Pedro Sánchez llama a dar “la batalla” frente a las “retóricas ultras” que quieren “destruir la Unión Europea”

“Yo tenía 13 años y recuerdo ese día, la emoción que sintieron quienes habían sufrido durante décadas la ausencia de libertad y Europa significaba democracia. Al fin estábamos en paz con nuestra historia y nadie volvería a arrebatar la democracia”. Así ha comenzado Pedro Sánchez su discurso ante el Parlamento Europeo, recordando la firma del ingreso de España en lo que entonces era la Comunidad Económica Europea. 

“Desde entonces”, ha afirmado el presidente del Gobierno, “se ha construido solidaridad y afecto con pueblos antes enfrentados, diálogo, tolerancia, feminismo, fraternidad, ecologismo y solidaridad. Pueden considerarme un apasionado europeísta, orgulloso ahora cuando algunos esgrimen el antieuropeísmo como activo electoral”.

El presidente del Gobierno ha llamado en la Eurocámara a defender el modelo europeo frente a las amenazas de los nacionalismos soberanistas en su discurso sobre el futuro de la UE. La extrema derecha, que este miércoles dará el Gobierno andaluz a PP y Ciudadanos, aspira a ser decisiva en la UE tras las elecciones europeas del 26 de mayo.

“Quiero hablarles de movilizar y relegitimar Europa. Hay dentro y fuera quienes quieren destruir la Unión Europea”, ha afirmado Sánchez: “Quiero hacer un llamamiento: para que Europa nos proteja, nos toca proteger a Europa. A los enemigos de Europa, les digo que nuestra convicción vencerá al autoritarismo, por cuestionables que sean sus métodos y mentiras, es momento de mostrar convicción en la defensa de nuestro proyecto común. Hay una batalla en el terreno de las ideas, la involución frente al progreso. Sabemos que el futuro no se conquistó hacia atrás, no podemos defender un milímetro. A los que extienden mensajes de repliegue, les digo que Europa no es una amenaza, no se es menos español por ser europeo”. 

“Democracia, progreso económico y Estado del bienestar”. Es la triada que representa la UE, ha afirmado Pedro Sánchez: “Nos enfrentamos a quienes esgrimen un mensaje que sembró de cenizas esta tierra hace décadas. La paz, la democracia y la libertad nunca pueden darse por sentadas. Lo vi en los 90 en Sarajevo trabajando para Naciones Unidas. La pujanza de estas fuerzas condiciona de manera sutil la agenda de actores contrarias a ellas. Pido que ningún europeísta se deje arrastrar por estas fuerzas, que se mantengan firmes ante los cantos de sirena del autoritarismo, porque sólo persiguen destruir Europa”. 

La intervención de Sánchez llega horas después de que el Parlamento británico tumbara estrepitosamente el Brexit –432 contra 202 votos–, y con ello avanzara hacia el abismo de la retirada de la UE sin acuerdo: “El acuerdo es el mejor posible, es la opción que protege mejor los intereses del Reino Unido, es la opción que protege los derechos de los ciudadanos y operadores económicos. Corresponde al Reino Unido adoptar los pasos a dar. Mientras, nosotros estamos haciendo nuestro trabajo adoptando las medidas necesarias para minimizar una posible salida sin acuerdo. Siempre he manifestado mi opinión de que el Brexit es una desgracia, todos perdemos, en especial los británicos y quieren más necesitan del amparo de su Gobierno. Y por eso deseo que Reino Unido mantenga la relación más estrecha con la UE, con indivisibilidad de libertades, autonomía de decisión de la unión y el mercado interno”.

“Estamos ante un cambio de época”, ha dicho Pedro Sánchez, “y hay que consolidar los cimientos de la Unión Económica y Monetaria, además de política, social y medioambiental. Aún muchos que sufren la crisis, que asoció la idea de Europa de la austeridad frente a quienes nunca fueron austeros y fueron responsables de la crisis financiera. Las mujeres son las que más están sufriendo la precariedad y el debilitamiento del Estado de bienestar”.

Aquella crisis, ha recordado Sánchez, “dividió a Europa, entre el norte y el sur, y debemos relegitimarla con los derechos, con el pilar social, por ello debe promover un nuevo contrato social para que la globalización no sea una amenaza”.

Sánchez también ha propuesto “una estrategia vinculante para combatir la brecha de género y la precariedad, que la voz de Europa lidere la lucha feminista en el siglo XXI, el siglo de las mujeres”. Además, como hizo en diciembre en esta misma Cámara la canciller alemana, Angela Merkel, ha reclamado un ejército europeo.

“Invoco a la necesidad de defender nuestro modelo y valores europeos, también en ámbitos como el cambio climático. La transición energética debe ser un vector de creación de oportunidades”, ha dicho el presidente del Gobierno: “Ni el nacionalismo excluyente ni el autoritarismo puede poner fronteras al cambio climático, por eso lo niegan”.

En materia migratoria, Sánchez ha reconocido que España “tiene muy presente” el papal de Marruecos en “cooperación y control”. El presidente del Gobierno ha concedido “el potencial divisorio” de la migración: “La migración regular tiene implicaciones positivas, juega un papel esencial. Pero no hay respuesta sin un compromiso con África, que necesita una transformación socioeconómica profunda. Necesitamos reglas adaptadas a la realidad actual: la responsabilidad y la solidaridad. Tenemos que cumplir nuestros deberes en derechos humanos. Europa no sigue modas, crea tendencias”.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2AIbQrR
via IFTTT

El Ibex 35 abre en positivo pese al fracaso en la votación del acuerdo del Brexit

El Ibex 35 inicia la sesión de este miércoles con una subida de en torno al 0,3%, lo que ha llevado al selectivo a situarse en los 8.860 puntos en los primeros momentos de la jornada tras el rechazo en el Parlamento británico del acuerdo sobre el Brexit propuesto por la primera ministra, Theresa May. 

Tras la derrota –con 432 votos en contra y 202 a favor– la primera ministra tiene tres días para presentar otra alternativa que evite una situación de vacío, pero antes tendrá que enfrentarse a una moción de censura presentada por los laboristas en la Cámara de los Comunes.

Entre las principales subidas se encuentran Cie Automotive (+1,5%), IAG (+1,4%), Viscofan (+1,3%), Sabadell (+1%), Acerinox (+0,9%), Técnicas Reunidas (+0,8%) e Indra (+0,6%), mientras que en el lado contrario se situaban Red Eléctrica (-0,9%), Acciona (-0,9%), Enagas (-0,9%) y Endesa (-0,3%).

El resultado de la votación, que complica los escenarios para el Reino Unido a pocos meses de que se cumpla la fecha de su salida de la Unión Europea, parece que no lastra en los primeros minutos de la jornada a aquellos valores con una mayor presencia en Reino Unido. Es el caso del holding IAG, propietario de British Airways e Iberia, que se encuentra entre las mayores subidas de este miércoles. Otras compañías como Banco Santander, Banco Sabadell o Inditex, con presencia relevante en Reino Unido, también cotizan en positivo.

Las que han empezado con la tendencia contraria son fundamentalmente las energéticas, como Red Eléctrica, Enagás, Endesa, Iberdrola o Naturgy. También caen Siemens Gamesa, Ferrovial o Cellnex.

