Así es la reforma electoral que propone Unidos Podemos: fin de la ley d’Hondt, voto a los 16 años y listas cremallera

Fuente:http://www.eldiario.es/politica/electoral-Unidos-Podemos-DHondt-cremallera_0_737727015.html

La reforma electoral que este jueves llevará Unidos Podemos-En Comú-En Marea a su  reunión con Ciudadanos tiene muchos ingredientes para que el partido de Albert Rivera diga  sí y, juntos, puedan presionar al PSOE para que la apoye. El líder del grupo confederal ha presentado este miércoles una propuesta de mínimos, posibilista, que se tope con el menor número de obstáculos en una tramitación parlamentaria que, quiere, se produzca antes de entrar en el próximo ciclo electoral.

Iglesias ha sostenido en la presentación de la propuesta que su grupo tiene “muchísimas diferencias con Ciudadanos” pero ha añadido: “Pensamos que en una cuestión como esta el interés de nuestro país requiere sentarse con los que piensan diferente”. Junto al líder Unidos Podemos estaban Íñigo Errejón, Txema Guijarro, Gloria Elizo e Idoia Villanueva (Podemos), Yolanda López (En Marea-IU), Lucía Martín (En Comú).

El secretario general de Podemos ha informado de que ha solicitado a la portavoz de su grupo, Irene Montero, “que se ponga en contacto con PSOE y hasta con el PP” porque esta reforma, ha asegurado, “es un elemento transversal a gente con ideas diferentes”.

“Los españoles nos piden acuerdos”, ha señalado Iglesias, quien ha apostado por lograr “que una de las grandes reivindicaciones” de los españoles “se transforme en una reforma del sistema para que el próximo Congreso tenga muchas más mujeres y se parezca mucho más a la voluntad de los españoles y españolas”.

Eje principal: favorecer la proporcionalidad

La propuesta se centra en cuatro ejes: proporcionalidad, paridad, ampliación de derechos y campaña electoral.

El meollo del asunto está en el primer punto ya que supone acabar con la tradicional sobrerrepresentación de los dos grandes partidos, PP y PSOE, y acercarlo a una proporcionalidad más pura. Todo, sin modificar la circunscripción provincial, para lo que hace falta reformar la Constitución, ni aumentar el número de diputados electos de 350 a 400, lo que podría dificultar un acuerdo con Ciudadanos. Dos reivindicaciones que Unidos Podemos aparca. De momento.

http://widget.smartycenter.com/webservice/embed/9356/2628516/640/360/0/0/0/100/1/1

El grupo confederal quiere cambiar el sistema de reparto de escaños, la fórmula por la que se convierten los votos en diputados. En España se  usa el sistema d’Hondt y Unidos Podemos propone el Sainte-Laguë, que ya se emplea en Alemania, Suecia o Dinamarca, según fuentes de la dirección del grupo.

Unidos Podemos hace una proyección sobre los resultados de las elecciones generales del 26 de junio de 2016. Con el sistema actual, aseguran, el PP tuvo una prima de seis puntos entre el porcentaje de votos obtenido y el de escaños logrados. El PSOE, 1,6 puntos. El grupo confederal se deja algo menos de un punto (0,8) mientras el gran perjudicado, Ciudadanos, se deja cuatro puntos.

 

¿Qué desproporciones del sistema electoral corrige la propuesta de Unidos Podemos?

Diferencia entre el porcentaje de votos y el porcentaje de escaños de los cuatro principales partidos. Comparación entre el 26J y la propuesta de Unidos Podemos

Fuente: Unidos Podemos

 

¿Y cómo quedaría el Congreso con el nuevo sistema que propone Unidos Podemos?

Con los mismos datos del 26J, el PP tendría 15 diputados menos, el PSOE perdería uno y PDeCAT y PNV, otro. ERC se quedaría igual que está mientras Unidos Podemos tendrías seis más y Ciudadanos 12 escaños más.

 

¿Quién pierde y gana con la propuesta de Unidos Podemos?

Diferencia de escaños entre los obtenidos el 26J y los que obtendrían con el sistema electoral propuesto por Unidos Podemos

Fuente: Unidos Podemos

 

Paridad y listas cremallera

La segunda medida que propone Unidos Podemos busca aumentar el número de mujeres en política. Actualmente la LOREG (la ley electoral) exige que el 40% de las candidaturas sean mujeres, aunque la distribución de estas en la papeleta hace que no alcancen ese número en representación en los parlamentos.

El grupo confederal apuesta por garantizar por ley el 50% de mujeres en las listas. Y blindar su presencia, además, con un sistema “cremallera” que obligue a alternar un candidato de cada sexo.

Esta cremallera tendría una excepción: dos mujeres podrían ir seguidas; dos hombres, no.

El sistema es el mismo que utilizan todos los partidos y confluencias que se integran en Unidos Podemos-En Comú-En Marea. En la historia de Podemos ha habido dos excepciones a esta norma:  el 20D, en la lista por Zaragoza; y el 26J, en la lista por Álava.

No al “voto rogado”; sí al voto a los 16 años

En el apartado de ampliación de derecho Unidos Podemos incluye dos medidas, una compartida por otros grupos y otra que probablemente esté llamada a ser descartada en pos de un acuerdo.

El grupo confederal quiere eliminar el “voto rogado”, la figura por la que los españoles residentes en el extranjero tienen que demandar su derecho al voto. Esta norma fue implantada en la LOREG en 2011 con el voto favorable de PP, PSOE y CiU (hoy PDeCAT) y redujo el voto desde el exterior del 31% al 4%-6%, según las estimaciones del grupo.

Desde su puesta en marcha se ha convertido en  uno de los caballos de batalla de los votantes más jóvenes que han denunciado de forma continua las trabas para poder votar.

El voto joven es, además, uno de los más proclives a Unidos Podemos. En su propuesta el grupo confederal apuesta también por reducir de 18 a 16 la edad mínima para tener derecho al sufragio. “Se trata de casi un millón de personas que tienen un sentido formado de los asuntos públicos y que tienen derechos y obligaciones comparables a las de las personas adultas”, apuntan desde el grupo.

Reducir gastos electorales

Unidos Podemos, por último, quiere reducir los gastos que los partidos tienen durante las campañas electorales y que, al final, repercuten en los ciudadanos.

Una de las partidas que más dinero recibe es la del  mailing, el envío a cada hogar de propaganda y papeletas de los diferentes partidos. Ahora, cada candidatura envía la suya. La propuesta del grupo confederal es que el envío se haga de forma conjunta en un único sobre.

