ETA somete a votación su disolución al haber acabado su “ciclo y función

Fuente: http://www.publico.es/politica/eta-eta-somete-votacion-disolucion-haber-acabado-ciclo-funcion.html

La dirección de la banda terrorista ETA está sometiendo a votación un documento que plantea su final definitivo como organización, al apostar por dar por concluido su “ciclo y función”.

El diario Gara informa, en su edición de este jueves, de que el proceso interno sobre el fin de ETA ha entrado en su recta final, después de meses de discusiones y votaciones.

“El final del ciclo resulta cada vez más evidente y, a consecuencia de las decisiones tomadas, ya se ha producido en gran parte. El final de la estrategia político-militar marcó el comienzo del final del ciclo de la organización”, sostiene la dirección de ETA en el documento, al que ha tenido acceso el diario Gara.

“Nos corresponde cerrar el tiempo del conflicto armado y las situaciones relacionadas, para ofrecer todas nuestras fuerzas a potenciar el proceso político (…) Y la única forma de hacerlo es que tomemos directamente la iniciativa, sin esperar a nada ni a nadie”, agrega la propuesta.

En este texto, redactado en abril de 2017, paralelamente a su desarme, ETA descarta su continuidad como “organización convencional”, porque, de intentarlo, tendría que “reinventar todo lo demás: estrategia, funciones concretas y medios de lucha e influencia”.

Rechaza la posibilidad de convertirse en una organización “civil” porque “al objeto de mantener algún tipo de autoridad moral, las amplias mayorías a conseguir, si son ciertamente amplias, no lo entenderían”.

El documento defiende que la “fuerza militante” creada “bajo la influencia de ETA” aporte a la izquierda abertzale “en el proceso independentista”. “No es el momento de irse a casa. Por el contrario, la presente fase política necesitará la fuerza e impulso de todos y todas, como nunca”, añade.

En opinión de ETA, “el movimiento político” de la izquierda abertzale “ha demostrado suficiente madurez y capacidad de lucha, resulta mucho más eficaz para materializar el reto” de lograr la independencia del País Vasco.

Aunque dejará de existir como organización, ETA detalla cuál deberá ser la labor de sus militantes: “Huelga decir que aquellos y aquellas que han sido militantes de ETA tendrán que actuar también en el futuro con la responsabilidad que corresponde a tal condición, manteniendo la honestidad, coherencia y responsabilidad necesarias para el proceso de liberación, y asumiendo el deber de mantener la cohesión interna en la izquierda abertzale”.

El debate en la organización cuenta con tres documentos, el primero de ellos de contextualización histórica, el segundo que resume el periodo desde 2009 hasta la actualidad y el tercero, el único que se está votando, el mencionado texto político que plantea el final de ETA.

Según Gara, la participación en este proceso está siendo muy alta y su resultado podría hacerse público antes del verano.

Anuncios

Blanqueando al Rey Hooligan

Por el Diario digital La Replica

Fuente: http://lareplica.es/blanqueando-al-rey-hooligan/

Notarán por sus telediarios de cabecera, sus publicaciones en papel y sus diarios digitales favoritos que lleva unos días, a colación del cincuenta cumpleaños del rey Felipe, a pleno rendimiento una campaña de blanqueamiento de la imagen del rey hooligan. El mismo que entendió su primera intervención de relevancia como un momento para alentar a Rajoy a usar la aparatología estatal en clave represora con la revuelta social catalana, anda en la actualidad exhibiendo su lado “más humano”. Los mass media, por supuesto, le compran y  difunden el discurso.

Sabe bien la Casa Real que es buen momento para reivindicar su figura. El entuerto catalán ha llevado a media España a abrazarse a la bandera, y la bandera en España siempre estuvo asociada a la realeza y a la derecha. Es una batalla perdida. Bien leído el momento socio político, el rey vende una imagen de “bien preparado”, estabilidad, defensa de la constitución y de los intereses patrióticos en clave internacional y, sorprendentemente, hay gente que lo compra.

Aunque no se le conozcan actividades de relevancia más allá de la intervención en foros creados por las élites para las élites, aunque siga viéndose con Compi Yogui con total impunidad, aunque no se haya dignado a intervenir en asuntos que afectan al país tanto o más que la situación catalana (el saqueo de las autonomías por las mafias políticas organizadas, los desahucios, las estafas de los bancos, la pobreza energética, la desigualdad, los recortes o la corrupción), aunque a su esposa Letizia le aparezca cual generación espontánea una fortuna de 8,5 millones de euros, aunque su padre siga viviendo la vida padre a costa del erario público, aunque la imagen de su familia naufrague entre el falsa perfección y el patetismo, la figura del rey sigue en discusión en la sociedad.

Por eso, la Casa Real se ha esforzado en lavar su imagen a la manera de las élites, queriendo hacer pasar por natural lo que resulta grotescamente artificioso. Mediante un vídeo, ridículo, grosero y humillante (para la población), en el que el Rey Felipe, su esposa y sus niñas simulan ser una familia normal, sin mayordomos ni criadas, sin lujos, austera y ejemplar, comen lentejas con verduras como cualquier hijo de vecino, evidencia cuán alejados de la realidad se encuentra esta familia reducto de tiempos pretéritos. Lo hacen con una puesta en escena tremendamente impostada -con flashes disparándose mientras comen lentejas-, solo a la altura de la falsedad propia de la corona.

