JxCat y ERC se encomiendan a los comuns para salvar la mayoría perdida por su crisis

Fuente: https://www.eldiario.es/catalunya/politica/independentismo-cortejara-compensar-perdida-mayoria_0_823118712.html

La fotografía que el Govern ha dejado tras la primera votación del curso parlamentario es contundente: está con el agua al cuello. Así se explica que este martes haya optado por perder la mayoría en la Cámara para poner freno a una bronca que no ha parado de agrietar el Ejecutivo que dirige Quim Torra desde la semana pasada. El independentismo mayoritario se lanzará ahora a seducir a los ‘comuns’, en busca de la estabilidad que sus diputados ya no garantizan en solitario.

Esa ha sido la pretensión de ERC desde hace meses, que ha perseguido generar alianzas de izquierdas y soberanistas que rompan los bloques estancos en los que se ha convertido la política catalana. Pero este martes, por primera vez, fuentes de JxCat en el Parlament admitían que no tendrán otro remedio que buscar complicidades con el partido que dirige Ada Colau. La alcaldesa, por su parte, ya puso este fin de semana la alfombra a los pactos, marcando como prioridad una negociación global en el Ayuntamiento, el Parlament y el Congreso.

Que los dos partidos del Govern se encomienden al apoyo de los ‘comuns’ demuestra también que ambos han aceptado que la unilateralidad, al menos por el momento, deberá quedar aparcada. El grupo formado por ICV, Podem y EUiA tiene una batería de condiciones económicas con las que se presenta para negociar las leyes centrales, como los presupuestos. Pero entre ellas también figuran otras cuestiones de tipo político, como mantener al Ejecutivo de Torra alejado tanto de cualquier ruptura de la legalidad como de avances electorales demasiado madrugadores.

Confirmada la pérdida de la mayoría como ha ocurrido este martes, los ocho diputados de Catalunya en Comú emergen como única tabla salvavidas posible para el Govern. Mientras, el independentismo mayoritario sigue tirándose los platos a la cabeza en busca de responsables por haber pasado de los 70 diputados que las urnas les dieron el 21 de diciembre –contando a la CUP–, a los 61 con los que han podido contar en las votaciones del último pleno, ya sin los anticapitalistas.

El resultado deja poco margen a la interpretación: el Govern perdió en el Parlament una docena de iniciativas, entre ellas algunas claves, como reafirmar las resoluciones independentistas de la pasada legislatura o reprobar al rey por su discurso del 3 de octubre de 2017. Sí se han aprobado, en cambio, cuestiones que contentan a los ‘comuns’, como el referéndum pactado o la mejora de la financiación de las guarderías.

Sin los cuatro diputados procesados de JxCat, sin poder usar el voto de Toni Comín por estar ausente pero sin medidas cautelares en Bélgica y ya sin el apoyo de la CUP, los 61 asientos que sostienen al Govern pueden perder cualquier votación complicada. El casi único alivio para el Ejecutivo es que no cabe la moción de censura contra Torra, porque para ella se necesita tener mayoría absoluta, con la que la oposición tampoco cuenta.

La suspensión de diputados dictada por el magistrado Pablo Llarena en julio pasado, sumada a la incapacidad de acordar una solución entre JxCat y ERC, ha acabado convirtiéndose en un cóctel que ha minado no solo la mayoría parlamentaria, sino también la legislatura. Tanto es así, que el pasado viernes Quim Torra y el vicepresident Pere Aragonès vieron la necesidad de salir en rueda de prensa para escenificar la unidad. Una entente que ha durado lo que han tardado en volver al Parlament.

Después de anunciar un acuerdo el pasado jueves por el que los republicanos aceptaban que los cuatro diputados procesados de JxCat pudieran delegar el voto –y no ser sustituidos, como Oriol Junqueras y Raül Romeva–, ERC ha acabado dando un golpe sobre la mesa, tras conocer que los letrados rechazaban la fórmula. Así, el grupo del presidente del Parlament, Roger Torrent, ha acabado tumbando las delegaciones de voto de sus socios. En respuesta, Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull han enviado un comunicado en el que manifestaban que preferían perder la mayoría antes que aceptar su sustitución.

