Casado representa en Moncloa el papel de estadista en pleno giro al centro para la campaña del 26M

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Casado-representa-Moncloa-estadista-campana_0_896261060.html

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, aprovechó este lunes su reunión con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa, para enfundarse el traje de hombre de Estado y hacer gala de su perfil más moderado. Se trata de una faceta desconocida en los diez meses que lleva al frente del PP, que trata de explotar ahora a punto de que comience oficialmente la campaña de las elecciones autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo.

En pleno viraje al centro, al que se vio forzado tras la derrota del 28A, Casado evitó en su comparecencia posterior al encuentro con Sánchez los ataques directos al Gobierno que caracterizaron su discurso hasta las generales.

El líder del PP se abre ahora a lograr pactos de Estado con Sánchez, al que hasta hace una semana consideraba “cómplice” del independentismo y a quien llegó a llamar “traidor” y “felón” por iniciar un diálogo con la Generalitat de Catalunya. “Las descalificaciones quedan dentro de la confrontación política”, se justificó Casado este lunes.

Forzado por los barones de su partido que en menos de un mes se enfrentan a una nueva cita con las urnas, Casado intenta así moderar su imagen y la del PP tras encajar en las generales el peor resultado de la historia de la formación conservadora –66 diputados, menos de la mitad que en 2016– viendo frustrado el giro a la derecha que emprendió nada más ganar las primarias, que le llevó a acercarse a Vox y que le ha provocado una sangría de votos hacia el centro derecha.

“Lo mejor para España”

Ciudadanos, su principal competidor, se situó el 28A solo nueve escaños por debajo y Albert Rivera intenta arrebatar al PP la hegemonía al frente del espectro ideológico conservador que ha mantenido en los últimos 30 años. “El líder de la oposición es aquel que representa al segundo partido en votos”, remarcó Casado este lunes en Moncloa, reivindicando su posición amenazada por el crecimiento de la formación de Rivera que se denomina como liberal.  

También en busca de reforzar su liderazgo en la oposición Casado emplazó a Ciudadanos a facilitar la investidura de Sánchez con el argumento de que así el líder socialista no tendrá que pactar con los independentistas. Tratando de allanar el camino el entorno del presidente del PP asegura que el partido no “hará sangre” ni atacará a los de Rivera si pactan con el PSOE, un propósito que suena a electoralista y que busca anular a Ciudadanos como fuerza opositora al Gobierno.

“El Gobierno no va a contar ni con apoyo ni con la abstención del PP para la investidura pero eso no quiere decir que entendamos que lo mejor para España es que se puedan llegar a acuerdos con partidos que respeten el sistema constitucional”, explicaba, en ese papel de hombre de Estado en el que se ha enfundado Casado, que hasta el domingo demonizaba cualquier papel del PSOE de Sánchez en la política española por su acercamiento a las fuerzas independentistas.

“Creo que vamos a una legislatura con un Gobierno débil, que tendrá en el PP una oposición, firme, fuerte pero responsable”, advertía Casado nada más comenzar su intervención en la sala de prensa de Moncloa, la principal del complejo presidencial cedida al líder popular en deferencia por su papel institucional.

“Se ha roto el cordón sanitario”

La reunión ponía fin a siete meses de ruptura total entre el líder del PP y Sánchez, que en octubre decidió acabar con la relación con el presidente popular después de que éste le acusara de ser “responsable del golpe de Estado” en Catalunya. Casado considera que a raíz del encuentro de este lunes la relación con el presidente del Gobierno y con el PSOE se ha retomado por completo. “Hoy parece que el cordón sanitario contra el PP se ha roto”, zanjaba.

Desde el equipo más cercano a Casado consideran que la reunión confirma el papel de líder de la oposición del presidente popular que, recuerdan, tiene “un mandato de cuatro años”. Pese a las evidencias del viraje al centro emprendido desde el 28A, desde la dirección nacional del PP insisten en que su líder no ha cambiado un ápice su discurso respecto al que defendió, por ejemplo, en la Convención Nacional del partido que se celebró en enero. 

En cuanto a las discrepancias surgidas en las filas populares sobre la estrategia mantenida por Casado desde su triunfo en las primarias fuentes del equipo del líder del PP tratan de vender que el partido “está unido” y que prueba de ello es el apoyo que le manifestaron todos los barones durante el Comité Ejecutivo Nacional del pasado martes en el que, sin embargo, todos esos dirigentes territoriales reivindicaron volver al centro.

Génova resta importancia a declaraciones como las pronunciadas este lunes por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en defensa de la veteranía en la política y que sonaron como un dardo contra Casado, que no tiene experiencia de gestión pública: “Hay políticos en España que quieren ser primeros espadas y no han gestionado nunca. Eso es peligroso”, concluía el también líder de los populares gallegos al que muchos dentro del partido consideran ya el posible sucesor del líder del PP si el próximo 26M el partido no logra una mejora en las urnas.

La caza del indeciso deriva en una batalla total entre PP y Ciudadanos en la recta final de la campaña

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/indeciso-batalla-PP-Ciudadanos-campana_0_892061710.html

Iñigo Aduriz  – Málaga

Todas las encuestas aventuran que el Partido Popular y Ciudadanos deberán pactar después de las elecciones del próximo día 28 si logran sumar junto con Vox para echar a Pedro Sánchez de la Moncloa. La única fórmula que los sondeos abren para una alternativa al dirigente socialista es reeditar el acuerdo entre las tres derechas que en enero hizo presidente de la Junta de Andalucía a Juan Manuel Moreno Bonilla. “Lo que hicimos en Andalucía lo vamos a hacer en España”, defiende Pablo Casado, de gira este miércoles por la comunidad andaluza.

Pero eso será -si las cuentas salen- el lunes. Hasta entonces PP y Ciudadanos mantienen una encarnizada pelea por los  votantes indecisos –entre un 20% y un 40% del electorado, según los sondeos–. El plan inicial de Casado preveía una campaña sin ataques en ese lado del tablero para que cada una de las derechas sedujese a un sector de ese espectro ideológico. Pero todo eso es historia a solo dos días del final de la campaña.

Las diatribas que éste último dedicó al líder del PP el lunes en el debates de TVE y que volvió a repetir en Atresmedia habían desatado las hostilidades, por mucho que el dirigente popular tratase de contener el ataque diciéndole que no son adversarios. El martes Rivera volvió a poner en su diana a Casado y este decidió responder en el bronco formato de Atresmedia. Y el miércoles a media mañana, con las portadas frescas y algunas tertulias dando al líder de Ciudadanos como perdedor del debate, su partido programó un acto para anunciar un fichaje de relumbrón:  la incorporación de quien hasta hace unas semanas era el presidente de Madrid, Ángel Garrido, y que a esa hora todavía seguía en el número cuatro de la candidatura del PP en las europeas. Cuando faltan solo tres días para las elecciones, mientras la izquierda mantiene unas relaciones de guante blanco -solo Iglesias ha lanzado pequeños reproches a Sánchez- en la derecha se ha desatado una una guerra sin cuartel.