El resto de bolsas europeas abren con subidas del 0,5% en el caso de Francfort y París y del 0,2% para Londres. Por otro lado, la cotización del euro frente al dólar se colocaba en 1,1400 “billetes verdes”, mientras que la prima de riesgo española se situaba en 118 puntos básicos, con el interés exigido al bono a diez años en el 1,4%.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2W4pMpc
via IFTTT

La Comisión Europea avisa a los gobiernos de que un Brexit caótico sin acuerdo es más posible que nunca

La Comisión Europea ya no puede ocultar que la salida del Reino Unido de la UE puede acabar mal tanto para Londres como para la UE. La opción del No Deal –la salida sin ningún tipo de acuerdo– está ahora más cerca que nunca, lo que no quiere decir que sea inevitable, tras la derrota total sufrida en el Parlamento británico por el acuerdo que habían firmado Theresa May y Bruselas.

“No podemos excluir ningún escenario. Estamos a diez semanas de final de marzo, la fecha en que los británicos decidieron culminar su salida. El riesgo del No Deal, de que no haya acuerdo, nunca ha sido tan evidente”, dijo Michel Barnier, jefe del equipo negociador de la UE, en un debate especial sobre el Brexit celebrado en el pleno del Parlamento Europeo, justo antes del discurso de Pedro Sánchez que visita este miércoles el hemiciclo de Estrasburgo. 

El adusto y poco expresivo Barnier, buen ejemplo de los poderosos mandarines de la UE, recibió una cálida y prolongada ovación de los diputados presentes en la Cámara. En lo que en el caso de Barnier debe de ser una reacción locamente emotiva, el francés se llevó a la mano en el pecho para agradecer los aplausos. 

Fue la demostración de que la mayoría de los parlamentarios, y muy probablemente de los gobiernos, no tiene la tentación de culpar a la Comisión Europea del fracaso del que parecía único acuerdo posible para conseguir un divorcio civilizado. Toda la responsabilidad se sitúa en el campo de los británicos y su incapacidad de llegar a un consenso. 

Martina Anderson, eurodiputada del Sinn Fein, se refirió al “circo de Westminster”, pero todos los demás oradores intentaron contenerse y limitar las imputaciones a Londres, por no hablar de la burla. Predominó la respuesta que indica que ahora sólo queda esperar a que los británicos se aclaren y decidan qué quieren hacer. 

El conservador Manfred Weber sí se permitió un ‘te lo dije’. Recordó que “hace dos años muchos especularon sobre un efecto dominó en la Unión Europea” tras la victoria del Brexit en el referéndum. Los británicos no serían los únicos en abandonar una famélica UE. Lo ocurrido después ha sido lo contrario. La solidaridad entre los demás países ha sido completa. Irlanda ha recibido el apoyo que requería. Barnier ha podido ocuparse de las negociaciones sin interferencias inesperadas, mientras Theresa May era torturada por las divisiones en su propio Gobierno. En definitiva, en Bruselas la gente ha hecho sus deberes.

“Nadie me dice (en sus viajes por Europa) que el planteamiento del Gobierno británico sea inteligente”, dijo Weber. “Todos hablan de caos” en Londres, una descripción que se ajusta bastante a la realidad.

El socialdemócrata Roberto Gualtieri planteó directamente la opción del segundo referéndum, además de límites a la probable petición británica de ampliar el periodo de tiempo para ejecutar la salida, que tenía que producirse a finales de marzo. “No nos opondríamos, pero debe haber una razón clara”.

Por lo dicho por Barnier, no parece que la UE se vaya a poner dura al respecto, al no haber muchas alternativas a esa prórroga. ¿Qué hacer en ese periodo extra de tiempo de quizá unos meses? El francés tenía una propuesta sobre lo que puede ofrecer la UE que no gustará a muchos de los diputados tories que votaron contra el acuerdo presentado por May. Dijo que si el Parlamento británico está dispuesto a “ser más ambicioso” e ir más allá de las líneas rojas que planteó en su momento sobre las condiciones básicas del Brexit, “la UE también está dispuesta a ir más lejos”. Pero no tiene ni idea sobre si esa propuesta tiene posibilidades de prosperar en Londres.

Lo que está claro es que Barnier y el Consejo Europeo decidieron arriesgar y presumir de que la UE está preparada para cualquier contingencia, incluso la que tiene el peor aspecto. Barnier dijo que la UE lleva meses trabajando en todas las opciones, lo que incluye el No Deal. Aun así, queda trabajo por hacer y ahí cada Gobierno europeo deberá ponerse al día si no lo está ya. “Tenemos que ser lúcidos y redoblar esfuerzos para estar preparados”, avisó.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2VXUaBj
via IFTTT

El chófer de Bárcenas confiesa ante el juez que fue captado como topo por el policía de cabecera de Cospedal

El que fuera chófer de Luis Bárcenas y su familia, Sergio Ríos Esgueva, confesó este martes durante tres horas en la Audiencia Nacional su participación en la operación de espionaje al que fue sometido en 2013 el extesorero del PP por parte del Ministerio del Interior que dirigía Jorge Fernández Díaz. Según han informado a eldiario.es fuentes del caso, Ríos Esgueva explicó en su declaración que fue captado por el entonces inspector jefe Andrés Gómez Gordo, por aquel entonces en excedencia, para trabajar a las órdenes directas de María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha.

Ríos Esgueva había comparecido como imputado en diciembre y el pasado lunes, pero en ambas ocasiones se había acogido a su derecho a no declarar. Su confesión del martes da un giro al caso y se produce en un momento clave. Este mismo miércoles comparecen ante el juez del caso Villarejo las víctimas del espionaje, Luis Bárcenas y Rosalía Iglesias. 

Antes de que acabe la semana, desfilarán ante el juez Manuel García-Castellón el propio Gómez Gordo; los comisarios que pilotaron la operación, José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño; y el máximo responsable operativo de la Policía en ese momento, Eugenio Pino, director adjunto del Cuerpo que solo respondía ante la cúpula política del Ministerio. Todos ellos lo harán en calidad de investigados en la pieza separada 7 del caso Villarejo, la que investiga la Operación Kitchen, el nombre que los policías dieron al espionaje a Bárcenas.

La confesión de Ríos Esgueva sobre la participación de Gómez Gordo en la Operación Kitchen acrecienta además el foco sobre María Dolores de Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro. Este conoce a Gómez Gordo desde hace años, según fuentes policiales. Por su parte, la relación de López del Hierro con Villarejo ha quedado acreditada por las conversaciones grabadas por el comisario en 2009 en las que la secretaria general del PP y su marido le piden que boicotee la investigación policial del caso Gürtel.

Gómez Gordo ha dejado dos veces la Policía de forma temporal: la primera para trabajar en el fracasado proyecto de la Ciudad de la Justicia de Esperanza Aguirre, que también investiga la Audiencia Nacional; y la segunda, para convertirse en la sombra de María Dolores de Cospedal cuando ésta era presidenta de Castilla-La Mancha.

Andrés Gómez Gordo era director de Análisis y Documentación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha cuando se desarrolló la Operación Kitchen. El inspector jefe habría sido el responsable de contactar con el chófer, con el que había coincidido durante el periodo que ejerció de asesor de Francisco Granados, a continuación de su puesto al frente de la seguridad de la Ciudad de la Justicia. Cuando se conocieron, Ríos trabajaba como conductor de Granados, entonces consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid.

La Operación Kitchen se desarrolló en pleno enfrentamiento de Bárcenas con el que había sido su partido durante décadas. El tesorero había tirado de la manta en junio, tras ser enviado a prisión provisional por el juez Pablo Ruz. Su peor enemigo en Génova ya era entonces la secretaria general, María Dolores de Cospedal, la misma que tenía a su servicio al inspector jefe Gómez Gordo en su cargo público, el de presidenta de Castilla-La Mancha.

