La justicia alemana descarta extraditar a Puigdemont

www.elperiodico.com/es/politica/20180522/la-fiscalia-alemana-pide-entregar-a-puigdemont-a-espana-por-rebelion-6832431

Anuncios

Puigdemont prevé “colapso” si vetan a Sànchez y quiere volver a ser president

Fuente: https://elobrero.es/nacional/item/10079-puigdemont-preve-colapso-constitucional-si-vetan-a-sanchez-y-hay-elecciones.html

El líder de Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont, ha augurado hoy un “colapso constitucional” en el Estado si se produce un veto judicial a la investidura de Jordi Sànchez y acaba habiendo unas nuevas elecciones en Cataluña, y ha dejado claro que quiere “volver a ser presidente” de la Generalitat.

En declaraciones a RAC 1, un día después de haber renunciado provisionalmente a su pretensión de ser investido president, Puigdemont ha denunciado la “democracia de pladur” que, a su juicio, hay en España, y ha alertado de que si el Estado pone “trabas” a la investidura de Sànchez, número dos de JxCat y aún en prisión preventiva, estará cometiendo “un gravísimo error” y “probablemente también un delito”.

Evocando el caso del exdiputado de Herri Batasuna Juan Carlos Yoldi, que se encontraba en prisión preventiva por pertenencia a ETA y que salió de la cárcel con un permiso especial para someterse a un debate de investidura en el Parlamento vasco en 1987, ha dicho que sería “una vergüenza” que se impidiera a Sànchez hacer lo mismo.

“Para la justicia española, plantear un desafío democrático parece que es mucho más grave que plantear un desafío violento”, ha denunciado Puigdemont, que ha llamado a “luchar contra el marco mental” de dar por hecho que “un juez o un Gobierno del Estado”, y no el Parlament, decidirán quién debe ser el nuevo president.

Puigdemont ha evitado concretar si propondría investir a Jordi Turull en caso de que los tribunales impidieran a Sànchez asumir la Presidencia, una hipótesis que a su juicio “demostraría un nivel de escasa inteligencia procesal” porque conllevaría consecuencias.

“No dejaremos pasar ni uno de los abusos que el Estado español está cometiendo”, ha advertido Puigdemont, que ha recomendado a los representantes estatales que “vayan con cuidado con sus abusos y violaciones de derechos” porque habrá “pronunciamientos” jurídicos en la esfera internacional que les harán “enrojecer”.

Carles Puigdemont ha insistido en que no quiere una repetición electoral, pero si el Estado “continúa sin aceptar” los resultados del 21D y no permite elegir a los candidatos que propone la mayoría soberanista, esto “probablemente llevará al colapso constitucional de tener que repetir” los comicios en Cataluña.

Después de que ayer, en el vídeo difundido a través de las redes sociales, anunciara que renuncia “de manera provisional” a su investidura para proponer en su lugar a Sànchez, hoy Puigdemont ha subrayado que la palabra “rendición” no forma parte de su “diccionario” y ha dejado claro que quiere “volver a ser president”.

Ha recalcado que los resultados de las elecciones del 21D demuestran que “hay una mayoría de gente en este país que quiere” que él sea presidente de la Generalitat.

En todo caso, si otro candidato de JxCat acaba siendo investido, Puigdemont “estudiará” si pide ejercer los derechos que como expresident le corresponderían por ley, si bien tiene asumido que tardará en poder volver a Cataluña: “Sinceramente creo que pasaré mucho tiempo, años”.

 

Los mensajes de Puigdemont a Toni Comín: “Esto se ha terminado. Nos han sacrificado los nuestros”

Fuente:http://www.eldiario.es/politica/Puigdemont-Toni-Comin-Telecinco-sacrificado_0_735276601.html

El expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, le asguró al exconseller Toni Comín que “el plan de Moncloa triunfa” y que “esto se ha terminado”, según ha desvelado este miércoles El programa de Ana Rosa.

“Volvemos a vivir los últimos de la República catalana”, empiezan los mensajes que Puigdemont ha enviado al exconseller fugado en Bruselas, que estaba en una conferencia en Lovaina cuando empezó a recibir los mensajes del expresident. Uno de los cámaras del programa grabó el teléfono del exconseller y la conversación que estaba manteniendo a través de la aplicación de mensajería Signal con Puigdemont.

