Pedro Sánchez sigue adelante con el acercamiento de presos de ETA y el diálogo con Catalunya pese a los ataques de PP y Cs

Fuente:Lea aquí al artículo integro

ETA y Catalunya. La estrategia de oposición de la derecha española con el recién estrenado Gobierno socialista es casi idéntica al machaque al que sometió el PP a José Luis Rodríguez Zapatero con esos dos mismos asuntos. Ahora hay un actor nuevo, Ciudadanos, y escenarios diferentes en Catalunya, donde hubo hace unos meses una fallida declaración de independencia, y en Euskadi, donde ETA se ha disuelto. El “talante” que enarbolaba entonces Zapatero lo ha sustituido el nuevo Ejecutivo por “distensión”. Pedro Sánchez sigue adelante con su plan, a pesar de los ataques.

El presidente se ha sometido a dos sesiones de control desde que llegó a Moncloa y las preguntas del portavoz del PP, Rafael Hernando, han ido en la misma dirección: conocer los pactos detrás de la moción de censura con las que les arrebató el poder. Alentar la connivencia del nuevo Ejecutivo con los nacionalistas se ha convertido en el eje central de las intervenciones del ahora principal partido de la oposición.

En el primer cara a cara, Hernando llegó a reprochar a Sánchez el levantamiento de la supervisión de las cuentas de la Generalitat, que estaba ya prevista con el Gobierno de Mariano Rajoy. “Si hay que decir que Catalunya es una nación, se dice; si hay que tragarse los insultos a los españoles por parte de Torra, se tragan; si hay que trasladar presos y humillar a las víctimas de ETA, pues se hace; si tiene que aceptar de nuevo las embajadas hispanófobas en Europa, pues se aceptan”, le ha dicho Hernando, que ha centrado sus ataques por la intención del Gobierno de acercar a los presos de ETA a cárceles de Euskadi. Hernando ha acusado la presidente de “estar dispuesto a pagar a los terroristas”. El PP acercó a etarras a prisiones próximas a Euskadi cuando estaba el poder.

Pero Sánchez ha insistido en que el nuevo tiempo que se abre tras la disolución de ETA conlleva el estudio de una nueva política penitenciaria y, aunque ha asegurado que esta será “empática” con las víctimas, no está en su agenda prioritaria reunirse con ellas. Sí lo ha hecho el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que minutos más tarde de que Hernando y otros diputados del PP airearan el apoyo de los “amigos de ETA” al gobierno socialista, confirmaba que el acercamiento se llevará a cabo y daba detalles: primero se moverá a enfermos terminales y presos mayores de 70 años. El grado de cumplimiento de las penas así como el repudio al terrorismo serán cuestiones tenidas en cuenta en esa nueva política individualizada y que aún no tiene plazos.

Ciudadanos, que también ha reprochado el uso de la política penitenciaria como “moneda de cambio”,  ha cargado contra Sánchez por otros gestos al nacionalismo: “Anunció que querían plantear por primera vez en democracia la ruptura de la caja de la Seguridad Social”, le ha dicho Albert Rivera –cuya pregunta iba a ser sobre una posible subida de impuestos– sobre la intención del Gobierno de analizar con la lehendakaritza la transferencia de algunas competencias. No obstante, en Moncloa ven “muy complicado” entrar en una de las reclamaciones de Iñigo Urkullu: la gestión del régimen económico de la Seguridad Social.

“Cuando se renueve la vieja derecha, ¿dónde va a quedar usted? –le ha contestado Sánchez–. Está mimentizándose con el PP. Miente como mienten ellos”. “Señor Rivera, voy a cumplir con la Constitución, con el Estatuto de Guernica. Lea el Estatuto de Guernica y sabrá qué competencias se pueden transferir y cuáles no”, le ha contestado. Los gobiernos central y vasco crearán un grupo de trabajo para analizar esas transferencias.