La campaña de lavado de imagen de esta infumable familia se ha completado con la insignia del Toisón de Oro, valorada el 50.000 euros, un anacronismo propio del medievo que no pretende más que subrayar su sangre azul ante la opinión pública y en la que han utilizado como una vulgar marioneta a una niña de 12 años. Una aberrante espectáculo laureado y potenciado por los medios generalistas de este país, palmeros incondicionales de un estamento anticuado, antidemocrático y machista que no es más que un agujero económico más de un país que premia la corrupción y el abuso a poco que le ponga dos capas de pintura.

Nadie en su sano juicio no siente vergüenza ajena y rabia al comprobar cómola Casa Real toma por boba a la gente, como si estuviéramos en la Edad Media, todo por limpiar la imagen de un estamento que nadie ha elegido. Visten de sacrificio lo que no es más que un camino para perpetuar privilegios. Si hubiera un termómetro sobre la hipocresía, lo hubieran reventado hace ya mucho tiempo.

El Presidente Adolfo Suarez dimite por Victor Arrogante.

Fuente:http://www.multiforo.eu/Colaboraciones/2018/AdolfoSuarezDimite.htm

En 1981 España vivía unos momentos muy difíciles. En plena Transición, el 29 de enero, las emisiones televisivas y radiofónicas fueron interrumpidas por el mensaje del presidente Adolfo Suárez. Dimitía, tras cinco años de mandato, como presidente del Gobierno y de su partido. «No quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España». Suárez fue derribado; fue una dimisión bajo presión política, mediática y militar. Se veía venir y la decisión abrió una crisis sin precedente en España, que culminó con el golpe de Estado del 23 de febrero.

Suárez se fue sin explicar claramente los motivos políticos de su dimisión. Se daban una serie de circunstancias y analizándolas casi todo se podía entender. La Unión de Centro Democrático se encontraba en proceso de descomposición interna, los malos resultados electorales frente a un PSOE en auge, contribuyeron al desgaste del presidente. Felipe González ejercía una durísima oposición, incluso había presentado una moción de censura el año anterior. Fraga y González actuaban como pinza para erosionar a UCD y a Suárez su presidente. Los socialistas jugaron bien sus cartas durante la Transición: tenían un discurso radical y republicano en la oposición, porque no intimidaban a nadie y sus principales líderes no recordaban la Guerra Civil, como si ocurría con el PCE.

Tras la muerte de Franco y el cese de Arias Navarro, el rey nombra presidente a Adolfo Suárez, que inicia un diálogo con las diferentes fuerzas políticas. En agosto de 1976 aprobó la Ley de Amnistía y la Ley para la Reforma Política, que planteaba una Transición sin rupturas traumáticas con el régimen anterior, y legalizó los partidos políticos y los sindicatos. La legalización del PCE fue una de las pruebas más duras a las que se sometió Suárez, presionado por los poderes fácticos y algunos círculos del Ejército. Fundó la Unión de Centro Democrático, que aglutinaba distintas fuerzas democristianas y socialdemócratas, que ganó las elecciones de 1977.

La historia se ha encargado de reivindicar el papel de Adolfo Suárez en la Transición, durante los cinco años que estuvo al frente del Gobierno. Para Iñaki Gabilondo, entonces Director de los Servicios Informativos de Televisión Española, el anuncio de dimisión Suárez «era el resultado del proceso de descomposición interna que estaba viviendo UCD». Para Fernando Ónega, Jefe de Prensa en La Moncloa: «Suárez vivía un momento de fuertes presiones por parte de la CEOE y sufría una durísima oposición por el PSOE», que ya se adivinaba su próxima victoria en las urnas.

Adolfo Suárez venía recibiendo enormes presiones dentro y fuera de su partido. «La mitad de los diputados de UCD se entusiasman cuando oyen en esta tribuna al señor Fraga. La otra mitad lo hace cuando quien habla es Felipe González» decía Alfonso Guerra. No obstante, Suárez en su declaración de dimisión aseguró: «No me voy por cansancio». La cúpula del ejército nunca le perdonó la legalización del PCE. Tiempo después Suárez reconoció: «si hubiera tenido la más mínima información en torno a un intento de golpe de Estado, ni hubiera dimitido ni se hubiera producido el golpe».

Suárez pidió al Rey revocar su dimisión tras el 23F y la respuesta fue: «O te vas tú o me voy yo». El expresidente tenía claro que el alma del golpe era el rey y que se fraguó en La Zarzuela, según cuenta Pilar Urbano en su libro La gran desmemoria. En los últimos tiempos, no recibió apoyos incondicionales por parte del Jefe del Estado, sino todo lo contrario. El rey se dejó convencer por el general Alfonso Armada, que le aseguró que el país vivía una situación insostenible que requería de un «golpe de timón militar», y que eso era el convencimiento de buena parte de la oposición. Durante los primeros días de enero de 1981, el Rey intentó convencer a Suárez de la necesidad de cambios que estuvieran dirigidos desde instancias militares y que pasaban por que él abandonara la Presidencia. El rey rechazó disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones, que le propuso Suárez, al verse sin el apoyo real ni de parte de su partido.

