de soluciones se vea suplantada por “externalización” de servicios a cargo de los jueces –así reconocido por el primer secretario del PSC–, resulta de tal modo asumido que en la representación del mismo nadie quiere quedarse atrás para no verse acusado desde el lado españolista de una tibieza que, supuestamente, se pagaría cara ante el electorado.</p>
<p><strong>¿Mediación del PSOE?</strong></p>
<p>Parece que es muy compartida la consideración de que el PSOE, si no se pegara tanto a la rueda de Rajoy por mor de la defensa del orden constitucional, podría jugar un papel de mediación en el enconado conflicto en que estamos metidos. Eso quiere decir que se toma en serio la invitación socialista al diálogo de las partes, de la misma manera que se aprecia positivamente la propuesta ampliamente suscrita en el Congreso acerca de la comisión de estudio para la evaluación y modernización del Estado de las autonomías –ronda la pregunta de si será o no trampolín adecuado para la reforma federal del Estado autonómico-. No obstante, es más que llamativa la abierta coincidencia de los partidos del ideológicamente –es decir, interesada y espuriamente– denominado “bloque constitucionalista” al solaparse literalmente sus discursos diciendo de cara al independentismo catalán que habrá diálogo cuando desde el gobierno y el parlamento de Cataluña se vuelva al respeto a la legalidad. Es lo que se plasma cuando “se exige” al Gobierno y Parlamento de Cataluña que retiren la convocatoria del referéndum anunciado, de tal modo que cuando se vea satisfecha esa exigencia entonces podrá haber diálogo.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<blockquote>
<p>No deja de ser sorprendente una “exigencia” de diálogo que es completamente unilateral, pareciendo por ello una orden que aspira a que sea cumplida como total rendición de aquéllos a quienes va dirigida. Se insiste, pues, en la humillación</p>
</blockquote>
<p>No deja de ser sorprendente una “exigencia” de diálogo que es completamente unilateral, pareciendo por ello una orden que aspira a que sea cumplida como total rendición de aquéllos a quienes va dirigida. Se insiste, pues, en la humillación, no reparando en que no hay nada peor que ella, ya que, cuando es colectiva, de inmediato la reacción se expresa como reforzamiento del rechazo por parte de quienes se ven ofendidos. No hay ofrecimiento de diálogo en serio si no se contemplan las condiciones realmente existentes para el mismo, de forma que por ello, de entrada, se consagra una asimetría que hace del diálogo una tarea inviable. Y, concretamente, lo dificulta pretender dialogar sin ofrecer una salida airosa a aquellos a los que, estando en posiciones contrarias, se invita a dialogar.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p>En el caso que nos ocupa, no hay salida posible del conflicto si no se formula una propuesta creíble como oferta en un proceso dialógico en el que por las dos partes algo se ha de ceder. Ante la inminencia del día señalado para el referéndum o, en su defecto, para una movilización social de imprevisibles consecuencias, la oferta que entrañe para el independentismo una salida aceptable no puede ser una comisión que tardará un tiempo en constituirse y otro lapso mucho más dilatado en alcanzar alguna conclusión. Esto es, a la oferta de diálogo, sin el tono autoritario de una exigencia, sino con el tono sugerente de una invitación, ha de acompañar en buena lógica el ofrecimiento de una negociación plausible sobre un referéndum pactado y legal. Ello debe plantearse con total seriedad y pleno compromiso, única manera de disipar las dudas que el pasado arroja sobre eso, dado que el mismo PSOE nunca ha aceptado negociar en serio un referéndum y ahora lo vuelve a rechazar bajo capa de que eso quebraría la unitaria soberanía nacional sobre la que se sostiene el Estado español.</p>
<p>Así, pues, un concepto mitificado de soberanía, como bloque compacto del que ningún pedazo se puede desgajar, lastra hasta hundirla, hasta ahora, la posibilidad de un punto de encuentro en torno al referéndum necesario. Recordemos que más allá de la ciudadanía catalana expresamente adherida al independentismo –hasta este momento entre 40% y 45%-, alcanza un 80% de la misma la que quiere pronunciarse sobre las formas de relación de Cataluña con el Estado. Viéndose éste fuertemente deslegitimado en esa comunidad del Estado español, es por ella por donde hay que empezar recomponiendo la legitimidad del procedimiento a seguir para salir de la crisis y, en su momento, para proceder a la reforma constitucional de todo punto insoslayable –de suyo, dada la envergadura de la crisis, habría de tratarse de proceso constituyente-.</p>
<p>Si PP y Ciudadanos están lejos de aceptar un referéndum pactado en Cataluña, el PSOE debe desmarcarse de esa posición y empeñarse en ofrecer una alternativa real al dilema en que nos hallamos entre secesión e inmovilismo. Si hoy esa propuesta la sostiene también Unidos Podemos, mejor que mejor. ¿Por qué no compartirla, si esa coalición ha aceptado estar en la comisión promovida por el PSOE, y si desde el PSC ya se propugnó hace años el derecho a decidir en una consulta legal? A la oferta de diálogo con el independentismo, en tiempo ya de descuento en medio de la incontrolable espiral que conduce al 1 de octubre, le falta la pieza de un referéndum pactado para ser creíble y, por tanto, susceptible de ser acogida. El PSOE, si quiere además salvar su papel a la vez que tanto habla de hacer “política de Estado”, ha de saber que todo indica que de esa pieza depende el futuro del Estado español. ¿No se dice, por lo demás, que éste es fuerte como para impedir el referéndum ilegal convocado y frenar al independentismo? Pues que esa fuerza se aplique con la generosidad de quien puede serlo hasta el punto de “no responder a la injusticia con la injusticia” –ésta es la justicia que necesitamos–, como señalaba aquel sabio que era Sócrates, según nos cuenta Platón. Aquí no gana nadie si no nos convencemos entre unos y otros.</p>