Una vez captado por Gómez Gordo, el control de Ríos Esgueva habría corrido a cargo de Villarejo y del comisario García Castaño, El Gordo. Recibís de los pagos al chófer aparecieron en los registros a Villarejo de noviembre de 2017, así como audios de conversaciones con el topo. Ríos Esgueva estuvo cobrando 2.000 euros al mes por su trabajo secreto, una cantidad desmesurada para un confidente, y cuando finalizó su misión ingresó en la Policía.

Ríos Esgueva Tenía 42 años y juró el cargo rodeado de veinteañeros. Fue destinado a Lleida, pero al poco tiempo regresó a Madrid a través del procedimiento excepcional de la comisión de servicios. Interior le ha abierto un expediente, pero a día de hoy sigue destinado en la Brigada de Transportes, un lugar privilegiado, según se considera en la Policía.

El captador del exchófer, Gómez Gordo, ya había trabajado con el PP con anterioridad a su puesto a la sombra de Cospedal. Había llegado a cobrar 6.000 euros mensuales de  la empresa mixta de seguridad de la Ciudad de la Justicia, el faraónico plan del PP en Madrid que supuso un agujero a las arcas públicas de hasta 100 millones de euros. Gómez Gordó cobró una indemnización de 100.000 euros por ser despedido de un proyecto que no llegó a arrancar. Y no volvió a la Policía. Comenzó a trabajar entonces como asesor de Francisco Granados en la Consejería de Justicia e Interior, donde conoció a Sergio Ríos Esgueva.

Ascendido a comisario en la última etapa de Zoido

Se da la circunstancia de que Gómez Gordo juró como comisario del Cuerpo Nacional de Policía el pasado 20 de diciembre, tras haber completado el curso de ascenso, según desveló eldiario.es. Las pruebas habían sido superadas por el policía, sin embargo, en las últimas semanas de Juan Ignacio Zoido al frente del Ministerio. En el tribunal que lo examinó y aprobó estaba uno de los dos máximos responsables operativos de la Policía en ese momento, el jefe de la Brigada Central de Información e Investigación, Juan Carlos Ortiz. Este comisario principal fue antiguo jefe superior de Castilla-La Mancha y es otro policía próximo a María Dolores de Cospedal.

Las declaraciones de esta semana en el caso Villarejo suponen un salto cualitativo en la investigación de la utilización política de la Policía durante la primera legislatura de Mariano Rajoy. Por primera vez, una investigación judicial supone la imputación de varios de los principales protagonistas aquellas maniobras del Ministerio del Interior con Fernández Díaz.

Hasta la Operación Kitchen habían sido desveladas sus misiones para perjudicar a la oposición política, principalmente al movimiento soberanista en Catalunya, con investigaciones prospectivas sin control judicial que derivaban en informes anónimos que medios afines publicaban coincidiendo con momentos álgidos del proceso. O para fabricar el informe de la falsa financiación irregular de Podemos.

El artífice de esa brigada política fue el comisario Eugenio Pino, el comisario que eligió el Partido Popular para dirigir la Policía. Por encima de Pino solo había tres personas en aquel Ministerio: el director general del Cuerpo, Ignacio Cosidó; el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y el titular de la cartera, Jorge Fernández Díaz. Ninguno de los tres pueden ser investigados por la Audiencia Nacional porque son parlamentarios y están aforados ante el Tribunal Supremo.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2TWfohr
via IFTTT

Caos, confusión y descrédito: el regalo de los tories a los británicos con el Brexit

Una broma recurrente en Twitter cuando se habla del Brexit consiste en recuperar cada cierto tiempo el célebre tuit de David Cameron del 4 de mayo de 2015. En la campaña de las elecciones de ese año, que Cameron y los tories ganaron por mayoría absoluta, el primer ministro se infló de arrogancia y escribió: “Gran Bretaña se enfrenta a una elección simple e ineludible: estabilidad y un Gobierno fuerte conmigo o el caos con Ed Miliband”. 

Tres años y medio después, caos es una palabra que define sin hipérbole la situación política del Reino Unido 73 días antes de la fecha en que el país iba a abandonar la Unión Europea para siempre. Cameron convocó el referéndum que su partido necesitaba, lo perdió y ahora Theresa May se ha visto enterrada por sus consecuencias tras ser incapaz de frenar un coche que se dirigía al precipicio con la dirección bloqueada por la división del Partido Conservador.

https://platform.twitter.com/widgets.js

La derrota de Theresa May al votarse el acuerdo al que llegó con Bruselas –432 votos en contra, 202 a favor– fue tan brutal que casi borró varias de las alternativas, no muy sólidas, que pudieran existir. Se decía que si un centenar de diputados conservadores votaba contra su líder, la situación sería insostenible. Una diferencia menor quizá permitiera volver a votar en unas semanas un plan B que fuera como el plan A con unas ligeras modificaciones, o volver a suplicar a la UE unas condiciones diferentes.

Fue aun peor para May. 118 tories repudiaron el texto. Además, May se arriesgaba a que hubiera que remontarse a los años 20 para ver una derrota tan clara de un partido en el Gobierno (Ramsay McDonald, 1924, con una diferencia en contra de 166 votos). Fueron 230 votos los que separaron a May de la victoria. No hay precedentes en la historia moderna del país de una derrota de tales proporciones. Y se produce ahora en un asunto que marcará a Reino Unido durante varias generaciones.

El Brexit, una página en blanco

El referéndum arrojó una diferencia de votos no muy grande, pero significativa en favor de la salida de la UE. Obviamente, al plantear sólo un o un no, no podía servir para tener claro cómo abandonaría el país la Unión Europea, ni qué precio debería pagar Reino Unido ni qué podía ofrecer Bruselas.

Era una página en blanco que los políticos británicos debían rellenar, y no han sido capaces de hacerlo. 

Sabemos lo que los parlamentarios británicos no quieren en distinta medida. Rechazan el acuerdo ofrecido por May. Rechazan salir de la UE sin ningún acuerdo, por las bravas (el No Deal Brexit) por su impacto económico quizá catastrófico. Rechazan un escenario en que el país continúe formando parte de alguna manera de la unión aduanera. Rechazan mantener la libertad de movimientos, porque el Brexit consistía también en cerrar la puerta a la presencia libre de extranjeros que resultaban ser ciudadanos de países de la UE.

Lo que nadie sabe es qué tipo de Brexit quiere el Parlamento británico. No se sabe porque no existe una mayoría de votos en favor de un modelo de decir adiós a la UE que sea viable, es decir, aceptable para la Comisión y los gobiernos europeos y para el propio legislativo. Tampoco existe una mayoría en favor de dar el portazo y al diablo con las consecuencias. Nunca ha existido y por eso Theresa May ha sufrido una hemorragia de ministros en su mandato y ha acabado lanzando una propuesta de acuerdo que ha sido derrotada con estrépito.

Después de la votación, Jeremy Corbyn anunció la presentación de una moción de censura que se votará este mismo miércoles. Tiene muy pocas posibilidades de éxito o ninguna, porque ni los tories ni los unionistas del Ulster la apoyarán. Por sus propias razones, que no tienen que ver con las de los conservadores, Corbyn no está en contra de abandonar la UE. Eso es un problema en un partido en el que más del 60% de sus votantes votó en contra del Brexit en 2016, así como la inmensa mayoría de sus diputados.

Pedir una prórroga antes del fin del partido

Hay un cierto consenso de que el día después obliga a Londres a solicitar a Bruselas una prórroga del periodo que debía culminar en marzo con la salida de la UE tras la aplicación del artículo 50. Es una forma humillante de reconocer el fracaso, que por lo demás está en la línea de la forma de hacer política en Bruselas: lanzar el problema hacia delante a ver si se nos ocurre algo.

