Pedro Sanchez, primer presidente investido de un Gobierno de coalición de la historia de España

MADRID.  Después de muchos tiras y aflojas, después de mucho sufrimiento, ha nacido el primer gobierno de coalición de la historía de España, con un margen muy ajustado además 167 sies, 165 noes y 18 abstenciones, un nuevo gobierno que nace con la premisa de cambiar este país, pero no nos vamos a engañar, esto no va a ser nada fácil, por un lado la feroz oposición que ejercerán las tres derechas (PP, Ciudadanos y VOX) que tratarán por todos los medios de poner palos sobre las ruedas, que harán lo que estén en su mano para este gobierno dure lo menos posible, que bajo su arma de la mentira y la crispación intentarán tumbar a este nuevo gobierno, también están los independentistas catalanes y habrá que ver hasta que punto pueden llegar a acuerdos que puedan al menos suavizar el conflicto catalán, se antoja difícil que se divise la deseada solución a este por otro lado absurdo conflicto.

Muchos españoles tenemos esperanza en este gobierno progresista de coalición cambie el rumbo de este país y lo lleve al bien de las mayorías sociales, a dar esperanza a tanta gente destrozada por los rigores de la pasada crisis económica, a que en este país haya la justicia social que tanto anhelamos, que se gobierne para el pueblo español

Ojalá y deseo de todo corazón muchos éxitos, y sobre todo podamos vencer el catastrofismo de las tres derechas, y la realidad del pueblo español sea de una vida mejor. Esa España mejor, tiene que llegar, Pedro, Pablo, hagan lo posible para ello, confío en ustedes, no me fallen, no nos fallen.

Gobierno legítimo

FUENTE: https://elpais.com/elpais/2020/01/07/opinion/1578421273_191989.html

7 ENE 2020 – 20:33 CET

investidura pedro sanchez
Pedro Sánchez posa junto a Pablo Iglesias tras el debate de investidura. ULY MARTIN EL PAÍS

El Congreso invistió este martes a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de España. Sánchez revalida así su mandato al frente del Ejecutivo, al que llegó tras prosperar una moción de censura contra Mariano Rajoy, a raíz de que el Partido Popular fuera condenado por corrupción. Las mismas fuerzas que entonces le acusaron de acceder ilegítimamente al poder vuelven a hacerlo ahora que ha ganado las elecciones y ha conformado una mayoría, presentando posiciones políticas de parte como si fueran imperativos constitucionales y relativizando la gravedad de las acusaciones que vierten. Declarar ilegítimo a un Gobierno formado a partir del voto de los ciudadanos y a través del procedimiento previsto por la Constitución es, en sentido contrario, declarar legítima cualquier forma de oposición, incluyendo la coacción a los diputados de la mayoría.

EDITORIALES ANTERIORES

Horizonte posible

Última ocasión

Los cuatro años de parálisis padecidos por el país han demostrado que existe una situación más estéril que la de los Gobiernos en minoría, y es la de los Gobiernos en funciones. La obtusa resistencia de los grupos parlamentarios a cumplir con sus deberes más inexcusables, como formar un Gobierno a partir de un Parlamento elegido o articular mayorías para aprobar leyes, ha instalado el sistema constitucional en el peligroso territorio de la excepcionalidad. Los Presupuestos están prorrogados, el mandato de órganos esenciales para el funcionamiento del Estado ha expirado y el decreto ley se ha convertido en un instrumento ordinario de Gobierno. La investidura de Sánchez ofrece una tímida oportunidad para emprender el regreso a la normalidad, alejando al país del abismo político e institucional al que no puede seguir asomado por más tiempo. Para no dilapidarla, es necesario que la oposición asuma que su tarea no consiste en propalar juicios de intenciones para rasgarse farisaicamente las vestiduras a la espera de réditos electorales obtenidos a cualquier precio, sino en controlar las acciones del Gobierno y en ofrecer alternativas.

El nuevo Ejecutivo que Pedro Sánchez presidirá y en el que Unidas Podemos dispondrá de una vicepresidencia y de cuatro ministerios nace políticamente débil, lo que lo obligará a una acción institucionalmente irreprochable para no quedar a merced de algunas de las fuerzas que se han puesto de su lado, ni tampoco de los excesos de una oposición que se dice dispuesta a borrar la frontera entre el debate en el Parlamento y la vociferación desde las calles. Nada exige rendirse a los augurios pesimistas acerca del desarrollo de esta legislatura, como tampoco dejarse seducir por optimismos infundados. Lo importante es que a partir de este momento el futuro depende exclusivamente de las decisiones que adopten los partidos, porque no existe ninguna maldición metafísica por la que España esté condenada a dividirse en dos bandos y a destruir cíclicamente lo construido entre todos. En la hora actual, la responsabilidad de los representantes de los ciudadanos no se refiere al éxito o al fracaso de un Gobierno, puesto que, en democracia, siempre puede dejar paso a otro distinto, sino a los de un país y sus instituciones democráticas para resolver los graves problemas aplazados.