En el discurso de dimisión, Suárez no mencionó al rey: el presidente había perdido la confianza del monarca, quien propuso inmediatamente la nominación el vicepresidente de Asuntos Económicos, Leopoldo Calvo Sotelo como jefe del Gobierno, en cuyo debate de investidura tendría lugar el golpe de Estado por el teniente coronel Tejero. Tras abandonar el Gobierno, Adolfo Suárez creó el partido Centro Democrático Social, junto con otros dirigentes de UCD. Se presentó a las elecciones de 1982 obteniendo más de seiscientos mil votos y solo dos diputados: el propio Suárez por Madrid y Rodríguez Sahagún por Ávila. El CDS pretendía captar la mayoría del voto de la UCD, pero se vio superado ampliamente por el PSOE y Alianza Popular.

«No quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España». Observadores políticos consideraron que las palabras eran reveladoras de las presiones ejercidas por determinados sectores de poder. «Hay momentos en la vida de todo hombre en los que se asume un especial sentido de la responsabilidad». Había llegado al convencimiento de que en aquellas circunstancias su marcha es más beneficiosa para España que su permanencia en la Presidencia».

Con aquel «Me voy sin que nadie me lo haya pedido», negaba cualquier especulación sobre una hipotética indicación del rey. En el marco de la Constitución, el Jefe del Estado no puede destituir ni promover la dimisión del presidente del Gobierno. Adolfo Suárez dio una clave de su renuncia con dos argumentos: no quiso arrastrar a la Monarquía por su pérdida de capital político y tampoco quiso que el pueblo español pagara el precio político por su permanencia. Hay que tener en cuenta que el ascenso de Adolfo Suárez se debió a la voluntad de Juan Carlos, que le encumbró a la presidencia del gobierno en una España en trance hacia la democracia.

Los editoriales de los periódicos al día siguiente de la dimisión eran ilustrativos. ABC reacciona con un titular nada neutral: «Por el bien de España». Ya y Diario16 desdramatizan la dimisión. El Alcázar publica un artículo de su director, cuyo título ilustraba la intención: «UCD busca un general»; pero no un general que apuntalase la democracia, sino que hiciera otra cosa. El editorial de El País calificaba la dimisión como el hecho más grave desde la muerte de Franco y avisaba: «No es una crisis de gobierno, sino una escalada permanente de las fuerzas reaccionarias de este país».

Pilar Urbano narra en el libro mencionado, cómo el rey se sintió aliviado cuando el 27 de enero. Suárez le avisa de que tira la toalla y se va. El Monarca, lejos de dedicarle algún gesto de cercanía, dice a su secretario: «Sabino, que éste se va». Ni un abrazo ni un gesto amable, como si se sintiera liberado. Era la primera dimisión de un presidente en democracia y punto final. Al día siguiente, Suárez lleva la carta de dimisión al palacio de La Zarzuela. «Mi desgaste personal ha permitido articular un sistema de libertades, un nuevo modelo de convivencia social y un nuevo modelo de Estado. Creo que ha merecido la pena». Muchas gracias a todos y por todo, terminó.

Hay que recordar que Adolfo Suárez fue responsable de que no se convocase un referéndum sobre la monarquía. Ahora conocemos el engaño. En 1995, confesó que incluyó la palabra rey y monarquía en la Ley de la Reforma Política de 1977, para no tener que someter a referéndum la monarquía, porque las encuestas le dijeron que perdería. Franco había dejado todo «atado y bien atado» en la figura de Juan Carlos, que no fue leal con Suárez ni con la democracia.

Los mensajes de Puigdemont a Toni Comín: “Esto se ha terminado. Nos han sacrificado los nuestros”

Fuente:http://www.eldiario.es/politica/Puigdemont-Toni-Comin-Telecinco-sacrificado_0_735276601.html

El expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, le asguró al exconseller Toni Comín que “el plan de Moncloa triunfa” y que “esto se ha terminado”, según ha desvelado este miércoles El programa de Ana Rosa.

“Volvemos a vivir los últimos de la República catalana”, empiezan los mensajes que Puigdemont ha enviado al exconseller fugado en Bruselas, que estaba en una conferencia en Lovaina cuando empezó a recibir los mensajes del expresident. Uno de los cámaras del programa grabó el teléfono del exconseller y la conversación que estaba manteniendo a través de la aplicación de mensajería Signal con Puigdemont.

“El plan de Moncloa triunfa. Sólo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel porque si no, el ridículo histórico, es histórico… Supongo que tienes claro que esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado. Al menos a mí. Vosotros seréis consellers (espero y deseo), pero yo ya estoy sacrificado tal y como sugería [Joan] Tardà”, se lee en uno de los mensajes que el equipo de Ana Rosa ha captado en el teléfono móvil de Comín.

“No sé cuánto me queda de vida (¡espero que mucha!). Pero la dedicaré a poner en orden estos dos años y a proteger mi reputación. Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores, mentiras, que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a mi propia defensa”, escribe Puigdemont en el último mensaje que, según El programa de Ana Rosa, le envió al exconseller. Según el equipo del programa, el exconseller leía los mensajes de Puigdemont “sin atreverse a contestar”.

Los mensajes intercambiados entre ambos se produjeron durante las horas en las que el pleno de investidura de Puigdemont fue cancelado por el presidente del Parlament, Roger Torrent. Como Torrent, Comín es diputado por ERC y ha mantenido su acta contra la pretensión de su partido de que la dejara. La relación entre el electo y el partido se ha deteriorado en las últimas semanas.