A partir de aquí, ninguno de los dos partidos tiene claro si en el futuro habrá forma de enmendar la situación. Varios de los diputados suspendidos por el Supremo están a la espera de que el Tribunal Constitucional resuelva sus recursos, al igual que Ciudadanos, que acudió al árbitro judicial en defensa de lo contrario. Ni siquiera está claro que la fórmula utilizada por Junqueras y Romeva de “designar” sus votos sea aceptada por el Constitucional, aunque también podría ocurrir lo contrario y que acabase resolviendo que las suspensiones no son correctas. De cualquier manera, el independentismo por el momento ya no cuenta con los votos que este martes no ha podido usar.

La crisis entre JxCat y ERC agrieta el Govern y rompe el tabú sobre unas elecciones anticipadas en Catalunya

FUENTE: https://www.eldiario.es/catalunya/politica/JxCAT-ERC-acuerdo-extremis-Govern_0_821368853.html

El primer pleno del Parlament catalán del curso, después de tres meses sin celebrar uno, ha dejado una fotografía contundente: ni el Govern ni la mayoría parlamentaria son estables. La crisis abierta entre JxCat y ERC a cuenta de la fórmula para sustituir a los diputados suspendidos ha obligado a aplazar el pleno en el que se debían votar más de un centenar de iniciativas y, al mismo tiempo, ha abierto la caja de Pandora con gruesas acusaciones cruzadas que incluso llegaban a cuestionar el Govern conjunto.

El auto de suspensión dictado por el juez Llarena en julio pasado contra seis diputados procesados por rebelión ha acabado teniendo un efecto devastador en la cohesión del independentismo, que ha saltado por los aires tan pronto como ha habido una sesión plenaria. JxCat pretendía no solo rechazar la suspensión desde la Cámara, algo que se hizo el martes pasado, sino también no dejar ningún margen de duda a que no se acogía a la fórmula dispuesta por Llarena de sustituir a los diputados.

Pero la negativa del grupo de Carles Puigdemont a designar un sustituto para sus cuatro parlamentarios, tal como hicieron Oriol Junqueras y Raül Romeva el mismo martes, dejaba al Govern sin mayoría para sacar adelante sus iniciativas. “Si la oposición nos cuela cien propuestas de resolución ya podemos irnos”, aseguraba un dirigente republicano este jueves en los pasillos del Parlament. Según las horas pasaban y JxCat no registraba sus delegaciones de voto, el pleno más se aplazaba y los reproches entre los independentistas crecían.

JxCat y ERC han acabado salvando la mayoría parlamentaria, de momento, con un acuerdo in extremis que han representado en una rueda de prensa conjunta, siete horas después de la hora prevista para el debate. Para el acuerdo ha sido clave la intervención del vicepresident Pere Aragonès y la consellera de la Presidència Elsa Artadi, que han terciado a última hora. Pero el daño al proyecto mutuo ya estaba hecho.

Después de mostrarse incapaces de solucionar en tres meses el obstáculo de las suspensiones, en las propias filas independentistas se extiende la duda de si el Govern será capaz de superar el siguiente revés.

Por si los problemas de entendimiento entre los grupos fuera poco, el debate de Política General más accidentado que se recuerda comenzó con una inesperada desautorización al president de la Generalitat. En el discurso de apertura,  Quim Torra lanzó un ultimátum al Gobierno de Pedro Sánchez para que negociara sobre la autodeterminación antes de noviembre, pero ni siquiera su propio partido le tomó la palabra, al presentar una propuesta de resolución que reclama el referéndum pactado sin límites temporales.

Tanto Torra como el independentismo mayoritario de JxCat y ERC han acusado en las últimas semanas la presión de sus propias bases, que les reprochan no estar haciendo lo suficiente por la secesión. Esos dardos hacen más daño a los de Puigdemont que a los republicanos, más acostumbrados a verse cuestionados por este flanco. Pero lo cierto es que hasta ahora los miembros del Govern no habían recibido abucheos en ninguna manifestación independentista, algo que sí pasó en la conmemoración del 1 de octubre.

