Se recrudece el conflicto catalán, el independentismo retoma su órdago al Estado llamando a la desobediencia.

El independentismo en el día de ayer, tras el segundo aniversario del referéndum ilegal del 1 de Octubre, llaman a los catalanes para que respondan a la próxima sentencia del Tribunal Supremo a causa del proces “de manera masiva a la lucha no violenta y a la desobediencia civil” el texto ha sido suscrito por todas las fuerzas políticas independentistas (Junts per Catalunya, ERC y CUP) mas la ANC y Omnium, no se ha precisado mas sobre la futura sentencia, que adelantan que será injusta, salvo que el fallo sea la absolución de los acusados.

El órdago coincidió con una jornada de movilización del independentismo en Barcelona con el lema que el referendum lo hicieron y lo ganaron, que es ni mas ni menos que se les de la independencia de forma unilateral, esa marcha según la Guardia Urbana de Barcelona fue de unos 18000 personas.

El Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sanchez dijo que aplicará el artículo 155 en caso de fuera necesario hacerlo y afirmó que podría aplicarlo sin problema, a pesar de encontrarse el Gobierno en funciones.

El bloqueo político decepciona, enfada o preocupa a más del 90%

Fuente

https://elpais.com/politica/2019/09/21/actualidad/1569076948_223425.html

De izquierda a derecha, Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Ciudadanos), Pablo Iglesias (UP) y Santiago Abascal (Vox).

La repetición de elecciones, debida a la parálisis política, decepciona, enfada o preocupa a más del 90% de los españoles, según un sondeo de 40dB. para EL PAÍS. Aunque la mayoría ve mal o muy mal tener que acudir de nuevo a las urnas el 10 de noviembre (68,5%), este rechazo es superior en la izquierda (79,1% de los votantes de Unidas Podemos y 74,5% del PSOE) y el centroderecha (71,3% de Ciudadanos), que entre los electores de la derecha (58,9% del PP y 47,5% de Vox). Los encuestados responsabilizan del bloqueo más a la izquierda que a la derecha: el 75,9% culpa mucho o bastante al PSOE; 68,2% a Unidas Podemos, 57,8% a Ciudadanos y 51,9% al PP. El 54% cree que el funcionamiento de la democracia se ha deteriorado en estos meses.

La falta de acuerdo político y la consecuente repetición de las elecciones —las cuartas generales en cuatro años— no dejan indiferentes a los españoles. El 35,7% de los participantes en la encuesta, realizada entre los pasados días 18 y 20 (después de que el Rey renunciara a proponer candidato a la investidura), se sienten decepcionados: el 33,9%, enfadados; y el 22%, preocupados. Solo el 4,4% dicen sentirse aliviados por acudir de nuevo a las urnas.

El bloqueo político decepciona, enfada o preocupa a más del 90%

Los decepcionados son más entre los votantes del PSOE (un 37%) y Unidas Podemos (40,8%), los partidos que protagonizaron las negociaciones de la investidura, y Ciudadanos (40,3%) que entre los del PP (27,3%) y Vox (25,9%). También los electores de izquierda y centroderecha se muestran más enfadados (39,4% UP, 37% Cs y 35,7% PSOE) que los de la derecha.

Los encuestados, 1.544 personas entrevistadas online, no muestran desapego hacia el sistema democrático, pero sí hacia su funcionamiento, que el 54% considera que ha empeorado en estos meses. Desde esta perspectiva, los partidos políticos y sus líderes serían los responsables de no haber sabido o podido traducir los resultados electorales en un acuerdo.

Los votantes de Unidas Podemos, con un 60,7%, y los de Vox, con un 64,4%, son los que más perciben que el bloqueo político ha dañado el funcionamiento del sistema democrático.

A pesar de los problemas que ha traído la aparición de nuevos partidos y la fragmentación del mapa político, solo el 16,3% considera que sería deseable la vuelta al bipartidismo, mientras que el 83,7% de los encuestados creen que los partidos “deben afrontar el nuevo escenario multipartidista y habituarse a pactar”.