Respecto a Catalunya, PP y Ciudadanos acusan a Sánchez de “pagar un precio” por llegar a Moncloa apoyado por los independentistas. “Cuando hable con Torra, que tenga muy claro que está hablando, dialogando y pactando con el separatismo, no con Catalunya”, ha advertido Inés Arrimadas al presidente del Gobierno.

Sánchez dejó claro que solucionar el conflicto territorial era una de sus prioridades desde el Ejecutivo y ha apelado al diálogo y la distensión desde el principio. De hecho, anunció su intención de reunirse con el presidente catalán. No obstante, para evitar conflictos, Moncloa decidió que la ronda de reuniones con los líderes autonómicos fueran en “estricto” orden de aprobación de los estatutos. Eso situó a Urkullu y Torra a la cabeza. Los siguientes serán Alberto Núñez Feijóo y Susana Díaz.

El Gobierno ofrece a la Generalitat reunirse en la comisión bilateral, estudiar 45 reivindicaciones que Carles Puigdemont hizo a Rajoy (queda fuera la posibilidad de celebrar un referéndum), retirar algunos recursos interpuestos por el anterior gobierno  contra leyes del Parlament y está dispuesto a restaurar los elementos del Estatut declarados inconstitucionales. Sin embargo, en Moncloa ha crecido el escepticismo ante la tardanza por parte del Govern de hacerles llegar las propuestas así como por que la única que ha trascendido es que Torra pondrá sobre la mesa el referéndum pactado. Esa es la línea que Sánchez no está dispuesto a traspasar.

Además, ERC está amagando con desmarcarse del Gobierno, que tiene una exigua mayoría en el Congreso, e incluso amenaza con no apoyar el decreto para la renovación de RTVE por la posición del PSOE en la votación de una moción que reclamaba diálogo “sin condiciones ni renuncias”. Los socialistas plantearon una enmienda que hablaba de “diálogo abierto” con la Generalitat en el seno de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat en busca de soluciones “acordadas y democráticas”. Para ERC no era aceptable esa redacción.

A ERC también le molestaron las palabras del presidente desde Berlín en las que aseguraba que había que “pasar página del 1-O”. Joan Tardà ha avisado a Sánchez de que la relación estaba “deteriorada”. El presidente ha intentando limar asperezas y ha explicado que se refería a la necesidad de abandonar la vía unilateral.

A pesar de los ataques de la derecha y de las advertencias de los independentistas, Sánchez ha mantenido su emplazamiento a un diálogo entre las partes, aunque ha admitido que el problema no se resolverá en esta legislatura: “Las cosas han cambiado. No tienen enfrente a un Gobierno que va a usar el agravio para tener votos”, ha señalado Sánchez, que se ha mostrado esperanzado en abrir un “diálogo abierto y sincero” que pueda restañar “heridas”.

Màxim Huerta defraudó a Hacienda 218.322 euros a través de una sociedad limitada entre 2006 y 2008

Fuente: http://www.eldiario.es

El ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, utilizó una casa en la playa para rebajar irregularmente su factura fiscal durante tres ejercicios entre 2006 y 2008. Según publica este miércoles El Confidencial, el ministro llevó a los tribunales las reclamaciones de la Agencia Tributaria por dejar de pagar 218.322 euros a Hacienda con una sociedad que montó en el año 2006. La justicia no le dio la razón a Huerta en los dos recursos que presentó por lo que tuvo que pagar una multa de  365.928 euros.

Siendo copresentador de ‘El programa de Ana Rosa’, Huerta creó una sociedad mercantil para facturar sus trabajos en televisión. Con Almaximo Profesionales de la Imagen S.L., el ahora ministro del Gobierno de Pedro Sánchez declaró durante los años 2006, 2007 y 2008 como gastos de la “actividad artística” la compra y el mantenimiento de un apartamento en Alicante. Hacienda considera que Huerta recurrió a este mecanismo para recortar su base imponible y así pagar menos impuestos.

