La Opinión de Oscar “Subidón del paro en Agosto”

La mayor destrucción de empleo desde 2008, más de 40.000 personas han perdido el empleo el pasado mes de Agosto y para colmo también ha bajado estrepitosamente el número de afiliados a la Seguridad Social, y dirán algunos hooligans de derechas que nos alegramos de que se destruya tanto empleo, una afirmación muy indignante, yo siendo de izquierdas no sólo NO me alegra, es más me indigna con toda mi alma, a nadie bien nacido le puede alegrar que haya muchísima gente sin trabajar.

En vez de ponerse medallas cuando baja el paro o atacar y decir mentiras sobre la izquierda cuando sube, se deberían poner a trabajar y hacer una política de empleo eficaz y de calidad, trabaje Sr Bañez, que ironía que en este país tengamos una ministra de Trabajo que nunca ha trabajado y siempre ha vivido de la política, o mejor dicho, dimita ya junto al resto del gobierno que es lo que queremos algunos españoles.

Españolito, siga enfadándose porque pierde su equipo de fútbol o siga viendo Salvame, es una ironía, despierte español de una santa vez, reclamé sus derechos y reclamé que haya trabajo, en fin se qué es una quimera pero bueno, mientras tengamos un pueblo tan domado nada va a cambiar

Anuncios

El paro registra en abril su mayor caída mensual de la historia, 129.281 desempleados menos

Fuente: http://www.eldiario.es/economia/registra-mayor-mensual-historia-desempleados_0_640086060.html

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en abril en 129.281 desempleados respecto al mes anterior (3,5%), registrando así su mayor descenso mensual en cualquier mes dentro de la serie histórica, según ha informado este jueves el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

El volumen total de parados alcanzó a finales de abril, mes en el que este año se ha celebrado la Semana Santa, la cifra de 3.573.036 desempleados, su nivel más bajo desde julio de 2009, informa EP.

Dentro de la serie histórica comparable, que arranca en 1996, la evolución del paro en los meses de abril ha sido mayoritariamente descendente, con recortes en 20 meses y aumentos en dos de ellos: abril de 2008 (+37.542 parados) y abril de 2009 (+39.478). En los últimos ocho años el paro ha bajado en abril en una media de 51.794 desempleados.

En términos desestacionalizados, el paro bajó en abril en 70.777 personas, su mayor recorte de la serie histórica en cualquier mes, de acuerdo con los datos de Empleo. En el último año el paro experimentó un descenso récord de 438.135 personas, a un ritmo anual del -10,9%.

El número de contratos registrados durante el mes de abril ha sido de 1.604.476, la cifra más alta de la serie histórica en un mes de abril y un 4,07% superior a la del mismo mes de 2016.

Tipos de contrato

En abril de 2017 se han registrado 151.448 contratos de carácter indefinido, el 9,4% del total, con un incremento del 3,8% sobre igual mes del ejercicio anterior.

Por sectores económicos, el paro se redujo en todos, pero principalmente en los servicios (96.672 personas), seguidos de la agricultura (11.330), construcción (8.944) y la industria (8.264), en tanto que en el colectivo que busca su primera oportunidad laboral bajó en 4.071 personas, informa EFE.

Entre los hombres, el paro disminuyó en abril en 69.158 personas y, entre las mujeres, en 60.123, de forma que el total de desempleados quedó compuesto por 1.546.780 varones y 2.026.256 féminas.

Por su parte, el desempleo entre los menores de 25 años se redujo en el cuarto mes del año en 19.292 personas.

Entre los extranjeros, el paro disminuyó en 21.474 personas, hasta contabilizar 417.795 desempleados foráneos, de los que 147.498 procedían de un país miembro de la Unión Europea y 270.297 de uno extracomunitario.

Por regiones, el paro disminuyó en todas, encabezadas por Andalucía (33.984), Cataluña (20.266) y Madrid (12.375).

En cuanto a los contratos, en abril se firmaron 1.604.476 contrataciones, la cifra más alta en un cuarto mes del año de toda la serie histórica, según Empleo, y superó en 62.747 a la de hace un año, si bien se redujo en 128.297 respecto a marzo.