Entre los votantes del PSOE y del PP es mayoritaria (35% del total) la consideración de que los electores ya hicieron su parte al votar el 28 de abril y que “ahora les toca a los políticos ponerse de acuerdo”; mientras que entre los de Vox son mayoría quienes afirman que “hemos votado muchas veces en poco tiempo”. El disgusto de los electores de Cs les lleva a afirmar (34,9%) que “ningún partido” merece su voto, una afirmación que también suscriben el 31,7% de los electores de Unidas Podemos quienes, en la misma proporción, también creen que se ha votado ya muchas veces.

A 50 días de las elecciones, el sondeo registra un grado alto de desmovilización, aunque no afecta a todos los partidos por igual. Los potenciales votantes de Vox y Unidas Podemos se muestran como los más inasequibles al desaliento. En una escala de 0 al 10, los partidarios de esas dos formaciones están en el 9 y el 8,8, respectivamente, en la probabilidad de ir a votar el 10 de noviembre. Los menos movilizados son los votantes de Ciudadanos, con un 7,6 mientras que los del PSOE se sitúan en el 8 y los del PP, en el 8,7.

Con estos datos, del todo provisionales, en pleno proceso de interiorización del fracaso de formar Gobierno, la movilización vuelve a ser la tarea más imperiosa para los partidos. De momento, el clima social nada tiene que ver con el existente en la primavera pasada, cuando los ciudadanos fueron convocados a las urnas el 28 de abril, para unas elecciones generales, y unas municipales, autonómicas y europeas, un mes después. Entonces, se produjo una fuerte movilización de la izquierda, con el acicate de impedir la formación de un Gobierno con la suma del PP, Ciudadanos y Vox, a la manera del acuerdo sellado en Andalucía. El objetivo era conseguir con el voto que el bloque de la derecha no sobrepasara a la izquierda. La participación llegó entonces al 75%, mientras que las previsiones actuales muestran un porcentaje que no alcanza el 63%, según este primer estudio.

Nada está determinado aún sobre el comportamiento electoral que se producirá el 10 de noviembre, una convocatoria que se hará oficial en la medianoche de mañana, cuando concluya el plazo de dos meses desde la investidura fallida de julio pasado sin que haya presidente del Gobierno.

Los resultados de la encuesta ponen de manifiesto la frustración que ha producido en la sociedad española la ausencia de acuerdo entre las fuerzas políticas y la necesidad de acudir de nuevo a las urnas. No obstante, dentro de este sentimiento generalizado de decepción, hay un grupo significativo de electores que contempla con “alivio” que no se haya constituido un Gobierno de izquierdas (el 23,1% de los votantes de Vox comparten esta opinión) y que ve en la cita del 10-N una segunda oportunidad.

El reto de la izquierda es conseguir que la frustración de sus electores no les lleve a la abstención.

HABRÁ REPETICIÓN ELECTORAL

España vive una de las mayores crisis institucionales y sobre todo una de las mayores crisis morales de su historía, ayer se confirmó lo que meses atrás nos temíamos, una clase política que no está ni de lejos a la altura de un pueblo que dicen representar, una clase política que con esta repetición electoral ha firmado la sentencia de divorcio con la ciudadanía, el principal protagonista de esta verguenza, obviamente es el presidente en funciones, Pedro Sanchez, su indecencia, su prepotencia y su nulo respeto a la ciudadanía, una ciudadanía que principalmente pidió un acuerdo con quien decían socio preferente Unidas Podemos, pero su soberbia, su falta de escrúpulos y su manifiesta incapacidad para llegar a un acuerdo decente nos ha llevado hasta aquí, en una España además amenazada por una nueva crisis económica, se va a formar sin duda la tormenta perfecta.

El pueblo español es un pueblo harto, muy castigado en estos últimos años, y lo peor que no existe una luz dentro de esta oscuridad, un pueblo condenado a la frustración, a la resignación mas triste y humillante, de saber de que la clase política va a seguir humillando al pueblo.

Lo que viene, estoy seguro, no va a ser nada bueno, lo que viene será una campaña electoral farragosa y llena de reproches, por supuesto la abstención va a ser espectacular, porque el pueblo español está harto de que la humillen, de que se rían de nosotros, de que nadie mire por nosotros, de que sólo atiendan a sus intereses y conservar sus privilegios.

