Los ministros del nuevo Gobierno progresista que ya conocemos

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/ministros-nuevo-Gobierno-conocemos_0_983051907.html

Dos días después de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de momento Moncloa ha comenzado a dar los nombres de los futuros ministros que previsiblemente tomarán posesión de sus cargos la próxima semana, una vez se conozca la composición de todo el Ejecutivo tras examinar los historiales de cada uno de los ministrables para evitar casos como el de los exministros Màxim Huerta y Carmen Montón que tuvieron que abandonar sus cargos de forma apresurada por presuntas irregularidades en sus propias trayectorias.

El Gobierno dispondrá así de cuatro vicepresidencias, tres de ellas encabezadas por mujeres por primera vez en la historia. Se trata del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que será vicepresidente de Derechos Sociales y asumirá la cartera de Asuntos Sociales y Agenda 2030; la actual vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, que mantendrá ese cargo asumiendo competencias de memoria histórica y laicidad; Nadia Calviño, que será vicepresidenta y ministra de Economía y que, según Moncloa, coordinará los asuntos económicos y “la gran transformación digital que necesita España” e impulsará además “el proyecto de digitalización de toda la Administración Pública comprometido por el nuevo Gobierno”; y Teresa Ribera, que será la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Además, la hasta ahora ministra de Hacienda, María Jesús Montero, mantendrá esa misma competencia pero sumará la condición de portavoz del Ejecutivo. Y José Luis Ábalos seguirá como ministro de Fomento. La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, se convertirá en ministra de Igualdad; la parlamentaria de Galicia En Común, Yolanda Díaz, será ministra de Trabajo; el sociólogo Manuel Castells, nuevo ministro de Universidades y el líder de IU, Alberto Garzón, se convertirá en ministro de Consumo.

Carmen Calvo, vicepresidenta primera, ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes

Una de las vicepresidentas confirmada, Carmen Calvo (Cabra, Córdoba, 1957), es licenciada en Derecho Público por la Universidad de Sevilla y doctora en Derecho Constitucional por la Universidad de Córdoba. Durante su carrera profesional ha sido profesora de la Universidad de Córdoba, diputada autonómica (cabeza de lista por Córdoba al Parlamento de Andalucía) de 2000 a 2004, diputada de las Cortes Generales (cabeza de lista por Córdoba) de 2004 a 2011, consejera de Cultura del Gobierno andaluz de 1996 a 2004 y ministra de Cultura de 2004 a 2007 así como vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados de 2007 a 2008. En la última legislatura fue vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

Pablo Iglesias, vicepresidente de Derechos Sociales

Profesor asociado de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid, el nuevo vicepresidente Pablo Iglesias (Madrid, 1978) fundó Podemos hace tan solo seis años, en 2014, logrando entonces ser eurodiputado, cargo que mantuvo entre 2014 y 2015, año en el que fue elegido candidato a la Presidencia del Gobierno por su formación política. Además de colaborar con la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) ha ejercido también como presentador de televisión conduciendo los programas Fort Apache (Hispan TV) y La Tuerka y Otra vuelta de tuerka (Público TV).

Nadia Calviño, vicepresidenta económica

Economista y jurista de formación, Nadia Calviño (A Coruña, 1968), que será vicepresidenta económica del nuevo Gobierno, ha impartido clases de Política Económica y Sistema financiero en la Universidad Complutense de Madrid. Desde abril de 2014 y hasta ser nombrada ministra por Sánchez, en 2018, fue directora general de Presupuestos en la Comisión Europea, responsable de la programación financiera multianual, los presupuestos anuales, la contabilidad y la reglamentación del presupuesto comunitario. Con anterioridad, ocupó en la Comisión Europea los puestos de directora general adjunta responsable de Servicios Financieros y directora general adjunta en la Dirección General de Competencia.