La semana en la que debía comenzar el “otoño caliente” anunciado por Torra ha servido, por tanto, para constatar que el Govern tiene al menos tres problemas: un president con el liderazgo mermado, una mayoría inestable y críticas en la calle de sus propias bases. En esta situación, a nadie le sorprende que en los partidos del Govern se haya roto el tabú del avance electoral. Según el Estatut, la primera fecha en la que Torra podría disolver el Parlament es un año después de la última disolución del Parlament que, ironías de la historia, decretó Mariano Rajoy al aplicar por primera vez el artículo 155 de la Constitución el 27 de octubre de 2017.

El portavoz de JxCat, Eduard Pujol, ha negado que en la negociaciones de los grupos la cuestión electoral se haya tocado pero, en privado, ningún partido negaba con convencimiento esa opción. Y menos aún cuando la fórmula pactada por JxCat y ERC para la sustitución de los cuatro diputados del grupo de Puigdemont no ha recibido el aval de los letrados y, antes o después, habrá de pasar por el filtro del Constitucional. Roger Torrent ha dejado el pleno de las votaciones en suspenso, previsiblemente hasta el próximo martes. Dejar que el tiempo pase parece haberse convertido en la única solución que el independentismo es capaz de consensuar.

El Gobierno pide que Torra defina “si sigue representando a una minoría radical o se suma al diálogo”

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Gobierno-Torra-representando-minoria-radical_0_821018044.html

 

El Gobierno quiere aclarar si las amenazas de Quim Torra encierran una ruptura real o son solo la expresión de “una gesticulación exagerada”. Mientras tanto, Moncloa insiste en su apuesta por buscar una solución dialogada al problema en Catalunya que, en ningún caso, contempla la posibilidad de convocar un referéndum de autodeterminación. La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, le ha pedido a Quim Torra que aclare “si sigue representando a una minoría radical o se suma al diálogo”.

Durante un desayuno informativo organizado por Europa Press, Batet ha recordado que para encontrar soluciones “hay que tener voluntad de llegar a acuerdos”. “No creo que la solución esté a la vuelta de la esquina”, ha asegurado.

Las presiones explicitadas por Quim Torra no son aceptables para el ejecutivo, en donde no se aclara si la situación creada tras el 1-O puede empujar a Sánchez a tener que dar por concluida la legislatura. “Depende del presidente del Gobierno, yo no tengo opinión al respecto”, ha asegurado Batet.

La ministra ha insistido en que la cooperación con el Govern se mantiene en marcha, a través de comisiones bilaterales en las que se están abordando inversiones y la posibilidad de acelerar transferencias pendientes.

Frente a la petición del mundo independentista, el Gobierno ha vuelto a reiterar que la convocatoria de un referéndum de independencia no es una posibilidad. Batet insiste en el mensaje con el que quieren afrontar la crisis catalana: “Ley y diálogo”.

PSOE

@PSOE

🗣️ @meritxell_batet El derecho de autodeterminación no cabe en nuestro ordenamiento jurídico. Autogobierno sí, independencia, no.
Una cosa son las gesticulaciones. Otra el diálogo, que existe porque funcionan las comisiones bilaterales con Generalitat.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ya había asegurado  este martes que el Gobierno “no acepta ultimátums” y que Torra no tenía que esperar al mes de noviembre para conocer la posición del Ejecutivo: “La contestación es autogobierno sí, independencia no. El Gobierno catalán debe respetar la convivencia y los derechos de nacionalistas y no nacionalistas”, aseguró Celaá.

La protesta en la calle protagoniza el aniversario del 1-O y deja en segundo plano la fractura del independentismo

Fuente:https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/10/02/la_movilizacion_calle_protagoniza_primer_aniversario_del_deja_segundo_plano_fractura_del_independentismo_87282_1012.html

Un año después de 1 de octubre, las discrepancias acerca de los ritmos y sobre todo los caminos para conseguir la independencia son cada vez más visibles en el bloque soberanista
El Parlament vuelve a reunirse este martes después de diez semanas de parálisis a la espera de que la Cámara aplique la suspensión de los diputados procesados por el Supremo
El primer Debate de Política General de la legislatura pondrá a prueba la capacidad de los grupos soberanistas de sacar adelante iniciativas .
Fernando Varelafvarela@infolibre.es @fervabi

