El Gobierno impulsa la agenda social tras la crisis por la dimisión de Màxim Huerta

Fuente: http://www.eldiario.es/politicaGobierno-defiende-Maxim-Huerta-responsabilidades_0_782522081.html

El Gobierno ha acelerado la agenda social tras la crisis que ha tenido esta semana por la dimisión del ministro de Cultura Màxim Huerta por su fraude a Hacienda. Aunque no se ha producido ningún avance concreto, la portavoz, Isabel Celáa, ha aprovechado la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministras para anunciar algunas iniciativas que se van a ir poniendo en marcha.

Aunque no le ha citado expresamente, Celáa ha presumido de la “capacidad de resistencia y de reacción rápida” del presidente ante el caso de Huerta: “Aquí no se tardan meses en asumir responsabilidades, sino horas, y es una buena noticia para la ciudadanía, que ve cómo sus representantes políticos dan cuenta”. Pero Celáa ha dado la crisis por zanjada: “En doce horas el ministro José Guirao está al frente de su ministerio, que es lo relevante”. El Gobierno quiere pasar página e iniciar su agenda social.

Pedro Sánchez quiere recuperar la sanidad universal que lapidó el PP en 2012 y los departamentos ministeriales afectados empezarán a trabajar con las comunidades autónomas para poder revertir aquella decisión que limitaba el acceso a los servicios sanitarios a personas extranjeras y migrantes.

Puedo aventurar que una vez que tengamos el real decreto para sustituir el de 2012, no habrá ninguna comunidad autónoma que no lo cumpla. Ya había comunidades que no cumplían el decreto y que estaban muy incómodas con él. Me atrevo a pensar que será cumplido en todos sus términos”.

El Gobierno espera un trabajo de campo con las comunidades autónomas y los departamentos a los que afecta la decisión de seis semanas. A continuación, el real decreto que anulará el que dejó a las personas inmigrantes sin sanidad se aprobará en el Consejo de Ministras y en un plazo de 30 días tendrá que ser convalidado en el Congreso.

Celaá ha asegurado que esa es la primera medida de la “agenda social” que pretende llevar a cabo Pedro Sánchez. A continuación, ha anunciado que el Tesoro otorgará un préstamos de 7.500 millones de euros para poder hacer frente a las nóminas ordinarias de los pensionistas y a la paga extra del mes de junio.

A pocas horas de que el barco Aquarius llegue a Valencia, la portavoz del Gobierno ha dedicado buena parte de la rueda de prensa a la gestión que han hecho con esa crisis humanitaria y ha aprovechado para anunciar medidas relacionadas con la llegada de inmigrantes, como el estudio que hará el Ministerio del Interior para la retirada de las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla o la elaboración de un plan integral para el campo de Gibraltar: “Hay que trabajar con medidas de empleo, educativas y de cohesión social”.

Sobre la gestión del Aquarius, Celáa ha afirmado que “se ha hecho como aldabonazo y símbolo para que Europa tome cartas en el asunto: somos Europa”: “Hemos dado puerto seguro porque las personas estaban en peligro y llegarán mañana y una a una serán visadas por un servicio sanitario en el barco y se les tratará uno a uno para saber dónde se acomodan y proveer sus necesidades. Vienen niños y mujeres embarazadas. En tierra ofreceremos toda la asistencia que sea menester”.

“Hemos prestado auxilio a 629 personas que estaban zozobrando en el mar, pero nada es descartable”, en cuanto a la posibilidad de que haya refugiados entre los migrantes. “En relación al efecto llamada, todos los países saben cómo están los demás países: no hay efecto llamada hoy en día. Es una cuestión de democracia y de recursos económicos, y las personas nos arriesgamos y cruzamos el mar para poder vivir mejor”.