En la dirección del PP molestó especialmente que Casado se enterara de la decisión de Garrido por la prensa, justo al final de un mitin en Sevilla en el que trataba de vender su triunfo en el debate electoral del martes y sin que el expresidente de la Comunidad de Madrid le enviara ni siquiera un mensaje comunicándole su marcha a Ciudadanos.

La intervención de las listas

La de Garrido es la última fuga en las filas del PP relacionada con la gestión de las candidaturas a las elecciones generales, autonómicas y municipales realizada por Casado, que quiso intervenir directamente en todas las listas.

En las últimas semanas se habían marchado a Ciudadanos referentes de los populares que no lograron encaje en las candidaturas como el expresidente balear José Ramón Bauzá o la expresidenta de las Cortes de Castilla y León Silvia Clemente, salpicada por distintos escándalos, que primero fue elegida como candidata del partido de Rivera a la Junta castellano leonesa, pero que fue cesada tras conocerse irregularidades en los votos de las primarias.

Exdirigentes populares también se han marchado a Vox, la formación con la que el PP pugna por electorado más conservador. Es el caso del hasta ahora edil popular en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, que dejó esta semana su partido después de que el candidato a la Alcaldía, José Luis Martínez Almeida, le dejara fuera de las listas.

Apenas 24 horas después también se fue a la formación de extrema derecha otro histórico concejal madrileño, el creador del logo del PP, Fernando Martínez Vidal, que tampoco encontró acomodo en la candidatura de Almeida.

Sorpresa e indignación en el PP

Garrido, por su parte, quiso ser el candidato elegido por Génova para revalidar su puesto al frente de la Comunidad de Madrid, pero el líder del PP escogió a Isabel Díaz Ayuso, una dirigente de su máxima confianza, para ese cargo. 

La dirección de los populares asegura que una vez descartado como cabeza de lista a la comunidad, Garrido pidió ir a las elecciones europeas entre los puestos uno y cinco de la candidatura. Finalmente Casado le puso en la cuarta posición de la lista encabezada por Dolors Montserrat. “Estaba donde quería”, insiste el equipo de Casado, que recuerda que este mismo lunes el expresidente madrileño firmó la declaración jurada para asumir esa candidatura en uno de los puestos de salida del PP para el Europarlamento. 

La sorpresa y la indignación en la dirección popular ante el gesto inesperado de Garrido era más que evidente este miércoles, si bien oficialmente el equipo de Casado sostiene que “no pasa absolutamente nada” por la salida del expresidente madrileño como no pasó, a su juicio, con las fugas de Bauzá o Clemente. “España está hablando de la independencia de Catalunya y de una posible recesión y esta semana se está demostrando que somos la única alternativa a Pedro Sánchez”, recalcan las fuentes de Génova 13. 

La noticia impidió en cambio a Casado celebrar “la victoria” que según él logró en la noche del martes en el debate organizado por Atresmedia y tras el cual pretendía copar titulares de prensa criticando a Sánchez por “usar” a las mujeres víctimas de la violencia machista como arma arrojadiza. El líder del PP, que este miércoles volvía a recorrer Andalucía celebrando tres mítines seguidos en Sevilla, Granada y Málaga, se vio de nuevo eclipsado por Ciudadanos y su nuevo fichaje estrella. 

Un cambio de estrategia

Los ataques que le dirigió Rivera el lunes, en el primer debate televisado, el organizado por RTVE, también hicieron que Casado quedara en un segundo plano que no esperaba, ya que hasta entonces, tal y como apuntó en el coloquio, no consideraba al líder de Ciudadanos como un adversario. 

La estrategia cambió el martes, en el segundo debate, donde el líder del PP se vio obligado a contraatacar a Rivera, dejando patente la batalla que mantienen ambos partidos por el voto de los indecisos del centro derecha. “Hemos perdido la oportunidad del voto unido”, le reprochaba Casado a Rivera en uno de sus primeros turnos de intervención, acusándole de dividir a la derecha por no aceptar listas conjuntas en el Senado o renunciar a sus candidaturas en provincias pequeñas. 

El líder del PP se vio además en la obligación de situarse a la defensiva ante la nueva ofensiva del presidente de Ciudadanos, que acusó durante el debate a PP y PSOE de hacer de España “un país líder en desempleo”. Casado le respondía: “No se puede negar que el PP ha creado empleo siempre. Aznar creó cinco millones de empleos cuando gobernó y Rajoy ha creado 2 millones y medio de empleo cuando ha gobernado”. Rivera persistía en sus acusaciones y Casado se defendía: “A lo mejor cuando Ciudadanos gobierne en algún sitio puede hablar de empleo”.

La escena se repetía cuando el líder del partido naranja acusaba al PP de haber subido los impuestos o cuando en una alusión directa, le pedía rectificar su postura contraria a la eutanasia. “No metan miedo a la gente”, respondía Casado. “Habrá que hablar con el comité de bioética porque son cuestiones morales. Hemos sido un partido pionero en la regulación de la muerte digna”.

Clima de “desconfianza”

Dirigentes populares reconocen en privado que esos enfrentamientos televisados y, sobre todo, el fichaje de Garrido oculto hasta este miércoles han agriado la relación del líder del PP con Rivera y han aflorado la “desconfianza” de que, una vez pasado el 28A, se puedan lograr pactos postelectorales con Ciudadanos. 

En sus intervenciones públicas de este miércoles Casado evitaba cualquier mención a la polémica fuga de Garrido. Se limitaba a apelar al voto útil para el PP: “Pido el voto a aquellos que no nos han votado antes, también a aquellos votantes socialistas que han sentido vergüenza por la división de los españoles generada por Sánchez. Somos el punto de encuentro de generaciones y quiero ser el presidente de todos los españoles mostrando un partido centrado, moderado y abierto a todos. Aquí cabe todo el mundo que quiera progresar”. 

Casado usa miserablemente el terrorismo para criticar al PSOE

El inclito líder del Partido Popular, nos tiene ya muy acostumbrados a sus declaraciones digamos subidas de tono, por no decir otra cosa, sus declaraciones y manifestaciones hacen ver a una persona sin empatía, con muy pocas luces e irresponsable.

Parece mentira que cuando ETA ha dejado definitivamente las armas, se la utilice para tratar de desgastar al contrario, además de irresponsable, es sucio y miserable, muestra gran frustración y desesperación, la derecha de este país es incapaz de pasar página y dejar de usar el terrorismo de ETA como argumento para desgastar a sus rivales políticos, en Euskadi ya la realidad es otra afortunadamente, por supuesto que no es fácil reconstruir una convivencia tras años de terror, pero la derecha española insiste en remover la mierda del pasado, me atrevo a decir que le gustaba a la derecha usar el terrorismo como rédito político.