La inspección de Hacienda concluyó que durante esos tres años el ministro había facturado un total de 798.521 euros a través de su sociedad, de la que era único accionista y administrador hasta que la liquidó a finales de 2016.

En sus dos resoluciones del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) se destaca que el ministro fue multado por un fraude a Hacienda de 218.322 euros. Las resoluciones concluyen que Huerta utilizó Almaximo Profesionales de la Imagen para “eludir los tipos impositivos más progresivos y más elevados del IRPF”. Por ello, le impuso una multa total de 365.928 euros al considerar que no actuó “de buena fe”.

Huerta descarta dimitir

En un “compromiso de transparencia”, el ministro de Cultura y Deporte ha explicado

El ministro de Cultura y Deporte ha asegurado este miércoles que no piensa dimitir por las informaciones publicadas por El Confidencial. Huerta ha atribuido sus irregularidades con Hacienda, que ya ha subsanado, a un “cambio de criterio fiscal”: “No defraudé. Es un cambio de criterio fiscal en una regularización que afectó a muchos. Lo regularicé y seguí adelante”.

“Estoy trabajando y mi compromiso es con la cultura y el deporte. De hecho, tengo la agenda llena”, ha señalado el ministro en una entrevista en la Cadena SER. Huerta ha remarcado que su caso es “una cosa que está caducada y ya resuelta” y que asumió sus compromisos con Hacienda “como ciudadano”. “Ahora asumo mi compromiso de transparencia”, ha zanjado.

El PSOE ve “solucionado” el problema

Desde el PSOE han defendido que el ministro de Cultura y Deporte ya “solucionó” en su día sus compromisos pendientes con Hacienda. “Eran unas deducciones que él hizo y que no se podían hacer, pero que ya está solucionado”, ha asegurado la número dos de Pedro Sánchez y portavoz parlamentaria de los socialistas, Adriana Lastra.

En declaraciones a RNE, la portavoz ha comparado la etapa de Mariano Rajoy en la que había dinero “en paraísos fiscales” con la actual, en la que, según ha apuntado, el nuevo ministro hizo unas “deducciones” que no se podían hacer “y lo solucionó”: “Hace tiempo hablábamos de ministros que tenían su dinero en paraísos fiscales y ahora estamos hablando de una persona que dedujo algo que no podía deducir y que luego lo solucionó”.

El Gobierno ha contactad con el ministro de Cultura para recabar toda la información sobre las multas impuestas por el TSJM. Un portavoz del Gobierno ha informado a eldiario.es de que están esclareciendo la información internamente y es intención del Ejecutivo poder aclararla a lo largo del día de hoy.

PP y Podemos exigen su dimisión

Desde Podemos y el Partido Popular, Pablo Iglesias y Fernando Martínez-Maillo, ha pedido la dimisión del ministro de Cultura y Deporte por las sentencias del tribunal madrileño y la investigación de Hacienda.

“No vamos a alentar comportamientos que recuerdan a los del Partido Popular”, ha asegurado el secretario general de la formación morada. “Si queda acreditado que la sentencia habla de una voluntad de defraudar a la Hacienda Pública”, Iglesias ha pedido a Pedro Sánchez que si el ministro no presenta su dimisión “inmediata”, le destituya.

Martínez-Maillo, coordinador general del PP,  se ha preguntado “con qué autoridad este Gobierno va a exigir a los españoles que paguen sus impuestos” después del caso Huerta. “Son las 9 de la mañana y el ministro de Cultura y Deporte, condenado por defraudar a Hacienda, ni ha dado explicaciones ni ha dimitido”, ha escrito el popular en Twitter antes de que el ministro se explicase.

 

Pedro Sánchez sacrifica a parte de sus fieles para dar entrada en el Gobierno a expertos con perfil técnico

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Pedro-Sanchez-Consejo-Ministros-expertos_0_779023148.html

“Voy a contar con todos vosotros”. Es lo que dijo Pedro Sánchez a su grupo parlamentario entre abrazos y aplausos tras ganar la moción de censura. Con los primeros nombres confirmados sobre la mesa, el Consejo de Ministros se diferencia bastante del equipo que el líder socialista nombró para dirigir el partido tras su victoria en las primarias de hace un año.