Apoyo cerrado al ministro imputado

El Gobierno da un apoyo cerrado al ministro de Agricultura, Alimentación y Pesca, Luis Planas, sobre el que pesa una imputación, aunque la Fiscalía pretende pedir su levantamiento. “El nivel de exigencia es altísimo, pero el ministro no tiene cuentas pendientes con la justicia, así que el gobierno tiene toda la confianza en el ministro Luis Planas: es una persona absolutamente de garantía, ha trabajado siempre en el servicio público y tenemos toda la plena confianza en él. No hay ninguna hipótesis al respecto [en alusión su hipotético cese si avanza la imputación]”.

“Nosotros seguimos pensando que el ministro no tiene cuentas pendientes con la justicia. El asunto se remonta a los años 90, cuando la finca fue cedida al Ayuntamiento de Almonte. En el procedimiento fueron citados varios funcionarios, además del entonces consejero, que dio todas las explicaciones. Y la Fiscalía ha asumido que Planas ni tenía conocimiento de los hechos. Así que conocemos que no se va a acusar a Planas, puesto que la Fiscalía dijo que no tenía conocimiento de los hechos”, ha insistido.

El acercamiento de presos, más adelante

En relación con los políticos catalanes presos, Celaá ha afirmado: “Es una cuestión de comunicación entre el Gobierno y el Poder Judicial y se actuará para el bien de todos”. No obstante, Celaá no ha confirmado si el Gobierno tiene intención de acercar o no los presos a Catalunya. Fuentes del Gobierno han aclarado después que la hipotética decisión se producirá una vez que el juez Pablo Llarena concluya la instrucción de la causa.

Celaá también ha confirmado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comenzará a reunirse con los presidentes autonómicos por orden de antigüedad de sus estatutos, arrancando con Euskadi. Le seguirá Catalunya, que fue el segundo estatuto autonómico en ser aprobado.

“Estas reuniones comenzarán antes de verano”, ha anunciado Celaá. “Se trata de intentar normalizar las relaciones entre comunidades y la vida política, evitar la tensión”. A partir de esos encuentros, el Gobierno pretende establecer las prioridades para la actuación con respecto a las cominidades.

Sobre la reapertura de las embajadas de Catalunya, Celáa le ha restado importancia y lo ha enmarcado en la normalidad de los centros que las autonomías tienen en el extranjero, pero ha avisado de que “el Gobierno tiene procedimientos para entrar a conocer qué se está haciendo en esos puntos del exterior”.

Lo que no ha querido anunciar la portavoz es cuándo comparecerá Sánchez ante la prensa, aunque fuentes del Gobierno han informado de que será entrevistado en TVE el próximo lunes.

Anuncios

Dimite Màxim Huerta

Resultado de imagen de Maxim Huerta

MADRID. En el día de ayer ha dimitido como Ministro de Cultura y Deporte el sr.D Màxim Huerta por las informaciones de su presunto fraude de Hacienda, Màxim Huerta ha sido el ministro mas breve de la historía de la Democracia en España, durando sólo 7 días en el cargo, en sus funciones será sustituido por el ex-director del Museo Reina Sofía de Madrid, el sr. D.José Guirao.

 

Màxim Huerta defraudó a Hacienda 218.322 euros a través de una sociedad limitada entre 2006 y 2008

Fuente: http://www.eldiario.es

El ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, utilizó una casa en la playa para rebajar irregularmente su factura fiscal durante tres ejercicios entre 2006 y 2008. Según publica este miércoles El Confidencial, el ministro llevó a los tribunales las reclamaciones de la Agencia Tributaria por dejar de pagar 218.322 euros a Hacienda con una sociedad que montó en el año 2006. La justicia no le dio la razón a Huerta en los dos recursos que presentó por lo que tuvo que pagar una multa de  365.928 euros.

Siendo copresentador de ‘El programa de Ana Rosa’, Huerta creó una sociedad mercantil para facturar sus trabajos en televisión. Con Almaximo Profesionales de la Imagen S.L., el ahora ministro del Gobierno de Pedro Sánchez declaró durante los años 2006, 2007 y 2008 como gastos de la “actividad artística” la compra y el mantenimiento de un apartamento en Alicante. Hacienda considera que Huerta recurrió a este mecanismo para recortar su base imponible y así pagar menos impuestos.