Creo que España no se merece un gobierno que les mienta ni nos humille, ni una clase política que nos mienta ni nos humille, quisiera al menos albergar la esperanza de que esto va a marcar un antes y un después y que la ciudadanía despierte y que exija en masa que la clase política deje de burlarse de este pueblo que últimamente esta siendo muy castigado, ¡BASTA YA DE TANTA HUMILLACIÓN AL PUEBLO ESPAÑOL! ¡BASTA YA!, ¡QUEREMOS UNA CLASE POLÍTICA QUE ATIENDA AL BIEN COMUN, YO EXIJO QUE ESTO MUCHÍSIMO MAS PRONTO QUE TARDE SE HAGA REALIDAD.

De nuevo, está aquí la ÑBA, España, flamante campeona del Mundial de Baloncesto de China 2019

Diez años después, España se vuelve a coronar campeona del mundo de Baloncesto, sin duda para mi ha vuelto la ÑBA, España ha hecho un mundial enorme, como ellos, la final fue grandiosa, en una Argentina que hizo un gran Mundial, pero el poderío español ha podido con la garra de los argentinos, sin duda gran orgullo y ejemplo que no dan nuestros políticos, nuestros deportistas están representando con dignidad a nuestro país, esta gente es lo que nos hace sentirnos orgullosos de ser españoles.

¡ENHORABUENA, CAMPEONES! ¡SOIS GIGANTES EN TODO SENTIDO!, ¡ESTA ES LA ESPAÑA QUE SI NOS REPRESENTA! MUCHAS GRACIAS, SELECCIÓN ESPAÑOLA DE BALONCESTO.

El bloqueo político condena a estirar más los presupuestos de Montoro y resta 4.700 millones a las comunidades autónomas

FUENTE:

https://www.eldiario.es/economia/consecuencias-economicas-presupuestos-Montoro-desaceleracion_0_924607623.html

Marina Estévez Torreblanca / Antonio M. Vélez

La incapacidad del Gobierno en funciones y de sus “socios preferentes” de Unidas Podemos de alcanzar un acuerdo para permitir la investidura de Pedro Sánchez como presidente tiene consecuencias económicas y medioambientales. El actual bloqueo ejecutivo y legislativo durará, al menos, hasta septiembre, cuando se celebra otro pleno de investidura. Pero si el intento vuelve a fracasar, el país quedará abocado a elecciones en noviembre. Hasta febrero de 2020 (por lo menos) no habría un Ejecutivo funcionando a pleno rendimiento.

De momento se mantiene un gobierno en funciones que está limitado al “despacho ordinario” y maneja un presupuesto diseñado por el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para 2018, que ha sido prorrogado. Es decir, que es un Ejecutivo que, por ejemplo, no prevé aprobar este mes (cuando tocaría, según el calendario presupuestario) un techo de gasto que sirva de base a unos eventuales nuevos presupuestos.

Además, las comunidades autónomas, que entre otras competencias manejan las sanitarias y educativas, no podrán recibir todavía alrededor de 4.700 millones de euros en concepto de entregas a cuenta dentro del sistema de financiación autonómica, y que esperan antes de fin de año. Tampoco se podrán aprobar los nuevos impuestos a las transacciones financieras y servicios digitales ni la subida de IRPF a las rentas más altas, con un impacto estimado de más de 5.600 millones al año.

De momento, los presupuestos que elaboró el PP para 2018 encaran su segundo año en vigor y serán los más longevos de la historia en caso de que finalmente se vaya a elecciones. Montoro ha reconocido en declaraciones a Efe que ya había “una previsión de que el presupuesto podía durar y para eso se hizo así”.

Las cuentas de 2018, actualmente en uso, fueron elaboradas por el Gobierno del PP, bajo la tutela del entonces ministro de Hacienda, si bien fueron definitivamente aprobadas por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, que ganó la moción de censura a Mariano Rajoy durante el trámite parlamentario de los presupuestos.