Fuentes cercanas a Puigdemont atribuyen la conversación privada a un “mal momento” que ya se ha superado, según ha publicado la agencia pública catalana ACN. Desde el entrono del líder de JxCat ponen el acento en lo que consideran una “falta de límites y la vulneración de la intimidad que supone divulgar conversaciones privadas”, y recuerdan que Puigdemont “es una persona y tiene sus momentos, como todo el mundo”.

El president cesado se mostró este martes por la noche contrario a la suspensión del pleno, en un mensaje difundido en las redes sociales en el que sin embargó llamó a “preservar la unidad independentista”. El entorno de Puigdemont se remite a este vídeo para subrayar que esa es la opinión del candidato a la reelección sobre el devenir político.

Mientras tanto, el grupo de JxCat ha cuestionado la veracidad de los mensajes publicados, según ha recogido Europa Press de fuentes del Parlament en conversación información. Según añaden estas fuentes, si los mensajes son ciertos se enmarcan en el ámbito privado.

El paro baja en 471.100 personas en 2017, hasta niveles de 2008, y se crean 490.300 empleos

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/economia/2018/01/25/el_paro_baja_471_100_personas_2017_hasta_niveles_2008_crean_490_300_empleos_74489_1011.html

l paro bajó en 471.100 personas en 2017, lo que supone un 11,1% menos que en 2016, registrando su quinto descenso anual consecutivo. No obstante, este descenso es inferior a los experimentados en 2016, 2015 y 2014, cuando el desempleo registró retrocesos de 541.700, 678.200 y 477.900 parados, respectivamente.

La tasa de desempleo se situó al finalizar 2017 en el 16,55%, casi 2,1 puntos menos que en 2016 (18,6%) y su nivel más bajo desde 2008 a cierre de año.

https://www.porcentual.es/backoffice/widget.html#/charts/vkYBCUY61q-hG-KeaYdV1w/widget

Por su parte, el empleo creció en 2017 en 490.300 personas, un 2,6% respecto a 2016, logrando su cuarto aumento anual consecutivo. Este incremento de la ocupación es superior a los registrados en 2016 y 2014, cuando se crearon 413.900 y 433.900 puestos de trabajo, respectivamente, pero inferior al de 2015 (525.100 empleos), informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, 2017 cerró con 18.998.400 ocupados y con 3.766.700 parados. Aunque a lo largo de 2017 se lograron registrar picos más altos de ocupación (se llegaron a superar los 19 millones en el tercer trimestre), la cifra de ocupados con la que termina 2017 es la más alta en un cierre de año desde 2008.

Sucede lo mismo en el caso del desempleo. La cifra de cierre de año es la más baja desde 2008, aunque hubo algún dato mejor a lo largo del ejercicio 2017. La razón es que el paro aumentó en el cuarto trimestre en 34.900 personas (+0,94%) y la ocupación disminuyó en 50.900 personas (-0,2%).

Con el descenso del paro logrado en 2017, se encadenan cinco años consecutivos de bajadas después de seis años de incrementos. En 2015, el paro registró la mayor caída de la serie histórica, con 678.200 desempleados menos.

España crea empleo por cuarto año consecutivo

En 2017, España creó empleo por cuarto año consecutivo tras seis años destruyéndolo. Así, el año pasado se generaron 490.300 puestos de trabajo, con un ritmo de crecimiento anual del 2,6%, superior al de un año antes (2,3%).

La mayor parte de los empleos creados el ejercicio pasado se concentraron en el sector privado, con 401.600 nuevos puestos de trabajo (+2,6%), frente a 88.600 empleos creados en el sector público (+2,9%).

Tres de cada cuatro empleos que se crearon en 2017 los ocuparon españoles, con 372.900 nuevos puestos de trabajo (+2,2%), frente a 117.400 nuevos empleos para extranjeros (+5,8%).

Aumenta levemente la actividad

Por su parte, el número de activos aumentó en 19.100 personas en 2017, un 0,08% respecto a 2016, con lo que la población activa en España quedó constituida por 22.765.000 personas, de las que 18,99 millones estaban ocupadas y 3,7 millones en paro.

En el último trimestre del año pasado, el volumen de activos bajó en 15.900 personas (-0,07%), situándose la tasa de actividad en el 58,8%, una décima menos que en 2016.

Baja más el paro masculino

Durante el pasado año, el desempleo bajó en ambos sexos, aunque el recorte del paro masculino fue superior al femenino. En concreto, el desempleo femenino retrocedió en 196.700 personas (-9,2%), mientras que el masculino descendió en 274.400 personas (-13,1%). Con estos datos, la tasa de paro masculina se situó en el 14,97%, 2,2 puntos menos que en 2016, y la femenina en el 18,3%, porcentaje 1,9 puntos inferior al de 2016.

Desagregando los datos por nacionalidades, el paro de los españoles descendió en 2017 en 469.100 personas (-13,1%), en tanto que los extranjeros en situación de desempleo bajaron sólo en 2.000 personas (-0,3%). La tasa de paro de los españoles se situó así en el 15,57%, es decir, 2,2 puntos menos que a cierre de 2016, mientras que la de los extranjeros bajó 1,1 puntos, hasta el 23,57%.