Que le llame felón por ejemplo es mas normal, es al menos pasable en el juego político, pero que diga cosas como que prefiere llevar las manos de sangre que las manos blancas, se pasa de lo tolerable, muestra una gran miseria moral, y una irresponsabilidad manifiesta, pero no es la primera vez ya digo que hace declaraciones subidas de tono, ya nos tiene acostumbrados a su dialéctica barriobajera, a su falta de escrúpulos y de argumentos, y Pedro Sanchez no es un gran presidente, pero desde luego que España la lleve gente tan irresponsable como Pablo Casado nos debería preocupar a todos los españoles y no es que el consiga ser el partido mas votado, pero si las tres derechas suman, el es presidente y es lo preocupante en mi opinión, la venida del Gobierno trifachito.

En España hace falta una derecha que huya de los radicalismos, liberal de verdad, una derecha de país desarrollado, así pienso yo.

Saludos cordiales.

OSCAR

Casado sube el tono de final de precampaña y resucita a ETA para criticar a Pedro Sánchez

Fuente: https://www.publico.es/politica/campana-electoral-2019-casado-sube-tono-final-precampana-resucita-eta-criticar-pedro-sanchez.html

MARTA MONFORTE JAÉN@MartaMonforteJ

La banda terrorista ETA anunció hace prácticamente un año su disolución definitiva, casi seis años y medio después de su renuncia a la violencia pero, el PP ha mostrado reticencias -tanto en el Congreso como en plena precampaña- a dejar de apelar al fantasma de la banda terrorista para atacar al Gobierno. Un argumento que ya utilizaba el actual líder del PP, Pablo Casado, antes de erigirse como vencedor en el Congreso Extraordinario del partido en el mes de julio.

 “A mí no me gustan las manos de [Pedro] Sánchez. A mí me gustan las manos blancas de las víctimas del terrorismo”; “A mí me gustan las manos blancas que dicen que no puede haber concesiones a los asesinos etarras; a mí me gustan las manos blancas de la sociedad que empezó a latir cuando el corazón del Miguel Ángel dejó de hacerlo” escribía el entonces candidato a la sucesión en Twitter.

Las “manos blancas” ha vuelto a ser el argumento esgrimido por Casado -en referencia a las manifestaciones masivas que se sucedieron en toda España tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1997 perpetrado por ETA- para cargar con dureza contra el presidente del Gobierno, al que ha acusado de “liquidar la nación”, “implorar los votos de los terroristas” y preferir “manos manchadas de sangre a manos pintadas de blanco”.

l ‘popular’ acusa a Sánchez -en cada ocasión que se le presenta- de “rendirse” ante los independentistas catalanes y ahora hace lo propio con EH Bildu, después de que el partido de Arnaldo Otegi apoyara los decretos del Gobierno durante la diputación permanente del Congreso el pasado miércoles. Desde entonces, el conservador ha acusado a los socialistas de “no poder mirar a las víctimas a la cara” y ha tildado a Sánchez de “indigno” por “pactar con los proetarras”. “En 40 años de historia criminal de ETA sus amigos de Bildu nunca habían conseguido tanto”, dijo recientemente.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Luís Ábalos, considera que las declaraciones de Casado son “una fase de delirio e inconsciencia” que “lo inhabilita para presidir España”. A su juicio, “no se puede hablar así” y va “un paso más allá que solamente se puede explicar desde la más absoluta desesperación”.  “Uno no debería jugar con esas cosas”, ha zanjado el socialista.

El líder de EH Bildu ha asegurado que “no existe ninguna vía de comunicación oficial con el Gobierno de Pedro Sánchez” y que “jamás” había escuchado su nombre tantas veces en en las televisiones españolas. “Hay un interés por parte del bloque reaccionario en convertirme en el enemigo público número uno·, lo que “quiere decir que EH Bildu es el enemigo a batir”, defendía Otegi este lunes.

“ETA ya no es una preocupación de la ciudadanía”

Amparo López Meri, doctora en periodismo especializada en comunicación política y profesora en la Universitat Jaume I de Castelló (UJI), considera que “sacar el debate de ETA es resucitar un fantasma gratuitamente” porque “no es una preocupación de la ciudadanía en la actualidad”. Para la experta, atacar utilizando a la banda terrorista es “una señal de debilidad”. “Creo que el PP se ve mal y está intentando desacreditar la imagen de sus adversarios como puede. Evidentemente, atacan al PSOE porque es el rival más directo, porque es la fuerza de izquierdas que con más proyección de voto según recogen las encuestas”, alega.

Meri cree que si el PP ha de recurrir al tema de ETA para luchar dialécticamente con sus rivales políticos y no tiene otros argumentos “es porque en el partido se sienten débiles e inseguros, e intentan hacer daño de alguna forma y no tienen otra manera de hacerlo”. “Sacar al debate estas cuestiones me parece que es empobrecerlo cuando se deberían abordar temas importantes como es el programa electoral y es un intento, a su vez, de crispar el ambiente”.

Por otra parte -defiende- es también “radicalizarse como derecha”. “Como el PP quiere ganarle terreno a Vox trata de sentar cátedra en las que son sus defensas tradicionales”. La profesora recuerda que los conservadores se han cerrado al diálogo y a la negociación con la banda terrorista. “Eso antes les hacía ganar votos, puede que ahora también lo haga, pero es una forma de volver al PP de antes, cuando era más derecha que centro derecha”. 

Para el consultor electoral Enrique Cocero, los partidos independentistas suponen un “conjunto complementario”, lo que define como “todo aquella gente con la que, en principio, nadie quiere pactar”. Cocero considera que “Bildu marca si estás aquí o al otro lado, al igual que el independentismo catalán; aunque, a su juicio, el partido vasco “marca de una forma mucho más abrupta con quién vas a contar y con quién no”.

El asesor asegura tanto los partidos independentistas catalanes como Bildu son partidos legítimos y alega que los ‘populares’ se sirven de que Bildu no ha condenado e incluso justificado a la banda terrorista para lanzar un mensaje. “El poder que transmite esa imagen es aprovechado por Pablo Casado para atacar a Sánchez, lo cual es, incluso, esperable” por parte del conservador, zanja.

Las polémicas de Casado frente al “invierno demográfico”: adopciones, pensiones o lo que “llevan dentro” las mujeres.