En aquel momento de máxima confrontación interna, Sánchez optó por rodearse de quienes habían estado a su lado en las horas más difíciles. La integración brilló por su ausencia más allá del gesto de incluir a su rival Patxi López en la dirección y de nombrar a Guillermo Fernández Vara presidente del Consejo de Política Federal del PSOE, pese a su apoyo a Susana Díaz.

En esta ocasión, se está buscando un equilibrio que pretende la mayor efectividad: hay personas del círculo más cercano al presidente pero también se está rodeando de expertos con los que pretende ofrecer la imagen de un equipo con capacidad de gobernar. El Gobierno “tiene muy buena pinta”, aseguran dirigentes del PSOE conforme se han ido conociendo los primeros nombramientos. De forma generalizada, el PSOE está celebrando los “fichajes”.

Otra novedad con respecto a otras ocasiones es la ausencia de un criterio territorial como guía de los nombramientos. Por ejemplo, la oferta declinada por Fernández Vara no se ha suplido con la designación de otro ministro extremeño.

Lo que sí ha tenido Sánchez es un gesto con Andalucía al nombrar ministra de Hacienda a la hasta ahora consejera del ramo María Jesús Montero. Fuentes de los socialistas andaluces así se lo toman, aunque la nueva titular de Hacienda tiene por delante una de las reivindicaciones de Díaz: un nuevo sistema de financiación autonómica. “Es un ministerio marrón. ¿Qué pasa si no hay presupuestos o si no hay sistema de financiación autonómica? A ver cómo se queja Susana de su consejera”, dice un alto cargo de un gobierno socialista.

En la búsqueda de un titular de Economía, Sánchez tampoco se ha centrado en su círculo más próximo. La cartera ha recaído finalmente en Nadia Calviño, que ocupaba la dirección general de Presupuestos en Bruselas. Estaba en las quinielas, pero no en el círculo íntimo de Sánchez. Hasta ahora. El nombramiento ha sido bien acogido entre los economistas próximos al PSOE y ha sido aplaudido públicamente por la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín.

 

Ana Botín

@AnaBotin
En un momento clave para la Unión Europea, tener a @NadiaCalvino como nuestra nueva ministra de Economía es una garantía de que España seguirá aumentando su peso en las instituciones europeas. Enhorabuena Nadia.

16:37 – 5 jun. 2018
1.846
1.186 personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads
Teresa Ribera es otra persona alejada de los entresijos internos del PSOE. Estuvo al lado de Sánchez en su ‘gobierno en la sombra’ para la elaboración del programa electoral, pero sin formar parte de su círculo íntimo. El encargo de asumir la transición ecológica, que engloba Medio Ambiente, Energía y Cambio Climático, conjuga con su trayectoria: fue secretaria de Estado de Cambio Climático y actualmente dirige del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI).

Sánchez ha optado por una imagen potente para Sanidad al colocar al frente del Ministerio a Carmen Montón, la consellera valenciana que ha revertido la privatización del hospital de Alzira, que se había convertido en un símbolo de la política privatizadora del PP. La relación con Montón se enfrió tras el primer mandato de Sánchez en el PSOE y la entonces consellera no se mojó en las primarias. Se quedó en tierra de nadie –su relación con Ximo Puig dista de ser buena– y ahora da el salto a Madrid.

Josep Borrell sí fue uno de los baluartes de Sánchez en su enfrentamiento con los barones, pero quedó fuera de los órganos de dirección. El presidente le ha confiado la cartera de Exteriores al exministro, con una dilatada trayectoria política e internacional (fue presidente del Parlamento Europeo). Para Sánchez es importante contrarrestar el discurso de los independentistas en Europa y ve en Borrell a la persona perfecta para hacerlo.