Por último, Unidos Podemos quiere blindar los debates electorales entre candidatos a la Presidencia del Gobierno. Su propuesta es que se celebren un mínimo de dos y, al menos, uno de ellos en una televisión pública.

La ley electoral, ideada para derrotar a la izquierda en 1977, sigue hoy repartiendo los escaños injustamente

Fuente:http://www.publico.es/politica/reforma-electoral-ley-electoral-ideada-derrotar-izquierda-1977-sigue-hoy-repartiendo-escanos-injustamente.html

Han sido meses de cortejo parlamentario de Unidos Podemos a Ciudadanos, hasta que Pablo Iglesias ha logrado finalmente convencer a Albert Rivera de que es improrrogable cambiar una ley electoral que prima desorbitadamente a los dos grandes partidos que se alternan en el Gobierno desde la Transición, gracias a un reparto injusto de escaños diseñado para impedir que la voluntad de los electores dé un vuelco radical al poder establecido.

Porque la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) consagró en 1985 un sistema electoral ideado tras la muerte del dictador para negar la proporcionalidad electoral que es básica en democracia con el objetivo de impedir a toda costa la victoria de las fuerzas políticas de izquierda, que sumaban mayoría en España en 1977. Y desde entonces ninguno de los grandes poderes que han ostentado el poder ejecutivo –tampoco CiU en Catalunya– han querido modificar ese mecanismo que retuerce los resultados electorales en beneficio del inmovilismo político.

Los resultados de las elecciones constituyentes de 1977 y su traducción al reparto de escaños en el Congreso de los Diputados ofrecen una llamativa imagen de la injusticia manifiesta del sistema que todavía rige en España 40 años después:

ELECCIONES GENERALES 1977 | Resultados y distribución proporcional de escaños. JM&A

ELECCIONES GENERALES 1977 | Resultados y distribución proporcional de escaños. JM&A

En 1977, la derecha sumó 184 diputados y la izquierda, sólo 143. Habrían sido 160 y 162 aplicando la misma ley que empleamos en elecciones europeas

Estas cifras demuestran con claridad que el sistema electoral del retorno a la democracia “fue concebido para eliminar cualquier posibilidad de éxito de la izquierda”, explica el analista demoscópico Jaime Miquel. “Mediante la aplicación de una ley rectora que luego fue la LOREG, la derecha sumó en aquellas elecciones 184 actas por 143 de la izquierda, que habrían sido 160 y 162 aplicando la misma ley que empleamos en elecciones europeas, por ejemplo”.

Es decir, que cuando Felipe González y Santiago Carrillo aceptaron ese sistema de reparto en el Congreso de los Diputados, “el PSOE y el PCE se dejaron ganar esas elecciones constituyentes antes de que la gente empezase a votar”, subraya el analista electoral del gabinete Jaime Miquel y Asociados (JM&A).

Aunque quizá es todavía más grave que hoy sigamos padeciendo esa misma manipulación de la representación parlamentaria de los votantes, como se puede comprobar en los dos mapas y la tabla que encabezan este artículo, correspondientes a las últimas elecciones generales, en 2016. Una situación que a menudo recibe explicaciones erróneas o parciales. Miquel la expone con números:

Unidos Podemos necesita sacar unos 600.000 votos más que el PSOE para empatar con el partido socialista en escaños

“Sabemos que Unidos Podemos necesita 2,5 puntos de votos válidos de ventaja (ahora, unos 600.000 votos más) sobre el PSOE para empatar en escaños en unas elecciones generales, aunque no se explica muy bien por qué. También sabemos que el 26 de junio de 2016 el PP se impuso 39 circunscripciones y perdió en 13: las tres vascas, las cuatro catalanas y otras seis donde ganó el PSOE, que son Badajoz, Huelva, Cádiz, Sevilla, Córdoba y Jaén. El PP sumó 7,9 millones de votos, el 33,0% de los válidos, pero este resultado les proporcionó 137 escaños, el 39,1% del hemiciclo“.

“Sabemos que el que gana tiene prima y a menudo lo explican con la idea general de que se beneficia de la Ley D’Hondt en el reparto de los escaños. Pero eso no es cierto“, continúa Miquel, “la Ley D’Hondt no interviene o se hace proporcional en Madrid (donde hay 36 escaños en juego), por ejemplo, porque se eligen muchos representantes, pero tampoco interviene en Soria (con 2 diputados) o Palencia (con 3), porque se eligen pocos y no hay nada que repartir”.

“Después, la LOREG, que es de 1985, consagró una desigualdad objetiva en la representación de las personas en el Congreso de los Diputados: sobran castellano-leoneses o faltan catalanes y valencianos”. La combinación del comportamiento electoral conocido y los condicionantes de la LOREG, proporciona ocho zonas o unidades de análisis territorial diferenciadas, que se muestran en el mapa inferior sobre las primas en escaños (Figura nº4).

“Estas figuras son como para presentarse en un juzgado cuando se convoquen las siguientes generales”, dice Jaime Miquel

“Las figuras que aquí se muestran son como para presentarse en un juzgado cuando se convoquen las siguientes elecciones generales”, expresa Miquel su indignación por la pervivencia de ese sistema injusto. “Porque el desarrollo legislativo posterior a la Constitución de 1978 vino a establecer la comunidad autónoma como la unidad territorial de referencia del Estado; España no es el Estado de las provincias, lo es de las autonomías“.

Mapa de análisis territorial de las primas de escaños por provincias asignados por la LOREG. JM&A

Sin embargo, la realidad es que las provincias más despobladas mandan sobre las que tienen las grandes urbes, como se comprueba en este mapa.

Los motivos de la desigualdad del sistema electoral

El artículo 68.2 de la Constitución, sobre las Cortes Generales, establece que todas las provincias españolas, así como las ciudades de Ceuta y Melilla, tendrán representación en el Congreso de los Diputados. La ley rectora de los comicios de 1977 y la actual LOREG, fijan esta representación en dos diputados por provincia y uno para cada ciudad autónoma, lo que suma 102 actas. Los 248 escaños restantes se asignan de modo proporcional a la población de derecho de cada provincia. El detalle de ese reparto se muestra en la Figura nº2 al principio de este artículo, mapa que muestra en tonos fríos las provincias con pocos escaños, y en cálidos, las que cuentan con muchos.