La inspección de Hacienda concluyó que durante esos tres años el ministro había facturado un total de 798.521 euros a través de su sociedad, de la que era único accionista y administrador hasta que la liquidó a finales de 2016.

En sus dos resoluciones del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) se destaca que el ministro fue multado por un fraude a Hacienda de 218.322 euros. Las resoluciones concluyen que Huerta utilizó Almaximo Profesionales de la Imagen para “eludir los tipos impositivos más progresivos y más elevados del IRPF”. Por ello, le impuso una multa total de 365.928 euros al considerar que no actuó “de buena fe”.

Huerta descarta dimitir

En un “compromiso de transparencia”, el ministro de Cultura y Deporte ha explicado

El ministro de Cultura y Deporte ha asegurado este miércoles que no piensa dimitir por las informaciones publicadas por El Confidencial. Huerta ha atribuido sus irregularidades con Hacienda, que ya ha subsanado, a un “cambio de criterio fiscal”: “No defraudé. Es un cambio de criterio fiscal en una regularización que afectó a muchos. Lo regularicé y seguí adelante”.

“Estoy trabajando y mi compromiso es con la cultura y el deporte. De hecho, tengo la agenda llena”, ha señalado el ministro en una entrevista en la Cadena SER. Huerta ha remarcado que su caso es “una cosa que está caducada y ya resuelta” y que asumió sus compromisos con Hacienda “como ciudadano”. “Ahora asumo mi compromiso de transparencia”, ha zanjado.

El PSOE ve “solucionado” el problema

Desde el PSOE han defendido que el ministro de Cultura y Deporte ya “solucionó” en su día sus compromisos pendientes con Hacienda. “Eran unas deducciones que él hizo y que no se podían hacer, pero que ya está solucionado”, ha asegurado la número dos de Pedro Sánchez y portavoz parlamentaria de los socialistas, Adriana Lastra.

En declaraciones a RNE, la portavoz ha comparado la etapa de Mariano Rajoy en la que había dinero “en paraísos fiscales” con la actual, en la que, según ha apuntado, el nuevo ministro hizo unas “deducciones” que no se podían hacer “y lo solucionó”: “Hace tiempo hablábamos de ministros que tenían su dinero en paraísos fiscales y ahora estamos hablando de una persona que dedujo algo que no podía deducir y que luego lo solucionó”.

El Gobierno ha contactad con el ministro de Cultura para recabar toda la información sobre las multas impuestas por el TSJM. Un portavoz del Gobierno ha informado a eldiario.es de que están esclareciendo la información internamente y es intención del Ejecutivo poder aclararla a lo largo del día de hoy.

PP y Podemos exigen su dimisión

Desde Podemos y el Partido Popular, Pablo Iglesias y Fernando Martínez-Maillo, ha pedido la dimisión del ministro de Cultura y Deporte por las sentencias del tribunal madrileño y la investigación de Hacienda.

“No vamos a alentar comportamientos que recuerdan a los del Partido Popular”, ha asegurado el secretario general de la formación morada. “Si queda acreditado que la sentencia habla de una voluntad de defraudar a la Hacienda Pública”, Iglesias ha pedido a Pedro Sánchez que si el ministro no presenta su dimisión “inmediata”, le destituya.

Martínez-Maillo, coordinador general del PP,  se ha preguntado “con qué autoridad este Gobierno va a exigir a los españoles que paguen sus impuestos” después del caso Huerta. “Son las 9 de la mañana y el ministro de Cultura y Deporte, condenado por defraudar a Hacienda, ni ha dado explicaciones ni ha dimitido”, ha escrito el popular en Twitter antes de que el ministro se explicase.