Como contrapeso a ese nombramiento que no ha sentado bien a los independentistas, Sánchez ha hecho un guiño a la plurinacionalidad del PSC con la designación de Meritxell Batet como ministra de Administraciones Territoriales. Aunque fue su número dos en las generales de 2015 y una de las dirigentes de su confianza en esa etapa, se distanciaron. Ahora ni siquiera forma parte de la Ejecutiva del PSOE.

No obstante, Sánchez también ha tirado del perfil más político de algunos de los dirigentes a los que más se ha aproximado en los últimos meses. La que más experiencia de gestión tiene, Carmen Calvo, será su vicepresidenta y le pondrá al mando de las relaciones con las Cortes, además de ser la encargada de Igualdad. La exministra de Cultura adquirió un papel más relevante del de mera secretaria de Igualdad del PSOE durante las negociaciones sobre el 155 con el Gobierno de Mariano Rajoy. Fue la encargada de pilotarlas y actuó de facto como portavoz de la dirección.

El hombre fuerte en Ferraz también se lleva una cartera. José Luis Ábalos será ministro de Fomento y compatibilizará el cargo con la secretaría de Organización. Según Ábalos, sus labores en el partido no estarán desatendidas porque confía en su “amplio” equipo. A la vicesecretaria general, Adriana Lastra, la deja al frente de la portavocía en el Congreso, que será un puesto relevante para un Gobierno que solo tiene amarrados 84 diputados.

Colaboradores desde 2014 se quedan fuera
¿Por qué Sánchez no se ha rodeado de su núcleo duro del PSOE? “Ha buscado pesos pesados políticos y con experiencia. Si todo el núcleo duro se va, ¿quién se hace cargo del partido?”, opina un miembro de la Ejecutiva.

Sánchez prescindirá en Moncloa de dos de sus principales colaboradores hasta la fecha: su directora de comunicación, Maritcha Ruiz Mateos, y su, hasta ahora, jefe de gabinete, Juanma Serrano. La decisión de dejarlos atrás ha causado sorpresa entre quienes han seguido los pasos del secretario general socialista desde 2014. Otro de los que queda fuera de Moncloa es Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que durante los años de tensión entre Sánchez y Díaz fue de los pocos dirigentes andaluces que estuvieron en el sanchismo.

Margarita Robles ha sido otra de las personas que más han apoyado a Sánchez durante su travesía del desierto y su enfrentamiento con Susana Díaz. A ella le encargó la portavocía del PSOE en el Congreso, un puesto al que Sánchez no podía acceder, tras haber presentado su dimisión como paso previo a su resurrección ante la líder del PSOE andaluz. El destino final reservado para la exjueza ha sido uno de los nombramientos para los que el presidente se ha tomado más tiempo. Finalmente, ni vicepresidenta, ni ministra de Justicia.

La corrupción tumba a Mariano Rajoy

m.eldiario.es/2e543ff8_777273336/

Hoy comienza un periodo nada fácil pero a la vez esperanzador, hoy con toda probabilidad se vota la moción de censura que acabará con el gobierno de Mariano Rajoy, mejor dicho el nefasto gobierno de Mariano Rajoy.

Mi deseo es que ciclo que se prevee breve pero intenso abra la puerta a una España mejor, una España más dialogante, más justa, que este periodo tan crispado se transforme en otro más dialogante, sosegado y respetuoso con la pluralidad de este país.

Artículos de otros ” Verano a la portuguesa, por favor” por Javier Valenzuela

Coincido en su totalidad con el artículo de Javier Valenzuela, en mi opinión esta es la mejor solución posible para nuestro país, siendo dificil resolver el enredo de nuestra política, esto que plantea este artículista es en mi opinión el mejor escenario posible, un verano a la portuguesa, por favor, lo ruego.

Buenas tardes.

