El Real Madrid logra empatar ante Las Palmas con un hombre menos

Fuente: http://deportes.elpais.com/deportes/2017/03/01/actualidad/1488375550_977460.html

Crónica del partido: Al Madrid no le basta con un arrebato contra Las Palmas.Por José Sámano

El Real Madrid logró empatar ante Las Palmas en los últimos minutos del partido después de recortar una diferencia de dos goles y con un futbolista menos por la expulsión de Gareth Bale al comienzo de la segunda mitad. Cristiano Ronaldo con un doblete e Isco igualaron los tantos de Tana, Boateng y Viera para el conjunto canario. Con este empate el Madrid no logra retener el liderato, ahora en manos del Barcelona, que le aventaja en un punto (57 a 56).

Aunque arrancó bien el partido el conjunto blanco gracias a un gol de Isco, Las Palmas presentó batalla e igualó rápido el tanto del andaluz, que resolvió con clase un mano a mano ante Varas, con un zapatazo de Tana al minuto siguiente.Tras el descanso, en el primer minuto de la segunda parte Bale golpeó reiteradamente y por la espalda a Viera por lo que vio la cartulina amarilla, aunque el galés empujó al canario cuando este le recriminó la acción y el árbitro del encuentro le mostró entonces la tarjeta roja.

A partir de ahí el juego combinativo del cuadro canario complicó en las transiciones al Madrid. Jesé, que regresaba al Bernabéu por primera vez desde su salida del Madrid el verano pasado, fue un auténtico tormento para los laterales blancos. De la misma manera que Boateng, que en una maniobra ante Marcelo se plantó ante Navas, al que adelantó en la salida para hacer el segundo tanto para los canarios. Un penalti de Sergio Ramos, tras desviar un balón con la mano, transformado por Viera pareció situar a Las Palmas con la victoria en el bolsillo, pero un nuevo penalti, esta vez favorable al Madrid y convertido por Cristiano y un cabezazo del portugués en un saque de esquina en los últimos compases devolvió la igualada al marcador.

El Madrid mueve ficha por la Liga

Fuente: http://cadenaser.com/ser/2017/01/29/deportes/1485705676_582317.html

El Real Madrid cumplió con buena nota ante la Real Sociedad, a la cual superó por 3-0 en el Santiago Bernabéu. Tras los pinchazos de Atlético, Barcelona y Sevilla, el cuadro de Zidane estaba obligado a sacar los tres puntos y así lo hizo. De esta manera, dan un golpe por la Liga, a la vez que el cuadro donostiarra pierde la oportunidad de situarse en Zona Champions.

El conjunto madridista comenzó el partido demasiado apagado. Mientras trataban de asimilar la eliminación copera y los pitos a algunos jugadores durante la narración de la alineación por megafonía, la Real ya había dado el primer susto al Bernabéu. Oyarzabal se marchó a la perfección de Sergio Ramos por banda, pero su pase atrás lo cortó perfectamente Varane antes de que nadie puediera rematar a puerta.

Intentó contestar el Madrid por medio de Lucas Vázquez, que con una jugada idéntica intentó encontrar a Karim Benzema con un buen pase de la muerte, pero el cuero no llegó al francés. Entre tanto, la grada comenzaba a impacientarse con el paso de los minutos. Danilo, Benzema e, incluso, Cristiano Ronaldo fueron pitados por algún sector de la grada durante los primeros compases del choque.

Los pitos al luso surtieron efecto, ya que fue el que propició el primer tanto del partido. Ronaldo recibió en la medular y con un sensacional pase dejó sólo a Mateo Kovacic para que pudiera definir a la perfección ante Gerónimo Rulli. Gran pase del portugués y aún mejor la capacidad de Kovacic para aguantar y definir cruzado ante el argentino, algo prácticamente inaudito desde que aterrizó hace año y medio.