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Casado-maternidad-polemicas-propuestas-PP_0_877713005.html

Lanzado a recuperar el voto más conservador que huye del PP hacia Vox, el nuevo líder, Pablo Casado, inició el pasado julio una ofensiva ideológica para que los votantes más a la derecha regresen a casa. Junto a la bandera, la mano dura en Cataluña y contra la inmigración irregular, Casado lanza también mensajes sobre la familia tradicional y la natalidad, que a menudo vincula con la crisis demográfica. 

La polémica ha sobrevolado prácticamente todas las propuestas lanzadas en las últimas semanas por el líder del Partido Popular, Pablo Casado, con el objetivo de luchar contra el “invierno demográfico”, como llama él a la caída de la natalidad en España. Cada vez que el presidente de los populares ha planteado iniciativas para fomentar que los españoles tengan hijos se ha suscitado un escándalo.

Es lo que ocurrió cuando Casado abogó por recuperar la ley del aborto de 1985 utilizando argumentos falsos, relacionó las interrupciones voluntarias del embarazo con la sostenibilidad del sistema de pensiones o aseguró que las mujeres embarazadas debían saber “lo que llevan dentro”.

La última polémica la provocó el miércoles la dirección del PP confirmando a distintos medios –entre ellos eldiario.es– que incluiría en su Ley de Apoyo a la Maternidad presentada por el propio Casado el pasado sábado en Cartagena (Murcia) una propuesta para que las mujeres inmigrantes sin papeles no puedan ser expulsadas del país en el caso de que decidan dar en adopción a sus hijos hasta que entreguen a los pequeños a las administraciones encargadas de gestionar esa adopción.

Entonces sí, en el caso de ser interceptadas en una redada después de entregar a sus hijos, podrán ser repatriadas a sus países sin que les sirva “de excusa” –fue el término que utilizaron las fuentes de la dirección de los populares consultadas por este diario– haber dado a sus descendientes previamente en adopción.

El protocolo de la Comunidad de Madrid

Organizaciones especializadas y expertos en procesos de adopción han coincidído este jueves en advertir de que los planes del PP no se sostienen porque se basan en un problema –el de la supuesta expulsión de mujeres sin papeles que quieran dar a sus hijos en adopción en el momento en el que acuden a las administraciones a mostrar esa intención– que no existe.

La iniciativa de los populares invoca un protocolo que ya se aplica en la Comunidad de Madrid pero que se planteó en 2009 para evitar los abandonos de hijos de mujeres socialmente vulnerables y no para fomentar la maternidad. La dirección del PP ha repetido durante las últimas horas que su plan enmarcado dentro de uno más ambicioso contra el “invierno demográfico” solo trataba de extender la normativa madrileña al resto del Estado. Pero su formulación, asociada a un plan para fomentar la maternidad, provocó otra tormenta política que llevaba este jueves a todos los partidos de la oposición a criticar duramente los planes del PP. Ministros del Gobierno cargaron con dureza contra el líder popular. 

La organización Juezas y Jueces para la Democracia hizo público un comunicado manifestando “su profunda consternación” por la propuesta del PP, que según esta asociación judicial implicaría una “coacción” sobre las mujeres migrantes en situación irregular. “Una medida como ésta supondría una clara coacción del derecho de la mujer a la maternidad y situaría a la persona afectada ante una situación coercitiva, de modo que en la práctica se le amenazaría de expulsión salvo que renunciara a la propia maternidad dando a sus hijos en adopción”, apunta la nota pública de Jueces para la Democracia.

Los dirigentes del PP trataron este jueves de realizar todo tipo de matizaciones, sin llegar en ningún caso a desmentir la propuesta que Casado quiere poner en marcha si tras las próximas elecciones generales del 28 de abril logra recuperar la Moncloa y se convierte en presidente del Gobierno.

El propio líder del PP confirmaba sus planes durante un acto en Valladolid: “El PP propone que las madres embarazadas que deciden entregar a su hijo en adopción, en vez de abandonarlo, tengan garantizada la confidencialidad, los mismos derechos si estuviera regularizada o no”, sostenía, dejando claro que una vez que entreguen al hijo las mujeres seguirán en situación irregular y, por tanto, podrán ser expulsadas de España a sus países de origen.

Humano y responsable”

“Es bastante sensato entender que ante una realidad de que ha habido 324 bebes entregados en adopción en la Comunidad de Madrid gracias al programa ‘No me dejes en la calle’, 324 niños que han sido entregados con absoluta confidencialidad, con un encriptado de los datos de las madres y, sobre todo, para las familias adoptantes, parece bastante sensato decir que esos programas sean aplicables también a las mujeres porque es humano, es responsable y creo que es algo en lo que teníamos que ir todos de la mano, en la misma dirección”, se defendía el líder del PP, que no ha explicado por qué si se trata de dar seguridad a las mujeres migrantes su normativa se incluye dentro de un plan para luchar contra el retroceso demográfico.

Casado aseguraba además haberse visto obligado a aclarar algo que él no dijo y que se basaba en que las mujeres inmigrantes sin papeles se “blindaban” si entregaban a su hijo en adopción, una aseveración que, según ha insistido, se trata de una “fake news” que por error se publicó en un medio de comunicación el pasado domingo y que fue corregido posteriormente.

“Es una fake news, me siento víctima porque antes de político soy persona, me resulta de especial gravedad”, lamentaba Casado, que reiteraba: “Yo no he dicho nada, no hay nota de prensa y, sin embargo, hoy está en todas las tertulias y vemos a todos los partidos de la oposición intentando decir una barbaridad que yo jamás admitiría”.

Se trata de una aberración que yo no atribuiría ni a un político del Tercer Mundo”, advertíao Casado, quien contextualizaba lo ocurrido en los intentos de ciertos sectores de identificar al PP con “gente facha, machista, que va matando animales y que contamina… pero al final se ve que cuando el centro derecha gobierna, a la gente le va mejor”.

Con esas palabras Casado trataba poner fin a la enésima polémica que le ha perseguido en las últimas semanas y que ha estado vinculada a sus propuestas sobre maternidad. 

“Barra libre para abortar”

Tras evitar posicionarse claramente sobre el aborto desde su elección en las primarias del verano pasado, en febrero el líder del PP abogaba claramente por recuperar la ley de 1985, de supuestos, rechazando la normativa actual, de plazos, llegando a asegurar que actualmente en España existe la “barra libre para abortar” hasta la semana 22 de gestación.

Se trata de un argumento falso, ya que la ley vigente contempla la interrupción voluntaria del embarazo de forma libre hasta la semana 14. Hasta la 22 solo de podría llegar en caso de problemas graves para el feto y siempre por prescripción médica.

Tampoco es cierto que la ley del 85 fue la del “consenso”, como sostiene Casado. Coalición Popular, las siglas bajo las que se encontraba Alianza Popular, del que emergió el actual PP, llevó a cabo una férrea oposición a la ley y votó en contra de la misma en 1983 en el Congreso de los Diputados, la primera vez que se debatió. También interpuso un recurso ante el Tribunal Constitucional.