La Comisión será comprensiva, pero el tiempo extra deberá ser aprobado por todos los gobiernos europeos. Por ello, se debería exigir a Londres saber por cuánto tiempo y para qué. Es cierto que Bruselas también teme el No Deal y no quiere resignarse a ese desenlace.

La actitud receptiva de la UE no solucionará el problema de partida. Para entonces, es probable que cobre fuerza la idea de un segundo referéndum, esta vez no como una especulación o una reacción despechada de los partidarios del Remain, sino como la última solución factible tras descartarse todas las anteriores. 

Sería la segunda admisión del fracaso por parte de toda la clase política y la constatación de que nunca hubo una idea clara y realista sobre la forma de salir de la UE. Un trago ciertamente duro de aceptar.

“Winter is coming”, dijo el ministro tory Michael Gove unas pocas horas antes de la votación. Él fue uno de los pesos pesados del partido con más influencia en la campaña del referéndum a favor del Brexit. Gove y otros como él trajeron el invierno a la política británica y ahora descubren horrorizados que hace mucho frío. Demasiado tarde para sus compatriotas.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2QTSDZD
via IFTTT

“Tienen que bajar el precio de los alquileres y la factura de la luz. Si no, los Presupuestos no van a salir”

La portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero (Madrid, 1988) dejó la primera línea de la política el pasado mes de julio de forma abrupta tras dar a luz a dos mellizos prematuros. Seis meses después regresa a la vida pública en una España que parece muy distinta. De la histórica movilización del 8 de marzo de 2018, con la primera huelga general convocada por y para las mujeres, y la moción de censura de junio que descabalgó a Mariano Rajoy del Gobierno y colocó a Pedro Sánchez en La Moncloa, el país ha pasado a ver la debacle de la izquierda en Andalucía, la irrupción de Vox y el cambio del relato social.

Montero pone el foco en la necesidad de implicarse en el día a día para removilizar a quienes, por unos u otros motivos, se han despolitizado en los últimos meses. “En España conviven dos salidas a la crisis que seguimos viviendo”, apunta en esta entrevista. “Una es la que dice ‘sí se puede”. La otra, asegura, “es la alternativa del odio” que encarnan “los trillizos reaccionarios”.

Para demostrar la utilidad de votar y de la política cotidiana, Montero recurre al acuerdo presupuestario firmado por Sánchez y Pablo Iglesias como ejemplo de la acción institucional de Unidos Podemos encaminada a mejorar la vida de la gente. “Nosotros defendemos estos Presupuestos más que el propio Gobierno porque los sentimos más nuestros de lo que los siente el Gobierno”, dice. Pero advierte al presidente del Gobierno: o el pacto se cumple íntegro o los 67 diputados del grupo confederal votarán en contra de los Presupuestos Generales, lo que podría abocar al país a elecciones anticipadas.

Se fue de baja al poco de la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa y vuelve con un tripartito PP, Ciudadanos, Vox en Andalucía. ¿Qué ha pasado en España en estos seis meses?

Lo que ha pasado es la constatación del ‘sí se puede’ y su reacción. Antes de que yo diese a luz había pasado en España una cosa que nos llevaban diciendo tres años que no era posible. Todos los analistas políticos, todos los opinadores y un montón de periodistas nos habían insistido en que no había números para echar a Rajoy de La Moncloa, que no se podía hacer una inversión en pensiones para actualizarlas según el IPC o que eso de que las mujeres hagan una huelga de cuidados de 24 horas es demasiado. El propio PSOE, que llegó a La Moncloa como consecuencia de ese empuje democrático, no se lo creía mucho. El PSOE no confiaba en la huelga feminista del 8 de marzo, cuando dijeron que había que hacer paros de dos horas. No confiaban en actualizar por ley las pensiones según IPC, algo en lo que insisten todavía. Y no se creían que fuera posible una mayoría progresista que les pusiese a ellos en La Moncloa.

Hace tres años nos intentaron convencer de que la única solución posible era un Gobierno de Rivera presidido por Sánchez. Gracias a que entonces aguantamos, y fue muy difícil porque tuvimos todos los cañones apuntando a Pablo Iglesias y señalando a Podemos, se ha demostrado que ‘sí se puede’.

Frente al empuje de las mujeres, de los pensionistas, de una España democrática, transformadora y que demuestra contra todo pronóstico que ‘sí se puede’, hay una reacción. Una reacción que se expresa de forma muy virulenta y que a nivel institucional es una escisión del PP que se llama Vox y que dice que hay que odiar a las mujeres y a los vecinos migrantes.

Pero es una reacción cuya consecuencia es un cambio de Gobierno en Andalucía y un cambio en el relato y en la conversación que estaba teniendo España. ¿No cree que puede tener incidencia más allá de ser una reacción?

Inmediatamente después del 15M, que fue la mayor explosión social que provocó la crisis, el PP ganó las elecciones con mayoría absoluta.

En España conviven dos salidas a la crisis que seguimos viviendo. Una es la que dice ‘sí se puede’, con millones de personas que no se rinden y salen a la calle y van a votar aunque la intentan convencer de que nada es posible. Pero hay otra alternativa, la alternativa del odio. Después de 10 años de crisis económica, mucha gente lleva todo este tiempo, e incluso más, sin saber si le puede dar un futuro digno a sus hijos, si va a tener trabajo, si la sanidad pública podrá cuidarles y curarles. Esas cosas, que son las más valiosas de la vida, están en juego y generan miedo e incertidumbre.

Ante esa situación, se puede reaccionar con esperanza y luchando por los servicios públicos y la garantía de derechos, pero también se puede reaccionar con odio. Eso es lo que vemos en esta escisión del PP y de los trillizos reaccionarios. Y eso puede tener un resultado institucional que nos lleve a una España del siglo XV.

Por eso es tan importante que cada uno hablemos con toda la gente que conocemos y nos hagamos conscientes de que la política es cosa nuestra. Porque el principal problema es que haya una desmovilización electoral que haga que el empuje democrático que se vive en las calles no tenga una traslación y un correlato en las instituciones porque mucha gente crea que votar no va con ellos. Si tú no haces política, la van a hacer por ti los trillizos reaccionarios.

Ustedes dicen, y los datos de momento parecen avalarlo, que Vox es una escisión del PP por la derecha. ¿Cómo se impide que adquiera un carácter más transversal, llegue a las clases populares y se convierta en un Frente Nacional como en Francia?

El problema no es Vox. El problema son los trillizos reaccionarios. El problema es que el PP y Ciudadanos ya están empezando a hablar de violencia doméstica y han comenzado a cuestionar conquistas fundamentales de las mujeres, de los trabajadores y de los sectores populares. Incluso han cuestionado los derechos de reunión y manifestación, que son la base de una democracia.

Ojalá el problema fuese una escisión del PP que de una forma un poco burda a veces dice cosas que están fuera del mayor de los sentidos comunes, de los Derechos Humanos y de la Constitución. El problema es que hay tres trillizos reaccionarios hijos del mismo padre, José María Aznar, y que si tienen poder en las instituciones irán en contra de los mayores avances democráticos de las últimas décadas.

Por eso es tan importante que haya una movilización política completa, desde lo institucional hasta la defensa en las calles de todos aquellos derechos que hemos conquistado y en la mejora de otros, como el ‘solo sí es sí’ o la ampliación de lo que se entiende por violencia machista y la ampliación de los permisos de paternidad y maternidad para hacerlos iguales e intransferibles.