“El plan de Moncloa triunfa. Sólo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel porque si no, el ridículo histórico, es histórico… Supongo que tienes claro que esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado. Al menos a mí. Vosotros seréis consellers (espero y deseo), pero yo ya estoy sacrificado tal y como sugería [Joan] Tardà”, se lee en uno de los mensajes que el equipo de Ana Rosa ha captado en el teléfono móvil de Comín.

“No sé cuánto me queda de vida (¡espero que mucha!). Pero la dedicaré a poner en orden estos dos años y a proteger mi reputación. Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores, mentiras, que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a mi propia defensa”, escribe Puigdemont en el último mensaje que, según El programa de Ana Rosa, le envió al exconseller. Según el equipo del programa, el exconseller leía los mensajes de Puigdemont “sin atreverse a contestar”.

Los mensajes intercambiados entre ambos se produjeron durante las horas en las que el pleno de investidura de Puigdemont fue cancelado por el presidente del Parlament, Roger Torrent. Como Torrent, Comín es diputado por ERC y ha mantenido su acta contra la pretensión de su partido de que la dejara. La relación entre el electo y el partido se ha deteriorado en las últimas semanas.

Fuentes cercanas a Puigdemont atribuyen la conversación privada a un “mal momento” que ya se ha superado, según ha publicado la agencia pública catalana ACN. Desde el entrono del líder de JxCat ponen el acento en lo que consideran una “falta de límites y la vulneración de la intimidad que supone divulgar conversaciones privadas”, y recuerdan que Puigdemont “es una persona y tiene sus momentos, como todo el mundo”.

El president cesado se mostró este martes por la noche contrario a la suspensión del pleno, en un mensaje difundido en las redes sociales en el que sin embargó llamó a “preservar la unidad independentista”. El entorno de Puigdemont se remite a este vídeo para subrayar que esa es la opinión del candidato a la reelección sobre el devenir político.

Mientras tanto, el grupo de JxCat ha cuestionado la veracidad de los mensajes publicados, según ha recogido Europa Press de fuentes del Parlament en conversación información. Según añaden estas fuentes, si los mensajes son ciertos se enmarcan en el ámbito privado.

JxCat amenaza a ERC con elecciones si cuestiona a Puigdemont

Fuente:http://www.elperiodico.com/es/politica/20180128/jxcat-amenaza-elecciones-dudas-erc-puigdemont-6584207

La resolución del Tribunal Constitucional sobre la investidura de Carles Puigdemont ha provocado interesantes efectos secundarios en la política catalana. El principal: a dos días de que, teóricamente, se celebre la sesión para elegir al próximo jefe del Govern, Junts per Catalunya y ERC no esconden sus diferencias acerca de cómo afrontar un eventual bloqueo de la legislatura. Mientras algunos dirigentes republicanos ya dicen en público que “habrá que sacrificar a Puigdemont” si es necesario, los posconvergentes se enrocan y amenazan con forzar la repetición de las elecciones si no se inviste al ‘expresident’.

■ Últimas noticias sobre Catalunya y Puigdemont | Directo

La decisión del TC de prohibir una investidura a distancia de Puigdemont deparó un domingo salpicado de reacciones políticas. Entre los independentistas, la más significativa fue sin duda la de Joan Tardà. El respetado diputado de ERC en el Congreso fue, como en otras ocasiones, el encargado de decir en público lo que parte de dirigentes de su partido y del PDECat dicen en privado: que el ‘expresident’ debe dejar paso a otro candidato si no hay más remedio. “No podemos poner en riesgo la victoria del 21-D, nos obliga a no jugar a la ruleta rusa. Es imprescindible tener un Govern”, dijo a ‘La Vanguardia’.

Como Tardà fue muy explícito en torno a la necesidad de que Puigdemont se “sacrifique” si es necesario, también lo fueron los rivales de ERC en el ámbito del independentismo. Diputados de JxCat criticaron a sus socios durante todo el día, pero fue Josep Rull -otro dirigente carismático, en este caso posconvergente- quien lanzó la amenaza definitiva: si Esquerra no hace todo lo posible por investir a Puigdemont, están dispuestos a ir de nuevo a las urnas.

“Un escenario posible”

“Las elecciones son un escenario posible. Veremos qué pasa. Lo que intentan es abatir lo que ha votado la gente, y quizás debe ser la gente la que decida“, avisó Rull en Catalunya Ràdio. La advertencia a Esquerra es clara, máxime cuando el presidente del Parlament, Roger Torrent, en cuyas manos estará desobedecer la resolución del Constitucional tratando de propiciar una investidura a distancia de Puigdemont, forma parte de ese partido.