Al igual que ocurre con el paro, la creación de empleo registrada en 2017 afectó algo más a los hombres. Así, mientras que las mujeres ganaron 222.900 puestos de trabajo el año pasado (+2,6%), los varones se hicieron con 267.300 empleos, con un aumento porcentual también del 2,6%.

En el caso de la actividad, sólo aumentó entre las mujeres. Al finalizar 2017, había 26.200 mujeres más que en 2016 en disposición de trabajar (+0,2%), situándose la tasa de actividad femenina en el 53,3%, casi una décima por debajo de la del año anterior. Entre los hombres, la actividad bajó en 7.100 personas durante el pasado ejercicio, un 0,06%, hasta situarse su tasa en el 64,5%, dos décimas menos que a cierre de 2016.

Todos los sectores crean empleo

Por sectores, el desempleo bajó en todos ellos durante 2017 salvo en la industria, donde aumentó en 200 parados (+0,1%). Donde más se redujo el paro en valores absolutos fue en el colectivo de parados de larga duración (más de un año en desempleo), con 334.400 parados menos que el pasado anterior (-17,1%), seguido de los servicios, con 64.200 parados menos (-4,9%).

A continuación se situaron los que buscan su primer empleo, con 30.500 desempleados menos (-7,1%); la construcción, que perdió 23.600 desempleados (-13,7%), y la agricultura, con 18.600 parados menos (-8,5%).

La creación de empleo en 2017 afectó a todos los sectores. El mayor aumento se lo anotaron los servicios, que ganaron 289.700 puestos de trabajo el año pasado (+2%), mientras que la industria creó 132.200 ocupaciones (+5,1%); la construcción generó 64.300 empleos (+5,9%), y la agricultura creó 4.000 puestos de trabajo (+0,5%).

Dos tercios de los nuevos empleos fueron fijos

En 2017, el número de asalariados se incrementó en 537.100 personas (+3,5%), de los que 357.900 tenían contrato fijo y 179.200 contrato temporal. Éstos últimos crecieron un 4,4% respecto a 2016, por encima de lo que lo hicieron los asalariados indefinidos (+3,1%).

No obstante, en el último trimestre del año pasado, los asalariados fijos aumentaron en 118.800, un 1% respecto al trimestre anterior, en tanto que los temporales descendieron en 102.900 (-2,3%), situándose la tasa de temporalidad en el 26,7%, casi siete décimas menos que en 2016.

Todo el empleo creado el pasado año fue a tiempo completo(+517.900), un 3,3% más, frente a la destrucción de 27.600 empleos a tiempo parcial (-0,9%). Por su parte, los trabajadores por cuenta propia bajaron el pasado año en 45.400 personas (-1,4%), lo que situó el número total de autónomos en 3.069.800 personas.

El inmovilismo de PP y Cs deja en vía muerta la derogación de la ‘ley mordaza’

Fuente: http://www.publico.es/politica/mordaza-bloqueo-pp-c-s-deja-via-muerta-derogacion-ley-mordaza.html

El Congreso de los Diputados aprobó hace casi un año derogar o modificar la ley de seguridad ciudadana, más conocida como ley mordaza. Después de un debate que auguró el difícil entendimiento entre los partidos para llegar a consensos de cara a una nueva norma, el pleno de la Cámara baja admitió a trámite las iniciativas de PSOE y PNV para revertir una de las normas más emblemáticas y más contestadas de la mayoría absoluta del PP. Sucedió el 21 de marzo de 2017 pero, desde entonces, su trámite parlamentario está parado.

Ambas iniciativas se registraron en la Mesa del Congreso y ahí siguen, esperando a que finalice el plazo de enmiendas para que sus ponencias sean debatidas en la Comisión de Interior. Cada 15 días, desde el pasado 24 de abril, PP o Ciudadanos pide una prórroga que siempre sale adelante porque, entre los dos, tienen mayoría en la Mesa del Congreso. Al principio, varios grupos apoyaron la solicitud de esas prórrogas, pero al cabo de unos meses, PP y Cs se quedaron solos en la petición de ampliaciones. Por eso la oposición denuncia que el partido en el Gobierno y “su socio” están “secuestrando” la actividad legislativa y “bloqueando” la revisión de una ley recurrida ante el Tribunal Constitucional que “vulnera derechos sociales”.

El Congreso tomó en consideración dos iniciativas: una propuesta del PSOE, que pide derogar la ley mordaza y retornar como punto de partida para el debate a la legislación de 1992, conocida como ley Corcuera o ley de la patada en la puerta; y otra del PNV, que plantea la reforma de 44 artículos de la actual normativa. El PP se quedó solo votando en contra de ambas iniciativas. Ciudadanos —que siempre ha manifestado su intención de reformar la ley de seguridad ciudadana, pero no derogarla— apoyó la proposición de ley del PNV y se abstuvo en la del PSOE. Sin embargo, en la Mesa vota sistemáticamente a favor de la prórroga del periodo de enmiendas.

PNV: “A Ciudadanos sólo le interesan los derechos fundamentales si defenderlos le ayuda en sus posiciones estratégicas”

“Hasta el más inútil de los asesores de Ciudadanos ha tenido tiempo, desde abril, para analizar la norma”, responde a Público el diputado de IU en Unidos Podemos Ricardo Sixto. La formación morada, que ya tiene listas las enmiendas, pide al partido naranja que “deje de secuestrar” la actividad legislativa y de “torpedear” la labor del Congreso actuando como “cómplice deliberado” del PP.