Aparentemente no pasa nada: donde más población hay, se reparten más escaños. Pero el mapa pone de manifiesto la trampa, porque se reparten muchos menos puestos parlamentarios que los proporcionales a la población real, unas actas que se sustrajeron para primar la España interior cuando en 1977 la izquierda aceptó dos diputados fijos por provincia. “Ahí los partidos de izquierda perdieron las elecciones por incompetentes o se las dejaron ganar por cobardes, lo que nos da lo mismo porque aquella transición nos condujo al posfranquismo que sucumbe ahora; de ahí los complejos”, insiste Miquel.

La Figura nº3 al inicio del artículo expone los escaños de más o de menos que se reparten en cada provincia (mapa) respecto a este criterio de la población de derecho, así como su suma por comunidades (tabla). De esta manera se visualiza cómo las autonomías con muchas provincias poco pobladas gozan necesariamente de más escaños que los que les correspondería en un reparto proporcional.

Los casos más exagerados son los de Castilla y León, con 14 escaños más de los que le tocan por su población,

El caso más exagerado es el de Castilla y León, que cuenta en el Congreso con 14 escaños más de los que debería tener en función de su población. Justo lo contrario de lo que sucede con Madrid, a la que le faltan 12 diputados para tener una justa representación parlamentaria según su peso poblacional.

En su conjunto, el total de escaños “desplazados de la proporcionalidad” (en expresión de Jaime Miquel) por la LOREG es de 29, cuando normalmente las mayorías absolutas de gobierno dependen de una diferencia de diputados mucho menor. Y no es casualidad que los que se benefician de esas primas parlamentarias son los partidos que controlan provincias rurales, con una población menos formada y más envejecida (y más vulnerable al caciquismo local), en detrimento de las formaciones con más implantación en las zonas urbanas, normalmente con electores más jóvenes, preparados e informados. Algo que se buscaba hace 40 años y que PP y PSOE hacen hoy todo lo posible por perpetuar.

No cabe duda de que es un sistema electoral condenado a desaparecer, como demuestran las sucesivas macroencuestas del CIS, puesto que el bipartidismo ha sido ya barrido entre los votantes de menos de 45 años y tanto el PP como el PSOE están condenados al asilo.

Por todo esto, Unidos Podemos y Ciudadanos tienen que forzar una reforma del sistema electoral obsoleto que pretende frenar el avance social y político, el desarrollo y la modernización, de la sociedad española. Y si los dos grandes partidos del régimen impuesto hace 40 años se empecinan en impedirlo, serán barridos por la evolución de la historia, ya que eso es imparable.

Mariano Rajoy convierte la moción de censura en un cuerpo a cuerpo con Pablo Iglesias

Fuente: http://www.eldiario.es/politica/Mariano-Rajoy-cuerpo-Pablo-Iglesias_0_654085661.html

El presidente del Gobierno ha elegido la cuota máxima de protagonismo durante el desarrollo de la moción de censura presentada por Unidos Podemos en su contra. Mariano Rajoy ha sido el encargado de responder tanto a la  intervención de Irene Monterocomo a la del propio Pablo Iglesias. La estrategia del PP se ha preparado con esmero y ha estado envuelta en la máxima discreción con un único objetivo: dar la sorpresa y coger al oponente con el pie cambiado.

En los días previos al debate, Génova filtró la idea de que sería la vicepresidenta del Gobierno quien se encargaría de replicar a Irene Montero. Nadie preveía cuál iba a ser la decisión final del presidente: echarse la moción a la espalda y buscar un cuerpo a cuerpo con Pablo Iglesias para procurar lo que en el PP califican como una victoria.

Desde el atril, el presidente del Gobierno  se ha esforzado en dibujar a Iglesias como una persona “no de fiar” y de escasas convicciones políticas: “Sus ardides publicitarios le pueden haber ayudado a ocupar el escaño que ocupa, pero aquí se acaba su recorrido”, aseguró Rajoy en una actitud ofensiva durante toda su intervención.

Sus palabras estaban perfectamente medidas. Las dos intervenciones más largas las trajo Rajoy escritas desde casa e incluso la primera réplica a Iglesias estaba preparada. Todo en el PP ha sido producto del cálculo de quien ha decidido asistir a la cita con clara vocación ofensiva y el objetivo de conseguir una victoria que le dé aire ante los escándalos de corrupción que cercan a su Gobierno.

Iglesias le ha afeado a Rajoy la liturgia de su intervención: “A usted le han escrito una cosa para responderme aquí porque esta moción les ha preocupado más de la cuenta”.

La presencia del jefe del Ejecutivo en la tribuna de oradores obtuvo por resultado que sus palabras se convirtiesen a las doce del mediodía en protagonistas de los titulares de portada de la mayoría de los medios de comunicación. La decisión del PP echó por tierra la estrategia diseñada por Podemos de encargar a Montero un largo discurso que repasó la corrupción histórica del PP con momentos brillantes e ironías bien estudiadas. Las más de tres horas empleadas por Iglesias en su primera intervención también caducaron con la llegada de Rajoy. La moción para entonces ya se había convertido en un cuerpo a cuerpo.

Con la pelea avanzada, Rajoy exigió a Iglesias que le explicase su postura sobre el conflicto catalán: “¿Cree usted en la soberanía nacional o piensa que tenemos que suprimirla?”. En este punto, el debate quedó encallado. Cada vez que Iglesias intentaba volver sobre su argumentario de que “no es normal” un Gobierno plagado por la corrupción, Rajoy volvía a pedirle una respuesta para su pregunta sobre la soberanía.

En ese toma y daca gastaron ambos políticos varios de los innumerables turnos de palabra que cruzaron. Al filo de las cinco de la tarde, la presidenta del Congreso ordenó un receso de una hora para permitir a políticos y periodistas un descanso y algo de comida. Iglesias estaba solicitando su derecho a intervenir y Ana Pastor le anunció que podría hacerlo a la vuelta de esa breve pausa. El líder de Podemos no insistió después en su petición y la sobremesa se abrió a las seis de la tarde con las intervenciones del grupo mixto.

En el grupo parlamentario del PP se afanaron en proclamar que Rajoy había obtenido un éxito ante Iglesias. El optimismo de los conservadores olvida que durante casi cinco horas su formación tuvo que oír un escandaloso listado de casos de corrupción e innumerables reproches sobre el papel del Gobierno en sus intentos de controlar el funcionamiento normal de la Justicia.