No existe ninguna maldición metafísica por la que España esté condenada a dividirse en dos bandos

La crisis económica de 2008 dejó huellas dramáticas en la vida de muchos ciudadanos, coincidiendo con las dificultades económicas del Estado para mantener los niveles de solidaridad. De acuerdo con el programa que ha obtenido la confianza del Parlamento, el Gobierno de Sánchez prestará atención preferente a esos ciudadanos a los que la recesión privó de sus hogares, de sus empleos, de la posibilidad de ofrecer una vida digna a sus hijos y, más aún, de la certeza de que, para la Constitución de 1978, la condición de ciudadano y de compatriota significa más que agitar banderas y reverenciar mitos históricos. Precisamente porque acierta al establecer la corrección de la desigualdad como prioridad, es importante que el nuevo Gobierno tome en consideración el impacto presupuestario de las medidas que adopte, así como los instrumentos para financiarlas, evitando una desproporción incontrolable entre gastos e ingresos. Una reforma fiscal que haga viables los objetivos sociales fijados respetando los compromisos europeos adquiridos exige más que subir selectivamente dos impuestos. De la misma forma que el resto de las reformas económicas recogidas en el pacto entre el Partido Socialista y Unidas Podemos, desde las referidas a la transición ecológica hasta las que conciernen al futuro de las pensiones, el salario mínimo o la reforma laboral, podrían quedar comprometidas si se anteponen los efectos propagandísticos a la solvencia técnica.

La abstención de Esquerra Republicana ha sido decisiva para que la investidura de Pedro Sánchez pudiese prosperar, bajo el compromiso de abordar la crisis territorial en Cataluña dentro de la Constitución. Pese a todo, los portavoces de ERC no renunciaron a compatibilizar en el debate elementos de distensión con signos de desprecio hacia el acto en el que estaban participando. Esta doble cara dice menos de la fuerza de ERC en el Congreso que de su debilidad en Cataluña, y no porque sea todavía incierto el desenlace de la lucha electoral por la hegemonía dentro del campo independentista, en la que parece llevar la delantera. Los líderes republicanos que han apoyado pactar con el Partido Socialista lo han hecho porque saben que tarde o temprano el independentismo tendrá que responder ante sus electores de haber emprendido un camino que, como el de la unilateralidad y las vías de hecho, está condenado al fracaso, y que solo ofrece avanzar en círculos para disimular la inmovilidad. La transparencia en las negociaciones es, en cualquier caso, inexcusable, como también el respeto a las instituciones, comenzando por la figura del jefe del Estado.

Las dificultades para ejercer el poder por parte de un Gobierno en minoría como el que presidirá Pedro Sánchez no le exime de ejercer la autoridad, evitando adoptar a solas decisiones que requieran el concurso de la oposición y haciéndole pagar el coste político por faltar a los más elementales deberes de Estado, si llegara el caso. Lejos de debilitar a Pedro Sánchez y a su nuevo Gobierno, esa contención institucional podría traducirse en la fuerza política que la aritmética parlamentaria les ha negado.

EDITORIAL DE EL PAIS

RECTA FINAL DE LA NEGOCIACIÓN DE LA INVESTIDURA PSOE-ERC

PSOE y ERC ultiman el asunto central para la negociación de la investidura de Pedro Sanchez, el instrumento para encauzar el conflicto catalán, según fuentes de ambos partidos. Cerrar esa formula – mesa de partidos o de Gobiernos sin vetos – permitiría tener vía libre para dicha investidura de Pedro Sanchez.

La reunión del día de ayer, fue la tercera oficial, ha sido celebrado en las afueras de Barcelona, ha sido bastante satisfactorio y se han dado pasos importantes para evitar las terceras elecciones, si fructifican del todo, el PSOE y Unidas Podemos contarían con el apoyo de Mas País, PNV, PRC, Coalición Canaria, Nueva Canarias y Teruel Existe, y la necesaria abstención de ERC.

Junts per Catalunya también ha mostrado una actitud mucho menos beligerante, allana el esperado acuerdo, estos se han comprometido a retirar la moción sobre autodeterminación del Parlament de Cataluña.