David Serradaportavoz de Interior en el Grupo Parlamentario Socialista, opina lo mismo: “Cuando uno comete un atropello como éste, necesita un colaborador y para eso está Ciudadanos”, denuncia a Público, “para bloquear con el PP cualquier iniciativa que suponga derogar recortes presupuestarios o recortes de derechos fundamentales”.

El grupo parlamentario de Ciudadanos, en cambio, niega la mayor: “Nosotros no queremos frenar ni bloquear la tramitación de las propuestas”, declara a Público su secretario general, Miguel Guitérrez. “Queremos reformar la ley de seguridad ciudadana y tenemos listas las enmiendas a la propuesta del PNV, pero tenemos que ver cómo abordamos la propuesta del PSOE porque supone enmendar todo un articulado sobre el mismo tema en base a una ley anterior”, explica.

Dos textos con un mismo objetivo en la misma comisión

Es cierto que la tramitación de dos iniciativas con el mismo objeto en la misma comisión es técnicamente “compleja”. Así lo han señalado, de hecho, los letrados del Congreso, que remitieron un informe a los portavoces de los grupos en mayo del año pasado sobre cómo proceder en este caso. Ahora ambas propuestas tienen números de registro diferentes y sus enmiendas se deben presentar por separado. Luego, si hay acuerdo entre el PNV y el PSOE, los letrados proponen fusionar los textos para debatir una sola ponencia en la Comisión de Interior.

Aun así, el PP insiste en que será difícil unir “dos propuestas antagónicas” y Ciudadanos lamenta el “complejo escenario” que provoca “la manía del PSOE de derogar leyes”. Los socialistas, sin embargo, insisten en que este tipo de tramitación doble “es una práctica parlamentaria conocida” y no puede servir de “excusa para bloquear el proceso parlamentario”.

PP: “Es lógico que el debate de un tema  sensible y de gran impacto político tenga un ritmo lento”

La ley mordaza, aprobada en 2015 con el rodillo del PP, ha sido ampliamente criticada por todas las formaciones políticas. Incluso la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, exdiputada del PP, cuestionó hace menos de un año las sanciones que plantea la norma que, por cierto, se sigue aplicando. Una de las últimas multas recayó al cantante de un grupo musical por gritar “¡mucha policía, poca diversión!”: 375 euros por parafrasear la consigna de la banda vizcaína Eskorbuto. Y también recientemente, la Administración ha rechazado el recurso interpuesto por la periodista Cristina Fallarás por la sanción de 600 euros que le interpuso la Policía durante una concentración pacífica contra los asesinatos de periodistas en México.

Cs: “No queremos frenar ni bloquear la tramitación de la reforma de la ley de seguridad ciudadana”

Desde este punto de vista, es lógico que el PP esté retrasando el debate sobre la derogación o la modificación de una ley propia que, además, sigue siendo aplicada por las instituciones gubernamentales. Sin embargo, fuentes del Grupo Parlamentario Popular, niegan su falta de voluntad política al respecto y señalan a Público que la prórroga de enmiendas es “un mecanismo habitual del proceso parlamentario”. Al tratarse de un “tema sensible” y de “mucho impacto y peso político”, es lógico que su debate “tenga un ritmo lento“, afirman las mismas fuentes.

En este escenario, el PNV no espera nada del PP, pero tacha de “incomprensible” la actitud de Ciudadanos apoyando al partido en el Gobierno en la prórroga de enmiendas. “A Cs sólo le interesan los derechos fundamentales si defenderlos le ayuda en sus posiciones estratégicas”, denuncia a Público Mikel Legardaportavoz adjunto del Grupo Vasco en el Congreso. “Es el único acuerdo que está funcionando entre ellos y muestra el verdadero comportamiento del partido; sus hechos, por encima de sus palabras”, insiste el diputado.

El partido naranja, que como el PNV, prefiere trabajar con la ley actual como texto de partida y no con la ley Corcuera (como plantea el PSOE), ha anunciado a Públicosu intención de plantear en la próxima Mesa de Portavoces la finalización del plazo de enmiendas a ambas propuestas de ley.

Sinvergüenza es un RATO

Ayer el ex-Vicepresidente del Gobierno, ex-Presidente de Bankia, Rodrigo Rato, compareció sin permitir preguntas en una comisión del Congreso, en todo momento se mostró en tono chulesco y desafiante, y es que realmente se siente impune, pero además hizo gala de un victimismo indignante, echando las culpas a otros del desastre económico de España.

Soberbia, prepotencia y ante todo infamia se mostró en el show organizado de este mas que presunto delincuente, encima mostró en tu momento sus queja por el trato recibido, cuando en el Congreso solo faltó la alfombra roja.

Para finalizar su maratón de chulería, le entrevistaron o mejor dicho le hicieron la ola en Intereconomia, la cadena ultra aún emite en algunos lugares, pero bueno el dueño de esta cadena ultra también tiene lo suyo, y bueno en su tertulia El Gato al Agua no sintió apuros.