Otras mociones de censura sin visos de prosperar que cambiaron el rumbo de la política en España

Fuente: http://www.publico.es/politica/jaque-presidente-mociones-censura-giros.ht

Felipe González durante la moción de censura al Gobierno de Adolfo Suárez

Felipe González durante la moción de censura al Gobierno de Adolfo Suárez

La celebración de los debates parlamentarios en el Congreso de los Diputados de las dos mociones de censura planteadas hasta ahora supuso un punto de inflexión para la evolución de la vida política española en cada uno de los momentos en que tuvieron lugar, aunque sus repercusiones tardaron un tiempo en ser efectivas.

Ambas contenían de entrada un pronóstico fácil de acertar: ninguna de las dos tenía la más mínima posibilidad de triunfar. En mayo de 1980 el candidato propuesto en la moción de censura suscrita por el grupo socialista –en aquel momento dividido en tres al formar grupos propios el PSC y los socialistas vascos–, Felipe González, reunió 155 votos a favor, los 120 propios más los 23 del grupo comunista.

Enfrente tuvo a todo el grupo centrista de UCD, 166 escaños; fueron los únicos en oponerse. Otros 19 se abstuvieron, entre ellos Fraga y sus correligionarios, el líder de Fuerza Nueva, Blas Piñar,  y los diputados del grupo de la Minoría Catalana, posteriormente CiU. Hubo varias ausencias, entre ellos la de los cinco parlamentarios del PNV.

Pese a ese resultado adverso, el debate supuso la consagración de Felipe González como líder de la oposición y la percepción de que el PSOE era una alternativa real a la UCD para gobernar el país. De hecho, dos años y medio después el partido socialista lograba la victoria con una abrumadora mayoría absoluta, y Felipe González era investido presidente del Gobierno, puesto que conservó durante más de 13 años.

La moción de censura siguiente, en mayo de 1987, fue registrada por los diputados de Alianza Popular (AP) con su ocasional líder de entonces, Antonio Hernández Mancha, como candidato a sustituir a Felipe González en La Moncloa. Fue también una acción fallida, ya que el aspirante conservador apenas cosechó 66 respaldos, tres menos de los que aportaba su propio partido al conglomerado electoral Coalición Democrática, que logró 105 escaños con Manuel Fraga como líder.

Antonio Hernandez Mancha

Antonio Hernandez Mancha

Ese magro resultado puso en evidencia la endeblez de Hernández Mancha como sustituto de Fraga, ya que además de tener enfrente a 195 diputados –en la bancada socialista se permitieron varias ausencias; también en el banco azul gubernamental– hubo otras 71 abstenciones, la mitad de diputados de formaciones conservadoras como el PDP de Óscar Alzaga o el PL de José Antonio Segurado.

Pero esa debacle, a la que contribuyó el pobre debate que sostuvo el aspirante, dio paso a un profundo proceso de renovación en la arcaica Alianza Popular que derivó en la “refundación” de la formación conservadora bajo la denominación de Partido Popular. Al cabo de dos años y medio José María Aznar era el candidato electoral, convirtiéndose en líder de un “nuevo” PP que, a la postre, le llevaría a La Moncloa.

La tercera de la democrática: algunas diferencias

La moción de censura registrada por el grupo parlamentario Unidos Podemos – En Comú Podem – En Marea con Pablo Iglesias como candidato inicia su debate este martes con unas características propias que la diferencian de las dos anteriores. Si acaso, la única similitud es la imposibilidad de que triunfe debido a la composición del hemiciclo.

Es la primera vez que una moción de censura no la presenta el grupo de la oposición más numeroso, como lo eran el PSOE, en 1980, y AP, en 1987; ahora lo hace la tercera fuerza parlamentaria que, a diferencia de otras legislaturas, cuenta con un número suficiente de diputados para hacerlo. Esa es una de las principales características del actual ciclo legislativo.

La formación morada justifica la presentación de esta iniciativa por razones de “emergencia social y democrática” con el propósito de “echar al PP del Gobierno” para evitar que continúe la fractura social que han generado sus políticas, con una parte significativa de la sociedad en situación de marginación. La censura, además, se presenta contra un Gobierno y su presidente, que apenas cuentan con un respaldo de 137 escaños, menos de lo que tenían Suárez y González.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias,se dirige al ministro del Interior, Juan Antonio Zoido, durante la sesión de control al Gobierno que se celebra hoy en el pleno del Congreso de los Diputados. EFE/Ballesteros

El líder de Podemos, Pablo Iglesias,durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso. – EFE

Pero lo que sin duda confiere una peculiaridad propia a esta iniciativa es el hecho de estar protagonizada por una formación política emergente y su líder, Pablo Iglesias, que ha roto en apenas año y medio el esquema bipartidista imperante en el hemiciclo del Congreso de los Diputados junto a la irrupción de Ciudadanos. Una situación que ha supuesto todo un revulsivo en la política española y que, sencillamente, era ciencia-ficción hace 30 años.

Ahora bien, aquellos dos debates previos de 1980 y 1987 tampoco tuvieron muchas similitudes. En primer lugar, por las diferentes situaciones políticas que se vivían en 1980 ─en plena Transición, crisis económica y con un Gobierno muy inestable─ y en 1987 ─en pleno proceso de integración en la CEE, dinamismo económico y un Gobierno con mayoría absoluta─.

También hubo grandes diferencias en cuanto a los procedimientos: en el primero había un reglamento provisional para la Cámara baja que permitió debates e intervenciones muy ágiles, con amplios poderes discrecionales para la presidencia; en el segundo ya era de aplicación un reglamento estable ─prácticamente el mismo que el actual─ aprobado en febrero de 1982 que establece mucha más rigidez para los debates.

20 horas y media de debate en 1980

La duración de los debates, por ejemplo, es buena muestra ello. La moción de censura socialista se desarrolló durante tres días (28, 29 y 30 de mayo) y los discursos de los numerosos diputados que tomaron la palabra (todos hombres) consumieron 20 horas y media, con apenas un breve receso en la primera jornada, que arrancó pasadas las 16.30 h y no concluyó hasta algo después de las 21 h.

El plato fuerte llegó al día siguiente con 10 horas y media de parlamentos sin interrupción alguna, que no finalizaron hasta la 1.30 h del jueves día 30. De la intensidad de los debates y de su agilidad da una idea el hecho de que el día anterior, el presidente de la cámara, el centrista Landelino Lavilla, anunció su voluntad de que la votación se produjera a las 21 h de ese jueves.

Finalmente se votó al tercer día, pero no sin antes dedicar otras tres horas a un nuevo cruce de pareceres entre varios protagonistas del debate, sobre todo entre el candidato y el portavoz del grupo centrista, Calvo Ortega. En el fragor del debate de la noche anterior se enzarzaron Felipe González y Adolfo Suárez, quien sin embargo subió a la tribuna antes para responder a Santiago Carrillo.