El presidente de los populares, cuyo equipo intentó sin éxito aparcar el debate del aborto durante la precampaña porque, según explicaron, es algo que “beneficia a la izquierda”, generó una nueva polémica el 7 de febrero cuando vinculó la interrupción voluntaria del embarazo con la sostenibilidad del sistema de pensiones.

“No pensar en cómo los abortamos”

“Creo que tenemos que hacer un análisis de qué sociedad estamos construyendo y, sobre todo, que eso a la izquierda se le da muy mal, si queremos financiar las pensiones y la salud debemos pensar en cómo tener mas niños y no en como los abortamos”, sostuvo, generando todo tipo de críticas sobre todo por parte de colectivos feministas. También consideró que en España sería mejor dejar de preguntar por la ley del aborto y empezar a hacerlo por ayudas a la maternidad, a la conciliación, a la emancipación, a la vivienda, o ayudas fiscales para tener niños.

A finales de febrero y siempre con la intención de mostrar su rechazo a que las mujeres puedan decidir si tienen o no a sus hijos cuando están embarazadas, Casado lanzó una afirmación durante una entrevista en el diario El Españolque provocó el rechazo del resto de partidos y de distintos colectivos sociales.

“Soy padre de un cincomesino y tuvimos una amenaza de parto en un tramo en el que se podía abortar libremente. Creo que es bueno que las mujeres embarazadas sepan lo que llevan dentro: una vida autónoma”, dijo. 

Estos mensajes lanzados por el líder del PP se corresponden con el discurso ultraconservador que ha instaurado en el partido desde que llegó a la presidencia del mismo, cuando puso en marcha un giro a la derecha que le llevó a acercarse al sector aznarista –afines al expresidente del Gobierno José María Aznar– y a organizaciones antiabortistas a las que los propios populares dieron ayudas públicas cuando estuvieron en el Ejecutivo. 

Las reuniones de García Egea

En octubre el secretario general del partido, Teodoro García Egea, participó en un encuentro de la Fundación RedMadre que se define como “una red de apoyo, asesoramiento y ayuda a la mujer para superar cualquier conflicto surgido ante un embarazo imprevisto” y en cuya web lanza numerosos mensajes contra el aborto al hablar del “sufrimiento del embrión” o “las graves consecuencias” de interrumpir el embarazo.

También García Egea era el encargado de recibir el 8 de marzo, coincidiendo con la huelga feminista que no secundó el PP, al presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, y el vicepresidente, Luis Losada. La organización declarada de utilidad pública por el Gobierno de Mariano Rajoy –categoría que ha sido retirada por el actual Ejecutivo socialista– llevó a la sede nacional de los populares 24.000 firmas instando al PP a que derogue las que considera “leyes de género” y entre las que incluyen normativas sobre igualdad o de derechos del colectivo LGTBI. 

Tras el encuentro, –ese mismo 8M Hazte Oír también se vio con representantes de Ciudadanos y Vox– la organización aseguró a través de un comunicado que García Egea se había mostrado “personalmente dispuesto a reformar” esas “las leyes de género”.

Las grabaciones de Villarejo provocan una “tormenta” a Casado por sus deudas con Cospedal tras las primarias

Fuente:https://www.eldiario.es/politica/primarias-Cospedal-Casado-grabaciones-Villarejo_0_830117251.html

“Toca tormenta, así que a aguantar el chaparrón”. La dirección del PP recurría este lunes a una metáfora para describir cómo ha encajado el partido las nuevas grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo publicadas por Moncloa.com. Las cintas revelan que el policía e Ignacio López del Hierro, marido de la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, trataron de frenar las investigaciones sobre corrupción contra los populares y que la propia exministra de Defensa era conocedora de esas gestiones. Este martes, el citado portal y el diario El País  publicaban más material que demuestra que Cospedal  mantuvo una reunión secreta con el excomisario Villarejo en el verano de 2009 . Siempre según esas cintas, en el encuentro, que se produjo en el despacho de la exsecretaria general en la sede del PP con una serie de medidas para garantizar discreción, hablaron del caso Gürtel.

La polémica coloca al actual líder del Partido Popular, Pablo Casado, en una situación más que incómoda dada su estrecha relación con Cospedal, cuyo apoyo fue decisivo para que ganara las primarias de julio. Por eso, a pesar de que una de las banderas del presidente de los conservadores es la “regeneración” y de que entre sus objetivos está despojar al partido de su imagen de formación corrupta tras la condena en la sentencia de Gürtel, el margen de maniobra de Casado ante las sospechas que se ciernen ahora sobre Cospedal es limitado.

El líder del PP le debe a la exsecretaria general el triunfo en la batalla por el control del partido sobre la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. Después de quedar eliminada en la primera vuelta de las primarias, Cospedal decidió apoyar a Casado en la segunda con el objetivo de hacer frente común contra la que durante años fue su principal enemiga interna.

Como contrapartida a ese respaldo, una vez ganadas las primarias, el presidente de los populares realizó el reparto de puestos en su dirección beneficiando claramente a la exnúmero dos del partido. Casado hizo portavoz del PP en el Congreso a la exministra Dolors Montserrat, que había sido portavoz de la candidatura en primarias de la exsecretaria general. Además, le dio la Vicesecretaría de Política Autonómica y Local a uno de los hombres de máxima confianza de Cospedal en Castilla-La Mancha, Vicente Tirado. El líder del PP también dio cargo a otra de las incondicionales de Cospedal, la exministra Isabel García Tejerina, a la que nombró vicesecretaria de Sectorial.

Las primarias se reflejaron en Andalucía

Casado situó en el núcleo duro de su dirección a estos tres dirigentes afines a la exministra de Defensa, frente al único puesto que concedió a Sáenz de Santamaría, el de la alcaldesa de Logroño Cuca Gamarra a la que nombró vicesecretaria de Política Social.

Otros populares de la confianza de Cospedal ocupan además puestos de relevancia, como es el caso del exministro Juan Ignacio Zoido, presidente del Comité Electoral Nacional, el órgano que da el visto bueno a todas las listas en los comicios, mientras que el barón extremeño José Antonio Monago es el presidente del Comité de Presidentes Autonómicos del partido.

Las deudas que Casado aún mantiene pendientes con Cospedal quedaron en evidencia la semana pasada durante la elaboración de las listas para las elecciones andaluzas del próximo 2 de diciembre. El número uno por Sevilla recayó en Zoido. Además, Casado impuso a Juan Manuel Moreno, que en las primarias se posicionó a favor de Sáenz de Santamaría, la elección del exsecretario de Estado de Seguridad y exalcalde de Córdoba José Antonio Nieto –también afín a Cospedal–, como cabeza de lista por Córdoba.