Tras el paso por vestuarios, si algún madridista comenzaba el segundo acto con dudas, las vio disipadas con mucha rapidez por Cristiano Ronaldo. El luso se plantó sólo ante el meta de la Real y con un sutil toque le superó por alto para tranquilizar al Bernabéu.

Con el segundo tanto, el Real Madrid se dedicó a dormir el encuentro e intentar dar la puntilla en alguna acción aislada. Entre tanto, Karim Benzema volvió a ser el centro de los pitos de su afición, aunque cuando fue sustituido por Morata, hubo más aplausos que reproches. Al poco de entrar, el delantero madrileño cabeceó a gol un centro de Cristiano, pero el tanto fue anulado por fuera de juego.

Si el partido estaba complicado para el cuadro de Eusebio, Iñigo Martínez se encargó de ponerlo imposible. El central vasco se llevó por delante a Casemiro y vio la segunda amarilla, aunque pudo ver perfectamente la roja directa.

En el tramo final, con el partido decidido, al Madrid le dio tiempo a conseguir el tercero para cumplir con creces ante los donostiarras. Contra de libro, Lucas Vázquez centró de manera espléndida al segundo palo y Morata de cabeza subió el 3-0 al luminoso. Con este gol, el internacional español aviva aún más la discusión sobre quién tiene que ser el nueve blanco.

El Alavés perdona al Atlético

Fuente: http://cadenaser.com/ser/2017/01/28/deportes/1485608848_310469.html

Ibai Gómez y Koke pugnan por la pelota / David Ramos / Getty Images

Moyá salvó su equipo en Vitoria, ante el Deportivo Alavés, y le permitió cosechar un empate a cero en un partido en el que el conjunto vasco fue muy superior. Los albiazules dominaron durante prácticamente los 90 minutos de juego con un gran derroche de fútbol y orden defensivo, pero no obtuvieron el premio del gol, a pesar de las numerosas ocasiones que crearon. Los locales tuvieron el balón y llevaron la iniciativa ante un Atlético que no pudo desarrollar su habitual juego.

El choque comenzó con un Alavés que quiso mantener la posesión del balón y la voz cantante en los minutos iniciales del encuentro y logró crear las primeras ocasiones.

FICHA TÉCNICA:

Deportivo Alavés: Pacheco; Femenía, Laguardia, Feddal, Theo; Marcos Llorente, Manu García; Ibai (Édgar Méndez, min. 65), Camarasa (Santos, min. 76), Toquero (Vigaray, min. 84); y Deyverson.

Atlético de Madrid: Moyá; Vrsaljko, Giménez (Savic, min. 56), Godín, Filipe; Saúl, Koke, Carrasco (Torres, min. 62), Gaitán; Griezmann y Gameiro (Correa, min. 60).

Árbitro: Ocón Arraiz (C. Riojano). Amonestó a los locales Marcos Llorente (min. 54), Deyverson (min. 81) y Manu García (min.93) y a los visitantes Giménez (min. 44) y Godín (93).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima jornada de la LaLiga Santander disputado en Mendizorroza ante 19.152 espectadores, según datos del club.

Una de las más claras fue en el minuto 7 en las botas de Ibai Gómez, que recogió un pase de Deyverson con la cabeza tras una gran combinación por una banda, pero Moyá despejó el remate que pudo suponer el 1-0.

El Alavés continuó en el campo del Atlético de Madrid, que cedió el balón a los locales, quienes gozaron de buenas aproximaciones a la portería visitante.

Los colchoneros subieron líneas y dieron el primer aviso en el minuto 13 a balón parado con un testarazo de Saúl Ñíguez que rozó una escuadra de la portería de Pacheco.

En el minuto 15, Deyverson prolongó el balón de cabeza para Víctor Camarasa dentro del área, pero un providencial Giménez envío el esférico a córner e impidió el remate del jugador local.

En el 18, una nueva falta botada por Koke fue rematada por el francés Antoine Griezmann con la pierna izquierda, pero el balón acabó en el lateral de la red de la meta alavesista.