En diversos momentos llegaron a tomar la palabra hasta siete miembros del Gobierno de Suárez: Arias Salgado (Presidencia), que respondió a la presentación de la moción de censura que hizo Guerra; Abril Martorell (vicepresidente), Rodríguez Sahagún (Defensa); Pérez Llorca (Administración Territorial); Gámir (Comercio); Ortega y Díaz Ambrona (Coordinación Legislativa), y Sánchez Terán (Trabajo).

Ese fragor de intervenciones disminuyó sustancialmente en la siguiente moción de censura, dilucidada también a lo largo de tres jornadas como la anterior que, a su vez, generaron 15 horas y cuarenta minutos de debates. Eso sí, con algunos “trucos”. Aparte de un receso de algo más de dos horas para la comida en el primer día ─que se alargó durante más de dos horas─, lo más llamativo de esta moción es que la votación se hizo al tercer día, pero mediando un fin de semana entre la suspensión de la sesión, un viernes poco después de mediodía, y su reanudación al lunes siguiente.

Adolfo Suárez y Felipe González

Adolfo Suárez y Felipe González

Buena parte del debate de la primera sesión lo acapararon el portavoz parlamentario de AP, Juan Ramón Calero, que defendió la idoneidad de la moción de censura registrada por su grupo, y el vicepresidente Alfonso Guerra, que repitió protagonismo de nuevo aunque esta vez desde el Gobierno. El aspirante Hernández Mancha consumió el resto de la mañana sin que nadie del Ejecutivo le diese réplica.

La tarde de ese primer día y la mañana del siguiente tuvieron un desarrollo más pautado, similar a los actuales debates, con las intervenciones del resto de los portavoces de los grupos, de menor a mayor importancia numérica. En esta ocasión Adolfo Suárez también intervino por alusiones a unas frases pronunciadas por el candidato aspirante después de la intervención que había realizado el portavoz del grupo del CDS, Agustín Rodríguez Sahagún, otro de los intervinientes en la anterior moción.

Sólo al final subió a la tribuna de oradores el presidente González para mantener un no muy intenso cruce de pareceres con el aspirante Hernández Mancha. El debate, en el que tampoco tomó la palabra ninguna mujer, se diluyó finalmente entre el portavoz del grupo socialista, Eduardo Martín Toval, y el propio candidato conservador.

La sesión se retomó el lunes siguiente por la tarde para, exclusivamente, celebrar el proceso de votación. El escaso interés que suscitó aquella cita parlamentaria queda reflejado en el hecho de que tan sólo participaron en la votación, a priori muy trascendente, 332 diputados de un pleno compuesto por 350 escaños.

Íñigo Errejón no se sentará junto a Pablo Iglesias tras ser relevado como portavoz del Congreso

Fuente:http://www.eldiario.es/politica/Inigo-Errejon-portavoz-Podemos-Congreso_0_614188914.html

Ha sido la imagen de la dirección de Podemos desde que llegara al Congreso en enero de 2016. Pablo Iglesias, presidiendo el grupo parlamentario; a su derecha, Íñigo Errejón como portavoz; y en el siguiente escaño su adjunta, Irene Montero. Una fotografía que ya no se repetirá más. El relevo de Errejón como portavoz supondrá una redistribución de los asientos de los diputados de Podemos en el Hemiciclo. El hasta ahora  número dos cederá su asiento, según han confirmado distintas fuentes del grupo parlamentario a eldiario.es.

La reordenación de los diputados de Unidos Podemos dentro del grupo confederal se cerrará esta misma tarde en la primera reunión del Consejo de Coordinación de Podemos, pero según las fuentes consultadas afectará a las dos primeras filas que ocupan en el Congreso. En ellas se han sentado hasta ahora los principales referentes de Unidos Podemos: portavoces y miembros relevantes de la ejecutiva. Delante, Iglesias, Errejón y Montero. Justo detrás, Alberto Garzón (IU), Carolina Bescansa, que tras Vistalgre 2 ha salido de todos los órgano del partido; Rafael Mayoral, uno de los más estrechos colaboradores del secretario general; y Pablo Bustinduy, responsable de Internacional en el Consejo de Coordiación y uno de los principales apoyos de Íñigo Errejón en Podemos.

El puesto de Garzón es inamovibles para Podemos salvo un acuerdo con IU. Los otros dos están disponibles. La relación interna en el grupo confederal es de respeto de las decisiones internas de cada uno de los sujetos políticos que lo integran. Cada confluencia tiene su portavoz, independencia de voto y capacidad de presentar sus propias propuestas.

Irene Montero, Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, en el debate de investidura el 2 de marzo.
Irene Montero, Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, en el debate de investidura el 2 de marzo. MARTA JARA

No está definido aún dónde se sentará cada cual, pero lo que sí está claro es que Errejón ya no lo hará a la derecha de Iglesias en el Congreso. “Va a haber cambios. Pero aún está por decidirse”, apuntan desde el entorno del secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político.

Este martes será el primero en el que Irene Montero actúe como principal representante del grupo en la Junta de Portavoces y ofrezca su primera rueda de prensa como tal. Ya por la tarde, se celebrará un Pleno donde previsiblemente se materializarán los cambios decididos por el Consejo Ciudadano de este sábado.

Los cambios tendrán que ser registrados este lunes antes de las 20.00 o ya a primera hora del martes.

Según el sistema de ordenación actual, la primera fila debería ser para el presidente del grupo y las dos portavoces, Montero y Ione Belarra, que se estrena como adjunta. Errejón podría así saltar a la segunda fila, donde ocuparía el lugar de Bescansa.

Bescansa ya no forma parte de la ejecutiva de Podemos y, además, dejará de ser la secretaria general del grupo Unidos Podemos-En Comú-En Marea. Un cargo con poca relevancia mediática pero fundamental para el trabajo interno y el día a día de los diputados. Es la persona encargada de coordinar a los miembros del grupo y de organizar la labor política. A partir de ahora, tal y como decidió este sábado el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, esa función la desempeñará Txema Guijarro, una de las personas que ha formado parte hasta hace nada de su equipo.

Las fuentes consultadas no descartan que Errejón se quede en la primera fila, aunque lo ven complicado. La figura del nuevo secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos sigue siendo muy importante desde un punto de vista mediático y mantenerle en la primera línea del Congreso le podría facilitar su complicado asalto a la Presidencia de la Comunidad de Madrid en 2019.