Teresa Ribera, vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

En el Ejecutivo que se pondrá en marcha a lo largo de los próximos días, Teresa Ribera (Madrid, 1969) será la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, cumpliendo no sólo con el compromiso del presidente Sánchez de dar rango ministerial a esta materia, sino avanzando más al situarla en una vicepresidencia. Con esta medida, se señalan como prioridad del nuevo Gobierno las políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda

Licenciada en Medicina y Cirugía y técnico de la Función Administrativa de Hospitales María Jesus Montero (Sevilla, 1966) ha sido consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía (2013-2018), consejera de Salud y Bienestar Social del Gobierno andaluz (2012-2013), consejera de Salud (2004-2012) y viceconsejera de Salud (2002 hasta abril de 2004). Diputada en el Parlamento de Andalucía desde 2008 fue elegida por Sánchez como Ministra de Hacienda en 2018, un cargo que mantiene con la nueva configuración del Ejecutivo.

José Luis Ábalos, ministro de Fomento

Maestro de profesión, José Luis Ábalos (Torrent, Valencia, 1957) ha dedicado gran parte de su trayectoria política a la función pública. Fue jefe de Gabinete del Delegado del Gobierno Comunidad Valenciana (1983-1987) y después del Conseller de Trabajo Generalitat Valenciana (1988-1991). Responsable del Programa de Cooperación Internacional de la Generalitat Valenciana (1989-1992) también fue consultor de Cooperación Internacional, asesor del Ayuntamiento de Valencia (1992-1999), concejal del Ayuntamiento de Valencia (1999-2009) y diputado Provincial (2003-2007). Actualmente compagina la Secretaría de Organización del PSOE con su cargo de ministro de Fomento.

Irene Montero, ministra de Igualdad

Irene Montero (Madrid, 1988), nueva ministra de Igualdad, es licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y ha sido becaria de doctorado en el mismo centro con una beca de Formación de Profesorado Universitario. Se unió a Podemos tras las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 junto a Rafa Mayoral desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo

La titular de Trabajo, Yolanda Díaz (Fene, A Coruña, 1971), es una histórica militante del Partido Comunista y de IU en Galicia y se licenció en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela. Fue concejala y candidata a la Alcaldía de Ferrol (A Coruña) entre 2003 y 2012, candidata a la Presidencia de la Xunta de Galicia y diputada en el Parlamento gallego, entre 2012 y 2016, y es parlamentaria del Congreso –primero por En Marea y después por Galicia en Común– desde ese año.

Manuel Castells, ministro de Universidades

Manuel Castells (Hellín, Albacete, 1942), nuevo ministro de Universidades, es catedrático de Comunicación de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. También es catedrático emérito de Sociología y Planificación de la Universidad de California en Berkeley. Es, así mismo, profesor de la Universitat Oberta de Catalunya.

Alberto Garzón, ministro de Consumo

El líder de IU, Alberto Garzón, que se convertirá en ministro de Consumo con competencias en materia de juego, es licenciado en Economía por la Universidad de Málaga. Militante del Partido Comunista de España (PCE) y de Izquierda Unida (IU), es diputado en el Congreso desde 2011. También es miembro del movimiento ATTAC y es coordinador federal de IU desde 2016.

Pedro Sanchez, primer presidente investido de un Gobierno de coalición de la historia de España

MADRID.  Después de muchos tiras y aflojas, después de mucho sufrimiento, ha nacido el primer gobierno de coalición de la historía de España, con un margen muy ajustado además 167 sies, 165 noes y 18 abstenciones, un nuevo gobierno que nace con la premisa de cambiar este país, pero no nos vamos a engañar, esto no va a ser nada fácil, por un lado la feroz oposición que ejercerán las tres derechas (PP, Ciudadanos y VOX) que tratarán por todos los medios de poner palos sobre las ruedas, que harán lo que estén en su mano para este gobierno dure lo menos posible, que bajo su arma de la mentira y la crispación intentarán tumbar a este nuevo gobierno, también están los independentistas catalanes y habrá que ver hasta que punto pueden llegar a acuerdos que puedan al menos suavizar el conflicto catalán, se antoja difícil que se divise la deseada solución a este por otro lado absurdo conflicto.