La ocasión más clara del partido la tuvo Víctor Laguardia (min. 29) con un remate al larguero en un escorzo, tras un saque de falta de Theo Hernández, que posteriormente estuvo a punto de convertir Manu García en el rechace, pero su cabezazo se fue por encima de la portería.

El equipo del “Cholo” Simeone intentó aproximarse con distintos centros al área, pero tanto la zaga albiazul como el guardameta mostraron mucha seguridad en los balones aéreos. En el minuto 38, un contraataque local lo culminó Ibai Gómez, que llegó en segunda línea, pero su remate con el interior del pie derecho salió fuera.

Los laterales del Alavés, Kiko Femenía y Theo Hernández, tuvieron mucha presencia en las jugadas ofensivas de su equipo y pusieron en problemas a la defensa rojiblanca con varias jugadas combinadas. El encuentro llegó al descanso con empate a cero tras una primera mitad en la que el Alavés fue superior al Atlético y gozó de las mejores ocasiones.

Tras el paso por los vestuarios, los locales no se arrugaron y Víctor Camarasa (min. 50) tuvo la primera oportunidad de la segunda mitad con un mano a mano escorado con Moyá, aunque el futbolista albiazul envió el balón fuera.

El primer cambio del Atlético de Madrid llegó en el minuto 56, momento en el que Simeone se vio obligado a dar entrada a Stefan Savic en lugar de Giménez, que abandonó el terreno de juego por lesión.

Posteriormente, los babazorros realizaron una gran jugada por la banda derecha que culminó el carioca Deyverson con un testarazo cruzado, después de un pase de Gaizka Toquero, que se fue rozando el poste derecho del portero colchonero.

Simeone buscó la reacción de su equipo al agotar los tres cambios en el minuto 15 de la segunda parte, pero fue el equipo vitoriano el que continuó buscando el gol con ahínco.

En el minuto 67 el recién incorporado Édgar Méndez puso en aprietos a Moyá con un fuerte disparo desde el vértice del área grande que el portero visitante envió a saque de esquina. En el 73, fue Camarasa el que lo intentó, después de recibir un pase de Deyverson desde la banda izquierda, pero el disparo raso lo detuvo Moyá.

Incluso Fernando Pacheco se sumó al buen momento de los futbolistas albiazules, ya que en el minuto 77 aguantó en pie un mano a mano con el argentino Nico Gaitán y le arrebató el balón cuando éste quiso recortar al portero.

Tres minutos después, Pacheco volvió a atajar un disparo de Koke dentro del área, tras un serie de rechaces que no consiguió despejar la zaga local.

Antoine Griezmann tampoco pudo adelantar a su equipo con un libre directo en los minutos finales y, a continuación, Theo Hernández se volvió a encontrar con un gran Moyá que fue el mejor jugador del plantel colchonero.

El Alavés lo intentó hasta el último suspiro, cuando con el tiempo cumplido estuvo a punto de recibir el premio en forma de gol, aunque el choque concluyó con empate a cero.

El Barça empata con el Betis sobre la hora

Fuente: http://deportes.elpais.com/deportes/2017/01/29/actualidad/1485682530_031907.html

El Barça se salva de la derrota sobre la hora. A falta de un minuto para el cierre del duelo, Luis Suárez firmó el empate del conjunto de Luis Enrique ante el Betisen el Benito Villamarín. Nunca se sintió cómodo el cuadro azulgrana en el partido. El equipo de Víctor Sánchez del Amo presionó y maniató al Barça. Alegría adelantó al Betis. Pero, reaccionó el Barcelona. Los jugadores azulgrana, que protestaron un gol en propia puerta del Betis (la imagen demostró que el balón había pasado la línea de gol), se encontraron con el empate el último minuto. Messi pescó un balón en la puerta del área y buscó a Luis Suárez, que no falló ante la salida de Adán.