LAS BASES DE ERC APUESTAN POR EL BLOQUEO SI NO HAY MESA DE NEGOCIACIÓN

Las bases de ERC bloquearán el gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos si no hay una mesa de negociación, el 94,6% de la militancia apoyó el bloqueo si no hay mesa de negociación, esto significa que no están todas las puertas cerradas, y ahora habrá que ver los pasos del PSOE sobre todo, esperemos que haya acuerdo por el bien de Cataluña y el resto de España.

Sánchez e Iglesias se instalan en un diálogo de sordos

FUENTE:

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2019/07/16/sanchez_iglesias_instalan_dialogo_sordos_97045_1012.html


EL DEBATE DE INVESTIDURA

Fernando Varelafvarela@infolibre.es@fervabi

El presidente en funciones asegura que ya sólo espera que el líder de UP responda “a la pregunta de si va a votar que no la próxima semana, junto con la ultraderecha, a la investidura de un candidato socialista”Unidas Podemos mantiene la puerta abierta para que el PSOE se siente a negociar su entrada en un gobierno de coalición ahora o en septiembre

BLOQUEO VERGONZOSO PARA ESPAÑA

La amenaza de elecciones anticipadas asoma por el horizonte. Quedan dos semanas para iniciar la sesión de investidura, Pedro Sanchez y Pablo Iglesias no sólo no llegan a un acuerdo, sus posturas están mas enrocadas que nunca. Ya van cinco reuniones entre Pedro Sanchez y Pablo Iglesias, como he dicho antes no ha habido ni un avance, al contrario sus posturas están ahora mas alejadas y para colmo intercambio de acusaciones y reproches.

Según informaciones el principal obstáculo que es que Pablo Iglesias insiste en entrar en el gobierno y Pedro Sanchez se niega rotundamente, pero se sospecha que Pedro Sanchez le encantaría realmente ponerse de acuerdo con la derecha, según fuentes independientes desea un gobierno con Ciudadanos o bien provocar intencionalmente la repetición electoral porque según el, eso le beneficiará y perjudicará aún mas a Podemos, su intención es humillar a Podemos y por supuesto humillar a los españoles.

Pero el bloqueo no sólo pasa en el gobierno del Estado, también hay bloqueo entre las derechas para investir a un presidente autónomico en Madrid y la Región de Murcia.

Vergonzoso bloqueo, Pedro Sanchez sus votantes y sus bases no les importa nada, le importa su propio ego y conseguir votos, tal vez Pablo Iglesias también debería ceder algo mas, seguramente si, pero lo claro que esto es una humillación mas al pueblo español, otra mas.

Pedro Sánchez irá a la investidura en julio aunque no consiga cerrar el apoyo de Unidas Podemos

Fuente:

https://www.eldiario.es/politica/PSOE-Sanchez-investidura-Unidas-Podemos_0_913409415.html

tono contra Sánchez tras reunirse con los sindicatos y recabar su apoyo

Irene Castro / Aitor Riveiro

47 comentarios24/06/2019 – 21:41h

El PSOE se reúne para analizar la situación de la investidura de Sánchez
Pedro Sánchez en un acto oficial. EFE

El PSOE admite que Pedro Sánchez puede someterse a una investidura sin tener cerrados los apoyos de Unidas Podemos para poner en marcha el reloj de los dos meses de límite para formar Gobierno. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, admitió que el candidato socialista tiene “el encargo del rey” para someterse a la confianza del Congreso así como del “resultado expresado en las urnas” y que, por tanto, “comparecerá” en una primera sesión de investidura “pronto”.

Los socialistas ya habían amagado con arriesgarse a una investidura fallida presentándose Sánchez sin todos los apoyos que necesita para sacar adelante su nombramiento con mayoría simple (más síes que noes). La pretensión era entonces llegar al Congreso con 173 votos afirmativos (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Compromís y PRC) y que el resto de partidos -en este caso ERC y/o Bildu- facilitaran la investidura con su abstención. 

Preguntado directamente por si Sánchez se someterá a la investidura en el mes de julio tenga o no los apoyos cerrados, Ábalos ha reconocido que “comparecerá”. “Tiene el encargo del rey y tiene un resultado electoral expresado en las urnas que también obliga a presentarse, no a hacer una huida de esa responsabilidad y, por tanto, comparecerá y si no ha comparecido antes, es porque estamos precisamente buscando esos apoyos”, ha afirmado el dirigente socialista.

