Ciudadanos rompe con Manuel Valls por apoyar a Ada Colau.

Se rompió la relación entre Ciudadanos y Manuel Valls, como era de esperar, tras nueve meses de toma y daca. Ciudadanos ha decidido formar grupo propio en el Ayuntamiento de Barcelona tras el apoyo de Valls mas otros dos regidores a dar la alcaldía a Ada Colau, los regidores que son de Ciudadanos de esta forma hacen su grupo y los regidores que son de la plataforma de Valls forman otro grupo, el objetivo de Valls con el apoyo a Colau no era otro que el independentismo no controlara el municipio, el ex-primer ministro francés demostró así una coherencia de la que carece sin embargo los que hasta ahora apoyaban su candidatura. Además de las discrepancias a quien apoyar, mas colaborar con la ultraderecha en alcaldías y Comunidades Autónomas, han desembocado en esta ruptura.

Arrimadas, fiel al estilo hipócrita de este partido, afirmó que hay poca diferencia entre Maragall y Colau, metiendo en el mismo saco a ambos, cuando la verdad que si hay diferencias, Colau NO es independentista, es cierto que no es una unionista entusiasta, es favorable al derecho a decidir, pero afirmó también que desea que Cataluña siga en España, Ernest Maragall SI es independentista, y Valls por coherencia eligió a la candidatura que no es independentista, que es cierto que la ideología de Colau es muy contraria a la ideología liberal, pero en mi opinión una decisión razonable y coherente con las ideas que se supone que tiene Ciudadanos.

El Proces visto para sentencia

El juicio a los políticos independentistas catalanes ya está visto para sentencia en el Tribunal Supremo, ahora toca deliverar y saber que futuro les espera a los políticos independentistas, la decisión del juez Marchena será determinante en el futuro de Cataluña, las penas que se esperan pueden ser de hasta 25 años de cárcel, políticos como Oriol Junqueras aludieron al diálogo y el acuerdo como solución al conflicto catalán

El juicio ha durado cuatro largos meses, con 52 sesiones, ahora en España y sobre todo en Cataluña espera impaciente el veredicto, que todo parece indicar que serán penas muy duras.

El Parlament exige a Torra que se someta a una cuestión de confianza o convoque elecciones

Fuente: https://www.eldiario.es/catalunya/politica/Parlament-Torra-cuestion-confianza-elecciones_0_885061756.html

La mayoría parlamentaria ha constatado la “inoperancia” del Govern, reprochándole que no haya presentado un proyecto de presupuestos para este año, pese a que había sido reclamado por el Parlament. El vicepresident económico, Pere Aragonès, presentó los números del borrado de los presupuestos ante la prensa, pero no llegó a llevarlos al hemiciclo, al constatar que no tenía suficientes apoyos para aprobarlo. Por esta razón la oposición ha disparado contra el Ejecutivo de Quim Torra, asegurando que “falta al respeto” a los acuerdos tomados por la Cámara.

“Tenemos un Govern que no gobierna, que no respeta los acuerdos del Parlament, que no tiene mayoría y que además ha renunciado a presentar unos presupuestos a esta Cámara”, ha resumido la portavoz socialista Eva Granados. Desde el PSC han señalado que los principales indicadores sociales han ido a peor desde la llegada de Torra a la Generalitat. “Solo hemos visto retroceso”, ha asegurado.

La moción aprobada este jueves es un serio toque de atención a la coalición de JxCat y ERC, pero tendrá pocos efectos prácticos. Pese a la debilidad del Govern, la oposición tampoco tiene mayorías para sacar adelante una moción de censura, porque no hay un candidato alternativo a Torra que suscite los apoyos de toda la oposición, que va del PP a la CUP. En vista de esto, el pasado martes el Govern retó a la oposición a proponer una moción de censura o dejar de bloquear la investidura.