 

El Marianato (2011-2018): en todo final hay un principio

Fuente: Diario Cuarto Poder

  • Los números de los destrozos infligidos al pacto social y a la mayoría de la gente común por las políticas económicas del PP son incontestables
  • La ausencia de responsabilidades de Gobierno le va a permitir al PP retornar a la crispación y disputarle así las posiciones ideológicas más duras a Ciudadanos

Un comienzo inesperado, pero previsible

Corría el año 2004 y había elecciones generales en esa primavera, en concreto, el 14 de marzo. El por aquel entonces superministro y vicepresidente del Gobierno de José María Aznar, Mariano Rajoy, se las prometía muy felices tras haber sido designado su sucesor. El Partido Popular había ganado las dos anteriores citas electorales y, a pesar de la nefasta Guerra de Iraq y la catástrofe del Prestige, eran los tiempos del “España va bien” y los sondeos seguían siendo favorables. Sin embargo, algo iba a cambiarlo todo: los atentados del 11M. La mentira como reacción instintiva gubernamental y la indignación ciudadana acabaron por llevar a José Luis Rodríguez Zapatero a la Moncloa.

En aquellos duros momentos para los populares, en los que las expectativas se vieron, de pronto, frustradas y cuando se intensificaron las críticas internas y no se oteaba un horizonte claro, se pudo ver al político de raza que era Rajoy: un conservador de la escuela de Cánovas, ferviente creyente del turnismo y consciente de la importancia de la paciencia como virtud política. Lo decisivo era manejar los tiempos y los suyos eran geológicos.

Después de una legislatura y media del Gobierno socialista, caracterizado por un particular atrevimiento en el ámbito de los derechos civiles y las libertades públicas – Ley de Igualdad, Matrimonio Homosexual, Memoria histórica – y un equilibrismo pretendidamente virtuoso y dialogante en cuestiones económicas y vinculadas a la construcción del Estado de bienestar, Zapatero decidió suicidarse políticamente en dos actos ante una encrucijada europea marcada por la crisis económica y la subsiguiente crisis de deuda. El primero tuvo lugar el 10 de mayo de 2010, cuando las presiones de los mercados financieros y las recetas de la ortodoxia neoliberal le llevaron a anunciar un Plan de Choque – reducción del salario del funcionariado, congelación de las pensiones, recortes ingentes en el Estado social, etc. – para acelerar los Planes de Austeridad con el objetivo de ajustar el déficit fiscal. Además anunció las tres reformas estructurales planteadas y exigidas por la Troika: la del mercado de trabajo, la “revisión” del Pacto de Toledo y la reestructuración de las Cajas de Ahorro. El segundo acto, particularmente simbólico, se produjo el 29 de agosto del siguiente año con la reforma constitucional pactada con el PP, que modificó el artículo 135 para blindar los intereses de los acreedores, estableciendo el pago de la deuda pública como prioridad absoluta del Estado frente a cualquier otro gasto. Así daba comienzo el MarianatoRajoy ganó las elecciones generales a finales de ese mismo año, pero su tiempo ya había comenzado con anterioridad.

Un pulso moral y material a la sociedad española

Por fin había llegado al poder y comenzaba su reinado alejado de los delirios de grandeza global de Aznar, cumpliendo a rajatabla los compromisos europeos y el Diktat alemán y frente al 15-M y la movilización creciente de la sociedad civil. Con presteza y eficacia para los intereses de los financieros, los especuladores y los gobiernos neoliberales, y con indolencia con los de abajo dobló el pulso material a la sociedad española, que el PSOE ya había iniciado. Tanto es así que, a los diez días de ser investido, constituyó un nuevo gabinete que reforzó la continuidad de las políticas de ajuste y de reducción del déficit público. Durante el siguiente año su gobierno siguió implacable: una vuelta de tuerca a la contrarreforma laboral, nuevos recortes en educación y sanidad por valor de 10.000 millones de euros y una reestructuración bancaria que supondría una concentración del sector inaudita al mismo tiempo que un nuevo sacrificio para una población exhausta. Estas medidas de política-económica no hicieron sino profundizar la segunda recesión económica y convertir el Reino de España en un páramo laboral. Baste recordar un par de datos: una tasa de paro del 27,1% y un paro juvenil del 57,22%.