Fue precisamente el posterior rechazo a los PGE para 2019 que habían pactado el PSOE y Unidas Podemos lo que abocó a convocar los últimos comicios. ERC y PdCAT, cuyos apoyos eran fundamentales, votaron en contra en ausencia del “gesto” que esperaban del Gobierno hacia el diálogo sobre la autodeterminación o los presos independentistas.

“Sorprende ahora cómo se hacen llamadas a la responsabilidad por parte de fuerzas que no quisieron apoyar los presupuestos”, comenta el que era portavoz en la materia de Unidas Podemos cuando se debatieron, Segundo González.

El economista recalca que las actuales cuentas “perpetúan una senda de precariedad pese al crecimiento económico”. En esos presupuestos, que Montoro vendió como “los más sociales de la historia”, el gasto social crecía la mitad que el PIB. “Son unos presupuestos que no valen para abordar los grandes retos de la modernización del proceso productivo, acabar con las desigualdades y mejorar el estado del bienestar”, afirma González.

Todos critican la ausencia de reformas

La ausencia de reformas en vísperas de que llegue a España una temida desaceleración económica como la que se prevé en 2020 (el FMI esperaun avance del PIB del 1,9%) es criticada a izquierda y a derecha: los sindicatos y Unidas Podemos alertan de que urge acabar con los aspectos más lesivos de la reforma laboral y aprobar políticas que promuevan un modelo productivo menos dependiente del turismo y la construcción.

La Comisión Europea recalca que en ausencia de Gobierno y de presupuestos para 2020 España seguiría sin acometer las reformas estructurales reclamadas por Bruselas para reducir el déficit, en la línea de lo prometido por el Plan de Estabilidad enviado por Nadia Calviño a finales de abril, en el que, entre otras cosas, preveía aumentar la recaudación fiscal en 20.000 millones hasta 2022.

Para ello se debería aprobar la creación de nuevas figuras impositivas que ya preveía el PP, como son el impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (1.200 millones) y el Impuesto sobre Transacciones Financieras (850 millones) o la subida del IRPF a las rentas de más de 130.000 euros. En total, un impacto de 5.654 millones de euros por ejercicio. Medidas que tampoco puede aprobar un gobierno en funciones.

“Llevamos ya algunos años, desde 2015, en esta situación con España, con varias elecciones”, explican fuentes comunitarias, “y la economía española se ha desacelerado suavemente, pero en la línea del resto de Estados miembros. Hasta el momento parece que el bloqueo no está teniendo impacto en la economía, pero puede tenerlo en el ritmo al que se lleven las reformas que están pendientes desde hace algún tiempo y no llegan”.

Según el servicio de estudios del BBVA, a nivel interno, la mayor incertidumbre sobre la política económica “parece estar teniendo un impacto limitado sobre la actividad”. Sin embargo, “se hacen necesarias reformas que ayuden a revertir la tendencia de desaceleración, a reducir el desempleo estructural y a aumentar el crecimiento potencial, claves para reducir la desigualdad”.

En este sentido, el Banco de España ha realizado numerosas comunicaciones avisando de las posibles consecuencias para la economía española de la falta de Gobierno y la repercusión negativa que supone que no se aprueben medidas fiscales o las reformas estructurales necesarias para abordar la ralentización a la que se ve abocado el crecimiento del PIB español en los próximos años.

Para el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, “seguimos con unas políticas de una etapa de época neoliberal” y que no atienden a pobrezas distintas como la del “trabajador pobre o la pobreza infantil”. Este sindicato explica que sin gobierno tampoco se desarrollarán actuaciones para acabar con la precariedad, la temporalidad o la parcialidad involuntaria, ni se regulará de forma digna la subcontratación. Tampoco se podrán dar avances en la “dignificación de salarios” ni en la “necesaria elevación del salario mínimo interprofesional a 1.000 euros al mes con catorce pagas en 2020”.

Mari Cruz Vicente, secretaria de Acción Sindical de CCOO destaca que con el actual panorama no solo no se va a poder revertir la reforma laboral de 2012, sino que tampoco se podrá reaccionar a los importantes cambios que se están produciendo en el mundo laboral: “Además del desempleo, deben abordarse la precariedad, la temporalidad y los retos de la nueva configuración del mercado de trabajo, con el avance de la digitalización o los procesos de externalización productiva”, recalca.