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2018/05/30/verano_portuguesa_por_favor_83333_1023.html

El pasado viernes, Mariano Rajoy salió como una hidra en la sala de prensa de la Moncloa para denostar la moción de censura que acababa de presentar el PSOE. Pedro Sánchez solo aspira a ocupar la Presidencia del Gobierno, dijo Rajoy, aparentando estar muy escandalizado. Como si él mismo no ansiara otra cosa que seguir ocupándola a toda costa, pese a no contar con el apoyo de una mayoría absoluta de los españoles y haber obtenido la poltrona gracias a combinaciones parlamentarias, en su caso el apoyo de Ciudadanos y la abstención del PSOE. Me resulta curioso ver a políticos denunciando a otros políticos por algo que todos tienen en común: el deseo de ejercer el poder lo antes posible.

A Rajoy solo le queda un cartucho, meter miedo a la mucha gente asustadiza, y lo empleó a fondo en esa comparecencia. La moción traerá grandes males a España, auguró con aire sombrío. Como si jamás en la historia de las democracias parlamentarias hubiera cambiado la tonalidad política del Gobierno en plena legislatura. Se ha hecho muchas veces y ningún país ha desaparecido del mapa por ello. Las democracias parlamentarias se llaman así porque gobierna quién cuenta con la confianza de la mayoría de los diputados, una confianza que puede perderse o ganarse. ¿Si no, para que existen las mociones al respecto?

Lo veía venir y sonreí cuando llegó. Al final de su diatriba, Rajoy soltó su argumento supremo: ¡cualquier día veremos a Pedro Sánchez pactando con Puigdemont! Sé que millones de españoles son receptivos a esa monserga. Se ha satanizado tanto a Puigdemont que hasta la mera posibilidad de que un político de Madrid hable con él le resulta insoportable a mucha gente. Pues bien, diré lo que pienso: si Sánchez llega a la Moncloa, ojalá hable, negocie y pacte con Puigdemont. No veo otro modo del salir del delirante bucle de la crisis catalana.

¿Qué otra alternativa existe? ¿Cargarse del todo la autonomía catalana, como quiere Ciudadanos? ¿Meter en la cárcel a todos los independentistas que quepan, como parece soñar algún juez? ¿Bombardear Barcelona, como dice Jiménez Losantos? ¿Terminar de convertir España entera en algo semejante a la Turquía de Erdogan?

Algún día, cuanto antes mejor, un presidente del Gobierno español va a tener que sentarse a dialogar con Puigdemont, Quim Torra, Oriol Junqueras o quien sea. ¿Para qué? Pues para lo que sirve el diálogo entre seres racionales: para buscar una fórmula a medio camino entre los respectivos programas máximos. Ni para ti ni para mí, ni independencia ni mantenimiento de la situación actual, reforma constitucional que no entusiasme ni disguste demasiado a nadie. Parece mentira que esa gente a la que se le llena la boca hablando de la Transición no sepa que su espíritu era el del regateo en largas noches de café y tabaco, y el acuerdo final sobre un precio que no era el propuesto inicialmente por ninguna de las partes. Consenso no es que unos aplasten a otros; consenso es que unos y otros se pongan de acuerdo en una solución que a todos les supone conquistas y renuncias.

Puedo imaginarme a Pedro Sánchez asustado por la posibilidad de que su moción de censura termine necesitando el apoyo de soberanistas vascos y catalanes. Aunque sea gratis, a cambio de ninguna promesa concreta. Pero quiero suponer que se ha decidido a presentarla porque al fin se ha hecho adulto, porque ha aprendido que un líder tiene que hacer lo que tiene que hacer con independencia de que muchos lo pongan a caldo. En esta ocasión crucial, Sánchez no debería buscar luz en los editoriales de los unánimemente conservadores diarios de papel. Debería buscarla en los suyos, en los militantes que le dieron la victoria hace un año frente a la conspiración de los caciques.