En concreto, se registraron 151.448 contratos indefinidos o convertidos en indefinidos (26.980 menos que el mes anterior) y 1.453.028 temporales (101.317 menos).

En cuanto a la duración de la jornada, del total de contratos indefinidos que se firmaron en abril, 87.757 fueron a tiempo completo (16.292 menos) y 46.111 a tiempo parcial (11.121 menos), así como 17.580 fijos discontinuos (433 más).

Respecto a los temporales, se rubricaron 941.414 contratos eventuales a tiempo completo (75.787 menos), y 511.614 a tiempo parcial (25.530 menos); en tanto que del total de contratos eventuales, 8.893 tuvieron carácter formativo (2.795 menos).

Ibercaja despedirá a 686 empleados y cerrará 160 oficinas

Fuente: http://cadenaser.com/emisora/2017/03/22/radio_zaragoza/1490189572_013043.html

 

Cierre de 160 oficinas y 686 despidos. Es el impacto que tendrá en la plantilla el ERE que hace una semana anunció Ibercaja. Este miércoles la entidad ha presentado los datos laborales a los sindicatos que han mostrado su indignación, fundamentalmente por la escasa información recibida. De momento, lo único que conocen es la cifra global de oficinas que echarán la persiana y de trabajadores que serán despedidos. De ellos, “532 en la red de oficinas y 154 en servicios centrales y apoyo a la red”, ha indicado Victoria Camarena, responsable sindical de UGT.

Con sólo estos datos, dice Camarena, pocas propuestas pueden hacer: “En principio, apuestan por las salidas voluntarias pero que si no hay voluntarios serán obligados”. Por eso, incide, “nuestra posición es de indignación porque no jugamos con la misma baraja; no tenemos toda la información ni toda la previsión; es como para echarse a temblar”. Camarena afirma que “si quieren negociar de verdad y tomarse esto en serio, deberíamos tener los papeles encima de la mesa”. En cualquier caso, los plazos empiezan a correr. Todo podría quedar resuelto antes del verano. 

El paro sube en 57.257 personas en enero tras el final de la campaña de Navidad

Fuente: http://economia.elpais.com/economia/2017/02/02/actualidad/1486021713_148843.html

 

Enero siempre es un mal mes para el mercado laboral. El final de la campaña navideña y el invierno pesan en la actividad económica, el consumo y el empleo. Y 2017 no ha sido una excepción. Ha subido el paro registrado en 57.257 personas respecto a diciembre y deja el número total de desempleados inscritos en las oficinas públicas en 3,76 millones. Ha caído con fuerza, también es una costumbre, la afiliación a la Seguridad Social en 174.880 cotizantes, según el Ministerio de Empleo. La cifra total de afiliado queda  así en 17,7 millones de afiliados.

El análisis de lo sucedido en la afiliación al régimen general prueba que buena parte de la caída laboral se debe al final de la campaña navideña. El comercio y la hostelería son las ramas que más cotizantes pierden, 36.453 y 33.216, respectivamente.

A pesar de que ambos datos son malos, no son los peores de los últimos años. El aumento del paro, por ejemplo, apenas empeora por 10 personas la subida de 2016, una cifra que era la mejor desde 2004. Y el descenso de afiliados es el menor, al menos desde 2001.

El hecho de que el dato mensual de afiliación de enero sea menos malo que los de años anteriores subraya hace que las cifras anuales mejoren. Así la afiliación en los últimos 12 meses crece al 3,33%, un porcentaje ligeramente superior al de noviembre y diciembre. De enero a enero, la Seguridad Social ha ganado 569.817 trabajadores cotizando. Hay que remontarse a los años inmediatamente anteriores al inicio de la burbuja para encontrar mejores datos de aumento anual de afiliación.

También los números desestacionalizados -en los que se elimina de las cifras los altibajos en la contratación que provocan campañas como la de Navidad, las agrícolas o la temporada alta del turismo- muestran la buena tendencia en creación de empleo y en descenso del paro, ya que ambos datos en este caso son positivos.