Tenemos que demostrar y convencernos, que a veces nos cuesta, de que tenemos un proyecto de país que tiene la capacidad de poner la vida en el centro, de decir que es más importante la vida de la gente que los intereses de una multinacional extranjera. Que es más importante la gente que el dinero. Y, a partir de ahí, creernos y construir ese proyecto en las calles y en las instituciones. Y esa movilización política, institucional pero no solo, es el reto más importante que tenemos en 2019. Si no nos movilizamos, los trillizos reaccionarios a la mínima nos van a cuestionar el derecho al aborto, al matrimonio igualitario, el derecho a ser libres y volver a nuestra casa sin miedo de que nos puedan agredir por el hecho de ser mujer. Eso es lo que hay que pelear.

Decía antes que lo ocurrido en Andalucía no es una cuestión andaluza, sino de ámbito estatal. Adelante Andalucía perdió un tercio de los votos que lograron en 2015 Podemos e IU. ¿Por qué se quedaron en casa 400.000 personas que habían votado a estas formaciones hace cuatro años?

Creo que Teresa Rodríguez fue honesta en eso. Plantearon que iban a hacer un proceso de reflexión para analizar esos resultados, para intentar entender qué cosas se habían hecho de una forma mejorable y qué se podía cambiar. Esa pregunta quien mejor la pueden responder son los compañeros y compañeras en Andalucía con Teresa Rodríguez a la cabeza.

Más allá de eso, comparto que la desmovilización electoral es el principal problema que hemos visto en esas elecciones. Hay que analizar cuáles son esas causas. Pero con cierta independencia de las causas de por qué en esta ocasión hay mucha gente que no ha ido a votar, analizar qué tenemos que contarle, qué tenemos que ofrecer, qué tenemos que proponer a la gente que se ha quedado en su casa para transmitirle la importancia de que no lo vuelva a hacer.

La lucha contra la despolitización es el mayor reto que tenemos en 2019. Si la gente cree que la política no va con ellos, que los problemas que le pasan en su vida cotidiana, como no tener trabajo; que te pidan ser un falso autónomo para poder trabajar en cualquier empresa precaria; que haya cosas, como los dentistas, que no están cubiertas por la sanidad pública y ahí tenemos el ejemplo del Ayuntamiento de Barcelona para hacerlo accesible para los sectores populares; que tus hijos e hijas puedan estudiar en una escuela pública en función del barrio en el que vivan; si la gente cree que eso no es política y que todos los partidos son iguales, probablemente no irá a votar. Y eso hará que ganen los que sí se van a movilizar, que son los trillizos reaccionarios.

Estamos jugándonos el proyecto de país que tenemos, el proyecto de vida que tenemos y que les podemos dejar a nuestros hijos.

Esta desmovilización de la que habla viene de atrás. Podemos y Unidos Podemos han perdido voto desde aquellas elecciones de diciembre de 2015 en el que alcanzó su punto máximo. Más allá de que haya que removilizar a la ciudadanía. ¿Cuáles son las causas de la desmovilización?

Las causas pueden ser múltiples, pero hay una insistencia cuanto menos llamativa en plantear una y otra vez que Unidas Podemos está muerta, que Unidas Podemos está destruida, que Unidas Podemos no tiene futuro electoral, que Unidas Podemos no hace más que perder votantes. Tenemos algunos resultados electorales donde ya analizamos las causas de una desmovilización del electorado, pero también hay muchas encuestas que han demostrado tener muy poca fiabilidad y que sirven para construir un relato que dice básicamente que a Unidos Podemos siempre le va mal. Y eso es un relato que casi pesa más que los propios resultados. La función principal que están teniendo las encuestas en este momento es la de construir relatos y expectativas que condicionan lo que la gente hace y lo que la gente decide.

Creo que parte de la tarea que nosotros tenemos, que no es sencilla, es demostrar que nos van a decir todo el rato que ‘no se puede’, pero que a pesar de eso, si no nos rendimos, vamos a poder y vamos a terminar pudiendo. Nos ha costado tres años demostrar que teníamos razón cuando decíamos que había mayoría para una mayoría parlamentaria diferente a la de Mariano Rajoy. Que la gente se acuerde de cuando nos decían en 2016 que o apoyábamos un Gobierno de Rivera presidido por Sánchez o esto iba a ser el acabose.

Eso supuso una crisis muy fuerte para nuestro espacio político. Tres años después todo se ve con claridad y dices, qué acierto la militancia en ese momento diciendo ‘no’, qué acierto la insistencia que hemos tenido durante todos estos años planteando una moción de censura de la dignidad que, aunque no salió, sí sembró la semilla de la que luego sí consiguió echar a Rajoy.

Pero hay que pasarlo, ¿eh? Y mientras lo pasas es muy fácil caer en la resignación y rendirte. Solamente con los ejemplos que hemos visto en este último año, le puedes decir a la gente que ‘sí se puede’ y que cuando nos han dado la posibilidad de negociar unos Presupuestos, hemos conseguido los más sociales de la historia. Hemos conseguido que un Gobierno que no quería subir el salario mínimo a más de 800 euros lo suba a 900 y proponga unos Presupuestos que tienen reversión de recortes en Educación, en la atención a la Dependencia o caminar hacia unos permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles.

Si gobiernan los trillizos reaccionarios, lo mismo cuando vayas a abortar no puedes. Si gobiernan los trillizos reaccionarios, lo mismo tu curro no dura más de dos meses. Y, sin embargo, si hay un Gobierno de cambio en este país, a lo mejor tu salario mínimo sube a los 1000 euros. Si hay un Gobierno de cambio en este país, a lo mejor se combaten los falsos autónomos. Y eso son decisiones políticas que se determinan con el voto y con la movilización social en las calles.

¿Hay un problema de liderazgo en Podemos a nivel Estatal?

Este es otro de los grandes temas recurrentes, pero en Podemos todo lo decide la gente y hasta ahora creo que estamos demostrando que, pese a ese relato de que la gente ya no quiere participar y de que los procesos internos no interesan, la gente sigue participando y decidiendo quién quiere que esté en las instituciones y quién quiere que le represente, en este caso, en Podemos.

Sí hay señales, como es el resultado en Andalucía, de que el empuje que tenía el espacio del cambio hace dos años quizás sea menor. quizá haya un problema de diseño de la campaña, de confianza, de credibilidad, o de liderazgo. ¿Puede ser el liderazgo uno de esos problemas que pueden estar lastrando o complicando el proyecto del espacio del cambio?

Entiendo mejor la pregunta con esta introducción. El espacio de Unidas Podemos, el espacio del cambio, ha sido sistemáticamente golpeado desde que nació. Ha habido meses y meses de portadas y de debates en tertulias televisivas sospechando y sembrando dudas, infundadas, que se han demostrado que eran auténticos bulos sobre la financiación de Podemos.

Después resulta que es Vox, el partido patriota, el que se financia y lo reconocen a través de Irán. De una organización de exiliados iraníes que tienen un brazo armado terrorista. Ellos lo reconocen, el Tribunal de Cuentas niega haber auditado sus cuentas y aquí parece que no ha pasado nada.

Nosotros seguimos estando en disposición de llevar a cabo una agenda política de cambio. A nosotros nos siguen señalando todos los cañones, especialmente a Pablo Iglesias, que es el liderazgo más evidente de este espacio. Los golpes que nos han dado siempre han intentado dañar a la cara más visible, que es Pablo Iglesias. Inventándose noticias, se ha usado al Ministerio del Interior para fabricar pruebas falsas contra Podemos y en concreto contra Pablo Iglesias. Y esos golpes se sienten. El espacio político claro que siente esos golpes.