Muchos españoles tenemos esperanza en este gobierno progresista de coalición cambie el rumbo de este país y lo lleve al bien de las mayorías sociales, a dar esperanza a tanta gente destrozada por los rigores de la pasada crisis económica, a que en este país haya la justicia social que tanto anhelamos, que se gobierne para el pueblo español

Ojalá y deseo de todo corazón muchos éxitos, y sobre todo podamos vencer el catastrofismo de las tres derechas, y la realidad del pueblo español sea de una vida mejor. Esa España mejor, tiene que llegar, Pedro, Pablo, hagan lo posible para ello, confío en ustedes, no me fallen, no nos fallen.

Gobierno legítimo

FUENTE: https://elpais.com/elpais/2020/01/07/opinion/1578421273_191989.html

7 ENE 2020 – 20:33 CET

investidura pedro sanchez
Pedro Sánchez posa junto a Pablo Iglesias tras el debate de investidura. ULY MARTIN EL PAÍS

El Congreso invistió este martes a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de España. Sánchez revalida así su mandato al frente del Ejecutivo, al que llegó tras prosperar una moción de censura contra Mariano Rajoy, a raíz de que el Partido Popular fuera condenado por corrupción. Las mismas fuerzas que entonces le acusaron de acceder ilegítimamente al poder vuelven a hacerlo ahora que ha ganado las elecciones y ha conformado una mayoría, presentando posiciones políticas de parte como si fueran imperativos constitucionales y relativizando la gravedad de las acusaciones que vierten. Declarar ilegítimo a un Gobierno formado a partir del voto de los ciudadanos y a través del procedimiento previsto por la Constitución es, en sentido contrario, declarar legítima cualquier forma de oposición, incluyendo la coacción a los diputados de la mayoría.

EDITORIALES ANTERIORES

Horizonte posible

Última ocasión

Los cuatro años de parálisis padecidos por el país han demostrado que existe una situación más estéril que la de los Gobiernos en minoría, y es la de los Gobiernos en funciones. La obtusa resistencia de los grupos parlamentarios a cumplir con sus deberes más inexcusables, como formar un Gobierno a partir de un Parlamento elegido o articular mayorías para aprobar leyes, ha instalado el sistema constitucional en el peligroso territorio de la excepcionalidad. Los Presupuestos están prorrogados, el mandato de órganos esenciales para el funcionamiento del Estado ha expirado y el decreto ley se ha convertido en un instrumento ordinario de Gobierno. La investidura de Sánchez ofrece una tímida oportunidad para emprender el regreso a la normalidad, alejando al país del abismo político e institucional al que no puede seguir asomado por más tiempo. Para no dilapidarla, es necesario que la oposición asuma que su tarea no consiste en propalar juicios de intenciones para rasgarse farisaicamente las vestiduras a la espera de réditos electorales obtenidos a cualquier precio, sino en controlar las acciones del Gobierno y en ofrecer alternativas.

El nuevo Ejecutivo que Pedro Sánchez presidirá y en el que Unidas Podemos dispondrá de una vicepresidencia y de cuatro ministerios nace políticamente débil, lo que lo obligará a una acción institucionalmente irreprochable para no quedar a merced de algunas de las fuerzas que se han puesto de su lado, ni tampoco de los excesos de una oposición que se dice dispuesta a borrar la frontera entre el debate en el Parlamento y la vociferación desde las calles. Nada exige rendirse a los augurios pesimistas acerca del desarrollo de esta legislatura, como tampoco dejarse seducir por optimismos infundados. Lo importante es que a partir de este momento el futuro depende exclusivamente de las decisiones que adopten los partidos, porque no existe ninguna maldición metafísica por la que España esté condenada a dividirse en dos bandos y a destruir cíclicamente lo construido entre todos. En la hora actual, la responsabilidad de los representantes de los ciudadanos no se refiere al éxito o al fracaso de un Gobierno, puesto que, en democracia, siempre puede dejar paso a otro distinto, sino a los de un país y sus instituciones democráticas para resolver los graves problemas aplazados.