Más allá de la propaganda y los relatos autocomplacientes de estos días del propio Rajoy y de la órbita mediática de su partido, que insisten en un balance de gestión macroeconómico positivo con creación de empleo neta después de estos siete años en el poder, solo se puede comprender el significado político del Marianato como la instauración progresiva de una nueva normalidad tras la crisis económica, que ha consolidado los recortes del Estado del bienestar, la erosión de los contenidos sociales de la Constitución del 78 y una sociedad más desigual. Como ha demostrado recientemente Emilio de la Peña en CTXTlos números de los destrozos infligidos al pacto social y a la mayoría de la gente común por las políticas económicas del PP son incontestables y explican una parte del clima de la sociedad española – entre la apatía y la resignación o el abatimiento – durante este último período, particularmente, tras el infructuoso e inacabable 2016 y el bloqueo político permanente, del que Rajoy volvió a salir triunfante electoralmente ante las ingenuas perspectivas de un Unidos Podemos de nueva creación.

Otra parte de este clima tiene que ver con el pulso moral que Rajoy le echó a la sociedad española con el otro brazo prácticamente desde el comienzo de su reinado: la ‘ley Mordaza’ y su restricción de derechos civiles, el control de RTVE y la influencia creciente sobre otros medios de comunicación privados, la normalización de la corrupción en el partido y la extensión de estas prácticas a la institución o la politización de la justicia se volvieron elementos de nuestro paisaje. Parecía que España no podía ser mejor que el Partido Popular. Estábamos ante una suerte de maldición bíblica: la corrupción no pasaba factura al partido del Gobierno y la patrimonialización de las instituciones nos recordaban que éramos una anomalía en Europa. En realidad, no éramos tan diferentes a otros pueblos del Sur. No hubiera sido posible seguir el Diktat alemán y llevar a la práctica esa economía política de la desposesión de las mayorías, si no se hubiera generado ese clima de apatía, que dejaba herida la autoestima del pueblo e intacta la desconfianza hacia la política que puede transformar las cosas.

Además Rajoy y su gobierno tuvieron que hacer frente al Procés catalán, que siguió desde su comienzo congregando en las calles a millones de personas cada año durante cada 11-S desde su comienzo, organizando una sociedad civil independentista más densa y, al mismo tiempo, generando más tensión y división en el conjunto de Cataluña. Ante el movimiento democrático –construido en torno a la reivindicación del derecho de autodeterminación de Cataluña– más persistente y masivo que ha habido en Europa en las últimas décadas la respuesta del Partido Popular fue, de un lado, la judicialización del conflicto y, de otro, dejar pasar el tiempo, confiando en que el globo se deshinchase. Tras los acontecimientos del 1-O y la proclamación de una hipotética República catalana, se decidió por la inédita aplicación del artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía catalana. Toda la crispación que el PP había desatado contra el PSOE y la reforma del Estatut desde la oposición, se convertía ahora en un estado emocional defensivo de una buena parte de la sociedad española, que servía al constitucionalismo español de esa particular coartada denominada “sentido de estado” para penalizar el debate político en torno a la organización territorial del país y a una idea diferente de España.

La sentencia de la Gürtel y la infidelidad a uno mismo

La sentencia del caso Gürtel, destapado mediáticamente por el País ya en 2010 y que había incluso llevado a Rajoy a los juzgados, supuso un punto de inflexión en la legislatura, incluso para Albert Rivera, el socio más fiel del Gobierno, y abrió una ventana de oportunidad para el PSOE, que presentó una moción de censura y reunió con la inestimable colaboración activa de Unidos Podemos y, en particular, de Pablo Iglesias, apoyos parlamentarios diversos para echar al Partido Popular. La audacia de Sánchez, la astucia de Iglesias –en especial, con la presión al PNV bajo amenaza de una moción instrumental con Ciudadanos para convocar elecciones – y la soledad parlamentaria de Rajoy junto a su elección contra natura de acelerar los tiempos de la moción en un clima mediático de excepción acabaron con el primero de camino a la Moncloa y con el aún presidente en un infinita sobremesa de ocho horas.