Por lo demás, no es la cuestión catalana la principal de mis preocupaciones, algunos de ustedes lo saben. Le desearía la solución que esbocé arriba, pero mucho más me gustaría que, antes de las vacaciones de verano, llegara a la Moncloa alguien que no solo pensara en España, sino también en los españoles. Que se ocupara de arreglar –un poco, tan solo un poco– algunos de nuestros problemas cotidianos. Que blindara la subida anual de las pensiones conforme al IPC. Que aboliera la Ley Mordaza y el Impuesto al Sol. Que comenzara a combatir la precariedad laboral y los bajos salarios. Que paralizara los desahucios. Que restableciera la neutralidad política de RTVE. Que dejara claro en el Código Penal que cuando la mujer dice no es no.

No creo que estos retoques pongan en cuestión el sistema capitalista. Ni tan siquiera alarmarían demasiado a Wall Street, la Comisión Europea y el resto de Amos del Universo. Los portugueses han hecho algunas mejoras sociales bajo su actual Gobierno de izquierdas y, ya lo ven, están de moda, no paran de recibir turistas e inversiones. En este asunto de la moción de censura, me gusta la actitud constructiva de Podemos e Izquierda Unida. Que saliera de la Moncloa el capo de un partido tan corrupto, autoritario e insensible y entrara Sánchez podría suponer un pequeño y necesario respiro para muchos españoles.

Rajoy descarta dimitir y acusa a Sánchez de “chantajear” a Cs y a los nacionalistas con su moción

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/05/30/rajoy_acusa_sanchez_chantajear_los_partidos_para_buscar_apoyos_mocion_censura_83392_1012.html

El pleno de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados tuvo este miércoles un tono muy marcado por la moción de censura a la que se enfrentará jueves y viernes el presidente del Gobierno. Un “chantaje” de Pedro Sánchez al resto de partidos de la oposición, según definió Mariano Rajoy en su turno. El jefe del Ejecutivo había entrado al hemiciclo arropado por los aplausos, en pie, del Grupo Parlamentario Popular.

El debate de la moción contra Rajoy se celebrará este jueves y viernes

Fuente: http://www.publico.es/politica/debate-mocion-rajoy-celebrara-este.html

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha acordado con el socialista Pedro Sánchez celebrar el debate de la moción de censura esta misma semana, los próximos jueves 31 de mayo y viernes 1 de junio, según han indicado fuentes de Ferraz.

La iniciativa para quitar a Mariano Rajoy de la Presidencia del Gobierno, registrada el viernes por el PSOE tras la condena al PP como partícipe a título lucrativo de la trama ‘Gürtel’, ha sido calificada este mismo lunes por la Mesa del Congreso, que ha verificado el cumplimiento de los requisitos formales.

La presentación de la moción de censura ha sido comunicada al Palacio de la Moncloa y a los grupos parlamentarios en una Junta de Portavoces convocada de urgencia. Además, el órgano de gobierno de la Cámara ha abierto también un plazo de dos días para dar la oportunidad de presentar mociones con candidatos alternativos, para las que se exigen los mismos requisitos y que, en su caso, se debatirán conjuntamente.

La fecha para su debate es competencia exclusiva de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, hablando con el candidato, pero en todo caso no podrá ser antes de los cinco días siguientes desde su presentación, para así cumplir con esta serie de trámites previos.

Por eso, y habiendo sesión plenaria ordinaria convocada esta semana, en principio no se calculaba el debate esta semana, pero finalmente todo se ha acelerado y, a diferencia de lo ocurrido hace un año con la censura promovida por Pablo Iglesias, esta vez la moción de censura se va a debatir el primer día que es posible convocarlo. Así, Ana Pastor ha acordado convocar el pleno para los días 31 de mayo y 1 de junio, fecha en la que se procederá la votación donde el PSOE necesita sumar la mayoría absoluta (176 diputados).

En caso de que la moción fuese rechazada, los firmantes de la misma no podrán firmar otra durante el mismo período de sesiones, según establece la Constitución, por lo que, en ese escenario, los diputados del PSOE no podrían volver a plantear otra moción hasta septiembre.