Aunque este lunes  la dirección del PP evitaba poner la mano en el fuego por la exministra, que sigue siendo diputada y que mantiene un puesto en la Comisión Ejecutiva del partido, Casado tiene previsto mantener a la exsecretaria general en sus responsabilidades actuales. Génova aguantará a la exnúmero dos al menos mientras no surjan hipotéticas nuevas grabaciones que comprometan del todo a Cospedal y hagan la situación insostenible. Entonces la “tormenta” de la que hablaba este lunes la dirección popular podría convertirse en un huracán interno.

Este lunes el núcleo duro de Casado intentaba esquivar la polémica. El líder del PP, a quien le caracteriza su hiperactividad y sus sucesivas declaraciones públicas, evitaba a la prensa en los dos actos que protagonizaba en Madrid: un desayuno informativo del secretario general del Partido Popular Europeo, Antonio López-Istúriz, y la inauguración de una conferencia sobre el futuro del centro-derecha español. “¿Apoya a Cospedal?”, le preguntaban al líder del PP los periodistas una y otra vez. No hubo respuesta.

Además, Génova relegaba la rueda de prensa habitual posterior al Comité de Dirección en la vicesecretaria de Comunicación, Marta González, cuando habitualmente la suele ofrecer el secretario general, Teodoro García Egea.

No se descartan nuevas cintas

Génova insiste en que, en todo caso, a quien afectarían las grabaciones conocidas este lunes sería “solo a Cospedal”. Pero dirigentes del partido recuerdan que la exsecretaria general es quien sigue sosteniendo en gran parte al líder del PP. Cualquier decisión del presidente conservador sobre la exnúmero dos del partido podría tener consecuencias en los apoyos internos de Casado.

“Con lo publicado hoy [en referencia a este lunes] no hay material como para exigirle ninguna responsabilidad”, explican fuentes de Génova sobre la situación de Cospedal. La dirección del PP sí reconoce que puede haber nuevas cintas de Villarejo referidas a la exsecretaria general o a cualquier otro dirigente o exdirigente del partido, pero no tiene constancia de que existan, como tampoco conocía de antemano las publicadas hasta ahora.

En el partido nadie descarta nada. Puede que, en las próximas horas, otras grabaciones puedan hacer aún más daño a la nueva dirección popular que esta semana cumple sus primeros cien días, una efeméride que Casado no ha podido celebrar del todo por esta nueva polémica vinculada al excomisario y que le salpica por su dependencia del sector interno afín a Cospedal. Génova reconoce que lo único que están en condiciones de garantizar es que esas hipotéticas cintas no afectarán a su presidente. Sobre Casado, concluyen, “no hay nada absolutamente”.

Los ataques de Casado dinamitan las relaciones entre el Gobierno y el PP

Fuente:https://elpais.com/politica/2018/10/24/actualidad/1540378008_570246.html

La relación ya era casi inexistente, pero desde este miércoles el presidente Pedro Sánchez da por rotos contactos y acuerdos con el líder del PP, Pablo Casado, quien acusó en el Congreso al jefe del Ejecutivo de ser “responsable y partícipe del golpe de Estado que se está perpetrando en España”. Sánchez opina que tal invectiva va más allá de la dureza habitual en la pugna política. El presidente instó a Casado a retirar sus palabras, consciente de que necesitará su concurso si se complica la situación política en Cataluña, pero el líder popular no se retractó. A última hora de la noche, La Moncloa confirmó la ruptura,

El Congreso debatía sobre el Brexit y en torno a las relaciones comerciales con Arabia Saudí, pero acabó con la ruptura de relaciones formales entre Sánchez y Casado. Y todo por Cataluña. La explicación del mandatario socialista de los resultados de la última cumbre europea devino en un debate más sobre el desafío independentista y el presidente acabó en un bronco enfrentamiento con Casado después de que este derivase su intervención al conflicto catalán. En esa misma senda continuaron el PDeCAT y ERC, también el PNV y, en menor medida, aunque sin eludir el asunto, Unidos Podemos y el resto de grupos.

“Es usted partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en España”. Con esta severa acusación, Casado pasó por alto el apoyo que Sánchez, con los votos del PSOE en la oposición, brindó al Gobierno de Mariano Rajoy hace un año para que aplicase el artículo 155 de la Constitución y abriera así el camino para que el Estado interviniera Cataluña.

 

La acusación tuvo un enorme efecto, ya que el presidente emplazó enfáticamente a Casado a retirarla, con un tono más grave de lo normal en un forcejeo dialéctico parlamentario: “Si no retira que yo soy un golpista, usted y yo no tenemos nunca nada más que hablar”. El dirigente conservador mantuvo sus palabras, aunque introdujo un matiz que pareció suavizar la embestida: “Usted es responsable de no atajar el golpe al Estado que se está dando en Cataluña”. Por dos veces le pidió Sánchez que retirase la afirmación e incluso hubo una tercera, durante la sesión de control que se celebró a continuación, tras algo más de cinco horas de debate sobre la UE y sobre las relaciones con Arabia Saudí. Pero Casado volvió a negarse: “No se ponga usted tan digno, porque ya le di razones de lo que está pasando en Cataluña sin que se tomen medidas”.

Pasadas las once de la noche, fuentes oficiales de La Moncloa confirmaron la ruptura de la relación del presidente con Casado, aunque no con su partido. “Las relaciones con el presidente del PP, Pablo Casado, están rotas. Consideramos que ha perdido el respeto institucional”, enfatizaron dichas fuentes.

El líder popular había reprochado además a Sánchez que el Gobierno “presione a los fiscales” para cambiar la tipificación de los delitos que pesan sobre los políticos secesionistas presos y huidos. Y, también en el terreno de la convivencia, se refirió a los ataques a dirigentes del PP y Ciudadanos en Cataluña.

“Todo es asumible, pero no me puede acusar de ser un supuesto golpista. Le pido que lo retire, porque lo que ha dicho llena de ignominia a su grupo parlamentario”, le replicó Sánchez.

La insistencia del jefe del Ejecutivo en que su rival retirara sus palabras del Diario de sesiones obedece a la eventualidad de que en algún momento ambos líderes tengan que consensuar una respuesta a los independentistas. Sánchez quiso deslizar que no resulta descartable otra aplicación del artículo 155 en Cataluña. “Si nos tenemos que ver en una situación parecida a la de hace un año, se necesitaría un amplio consenso parlamentario”, asumió.

