Sánchez e Iglesias se instalan en un diálogo de sordos

FUENTE:

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2019/07/16/sanchez_iglesias_instalan_dialogo_sordos_97045_1012.html


EL DEBATE DE INVESTIDURA

Fernando Varelafvarela@infolibre.es@fervabi

El presidente en funciones asegura que ya sólo espera que el líder de UP responda “a la pregunta de si va a votar que no la próxima semana, junto con la ultraderecha, a la investidura de un candidato socialista”Unidas Podemos mantiene la puerta abierta para que el PSOE se siente a negociar su entrada en un gobierno de coalición ahora o en septiembre

BLOQUEO VERGONZOSO PARA ESPAÑA

La amenaza de elecciones anticipadas asoma por el horizonte. Quedan dos semanas para iniciar la sesión de investidura, Pedro Sanchez y Pablo Iglesias no sólo no llegan a un acuerdo, sus posturas están mas enrocadas que nunca. Ya van cinco reuniones entre Pedro Sanchez y Pablo Iglesias, como he dicho antes no ha habido ni un avance, al contrario sus posturas están ahora mas alejadas y para colmo intercambio de acusaciones y reproches.

Según informaciones el principal obstáculo que es que Pablo Iglesias insiste en entrar en el gobierno y Pedro Sanchez se niega rotundamente, pero se sospecha que Pedro Sanchez le encantaría realmente ponerse de acuerdo con la derecha, según fuentes independientes desea un gobierno con Ciudadanos o bien provocar intencionalmente la repetición electoral porque según el, eso le beneficiará y perjudicará aún mas a Podemos, su intención es humillar a Podemos y por supuesto humillar a los españoles.

Pero el bloqueo no sólo pasa en el gobierno del Estado, también hay bloqueo entre las derechas para investir a un presidente autónomico en Madrid y la Región de Murcia.

Vergonzoso bloqueo, Pedro Sanchez sus votantes y sus bases no les importa nada, le importa su propio ego y conseguir votos, tal vez Pablo Iglesias también debería ceder algo mas, seguramente si, pero lo claro que esto es una humillación mas al pueblo español, otra mas.

Sánchez ignora la oferta de Iglesias y se enroca en el Gobierno de cooperación

Fuente: https://www.publico.es/politica/sanchez-ignora-oferta-iglesias-enroca-gobierno-cooperacion.html

MANUEL SÁNCHEZ@ManuSanchezG

Desde La Moncloa y desde el Gobierno se restó trascendencia a la oferta hecha por el líder de Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias, al entender que sigue sin moverse de sus posiciones insistiendo en un Gobierno de coalición. Ante esto, se repite desde el PSOE que la oferta del candidato socialista se mantiene también en los términos en los que se ha descrito lo que llaman un Gobierno de cooperación: pacto programático, pacto parlamentario y pacto para que miembros de este partido entren en las instituciones, pero nunca en el Consejo de Ministros.

El líder de la formación morada, en una carta abierta publicada en La Vanguardia, propuso ir a la investidura del próximo 22 de julio con un acuerdo en torno a un Gobierno de coalición y, en el caso de no saliera adelante, Unidas Podemos se comprometía a cambiar esta exigencia y a aceptar el Gobierno de cooperación.PUBLICIDADinRead invented by TeadsEl PSOE quiere conocer las leyes que  considera prioritarias Unidas Podemos en materia de Igualdad, vivienda o políticas sociales para fijar un calendario parlamentario

Para la vicepresidenta primera del Gobierno,Carmen Calvo, dicha propuesta de Iglesias sólo responde al tacticismo político,así que pide al secretario general de UP que se deje de “tácticas y estrategias” y que conteste a la oferta hecha por el candidatos socialista, “porque aún estamos a la espera”.

La número dos del Ejecutivo reprochó al líder de Unidas Podemos que siga empeñado en el debate en torno al Gobierno de coalición, en lugar de discutir sobre las políticas que ambos partidos quieren impulsar para la próxima legislatura.

Calvo indicó que quiere saber qué leyes considera prioritarias Unidas Podemos en materia de Igualdad, vivienda o políticas sociales, para fijar un calendario parlamentario y empezar a buscar puntos de acuerdo en estas y otras materias.

De la misma opinión fue el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, quien pidió a Iglesias que se pongan ya a trabajar en la senda marcada en la anterior legislatura, con propuestas concretas, que amplíen derechos y libertades para la ciudadanía.Los socialistas creen -aunque lo nieguen en público- que su estrategia se ha fortalecido y así lo demuestra la última encuesta del CIS que da al PSOE el 40% de los votos si se repiten las elecciones

Simancas indicó que el Grupo Socialista no va a ir a un “investidura experimental, sino definitiva” y añadió que los españoles “no pueden esperar ni a segundas vueltas ni a más aplazamientos”. En este sentido, instó a Iglesias a que acepte la oferta del candidato socialista, que calificó de “razonable”, y se pongan ya a trabajar conjuntamente.