No existe ninguna maldición metafísica por la que España esté condenada a dividirse en dos bandos

La crisis económica de 2008 dejó huellas dramáticas en la vida de muchos ciudadanos, coincidiendo con las dificultades económicas del Estado para mantener los niveles de solidaridad. De acuerdo con el programa que ha obtenido la confianza del Parlamento, el Gobierno de Sánchez prestará atención preferente a esos ciudadanos a los que la recesión privó de sus hogares, de sus empleos, de la posibilidad de ofrecer una vida digna a sus hijos y, más aún, de la certeza de que, para la Constitución de 1978, la condición de ciudadano y de compatriota significa más que agitar banderas y reverenciar mitos históricos. Precisamente porque acierta al establecer la corrección de la desigualdad como prioridad, es importante que el nuevo Gobierno tome en consideración el impacto presupuestario de las medidas que adopte, así como los instrumentos para financiarlas, evitando una desproporción incontrolable entre gastos e ingresos. Una reforma fiscal que haga viables los objetivos sociales fijados respetando los compromisos europeos adquiridos exige más que subir selectivamente dos impuestos. De la misma forma que el resto de las reformas económicas recogidas en el pacto entre el Partido Socialista y Unidas Podemos, desde las referidas a la transición ecológica hasta las que conciernen al futuro de las pensiones, el salario mínimo o la reforma laboral, podrían quedar comprometidas si se anteponen los efectos propagandísticos a la solvencia técnica.

La abstención de Esquerra Republicana ha sido decisiva para que la investidura de Pedro Sánchez pudiese prosperar, bajo el compromiso de abordar la crisis territorial en Cataluña dentro de la Constitución. Pese a todo, los portavoces de ERC no renunciaron a compatibilizar en el debate elementos de distensión con signos de desprecio hacia el acto en el que estaban participando. Esta doble cara dice menos de la fuerza de ERC en el Congreso que de su debilidad en Cataluña, y no porque sea todavía incierto el desenlace de la lucha electoral por la hegemonía dentro del campo independentista, en la que parece llevar la delantera. Los líderes republicanos que han apoyado pactar con el Partido Socialista lo han hecho porque saben que tarde o temprano el independentismo tendrá que responder ante sus electores de haber emprendido un camino que, como el de la unilateralidad y las vías de hecho, está condenado al fracaso, y que solo ofrece avanzar en círculos para disimular la inmovilidad. La transparencia en las negociaciones es, en cualquier caso, inexcusable, como también el respeto a las instituciones, comenzando por la figura del jefe del Estado.

Las dificultades para ejercer el poder por parte de un Gobierno en minoría como el que presidirá Pedro Sánchez no le exime de ejercer la autoridad, evitando adoptar a solas decisiones que requieran el concurso de la oposición y haciéndole pagar el coste político por faltar a los más elementales deberes de Estado, si llegara el caso. Lejos de debilitar a Pedro Sánchez y a su nuevo Gobierno, esa contención institucional podría traducirse en la fuerza política que la aritmética parlamentaria les ha negado.

EDITORIAL DE EL PAIS

TORRA DESAFÍA AL JUEZ Y ASUME LA DESOBEDIENCIA

Resultado de imagen de Quim Torra"

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, declaró ayer ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, acusado por la Junta Electoral Central de colgar un cartel en apoyo a los presos independentistas en el edificio de la Generalitat de Catalunya, el presidente desobedeció la orden de la Junta Electoral Central de retirarla, hechos que admitió totalmente, en tono desafiante, asume la acusación y sus consecuencias, en la declaración señaló desconocer la autoridad de Junta Electoral Central y dijo que solamente el Parlament de Catalunya puede censurarle.

La Fiscalía pide para Torra, 20 meses de inhabilitación, el caso queda visto para sentencia.

Los guardias civiles anuncian concentraciones en todo el país contra el recorte de derechos laborales

Fuente: https://www.elplural.com/politica/guardias-civiles-concentraciones-contra-el-recorte-de-derechos-laborales_227820102

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha convocado concentraciones ante todas las Delegaciones de Gobierno, el 11 de diciembre, para protestar contra la decisión del director general del Cuerpo, Félix Azón, de reestablecer jornadas laborales que considera “involución” en derechos.