Retraso en el plan climático

En materia de energía, una de las principales consecuencias del bloqueo político es el posible retraso en la aprobación del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) y de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética derivada del mismo, que Pedro Sánchez ha fijado como prioridades en sus dos investiduras fallidas. Estos proyectos normativos deben fijar la estrategia de descarbonización de la economía española para la próxima década con el fin de cumplir los compromisos en materia de lucha contra el cambio climático.

El Gobierno remitió en febrero un borrador a la Comisión Europea que ha sido muy bien recibido por su nivel de ambición. Bruselas debería tener sobre la mesa las versiones definitivas en diciembre de este año para que entren en vigor en 2021. Otro frente pendiente es la aprobación de un nuevo Plan General de Residuos Radiactivos que sustituya al actual, que lleva caducado desde 2010 y cuyo borrador llegó a anunciarse para el pasado mes de junio, aunque la situación de interinidad del Ejecutivo lo ha impedido.

El plan debe incluir las medidas para atajar el multimillonario déficit del fondo que debe desmantelar las centrales nucleares y gestionar sus residuos, y adoptar una decisión sobre el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos cuya tramitación quedó en suspenso hace un año.

El trámite es largo: una vez en manos del Ejecutivo el borrador de Plan de Residuos, se iniciará el proceso de elaboración que establece la ley hasta que llegue a las Cortes, previo informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y oídas las Comunidades Autónomas en materia de ordenación del territorio y medio ambiente.

La investidura de Pedro Sánchez fracasa y se activa la cuenta atrás para nuevas elecciones

TITULAR ULTIMA HORA: http://www.elpais.com

FUENTE:

https://elpais.com/politica/2019/07/25/actualidad/1564046523_973826.html

El candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha fracasado en su segunda votación de investidura este jueves en el Congreso. El líder socialista se ha sometido a la confianza de los 346 diputados de la Cámara Baja y solo ha logrado el apoyo, como el pasado martes, del diputado del Partido Regionalista de Cantabria, José María Mazón (124 síes). Al no haber obtenido el respaldo de una mayoría de los diputados, se activa la cuenta atrás para la repetición electoral. Sánchez ha escuchado de viva voz 155 noes y 67 abstenciones. El plazo para que se disuelvan las Cortes y se convoquen elecciones expira el 23 de septiembre. Los grupos políticos disponen de ese lapso para intentar una nueva investidura.

MÁS INFORMACIÓN

La negociación, y las ofertas, se han planteado hasta el último minuto, incluso durante el debate. Pablo Iglesias ha hecho un intento reclamando las “competencias activas de Empleo” en lugar controlar el Ministerio de Trabajo por consejo, según ha asegurado desde la tribuna, de una persona “con autoridad moral” en el PSOE. “No lleve a los españoles a elecciones, negocie con nosotros”, ha instado a Sánchez. Cuando faltaban apenas tres horas para la votación, Podemos también ha intentado reactivar las conversaciones con otra propuesta, pero los socialistas la han rechazado a los pocos minutos.

La formación de Pablo Iglesias reclamaba in extremis una vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad, y los ministerio de Sanidad, Trabajo y Ciencia y Universidades. El PSOE se ha mantenido en su oferta del miércoles. Una vicepresidencia y tres ministerios: Sanidad, Vivienda, Igualdad. A pocos minutos de que comenzara el pleno, Unidas Podemos ha confirmado su abstención.

Pedro Sánchez ha comenzado su intervención lamentando que “persiste el bloqueo parlamentario” y la falta de acuerdo entre los partidos de izquierda. “Entre fuerzas de izquierdas la investidura debería de haber estado garantizada desde el primer momento”, ha contemplado. A continuación ha expuesto los motivos por los que, en su opinión, no se ha llegado a un acuerdo a pesar de “grandes coincidencias” entre ambas formaciones. “Nunca hubo problemas de programa que impidieran el acuerdo (…) el problema fueron los ministerios”, ha señalado Sánchez.