Como ya sucedió horas antes de que Artur Mas diera su “paso al lado” en el 2015, las diferencias de criterio entre posconvergentes y republicanos afloran cuando se acerca el momento de la verdad. La Mesa del Parlament deberá decidir este martes si acata la decisión del Constitucional o si intenta celebrar el pleno de investidura de Puigdemont aunque el candidato no esté presente. Si elige la segunda vía, las represalias judiciales contra Torrent y la bronca parlamentaria están aseguradas.

Fuentes de JxCat no descartan aún que Puigdemont intente volver para participar en la sesión por el carácter “impredecible” del ‘expresident’. Pero también en ese caso el TC le ha puesto muy difícil la investidura: le exige un permiso del juez del Tribunal Supremo. En la práctica, eso supone que Puigdemont debería entregarse primero a la justicia española y después pedir esa autorización a Pablo Llarena, que no la concedió a Oriol Junqueras cuando solicitó participar in situ en la sesión constitutiva del Parlament.

La candidatura de Puigdemont se ha volcado en la defensa del ‘expresident’. El portavoz de la formación, Eduard Pujol, ha descartado que el independentismo proponga a un candidato alternativo. “No hay plan b a la democracia. El martes asistiremos al pleno de investidura de Puigdemont”, ha asegurado. Y el PDECat, a menudo incómodo con la estrategia de Puigdemont, también ha cerrado filas: su líder, Marta Pascal, ha afirmado que “si se pudo presentar a las elecciones, debe poder ser investido”.

Críticas a Tardà

“No nos moveremos de este planteamiento”, ha añadido la coordinadora general del PDECat tras criticar la “coincidencia extraña” de que tanto Tardà como Enric Millo planteen un cambio de candidato a ‘president’. El delegado del Gobierno en Catalunya había dicho poco antes, citando a Salvador Espriu, que “un hombre se puede sacrificar por todo un pueblo, pero todo un pueblo no se puede sacrificar por un hombre”.

Además de amenazar a ERC con unas nuevas elecciones, Junts per Catalunya ha hecho este domingo otros anuncios relacionados con la decisión del TC. Por ejemplo, que Puigdemont pedirá permiso al juez Llarena para que le autorice a asistir al pleno de investidura, o que se están planteando recurrir la resolución del alto tribunal. También han pedido la dimisión de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a quien, con todo, consideran desautorizada por el Constitucional.

La única salida será negociar y Rajoy ya no puede

Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/unica-salida-negociar-Rajoy-puede_6_691940834.html

Los corifeos del presidente y del PP tratarán por todos los medios de enmascararla, pero la realidad que aparecerá en la noche del domingo es que Rajoy ha fracasado

Todo indica que este domingo no ocurrirá nada dramático en Cataluña. A ninguna de las dos partes enfrentadas les interesa y es de suponer que habrán instruido a las fuerzas que de ellas dependen para que las tensiones no pasen en ningún caso a mayores. La lógica apunta a que así sea. Más seguro aún es que la gente irá a votar en masa. Lo consiga o no, la movilización será pues un éxito clamoroso para el independentismo y quienes defienden el derecho a decidir. Y un punto de no retorno en la crisis catalana.

Durante los últimos cinco años, el gobierno del PP ha negado con una tozudez rayana en la estulticia la existencia de un grave problema político en Cataluña y, por tanto, la necesidad de abordarlo, de negociar. Llevando al extremo esa actitud, más recientemente, cuando el proceso ya había entrado en su fase de realización, Rajoy se ha limitado a decir que no habría referéndum. Y a desplegar todos los medios jurídicos, administrativos y coercitivos a su alcance para lograrlo.

¿Qué ha conseguido? Muy poco. Que la consulta de este domingo no vaya a tener los efectos jurídicos de un referéndum de autodeterminación. Pero, además de que sus promotores debían de saber desde el principio que eso iba a ocurrir, ese resultado tiene escaso peso en términos políticos, no resuelve nada. Porque, procesamientos, sanciones y eventuales encarcelamientos aparte, el “no habrá referéndum” no podía y no puede tener una secuela política. Porque detrás de tal compromiso nunca hubo un plan articulado para los días y meses siguientes. Nunca fue más que la respuesta obligada de una autoridad a la que sus errores de bulto habían llevado a verse superada por los acontecimientos.

