Primera semana de gobierno trifachito en Madrid

rimera semana del gobierno trifachito de Madrid, y como era de esperar, ya hay varias decisiones polémicas, en esta semana, el gobierno trifachito encabezado por el popular Jose Luis Martinez Almeida ya afirmó que iba a desmontar Madrid Central, medida aprobada por Manuela Carmena en consonancia con las recomendaciones de la Unión Europea, enfocada para reducir la contaminación, la contaminación según informes últimos ha disminuido en la ciudad tras la aprobación de la medida, otra polémica medida es retirar los carteles contra la violencia de genero de todas las Juntas de Distrito, y luego no menos polémico es, la intención del alcalde de retomar el proyecto olímpico, endeudando de nuevo a la ciudad, cuando Carmena la disminuyó sensiblemente la deuda.

Carmena hizo muchas cosas mal, sería muy poco riguroso e hipócrita no reconocerlo, no solucionó grandes problemas de Madrid como la limpieza, la vivienda, no ha hecho el esfuerzo que se esperaba de ella contra los desahucios, ni ha luchado como tenía que haber luchado contra los fondos buitre, ha dejado muchas cosas por hacer, pero hizo también cosas bien, como fomentar la participación ciudadana, el propio Madrid Central y sobre todo una buena gestión económica.

Pero por supuesto esto que viene, no sólo no mejorará lo que hay que mejorar, si no que eliminará lo que se hizo bien, esa es mi predicción, volveremos a los males de la etapa de Gallardon y Botella y para colmo la extrema derecha de VOX meterá sus garras en las decisiones de esta alcaldía, una alcaldía que está ahí por la extrema derecha de VOX, un pacto de la VERGUENZA, a imitación del otro pacto vergonzoso en Andalucía, autentica verguenza para Europa, sobre todo un partido como Ciudadanos, en otros países de Europa como Francia no se entiende que un partido supuestamente liberal como Ciudadanos pacte o participe en el pacto con un partido de extrema derecha como es VOX, en un país civilizado no se concibe estas cosas, pero esto viene a demostrar que Spain is diferent en esto también.

Es cierto que es liberalismo es antagónico a las ideas de izquierda, pero también es antagónico a la extrema derecha, en Europa no se entiende en absoluto lo que ha pasado aquí, pero aquí la historia es que en España no hay una derecha liberal como en Europa, hay gente en el PP y Ciudadanos que por supuesto si que son liberales de verdad, desgraciadamente no abundan demasiado, pero si existen, pongo ejemplos por ejemplo el alcalde de Málaga del PP como Don Francisco de la Torre Prados, o bien el líder del PP vasco y concejal del Ayuntamiento de San Sebastian  Don Borja Semper, estos son políticos ejemplo de lo que debería ser la derecha en España y desgraciadamente no abunda, pero sus lideres nacionales, su dirección en realidad se alinea a la derecha mas rancia, es así de triste y de dramático.

Resistiremos, Madrid volverá a conquistar los cielos y yo espero que esta legislatura dure lo menos posible, ojalá, desde luego la gente que lucha no va a pasar cualquier atisbo de esta gente que gobierna esta ciudad, Madrid no es esto, no se merece esto y yo deseo que mas pronto que tarde esto acabe.

Padres y alumnos se concentran con mascarillas para exigir la continuidad de Madrid Central

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/politica/2019/06/19/padres_alumnos_concentran_con_mascarillas_para_exigir_continuidad_madrid_central_96155_1012.html

  • Reclaman que no eliminen la medida porque “está funcionando” y está evitando que los niños “se traguen todos los humos”
  • “A Madrid le llegará la multa de Europa”, critican desde la Federación de Padres y Alumnos Giner de los Ríos

Padres de alumnos de colegios públicos pertenecientes al distrito Centro y zonas limítrofes como Arganzuela se han concentrado esta mañana con mascarillas para exigir la continuidad de Madrid Central y el control de la contaminación en toda la ciudad.

Así, la concentración ha tenido lugar frente al Colegio Santa María, donde han pedido que no se acabe con esta medida porque “está funcionando” y está evitando que los niños de los colegios del distrito Centro “se traguen todos los humos del alto nivel de contaminación”, tal y como han afirmado las madres y padres allí reunidos.