El contraataque de los partidos del Govern ha ido en la misma dirección. La portavoz de ERC Anna Caula ha reclamado a la oposición que pasen de la crítica y traten de consensuar un candidato alternativo. “Sean valientes y planteen una moción de censura”, ha reiterado la diputada. También el vicepresident del Parlament, Josep Costa, ha calificado la iniciativa de “moción de confianza encubierta”, rechazando que haya un pérdida de confianza del Govern en vista de que mantiene los mismos votos con los que Torra fue investido, es decir, los de JxCat y ERC. “No aceptaremos que se dé a entender que ha habido una pérdida de confianza en base a unos votos usurpados por los tribunales”, ha proclamado Costa.

Los miembros del Ejecutivo, comenzando por el propio Torra, han negado reiteradamente en las últimas semanas que tenga intención de someterse a una cuestión de confianza o de convocar elecciones en este momento. En el Govern cuentan con que los diputados suspendidos que se presentan a las elecciones generales o europeas dejen sus escaños en el Parlament, con lo cual recuperarían su efectividad. Si eso llega a ocurrir, pasado el ciclo electoral la coalición de gobierno tendría 66 diputados de los 135 de la Cámara, con lo que solo necesitarían la abstención de la CUP para sacar adelante su acción legislativa. 

Para aprobar el varapalo al Govern de este jueves ha sido clave la posición de la CUP, que ha decidido no participar en la votación. Pese a que los anticapitalistas se abstuvieron en la investidura de Quim Torra, la formación se ha ido alejando de la política del Govern durante los últimos meses. Este jueves además los anticapitalistas han reclamado a Torra que convoque elecciones, sumándose al resto de la oposición. Con todo, la portavoz María Sirvent ha cargado con dureza contra el PSC, promotores de la iniciativa, por su apoyo al 155.

Torra cambia el lazo amarillo por uno blanco en la pancarta de la Generalitat

Fuente: https://elobrero.es/nacional/item/25816-torra-cambia-el-lazo-amarillo-por-uno-blanco-en-la-pancarta-de-la-generalitat.html

BARCELONA 21/3/2019.- El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha sustituido este jueves por la mañana la pancarta a favor de los "presos políticos" del balcón del Palau de la Generalitat por otra con el mismo mensaje pero que, en lugar de un lazo amarillo , tiene uno blanco con una franja roja. EFE/ Toni Albir


El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha sustituido este jueves la pancarta a favor de los “presos políticos” del balcón del Palau de la Generalitat por otra con el mismo mensaje pero que, en lugar de un lazo amarillo, tiene uno blanco con una franja roja.

Torra ha aplicado de esta manera la resolución de la Junta Electoral Central (JEC) después de que el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, le recomendara cumplir con la orden de ese organismo de que se retiraran los lazos amarillos de los edificios públicos de la Generalitat.

Funcionarios de la Generalitat han colocado la nueva pancarta encima de la que se exhibía en el balcón desde junio de 2018, cuando tomó posesión el Govern de Quim Torra.

El mensaje es el mismo, “Libertad presos políticos y exiliados”, en catalán e inglés, y solo varía el lazo, que en lugar de ser amarillo es blanco e incluye una franja roja.

Además, los funcionarios han colgado en una ventana de la fachada del Palau de la Generalitat una nueva pancarta, más pequeña, con el dibujo de un rostro y la misma franja roja tapando su boca, con el lema “Libertad de expresión”.

Esa franja no es nueva, pues es homologable, en forma y color, a la que aparece en otros carteles soberanistas, exhibidos en numerosas manifestaciones de los últimos meses, con los lemas “Libertad presos políticos” o “Democracia”.

En este contexto, la Junta Electoral Central (JEC) deberá decidir si Torra está cumpliendo con su requerimiento y si debe activar alguno de los escenarios previstos en caso de desobediencia: remitir el caso a la Fiscalía, abrir expediente o instar a los Mossos d’Esquadra a que quiten los símbolos.

JxCat y ERC se encomiendan a los comuns para salvar la mayoría perdida por su crisis

Fuente: https://www.eldiario.es/catalunya/politica/independentismo-cortejara-compensar-perdida-mayoria_0_823118712.html

La fotografía que el Govern ha dejado tras la primera votación del curso parlamentario es contundente: está con el agua al cuello. Así se explica que este martes haya optado por perder la mayoría en la Cámara para poner freno a una bronca que no ha parado de agrietar el Ejecutivo que dirige Quim Torra desde la semana pasada. El independentismo mayoritario se lanzará ahora a seducir a los ‘comuns’, en busca de la estabilidad que sus diputados ya no garantizan en solitario.