Por eso ha sido tan importante el año 2018. Porque más allá de lo que nos haya pasado a Podemos, la gente ha demostrado que si se moviliza, si nos unimos, se pueden conseguir las cosas que todo el mundo decía que eran imposibles. A pesar de esos golpes y a pesar del desencanto y de la desilusión de la gente que siente que esto es más lento de lo que esperaban, que esto no es exactamente lo que se había imaginado, sepan que se pueden conseguir muchas cosas y que no somos todos iguales.

Hace falta un compromiso político con un espacio político que no le pide dinero a los bancos, que limita los mandatos, que no tiene ningún compromiso con las eléctricas ni con los grandes bancos para poder llegar a gobernar. Ese era el objetivo con el que nacimos, para poder sentarnos con las grandes eléctricas, con las grandes multinacionales, y hacer que se comprometan un poco con el reparto de la riqueza y la justicia social. 

Comentábamos al principio que su reincorporación ha coincidido con el Gobierno del PP en Andalucía, pero también con la llegada de los Presupuestos que surgen de aquel acuerdo programático que firmaron Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en octubre del año pasado. ¿Qué valoración hacen de las cuentas?

Nosotros defendemos estos Presupuestos más que el propio Gobierno porque los sentimos más nuestros de lo que los siente el Gobierno. Los principales logros de los que el Gobierno de Pedro Sánchez saca pecho son el resultado del trabajo de Unidas Podemos, como el salario mínimo de 900 euros. Pedro Sánchez no quería subirlo a más de 800 y eso fue una pelea prácticamente euro a euro de Pablo Iglesias en las reuniones que tenían.

Hemos tenido un equipo negociador que se ha quedado hasta horas altísimas de la madrugada peleando los permisos iguales intransferibles, el aumento de la partida de dependencia, que los ayuntamientos puedan usar el superávit para construir escuelas infantiles de 0 a 3 años y actualizar las pensiones al IPC, que seguimos insistiendo que lo blinden por ley.

Por eso hemos defendido y defendemos esos Presupuestos más que el propio Gobierno. Y defendemos el acuerdo en su integridad. A nosotros no nos vale que, después de haber firmado un acuerdo delante de toda la prensa y de una forma muy ostentosa, nos encontremos con que hay una parte del acuerdo que sí se cumple y otra parte del acuerdo que no, como terminar con los abusos en los precios de los alquileres o bajar la factura de la luz, que está ahora en un pico de los más altos de los últimos años cuando más frío hace de todo el año.

Son cosas que la España que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa exige y que es nuestra obligación defenderlo. Los Presupuestos son más nuestros que del Gobierno. Pero los defendemos en su integridad. Tiene que bajar el precio de los alquileres y tienen que bajar la factura de la luz. Si no, esos presupuestos no van a poder salir con el apoyo de quienes llevaron a Sánchez a la Moncloa.

El Gobierno está perdiendo el tiempo buscando la abstención de Ciudadanos y del Partido Popular. Los trillizos reaccionarios pactan en Andalucía para cuestionar todos los derechos y el Gobierno de Pedro Sánchez pierde el tiempo pidiéndoles el apoyo a unos Presupuestos que son los más sociales de la historia. Hombre, empleen el tiempo ustedes en garantizar las medidas legislativas necesarias para que baje el precio de los alquileres y para que baje el precio de la luz. 

Las medidas que plantea son extrapresupuestarias y el Gobierno ha dicho que tiene intención de hacerlo cumplir. ¿Qué compromisos necesitarían más allá de ese documento firmado en octubre de que el Gobierno efectivamente va a cumplir con estas dos cuestiones en concreto?

Es verdad que el acuerdo es un acuerdo que no solamente se traduce en la ley de Presupuestos. Ahora, de intenciones no se paga la factura de la luz ni con intenciones se paga el alquiler cada mes. El alquiler se paga cuando hay un precio justo y tu puedes dedicar una parte justa de tu renta a pagarlo y la luz se puede pagar cuando hay dinero para pagarla, y cuando no es una factura abusiva. Por eso a nosotros no nos valen las intenciones. Hay diferentes desarrollos legislativos que pueden ir en paralelo a los Presupuestos que pueden garantizar que todas esas medidas estén preparadas para el día en el que haya que votar los Presupuestos. Y que lo votemos todo.

Salimos preocupados de la última reunión que tuvimos porque hay algunas cosas que son cruciales que están muy paradas. Ellos mismos dicen que tienen la intención. Pues vamos a concretar esa intención en un desarrollo legislativo en paralelo a los Presupuestos que nos permita que el día que se voten, todo eso esté arreglado y que la gente sepa que su factura de la luz va a bajar y que su alquiler no se va a incrementar de forma abusiva. Vamos a frenar a los fondos buitre y a las eléctricas, que el propio Secretario de Estado ha reconocido que pueden estar incurriendo en prácticas ilegales para dejar inutilizadas determinadas centrales y que suba artificialmente la factura de la luz.

Sé que todo el mundo sabe que el PSOE y Pedro Sánchez no son quienes van a poder implementar en España la agenda del cambio, y que necesitan muchas ayudas por decirlo de una manera elegante y educada. Pero mientras sean los que gobiernan pues hay que conseguir que avancen todo lo posible y luego cuando haya elecciones pues entonces saldremos a ganar y a conseguir que haya un gobierno más de progreso y más comprometido aún con el cambio.

¿Sin estas dos cuestiones no habrá Presupuestos?

No habrá Presupuestos sin que se cumpla punto por punto todo el acuerdo. El acuerdo tiene que estar íntegro.

Si votan en contra de los Presupuestos puede ser el final de la legislatura. Si en 2016 dice que hubo ataques constantes para que apoyaran aquel Gobierno de Pedro Sánchez y Albert Rivera. ¿No espera algo parecido ahora?

No contemplo otro escenario a que el Gobierno cumpla con el acuerdo punto por punto porque lo ha firmado. Si estuviésemos negociando ese acuerdo pues entendería que hay que hacer renuncias. Nosotros ya hicimos muchas: queríamos un salario mínimo de 1000 euros y lo hemos dejado en 900 porque el Gobierno no quería más de 800. Ya hemos hecho ese proceso de negociación. Tengo unas cuantas parlamentarias y unos cuantos parlamentarios que son la garantía máxima de que vamos a trabajar todo lo que haga falta para que eso esté, porque además es un desarrollo legislativo que, en muchos casos, tenemos hasta redactado.

¿Hasta dónde debería ir el presidente del Gobierno con los partidos catalanes para conseguir el voto de los diputados catalanes para los Presupuestos?

El Gobierno tiene la obligación de trabajar para sacar los presupuestos y eso implica hablar con todas las formaciones políticas que empujamos esa moción de censura y tratar de explicarles una cosa que todo el mundo sabe, que estos Presupuestos son buenos para Catalunya y para España.

No creo que la cuestión territorial tenga que ser una moneda de cambio para apoyar los presupuestos. Quien lo piense así, se equivoca. La crisis territorial en España no tiene que ver solo con los Presupuestos del año 2019. Es una cuestión histórica de raíces profundas que requiere una solución política dialogada y profunda que excede al debate presupuestario.

Sánchez tiene que llegar hasta donde haga falta porque el diálogo no tiene límites. Dialogar y encontrar una solución política es el deber de un buen Gobierno. No puede haber límites más de los de la misma democracia, donde la gente tiene que poder sentirse partícipe de la solución a esta crisis territorial.

El próximo mes de febrero llegará al Congreso la ley de Ciudadanos sobre gestación subrogada. ¿Cuál va a ser la posición de Unidos Podemos al respecto?