Hasta la próxima semana

El PSOE se mantiene en su estrategia general emprendida en la primera ronda de negociación que -aunque lo niegan en público- creen que se ha visto fortalecida por la última encuesta del CIS que otorga a los socialistas casi el 40% de los votos si se repitieran las elecciones generales.

Tal vez, por ello, parece que no tienen prisa en las negociaciones, y hasta la próxima semana el candidato socialista no se reunirá con los líderes de los tres grandes partidos: Pablo Casado, Albert Ribera y Pablo Iglesias.

Optimismo en el PSOE

En contra de lo que pudiera parecer, reina cierto optimismo en las filas socialistas que, al menos de cara a la galería, insisten en que no quieren que se repitan las elecciones y que si esto ocurre será por la irresponsabilidad de las otras fuerzas políticas. Afirman oficialmente que la encuesta del CIS no les ha hecho cambiar de opinión.

Así, fuentes de Ferraz aseguran que “hay base para llegar a un acuerdo con Unidas Podemos para sacar adelante la investidura”, y recuerdan la buena colaboración que ha habido entre ambos partidos los últimos doce meses. Eso sí, no concretan nada más sobre en qué términos se va a fraguar el acuerdo.De cara a la galería, desde el PSOE se insiste en que no se busca una repetición de elecciones y que no cambian de opinión por la encuesta del CIS

En cuanto al Partido Popular y Ciudadanos,Sánchez volverá a reiterarles que “deben asumir su responsabilidad con los españoles facilitando la estabilidad”, aunque precisando que eso no conlleva ningún acuerdo con estos partidos.

Esto sí se lo podrá transmitir a Pablo Casado, pero no Albert Rivera, que ya anunciado que no acudirá a La Moncloa, lo que vuelve a poner en evidencia la mala relación personal que existe entre el líder de Ciudadanos y el candidato socialista, que hace impensable su abstención en la investidura.

En principio, por tanto, no parece que el PSOE vaya a mover ficha. Sin embargo, desde La Moncloa se lanzó al mediodía del miércoles un mensaje genérico, pero un tanto inquietante de cara a los próximos días: “Van a suceder cosas”.

Sánchez presiona a Iglesias con una investidura inminente y la amenaza de elecciones en otoño

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Sanchez-Iglesias-investidura-inminente-elecciones_0_914109453.html

Irene Castro / Aitor Riveiro

Unas horas después de la segunda reunión infructuosa con Pablo Iglesias, el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, decidió dar un paso al frente: pese a no tener los apoyos necesarios, comunicó que el próximo 2 de julio se reunirá con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para fijar ya una fecha para la investidura. El presidente en funciones amenaza con acelerar unos trámites que llevan en la práctica congelados casi dos meses.

En Moncloa manejan el calendario en función de unas negociaciones, que se han encallado casi antes de comenzar, pero también pensando en la fecha de la posible repetición electoral si el desacuerdo perdura tras una primera investidura fallida. En Unidas Podemos han señalado la vuelta de las vacaciones de agosto como el momento de verdad para intentar un acuerdo y el PSOE ha hecho notar su malestar.

Tras el encuentro entre Sánchez e Iglesias este martes, Ferraz informó de que el candidato socialista se someterá a la votación de investidura en julio. El PSOE ya había reconocido que lo haría aunque no tuviera los apoyos amarrados. Ante lo que consideran una situación “de bloqueo”, en Moncloa se plantean fijar la investidura en la primera fecha posible. Que la investidura sería lo antes posible y pronto es lo que han reiterado en Ferraz constantemente. Si así fuera finalmente, la primera votación se celebrará el martes 9 de julio –ha de ser un martes para que, en caso de repetición y según los plazos legales, los comicios caigan en domingo–.

En Moncloa también admitían como opción las siguientes semanas, porque dejaría más margen a la negociación con Unidas Podemos. Pero las posiciones están ahora mismo en un punto de no retorno, creen, por lo que la estrategia pasa por acelerar la investidura y presionar a Pablo Iglesias con una repetición electoral. 

En el primero de los casos, las elecciones se celebrarían el 27 de octubre mientras que si retrasa una semana más, los comicios coincidirían ya en noviembre con el puente de Todos los Santos, un extremo que no convence en Moncloa. Esos son los cálculos que también han manejado en la cúpula socialista, donde la balanza se inclina hacia la primera fecha, vista la distancia en las posiciones que han constatado Sánchez e Iglesias, aunque fuentes gubernamentales aseguran que no se pueden descartar otros martes en la segunda quincena de julio. 

“Con o sin apoyos en el mes de julio habrá [sesión de] investidura”, advirtió el PSOE tras la última reunión. “España no tiene tiempo que perder y necesita un Gobierno cuanto antes”, fue el mensaje que difundió 12 horas después al anunciar la cita de Sánchez y Batet. En Moncloa trabajan ya en un discurso de Sánchez inequívocamente izquierdista, según las fuentes consultadas por eldiario.es, que ponga las cosas más difíciles a Pablo Iglesias.