La asociación mayoritaria de guardias civiles reacciona así al proyecto para modificar la jornada laboral, vacaciones e incentivos presentada por la Dirección General calificando la gestión de Azón al frente de la Guardia Civil de “nefasta” y le acusa de “entregarse al generalato que tanto empeño pone en ir contra los derechos de los trabajadores del Cuerpo”. El proyecto “supondría un claro retroceso para las condiciones de trabajo de los agentes, haciéndoles volver a épocas pasadas que deberían estar superadas”.

La asociación explica que en la actualidad un guardia civil trabaja 150 horas más al año que un policía, y el director general, “en lugar de reducir esa diferencia, pretende que se eliminen descansos que fueron alcanzados gracias a los servicios jurídicos de AUGC. “Esto supondría que, en vez de 150 horas más, fueran entre 300 y 330 más las horas trabajadas. Es decir, que un guardia Civil trabajará dos meses más al año que un policía nacional”, añade.

Recorte de nóminas de embarazadas

La AUGC denuncia, además, que entre las medidas anunciadas se incluye “un drástico recorte en la nómina de las guardias civiles que se queden embarazadas. ¿Dónde está la protección a la maternidad en la Guardia Civil? Una vez más queda claro que la institución sólo quiere a las mujeres para celebrar aniversarios y postureos”, sentencia la asociación mayoritaria de guardias civiles.

La AUGC reivindica el papel de las asociaciones representativas, que “sin poder ejercer el derecho de sindicación, con mucho esfuerzo y movilización, han defendido y seguirán defendiendo los intereses de los guardias civiles ante este nuevo intento de retroceso e involución”.

La organización ha convocado concentraciones de protesta ante todas las Delegaciones de Gobierno, para el día 11 de diciembre. Según informa la AUGC, la manifestación en Madrid se realizará ante la Dirección General de la Guardia Civil, después de una rueda de prensa en la que “se exigirán responsabilidades y las dimisiones oportunas”.

ELECCIONES 10-N: Parlamento muy fragmentado, amenaza de nuevo bloqueo, C’s se hunde y VOX se dispara

Panorama todavía mas complicado, en el que los extremos suben, sobre todo la ultraderecha de VOX que se alza a 56 escaños, este subidón de la formación ultraderecha fue a costa del hundimiento de C’s que a día de hoy provocó la dimisión de Albert Rivera, PSOE gana, baja de escaños pero muy ligeramente, pierde mas Unidas Podemos y Mas Pais se estrena con 3 escaños en el bloque de izquierdas, en el bloque de derechas lo dicho se dispara la ultraderecha de VOX, se hunde Ciudadanos y el PP sube ligeramente.

Los partidos nacionalistas e independentistas están mas o menos igual, el PNV y Bildu mejoran ligeramente, ERC empeora muy ligeramente pero se mantiene muy fuerte en Cataluña, siendo la primera fuerza política catalana, la formación independentista de extrema izquierda CUP consigue 2 escaños.

Resultados de las elecciones generales en España del 10 de noviembre del 2019.

NUEVO BLOQUEO Y ASCENSO DE LA ULTRADERECHA DE VOX,AMENAZAS TRAS EL 10-N

Según las encuestas, el panorama está mas fragmentado en Abril, en todas las encuestas hay un factor común, el ascenso de la ultraderecha de VOX, el hundimiento de Ciudadanos, y los bloques de izquierda y derecha están mas igualados que nunca, según las encuestas insisto, esto pone de manifiesto la amenaza más que evidente de un nuevo bloqueo e ir a unas segundas elecciones.

Panorama fragmentado, muestra de un país mucho mas diverso politicamente que nunca, veremos a ver que sucede.