El debate lo abre alguien del PSOE y luego Sánchez

El debate de la moción de censura, según el Reglamento de la Cámara, se inicia con la defensa de la propuesta, sin límite de tiempo, por parte de uno de los diputados que firman la iniciativa, y, a continuación, también sin límite de tiempo, podrá intervenir el candidato a la Presidencia propuesto en la moción para que exponga el programa político de su hipotético Gobierno. Aunque Pedro Sánchez no es diputado, nada impide que pueda ser candidato a la Presidencia del Gobierno.

Tras el correspondiente receso que decida la Presidencia de la Cámara, será el turno de los portavoces de los distintos grupos parlamentarios, que contarán con treinta minutos para intervenir y diez minutos de réplica.

Una vez debatida la moción, se procederá a su votación y, en caso de reunir al menos 176 votos necesarios para ser aprobada, la Presidencia del Congreso deberá comunicarlo inmediatamente al Rey y al presidente del Gobierno, puesto que el candidato a presidente se entenderá que ha recibido la confianza de la Cámara.

En caso de que la moción fuese rechazada, los firmantes de la misma no podrán firmar otra durante el mismo período de sesiones, según establece la Constitución, por lo que, en ese escenario, los diputados del PSOE no podrían volver a plantear otra moción hasta septiembre.

 

Pedro Sánchez anuncia la moción de censura para formar “un gobierno del PSOE” y pide el voto de todos los partidos

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Pedro-Sanchez-respuesta-situacion-extraordinaria_0_775172790.html

El secretario general del PSOE ha anunciado que presenta su moción de censura contra Mariano Rajoy “para garantizar la gobernabilidad”. “Será para constituir un gobierno del PSOE”, ha dicho Sánchez, cerrando la vía a cualquier acuerdo para ofrecer ministerios a otras formaciones. El líder socialista ha despejado otra duda más; le valen todos los votos, incluidos los de los partidos independentistas: “Me dirijo a los 350 diputados del Congreso”.

En un guiño estratégico a Ciudadanos, Sánchez ha asegurado que su objetivo en el Gobierno será “convocar elecciones”, pero no inmediatamente. Antes de hacerlo, se reserva la tarea de normalización y regeneración democrática, además de poner en marcha una agenda social que se ocupe de los que más han perdido durante la crisis. ¿Cuanto durará ese periodo entre la hipotética toma de posesión y la virtual convocatoria? El líder del PSOE no lo ha aclarado. A la legislatura le quedan solo dos años.

Ante los argumentos de Ciudadanos que pide una “moción instrumental”, Sánchez ha recordado que “las mociones de censura son constructivas. Son para darle un Gobierno al país”.

El líder del PSOE está dispuesto a recibir el voto de formaciones independentistas como ERC, PNV, PDeCAT o Bildu: “Vivimos en una democracia parlamentaria”, ha dicho Sánchez para recordar que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, lo es gracias al voto del PDeCAT; al igual que los presupuestos han sido aprobados con el concurso del PNV, también nacionalista.

Rajoy, “único responsable” de la “alarma social”
El PSOE considera a Rajoy “único responsable” de la “alarma social” generada por la sentencia de Gürtel. Según Sánchez, el PP ha situado al país en una situación de “crisis institucional de extrema gravedad”. Con su moción, pretende “Sacar a la política de esta novela negra de corrupción y poder hablar de lo que importa a la ciudadanía: sus derechos y libertades cuestionadas”.

Según Sánchez, Rajoy debería haber respondido ayer con su dimisión. Al no hacerlo, el PSOE se ha decidido a presentar “una moción de censura para recuperar la dignidad de nuestra democracia que hoy se encuentra cuestionada por el partido que gobierna nuestro país”.

Al final de su intervención ante la prensa, Sánchez ha explicado que se ha puesto en comunicación con el rey para comunicarle su intención de intentar el relevo de Rajoy por la vía de la moción de censura.