El Gobierno usa la carta de unas nuevas elecciones

La estrategia del Gobierno pasa, de nuevo, por presionar a los demás partidos –especialmente a Unidas Podemos– con la amenaza de otras elecciones. Sánchez está convencido de que en una repetición electoral el PSOE incrementaría sus 123 escaños mientras que el grupo confederal saldría perjudicado. También Ciudadanos perdería votos, según los cálculos que hace el equipo del presidente. Esa es la esperanza de los socialistas, que el miedo a otras elecciones haga a los demás cambiar de postura.

Frente a esa posición de los socialistas, Iglesias ha asegurado este miércoles que “el Gobierno de coalición está mucho más cerca de lo que podría parecer”. Eso sí, ha dejado entrever que en julio la investidura está abocada al fracaso y que Sánchez tendrá que repetir en septiembre, cuando vence el plazo de dos meses que establece la Constitución. En ese mismo sentido se ha pronunciado la portavoz, Irene Montero, que ha asegurado en una entrevista en La Sexta: “La investidura es muy seria como para usarla para amenazar a los otros partidos sin negociar absolutamente nada con nadie”.

En Podemos recuerdan que la posición final de su voto depende de lo que decidan los inscritos del partido en una consulta para la que todavía no hay fecha ni pregunta concreta. En la dirección del grupo parlamentario consideran que “el PSOE no ha decidido si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha para sacar adelante la investidura” y comienza a cundir la idea de que las negociaciones no avanzan porque Sánchez sigue esperando que Albert Rivera acepte investir al líder socialista. Máxime, tras la crisis que ha provocado la salida de Toni Roldán y otras dimisiones en la dirección de Ciudadanos.

Tras las declaraciones de Iglesias, en Moncloa se han esforzado por dejar claro que si el primer intento fracasa, comienza el “rumbo a elecciones”. Los socialistas dan a entender así que julio es su única opción, pero admiten también que si las posiciones cambian, Sánchez se sometería de nuevo a la confianza del Congreso pasado el verano, como hizo Rajoy en 2016. Lo que no harán, explican, es ir a una segunda investidura fallida.

La número dos del partido, Adriana Lastra, ha dejado patente el malestar por la posición manifestada por Unidas Podemos: “Me gustaría que el señor Iglesias o Unidas Podemos nos aclare si lo que están diciendo con las declaraciones de esta mañana es que van a volver a votar en contra de la investidura de un presidente de izquierdas, de un presidente socialista, y haciéndolo de la mano de PP, Ciudadanos y Vox”. La portavoz en el Congreso ha negado rotundamente que Sánchez se decante por la derecha y ha reiterado que el grupo confederal es su “socio preferente”. 

El escollo de las conversaciones entre Sánchez e Iglesias es la negativa a incorporar a miembros de Unidas Podemos al Consejo de Ministros y la exigencia de Iglesias de entrar en el Gobierno. Fuentes del PSOE aseguran que el secretario general de Podemos ha reclamado, además de presencia proporcional, una vicepresidencia para él. Los socialistas se han cerrado en banda a que su “socio preferente” se siente en el máximo órgano del Ejecutivo.

En el PSOE sostienen, además, que han ofrecido a Unidas Podemos un acuerdo programático, cuyas medidas no se han concretado, para desarrollar en el Parlamento al que se sumó una “comisión de seguimiento del pacto” y que ha sido rechazado por su interlocutor. Iglesias así lo ha reconocido. “Por mucho que se firme y por muchas comisiones de seguimiento que se hagan”, ha dicho, “la única garantía de que puedan cambiar las cosas es que en España haya un Gobierno de coalición”.

Los socialistas se muestran determinados en este momento a no flexibilizar su posición. Ni ahora ni en septiembre, pese a que dos meses después de las elecciones Sánchez solo ha sumado un diputado a los 123 que logró el 28A: el del PRC de Miguel Ángel Revilla. Consideran que ya lo han hecho al permitir la entrada de Unidas Podemos en escalones de segundo nivel en la Administración frente al Gobierno en solitario al que aspiraban como punto de partida y que ahora es Iglesias el que debe ceder en algo. Creen que la presión puede hacerle cambiar de opinión así como a otros grupos. Sánchez preferiría gobernar gracias a la abstención de PP o Ciudadanos antes que hacerlo gracias a la de ERC, porque teme, además, que acabe planteando condiciones inasumibles.

El mensaje que lanzan en la cúpula socialista es que Sánchez se beneficiaría de una repetición electoral. Sin embargo, la inquietud se va apoderando de diputados y cargos intermedios del Ejecutivo ante lo que pueda pasar y el temor a la desmovilización de la izquierda y a la recuperación del PP a costa de Ciudadanos y Vox que, sumado a la mejora del reparto de escaños que el 28A perjudicó a Casado, ponga en riesgo un Gobierno socialista tras la repetición electoral.