La fabricante de ‘Koipesol’ y ‘Carbonell’ presenta un nuevo ERE para el 14% de su plantilla

Fuente: http://www.publico.es/economia/fabricante-koipesol-y-carbonell-presenta.html

MADRID.- El grupo aceitero español Deoleo (el fabricante de marcas como Koipesol y Carbonell en España, y de Bertolli o Carapelli en Italia) anunció el jueves un nuevo recorte de plantilla tan solo tres meses después de llevar a cabo un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

En esta ocasión, Deoleo despedirá a aproximadamente 95 trabajadores, lo que supone un 14% de la plantilla total de las sociedades que componen el grupo frente al 18% que redujo en octubre, que afectará a los centros de Alcolea (Córdoba), Andújar (Jaén) y Rivas Vaciamadrid (Madrid), según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En una nota al regulador, la multinacional aceitera achacó la decisión a su plan de concentrar la producción en sus plantas de Alcolea (Córdoba) y Tavarnelle (Italia) tras haber vendido su fábrica de Málaga y cerrado otra en Italia.

La firma española anunció en octubre del año pasado la venta por siete millones de euros de la planta de Antequera a Dcoop y el cierre de la planta de Inveruno (Milán). Junto a la desinversión de la planta de Antequera, la dirección de la firma aceitera presentó ante el Ministerio del Lavoro transalpino el expediente relativo al cierre de la planta de Inveruno, que afectaba a 98 trabajadores.

Deoleo, líder mundial en el mercado marquista de aceite de oliva con una cuota de mercado del 10%, lleva varios trimestres sufriendo unos precios históricamente altos del aceite de oliva que han disparado su ratio de endeudamiento y le han hecho incurrir en pérdidas.

La compañía aceitera cerró el ejercicio 2015 con unas pérdidas de 61,3 millones de euros, mientras que logró una facturación de 817,3 millones de euros, un 5,7% más que en 2014. El resultado bruto de explotación (Ebitda) cayó un 56,3%, hasta los 35,6 millones, debido a la elevada volatilidad de los precios de las materias primas, lo que ha tenido un efecto negativo en las ventas, fundamentalmente en los mercados maduros, España e Italia.

Muy buen dato de la EPA, pero por desgracia tiene truco

Hay gente digamos muy conservadora que afirma que una persona de izquierdas como yo no se alegra de esté bajando el paro, además de ser totalmente FALSO, por supuesto siempre es una buena noticia que baje, por supuesto, pero como todo en la vida, hay que ser objetivos y contarlo todo y es que realmente no hay motivos para el triunfalismo, el dato del paro en si es muy bueno, pero desgraciadamente, repito DESGRACIADAMENTE, tiene truco, ha bajado bastante el paro si, pero muchos de los nuevos contratos SON PRECARIOS, la contratación indefinida sigue muy baja, también otro truco es el descenso de la población activa, disminuye el número de trabajadores por la emigración y por gente que ha dejado de buscar empleo.

Esa es la otra realidad que nunca reconocerá esta ministra de Trabajo que nunca ha trabajado como es Doña Fatima Bañez ni el  resto del Gobierno, seguirán con un triunfalismo injustificado, lo siento señores, pero hay que decir la realidad, cuando se cree trabajo mas estable, de calidad, entonces si que podríamos hablar de creación de empleo, y es mas SE PUEDE HACER, ¿Cómo? por ejemplo hacer una reforma de autonómos bien hecha, que se les facilite las cosas, de esa manera se crearía mas empleo y a su vez crea otros empleos, bonificar a empresas para que sobre todo contraten a gente que lo tiene mas díficil (jovenes, mayores de 45 años, mujeres victimas de violencia gente, discapacitados) y cuando estos sean indefinido mas bonificaciones a la Seguridad Social, esto animaría a las empresas a contratar.

Crear empleo precario no es entender bien el concepto de crear empleo, pero bueno así van las cosas, el gobierno seguirá en sus trece con sus políticas.

Saludos cordiales.

Las cafeterías Nebraska echan el cierre tras 60 años de actividad en la capital y dejan sin trabajo a 92 empleados

Fuente: http://www.elmundo.es/madrid/2017/01/11/5876ae7de2704e39778b4629.html

os trabajadores aseguran que las cafeterías no tenían pérdidas

11/01/2017 23:15

Tras más de medio siglo de historia, la cadena de cafeterías Nebraska echó el cierre el pasado martes en sus cuatro establecimientos de Madrid. La sociedad propietaria, Nebraska Blanco Hermanos, ha sido adquirida por el fondo Corpfin Capital Real Estate, dedicado a la inversión y gestión inmobiliaria.