Esa ha sido la pretensión de ERC desde hace meses, que ha perseguido generar alianzas de izquierdas y soberanistas que rompan los bloques estancos en los que se ha convertido la política catalana. Pero este martes, por primera vez, fuentes de JxCat en el Parlament admitían que no tendrán otro remedio que buscar complicidades con el partido que dirige Ada Colau. La alcaldesa, por su parte, ya puso este fin de semana la alfombra a los pactos, marcando como prioridad una negociación global en el Ayuntamiento, el Parlament y el Congreso.

Que los dos partidos del Govern se encomienden al apoyo de los ‘comuns’ demuestra también que ambos han aceptado que la unilateralidad, al menos por el momento, deberá quedar aparcada. El grupo formado por ICV, Podem y EUiA tiene una batería de condiciones económicas con las que se presenta para negociar las leyes centrales, como los presupuestos. Pero entre ellas también figuran otras cuestiones de tipo político, como mantener al Ejecutivo de Torra alejado tanto de cualquier ruptura de la legalidad como de avances electorales demasiado madrugadores.

Confirmada la pérdida de la mayoría como ha ocurrido este martes, los ocho diputados de Catalunya en Comú emergen como única tabla salvavidas posible para el Govern. Mientras, el independentismo mayoritario sigue tirándose los platos a la cabeza en busca de responsables por haber pasado de los 70 diputados que las urnas les dieron el 21 de diciembre –contando a la CUP–, a los 61 con los que han podido contar en las votaciones del último pleno, ya sin los anticapitalistas.

El resultado deja poco margen a la interpretación: el Govern perdió en el Parlament una docena de iniciativas, entre ellas algunas claves, como reafirmar las resoluciones independentistas de la pasada legislatura o reprobar al rey por su discurso del 3 de octubre de 2017. Sí se han aprobado, en cambio, cuestiones que contentan a los ‘comuns’, como el referéndum pactado o la mejora de la financiación de las guarderías.

Sin los cuatro diputados procesados de JxCat, sin poder usar el voto de Toni Comín por estar ausente pero sin medidas cautelares en Bélgica y ya sin el apoyo de la CUP, los 61 asientos que sostienen al Govern pueden perder cualquier votación complicada. El casi único alivio para el Ejecutivo es que no cabe la moción de censura contra Torra, porque para ella se necesita tener mayoría absoluta, con la que la oposición tampoco cuenta.

La suspensión de diputados dictada por el magistrado Pablo Llarena en julio pasado, sumada a la incapacidad de acordar una solución entre JxCat y ERC, ha acabado convirtiéndose en un cóctel que ha minado no solo la mayoría parlamentaria, sino también la legislatura. Tanto es así, que el pasado viernes Quim Torra y el vicepresident Pere Aragonès vieron la necesidad de salir en rueda de prensa para escenificar la unidad. Una entente que ha durado lo que han tardado en volver al Parlament.

Después de anunciar un acuerdo el pasado jueves por el que los republicanos aceptaban que los cuatro diputados procesados de JxCat pudieran delegar el voto –y no ser sustituidos, como Oriol Junqueras y Raül Romeva–, ERC ha acabado dando un golpe sobre la mesa, tras conocer que los letrados rechazaban la fórmula. Así, el grupo del presidente del Parlament, Roger Torrent, ha acabado tumbando las delegaciones de voto de sus socios. En respuesta, Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull han enviado un comunicado en el que manifestaban que preferían perder la mayoría antes que aceptar su sustitución.