Pablo Iglesias, vencedor de las primarias de Podemos por mayoría muy amplia.

Resultado de imagen de pablo iglesias

  •  Pablo Iglesias revalida su liderazgo por una mayoría aplastante en el que 37 de sus 62 puestos serán para la lista encabezada por el
  • Iñigo Errejon se queda a las puertas y su lista tendrá a 23.
  • Los anticapitalistas de Miguel Urban sólo tendrán 2.
  • En la votación a la secretaría general, Pablo Iglesias logra el 89% de los votos.
  • A las 12:00 del mediodia de ayer se hicieron públicos los resultados.

Pablo Iglesias se impone a Íñigo Errejón y logra el 60% de la dirección de Podemos

Fuente: http://www.eldiario.es/politica/Pablo-Iglesias-se-impone-Inigo-Errejon-Podemos_0_611738850.html

Pablo Iglesias se ha impuesto en la disputa por el rumbo de Podemos. El secretario general ha ganado a Íñigo Errejón en todos los terrenos: el de los documentos políticos y el de los equipos de dirección.

Iglesias, que ha recibido 128.700 votos como candidato a la secretaría general (89%) frente a los 15.700 del diputado autonómico andaluz Juan Moreno Yagüe (10,9%), se hace con el 60% del Consejo Ciudadano Estatal

 

Resultados de las votaciones de Vistalegre II

http://public.tableau.com/views/podemos_primarias/Dashboard1?:showVizHome=no&:embed=true

Fuente: Podemos

El equipo de Iglesias logra 37 miembros para el Consejo Ciudadano Estatal –al que hay que sumar al propio Iglesias como secretario general y los secretarios autonómicos–; el de Errejón, 23; y los anticapis de Miguel Urbán y Teresa Rodríguez –Podemos en Movimiento–, 2.  Es decir, Iglesias suma el 60,3% de los puestos de la dirección –incluyendo el del secretario general–; Errejón, un 36,5%; y un 3,1% Anticapitalistas.

En la consulta de diciembre para definir las reglas de Vistalegre, Iglesias logró el 41,5%; Errejón, el 39,1% y anticapis, 10,5%.

Lista para el Consejo Ciudadano

Iglesias también se ha convertido en el más votado en la lista para el Consejo Ciudadano, con más de ocho millones de puntos, de acuerdo con el sistema de elección  Desborda –en función de qué puesto de la lista sitúe a cada candidato el inscrito recibe una cantidad de puntos determinada: el primer candidato seleccionado por un votante obtiene 80 puntos; el segundo, 79; el tercero, 78… y así sucesivamente–.

De acuerdo con los datos, la lista de Iglesias –Podemos para Todas– ha conseguido el 50,58% de los puntos –59,68% de los consejeros–; la de Errejón –Recuperar la Ilusión–, un 33,68% de los puntos –37,10% de los consejeros– y anticapis, un 13,1% de los puntos –3,42% de los consejeros–.

El segundo más votado, con más de seis millones de puntos es el secretario de Organización, Pablo Echenique. El tercero, Íñigo Errejón, con 5,8 millones; y la cuarta, Irene Montero, con 5,3 millones. La segunda mujer más votada es Rita Maestre, que ha quedado en el octavo puesto. De la lista de Iglesias entra también el diputado por Córdoba Manolo Monereo. Miguel Ubán, número uno de Podemos en Movimiento, ha quedado el décimo más votado.

De acuerdo con el orden provisional, el actor Pepe Viyuela, integrante de la lista de Errejón, entra en el Consejo Ciudadano.

En cuanto a los documentos, Iglesias también ha salido el más votado. El documento político del secretario general ha logrado el 56% de los votos; frente al 33% del de Errejón y el 8,9% del de anticapis. En el organizativo, Iglesias logra el 54%; Errejón, el 34% y anticapis, el 10%. En el ético, el secretario general consigue el 53%; el secretario Político, un 33% y anticapis, un 11%. En el de feminismo; Iglesias y anticapis compartían documento y han recibido el 61% de los votos frente al 35% del documento de Errejón.

La lista completa del nuevo Consejo Ciudadano Estatal de Podemos

Estos son los/as consejeros/as elegidos por orden de votación (si alguien no toma el cargo entra Enther Sanz)

Pablo Echenique (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Iñigo Errejón (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Irene Montero (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Vicenç Navarro (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Julio Rodríguez (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Rafa Mayoral (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Rita Maestre (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Alberto Rodríguez (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Diego Cañamero (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Gloria Elizo (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Noelia Vera (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Pablo Bustinduy (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Sofía Fernández Castañón (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Manolo Monereo (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Ione Belarra (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Clara Serra (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Juan Pedro Yllanes (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Tania González (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Miguel Urban (Podemos en Movimiento)

Ana Marcello (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Juan Manuel del Olmo (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Anna Domínguez (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Pilar Lima (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Idioia Villanueva (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Jorge Moruno (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Angela Ballester (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Miguel Vila (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Estefanía Torres (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Meri Pita Cárdenas (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Chema Guijarro (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Rita Bosaho (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Auxiliadora Honorato (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Pilar Garrido (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Jessica Albiach (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Javier Sanchez (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Belén Guerra (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Eduardo Gutiérrez (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Eduardo Fernández (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Pablo Fernández Alarcón (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Irene Vendrell (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Teresa Arévalo (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Clara Nieto (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Beatriz Gimeno (Podemos en Movimiento)

Ángela Rodríguez (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Guillen Carroza (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

José Buitrón (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Dani de Frutos (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Pedro de Palacio (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Ana Castaño (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Pepe Viyuela (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Erika Sanz (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Loreto Arenillas (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Ariel Jerez (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Aitzole Araneta (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Jorge Lago (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

David Soto (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Dani Iraberrri (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Pedro Antonio Honrrubia (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Marta Domínguez Alvarez (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Margarita Quetglas (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Maria Serrano (Recuperar la Ilusión-Equipo Íñigo Errejón)

Héctor Juanatey (Podemos para Todas-Equipo Pablo Iglesias)

Monedero critica a miembros de Podemos por “cómo ha cambiado su manera de vestir”

Fuente: http://www.huffingtonpost.es/2017/02/09/marhuenda-monedero-bronca_n_14664506.html

 

Vistalegre 2 está a la vuelta de la esquina y los dirigentes de Podemos siguen calentando la previa. A medida que la Asamblea Ciudadana de la formación morada se acerca, crece la tensión entre quienes se han agrupado en torno a Pablo Iglesias o a Íñigo Errejón, quienes capitalizan las candidaturas para liderar el futuro del partido.