Según avanzó esta tarde El Economista, la firma dirigida por Javier Basagoiti ha desembolsado 14,48 millones de euros en esta operación. Los cuatro locales fueron adquiridos en dos fases: la primera, de 9,9 millones de euros, sirvió para comprar las cafeterías situadas en la calle Alcalá y la calle de Goya; la segunda, de 4,6 millones, completó la transacción incorporando los negocios de Gran Vía y Bravo Murillo.

Un total de 92 trabajadores, algunos con casi cuatro décadas dentro de la empresa, se verán en la calle tras acabar sus vacaciones. Según el testimonio de uno de ellos, el Grupo Nebraska se preocupó ayer martes de reunir en sus locales al personal para comunicarles in situ el cese de la actividad en sus negocios, que hoy ya no abrieron sus puertas.

La venta del grupo de cafeterías ya era conocida por los trabajadores desde que se efectuara el pasado 27 de diciembre. El principal motivo alegado por el Grupo Nebraska para justificar esta venta fue la insostenibilidad de las pérdidas del grupo, algo que contrasta con la perspectiva del personal, que había recibido este último año un incentivo económico por alcanzar lo acordado en los presupuestos de la empresa.

El Grupo Nebraska, presente en Madrid desde 1955, había logrado mantener abiertos hasta seis establecimientos simultáneamente en la capital. Hoy en día cuatro de ellos seguían perviviendo. Tras esta decisión, la actividad en estos establecimientos quedará interrumpida indefinidamente a la espera de lo que determinen los nuevos propietarios de la empresa compradora.

El local de Nebraska situado en el número 55 de la Gran Vía, uno de los que seguía en activo hasta comienzos de este año, fue víctima de un aparatoso incendio durante las navidades de 2001, accidente que llegó a provocar el corte parcial del tráfico en una de las principales arterias de la capital.

El cierre del Grupo Nebraska, se une al de otros establecimientos de restauración que han sido emblemáticos en la cultura gastronómica madrileña, como el del Café Comercial en julio de 2015 y el de la Cervecería Santa Bárbara en agosto del pasado año.

Nada garantiza que en la futura reapertura de estos locales su función vaya a ser la misma, más si cabe cuando la causa del cierre fue la inviabilidad económica del proyecto.

La opción que suena con más fuerza es la rehabilitación de los centros como locales de uso comercial, teniendo en cuenta su buena localización dentro de la capital así como la estructura arquitectónica de los inmuebles.

Otra posibilidad que le cabría valorar al grupo comprador es la reventa de los establecimientos a otra empresa especializada en el negocio de la restauración, aunque esta alternativa se torna poco probable al tener en cuenta los precedentes establecidos por los decadentes beneficios del Grupo Nebraska estos últimos años.

Adiós a ‘los últimos de Delphi’

Fuente: http://www.elmundo.es/andalucia/2017/01/08/5871379ae5fdeacd518b46d9.html

08/01/2017 03:25

Delphi es un lenguaje de programación de software que, entre otras funciones, es capaz de generar números aleatorios. Pero en la provincia de Cádiz, Delphi es también sinónimo de una historia de un fracaso, igualmente plagado de números. El último, el 1.074. El número de días que han permanecido encerrados el último reducto de ex trabajadores de una fábrica de automoción que cerró sus puertas en 2007 en Puerto Real, dejando en la calle a 2.000 empleados. Esos 1.074 días, tres años, hacen que se haya convertido en el encierro laboral más largo de España. Un encierro que culminó el pasado 29 de diciembre.

Por el camino hay muchos más números. Los primeros, los que un mal día no cuadraron y motivaron a Delphi a cerrar la planta para trasladar la producción y abaratar costes en otros países, siguiendo la tendencia global a la deslocalización multinacional, en pos de abaratar costes productivos. El anuncio de cierre se produjo en vísperas de las elecciones municipales, en primavera de 2007. Una nueva sangría laboral para la Bahía de Cádiz que se iba a condensar en que 2.000 trabajadores se quedaban sin empleo, con unas elecciones municipales a las puertas y con las autonómicas y generales al año siguiente.