El presidente en funciones ha incidido en que su intención era formar un gobierno “de personas competentes y capaz de gobernar” y ha subrayado la inexperiencia de la formación de Iglesias, debido a su corta existencia y la falta de antecedentes, en la gestión pública estatal. Iglesias, especialmente serio, le escuchaba haciendo gestos de desaprobación. “Si tengo que formar un Gobierno a sabiendas de que no seré útil a mi país, no seré presidente ahora”, ha concluido.

Trabajo, cartera del desacuerdo

El punto central de la negociación estaba en la cartera de Trabajo, sin las competencias en Seguridad Social. Podemos ha añadido a los ministerios que pedía las atribuciones específicas que reclamaba y, sobre todo, la línea programática que habría detrás, que es otro de los asuntos centrales de la discusión entre ambas formaciones. “El Ministerio de Trabajo, con competencias para subir el salario mínimo interprofesional y derogar la reforma laboral del PP en diálogo con los agentes sociales”, señala el texto del grupo de Iglesias.

A primera hora de la mañana, cuando la negociación se daba por fracasada, volvió la guerra por el relato. Tanto el PSOE como Unidas Podemos han escenificado este jueves el abismo que ha existido entre ambas formaciones antes de la votación de la investidura del líder socialista. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, y el representante de Podemos en las conversaciones con los socialistas, Pablo Echenique, y otros dirigentes de ambos partidos han tratado de explicar en los medios los motivos de la ruptura y sobre todo de culpar al otro partido de la misma.

Los socialistas defienden que las peticiones del partido de Pablo Iglesias han hecho imposible la negociación, porque lo que reclamaban dejaría al PSOE prácticamente sin competencias. “Nos han pedido literalmente el Gobierno”, ha dicho la vicepresidenta en funciones en una entrevista en la cadena Ser. Unidas Podemos, por el contrario, sostiene que los socialistas solo les han ofrecido un “papel decorativo” y se han negado a darles competencias reales para cambiar cosas básicas como subir el salario mínimo, acabar con la temporalidad, escuelas gratuitas de 0-3 años o bajar la factura de la luz.

El Gobierno en funciones dio en la noche de este miércoles por “totalmente rotas” las negociaciones con Unidas Podemos, según fuentes del Ejecutivo, al considerar “inasumibles” las peticiones de la formación de Pablo Iglesias. Los socialistas entienden que acceder a las demandas de Podemos significaría “crear dos Gobiernos” dentro de uno y dejar en manos de la formación de Iglesias el grueso de las políticas sociales y económicas. Unidas Podemos no dio por rotas oficialmente las negociaciones e insisten en que este grupo “sigue apostando por un Gobierno de coalición”, pero su texto de respuesta viene a explicar por qué no han aceptado la última oferta y no abre espacio a otra.

Sanchez e Iglesias chocan y amenaza la investidura

Muchas tensiones en la negociación para tratar de forma un gobierno progresista en España, ayer se pusieron de manifiesto el primer día de la sesión de investidura. Ha sido un tenso debate entre los que deben de ponerse de acuerdo, Pedro Sanchez no paró de reprochar a Pablo Iglesias, así se ve muy lejano el acuerdo y la posibilidad de tener un gobierno progresista en España y alejar el fantasma de la repetición electoral, hasta el Jueves hay tiempo para acercar posturas.

Pedro Sanchez prometió cosas como reformar la Constitución para que no vuelva a suceder los bloqueos políticos, una reforma constitucional que se sacó de la manga dicho sea de paso, también prometió elevar al 5% del PIB el gasto educativo y subir el salario mínimo hasta el 60% del salario medio actual, también rogó sin disimulo la abstención de PP y Ciudadanos, que por otro lado mantuvo un debate muy bronco. Con Iglesias aunque se evidencia su tensión, estuvo menos bronco, Pablo Iglesias le espetó que su partido no estaba dispuesto a ser mera decoración en su Gobierno, hoy seguramente no saldrá investido (ULTIMA HORA: Pedro Sanchez no salió investido con sólo los votos a favor del PSOE y el partido de Revilla (PRC) y la abstención de Unidas Podemos, Compromís, Bildu y PNV, el voto en contra del resto de grupos parlamentarios)

El PP y Ciudadanos parecen estar convencidos del pacto, aunque para la izquierda en general no es ni mucho menos seguro, dado a las grandes discrepancias de Sanchez e Iglesias.