En este sentido, han destacado que acabar con Madrid Central es “un retroceso claro”, que apuestan por “un Madrid limpio”, y que terminar con esta medida es algo “poco acertado”, dado que pese a tener “sus defectos, está funcionando”. “Hay mediciones que dicen que hay una mejoría de la calidad del aire, además de un menor tráfico, un ambiente más tranquilo y menos contaminación acústica”, han señalado.

Asimismo, el presidente de la Federación de Padres de Alumnos (FAPA) Giner de los Ríos, Camilo Jené, ha afirmado que sus reivindicaciones van dirigidas a conseguir una ciudad “amable y saludable para nuestros hijos e hijas” y no acabar con una medida que ha conseguido que los índices de contaminación hayan bajado. “Revertir esta situación sería perjudicial para ellos y para la ciudad en general”, ha explicado.

En cuanto a su posible eliminación, Jené ha señalado que “duda” de que finalmente se lleve a cabo, porque aunque se haya producido una moratoria en las multas a los ciudadanos, “a Madrid sí le llegará la multa de Europa“. “No sé que tinglado de disimulo harán, pero yo creo que es complicado que esto dé marcha atrás”, ha apostillado.

Por su parte, el secretario de UGT Madrid, Luis Miguel López Reillo, ha señalado que lo primero es obedecer las directivas europeas que “están exigiendo” que las ciudades sean “más limpias y con menos humos”. Así, ha asegurado a “los políticos de turno” no les importa la posible multa que pueda poner la Unión Europea porque al final “la pagará la ciudad de Madrid”.

“Madrid Central se aprobó en un Pleno hace seis meses y se ha demostrado con mediciones totalmente fiables de Ecologistas en Acción que ha bajado más de un 40 por ciento el dióxido de nitrógeno”, ha señalado.

La salud no tiene “color político”

Además, y en cuanto al efecto que puede producir en los niños, López Reillo ha señalado que todavía tienen los órganos en crecimiento y que son a los que más les afectan estas emisiones en bronquios y pulmones. En este sentido, ha afirmado que es una medida que repercute “favorablemente” en la ciudad y que no ha aumentado la contaminación en otros distritos periféricos.

“Queremos que no haya color político para esto, la salud pública no tiene color, y si cometen delitos de prevaricación, que la justicia actúe contra los políticos que lo estén haciendo”, ha mantenido, a lo que ha añadido que den la posibilidad a los ciudadanos de respirar mejor, sin tanto ruido, y principalmente por todos los niños y niñas.

Por otro lado, la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín, ha señalado que apoyan la iniciativa de la comunidad educativa para que el nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, no acabe con Madrid Central. “Apoyamos esta medida porque defendemos la salud pública del alumnado y profesorado”, ha apuntado, a lo que ha añadido que gracias esta medida los alumnos pueden ir caminando a sus colegios del distrito Centro.

Así, ha destacado que esta medida tiene que “quedar fuera del juego político y de las pretensiones y radicalismos del nuevo alcalde“, así como que se trata de una cuestión de salud que afecta a todos los ciudadanos madrileños.

Por último, el vocal de la delegación de la FAPA en Arganzuela, Manuel Díaz, ha señalado que Madrid Central ha demostrado en poco tiempo su eficacia en “los niveles de calidad del aire, la seguridad vial y la habitabilidad de la ciudad”.

Asimismo, ha apuntado que piden a los poderes públicos que tengan en cuenta la opinión de las familias y que se amplíen las zonas de restricción al tráfico, no solo en el distrito Centro, para vivir en un entorno “amigable y saludable”.

Las tres derechas diseñan una capital con bajos impuestos, grandes obras y sin Madrid Central

Fuente: https://www.eldiario.es/madrid/derechas-disenan-impuestos-Madrid-Central_0_910259194.html


Marcos Pinheiro

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Begoña Villacís, vicealcaldesa. / Marta Jara
José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Begoña Villacís, vicealcaldesa. / Marta Jara

PP, Ciudadanos y Vox ya gobiernan la capital de España. El pacto tejido por los populares a dos bandas ha dado como resultado que José Luis Martínez-Almeida haya sido elegido nuevo alcalde de Madrid. Para ello se ha visto obligado a ceder la vicealcaldía y algunas de las carteras más importantes a Ciudadanos, y dar entrada a la extrema derecha con la presidencia de algunos distritos.