A partir de aquí, ninguno de los dos partidos tiene claro si en el futuro habrá forma de enmendar la situación. Varios de los diputados suspendidos por el Supremo están a la espera de que el Tribunal Constitucional resuelva sus recursos, al igual que Ciudadanos, que acudió al árbitro judicial en defensa de lo contrario. Ni siquiera está claro que la fórmula utilizada por Junqueras y Romeva de “designar” sus votos sea aceptada por el Constitucional, aunque también podría ocurrir lo contrario y que acabase resolviendo que las suspensiones no son correctas. De cualquier manera, el independentismo por el momento ya no cuenta con los votos que este martes no ha podido usar.

La crisis entre JxCat y ERC agrieta el Govern y rompe el tabú sobre unas elecciones anticipadas en Catalunya

FUENTE: https://www.eldiario.es/catalunya/politica/JxCAT-ERC-acuerdo-extremis-Govern_0_821368853.html

El primer pleno del Parlament catalán del curso, después de tres meses sin celebrar uno, ha dejado una fotografía contundente: ni el Govern ni la mayoría parlamentaria son estables. La crisis abierta entre JxCat y ERC a cuenta de la fórmula para sustituir a los diputados suspendidos ha obligado a aplazar el pleno en el que se debían votar más de un centenar de iniciativas y, al mismo tiempo, ha abierto la caja de Pandora con gruesas acusaciones cruzadas que incluso llegaban a cuestionar el Govern conjunto.

El auto de suspensión dictado por el juez Llarena en julio pasado contra seis diputados procesados por rebelión ha acabado teniendo un efecto devastador en la cohesión del independentismo, que ha saltado por los aires tan pronto como ha habido una sesión plenaria. JxCat pretendía no solo rechazar la suspensión desde la Cámara, algo que se hizo el martes pasado, sino también no dejar ningún margen de duda a que no se acogía a la fórmula dispuesta por Llarena de sustituir a los diputados.

Pero la negativa del grupo de Carles Puigdemont a designar un sustituto para sus cuatro parlamentarios, tal como hicieron Oriol Junqueras y Raül Romeva el mismo martes, dejaba al Govern sin mayoría para sacar adelante sus iniciativas. “Si la oposición nos cuela cien propuestas de resolución ya podemos irnos”, aseguraba un dirigente republicano este jueves en los pasillos del Parlament. Según las horas pasaban y JxCat no registraba sus delegaciones de voto, el pleno más se aplazaba y los reproches entre los independentistas crecían.

JxCat y ERC han acabado salvando la mayoría parlamentaria, de momento, con un acuerdo in extremis que han representado en una rueda de prensa conjunta, siete horas después de la hora prevista para el debate. Para el acuerdo ha sido clave la intervención del vicepresident Pere Aragonès y la consellera de la Presidència Elsa Artadi, que han terciado a última hora. Pero el daño al proyecto mutuo ya estaba hecho.

Después de mostrarse incapaces de solucionar en tres meses el obstáculo de las suspensiones, en las propias filas independentistas se extiende la duda de si el Govern será capaz de superar el siguiente revés.

Por si los problemas de entendimiento entre los grupos fuera poco, el debate de Política General más accidentado que se recuerda comenzó con una inesperada desautorización al president de la Generalitat. En el discurso de apertura,  Quim Torra lanzó un ultimátum al Gobierno de Pedro Sánchez para que negociara sobre la autodeterminación antes de noviembre, pero ni siquiera su propio partido le tomó la palabra, al presentar una propuesta de resolución que reclama el referéndum pactado sin límites temporales.

Tanto Torra como el independentismo mayoritario de JxCat y ERC han acusado en las últimas semanas la presión de sus propias bases, que les reprochan no estar haciendo lo suficiente por la secesión. Esos dardos hacen más daño a los de Puigdemont que a los republicanos, más acostumbrados a verse cuestionados por este flanco. Pero lo cierto es que hasta ahora los miembros del Govern no habían recibido abucheos en ninguna manifestación independentista, algo que sí pasó en la conmemoración del 1 de octubre.