“Piénsese mucho si va a votar en contra con la ultraderecha”, lanzó Sánchez al líder de Podemos. “Sea prudente”, le respondió Iglesias. “El mundo no empieza y acaba con usted, señor Sanchez”.

Pedro Sanchez afirmó ser generoso con Unidas Podemos, pero Unidas Podemos interpreta el intento de humillar a los votantes de su partido y a su propio partido.

Luego, una de las intervenciones mas agrías y crispadas fue sin duda la de Albert Rivera, que se “lució” con sus prejuicios de siempre, visiblemente alterado en sus intervenciones, dijo entre otras insensateces que el presidente en funciones ha abandonado el constitucionalismo en Cataluña y afirmaba que “En la habitación del pánico, aquí al lado, están negociando los indultos a los golpistas”, luego lo que nos tiene acostumbrados el Sr.Rivera continuas referencia a ETA, Cataluña y Venezuela para por supuesto dejar mal a los partidos de izquierdas.

Otras de las intervenciones destacadas es la del líder de VOX, Santiago Abascal, con un mensaje lleno de odio e intolerancia, a la que Pedro Sanchez en la replica evitó contestar directamente y decirle a Casado y a Rivera si escucharon lo que dijo Abascal y les espeto “Pongan el cordón sanitario no al PSOE, sino al partido con el que han pactado, que representa una amenaza a la democracia”

Sánchez ignora la oferta de Iglesias y se enroca en el Gobierno de cooperación

Fuente: https://www.publico.es/politica/sanchez-ignora-oferta-iglesias-enroca-gobierno-cooperacion.html

MANUEL SÁNCHEZ@ManuSanchezG

Desde La Moncloa y desde el Gobierno se restó trascendencia a la oferta hecha por el líder de Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias, al entender que sigue sin moverse de sus posiciones insistiendo en un Gobierno de coalición. Ante esto, se repite desde el PSOE que la oferta del candidato socialista se mantiene también en los términos en los que se ha descrito lo que llaman un Gobierno de cooperación: pacto programático, pacto parlamentario y pacto para que miembros de este partido entren en las instituciones, pero nunca en el Consejo de Ministros.

El líder de la formación morada, en una carta abierta publicada en La Vanguardia, propuso ir a la investidura del próximo 22 de julio con un acuerdo en torno a un Gobierno de coalición y, en el caso de no saliera adelante, Unidas Podemos se comprometía a cambiar esta exigencia y a aceptar el Gobierno de cooperación.PUBLICIDADinRead invented by TeadsEl PSOE quiere conocer las leyes que  considera prioritarias Unidas Podemos en materia de Igualdad, vivienda o políticas sociales para fijar un calendario parlamentario

Para la vicepresidenta primera del Gobierno,Carmen Calvo, dicha propuesta de Iglesias sólo responde al tacticismo político,así que pide al secretario general de UP que se deje de “tácticas y estrategias” y que conteste a la oferta hecha por el candidatos socialista, “porque aún estamos a la espera”.

La número dos del Ejecutivo reprochó al líder de Unidas Podemos que siga empeñado en el debate en torno al Gobierno de coalición, en lugar de discutir sobre las políticas que ambos partidos quieren impulsar para la próxima legislatura.

Calvo indicó que quiere saber qué leyes considera prioritarias Unidas Podemos en materia de Igualdad, vivienda o políticas sociales, para fijar un calendario parlamentario y empezar a buscar puntos de acuerdo en estas y otras materias.