Pedro Sánchez irá a la investidura en julio aunque no consiga cerrar el apoyo de Unidas Podemos

Fuente:

https://www.eldiario.es/politica/PSOE-Sanchez-investidura-Unidas-Podemos_0_913409415.html

tono contra Sánchez tras reunirse con los sindicatos y recabar su apoyo

Irene Castro / Aitor Riveiro

47 comentarios24/06/2019 – 21:41h

El PSOE se reúne para analizar la situación de la investidura de Sánchez
Pedro Sánchez en un acto oficial. EFE

El PSOE admite que Pedro Sánchez puede someterse a una investidura sin tener cerrados los apoyos de Unidas Podemos para poner en marcha el reloj de los dos meses de límite para formar Gobierno. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, admitió que el candidato socialista tiene “el encargo del rey” para someterse a la confianza del Congreso así como del “resultado expresado en las urnas” y que, por tanto, “comparecerá” en una primera sesión de investidura “pronto”.

Los socialistas ya habían amagado con arriesgarse a una investidura fallida presentándose Sánchez sin todos los apoyos que necesita para sacar adelante su nombramiento con mayoría simple (más síes que noes). La pretensión era entonces llegar al Congreso con 173 votos afirmativos (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Compromís y PRC) y que el resto de partidos -en este caso ERC y/o Bildu- facilitaran la investidura con su abstención. 

Preguntado directamente por si Sánchez se someterá a la investidura en el mes de julio tenga o no los apoyos cerrados, Ábalos ha reconocido que “comparecerá”. “Tiene el encargo del rey y tiene un resultado electoral expresado en las urnas que también obliga a presentarse, no a hacer una huida de esa responsabilidad y, por tanto, comparecerá y si no ha comparecido antes, es porque estamos precisamente buscando esos apoyos”, ha afirmado el dirigente socialista.

La primera fecha de investidura la fija la presidencia del Congreso, en este caso Meritxell Batet, sin un plazo predeterminado. Una vez que se celebra la primera votación, si el candidato propuesto por el jefe del Estado no logra la mayoría absoluta, se somete a una nueva votación 48 horas después en la que sale investido si consigue mayoría simple. De fracasar, la fecha de la primera votación es clave: a partir de entonces empieza a correr el plazo de dos meses para que un aspirante logre la confianza del Congreso en sucesivos intentos. Si nadie lo consigue, pasado ese tiempo, se disuelven automáticamente las Cortes y se celebran generales de nuevo 47 días después. 

Ábalos ha insistido en que su objetivo es trabajar por encontrar los apoyos necesarios con Unidas Podemos como “socio programático preferente”. No obstante, las conversaciones con Pablo Iglesias han encallado tras la reunión que mantuvieron el pasado lunes y que fue infructuosa. El PSOE insiste en que está esperando una respuesta del grupo confederal a su propuesta de un Gobierno de cooperación que suponga su entrada en segundos niveles de la Administración. 

El bloqueo de las negociaciones también ha llevado a Moncloa a plantearse que la sesión de investidura sea la segunda quincena de julio y no la primera, como inicialmente tenía previsto. En principio, todo dependerá de cómo prosperen las conversaciones en las próximas fechas. No obstante, el presidente en funciones tiene a partir del miércoles agenda internacional: acudirá al G20 en Japón y el domingo participará en la sesión extraordinaria del Consejo Europeo. 

En Unidas Podemos, por su parte, han elevado el tono contra Pedro Sánchez y lo que creen que es su nueva estrategia: negociar en los medios lo que no consigue negociar en privado. Este lunes, Pablo Iglesias se reunía con CCOO y UGT y asumía sus reivindicaciones en materia laboral, fiscal y de pensiones. Y recibía el apoyo de los principales sindicatos de clase a “la participación de Unidas Podemos en un Gobierno estable y fuerte”. “Para UGT, el papel de Unidas Podemos es crucial”, zanjaba el líder del sindicato más próximo al PSOE, Pepe Álvarez.

Iglesias reclamaba tras la reunión a Pedro Sánchez que no convierta la negociación “en un ping-pong” que se dispute en los medios y le conminaba a sentarse ya a negociar un programa para, luego, establecer la composición del Gobierno. El secretario general de Podemos planteó tras la cita con los sindicatos afrontar ya la derogación de las reformas del mercado laboral y de las pensiones que llevó a cabo el PP y acometer una fiscal. 

“El PSOE cada día dice cosas diferentes”, reprochaba Iglesias a los socialistas. El líder de Unidas Podemos recordaba que han pasado ya dos meses desde las elecciones y cuatro desde que el Sánchez anunció la fecha de los comicios. “La Constitución obliga al candidato a buscar los apoyos”, apuntaba.