Sánchez aleja la coalición con Iglesias, las derechas se enzarzan y Abascal hace xenofobia en prime time

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Debate_electoral-Pedro_Sanchez-Pablo_Casado-Albert_Rivera-Pablo_Iglesias-Santiago_Abascal_0_959954666.html

En el capítulo anterior -la campaña electoral permanente siempre tiene un capítulo anterior- los dos debates televisados de abril hicieron cambiar de papeleta a un 7% de españoles según el CIS. El duelo a ida y vuelta en TVE y Atresmedia agitó, durante aquella última semana de abril, el tablero político de manera decisiva, según todos los expertos en demoscopia.

Los partidos tomaron nota de entonces, sabían que anoche era el momento crucial de una campaña oficialmente más corta: con un tercio de los electores indecisos, una abstención por las nubes que algunos sondeos sitúan por encima del 30% y, peleando por todo eso, dos bloques ideológicos muy lejos de la mayoría absoluta. Por citar el caso más dramático: la mitad de los cuatro millones votos de Ciudadanos estaban en el aire a la hora en que Vicente Vallés y Ana Blanco pusieron en marcha atrás con el primero de los cinco bloques: cohesión de España. Traducido a la España de 2019: Catalunya.

Sánchez comparecía a la cita líder destacado en las encuestas igual que en abril. Y como entonces ejerció más de presidente en funciones que como candidato a repetir en La Moncloa. Consciente de por dónde iban a venir los ataques, anunció en el primer bloque un paquete de medidas duras para Catalunya: modificación del Código Penal para castigar referendums (una medida que fue retirada en la época de Zapatero y contra la que los socialistas votaron en el Congreso hace solo unos meses), reformas en las leyes que rigen los medios públicos  para que su dirección sea nombrada con dos tercios del Parlamento -algo que ya rige en el Parlament- y “evitar el sectarismo de TV3”, según dijo Sánchez, que añadió una asignatura de concordia para estudiar en toda España la Constitución, medida que incluye el programa socialista para la repetición electoral.

Enfundado en el traje de presidente que no aparca desde la moción de censura ni para los debates, adelantó la creación de un ministerio para combatir la despoblación, de una vicepresidencia económica para gestionar la crisis que viene en manos de Nadia Calviño, uno de esos perfiles de orden que no asustan ni a la patronal ni en Bruselas, y más cambios en el Código Penal, esta vez para castigar la exaltación del franquismo y disolver la Fundación Franco.

El aspirante socialista propuso además un pacto para dejar gobernar a la lista más votada, como el que defendía el PP no hace tanto, y al que no replicó nadie en la derecha. Sí lo hizo desde el otro flanco, Pablo Iglesias, quien recordó que España es una democracia parlamentaria donde gobierna el que convence a la mayoría de diputados. 

Durante los cinco bloques temáticos, el líder de Unidas Podemos defendió la necesidad de un gobierno de coalición con el PSOE para girar hacia la izquierda y alertó de que una abstención del PP, que Casado negó varias veces, no saldrá gratis al Partido Socialista ni “a los españoles”. Pablo Iglesias recitó de nuevo, como había hecho en abril, esos artículos de la Constitución que rara vez salen en los telediarios y todavía menos se cumplen: el derecho universal a la vivienda o al trabajo y el párrafo que dice que “toda la riqueza nacional en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”.

El líder de Unidas Podemos, que rehuyó el enfrentamiento brusco con Sánchez esta vez, retomó la oferta del gobierno conjunto que no fructificó en julio, cuando desechó la oferta de una vicepresidencia y tres ministerios, que el PSOE ya no volvió a negociar. Sánchez, entretanto, se esforzó en subrayar las diferencias que le separan de Unidas Podemos en asuntos como el catalán y hasta discrepó “rotundamente de la forma que tiene de entender al empresario”. Lo dijo a propósito de las críticas de Unidas Podemos a las donaciones a la sanidad de Amancio Ortega.

Iglesias, con un tono muy suave, replicó que pese a esas diferencias, socialistas y Unidas Podemos gobiernan juntos en muchas autonomías e incluso en la ciudad de Barcelona con Ada Colau como alcaldesa. Y utilizó las primeras salidas de tono de Abascal para insistir a Sánchez: “Usted y yo no nos tenemos que achicar ante esta derecha ignorante y agresiva”.