Tras vivir, desde el Gobierno, la sucesión de la Corona española, ahora le toca a Rajoy afrontar su sucesión desde la oposición al recién conformado y celebrado Ejecutivo de Sánchez. De momento, su anuncio de renuncia a la Presidencia del partido y su paso a un lado marcan un nuevo tiempo en el PP, alejado de designaciones directas y mimetizado al espíritu de la época, que obliga a los partidos a una apariencia democrática. Es innegable que su paso a la oposición le complica objetivamente las cosas a los populares, pero hay varios elementos que juegan a su favor frente a los agoreros del derrumbamiento. Primero, el Partido Popular tiene un electorado muy fiel, cuenta con una organización fuertemente implementada en el territorio y una vasta red de poder local, aparte de las Comunidades Autónomas claves que aún controla (Madrid, Galicia, Castilla y León, Murcia). Segundo, la renovación en el liderazgo del partido puede suponer un punto de inflexión para dejar atrás la época de la corrupción. Y, por último, su ausencia de responsabilidades de Gobierno le va a permitir retornar a la crispación y disputarle así las posiciones ideológicas más duras a Ciudadanos, por ejemplo, en relación a la cuestión catalana.

El Marianato ha terminado y ello abre una nueva etapa tanto en la política española como en la derecha. Es pronto para saber qué le deparará ésta a unos y a otros, pero, de momento, el fin de Rajoy nos recuerda la importancia de la fidelidad a uno mismo y la importancia, pero también los límites, de las ilusiones de la política.

Todos los ministros del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez

Ministros Pedro Sánchez

Fuente: https://www.elplural.com/politica/2018/06/06/ministros-gobierno-pedro-sanchez

Este miércoles, Pedro Sánchez ha comunicado al Rey la composición completa de su Gobierno y los ha anunciado en una rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa. El nuevo Ejecutivo socialista nace ya con los calificativos de feminista y europeísta, con un perfil técnico en Economía, con guiños a Andalucía, Cataluña, los mercados y Bruselas.
1Pedro Sánchez, presidente del Gobierno
2Carmen Calvo, vicepresidenta y ministra de Igualdad
3Josep Borrell, ministro de Exteriores, Unión Europea y Cooperación
4Margarita Robles, ministra de Defensa
5Dolores Delgado, ministra de Justicia
6Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior
7María Jesús Montero, ministra de Hacienda
8Nadia Calviño, ministra de Economía y Empresa
9Reyes Maroto, ministerio de Industria, Comercio y Turismo
10Teresa Rivera, ministra de Transición Ecológica
11Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades
12Magdalena Valero, ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social
13Isabel Celaá, ministra de Educación, Formación Profesional y ministra Portavoz
14José Luis Ábalos, ministro de Fomento
15Carmen Montón, ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar
16Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y Función Pública
17Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación
18Maxim Huerta, ministro de Cultura y Deporte

Pedro Sánchez sacrifica a parte de sus fieles para dar entrada en el Gobierno a expertos con perfil técnico

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Pedro-Sanchez-Consejo-Ministros-expertos_0_779023148.html

“Voy a contar con todos vosotros”. Es lo que dijo Pedro Sánchez a su grupo parlamentario entre abrazos y aplausos tras ganar la moción de censura. Con los primeros nombres confirmados sobre la mesa, el Consejo de Ministros se diferencia bastante del equipo que el líder socialista nombró para dirigir el partido tras su victoria en las primarias de hace un año.

En aquel momento de máxima confrontación interna, Sánchez optó por rodearse de quienes habían estado a su lado en las horas más difíciles. La integración brilló por su ausencia más allá del gesto de incluir a su rival Patxi López en la dirección y de nombrar a Guillermo Fernández Vara presidente del Consejo de Política Federal del PSOE, pese a su apoyo a Susana Díaz.