En fin, Spain is diferent, saludos cordiales

Europa apuesta por el diálogo y respeto al estado de derecho español

Fuente: http://diario16.com/europa-apuesta-dialogo-respeto-al-estado-derecho-espanol/

El vicepresidente de la Comisión Europea: “La violencia no arregla nada en política”

Espaldarazo al Gobierno de la Comisión Europea en el conflicto soberanista. Europa no justifica la violencia, pero sí entiende que el respeto al estado de derecho español es la máxima prioridad.

Según el vicepresidente Frans Timmermans, desde el Parlamento Europeo, “La violencia no arregla nada en política, nunca es una respuesta ni una solución. No puede ser usada como arma o instrumento. Nadie quiere ver violencia en sus sociedades. Sin embargo, es el deber de todo Gobierno mantener el Estado de Derecho y eso a veces requiere el uso proporcionado de la fuerza“.

La Comisión Europea se ha comprometido con la situación en Cataluña. Y su mensaje, por boca de Timmermans, desde el pleno del Parlamento Europeo, ha sido contundente.

“La gente quería expresar su punto de vista. El derecho de expresión es un derecho esencial para todos los ciudadanos. Pero una opinión no es más válida que otra porque se diga en voz más alta”, ha dicho el holandés al analizar los acontecimientos de los últimos días.

De esta forma, el foco informativo del proceso catalán se ha trasladado este miércoles por la tarde a Estrasburgo, sede del Parlamento Europeo. Los grupos parlamentarios debatían, por primera vez el pleno, la cuestión catalana, en una sesión titulada Constitución, Estado de Derecho y Derechos Fundamentales en España, a la vista de los acontecimientos en Catalunya y que no ha contado con la participación de los europarlamentarios españoles,

La sesión se ha cerrado con la misma conclusión que ya deslizó el pasado lunes el portavoz de la Comisión Europea (CE), Margaritis Schinas: apuesta por el diálogo y respeto al estado de derecho español.

“Olvidemos el enfrentamiento y apostemos por el diálogo para resolver este conflicto” ha manifestado de inicio el vicepresidente de la CE, Frans Timmermans, al abrir el debate. El número dos del Ejecutivo comunitario ha defendido que hay que respetar la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales, y que no puede faltar ninguno de los elementos.

La Opinión de Óscar Iglesias “No fue un Domingo cualquiera”

02 OCTUBRE 2017, 14:30
Domingo, 1 de Octubre de 2017, se culmina la peor crisis política en España de los últimos 40 años desde el 23-F, el Presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont celebra un referéndum de autodeterminación ilegal y sin garantías, este desafío ha sido respondido por las Fuerzas de Seguridad del Estado en muchos casos desproporcionada, en otros casos sin embargo fueron atacados por ciudadanos que participaron en referéndum ilegal, en todo caso resultado de violencia en el ambiente, todo gracias que ni Rajoy ni Puigdemont han querido dialogar y se han enrocado en sus posturas, las consecuencias las pagamos los ciudadanos de a pie como es de costumbre, han destrozado la convivencia con saña y de manera asquerosa, sin necesidad, dos líderes de partidos de derechas corruptos responsables máximos de esta vergüenza que se ha visto en todo el planeta, la imagen de nuestro país ahora está devaluada.

No fue un Domingo cualquiera, el mono tema de Cataluña ha ocupado nuestro día a día, todo lo demás queda en segundo plano, incluido el fútbol que por cierto el Barça por los sucesos extraordinarios sucedidos en Cataluña ha jugado su partido contra Las Palmas a puerta cerrada.

Felices nos prometimos hace 10 o 20 años cuando pensábamos que éramos europeos, desarrollados, civilizados, mera ilusión, lo de ayer nos retrotrae a tiempos oscuros, al cainismo, el odio ha ganado terreno, hoy España es un país triste.

Incierto el futuro, sólo deseo que vuelva la cordura y que esto sea un mal sueño y que un país nuevo se ponga en marcha.

Saludos cordiales.

La única salida será negociar y Rajoy ya no puede

Fuente: http://www.eldiario.es/zonacritica/unica-salida-negociar-Rajoy-puede_6_691940834.html

Los corifeos del presidente y del PP tratarán por todos los medios de enmascararla, pero la realidad que aparecerá en la noche del domingo es que Rajoy ha fracasado

Todo indica que este domingo no ocurrirá nada dramático en Cataluña. A ninguna de las dos partes enfrentadas les interesa y es de suponer que habrán instruido a las fuerzas que de ellas dependen para que las tensiones no pasen en ningún caso a mayores. La lógica apunta a que así sea. Más seguro aún es que la gente irá a votar en masa. Lo consiga o no, la movilización será pues un éxito clamoroso para el independentismo y quienes defienden el derecho a decidir. Y un punto de no retorno en la crisis catalana.

Durante los últimos cinco años, el gobierno del PP ha negado con una tozudez rayana en la estulticia la existencia de un grave problema político en Cataluña y, por tanto, la necesidad de abordarlo, de negociar. Llevando al extremo esa actitud, más recientemente, cuando el proceso ya había entrado en su fase de realización, Rajoy se ha limitado a decir que no habría referéndum. Y a desplegar todos los medios jurídicos, administrativos y coercitivos a su alcance para lograrlo.