Delphi había recibido ayudas de la Junta bajo el compromiso de mantener la plantilla hasta 2010. De ahí que, con el anuncio de que iba a desmantelar la planta tres años antes de lo convenido, desde el minuto uno la Junta de Andalucía se implicó en el conflicto laboral, económico y social que suponía perder 2.000 puestos de trabajo en Cádiz. Así, y con el respaldo económico de la Administración central, gobernada por José Luis Rodríguez Zapatero, se firmó el famoso protocolo entre la Junta, la empresa y los sindicatos representantes del colectivo. En papel se recogían una serie de acuerdos, como la recolocación de todos y cada uno de los afectados por el cerrojazo. Por mor de esa entente, en ese tiempo se logró apaciguar posibles protestas. Y PSOE revalidó los gobiernos en Andalucía y Madrid también gracias a más números, los de los votos.

Otras cifras relevantes en la historia de Delphi son los años de reivindicaciones de los trabajadores, que han sido exactamente, 10. Una década. Y además, estuvieron las promesas. “Ningún trabajador va a quedar abandonado a su suerte”, dijo en Puerto Real José Luis Rodríguez Zapatero. “No vamos a dejar tirado a nadie” dijo también en 2009 el que también por entonces era presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. Anunciaron la llegada de una quincena de empresas, como Gadir Solar o Alestis, que “no sólo iban a absorber la totalidad de la plantilla de de la empresa, sino que además iban a crear 4.000 empleos más”, recuerda Francisco Serra, uno de los últimos de Delphi que se ha mantenido en este encierro laboral de récord que ha terminado hace escasos días.

Dos años antes, la Junta de Andalucía y los sindicatos rubricaban ese acuerdo que se cumplió solo en parte. En él, la compañía se comprometía a poner en la mesa 120 millones de euros para pagar a los trabajadores y cedería los terrenos de la empresa a la administración autonómica, al igual que todas las instalaciones y la maquinaria de la planta. Paradójicamente, fueron los mismos trabajadores de la extinta multinacional los que fueron contratados para desmontarla.

La frase de Manuel Chaves, un sinónimo de la de Zapatero, fue el clavo ardiendo para los 1.904 trabajadores de los 2.000 despedidos, que se sumaron a un dispositivo especial de la Junta de Andalucía para intentar recolocarles o encontrarles algún tipo de salida económica a sus despidos. Uno de los primeros en lograrlo fue el líder sindical de Comisiones Obreras en la plantilla de la multinacional, Antonio Pina, el que fuera portavoz de la plantilla. Suya fue otra de las frases que venía a resumir las expectativas creadas en los ex trabajadores. Porque los ex empleados de Delphi, confiados en las promesas, eran “parados, pero con expectativas”.

Esas expectativas pasaron por las importantes partidas económicas para el reciclaje de los trabajadores. Como los 10,5 millones de euros que en 2008 concedió la Comisión Europea del Fondo de Adaptación para la Globalización para reinsertar al colectivo de desempleados de Delphi, o los 18 millones de euros que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero incluyó en los Presupuestos Generales del Estado en 2010. Todas estas ayudas iban a pivotar en atraer inversores de carácter privado que instalaran empresas y recolocara trabajadores, una vez reciclados con cursos de formación. Porque en torno a Delphi y a sus extrabajadores proliferaron las empresas creadas ad hoc para impartir cursos de reinserción laboral. Pero en el reciclaje de los trabajadores se incluyeron contenidos formativos como visitas a las bodegas o ver películas en versión original para fomentar el inglés.

Muchos de los cursos recayeron en empresas como las del ex consejero socialista de Hacienda, entre 1987 y 1990, Ángel Ojeda. Tanto él como el contenido de los cursos de reciclaje comenzaron a ser investigadas judicialmente tras las denuncias de varios docentes. Las de muchos ex trabajadores que percibieron estos cursos vinieron mucho más tarde, fruto de la frustración ante el paso del tiempo y a la inactividad de su situación.