En esta ocasión, se está buscando un equilibrio que pretende la mayor efectividad: hay personas del círculo más cercano al presidente pero también se está rodeando de expertos con los que pretende ofrecer la imagen de un equipo con capacidad de gobernar. El Gobierno “tiene muy buena pinta”, aseguran dirigentes del PSOE conforme se han ido conociendo los primeros nombramientos. De forma generalizada, el PSOE está celebrando los “fichajes”.

Otra novedad con respecto a otras ocasiones es la ausencia de un criterio territorial como guía de los nombramientos. Por ejemplo, la oferta declinada por Fernández Vara no se ha suplido con la designación de otro ministro extremeño.

Lo que sí ha tenido Sánchez es un gesto con Andalucía al nombrar ministra de Hacienda a la hasta ahora consejera del ramo María Jesús Montero. Fuentes de los socialistas andaluces así se lo toman, aunque la nueva titular de Hacienda tiene por delante una de las reivindicaciones de Díaz: un nuevo sistema de financiación autonómica. “Es un ministerio marrón. ¿Qué pasa si no hay presupuestos o si no hay sistema de financiación autonómica? A ver cómo se queja Susana de su consejera”, dice un alto cargo de un gobierno socialista.

En la búsqueda de un titular de Economía, Sánchez tampoco se ha centrado en su círculo más próximo. La cartera ha recaído finalmente en Nadia Calviño, que ocupaba la dirección general de Presupuestos en Bruselas. Estaba en las quinielas, pero no en el círculo íntimo de Sánchez. Hasta ahora. El nombramiento ha sido bien acogido entre los economistas próximos al PSOE y ha sido aplaudido públicamente por la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín.

 

Ana Botín

@AnaBotin
En un momento clave para la Unión Europea, tener a @NadiaCalvino como nuestra nueva ministra de Economía es una garantía de que España seguirá aumentando su peso en las instituciones europeas. Enhorabuena Nadia.

16:37 – 5 jun. 2018
1.846
1.186 personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads
Teresa Ribera es otra persona alejada de los entresijos internos del PSOE. Estuvo al lado de Sánchez en su ‘gobierno en la sombra’ para la elaboración del programa electoral, pero sin formar parte de su círculo íntimo. El encargo de asumir la transición ecológica, que engloba Medio Ambiente, Energía y Cambio Climático, conjuga con su trayectoria: fue secretaria de Estado de Cambio Climático y actualmente dirige del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI).

Sánchez ha optado por una imagen potente para Sanidad al colocar al frente del Ministerio a Carmen Montón, la consellera valenciana que ha revertido la privatización del hospital de Alzira, que se había convertido en un símbolo de la política privatizadora del PP. La relación con Montón se enfrió tras el primer mandato de Sánchez en el PSOE y la entonces consellera no se mojó en las primarias. Se quedó en tierra de nadie –su relación con Ximo Puig dista de ser buena– y ahora da el salto a Madrid.

Josep Borrell sí fue uno de los baluartes de Sánchez en su enfrentamiento con los barones, pero quedó fuera de los órganos de dirección. El presidente le ha confiado la cartera de Exteriores al exministro, con una dilatada trayectoria política e internacional (fue presidente del Parlamento Europeo). Para Sánchez es importante contrarrestar el discurso de los independentistas en Europa y ve en Borrell a la persona perfecta para hacerlo.

Como contrapeso a ese nombramiento que no ha sentado bien a los independentistas, Sánchez ha hecho un guiño a la plurinacionalidad del PSC con la designación de Meritxell Batet como ministra de Administraciones Territoriales. Aunque fue su número dos en las generales de 2015 y una de las dirigentes de su confianza en esa etapa, se distanciaron. Ahora ni siquiera forma parte de la Ejecutiva del PSOE.

No obstante, Sánchez también ha tirado del perfil más político de algunos de los dirigentes a los que más se ha aproximado en los últimos meses. La que más experiencia de gestión tiene, Carmen Calvo, será su vicepresidenta y le pondrá al mando de las relaciones con las Cortes, además de ser la encargada de Igualdad. La exministra de Cultura adquirió un papel más relevante del de mera secretaria de Igualdad del PSOE durante las negociaciones sobre el 155 con el Gobierno de Mariano Rajoy. Fue la encargada de pilotarlas y actuó de facto como portavoz de la dirección.