Símbolos, crispación y líderes irresponsables Astrid Barrio

Fuente: https://www.elperiodico.com/es/opinion/20180829/simbolos-crispacion-y-lideres-irresponsables-articulo-astrid-barrio-7008872

 

Desde hace ya algunos años en Catalunya se libra una batalla por los símbolos políticos. Primero fueron los ayuntamientos gobernados por las fuerzas independentistas los que decidieron izar la estelada. En muchas ocasiones esa bandera que representa una aspiración política absolutamente legítima pero que no es oficial se ha mantenido incluso en periodo electoral, algo presuntamente delictivo que en el caso de Berga supuso la detención de su alcaldesa por negarse a comparecer ante el juez para declarar al respecto. Posteriormente, a raíz del encarcelamiento de los líderes independentistas, el lazo amarillo con el que se reivindica su puesta en libertad se ha convertido en el símbolo independentista  por excelencia y desde entonces ocupa instituciones y lugares públicos.

Tanto la presencia de esteladas como de material de apoyo a los políticos presos en las instituciones ha sido llevada a los tribunales. El TSJC ha dictaminado a instancias de SCC que el Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès debía retirar la estelada al estimar que su uso era partidista y que atentaba contra la neutralidad y ha recordado que garantizarla no depende de la voluntad de los poderes públicos. A diferencia de lo sucedido con la estelada, ese mismo tribunal no ha admitido a trámite un recurso que exigía la retirada cautelar de los lazos, las pancartas y las fotos de apoyo a los políticos presos de las instituciones. Ello no ha impedido que Ciudadanos haya iniciado una campaña para retirar la simbología independentista de las instituciones, que en Reus acabó en altercado al tratar de descolgar una pancarta. Ese incidente vino a sumarse a los que se habían producido en algunas playas cuando ciudadanos antiindependentistas trataron de retirar cruces amarillas en memoria de los presos,  y a los que hace días enfrentan a independentistas e independentistas por la retirada de lazos amarillos del espacio público.

El hecho de que algunas de las personas que retiraban lazos hayan sido identificadas por la policía, circunstancia que está siendo investigada por la fiscalía, y  la agresión sufrida por la esposa de un miembro de Cs a las puertas de la Ciutadella después de que un individuo le recriminara que retiraba y arrojaba lazos al suelo, bien fuese por motivos políticos o cívicos, han hecho aumentar la tensión. Hasta el punto que en la manifestación de repulsa a la violencia convocada por Cs un cámara de televisión, confundido con uno de TV-3,  ha sido agredido después de que el partido hubiese recriminado a ese canal un tratamiento de la agresión a la mujer poco riguroso.

En Catalunya no hay un conflicto civil generalizado pero sí que están creciendo los enfrentamientos, las agresiones y los señalamientos por parte de ambos bandos. Y  lo más inquietante es que algunos líderes irresponsables tanto independentistas como unionistas ven la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio y por puro interés partidista siguen alimentando la crispación. Es lo que consiguen al criminalizar siempre al adversario y al no reconocer nunca ningún error.

Ábalos compara a Puigdemont con un “caudillo” y le responsabiliza de “romper” el PDeCAT

Fuente:www.eleconomista.es/politica/noticias/9288904/07/18/Abalos-compara-a-Puigdemont-con-un-caudillo-y-le-responsabiliza-de-romper-el-PDeCAT.html

Europa Press

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha comparado este domingo en Burjassot (Valencia) a Carles Puigdemont con un “caudillo” y le ha responsabilizado de “cargarse” el PDeCAT, “la única posibilidad que apostaba por el diálogo”.

 

A su juicio, Puigdemont se ha “inventado” un “movimiento” para forzar la negociación entre el Gobierno y la Generalitat, pero a cambio “se carga otro partido en Cataluña”. “No sé cuántos lleva cargados ya”, añade Ábalos, que dice que con esto “rompe la única posibilidad que apostaba por el diálogo”. “Puigdemont no tiene más que una agenda personal, que es la de resolver su fuga, impedir que cualquier proceso avance sin él”, considera.