La primera fecha de investidura la fija la presidencia del Congreso, en este caso Meritxell Batet, sin un plazo predeterminado. Una vez que se celebra la primera votación, si el candidato propuesto por el jefe del Estado no logra la mayoría absoluta, se somete a una nueva votación 48 horas después en la que sale investido si consigue mayoría simple. De fracasar, la fecha de la primera votación es clave: a partir de entonces empieza a correr el plazo de dos meses para que un aspirante logre la confianza del Congreso en sucesivos intentos. Si nadie lo consigue, pasado ese tiempo, se disuelven automáticamente las Cortes y se celebran generales de nuevo 47 días después. 

Ábalos ha insistido en que su objetivo es trabajar por encontrar los apoyos necesarios con Unidas Podemos como “socio programático preferente”. No obstante, las conversaciones con Pablo Iglesias han encallado tras la reunión que mantuvieron el pasado lunes y que fue infructuosa. El PSOE insiste en que está esperando una respuesta del grupo confederal a su propuesta de un Gobierno de cooperación que suponga su entrada en segundos niveles de la Administración. 

El bloqueo de las negociaciones también ha llevado a Moncloa a plantearse que la sesión de investidura sea la segunda quincena de julio y no la primera, como inicialmente tenía previsto. En principio, todo dependerá de cómo prosperen las conversaciones en las próximas fechas. No obstante, el presidente en funciones tiene a partir del miércoles agenda internacional: acudirá al G20 en Japón y el domingo participará en la sesión extraordinaria del Consejo Europeo. 

En Unidas Podemos, por su parte, han elevado el tono contra Pedro Sánchez y lo que creen que es su nueva estrategia: negociar en los medios lo que no consigue negociar en privado. Este lunes, Pablo Iglesias se reunía con CCOO y UGT y asumía sus reivindicaciones en materia laboral, fiscal y de pensiones. Y recibía el apoyo de los principales sindicatos de clase a “la participación de Unidas Podemos en un Gobierno estable y fuerte”. “Para UGT, el papel de Unidas Podemos es crucial”, zanjaba el líder del sindicato más próximo al PSOE, Pepe Álvarez.

Iglesias reclamaba tras la reunión a Pedro Sánchez que no convierta la negociación “en un ping-pong” que se dispute en los medios y le conminaba a sentarse ya a negociar un programa para, luego, establecer la composición del Gobierno. El secretario general de Podemos planteó tras la cita con los sindicatos afrontar ya la derogación de las reformas del mercado laboral y de las pensiones que llevó a cabo el PP y acometer una fiscal. 

“El PSOE cada día dice cosas diferentes”, reprochaba Iglesias a los socialistas. El líder de Unidas Podemos recordaba que han pasado ya dos meses desde las elecciones y cuatro desde que el Sánchez anunció la fecha de los comicios. “La Constitución obliga al candidato a buscar los apoyos”, apuntaba.

Mientras tanto, el PSOE insiste en su estrategia de presión a PP y Ciudadanos para que se abstengan y faciliten la gobernabilidad. Aunque se ha tratado de una táctica de acoso y derribo a través de los medios, el presidente también ha citado a Pablo Casado y Albert Rivera para insistirles en lo mismo. El líder del PP le ha dicho de nuevo que no y el de Ciudadanos rechazó directamente la invitación

En ese contexto, Iglesias se preguntaba si Sánchez estará “trabajando” los apoyos de Pablo Casado y Albert Rivera. Y zanjaba: “Sospecho que a muchos votantes del PSOE no les gustaría que haya un acuerdo con la derecha”.

Los socialistas tienen claro que seguirán presionando a Rivera aprovechando la crisis interna que atraviesa el partido por su giro a la derecha. Además de los acuerdos con PP y Vox, el veto al PSOE también ha contrariado a destacados dirigentes, como Luis Garicano o el eurodiputado Javier Nart (que ha dimitido de la dirección), y a cofundadores del partido. No obstante, en una votación en la Ejecutiva, Rivera ha recibido el respaldo de 24 miembros, frente a los cuatro que planteaban “revisar” la estrategia y los tres que se han abstenido. 

“El veto al PSOE es incomprensible; le pedimos que escuche a su partido y se abstenga en la investidura del candidato Pedro Sánchez, que escuche a su alrededor, que recapacite”, le dijo Ábalos: “¿Cuántos Manuel Valls, Toni Roldán, Javier Nart y desmentidos de Macron hacen falta para que recapacite?”. “Los populismos, los extremismos y los movimientos rupturistas encuentran en el caos y en la falta de consensos su razón de ser y su oportunidad. No sea populista, no se convierta en un problema para su partido y para España”, sentenció el dirigente socialista.