Votar en contra.

¿Se plantean algún tipo de sistema de gestación subrogada altruista dentro del sistema público de salud? ¿El no de Unidos Podemos es categórico?

En el caso de Podemos hemos tenido debate y diferentes posiciones. La posición final del partido tras estudiarlo ha sido que no. Nuestra posición es firme y por lo tanto así lo vamos a expresar.

Los casos en los que supuestamente se habla de una regulación por determinados países, como Canadá, de los vientres de alquiler de modo altruista, no han funcionado. Lo que demuestran esos casos es que cuando es verdaderamente altruista, muy pocas mujeres deciden ser vientres de alquiler. Y en esos países, como no hay mujeres que se ofrecen, quien quiere hacer uso de un vientre de alquiler lo termina buscando en una granja de mujeres en un país donde a las mujeres se las explota para que tengan hijos para quien pueda pagarlos.

No hay ningún argumento ahora mismo encima de la mesa que a nosotras nos permita pensar que ni siquiera esa opción puede ser una opción, porque incluso en los países en los que está regulado se demuestra que no funciona.

¿Y sobre la prostitución tienen ya una posición definida?

En Unidos Podemos hay abiertamente diferentes posiciones al respecto y creo que esto es importante. Igual que en el movimiento feminista, hay diferentes posiciones. Y este es uno de los debates más beligerantes porque moviliza los sentimientos más profundos. Creo que para casi todas las mujeres feministas este es un debate en el que sentimos pasión en los argumentos que damos para defender una u otra posición. En Unidas Podemos hay diferentes posiciones y además con desarrollos legislativos diferenciados.

Cuando hablamos de políticas concretas tenemos más facilidad para ponernos de acuerdos. Yo soy abolicionista y lo defiendo con total vehemencia. Para mí, la prostitución es una forma de explotación de la mujer. Una de las más crudas que vivimos en los sistemas patriarcales. Ahora, soy capaz de entender a las compañeras que lo ven de otra manera. Sobretodo soy capaz de entender que la prohibición no es la solución y que tiene que haber políticas públicas que garanticen los derechos de todas las mujeres, independientemente de lo que hagan con sus vidas, porque seguimos siendo mujeres. También necesitamos reflexionar sobre cómo damos garantía a todos esos derechos y perseguir a todas las mafias de proxenetas que en este país es una gran tarea pendiente y está menos en el foco.

Sobre las políticas concretas creo que nos podríamos poner de acuerdo. Lo haremos con mucho diálogo y con muchas horas de trabajo.

Próximas semanas llega al Congreso la ley de igualdad laboral que planteó el PSOE. ¿Votarán a favor o en contra?

Estamos en los trabajos y vamos a darle tiempo a eso. Sabes que ahí nosotros tenemos un desarrollo legislativo muy potente, tanto en materia de corresponsabilidad en el tiempo de trabajo como en materia de igualdad retributiva. Tenemos nuestra ley Ballester, una serie de desarrollos legislativos que básicamente pretenden garantizar los derechos de los trabajadores y la posibilidad de que el trabajo sirva para vivir y no para sobrevivir, que las mujeres recibamos el mismo salario por el mismo trabajo, cosa que no tiene que ver solo con el salario bruto, sino con los complementos y las pagas extra o la discriminación.

Ahí nuestra diputada estrella, Yolanda Díaz, es la que con más ahínco ha perseguido esto, junto con Alberto Rodríguez, Ana Marcello y mucha gente que está involucrada.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2DcZCZN
via IFTTT

Sánchez se reúne con líderes del Ibex y los principales fondos del mundo para tranquilizarles sobre la estabilidad

Pedro Sánchez se ha reunido este martes con los principales responsables de empresas del Ibex 35 y de los mayores fondos de inversión del mundo a petición del banco BNP Paribas para explicarles el proyecto de Gobierno de los socialistas. El presidente les ha trasladado su convencimiento de que los Presupuestos Generales del Estado para 2019 saldrán adelante y de que agotará la legislatura. 

Al encuentro han asistido los presidentes de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán; Acciona, José Manuel Entrecanales; IAG, Antonio Vázquez; El Corte Inglés, Jesús Nuño de la Rosa; Red Eléctrica, Jordi Sevilla, y Enagás, Antonio Llardén; el consejero delegado de Ferrovial, Iñigo Meirás; y Ángel Vilá, el número dos de Telefónica. 

Entre los fondos de inversión estaban algunos de los más grandes del mundo como,  TIAA CREF (EEUU), Wellington (EEUU), DWS (Alemania) o PICTET (Reino Unido), según han informado fuentes de Moncloa a eldiario.es. Sánchez ha puesto “en valor algunas de las fortalezas de España como país para invertir”, como la paz social, la seguridad jurídica, la fortaleza institucional, la “relativa baja corrupción” y el europeísmo, según esas mismas fuentes. 

“Nos han dicho cosas que les preocupan”, indican fuentes gubernamentales. Entre los temas de conversación que se han abordado están los presupuestos, Catalunya, el Brexit, Donald Trump, los populismos o Venezuela, según fuentes presentes en el encuentro, que aseguran que los empresarios e inversores han mostrado cierta preocupación por la “fragmentación política por los extremos”, señalan esas fuentes preguntadas por si el auge de la extrema derecha de Vox es un asunto que se haya abordado en la reunión. 

Sánchez se ha mostrado confiado en que las cuentas públicas serán aprobadas en el Congreso, según esas mismas fuentes. En el Gobierno hay optimismo sobre el viraje de las fuerzas independentistas en el último momento a pesar de que Unidos Podemos también ha redoblado la presión. El presidente ha trasladado a los inversores y representantes del Ibex que se trata de “un presupuesto que cumple con Europa, reduce el déficit y la deuda, al tiempo que atiende a las necesidades sociales”, según Moncloa.

También ha mencionado la Agenda del Cambio del Ejecutivo y ha tratado de tranquilizar a sus interlocutores sobre la estabilidad de España a través de su Gobierno a pesar de su debilidad parlamentaria. Así, les ha relatado la “capacidad de llegar a pactos de este gobierno que, con solo 84 diputados, ha aprobado 23 reales decretos, se han convalidado casi todos y, un buen porcentaje, con los votos de PP y/o Ciudadanos”.

“Todos los asistentes se han ido muy satisfechos de: la receptividad, apertura y posibilidad de conversar durante hora y media con el presidente del gobierno en un formato abierto y ágil; su solvencia en los temas tratados y los mensajes convincentes de estabilidad, responsabilidad, normalidad institucional ofrecidos por Sánchez”, zanja Moncloa. 

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2QTCQtE
via IFTTT

Una Inteligencia Artificial crea imágenes de comidas tan solo leyendo la receta

No tiene ojos, nariz ni boca. Tampoco tiene manos para coger un cuchillo ni fuerza para sostener un plato, pero la Inteligencia Artificial (IA) desarrollada por tres investigadores de la Universidad de Tel-Aviv (Israel), cocina. No lo hace como un concursante de Masterchef ni como lo haría tu abuela en casa; más bien GILT, el acrónimo que da nombre al estudio (Generating Images from Long Text – Creando imágenes a partir de textos largos), lee una receta y después, la plasma en una fotografía.

Parece raro pero es así: los tres autores del estudio, Ori Bar El, Ori Licht y Netanel Yosephian han subido el trabajo a arxiv.org, un repositorio de artículos científicos propiedad de la Universidad de Cornell (Nueva York, EEUU). Allí explican cómo han entrenado a la IA, que primero tuvo que leerse cerca de 52.000 recetas de cocina, con sus correspondientes fotografías de cada plato.