Juan Carlos Monedero, que no desempeña ningún cargo en el partido, está siendo una pieza clave en el panorama de estos días. Aunque el fundador de Podemos lanza mensajes aparentemente conciliadores sobre “el culebrón venezolano” que los dirigentes de la formación han protagonizado en los últimos meses, no renuncia a ironizar sobre el comportamiento del bando errejonista.

En una visita al programa La Brújula, de Onda Cero, Monedero lo volvió a hacer. Tras repasar la situación actual, el profesor universitario apuntó que, para comprender qué es lo que animaba a algunos a la lucha de poder, conviene fijarse “en cómo visten ahora algunos. Muchos no visten ahora como vestían cuando empezamos”.

David del Cura, el conductor del programa, le ha preguntado entonces si eso es realmente importante. “Bueno”, ha contestado Monedero, “puede ser revelador”.

No tiene sentido abrir una disputa adanista por los orígenes de Podemos”

Fuente: http://www.eldiario.es/politica/sentido-disputa-adanista-origenes-Podemos_0_610340057.html

El sábado a medio día se cierran las urnas virtuales de las primarias de Podemos. Vistalegre 2 quedará visto para sentencia. El domingo se conocerán los resultados. Pablo Iglesias (Madrid, 1978) insiste en que dimitirá si pierde y es tajante ante quienes dicen que le van a intentar convencer: “Absolutamente no. Que nadie se engañe. Nadie puede confundir sus deseos con la realidad”.

Iglesias atiende a eldiario.es en la última de las entrevistas a las principales figuras de la II Asamblea Ciudadana. El todavía secretario general asegura que sus planteamientos están más próximos al “Podemos original” que los de Errejón, su principal rival. Y rechaza entrar en la polémica sobre las supuestas conspiraciones a través de canales de Telegram.

El líder del partido apuesta por un Podemos independiente pero que lidere el “bloque histórico”, donde también están IU y las confluencias catalana y gallega.

Quedan tres días para que se cierren las votaciones de Vistalegre 2 tras una campaña muy muy dura. ¿Qué le apetece más, ganar o que se acabe?

Me apetece ganar. Entre otras cosas para que no repitamos errores que hemos cometido. Hemos dado un espectáculo que ha demostrado ingenuidad por nuestra parte. Tenemos una prueba de madurez que vamos a superar porque se ha impuesto un consenso amplio entre todo el mundo con respecto a que los medios de comunicación no pueden estar para que entre compañeros se tiren los trastos a la cabeza y que hay debates que tenemos que tener internamente en espacios democráticos.

¿Llega tan roto Podemos como parece?

Tenemos que asumir que estos tres años son tres décadas en otra formación política. Las diferencias, los debates o la intensidad corresponden con la excepcionalidad histórica en la que hemos crecido muy rápido y te duelen las rodillas. Hay que mirar la secuencia desde un plano cenital y no ver solo estos días. Hay que normalizar que una dirección política que se hizo en un momento en el que teníamos cinco eurodiputados nada más y estábamos frente a una dificilísima yincana electoral tiene que tener debates. Nuestro origen, que empezáramos siendo el partido de los profesores de la Complutense y evolucionáramos a una formación presente en todo el Estado y nuevos aliados, puede implicar ciertas dificultades que tenemos que superar y vamos a superar.

¿En esa evolución se ha producido un viraje ideológico?

Ha habido una asunción de nuevas tareas para una nueva etapa, pero entiendo la pregunta y cogiendo el toro por los cuernos yo creo que las posibilidades de transformación y la ventana de oportunidad siguen abiertas. Podemos tiene que seguir pareciéndose a sí mismo. ¿Qué quiero decir con esto? Que la transversalidad es parecerse a España y a la gente de España. Que entienda que el trabajo en las instituciones tiene que estar vinculado a seguir en los espacios fundamentales de la política. La política no está solo en el Parlamento, está allí donde se producen conflictos: donde alguien no puede llenar la nevera o donde un autónomo tiene que pagar el IVA antes de facturarlo o donde los pensionistas tienen que repagar el copago sanitario.

Podemos tiene que demostrar que es capaz de gobernar, una actividad parlamentaria seria y que es capaz de vincularla a la construcción de un bloque histórico que tiene que ver con la articulación de la sociedad civil.

Nuestro planteamiento está mucho más cerca del espíritu original de Podemos: no parecernos ni en los andares a los políticos tradicionales. Los planteamientos muy respetables de otros compañeros entienden que hay que normalizarse. Nosotros entendemos que se sigue produciendo una transición en España, que se tienen que seguir produciendo avances y para ganar necesitamos entender que la transversalidad es parecerse a España, no a los viejos partidos.

Ese “Podemos original” es ahora mismo un campo en disputa entre Errejón y usted. ¿Ya existían estas diferencias entre ustedes en 2014?

No tiene sentido esa disputa porque las tareas de Podemos ahora no son las de una fuerza política que aspiraba a irrumpir, que nació pidiendo 50.000 firmas, que tenía un núcleo inicial muy pequeño y muy joven, muy vinculado a una universidad concreta y que sorprendió al mundo entero. Eso es diferente a una formación política que gobierna, con nuestros aliados en los principales ayuntamientos de nuestro país, y que es la principal alternativa al PP. Las tareas son distintas. Una especie de disputa adanista por los orígenes de Podemos no tiene sentido. Tenemos que estar orgullosos de nuestros orígenes pero ahora somos una cosa distinta y eso es bueno.

¿Pero las posiciones políticas eran distintas ya en ese origen?

Las diferencias políticas son resultado de una coyuntura histórica en la que nosotros hemos influido. En aquel momento todos compartíamos un diagnóstico que a grandes rasgos nosotros compartimos ahora. En el análisis sobre la crisis de régimen, sobre las posibilidades de transformación y los límites de los ejes ideológicos tradicionales creo que nosotros estamos más cerca.

Podemos nació para unir a las fuerzas del cambio y nacimos además haciendo una apelación a IU para hacer unas primarias conjuntas, pero asumiendo que queríamos ocupar un espacio político propio. Entendemos que ha sido un éxito poder avanzar en esa dirección. Nosotros lideramos un espacio en el que seguimos entendiendo que el eje fundamental para entender las posibilidades de transformación no se puede leer en términos izquierda-derecha. Y por eso no se puede leer solo en términos parlamentarios. Quien entiende que la geografía parlamentaria es la geografía política fundamental retorna a una paradigma clásico que no es el de Podemos. Quien entiende que la disputa con el PSOE es para ver quién lidera a la oposición creo que vuelve a unas categorías parlamentarias viejas que no entiende que lo que hay aquí es una gran coalición y que el plan de las élites ha atrincherado a las fuerzas que componen la triple alianza.