from ctxt.es http://ctxt.es/+nxxdj
via IFTTT

Por un referéndum pactado

<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;">Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, <a href="/es/20170816/Multimedia/14583/CTXT-trailer-entrevistas-Que-hacer-EEUU-Trump.htm" target="_blank"><span style="font-size: medium; color: #993300;">puedes ver el tráiler en este enlace</span></a> y donar aquí.</p>
<p> </p>
<p dir="ltr">El Gobierno de la nación únicamente se ha planteado el coste que puede tener la celebración de un referéndum en Cataluña, independientemente de que se tratara o no de un referéndum pactado. Esta es la única perspectiva que ha tomado en consideración hasta el momento y, si nos atenemos a todas sus declaraciones y actuaciones hasta la fecha, la única que piensa seguir tomando en consideración en el futuro. En su opinión, el posible coste de la celebración de un referéndum es inaceptable.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p dir="ltr">No cabe duda de que la celebración de un referéndum para que los ciudadanos de una nacionalidad o región de un Estado puedan adoptar la decisión de continuar integrados dentro de dicho Estado o de constituirse en un Estado independiente tiene costes. En España y en todas partes. El referéndum es un mal instrumento para resolver un problema de esa naturaleza, cuyo uso hay que intentar evitar siempre que sea posible. La evidencia empírica de que se dispone así lo confirma.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p dir="ltr">Pero hay lugares y momentos en que ya no es posible hacerlo, en que únicamente a través de la celebración de un referéndum se puede obtener una respuesta democrática y, por tanto, civilizada al problema de la convivencia entre ciudadanos del mismo Estado que habitan en diferentes partes del mismo y que, por las razones que sea, debaten acerca de poner fin o de mantener su integración en el Estado.</p>
<p class="pb-ads megabanner" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-mega.jpg" alt="" /></p>
<p dir="ltr">Esa es, en mi opinión, la situación en Cataluña. La destrucción de la Constitución Territorial de 1978 como consecuencia de la aprobación por el TC de la STC 31/2010 ha conducido a que se traslade del punto de llegada, que era el lugar que ocupaba el referéndum en el proceso de elaboración del Estatuto de Autonomía en la Constitución de 1978, al punto de partida. Los ciudadanos de Cataluña, en un muy elevado porcentaje, que alcanza el 80%, quieren ser consultados acerca de su permanencia en el Estado español o su constitución en un Estado independiente.</p>
<p dir="ltr">Cuando la demanda de celebración de un referéndum alcanza ese porcentaje, no puede no ser atendida. Es insoslayable que se produzca una negociación entre el Estado y la “nacionalidad”, cuya población se debate entre la continuidad o la independencia, a fin de que pueda celebrarse un referéndum pactado. La respuesta puramente represiva únicamente conduce a una separación cada vez mayor de los ciudadanos de la “nacionalidad” de los del resto del Estado y a dificultar, cuando no imposibilitar, cualquier solución razonable en el futuro.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p dir="ltr">Cuanto más tiempo se tarde en pactar la celebración del referéndum, peor. Puede llegar un momento en que la distancia entre los ciudadanos de la “nacionalidad” y los del resto del Estado sea tan grande, que ya no se pueda siquiera celebrar un referéndum. Si se cortan todos los vínculos que existen entre los ciudadanos que debaten sobre su independencia y los demás, ya no será posible siquiera convocar el referéndum.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p dir="ltr">Estamos avanzando muy rápidamente en esa dirección. Ángel Ossorio y Gallardo, que fue presidente del Tribunal de Garantías Constitucionales de la Segunda República, se lamentó en el debate sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña en 1932 de las ocasiones que se habían dejado pasar en el inmediato pasado para encauzar adecuadamente la integración de Cataluña en el Estado. El momento de solidaridad de Cataluña, el de la Mancomunidad.  Tal vez no habríamos tenido que pasar por donde hemos pasado ni llegar al punto en que ahora mismo nos encontramos.  Espero y deseo que no nos pase los mismo y que dentro de un tiempo no nos lamentemos por no haber aprovechado la ocasión de pactar la celebración de un referéndum, cuando todavía era posible.</p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>

from ctxt.es http://ctxt.es/+04y3m
via IFTTT

El JR Mora de hoy: Tercera vía (23/09/2017)

<p style="font-size: medium; font-family: Futura, 'Trebuchet MS', Arial, sans-serif; color: #993300;">Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, <a href="/es/20170816/Multimedia/14583/CTXT-trailer-entrevistas-Que-hacer-EEUU-Trump.htm" target="_blank"><span style="font-size: medium; color: #993300;">puedes ver el tráiler en este enlace</span></a> y donar aquí.</p>
<p> </p>
<p class="pb-ads megabanner" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-mega.jpg" alt="" /></p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>
<p class="pb-ads robapaginas" style="text-align: center;"><img src="/js/tinymce/themes/advanced/img/banner-roba.jpg" alt="" /></p>

from ctxt.es http://ctxt.es/+as0hn
via IFTTT