Mientras tanto, el PSOE insiste en su estrategia de presión a PP y Ciudadanos para que se abstengan y faciliten la gobernabilidad. Aunque se ha tratado de una táctica de acoso y derribo a través de los medios, el presidente también ha citado a Pablo Casado y Albert Rivera para insistirles en lo mismo. El líder del PP le ha dicho de nuevo que no y el de Ciudadanos rechazó directamente la invitación

En ese contexto, Iglesias se preguntaba si Sánchez estará “trabajando” los apoyos de Pablo Casado y Albert Rivera. Y zanjaba: “Sospecho que a muchos votantes del PSOE no les gustaría que haya un acuerdo con la derecha”.

Los socialistas tienen claro que seguirán presionando a Rivera aprovechando la crisis interna que atraviesa el partido por su giro a la derecha. Además de los acuerdos con PP y Vox, el veto al PSOE también ha contrariado a destacados dirigentes, como Luis Garicano o el eurodiputado Javier Nart (que ha dimitido de la dirección), y a cofundadores del partido. No obstante, en una votación en la Ejecutiva, Rivera ha recibido el respaldo de 24 miembros, frente a los cuatro que planteaban “revisar” la estrategia y los tres que se han abstenido. 

“El veto al PSOE es incomprensible; le pedimos que escuche a su partido y se abstenga en la investidura del candidato Pedro Sánchez, que escuche a su alrededor, que recapacite”, le dijo Ábalos: “¿Cuántos Manuel Valls, Toni Roldán, Javier Nart y desmentidos de Macron hacen falta para que recapacite?”. “Los populismos, los extremismos y los movimientos rupturistas encuentran en el caos y en la falta de consensos su razón de ser y su oportunidad. No sea populista, no se convierta en un problema para su partido y para España”, sentenció el dirigente socialista.

Sánchez planteó a Iglesias un “Gobierno de cooperación” programático, parlamentario y de altos cargos

Fuente: https://www.publico.es/politica/sanchez-planteo-iglesias-gobierno-cooperacion-programatico-parlamentario-altos-cargos.html

11/06/2019.- El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la reunión mantenida esta mañana en el Congreso de los Diputados para intentar recabar su apoyo a la investidura, el cual le permitiría sum
11/06/2019.- El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la reunión mantenida esta mañana en el Congreso de los Diputados para intentar recabar su apoyo a la investidura, el cual le permitiría sumar 42 diputados a los 123 con que cuenta el PSOE, once menos que la mayoría absoluta. La última vez que Sánchez e Iglesias se reunieron oficialmente fue el pasado 7 de mayo en el Palacio de la Moncloa, cuando ambos mostraron su voluntad de entenderse y llegar a un acuerdo estable para la legislatura, lo que se materializó poco después en la composición de la Mesa del Congreso.- EFE/Zipi

MÁS INFORMACIÓN

MANUEL SÁNCHEZ@ManuSanchezG

El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, sí concretó al líder de Podemos; Pablo Iglesias, esa entelequia que se ha dado en denominar “Gobierno de cooperación”, y que el dirigente socialista lo quiere plantear en tres niveles: el programático, el parlamentario y el de la estructura de Gobierno.

Básicamente es la oferta que le hizo Sánchez a Iglesias durante la reunión del lunes para intentar llegar a un acuerdo de investidura, y que no contempla el Gobierno de coalición como lo entiende Podemos, ni que haya miembros de esta formación en el Consejo de Ministros, según fuentes consultadas.

A nivel programático parece que el acuerdo es más que factible. Los socialistas y Podemos comparten muchas líneas en políticas sociales y ya llegaron a un acuerdo para los Presupuestos fallidos que se presentaron al Congreso.

Como siempre, hay algunas diferencias y la formación morada siempre quiere ir un paso más allá del habitual conservadurismo de los socialistas antes algunas medidas, pero fuentes del PSOE no ven grandes problemas en concretar un acuerdo para la legislatura y, además, apuntan que la derogación de la reforma laboral -una línea roja marcada por Podemos- no será ningún obstáculo.

El segundo nivel que propuso Sánchez a Iglesias fue una colaboración parlamentaria constante y leal, donde tengan una unidad de acción común y no se haya carreras al registro para presentar iniciativas y apuntarse méritos. Según las fuentes consultadas, Sánchez se comprometió también a no buscar la llamada “geometría variable” con otros grupos en los asuntos en los que no haya acuerdo, una exigencia planteada por el propio Iglesias que teme que el PSOE quiera pactar otras políticas con las que no está de acuerdo Podemos con otros partidos de la Cámara Baja.

Y, finalmente, Sánchez le ofreció incorporar a dirigentes de Podemos en altos cargos de la estructura de Gobierno, pero no en el Consejo de Ministros como exige la formación morada. Según fuentes consultadas, el candidato a Presidente del Gobierno no quiere sólo una presencia simbólica de dirigentes de este partido, sino que está dispuesto a ofrecer puestos significativos y de responsabilidad que, además, recaerán en las personas que designe Podemos. 