En este clima, la dureza habitual del discurso de Albert Rivera, jefe de filas de Ciudadanos, pasó a segundo término, como destacó después el entorno de Casado.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, mirando al líder popular, reclamó: “Basta ya de banalizar el significado de un golpe de Estado”. El portavoz de ERC, Joan Tardà, fue más lejos. “Señor Casado, ustedes nos fusilarían. El señor Rajoy, no; nos metería en la cárcel, pero ustedes nos fusilarían”, señaló para remontarse a unas palabras del propio Casado en octubre de 2017. El entonces vicesecretario general del PP advirtió al expresidente Carles Puigdemont de que podía acabar como Lluis Companys, el presidente catalán en la Segunda República fusilado por la dictadura en 1940. Casado aludía a su encarcelamiento en octubre de 1934 tras declarar el Estado Catalán.

La Fiscalía del Supremo se opone a investigar a Pablo Casado por su máster

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Fiscalia-investigar-Pablo-Casado-master_0_816818529.html

La Fiscalía del Tribunal Supremo se ha pronunciado en contra de que la Sala de Admisión admita a trámite la exposición razonada de la jueza del caso máster en la que solicitaba abrir una investigación al presidente del PP, Pablo Casado, por los delitos de prevaricación y cohecho impropio, en relación con el máster que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos, han informado a eldiario.es fuentes fiscales.

En su escrito, la Fiscalía asegura que “no existe dato alguno que avale, ni siquiera de forma indiciaria”, que Pablo Casado se concertara con el director del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde, para obtener su máster de forma fraudulenta. Y esa falta de concierto, razonan, es lo que impide imputar al presidente del PP el delito de prevaricación.


Tres compañeras de Casado que se beneficiaron también por su posición del título han declarado como imputadas ante la jueza del caso máster. Una de esas alumnas reconoció en sede judicial que le regalaron el máster y que Álvarez Conde la instruyó sobre lo que tenía que hacer para obtenerlo. La Fiscalía del Supremo asegura que ese concierto entre catedrático y alumnos VIP, incluido Casado, “no pasa de ser una mera sospecha o conjetura”.

La jueza Rodríguez-Medel, dice la Fiscalía, no atiende a los criterios del Supremo para estos casos, a pesar de conocerlos, y presenta indicios que “no son lo suficientemente consistentes, sino todo lo contrario, ni aportan un nivel suficiente de solidez que permita aconsejar la apertura de un procedimiento”.

Dicho procedimiento, de iniciarse, sería “meramente prospectivo, al no existir indicios incontestables de la existencia de responsabilidad penal por parte del aforado, ni haber quedado acreditado de forma alguna, ni siquiera indiciaria, que existiera condierto del señor Casado Blanco con cualquiera de los demás investigados”, dice el Ministerio Público.

No podemos profundizar en el cohecho”

En cuanto al cohecho, la Fiscalía recuerda que se trata de un delito ya prescrito y, por tanto, no puede “profundizar más en esta cuestión”. La jueza Rodríguez-Medel, sin embargo,  razona que es conexo al de prevaricación y que éste último no está prescrito, lo que permitiría también investigar el primero. El Ministerio Público no entra a valorar siquiera los indicios sobre el cohecho, esto es, que Casado recibió el máster por ser quién era en la política, diputado de la Asamblea de Madrid y presidente de Nuevas Generaciones en el momento de los hechos. Su argumento para no valorar esos indicios es la citada prescripción.

El informe de la Fiscalía del Tribunal Supremo no es vinculante para la Sala de Admisión que decidirá sobre la imputación de Casado. El sistema de turnos  establecido en enero pasado por el Consejo General del Poder Judicial  para el presente ejercicio establece que los cinco miembros de la Sala de Admisión en caso de aforados sean Pablo Llarena, instructor de la causa del 1-O; los también conservadores  Francisco Monterde, Miguel Colmenero y Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal del Supremo y que también preside este tribunal; y la magistrada progresista Ana Ferrer.

El fiscal jefe del Supremo, Luis Navajas, ha trabajado en el informe en colaboración con la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado, que dirige desde el pasado 7 de septiembre Fernando Rodríguez Rey, la persona elegida por María José Segarra, la fiscala general, para el órgano clave del organismo que dirige. 

En su exposición razonada, la jueza del caso máster, Carmen Rodríguez-Medel, concluye que al hoy presidente del PP le regalaron el título “a modo de prebenda o dádiva”. Casado obtuvo el máster sin ir a clase, siéndole convalidadas todas las asignaturas a excepción de cuatro, que aprobó con sobresaliente con otros tantos trabajos que sumaban entre todos 92 páginas.

Para sostener su participación en la prevaricación, la jueza alega que recibió la prebenda sin asistir a clase, a sabiendas de que era un máster presencial; que pagó la matrícula para obtener ese cohecho; el reconocimiento de los 40 créditos como licenciado en Derecho; y la utilización del título después en su currículum.

Incluir el máster en el CV es “intrascendente”

La Fiscalía del Supremo afirma que incluir el máster en el currículum es un hecho “posterior e intrascendente” para la presunta comisión de la prevaricación porque “nada pudo aportar a dicha conducta, ni influir o trascender para su adopción y, por lo tanto, ningún aporte eficaz pudo suponer para la misma”.

El fiscal Navajas corrige sevaremente a la jueza Rodríguez-Medel. “A la hora de construir su tesis sobre la supuesta participación del aforado como cooperador necesario en el delito de prevaricación administrativa, presuntamente cometido por persona no aforada, obvia completamente los requisitos y exigencias que al respecto exige la doctrina de ese Alto Tribunal”. La Fiscalía, por tanto, considera intrascendentes las varias sentencias del Supremo que la jueza cita como jurisprudencia en su exposición razonada.

“Comportamientos lícitos e incluso netrales no pueden ser tenidos en cuenta, a efectos de causalidad, si no tiene un sentido objetivamente delictivo”, afirma el fiscal, respecto de los actos cometidos por Casado y que la jueza considera sostienen la acusación de cooperador en la prevaricación.

Contra la jueza, continúa que la magistrada es “perfectamente consciente de los requisitos que la Sala Segunda viene exigiendo en estos casos” y, sin embargo, los ignora. “

El cohecho prescribe a los cinco años y Casado cursó el máster en el curso 2008/2009, por lo que no podría ser investigado por ese delito. Sin embargo, la jueza Rodríguez-Medel considera que es un delito conexo al de prevaricación administrativa, que aún no ha prescrito y en el que Casado cooperó para su comisión.

El máster de Casado exigía ir a clase para obtener los sobresalientes que él logró sin pisar el aula

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/master-Casado-exigia-sobresalientes-aprobo_0_796521102.html

Pablo Casado solo cursó cuatro asignaturas de su máster, pero las aprobó con nota. Sacó un sobresaliente en esas materias pese a que las guías docentes del Máster de Derecho Autonómico y Local reservaban un porcentaje de la nota a la asistencia a clase. El nuevo líder del PP jamás pisó un aula de la Universidad, pero obtuvo en todos los casos la máxima calificación entregando cuatro trabajos.