El hombre fuerte en Ferraz también se lleva una cartera. José Luis Ábalos será ministro de Fomento y compatibilizará el cargo con la secretaría de Organización. Según Ábalos, sus labores en el partido no estarán desatendidas porque confía en su “amplio” equipo. A la vicesecretaria general, Adriana Lastra, la deja al frente de la portavocía en el Congreso, que será un puesto relevante para un Gobierno que solo tiene amarrados 84 diputados.

Colaboradores desde 2014 se quedan fuera
¿Por qué Sánchez no se ha rodeado de su núcleo duro del PSOE? “Ha buscado pesos pesados políticos y con experiencia. Si todo el núcleo duro se va, ¿quién se hace cargo del partido?”, opina un miembro de la Ejecutiva.

Sánchez prescindirá en Moncloa de dos de sus principales colaboradores hasta la fecha: su directora de comunicación, Maritcha Ruiz Mateos, y su, hasta ahora, jefe de gabinete, Juanma Serrano. La decisión de dejarlos atrás ha causado sorpresa entre quienes han seguido los pasos del secretario general socialista desde 2014. Otro de los que queda fuera de Moncloa es Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que durante los años de tensión entre Sánchez y Díaz fue de los pocos dirigentes andaluces que estuvieron en el sanchismo.

Margarita Robles ha sido otra de las personas que más han apoyado a Sánchez durante su travesía del desierto y su enfrentamiento con Susana Díaz. A ella le encargó la portavocía del PSOE en el Congreso, un puesto al que Sánchez no podía acceder, tras haber presentado su dimisión como paso previo a su resurrección ante la líder del PSOE andaluz. El destino final reservado para la exjueza ha sido uno de los nombramientos para los que el presidente se ha tomado más tiempo. Finalmente, ni vicepresidenta, ni ministra de Justicia.

El PP y su maquinaria se defiende atacando

Lo tienen claro, el PP y toda su maquinaria mediática, y las élites, un mecanismo normal en cualquier democracia que se precie contra un gobierno que presuntamente ha robado, la moción de censura es algo más que legítimo, digo más, tenia que haberse producido antes, pero bueno, como unos quieren echar un presunto gobierno corrupto, los mercados se revolucionan, se dispara la prima de riesgo y se desploman las bolsas, porque el dinero no soporta la democracia, parece ser.

La caverna mediática, el PP y muchos digamos seguidores han sacado su maquinaria, han repetido como loros “O ellos o el caos”, luego además hay que destacar el cinismo y la indecencia de la Sra de Cospedal, tratando literalmente como gilipollas a los españoles, y luego el Presidente de RTVE, que está en los papeles de Barcenas, sacando a Venezuela y Irán, está claro que se defienden atacando.

El PP puede tener su fin, pero estos morirán matando,

Rajoy y Sánchez pactan “una respuesta proporcional” ante el discurso “frentista y xenófobo” de Torra

Fuente:https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/05/15/directo_sanchez_reune_con_rajoy_ante_posibilidad_reeditar_otro_155_cataluna_82841_1012.html

 

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha reunido este martes por la mañana con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para analizar cómo debe “enfocar” el Estado la investidura de Quim Torra como presidente de la Generalitat, después de que éste haya prometido someterse a las órdenes del fugado Carles Puigdemont y caminar hacia la constitución de una república independiente, informó Europa Press.

En paralelo a esa reunión, Quim Torra y Carles Puigdemont se han visto este martes en Berlín y han ofrecido juntos una rueda de prensa. Los dos han instado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a que fije “día y hora” para iniciar un diálogo sin condiciones previas, y a que “cese” el artículo 155 y el “control de las finanzas catalanas”. “No vamos a cesar en nuestros esfuerzos de investir a Puigdemont como presidente de la Generalitat”, ha indicado Torra.