En este sentido, ha preguntado a los militantes durante el acto en Burjassot, que si no se han “dado cuenta” de que detrás de cada “movimiento” siempre hay un “caudillo”.

El ministro ha señalado que a los independentistas “les venía muy bien el inmovilismo de la derecha”, lo que ha provocado que ésta haya “fabricado más independentistas de los necesarios”.

No obstante, apunta que ahora, con los socialistas apostando por el diálogo, en Cataluña “cada vez se van quedando más huérfanos de la reivindicación catalanista”, por lo que ha llamado a ser “prudentes” y “responsables” para crear una salida a la situación. Así, ha hecho un llamamiento a ERC para que sea el partido que retome y defienda el diálogo que, para Ábalos, es parte de la solución.

La suspensión de Puigdemont evidencia discrepancias en el soberanismo y vuela el pleno

Fuente: http://www.lavanguardia.com/politica/20180718/45955888980/pleno-parlament-suspendido-discrepancias-junts-per-catalunya-erc-suspension-diputados-puigdemont-llarena.html
IÑAKI PARDO TORREGROSA, Barcelona
El último pleno del Parlament del periodo ordinario de sesiones ha quedado desconvocado por el desacuerdo entre ERC y Junts per Catalunya a la hora de aplicar la suspensión de los diputados procesados por rebelión que Pablo Llarena dictó la semana pasada. La suspensión de Carles Puigdemont ha desatado la bronca entre las dos familias hegemónicas del soberanismo.

En la votación de la reunión de la Mesa de la propuesta de los letrados de la cámara, uno de los miembros de Junts per Catalunya se ha abstenido mientras que el otro ha votado en contra de la propuesta -respaldada por PSC, ERC y Catalunya en Comú Podem- junto con los dos diputados de Ciutadans, aunque por motivos distintos, según fuentes parlamentarias. Los letrados sugirieron, recogiendo la puerta abierta por Llarena en su auto de conclusión de la instrucción, que diputados del mismo grupo parlamentario asuman las funciones de sus compañeros suspendidos.

Después de que en la reunión de la Mesa no se haya desencallado la situación por la suspensión de Puigdemont, se ha convocado a la Junta de Portavoces para tomar una decisión sobre el pleno y finalmente se ha desconvocado sine die con el respaldo de todos los grupos menos Ciutadans y la CUP. El PSC abogó este martes por suspender la sesión del hemiciclo si no había acuerdo del órgano rector de la cámara sobre los diputados procesados. Desde Junts per Catalunya se acusa a Torrent de romper el acuerdo de Govern sobre la suspensión de los diputados, mientras que ERC ha negado que hubiera un pacto previo al pleno.

Quim Torra  con Pere Aragoonés y otros miembros del Parlament a la espera de que arranque la sesión de control este miércoles

Quim Torra con Pere Aragoonés y otros miembros del Parlament a la espera de que arranque la sesión de control este miércoles (Marta Perez / EFE)

Estaba previsto que el pleno que arrancó este martes se retomara a las 10:00 horas con la sesión de control al Govern de Quim Torra, pero se ha retrasado por el choque entre los dos partidos soberanistas en la reunión de la Mesa. Hasta la tarde de este miércoles, no obstante, no debía haber ninguna votación, cuando se debía decidir sobre la prórroga presupuestaria y una modificación de la renta garantizada a petición del PSC.

Fuentes republicanas aseguran que Junts per Catalunya ha sugerido en la reunión del órgano rector que Carles Puigdemont renuncie a su voto delegado de forma temporal -algo que ya hizo Toni Comín cuando se denegó su entrega a España el pasado mes de mayo-; pero desde ERC lo rechazan porque se alterarían las mayorías parlamentarias.

Las premisas básicas de los republicanos -también de los comuns– era que no hubiera renuncias al acta de diputado ni se alteren los guarismos en la cámara catalana, además de que no haya consecuencias jurídicas para los miembros de la Mesa. El PSC, que fue quien pidió el informe de los servicios jurídicos, respaldaba el informe de Joan Ridao y abogaba por la suspensión y la sustitución temporal.