Los vínculos de Ojeda con la administración autonómica y el caudal de subvenciones públicas que recibían sus empresas pasaron a constar en un informe policial sobre el fraude de los cursos de formación en Andalucía, dentro de la trama denominada por la Policía como ‘Operación Edu’. Para la investigación, resultaba llamativo que en una sola resolución dictada por la Dirección General de Formación Profesional, las empresas de Ojeda Ávila percibieran en un único dictamen resolutorio 14,6 millones de euros. Hasta 2009, las empresas de Ojeda se centraban en el sector aeronáutico. Pero a partir de ese año, se centran en la formación. El informe policial recoge cómo el 1 de enero de 2009 se constituyeron tres sociedades que recibieron ayudas y participaron en la formación de los ex trabajadores de Delphi: la Asociación de Apoyo a la Integración ‘Humanitas’, la Asociación para la Sociedad de la Información ‘Innova’ y la Asociación para el Apoyo al Medio Ambiente ‘Natura’.

“Según el último censo que tenemos, 240 compañeros nunca encontraron una solución, de ahí nuestras quejas a los sindicatos y al Gobierno andaluz”, sostiene Francisco Senra, uno de los últimos que ha permanecido estos últimos tres años en el encierro secundado por un centenar de trabajadores y que ha tenido como escenario el edificio de los sindicatos de Cádiz. Porque los que lograron recolocación “fueron sus privilegiados, sus familiares… No hubo un criterio de selección. Si había que recolocar a 350, llamaban a 350”.

En 2007, año del cierre de la factoría, “ya éramos conscientes de la crisis que se avecinaba, aunque Zapatero decía que no”. La ‘champions league’ económica. Senra está convencido de que el cierre de Delphi “estaba preparado desde hacía cuatro años”. Las nóminas de 2.000 trabajadores dejaban un impacto directo en la Bahía de Cádiz de 7 millones de euros. “¿El impacto indirecto? Multiplícalo por tres”. El cierre de Delphi iba a suponer una debacle económica en la comarca. “Y no había nada a la vista para sofocar esa empleabilidad en plena campaña electoral”.

Sostiene Senra que “nosotros éramos trabajadores. Confiábamos en Chaves y en Zapatero, en los dos, y en los sindicatos, que nos vendían la pelota”. Y recuerda que ese año, en 2007, Delphi cerró otra factoría en Gijón y también efectuó cierres en Italia. “Delphi ofreció allí 91 días por año trabajado. Si se hubiera seguido esa línea, en mi caso me habría ido con 140.000 euros. Una liquidación de esa índole sí que te hace ver perspectivas ante el desempleo”.

Sin embargo, en el acuerdo rubricado entre sindicatos y Junta con Delphi, los trabajadores despedidos recibieron indemnizaciones que ascendieron a 45 días por año trabajado y se comprometían a recibir cursos de formación durante dos años mientras cobraban el paro. Esos cursos “iban a ser adaptados para el sector de la automoción, las energías renovables… Nosotros teníamos una especialización muy grande y trabajábamos con tecnología puntera”, subraya el portavoz del colectivo de los últimos de Delphi. Así, los trabajadores “firmamos un protocolo que era de estricto cumplimiento” y que luego derivó -con dos sentencias judiciales incluidas- en simple “un protocolo de colaboración”. “Nos fuimos al paro y nos comprometimos a recibir los cursos durante dos años. Y lo que hicimos fue estar dos años en un autobús yendo por toda la provincia”. “Los trabajadores cumplimos con nuestra parte del protocolo, asistiendo a los cursos de formación y sólo sirvieron para enriquecer y beneficiar a amiguetes y a personas relacionadas con la Junta de Andalucía y el PSOE”.

Tras haber protagonizado el encierro más largo de España, los trabajadores sostienen “no nos han hecho caso”. Pese al apoyo inicial, “nos hemos sentido engañados y traicionados”, fundamentalmente “por la Junta de Andalucía, el PSOE y por CC.OO”, el sindicato mayoritario en el Comité de Empresa de Delphi cuyo líder, Antonio Pina, incluso acabó afiliándose al PSOE.

Hoy, ya en la calle, la lucha por su situación “y por el empleo de la Bahía de Cádiz “se trasladará a otras vías”. Porque la del encierro, tras más de mil días, es ya como el conflicto de Delphi: una vía muerta.