“Nuestro sistema coge como input una receta y genera, desde cero, una imagen que refleja los alimentos que el sistema ‘cree’ que esa receta describe”, explica a Digital Trends Ori Bar El, director del estudio. La IA no sabe nunca de qué receta se trata ya que no conoce el título de lo que está viendo. Tampoco puede inferir ni adivinar cómo es la fotografía del plato terminado al no incluir las instrucciones ninguna referencia a ella.

A estudiar más de 52.000 recetas

El proceso mediante el que la IA convierte la receta a fotografía es un tanto complicado: primero, el texto de la receta se convierte en un vector de números en lo que los investigadores llaman “incrustación de texto”. La IA escanea el texto, ya convertido a números, para encontrar partes similares e intentar “entender” el significado de la receta. Una vez lo tiene, otra red neuronal diferente separa los vectores de texto por un lado y las imágenes por otro.

En segundo lugar, los investigadores emplean otro tipo de redes neuronales llamadas GAN (Redes generativas antagónicas) para generar imágenes nuevas a partir de las que ya tienen. Esto sería como el entrenamiento de la IA, donde tiene que discernir entre si lo que está viendo es una imagen real u otra creada artificialmente. Repitiendo este proceso una y otra vez, el sistema se perfecciona hasta lo que vemos a continuación.

Echando un vistazo a las fotografías se puede comprobar que la IA no es muy buena interpretando platos. Tan solo hay unas pocas recetas llevadas a la práctica de forma más o menos normal: el resto parecen las sobras de la fiesta del fin de semana pasado a las nueve de la mañana o uno de esos vídeos de HowToBasic.

Los investigadores reconocen que la IA no ha podido ofrecer mejores resultados porque las imágenes elegidas para la muestra eran de baja calidad. “Esto se refleja en muchas imágenes borrosas con malas condiciones de iluminación que parece como si fueran gachas de avena y el hecho de que las fotos no son cuadradas, lo que dificulta la formación de los modelos”, explican en el estudio.

También preguntaron a 30 personas que puntuaran la calidad de las imágenes del 1 al 5. De media, la gente dio un 2,9 a la ejecución de la receta presentada por la IA en relación a la receta real y un 3,7 a la similitud de la imagen con la comida real.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2VVvWb5
via IFTTT

Bruselas abre la puerta a negociar con Londres tras el varapalo al Brexit: “Estamos determinados a alcanzar un acuerdo”

“Es el momento de que Reino Unido nos diga los siguientes pasos, y de la UE permanecer unida y determinada para alcanzar un acuerdo”. Son palabras de Michel Barnier, el negociador jefe de la Comisión Europea para el Brexit, quien se ha tirado los últimos dos años de su vida negociando con Londres un acuerdo que el Parlamento británico despreciado sonoramente este martes por la noche.

Barnier, de esta manera abre la puerta a la negociación. Una negociación, eso sí, que depende de que Reino Unido tenga claro qué quiere; de que el Parlamento británico configure una mayoría en torno a alguna demanda concreta. 

El presidente de la comisión del Parlamento Europeo para el Brexit, el liberal Guy Verhofstadt, ha afirmado a la entrada de la reunión con Barnier: “Este resultado es la consecuencia del sistema político británico, y la lucha entre derecha e izquierda, y hace falta una cooperación entre partidos para encontrar una propuesta mayoritaria en el Parlamento británico. Si esta propuesta conduce hacia una relación profunda con el Reino Unido, estamos a favor. En segundo lugar, lo que no queremos es que los líos británicos se trasladen a la Unión Europea. Y, en tercer lugar, el Parlamento Europeo trabajará con el Parlamento británico para asegurar los derechos de los ciudadanos”.

En todo caso, en Bruselas insisten que no hay margen para renegociar el texto.

https://platform.twitter.com/widgets.js

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha difundido un comunicado en el que afirma que “por parte de la UE el proceso de ratificación del Acuerdo de Retiro continúa. El acuerdo es un compromiso justo y el mejor posible. Reduce los daños causados por el Brexit para ciudadanos y empresas en toda Europa. Es la única forma de garantizar una retirada ordenada del Reino Unido de la Unión Europea. El riesgo de una retirada desordenada del Reino Unido ha aumentado con el voto de esta noche. Si bien no queremos que esto suceda, la Comisión Europea continuará su trabajo de contingencia para ayudar a garantizar que la UE esté completamente preparada. Insto al Reino Unido a aclarar sus intenciones lo antes posible. El tiempo se acaba”.  

https://platform.twitter.com/widgets.js

“Si no es posible un acuerdo”, ha tuiteado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, “y nadie quiere un no acuerdo, ¿quién tendrá el valor de decir cuál es la única solución posible?”

Eso es lo que esperan en Bruselas. Que Londres diga cuál es la solución posible para, como ha dicho Barnier, “alcanzar un acuerdo”.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2TRbNAS
via IFTTT

Bruselas abre la puerta a negociar con Londres tras el varapalo al Brexit: “Estamos determinados a alcanzar un acuerdo”

“Es el momento de que Reino Unido nos diga los siguientes pasos, y de la UE permanecer unida y determinada para alcanzar un acuerdo”. Son palabras de Michel Barnier, el negociador jefe de la Comisión Europea para el Brexit, quien se ha tirado los últimos dos años de su vida negociando con Londres un acuerdo que el Parlamento británico despreciado sonoramente este martes por la noche.

Barnier, de esta manera abre la puerta a la negociación. Una negociación, eso sí, que depende de que Reino Unido tenga claro qué quiere; de que el Parlamento británico configure una mayoría en torno a alguna demanda concreta. 

El presidente de la comisión del Parlamento Europeo para el Brexit, el liberal Guy Verhofstadt, ha afirmado a la entrada de la reunión con Barnier: “Este resultado es la consecuencia del sistema político británico, y la lucha entre derecha e izquierda, y hace falta una cooperación entre partidos para encontrar una propuesta mayoritaria en el Parlamento británico. Si esta propuesta conduce hacia una relación profunda con el Reino Unido, estamos a favor. En segundo lugar, lo que no queremos es que los líos británicos se trasladen a la Unión Europea. Y, en tercer lugar, el Parlamento Europeo trabajará con el Parlamento británico para asegurar los derechos de los ciudadanos”.

En todo caso, en Bruselas insisten que no hay margen para renegociar el texto.

https://platform.twitter.com/widgets.js

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha difundido un comunicado en el que afirma que “por parte de la UE el proceso de ratificación del Acuerdo de Retiro continúa. El acuerdo es un compromiso justo y el mejor posible. Reduce los daños causados por el Brexit para ciudadanos y empresas en toda Europa. Es la única forma de garantizar una retirada ordenada del Reino Unido de la Unión Europea. El riesgo de una retirada desordenada del Reino Unido ha aumentado con el voto de esta noche. Si bien no queremos que esto suceda, la Comisión Europea continuará su trabajo de contingencia para ayudar a garantizar que la UE esté completamente preparada. Insto al Reino Unido a aclarar sus intenciones lo antes posible. El tiempo se acaba”.  

https://platform.twitter.com/widgets.js

“Si no es posible un acuerdo”, ha tuiteado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, “y nadie quiere un no acuerdo, ¿quién tendrá el valor de decir cuál es la única solución posible?”

Eso es lo que esperan en Bruselas. Que Londres diga cuál es la solución posible para, como ha dicho Barnier, “alcanzar un acuerdo”.

from eldiario.es – eldiario.es http://bit.ly/2TRbNAS
via IFTTT