Los acuerdos firmados entre los tres partidos de la derecha recogen una bajada de los impuestos que dependen del Ayuntamiento. El nuevo alcalde ha reconocido en su discurso que lo podrá hacer gracias al superávit de las cuentas que ha heredado de Manuela Carmena. Además, el acuerdo recoge grandes proyectos urbanísticos y una remodelación de Madrid Central que, por el momento, dejará sin efecto la medida.

El documento, por ejemplo, contempla un “Plan de Choque” para la agilización de las licencias urbanísticas. Además se incluye el compromiso de recuperar todos los grandes desarrollos de viviendas que el Gobierno de Carmena frenó “por puro sectarismo ideológico”, además de impulsar el del sureste.

La única referencia para frenar el imparable ascenso de los precios de la vivienda en la capital es un cheque-vivienda joven y la colaboración público-privada para facilitar el acceso al alquiler. En cuanto a las viviendas turísticas, solo se incorpora la promesa de regularlas “adecuadamente” respetando el marco estatal.

Soterrar, regenerar y reformar

En el capítulo urbanístico también se recogen grandes obras como el soterramiento de la A5, una promesa de Martínez-Almeida en campaña que proyectó con un presupuesto mucho menor del que habían pensado corporaciones anteriores. Además, se soterrará la M30 a su paso por el Estadio Vicente Calderón -un proyecto que ya está en marcha-, se remodelarán el Nudo Norte y Manoteras, se reformará la Plaza de Carlos V y se aprobará un plan para “regenerar y reformar” el complejo de Azca. Todo esto, además de dar el visto bueno definitivo a la Operación Chamartín.

En el acuerdo con Vox se incluye otro posible soterramiento. Ese documento quiere ir más allá de la ampliación de aceras de Gran Vía que llevó a cabo Carmena para estudiar “la viabilidad técnica y económica del soterramiento” de esa calle, “como vía de circulación alternativa y aparcamiento subterráneo”.

Hay otras grandes obras que dependerán de si se impulsan algunos de los puntos del acuerdo. Por ejemplo, el de volver a optar a la celebración de unos juegos olímpicos. Algunas de las dotaciones que se iniciaron para las candidaturas de la época de Gallardón y Ana Botella no llegaron a terminarse y están abandonadas. En los dos documentos firmados por el PP con Ciudadanos y Vox se incluye la promesa de buscar “el consenso para recuperar el sueño olímpico”.

Reducción de todos los impuestos

Las tres derechas hicieron campaña por la bajada de impuestos y así lo han plasmado en sus acuerdos. Los documentos recogen una rebaja del IBI al mínimo legal posible y bonificaciones de todo tipo, además de rebajas en el impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO), incrementando sus incentivos fiscales, al igual que en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).

El documento recoge también una bonificación del 95% en la plusvalía de las donaciones y herencias de viviendas entre parientes directos, se eliminará la tasa de cajeros y de generadores de residuos y, tal y como prometió el propio Martínez-Almeida en campaña, se revisarán “las sanciones por parte del Ayuntamiento para evitar cuantías abusivas y los objetivos recaudatorios”. El apartado dedicado a las ayudas a las familias también incluyen bonificaciones fiscales, aunque no se especifican.

La nueva corporación cierra así las principales vías de ingresos del Ayuntamiento. Su plan para garantizar la viabilidad de las cuentas pasa por renegociar con el gobierno la regla de gasto que Cristóbal Montoro impuso a los ayuntamientos, y que sirvió especialmente para ahogar las cuentas del de Madrid. PP, Ciudadanos y Vox quieren ahora que se les permita lo que no pudo hacer Carmena: reinvertir el superávit para que sea viable esa bajada de impuestos generalizada.

Una moratoria que termina con Madrid Central

Entre las medidas sobre la movilidad destacan los cambios en Madrid Central. El acuerdo incluye “reconvertir” esta zona de bajas emisiones, pero la primera decisión ya la deja sin efecto: quienes entren en esa área restringida desde el próximo 1 de julio no serán multados. Hasta que la nueva corporación decida qué hace finalmente con una de las medidas estrella del anterior gobierno, quedará suspendida.

El capítulo de movilidad también incluye un plan de seguridad vial, miles de plazas nuevas de aparcamiento y un rediseño de la red de EMT. Ciudadanos y PP han pactado también ampliar la red de BiciMad pero eliminar algunos de los carriles bici que consideran “peligrosos”. Además, contemplan acabar con las conocidas como “aletas de tiburón”, las bandas de separación que se instalaron durante la época de Alberto Ruiz Gallardón para impedir que los coches invadiesen el carril bus.