“Hemos constatado la desorientación absoluta de las fuerzas políticas que gobiernan Catalunya”, ha apuntado el líder de los comuns, Xavier Domènech, sobre el voto diferenciado en la reunión de la Mesa de los dos miembros de Junts per Catalunya y sus discrepancias con ERC.

En la reunión de la Mesa, que ha arrancado a las 9:00 horas, el secretario general de la cámara, Xavier Muro, ha advertido que los votos de los procesados no pueden ser contabilizados y el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha reafirmado su postura que no haya alteraciones en las mayorías ni renuncias al acta de diputado, apuntan fuentes parlamentarias.

En la reunión se ha recalcado el carácter provisional del mecanismo de sustitución temporal de los diputados procesados por los recursos de reforma interpuestos contra el auto de conclusión de la instrucción de la causa del procés, que incluía dicha suspensión, y por las peticiones de libertad de los abogados de los presos soberanistas, cursadas esta semana y que previsiblemente la Fiscalía rechazará aunque se hayan ofrecido medidas menos gravosas o la totalidad del patrimonio de los presos para ser puestos en libertad.

Inés Arrimadas ya anunció este martes que presentarían una petición de reconsideración al acuerdo de la Mesa sobre la suspensión si seguía la línea propuesta por los servicios jurídicos de la cámara y si no se tenía en cuenta, que presentarían un recurso de amparo al Tribunal Constitucional. La líder del partido naranja ve un “fraude de ley” en esa sustitución temporal y Carlos Carrizosa ha advertido que no aceptarán que se aplique una medida fuera del reglamento parlamentario. El PPC coincide con Ciutadans en que esa sustitución temporal sería un “fraude de ley” y piden a los procesados por rebelión que renuncien al acta.

Pedro Sánchez sigue adelante con el acercamiento de presos de ETA y el diálogo con Catalunya pese a los ataques de PP y Cs

Fuente:Lea aquí al artículo integro

ETA y Catalunya. La estrategia de oposición de la derecha española con el recién estrenado Gobierno socialista es casi idéntica al machaque al que sometió el PP a José Luis Rodríguez Zapatero con esos dos mismos asuntos. Ahora hay un actor nuevo, Ciudadanos, y escenarios diferentes en Catalunya, donde hubo hace unos meses una fallida declaración de independencia, y en Euskadi, donde ETA se ha disuelto. El “talante” que enarbolaba entonces Zapatero lo ha sustituido el nuevo Ejecutivo por “distensión”. Pedro Sánchez sigue adelante con su plan, a pesar de los ataques.

El presidente se ha sometido a dos sesiones de control desde que llegó a Moncloa y las preguntas del portavoz del PP, Rafael Hernando, han ido en la misma dirección: conocer los pactos detrás de la moción de censura con las que les arrebató el poder. Alentar la connivencia del nuevo Ejecutivo con los nacionalistas se ha convertido en el eje central de las intervenciones del ahora principal partido de la oposición.

En el primer cara a cara, Hernando llegó a reprochar a Sánchez el levantamiento de la supervisión de las cuentas de la Generalitat, que estaba ya prevista con el Gobierno de Mariano Rajoy. “Si hay que decir que Catalunya es una nación, se dice; si hay que tragarse los insultos a los españoles por parte de Torra, se tragan; si hay que trasladar presos y humillar a las víctimas de ETA, pues se hace; si tiene que aceptar de nuevo las embajadas hispanófobas en Europa, pues se aceptan”, le ha dicho Hernando, que ha centrado sus ataques por la intención del Gobierno de acercar a los presos de ETA a cárceles de Euskadi. Hernando ha acusado la presidente de “estar dispuesto a pagar a los terroristas”. El PP acercó a etarras a prisiones próximas a Euskadi cuando estaba el poder.

Pero Sánchez ha insistido en que el nuevo tiempo que se abre tras la disolución de ETA conlleva el estudio de una nueva política penitenciaria y, aunque ha asegurado que esta será “empática” con las víctimas, no está en su agenda prioritaria reunirse con ellas. Sí lo ha hecho el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que minutos más tarde de que Hernando y otros diputados del PP airearan el apoyo de los “amigos de ETA” al gobierno socialista, confirmaba que el acercamiento se llevará a cabo y daba detalles: primero se moverá a enfermos terminales y presos mayores de 70 años. El grado de cumplimiento de las penas así como el repudio al terrorismo serán cuestiones tenidas en cuenta en esa nueva política individualizada y que aún no tiene plazos.