Y hasta ahí llegó la propuesta de Sánchez del “Gobierno de coopearación” y de que la que poco se va a mover ya, decida lo que decida Podemos. Para los sociaistas es una oferta generosa, y recuerdan que les supone renunciar al Gobierno en solitario como era su pretensión inicial y, además, da la posibilidad a Podemos de proponer a las personas que considere oportunas para  ocupar cargos en la estructura del Gobierno, sin ningún veto, dejando manos libres a Pablo Iglesias y a su dirección para nombrar a quienes quieran.

Investidura en julio, sí o sí

Ahora, como afirmó Carmen Calvo, en Moncloa se espera ahora una respuesta de Podemos, y destacó que la propuesta se dirige a toda la organización para que la estudien. Además, dio por cerrada la posibilidad de que haya miembros en el Gabinete ministerial de Sánchez. “Se ha hecho una oferta de varios puestos de responsabilidad que, desde luego, no son en el Consejo de Ministros”, afirmó la vicepresidenta.

Si Podemos aceptara la propuesta de Sánchez la investidura se podría celebrar la segunda o tercera semana de julio, pero fuentes de La Moncloa aseguran que en el caso de que la rechace, tampoco se va a retrasar. “Habrá investidura en julio sí o sí”; asegura un dirigente del Ejecutivo, dando por sentado que no se van a enredar en más negociaciones y que las cartas de todos están ya encima de la mesa.

PEDRO SANCHEZ LE PROPONE A PABLO IGLESIAS “UN GOBIERNO DE COOPERACIÓN”

Resultado de imagen de Gobierno de Cooperacion

Pedro Sanchez le ha propuesto a Pablo Iglesias una peculiar formula para negociar la investidura que permite al líder de Podemos quedar bien, a pesar de no conseguir la coalición de Gobierno que le exige.

El aspecto que daban, a diferencia de las reuniones con Rivera y Casado, es de sintonía y entendimiento, pero no han desvelado que va a pasar realmente. Pedro Sanchez se sacó de la manga, una original y “novedosa” forma de gobernar, y propone un Ejecutivo “de cooperación”, esto da a entender para seguir dialogando en el que desde ahora serán secretos y además denota una ambiguedad manifiesta para que el líder de Podemos quedé bien aunque no consiga los ministerios que reclama y tenga que conformarse con el premio de consolación de proponer perfiles independientes.

La realidad que todo queda por decidir y todo es posible todavía, al líder de Podemos no le disgusta la formula propuesta por Pedro Sanchez, es decir un “Gobierno de cooperación”, una formula poco entendible para la mayoría de los mortales.

Pablo Iglesias está convencido según afirma el, de que Pedro Sanchez quiere negociar con Podemos y que quiere un gobierno con ellos, para Podemos es importante esta coalición para seguir avanzando en la recuperación de los derechos sociales perdidos durante la crisis.

Por otro lado la portavoz Adriana Lastra sigue apelando a la abstención de PP y Ciudadanos para impedir depender de los independentistas.

Pedro Sánchez pide a Iglesias que “reconsidere” su idea de un Gobierno de coalición tras “lo que ha pasado” el 26M

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Iglesias-Pedro-Sanchez-reconsiderar-estrategias_0_903960324.html


Andrés Gil
 / Aitor Riveiro

España ve la prorroga del Bréxit "razonable" y espera "lealtad" británica hasta su salida
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, atiende a la prensa a su llegada al Consejo de la UE en Bruselas. EFE

El 26 de mayo ha supuesto un punto de inflexión para Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno en funciones parece cerrarse a la hipótesis de un Gobierno de coalición con Unidas Podemos. ¿Descarta que Podemos entre en su Gobierno? “Todos tenemos que reconsiderar nuestras estrategias, todos”, ha respondido Sánchez, quien ha pedido a Ciudadanos que quite “el cordón sanitario al PSOE”.

En la noche electoral del 28 de abril, la militancia socialista reunida en la calle de Ferraz, le gritaba a su líder: “Con Rivera, no; con Rivera, no”. “Creo que ha quedado bastante claro”, ha respondido. También han respondido con gritos de “No pasarán” cuando Sánchez ha criticado la “involución” de la derecha.

Si antes de las elecciones municipales, autonómicas y europeas muchos interlocutores de las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos reconocían avances hacia un Gobierno de coalición, ahora Sánchez parece estar cambiando el paso, “después de lo que ha pasado el 26 de mayo”.

“Los ciudadanos ya han hablado cuatro veces”, ha dicho Sánchez: “Y han dicho que el PSOE quiere que lidere sus gobiernos. Hay que quitar el cordón sanitario al PSOE, porque los votos de los españoles han dicho que el PSOE es el que tiene que liderar las instituciones. Yo creo que, más allá de lo que pueda ser una dialéctica electoral, todas las formaciones políticas tienen que reconsiderar sus estrategias, para garantizar la estabilidad de las instituciones y que no podemos descansar en formaciones antieuropeístas y de ultraderecha ayuntamientos y comunidades. Yo espero que en las próximas semanas los partidos reconsideren sus estrategias y piensen en el bienestar de los ciudadanos”. 