Contra la okupación y los manteros

Tanto el documento firmado con Ciudadanos como el que ha suscrito el PP con Vox tiene un punto dedicado a la lucha contra la okupación ilegal. Fue una de las banderas de los tres partidos de derechas durante la campaña, en la que acusaron a Carmena de ser demasiado permisiva con ese fenómeno, e incluso desde Ciudadanos acusaron a la alcaldesa de ser una “okupa”.

Según el acuerdo, ahora se va a crear “una Oficina de Defensa de los Derechos de los Vecinos para velar por la seguridad de las familias afectadas” y asesoramiento jurídico a las comunidades de propietarios. El punto está calcado en los dos pactos firmados. También se incluye la lucha contra “las mafias de venta ambulante ilegal”.

Apenas hay menciones a la educación, a pesar de que la capital gestiona desde hace unos años su propia red de escuelas infantiles. Carmena las desgajó de la Comunidad de Madrid con el fin de poder imponer sus propios criterios en la concesión de esos centros: se eliminó la primacía del requisito económico -que llevó a filiales de ACS a hacerse con la gestión de varios centros– para dar más importancia al proyecto educativo. Las cooperativas de profesores se impusieron así a las grandes empresas.

Ahora, PP y Ciudadanos solo incluyen que esas escuelas infantiles serán bilingües y que se pondrá en marcha un sistema de becas para quienes no hayan conseguido plaza en los centros públicos. A pesar de que Martínez-Almeida prometió volver a ceder la gestión de las escuelas a la Comunidad de Madrid, el documento no recoge ese compromiso. Eso sí, se ha incluido un punto que promete ceder suelo al Gobierno regional para la construcción de colegios públicos y concertados.

Dos compromisos ya encarrilados

“Elaboraremos un nuevo modelo de participación ciudadanasituando a las nuevas tecnologías como el instrumento principal de participación”, dice el acuerdo PP-Ciudadanos. No hay más detalles. Durante esta legislatura ese modelo ya se ha desarrollado, aunque no ha funcionado como se prometió. Los ciudadanos de la capital pudieron participar en qué destino se daba a una parte de los presupuestos –aunque algunas partidas no se llegaron a ejecutar– o decidir sobre proyectos como la Plaza de España.

La web que se diseñó para canalizar esa participación ciudadana se ha copiado en otras ciudades e instituciones del mundo.

“Acondicionaremos el Frontón Beti-Jai de acuerdo a su condición de bien protegido, con una programación de calidad”, dice el acuerdo de PP y Ciudadanos. Como el de la participación ciudadana, es un compromiso ya encarrilado. El frontón ya está completamente reformado después de llevar décadas abandonado.

¿Violencia machista o intrafamiliar?

PP y Ciudadanos se han comprometido a aprobar “un Plan de detección temprana de la violencia machista”. Pero el acuerdo con Vox no es exactamente igual. El documento firmado con el partido de extrema derecha no incluye ese término y se limita a promover “un plan municipal de educación contra todo tipo de violencia en el ámbito intrafamiliar”.

También hay discrepancias sobre los derechos LGTBi –se incluyen en el documento con Ciudadanos pero no en el de Vox– y sobre cuándo debe dimitir un concejal salpicado en un caso de corrupción. El acuerdo firmado entre Villacís y Martínez-Almeida incluye que “los cargos públicos imputados formalmente por delitos de corrupción presentarán su renuncia al cargo y no podrán ir en listas electorales”. Sin embargo, el que el PP ha firmado con Vox rebaja esa exigencia.

“Los cargos públicos municipales para los que se hubiera dictado auto firme de apertura de juicio oral por delitos contra la Administración Pública del título XIX del Código Penal serán cesados del cargo que ostenten”. Así, Vox pide esperar a que se abra juicio oral contra los acusados e incluye que serán cesados, algo que no es posible. El acta es personal y la dimisión será decisión de cada concejal. 

Las tres derechas se hacen con Madrid.

La capital de España desde el día de ayer está en manos de un tripartito entre dos partidos de derecha y uno de extrema derecha, desde ayer Madrid la gobierna el “trio de Colón”, con Jose Luis Martinez-Almeida del Partido Popular al frente, el PP vuelve al frente del Ayuntamiento cuatro años después, con el apoyo de la mano de Ciudadanos y la extrema derecha de Vox.

El PP además aumenta el número de habitantes sobre dónde ejerce el poder municipal.