De la misma opinión fue el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, quien pidió a Iglesias que se pongan ya a trabajar en la senda marcada en la anterior legislatura, con propuestas concretas, que amplíen derechos y libertades para la ciudadanía.Los socialistas creen -aunque lo nieguen en público- que su estrategia se ha fortalecido y así lo demuestra la última encuesta del CIS que da al PSOE el 40% de los votos si se repiten las elecciones

Simancas indicó que el Grupo Socialista no va a ir a un “investidura experimental, sino definitiva” y añadió que los españoles “no pueden esperar ni a segundas vueltas ni a más aplazamientos”. En este sentido, instó a Iglesias a que acepte la oferta del candidato socialista, que calificó de “razonable”, y se pongan ya a trabajar conjuntamente.

Hasta la próxima semana

El PSOE se mantiene en su estrategia general emprendida en la primera ronda de negociación que -aunque lo niegan en público- creen que se ha visto fortalecida por la última encuesta del CIS que otorga a los socialistas casi el 40% de los votos si se repitieran las elecciones generales.

Tal vez, por ello, parece que no tienen prisa en las negociaciones, y hasta la próxima semana el candidato socialista no se reunirá con los líderes de los tres grandes partidos: Pablo Casado, Albert Ribera y Pablo Iglesias.

Optimismo en el PSOE

En contra de lo que pudiera parecer, reina cierto optimismo en las filas socialistas que, al menos de cara a la galería, insisten en que no quieren que se repitan las elecciones y que si esto ocurre será por la irresponsabilidad de las otras fuerzas políticas. Afirman oficialmente que la encuesta del CIS no les ha hecho cambiar de opinión.

Así, fuentes de Ferraz aseguran que “hay base para llegar a un acuerdo con Unidas Podemos para sacar adelante la investidura”, y recuerdan la buena colaboración que ha habido entre ambos partidos los últimos doce meses. Eso sí, no concretan nada más sobre en qué términos se va a fraguar el acuerdo.De cara a la galería, desde el PSOE se insiste en que no se busca una repetición de elecciones y que no cambian de opinión por la encuesta del CIS

En cuanto al Partido Popular y Ciudadanos,Sánchez volverá a reiterarles que “deben asumir su responsabilidad con los españoles facilitando la estabilidad”, aunque precisando que eso no conlleva ningún acuerdo con estos partidos.

Esto sí se lo podrá transmitir a Pablo Casado, pero no Albert Rivera, que ya anunciado que no acudirá a La Moncloa, lo que vuelve a poner en evidencia la mala relación personal que existe entre el líder de Ciudadanos y el candidato socialista, que hace impensable su abstención en la investidura.

En principio, por tanto, no parece que el PSOE vaya a mover ficha. Sin embargo, desde La Moncloa se lanzó al mediodía del miércoles un mensaje genérico, pero un tanto inquietante de cara a los próximos días: “Van a suceder cosas”.

PEDRO SANCHEZ LE PROPONE A PABLO IGLESIAS “UN GOBIERNO DE COOPERACIÓN”

Resultado de imagen de Gobierno de Cooperacion

Pedro Sanchez le ha propuesto a Pablo Iglesias una peculiar formula para negociar la investidura que permite al líder de Podemos quedar bien, a pesar de no conseguir la coalición de Gobierno que le exige.

El aspecto que daban, a diferencia de las reuniones con Rivera y Casado, es de sintonía y entendimiento, pero no han desvelado que va a pasar realmente. Pedro Sanchez se sacó de la manga, una original y “novedosa” forma de gobernar, y propone un Ejecutivo “de cooperación”, esto da a entender para seguir dialogando en el que desde ahora serán secretos y además denota una ambiguedad manifiesta para que el líder de Podemos quedé bien aunque no consiga los ministerios que reclama y tenga que conformarse con el premio de consolación de proponer perfiles independientes.

La realidad que todo queda por decidir y todo es posible todavía, al líder de Podemos no le disgusta la formula propuesta por Pedro Sanchez, es decir un “Gobierno de cooperación”, una formula poco entendible para la mayoría de los mortales.

Pablo Iglesias está convencido según afirma el, de que Pedro Sanchez quiere negociar con Podemos y que quiere un gobierno con ellos, para Podemos es importante esta coalición para seguir avanzando en la recuperación de los derechos sociales perdidos durante la crisis.

Por otro lado la portavoz Adriana Lastra sigue apelando a la abstención de PP y Ciudadanos para impedir depender de los independentistas.