 

La fiesta se perpetúa

Fuente: http://futbol.as.com/futbol/2017/01/07/primera/1483786474_987811.html

El Madrid arrolló al Granada con un Isco descomunal, que marcó dos goles, e igualó el récord de imbatibilidad, con 39 partidos sin perder. El Granada fue un pelele.

Fue un partido masaje, pero también una prueba más de que no hay quien tosa a este Madrid, que ha hecho de la conquista de esta Liga cuestión de honor. Con un ataque a gran escala igualó el récord del Barça de Luis Enrique de 39 partidos sin perder y dio muestras de que lo batirá y lo estirará. El Granada no discutió la matanza. Un monstruo vino a verle y se lo llevó por delante.

Era el Granada, penúltimo, descompuesto por las bajas y con sus esperanzas en el mercado y no el Bernabéu, pero se adivina un proceso de optimización colectiva en el Madrid a lomos de una racha de resultados inmaculada. Como ante el Sevilla, el equipo de Zidane elevó su presión hasta tres cuartos de campo, con el mérito añadido de que esa vez le exigió esa maniobra de desgaste a Isco, Benzema y Cristiano y no a los meritorios del miércoles. Samper cayó en la primera emboscada y ahí se marchó por el desagüe el Granada, rematado casi instantáneamente por un gol en claro fuera de juego de Benzema.

Ampliar

Así marcó Isco el 4-0. JAVIER GANDUL

Modric, los laterales e Isco fueron la santísima trinidad de una mañana apacibley divertida a costa de un adversario fantasma. El croata es un estupendo jefe de filas: dirige, roba, asiste, marca el paso. Sin duda, el jugador de esta Liga. El cuarto gol le canoniza: acudió a la presión, robó la pelota y se la puso a Isco para empujarla. Carvajal y Marcelo le evitan los extremos a Zidane. Son los propulsores del juego del Madrid, porque con su ida y vuelta permiten al técnico ahorrarse jugadores por los costados y asociar el talento por dentro para ampliar el frente de ataque. Marcelo le regaló el tercer gol a Cristiano presumiendo de la habilidad y el temple en el centro de un exterior clásico. Y completó el triángulo Isco, como verso libre, que tocó todos los instrumentos: se retrasó, afinó entre líneas, aprovechó las bandas, fue el socio de todos y el rematador de guardia. Un jugador asombroso del que el Madrid no puede desprenderse. Se marchó tocado tras un rodillazo de Samper tras sacar dos goles de la chistera.

Incluso Casemiro

Con esa biodiversidad y la potencia de fuego de Benzema y Cristiano, instalado este ya como nueve de cabecera aunque a un nivel por debajo del equipo, el Madrid construyó un partido perfecto, con sentido de grupo, solidario en el quite y en la creación, en el que se aburrieron sus centrales y apenas se le exigió nada a Casemiro, que tan ocioso se vio que pasó al otro lado de la frontera para convertirse en el jugador número 21 de la plantilla que marca esta temporada. Abundaron los minutos de fútbol de salón, con el balón circulando a una velocidad fuera del alcance del desmovilizado Granada y sin la burocracia del pase extra. Cada combinación del Madrid acabó en Ochoa, ante el que se personaron permanentemente Modric, Isco, Benzema y Cristiano. Pudo ser peor para el mexicano, desprotegido por un equipo que opuso dos líneas defensivas que resultaron imaginarias. El Madrid las cruzó con extrema facilidad.

El esfuerzo de la primera mitad permitió a Zidane volver a asear el ambiente y activar medidas de prevención. Retiró a Kroos, que de haber visto una tarjeta se hubiese perdido el partido del domingo en Sevilla (el de Liga), y a Marcelo, clamorosamente ovacionado, premio a su década prodigiosa, y metió a James, en proceso de rehabilitación, a Asensio y a Coentro, que debutó en la Liga. Un mensaje de que quien siembra, recoge. El colombiano dejó su décima asistencia del curso. Otra vez está en el tren. Tren de altísima velocidad.