La anterior regidora Manuela Carmena se despidió de los madrileños pidiendo que se cuide la democracia en esta ciudad y agradeciendo el apoyo de los madrileños que quisieron que continuara y que en realidad lideraba el partido mas votado en la ciudad, unos cuantos seguidores de Carmena acudieron a despedir y agradecer la labor realizada en estos cuatro años de alcaldía, la nota amarga fue que unos cuantos seguidores de VOX que quisieron reventar la concentración de apoyo, afortunadamente sin mayores consecuencias.

El gran Eurovegas del Puente de Vallecas

Fuente: https://elpais.com/ccaa/2018/09/27/madrid/1538038314_571714.html

A dos metros de la boca de metro de Puente de Vallecas hay una casa de apuestas. A dos minutos paseando, tres más. Y a cuatro, otras cinco junto a un gigantesco bingo con parking. “Si quieres diversión, aquí tienes la combinación”, dice su cartel publicitario. “Jugar es compartir. Jugar es comunicar. Jugar es algo único, sin comparación”, añade. El mundo del juego golpea cada día a uno de los distritos más deprimidos de Madrid. De las 63 casas de apuestas de la zona, casi una de cada cinco se concentra en los alrededores de la avenida de la Albufera. Diez centros de juego en un radio de apenas 250 metros que abren desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la madrugada. Por si fuera poco, en unos días se abrirá otra más.

“En los últimos tres años el crecimiento ha sido brutal”, observa María José García, una de las portavoces de la asociación de vecinos del barrio. “Estamos muy preocupados. Aquí hay mucho cliente potencial: chavales jóvenes en paro, institutos cercanos…”. Silvia González, vocal de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, opina: “Vienen a hacer negocio con gente que tiene problemas económicos. Es como si hubiera una intencionalidad de degradación del barrio”. Francisco Pérez, concejal del distrito, cree necesarias medidas urgentes cuanto antes de todas las administraciones.

A las 11 de la mañana de este martes un chaval menudo, rubio, con barba, bermudas azules y una camiseta del Atlético sin dorsal, revisa las apuestas que acaba de realizar. “He apostado para los partidos de mañana. Lo siento, no puedo hablar más. Llego tarde a clase”. Tiene 21 años. Dentro, una pareja de chavales de unos 25 y un señor de unos 45 juegan a la ruleta. El negocio solo lleva abierto una hora y ofrece desayunos con tostadas por 1.75 euros.

Fuera, paseando, tres muchachos de un módulo de informática se zampan un bocata de jamón. “El año pasado tenía compañeros que en los partidos importantes iban a apostar durante el recreo […] Los menores dan el dinero a los mayores para que apuesten por ellos”, dice Julián, de 18 años. A Jorge, de 21, le da igual todo. Y a Gabriel, que no quiere decir su edad, no tanto: “En mi clase, Adrián juega mucho. Yo he jugado a la ruleta alguna vez… Empiezas con un euro y luego metes bastante”. A su lado hay un negocio del juego con un póster amarillo y negro en la puerta: “Todos llevamos dentro un jugador”.

Hace 10 años se inauguró en la Castellana la primera casa de apuestas de Madrid. Ahora existen 385. El 88% de los empresarios del juego de España creen que ahora mismo existe un mercado en crecimiento y sitúan a la Comunidad como la primera región para invertir seguida de Valencia y Castilla y León, según el último barómetro de la Asociación Española de Salones del Juego.

“Todos llevamos un jugador dentro”, cartel en una sala de juego. M. V.

Aquí, en el distrito de Puente de Vallecas, viven 230.000 vecinos repartidos en seis barrios con una renta per cápita media de 24.687 euros, la más baja de las 21 circunscripciones de la capital. De ellos, alrededor de 20.000 están en el paro; el 13,07%. El perfil medio del jugador en España es un varón de entre 20 y 35 años, según los expertos consultados. Con esta franja de edad viven casi 5.500 en la zona.

“Estos locales están en la periferia porque el alquiler es más barato —el metro cuadrado ronda los 32 euros, la mitad que hace 10 años—”, observa José Antonio Yáñez, profesor de Sociología de la Universidad Carlos III y autor del anuario del juego en España. “Esto es un negocio y una forma de entretenimiento, no un problema de salud pública”. Lo mismo opinan fuentes de la Asociación Española de Empresarios de Salones del Juego. Para Josep Lobera, sociólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, ocurre todo lo contrario: “Cuanto antes tengas una casa de apuestas cerca, antes juegas. El juego se está socializando entre los jóvenes porque hay muchísima publicidad”. El Gobierno divulgó un borrador en febrero para prohibirla en Internet durante el horario infantil. Podemos ha dado un paso más y esta semana ha anunciado que quiere suprimirla de todos los lugares, como con el tabaco y el alcohol.