Los corifeos del presidente y del PP tratarán por todos los medios de enmascararla, pero la realidad que aparecerá en la noche del domingo es que Rajoy ha fracasado. Y que los independentistas y sus aliados circunstanciales no se habrán visto obligados a desviarse un ápice de la línea que se habían trazado, que es únicamente la de la movilización de sus efectivos en un nivel superior al de precedentes convocatorias. Más allá de cualquier opinión sobre la causa independentista, quien quiera entender la situación que se creará tras el 1-0 no tendrá más remedio que aceptar ese balance, por poco que le guste. Los independentistas no habrán ganado, pero no habrán salido debilitados del envite.

Si la votación tiene la enjundia que casi todos prevén, es muy probable que la semana que viene el Parlament o Puigdemont proclamen la independencia. Lo harían para no defraudar a sus seguidores. Pero también porque políticamente les conviene. Porque cualquier negociación que se pueda abrir en el futuro tendría que partir de ese nuevo nivel del conflicto. Veremos que ocurre, si los independentistas se atreven a dar ese paso. Que este sí que fracturará a la sociedad catalana. Pero si tal eventualidad se produce, el poder ejecutivo central y la judicatura no podrán hacer más que tratar de castigar tal osadía. Alimentando la espiral de la acción y la represión hasta extremos que pueden ser insoportables. En primer lugar, para la economía española.

Sólo una negociación puede parar esa dinámica. Lo que no está ni mucho menos claro es si las fuerzas que Rajoy ha desatado irresponsablemente vayan a permitirle cambiar de rumbo de un día para otro. Es de temer que no. A menos que en el panorama entren en juego otros factores que hasta ahora no han hecho acto de presencia.

La presión internacional puede ser uno de ellos. La UE no quiere para nada que el conflicto catalán se agrave más de lo que lo ha hecho hasta ahora. Angela Merkel tampoco. Hay bastantes indicios de que en esos ambientes se quiere una salida negociada. “Política” acaba de decir el presidente del parlamento europeo Antonio Tajani, desdiciéndose en parte de su anterior apoyo total a Rajoy. Pero el factor exterior sólo se atreverá a hacer valer su peso si antes se mueven otros elementos.

Los poderes fácticos internos pueden jugar un papel de primer orden. La Iglesia católica acaba de transmitir muy claramente que espera que Rajoy de pasos hacia el diálogo. Pero una presión tanto o más importante podría proceder del poder económico. Es seguro que en ese ámbito ha debido hacer mella que el JP Morgan, el primer banco del mundo, haya aconsejado dejar invertir en España mientras prosiga el conflicto catalán. En privado, otros muchos deben decir lo mismo. Y hasta el Banco de España ha tenido que reconocer que la crisis va a afectar a la economía. Nada indica que Rajoy puede hacer algo para calmar la inquietud que tales avisos deben estar produciendo. ¿Se atreverán los poderosos del dinero a decirle que cambie de registro o a pedir su relevo?

Con todo, lo que de verdad puede propiciar un cambio de escena, una vuelta a la cordura, es una modificación de las actitudes del resto del cuadro político español. El PNV ya ha dado un paso claro en esa dirección y se equivoca quien crea que su posición crítica con el gobierno es una añagaza para sacar más rédito del ya mucho obtenido hace unos meses por su apoyo a los presupuestos. Pero el que tiene el as en la mano es el PSOE. Si se separa de Rajoy, si se apunta de verdad a una negociación con los catalanes, las cosas podrían cambiar mucho.

¿Se atreverá Pedro Sánchez a lanzarse por ese camino? Susana Díaz debe creer que esa posibilidad no puede descartarse. Y por eso le ha puesto encima de la mesa su aceptación de la propuesta de apoyo incondicional al gobierno del PP presentada por Ciudadanos en el parlamento andaluz. La misma que Rivera planteó en el Congreso hace dos semanas. Que, a la postre, es la osatura de la “gran coalición” que defendían los perdedores del último congreso del PSOE y que vuelve a ser una posibilidad. Más sólida de lo que podría creerse. Y que daría tiempo a Rajoy, pero no resolvería nada en Cataluña.

Sánchez se negaría a sí mismo si aceptara una salida de ese tipo. Pero no cabe hacer predicciones sobre lo que vaya a hacer. Porque tiene al partido tan roto como hace seis meses y eso le resta mucha fuerza para tomar decisiones.

Con todo, habrá que ver. Si el 1-0 termina sin dramas y el independentismo mantiene la puesta, por muchos golpes que pueda recibir, el lunes empezará una etapa en la que muchas serán posibles. La intensificación de la represión puede ser una de ellas. Pero la creación de condiciones para que se abra una negociación puede ser otra. Aunque es difícil que Rajoy esté en ella.