La jueza Carmen Rodríguez Medel investiga si el presidente del PP y otros alumnos VIP  obtuvieron un trato de favor por parte de algunos responsables de la Universidad Rey Juan Carlos, el centro que impartía ese posgrado a través del Instituto de Derecho Público. En el curso de esa investigación reclamó a la Universidad las guías docentes -los documentos que resumen cómo se impartirán y qué se exige para superarlas- de las asignaturas cursadas por Casado, que solo tuvo que aprobar cuatro porque las otras 18 le fueron convalidadas.

Esos documentos, a los que ha tenido acceso eldiario.es, exigen una dedicación que oscila entre las 60 horas de clase en la asignatura menos exigente, hasta las 360 en la más dura. Casado aprobó todas entregando cuatro trabajos que juntos suman 92 páginas.

Tres de esas asignaturas estaban impartidas por el responsable del máster, Enrique Álvarez Conde, el mismo tutor que tuvo Cristina Cifuentes. Este profesor, imputado en la causa, se negó a declarar sobre nada relacionado con la expresidenta madrileña o con el actual líder del PP. Fue él quien recibió todos los trabajos de Casado y quien los calificó con sobresaliente pese a que sus asignaturas reclamaban asistencia y trabajos presenciales.

Examen, asistencia a clase y prácticas

Casado, por ejemplo, aprobó con la máxima nota la asignatura ‘Los principios inspiradores del modelo autonómico’. Según la guía docente, la materia requería unas 90 horas de trabajo, de las que 40 eran de asistencia a clase y 20 de realización de exámenes. El presidente del PP ni fue a clase, ni hizo exámenes.

En el documento también se especifica que había que realizar varias prácticas en relación con la materia de la asignatura. En cuanto al porcentaje de la nota, la mitad corresponde al examen escrito, un 10% a la asistencia a clase y un 40% a esas prácticas. Esta asignatura no contemplaba otra opción de evaluación, pero a Casado le bastó con entregar un trabajo para ganarse un sobresaliente.

En el caso de la materia ‘El reparto de competencias’, el esquema era muy similar. El examen contaba la mitad de la nota y la asistencia a clase un 10%. El 40% se obtenía de unas prácticas obligatorias y de un trabajo de investigación de una extensión mínima de 10.000 palabras cuyos detalles “se pondrán en conocimiento del alumnado el primer día de clase”.

En este caso, una nota al pie sí que dice que “los criterios son orientativos, por lo que no todos se utilizan en todas las asignaturas, y se pueden incluir otros métodos”. En el caso de Casado, el método fue entregar solo el trabajo.

Hay una segunda guía docente sobre esta misma asignatura, sin que se especifique cuál se aplicó al máster de Casado. Esta segunda es mucho más estricta, porque exigía para aprobar que se superasen las prácticas dentro del aula y que se asistiese a los debates sobre los temas de la asignatura. En caso de que el alumno tenga permiso para no ir a clase, como Casado sostiene que tenía, este documento divide la nota entre las lecturas (50%) y el trabajo (50%).

El presidente del PP obtuvo un sobresaliente solo entregando el trabajo, algo que también consiguió en la asignatura ‘El concepto constitucional de autonomía local’. Exigía unas 60 horas de trabajo, la mitad presenciales, y la nota dependía de tres apartados: asistencia a clase (30%), actividades fuera del aula (10%) y situaciones de prueba (60%).

De nuevo, en esta materia se dejaba abierta la posibilidad de de incluir “otros métodos” de evaluación. Casado entregó un trabajo, pero en este caso lo hizo sin hablar con los profesores. Esta asignatura la impartían, según la guía docente, Manuel Arenilla, José Manuel Rodríguez y Pedro Luis Pérez, pero el líder del PP ha admitido que jamás trató con ellos y solo se comunicó con Álvarez Conde.

Un trabajo por grupos que no hizo

Por último, Casado tuvo que sacarse ‘Itinerario de Derecho Autonómico’, la asignatura que más horas de trabajo requería. Cada alumno debía dedicar un total de 360, buena parte para elaborar unos trabajos por grupos cuyas conclusiones debían debatirse presencialmente en el aula.

El examen escrito tan solo contaba un 10% de la nota, mientras que el resto de la nota se dividía entre la asistencia y participación en las sesiones de trabajo (30%), la exposición en clase de los trabajos (10%) y el propio trabajo de investigación elaborado junto a otros compañeros del máster (50%). De nuevo, a Casado le bastó con entregar un único trabajo al profesor de la asignatura, Álvarez Conde, elaborado individualmente para superarla con sobresaliente.

La jueza ha imputado ya a tres alumnas del máster que, como Casado, convalidaron la mayoría de las asignaturas y solo tuvieron que aprobar cuatro materias. A las tres les ha pedido que el día que acudan a los juzgados lleven los trabajos que les sirvieron para aprobar, si es que optaron por este método, o que justifiquen de alguna manera cómo superaron esas asignaturas.

Casado exhibió sus trabajos en una rueda de prensa y en un briefing con periodistas. Cuatro documentos encuadernados con su nombre y los de las materias que el presidente del PP nunca ha dejado ver a los periodistas, más allá de la portada. La Universidad no los tiene en sus archivos, aunque en un escrito enviado a la jueza aclara que no tiene obligación de guardarlos.

Gana Pablo Casado, el PP se va mas hacía a la derecha

Pablo Casado es elegido nuevo líder del Partido Popular, con el 57% de los votos de los compromisarios frente al 43% logrado por Soraya Saenz de Santamaria, con su elección y su discurso confirma que el PP gira todavía mas hacía la derecha, yo me atrevería a decir incluso a la extrema derecha, desde luego sus objetivos principales son restringir el aborto y volver a la ley de 1985, derogar la ley de eutanasia del actual gobierno, mayor dureza con el independentismo, afirmando que no hay nada que negociar y hasta el punto de ilegalizar los partidos independentistas.

Con su elección el Partido Popular se torna un partido mas conservador que en la era Rajoy, sus políticas son muy del agrado del sector mas conservador del partido, viene digamos de la cantera de Aznar y Aguirre, con Pablo Casado lo poco que ya quedaba de centro desaparece y vuelve un PP mas conservador, muy parecido a lo de los orígenes al AP de Fraga, una derecha derechona.

El nuevo PP de Pablo Casado veo que aglutinará a partidos como VOX, donde auguro y esto ya es una opinión personal que harán coalición con este PP.

Ahora el espacio de centro-derecha podría ocuparlo Ciudadanos, aunque también está en clara duda la supuesta moderación del partido naranja, ya que en muchas ocasiones, este partido tiene muchos tics ultraconservadores y lo peor que nunca se sabe bien las verdaderas intenciones de este partido, desde luego están demostrando que no es un partido de fiar.