Sánchez no dio ninguna pista de ir a cambiar de opinión y se limitó a pedir la papeleta del PSOE para lograr el desbloqueo, a reprochar a PP y Ciudadanos no haberse abstenido para facilitar su gobierno y a insistir en que se debe dejar gobernar a la lista más votada. Iglesias respondió: “Mucha gente socialista está perpleja viéndole queriendo pactar con la derecha”.

Desde el PP, Pablo Casado insistía en la misma pregunta, pero para saber si Sánchez va a aceptar los votos de los partidos independentistas y al no recibir respuesta concluyó que el socialista no está capacitado para ser presidente. El líder del Partido Popular se presentó con su nueva imagen -la barba de tres días es para siempre, la moderación depende de la semana-, la esperanza de que los votantes pródigos regresen a la casa común de la derecha y una promesa repetida: no habrá abstención que valga ante Sánchez. Con las encuestas esta vez de su lado, apeló al voto útil, matizó el tono en Catalunya, donde evitó pedir el 155 aunque reprochó al Gobierno que no haya aplicado la ley de seguridad nacional para atajar los disturbios. Y dejó ver que los votos a Vox o Ciudadanos pueden ser votos perdidos el domingo por la noche.

En el apartado económico, Casado recurrió al viejo viejo mantra de culpar a los socialistas de crear crisis económicas cada vez que llegan a La Moncloa, anticipó bajadas de impuestos generalizadas y trató de desvincularse de la corrupción del PP. Ahí se enzarzó con Albert Rivera, que se había apuntado a aplicar la misma receta fiscal pero añadió una medida, “el ICB, el impuesto de la corrupción del bipartidismo”. 48.000 millones de euros el año, según calculó el candidato de Ciudadanos: “1.000 por español cada año”. Ese ataque indignó a Casado, que mencionó escándalos de Ciudadanos en los gobiernos de un par de ayuntamientos madrileños, los únicos donde gobernó la pasada legislatura. “No seas cutre”, replicó Rivera citando Gürtel.

Fue el momento más tenso entre ambos, dos minutos de reproches que el líder del PP zanjó pidiendo a su socio en Andalucía, Madrid, Castilla y León y Murcia que no se equivocase de enemigo y mejor hablase de empleo. La cosa no fue a más y el presidente del PP regresó pronto a las apelaciones al voto útil. 

Rivera demostró durante los 160 minutos de debate que era el que llegaba al plató con más urgencias. En la cita de abril había peleado por superar al PP, al que meses después entregó todo el poder municipal y autonómico en unas coaliciones que precisaron de Vox como muleta, y, ahora -los sorpasos en España los carga el diablo- trata de sobrevivir como quinta fuerza con llamadas desesperadas al voto. En la primera cita sobre Catalunya esgrimió en la mano un trozo de baldosa, como los que grupos de violentos lanzaron a las fuerzas de seguridad en las protestas de Barcelona. Según Rivera, ese trozo de acera con el símbolo de la ciudad “representa la amenaza a la democracia española”. El líder de Ciudadanos repasó las competencias cedidas a Cataluña con los gobiernos socialistas pero también con el PP y pidió el voto para aplicar el artículo 155, además de otras medidas excepcionales. Pero todo se quedó cortó porque la novedad de la noche iba a ser Santiago Abascal.

El líder de la extrema derecha que tras encontrar hueco primero en los medios, luego en las instituciones, estrenaba atril en un debate electoral, dispuesto a convertir a Vox en la tercera fuerza del Congreso. Su partido había calentado la jornada con una visita de Rocío Monasterio a un centro de menores no acompañados en Sevilla, en el que residen 20 jóvenes inmigrantes sin familia en el país, para, según dijo la portavoz de Abascal, cumplir con su deber: “La protección del españolito de a pie a caminar con tranquilidad sin ser asaltado por una manada de menas”. Algunos vecinos habían recibido a la comitiva de Vox con gritos de “Fuera fascistas del barrio”.