La semana en la que debía comenzar el “otoño caliente” anunciado por Torra ha servido, por tanto, para constatar que el Govern tiene al menos tres problemas: un president con el liderazgo mermado, una mayoría inestable y críticas en la calle de sus propias bases. En esta situación, a nadie le sorprende que en los partidos del Govern se haya roto el tabú del avance electoral. Según el Estatut, la primera fecha en la que Torra podría disolver el Parlament es un año después de la última disolución del Parlament que, ironías de la historia, decretó Mariano Rajoy al aplicar por primera vez el artículo 155 de la Constitución el 27 de octubre de 2017.

El portavoz de JxCat, Eduard Pujol, ha negado que en la negociaciones de los grupos la cuestión electoral se haya tocado pero, en privado, ningún partido negaba con convencimiento esa opción. Y menos aún cuando la fórmula pactada por JxCat y ERC para la sustitución de los cuatro diputados del grupo de Puigdemont no ha recibido el aval de los letrados y, antes o después, habrá de pasar por el filtro del Constitucional. Roger Torrent ha dejado el pleno de las votaciones en suspenso, previsiblemente hasta el próximo martes. Dejar que el tiempo pase parece haberse convertido en la única solución que el independentismo es capaz de consensuar.

El Gobierno pide que Torra defina “si sigue representando a una minoría radical o se suma al diálogo”

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Gobierno-Torra-representando-minoria-radical_0_821018044.html

 

El Gobierno quiere aclarar si las amenazas de Quim Torra encierran una ruptura real o son solo la expresión de “una gesticulación exagerada”. Mientras tanto, Moncloa insiste en su apuesta por buscar una solución dialogada al problema en Catalunya que, en ningún caso, contempla la posibilidad de convocar un referéndum de autodeterminación. La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, le ha pedido a Quim Torra que aclare “si sigue representando a una minoría radical o se suma al diálogo”.

Durante un desayuno informativo organizado por Europa Press, Batet ha recordado que para encontrar soluciones “hay que tener voluntad de llegar a acuerdos”. “No creo que la solución esté a la vuelta de la esquina”, ha asegurado.

Las presiones explicitadas por Quim Torra no son aceptables para el ejecutivo, en donde no se aclara si la situación creada tras el 1-O puede empujar a Sánchez a tener que dar por concluida la legislatura. “Depende del presidente del Gobierno, yo no tengo opinión al respecto”, ha asegurado Batet.

La ministra ha insistido en que la cooperación con el Govern se mantiene en marcha, a través de comisiones bilaterales en las que se están abordando inversiones y la posibilidad de acelerar transferencias pendientes.

Frente a la petición del mundo independentista, el Gobierno ha vuelto a reiterar que la convocatoria de un referéndum de independencia no es una posibilidad. Batet insiste en el mensaje con el que quieren afrontar la crisis catalana: “Ley y diálogo”.

PSOE

@PSOE

🗣️ @meritxell_batet El derecho de autodeterminación no cabe en nuestro ordenamiento jurídico. Autogobierno sí, independencia, no.
Una cosa son las gesticulaciones. Otra el diálogo, que existe porque funcionan las comisiones bilaterales con Generalitat.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ya había asegurado  este martes que el Gobierno “no acepta ultimátums” y que Torra no tenía que esperar al mes de noviembre para conocer la posición del Ejecutivo: “La contestación es autogobierno sí, independencia no. El Gobierno catalán debe respetar la convivencia y los derechos de nacionalistas y no nacionalistas”, aseguró Celaá.

La protesta en la calle protagoniza el aniversario del 1-O y deja en segundo plano la fractura del independentismo

Fuente:https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/10/02/la_movilizacion_calle_protagoniza_primer_aniversario_del_deja_segundo_plano_fractura_del_independentismo_87282_1012.html

Un año después de 1 de octubre, las discrepancias acerca de los ritmos y sobre todo los caminos para conseguir la independencia son cada vez más visibles en el bloque soberanista
El Parlament vuelve a reunirse este martes después de diez semanas de parálisis a la espera de que la Cámara aplique la suspensión de los diputados procesados por el Supremo
El primer Debate de Política General de la legislatura pondrá a prueba la capacidad de los grupos soberanistas de sacar adelante iniciativas .
Fernando Varelafvarela@infolibre.es @fervabi