Una casa de apuestas celebra la
Una casa de apuestas celebra la VÍCTOR SAINZ

El Instituto público Vallecas I está situado a cuatro minutos caminando de cinco casas de apuestas. En Madrid, no existe una distancia mínima entre los centros educativos y los del juego, como en el caso de Aragón o Andalucía. En esta escuela estudian 400 chavales de entre 12 y 18 años. “No deberían estar tan cerca”, opinaJosé Blázquez, su director. El Instituto Magerit, también público, cuenta con 1.000 alumnos y se sitúa a 15 minutos. “Yo las eliminaría todas”, dice Ángel Ortega, su máximo responsable. En ningún centro tienen constancia de casos de ludopatía. Tampoco han impartido charlas sobre esta enfermedad.

En el oasis de apuestas de la avenida de la Albufera también existen dos administraciones de Loterías y, al menos, cuatro puestos de la ONCE. Según Loterías, la distancia entre un local y otro ha de ser de un mínimo de 250 metros, salvo excepciones basadas en lugares de especial tránsito, que será de 50 metros. Para la ONCE son 200, pero también puede variar. En el caso de Puente de Vallecas los centros de juegos llegan a estar pegados, uno tras otro.

“Los chavales perciben las casas de apuestas como un lugar de ocio”, dice Esther Rubio, psicóloga de Proyecto Hombre Madrid. “¡Les dan bonos iniciales y les premian! Una vez que se entra es muy difícil salir”. Pero se puede. Julián Mompradé, de 73 años, ha sido ludópata casi toda su vida. “Jugaba a todo: bonolotos, primitivas, ciegos… Miles de euros”. Un día sus hijos le dijeron que se tratara o se olvidara de ellos. Hoy, trabaja de forma voluntaria para la asociación madrileña Vida Sin Juego. “Esto es una enfermedad, pero no olemos como los alcohólicos, ni se nos degrada la cara como a los drogadictos”.

En el puente de Vallecas está el ultramarinos Rufisa, uno de los pocos negocios que sigue abierto en el barrio después de 50 años. Su dueño es Saturnino Martín, de 66 años, que, además, es socio del Rayo Vallecano: “Me parece fatal que mi equipo tenga un acuerdo con una casa de apuestas”.

Casas de apuestas en el Puente de Vallecas.
Casas de apuestas en el Puente de Vallecas. VICTOR SAINZ

El contrato se firmó el pasado 1 de agosto. “Es un importante apoyo y una gran satisfacción”, dijeron en el club. De los 20 equipos de Primera División, 19 tienen alianzas con estas marcas. La Real Sociedad es el único de los 20 que, de momento, no ha sucumbido ante los euros de las apuestas. El Rayo y la Real jugaron este martes. El partido terminó empate a dos. Se pagaba a 4,33 euros por cada euro apostado.

LAS CASAS DE APUESTAS SE DISPARAN EN MADRID

FERNANDO PEINADO

Las casas de juego y las de apuestas crecen a un ritmo vertiginoso en la Comunidad de Madrid. En 2013, había 356 y a principios de este año su número era de 625, casi el doble. Se benefician de la caída de los precios del alquiler de locales comerciales en calles de mucho tránsito como Alcalá, Bravo Murillo, Marcelo Usera, la Avenida de la Albufera o Avenida de Oporto. Son calles donde se comienza a sentir el efecto creciente del comercio electrónico, que ha hecho que las grandes cadenas de moda cierren tiendas de barrio para concentrarse en el centro.

El distrito de Puente de Vallecas se ha visto profundamente afectado por el fenómeno, al pasar de 37 negocios dedicados al azar y apuestas en 2013 a 63 a principios de este año, según el censo de locales del Ayuntamiento. Solo los distritos de Carabanchel, con 73 locales, y Centro, con 72, tienen más negocios de este tipo. Dentro de Vallecas, el barrio con más negocios de azar y apuestas son San Diego, con 18, Numancia, con 17, y Portazgo, con 11.