Fuentes de Podemos, por su parte, han vuelto a decir que “los resultados de las elecciones generales siguen siendo los mismos” y han añadido: “Los españoles no pensaban en el Gobierno cuando han votado este domingo. Pensaban en alcaldes, eurodiputados…”. El propio Pablo Iglesias insistió este lunes, horas después de los comicios locales y autonómicos, en reclamar gobiernos de coalición con el PSOE a todos los niveles del Estado.

¿Descarta que la formación liderada por Pablo Iglesias entre en su Gobierno? “Todos tenemos que reconsiderar nuestras estrategias, todos. Lo importante es la estabilidad, y el PSOE dijo que quería un gobierno liderado por el PSOE, abierto, progresista, que es lo que hicimos después de la moción de censura, con independientes de reconocido prestigio. Y esa es la línea que vamos a seguir trabajando, con más convicción, porque los ciudadanos han valido esa perspectiva”.

Sánchez también ha lanzado un mensaje a Ciudadanos, ante la perspectiva de que pueda conformar gobiernos municipales y autonómicos con el PP y Vox mediante: “Lo que no se entiende en Europa es que un partido que se autodefine liberal se apoye en la ultraderecha para formar gobiernos”.

Sin embargo, todo apunta, tras el 26 de mayo, que el PP y Ciudadanos replicarán su acuerdo andaluz en el resto de administraciones: Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, Junta de Castilla y León… ¿Puede un partido que se reclama “reformista” y “liberal” mantener al PP de Madrid otros cuatro años más al frente de la Comunidad autónoma de la Gürtel, Púnica y otros tantos casos? En el partido esgrimen los 57 escaños del 28A y su crecimiento en comunidades y ayuntamientos como respuesta.

Sánchez confirma a Iglesias como socio preferente

Fuente: http://www.lavanguardia.com (Títular)

Autor: Carlos Merino

El presidente escenifica su relación con los dirigentes del PP, Cs y Podemos
Culmina la ronda satisfecho por la “viabilidad” para gobernar
La reunión con el líder de la formación morada abona una alianza de izquierda
Rivera anuncia una oposición fuerte

ACUERDO EN EL ACUERDO
El líder del PSOE reafirma su “voluntad de entendimiento” con el de Unidas Podemos
LA VIABILIDAD DEL PROYECTO El primer objetivo ahora es sellar una mayoría progresista en la Mesa del Congreso

“El diálogo institucional es posible, incluso desde el antagonismo”, celebraron anoche en la Moncloa. Dieron así por concluidas, en apenas 48 horas, las tomas de contacto llevadas a cabo por Pedro Sánchez, tras su triunfo electoral del 28-A, con Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Ya no habrá más reuniones de este tipo, advirtieron, hasta que se constituyan las Cortes el próximo 21 de mayo y Sánchez imponga una Mesa del Congreso con “una mayoría de progreso que garantice la viabilidad de un proyecto legislativo progresista”.

DANI DUCH Pedro Sánchez culminó ayer con Pablo Iglesias su ronda de reuniones con los líderes políticos tras el 28-A

Sánchez dispara ya así su campaña de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo –que arrancará este mismo viernes con un mitin en Barcelona– con una expectativa de pacto de izquierda con el líder de Unidas Podemos para su nuevo mandato. Aún sin concretar si dirigentes de la formación morada se sentarán en el Consejo de Ministros, Sánchez sí quiso ayer, tras su cita con Iglesias, “reafirmar una voluntad de cooperación y de entendimiento”. “Nos hemos puesto de acuerdo en ponernos de acuerdo”, zanjó Iglesias.

Primero, la Mesa del Congreso, cuya composición empezarán a negociar de inmediato Adriana Lastra en nombre del PSOE e Irene Montero por parte de Unidas Podemos. Y, después, el 26-M. A la vista de los resultados de las urnas, comenzará la negociación para la investidura de Sánchez. “Es el momento de dar un nuevo impulso a los ejes políticos que Sánchez e Iglesias comparten: regeneración democrática, justicia social y limpieza”, apuntaron en la Moncloa. “Son elementos que ya han marcado este tiempo –añadieron sobre los diez primeros meses de mandato del líder del PSOE– y que protagonizarán la nueva legislatura”. Estos primeros diez meses de mandato de Sánchez marcarán así la pauta que seguir, ya que a su juicio provocaron “avances en beneficio de una amplia mayoría social para la recuperación de derechos y la obtención de mayores cuotas de justicia social”.

Lo primero que evidenció Sánchez con su ronda exprés de reuniones con los líderes políticos, aún antes de que el Rey inicie sus consultas para la investidura, es quién es el presidente del Gobierno. Por ahora en funciones, y a partir del mes que viene ya con todas sus atribuciones y con la perspectiva de una legislatura de cuatro años.