¿Qué ha conseguido? Muy poco. Que la consulta de este domingo no vaya a tener los efectos jurídicos de un referéndum de autodeterminación. Pero, además de que sus promotores debían de saber desde el principio que eso iba a ocurrir, ese resultado tiene escaso peso en términos políticos, no resuelve nada. Porque, procesamientos, sanciones y eventuales encarcelamientos aparte, el “no habrá referéndum” no podía y no puede tener una secuela política. Porque detrás de tal compromiso nunca hubo un plan articulado para los días y meses siguientes. Nunca fue más que la respuesta obligada de una autoridad a la que sus errores de bulto habían llevado a verse superada por los acontecimientos.

Los corifeos del presidente y del PP tratarán por todos los medios de enmascararla, pero la realidad que aparecerá en la noche del domingo es que Rajoy ha fracasado. Y que los independentistas y sus aliados circunstanciales no se habrán visto obligados a desviarse un ápice de la línea que se habían trazado, que es únicamente la de la movilización de sus efectivos en un nivel superior al de precedentes convocatorias. Más allá de cualquier opinión sobre la causa independentista, quien quiera entender la situación que se creará tras el 1-0 no tendrá más remedio que aceptar ese balance, por poco que le guste. Los independentistas no habrán ganado, pero no habrán salido debilitados del envite.

Si la votación tiene la enjundia que casi todos prevén, es muy probable que la semana que viene el Parlament o Puigdemont proclamen la independencia. Lo harían para no defraudar a sus seguidores. Pero también porque políticamente les conviene. Porque cualquier negociación que se pueda abrir en el futuro tendría que partir de ese nuevo nivel del conflicto. Veremos que ocurre, si los independentistas se atreven a dar ese paso. Que este sí que fracturará a la sociedad catalana. Pero si tal eventualidad se produce, el poder ejecutivo central y la judicatura no podrán hacer más que tratar de castigar tal osadía. Alimentando la espiral de la acción y la represión hasta extremos que pueden ser insoportables. En primer lugar, para la economía española.

Sólo una negociación puede parar esa dinámica. Lo que no está ni mucho menos claro es si las fuerzas que Rajoy ha desatado irresponsablemente vayan a permitirle cambiar de rumbo de un día para otro. Es de temer que no. A menos que en el panorama entren en juego otros factores que hasta ahora no han hecho acto de presencia.

La presión internacional puede ser uno de ellos. La UE no quiere para nada que el conflicto catalán se agrave más de lo que lo ha hecho hasta ahora. Angela Merkel tampoco. Hay bastantes indicios de que en esos ambientes se quiere una salida negociada. “Política” acaba de decir el presidente del parlamento europeo Antonio Tajani, desdiciéndose en parte de su anterior apoyo total a Rajoy. Pero el factor exterior sólo se atreverá a hacer valer su peso si antes se mueven otros elementos.

Los poderes fácticos internos pueden jugar un papel de primer orden. La Iglesia católica acaba de transmitir muy claramente que espera que Rajoy de pasos hacia el diálogo. Pero una presión tanto o más importante podría proceder del poder económico. Es seguro que en ese ámbito ha debido hacer mella que el JP Morgan, el primer banco del mundo, haya aconsejado dejar invertir en España mientras prosiga el conflicto catalán. En privado, otros muchos deben decir lo mismo. Y hasta el Banco de España ha tenido que reconocer que la crisis va a afectar a la economía. Nada indica que Rajoy puede hacer algo para calmar la inquietud que tales avisos deben estar produciendo. ¿Se atreverán los poderosos del dinero a decirle que cambie de registro o a pedir su relevo?

Con todo, lo que de verdad puede propiciar un cambio de escena, una vuelta a la cordura, es una modificación de las actitudes del resto del cuadro político español. El PNV ya ha dado un paso claro en esa dirección y se equivoca quien crea que su posición crítica con el gobierno es una añagaza para sacar más rédito del ya mucho obtenido hace unos meses por su apoyo a los presupuestos. Pero el que tiene el as en la mano es el PSOE. Si se separa de Rajoy, si se apunta de verdad a una negociación con los catalanes, las cosas podrían cambiar mucho.

¿Se atreverá Pedro Sánchez a lanzarse por ese camino? Susana Díaz debe creer que esa posibilidad no puede descartarse. Y por eso le ha puesto encima de la mesa su aceptación de la propuesta de apoyo incondicional al gobierno del PP presentada por Ciudadanos en el parlamento andaluz. La misma que Rivera planteó en el Congreso hace dos semanas. Que, a la postre, es la osatura de la “gran coalición” que defendían los perdedores del último congreso del PSOE y que vuelve a ser una posibilidad. Más sólida de lo que podría creerse. Y que daría tiempo a Rajoy, pero no resolvería nada en Cataluña.

Sánchez se negaría a sí mismo si aceptara una salida de ese tipo. Pero no cabe hacer predicciones sobre lo que vaya a hacer. Porque tiene al partido tan roto como hace seis meses y eso le resta mucha fuerza para tomar decisiones.

Con todo, habrá que ver. Si el 1-0 termina sin dramas y el independentismo mantiene la puesta, por muchos golpes que pueda recibir, el lunes empezará una etapa en la que muchas serán posibles. La intensificación de la represión puede ser una de ellas. Pero la creación de condiciones para que se abra una negociación puede ser otra. Aunque es difícil que Rajoy esté en ella.