Al caer la noche Abascal tampoco decepcionó. Cargó contra la inmigración y el Estado de las Autonomías en todos y cada uno de los bloques temáticos del debate. Pidió dejar sin sanidad a los sin papeles. Preguntó a Sánchez si atenderlos cuesta “1.000 millones, 2.000 millones o 3.000 millones”, pese a que durante los años en que el Gobierno de Rajoy retiró esa prestación no se pudo concluir ningún ahorro.  Vinculó a la población extranjera directamente con la delincuencia y las violaciones de mujeres tirando de otra leyenda urbana: que siete de cada diez imputados son inmigrantes. Lo dijo desafiante sin que nadie le llevara la contraria. Y cuando al salir del plató una periodista le preguntó de dónde salía el dato, Abascal titubeó, aludió a supuestas informaciones de prensa y acabó diciendo que si hay algún error no le importará rectificar.

En su largo mitin sin apenas interrupción abogó por el desmantelamiento del Estado de las Autonomías, al que causó de los otros males que no causan los extranjeros. Un apunte para espectadores despistados: según el CIS los españoles que consideran que la inmigración es uno de los tres principales problemas no llega al 3%. 

Tal y como viene haciendo desde hace un año, Vox desplegó su agenda en el escaparate que da el prime time, sin que ninguno de los socios en los gobiernos autonómicos osará corregirlo en nada. Solo Rivera le reprochó que Abascal hablase de chiringuitos tras haber vivido de ellos en la Comunidad de Madrid cuando gobernaba Esperanza Aguirre. El líder de la extrema derecha ni siquiera lo negó, presumió de defender lo que defiende sabiendo de lo que habla. “¿Hace falta cobrar 300.000 euros para comprobarlo”, preguntó Rivera y la duda se quedó en el aire. 

Para la agenda política que ha desplegado el PP y Ciudadanos durante meses, Abascal tiene recetas más sencillas: acabar con el autogobierno no solo en Catalunya, también en otras autonomías, culpar a los inmigrantes y, en caso de duda, agitar la bandera española. Incluso se atrevió a cargar contra la exhumación de Franco y a equiparar a represores y represaliados de la dictadura.

El sexto candidato en liza, Íñigo Errejón, compareció en otro plató distinto. Como Más País no tiene representación y tampoco atril en el debate, dedicó la noche a comentar la jugada en la tertulia de La Sexta. Desde allí, apeló a los votantes a no repetir errores, a hacer algo distinto para conseguir resultados distintos: básicamente votarlo a él para evitar un nuevo bloqueo. También reprochó a Unidas Podemos y el PSOE haber dejado “esa autopista por la que Abascal discurre ahora a toda velocidad”. Y alentó el temor a unas terceras elecciones, si se vota como en abril. 

Está por ver cuántos votos habrá movido este debate. Aunque hay cosas que difícilmente podrán cambiar: 300.000 votantes de abril ya han decidido quedarse en casa. Con el plazo cerrado la semana pasada, las solicitudes en Correos han caído por debajo del millón, después de que en abril llegasen 1,3 millones de papeletas por carta. Los partidos disponen de cuatro días para intentar que esa proporción no se repita en las urnas.

Manifestación multitudinaria de la Cataluña no independentista

La otra Cataluña también está en la calle, ayer Societat Civil Catalana convocó a una manifestación para pedir al independentismo que ponga fin de una vez por todas al proces, además también reclamó que se convoquen de inmediato elecciones autonómicas y también se condenó la terrible e inaceptable violencia sufrida en Cataluña hace pocos días.

La manifestación ha reunido a dirigentes del PSOE, PP y Ciudadanos, entre ellos estaban Pablo Casado, Albert Rivera, Josep Borrell, Jose Luis Ábalos entre otros.. aunque guardaron la distancia los socialistas para no fotografiarse con los lideres del PP y Ciudadanos.

El lema de la manifestación era “Por la concordia, por Cataluña, ¡Basta!”, como siempre el número de personas según quién lo de, fue dispar, la Guardia Urbana estimó 80.000 personas y 400.000 según los convocantes.

Los CDR cortaron algunas carreteras para tratar de impedir la afluencia de los manifestantes.