Lo segundo que evidenció fue el reparto de las cartas y de los roles que el propio Sánchez adjudica al resto de los líderes políticos para la nueva legislatura que arrancará tras las elecciones del 26-M. El líder de la oposición es Pablo Casado, y como tal los servicios de protocolo de la Moncloa le reservaron el lunes la sala grande de las ruedas de prensa, la misma en la que comparece el presidente del Gobierno, los jefes de Estado que le visitan y donde, habitualmente los viernes, el Consejo de Ministros da cuenta de sus acuerdos. Y, por mucho que quiera disputarle este papel de líder de la oposición a Casado, Albert Rivera es, según dictaminaron las urnas, la tercera fuerza política. El líder de Ciudadanos, por tanto, compareció ayer por la mañana en la sala pequeña del edificio del Portavoz en el complejo de la Moncloa.

Sánchez pudo así dar oxígeno al ahora debilitado líder del PP, y relegar al emergente presidente de Ciudadanos. Además de ningunear al líder de Vox, Santiago Abascal, que ni siquiera fue convocado.

La sala pequeña fue también el escenario en el que, ya por la tarde, Iglesias dio brevísima cuenta de su cita con Sánchez. Ante la nueva cita con las urnas del 26-M, el líder de Unidas Podemos evitó toda exigencia o tono imperativo ante Sánchez. Pero el líder del PSOE ya le volvió a otorgar el papel de socio preferente.

Toda la escenificación de esta ronda de reuniones se ajustó a este guion. La reunión de Sánchez con Casado del lunes fue “cordial, afable y fluida”, según la definieron en la Moncloa. Se prolongó durante una hora y media. La de ayer con Rivera, en cambio, no duró ni una hora, apenas 50 minutos. Y sólo fue “fluida y cordial”, según la Moncloa. Se presume que la afabilidad brilló por su ausencia. El líder de Ciudadanos estuvo correcto en las formas con Sánchez, pero duro en el fondo, y ya casi antes de sentarse le advirtió que no apoyará su investidura, para marcar distancias con un PP al que busca sobrepasar.

Y, como colofón de la jornada, la cita con Iglesias fue la más larga. Unas dos horas y cuarto. Un encuentro “muy positivo y constructivo”, según la Moncloa, tras el que Sánchez salió “muy satisfecho”.

El Gobierno prevé que la subida del SMI aporte 1.500 millones a la Seguridad Social

Fuente:https://www.publico.es/politica/presupuestos-2019-gobierno-preve-subida-smi-aporte-1500-millones-seguridad-social.html

El Gobierno prevé recaudar 1.500 millones de euros con el aumento de las cotizaciones sociales derivado de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros en 2019 y una creación de 800.000 nuevos puestos de trabajo en dos años. También augura que el IPC aumente un 1,8% el próximo año, con lo que la revalorización de las pensiones se situaría en ese nivel.

Así se desprende del Plan Presupuestario 2019 que el Ejecutivo ha remitido esta tarde a la Comisión Europea, en el que comunica a Bruselas que dicho plan cumple con los requerimientos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en 2019 y le informa de que las medidas incluidas en el borrador de dicho plan supondrían un aumento de la recaudación cercano a 7.400 millones de euros.

De esa estimación, 5.678 millones de euros proceden de medidas tributarias, 200 millones de euros al incremento de otros ingresos corrientes, y los 1.500 millones de euros restantes al aumento de las cotizaciones sociales derivado de la subida en 2019 del SMI hasta los 900 euros. Así, las cotizaciones sociales pasarán del 12,4% del PIB en 2018 al 12,5 % del PIB en 2019.

Además, prevé que el empleo equivalente a tiempo completo aumente en 2018 a un ritmo anual del 2,5%, y que se desacelere medio punto en 2019, hasta el 2%, creándose más de 800.000 puestos de trabajo en los dos años.

La tasa de paro se reducirá progresivamente, situándose en el 15,5% este año y en 2019 en el 13,8% de la población activa. En paralelo, pronostica un leve aumento de la productividad del 0,1% y el 0,3%, respectivamente.

El IPC se mantendrá y crecerá un 1,8% en 2019

Igualmente, el Gobierno traslada a Bruselas que se prevé que la inflación se mantenga contenida durante el periodo de proyección, en línea con la moderación observada de la inflación subyacente y los deflactores, incluso en el entorno actual de alzas en los precios del petróleo.

De acuerdo con sus previsiones, el deflactor del consumo privado alcanzaría una tasa del 1,7%, y el del PIB, del 1,3%. Para 2019 se espera que ambas tasas se sitúen en el 1,8%. De esta forma, tomando este indicador como referente la revalorización de las pensiones el próximo año podría situarse en ese porcentaje.

En cuanto a los funcionarios, augura un ligero incremento en el gasto de la remuneración de asalariados hasta el 10,4% del PIB, motivado fundamentalmente por el comportamiento observado en las administraciones territoriales durante el primer semestre, que crecen por encima de las previsiones iniciales. Esta rúbrica incorpora la parte fija del incremento salarial de los empleados públicos del 1,75% para 2018 acordada con los sindicatos.