Ciudadanos, que también ha reprochado el uso de la política penitenciaria como “moneda de cambio”,  ha cargado contra Sánchez por otros gestos al nacionalismo: “Anunció que querían plantear por primera vez en democracia la ruptura de la caja de la Seguridad Social”, le ha dicho Albert Rivera –cuya pregunta iba a ser sobre una posible subida de impuestos– sobre la intención del Gobierno de analizar con la lehendakaritza la transferencia de algunas competencias. No obstante, en Moncloa ven “muy complicado” entrar en una de las reclamaciones de Iñigo Urkullu: la gestión del régimen económico de la Seguridad Social.

“Cuando se renueve la vieja derecha, ¿dónde va a quedar usted? –le ha contestado Sánchez–. Está mimentizándose con el PP. Miente como mienten ellos”. “Señor Rivera, voy a cumplir con la Constitución, con el Estatuto de Guernica. Lea el Estatuto de Guernica y sabrá qué competencias se pueden transferir y cuáles no”, le ha contestado. Los gobiernos central y vasco crearán un grupo de trabajo para analizar esas transferencias.

Respecto a Catalunya, PP y Ciudadanos acusan a Sánchez de “pagar un precio” por llegar a Moncloa apoyado por los independentistas. “Cuando hable con Torra, que tenga muy claro que está hablando, dialogando y pactando con el separatismo, no con Catalunya”, ha advertido Inés Arrimadas al presidente del Gobierno.

Sánchez dejó claro que solucionar el conflicto territorial era una de sus prioridades desde el Ejecutivo y ha apelado al diálogo y la distensión desde el principio. De hecho, anunció su intención de reunirse con el presidente catalán. No obstante, para evitar conflictos, Moncloa decidió que la ronda de reuniones con los líderes autonómicos fueran en “estricto” orden de aprobación de los estatutos. Eso situó a Urkullu y Torra a la cabeza. Los siguientes serán Alberto Núñez Feijóo y Susana Díaz.

El Gobierno ofrece a la Generalitat reunirse en la comisión bilateral, estudiar 45 reivindicaciones que Carles Puigdemont hizo a Rajoy (queda fuera la posibilidad de celebrar un referéndum), retirar algunos recursos interpuestos por el anterior gobierno  contra leyes del Parlament y está dispuesto a restaurar los elementos del Estatut declarados inconstitucionales. Sin embargo, en Moncloa ha crecido el escepticismo ante la tardanza por parte del Govern de hacerles llegar las propuestas así como por que la única que ha trascendido es que Torra pondrá sobre la mesa el referéndum pactado. Esa es la línea que Sánchez no está dispuesto a traspasar.

Además, ERC está amagando con desmarcarse del Gobierno, que tiene una exigua mayoría en el Congreso, e incluso amenaza con no apoyar el decreto para la renovación de RTVE por la posición del PSOE en la votación de una moción que reclamaba diálogo “sin condiciones ni renuncias”. Los socialistas plantearon una enmienda que hablaba de “diálogo abierto” con la Generalitat en el seno de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat en busca de soluciones “acordadas y democráticas”. Para ERC no era aceptable esa redacción.

A ERC también le molestaron las palabras del presidente desde Berlín en las que aseguraba que había que “pasar página del 1-O”. Joan Tardà ha avisado a Sánchez de que la relación estaba “deteriorada”. El presidente ha intentando limar asperezas y ha explicado que se refería a la necesidad de abandonar la vía unilateral.

A pesar de los ataques de la derecha y de las advertencias de los independentistas, Sánchez ha mantenido su emplazamiento a un diálogo entre las partes, aunque ha admitido que el problema no se resolverá en esta legislatura: “Las cosas han cambiado. No tienen enfrente a un Gobierno que va a usar el agravio para tener votos”, ha señalado Sánchez, que se ha mostrado esperanzado en abrir un “diálogo abierto y sincero” que pueda restañar “heridas”.