El barómetro del CIS del martes refleja que el PSOE de la gestora que ha hecho presidente a Rajoy les recorta un punto y medio. ¿Por qué ocurre esto entonces?

Este año es imposible dar credibilidad a ningún estudio demoscópico. Se equivocaron en España, se equivocaron en el Reino Unido, en Colombia y en EEUU. El CIS se equivocó estrepitosamente antes de las elecciones del 26J. Todas las variaciones que estén en el margen de error son ociosas. No se puede hacer una valoración de algo que nadie conoce. Lo que sí sabemos, aunque esto hay que cogerlo por pinzas, es que a pesar de nuestra situación interna todas las encuestas coinciden en que somos la segunda fuerza y principal alternativa al PP. Y todas coinciden en que el PSOE está en el peor momento de su historia. Hacer análisis en variaciones insignificantes en términos sociológicos no tiene mucho sentido. Hay que perder la angustia propia de las yincanas electorales, cuando cada titular y cada encuesta parece que tiene que definir la realidad.

En España el PP va a aguantar en la legislatura y se están produciendo movimientos y transformaciones que se están consolidando. Que Podemos sea la fuerza mayoritaria entre los jóvenes y en los territorios que han significado la vanguardia del cambio revela tendencias históricas. Y la historia no siempre se mueve al ritmo de los telediarios, pero creo que se está moviendo más deprisa que en otros periodos y eso nos significa como la fuerza más identificada con el futuro.

A cuenta del debate entre calle e institución, en las últimas semanas han convocado manifestaciones tras la muerte de una mujer en Reus a la que cortaron la luz. ¿Cómo evalúa la experiencia?

Eso es lo que tenemos que hacer y lo que tenemos que intensificar. Que la actividad parlamentaria esté vinculada a una actividad de relación permanente con la sociedad civil. Cuando nosotros señalamos a Isidro Fainé como máximo responsable de Gas Natural, pedimos su comparecencia parlamentaria y obligamos a que se retraten PP, PSOE y Ciudadanos al bloquearla, y al tiempo organizamos concentraciones en todo el país estamos haciendo una actividad parlamentaria distinta, que es la que necesita España. Cuando nosotros, al tiempo que nos manifestamos frente a la CNMC nos reunimos con ellos, exigimos la comparecencia parlamentaria y hacemos propuestas de cambio en el modelo energético y proponemos bajar el IVA, auditar los costes de generación, recuperar los sectores hidroeléctricos cuando termine la concesión, gravar a las nucleares o terminar con el impuesto al sol, estamos demostrando una manera de hacer oposición que hace de Unidos Podemos un instrumento parlamentario de la sociedad civil. Estamos preparados para gobernar porque seguimos pensando que la inteligencia colectiva que produce la sociedad civil opera.

Hacemos política en el Parlamento, hacemos política con la sociedad civil, ayudamos a que haya un nivel de concienciación permanente y situamos en el foco mediático temas que antes no estaban y obligamos a posicionarse al resto de actores.

¿Pero qué papel juegan las movilizaciones en marcar la agenda? La pobreza energética se puso en la agenda tras la muerte de la anciana de Reus. ¿Cuál es el papel que tiene la concentración frente a Gas Natural?

Es un instrumento político. Es hablar de lo importante. Y tiene que ver con la construcción de la transversalidad. Hablar de energía es hablar de gente que no sufre pobreza energética pero que no puede afrontar la factura de la luz. El otro día hablaba con un camarero del Congreso que me decía que cobra 1.000 euros y que paga una factura de 290 euros. Estamos hablando de lo que afecta a autónomos y pymes. Cuando somos capaces de colocar propuestas para gobernar de otra manera y ponemos el foco sobre la CNMC no solo respondemos ante una situación de injusticia, estamos hablando de proyecto de país alternativo.

Eso no se hace solo con manifestaciones: se hace con movilizaciones, con reuniones con la sociedad civil, con expertos, con iniciativas parlamentarias y tratando de impulsar iniciativas en el ámbito municipal. Las remunicipalizaciones, como decía un articulista en este periódico, son una experiencia que viene de Alemania, enormemente eficiente. Una fuerza política con un proyecto de país no se queda encerrada en una esquina del Parlamento sino que entiende que hay que trabajar en todos los ámbitos sociales.

¿Cómo se lleva eso más allá?

En nuestro documento político llevamos la propuesta de un gabinete en la sombra para que además de tener una ejecutiva que discute de cuestiones políticas pero también de cuestiones internas que son inevitables pero más aburridas, tengamos un espacio específico para discutir de política y que podamos contar con expertos. Poder contar con Julio Rodríguez para imaginar políticas de defensa en un momento en el que Trump está planteando locuras, poder contar con Vicenç Navarro en un momento en el que la necesidad de articular medidas neokeynesianas es imprescindible, o poder contar con Nacho Álvarez. Necesitamos no ser una fuerza política tradicional que se dedica básicamente a la actividad política parlamentaria y cuya actividad semanal más importante es la junta de portavoces. Tenemos que empezar a construir ya el país que está avanzando poco a poco.

En los últimos días ha dicho que quiere contar con Nacho Álvarez como invitado permanente en el Consejo Ciudadano. ¿Por qué no ha ido en su lista?

Me hubiera encantado que fuera en nuestra lista. Y le transmití que me hubiera encantado que fuera en cualquier lista. Yo creo que Nacho Álvarez tiene que estar en la dirección de Podemos vaya en la lista que vaya. Él tomó una decisión personal y yo la respeto, aunque no la comparto. Me dijo ‘no te puedo decir que no a eso’. Lo he hablado con miembros de otras candidaturas y todos lo tienen claro. Tenemos que contar con gente valiosa independientemente de su disponibilidad. En Podemos tenemos que demostrar que sin tener un cargo se puede ser enormemente útil.

¿Ha pensado en algo parecido para Carolina Bescansa?

Es una figura muy importante. Ella ha manifestado públicamente que quiere seguir siendo diputada y le agradezco que haya dicho públicamente que va a votar nuestra lista. Será algo que tenga que decidir el Consejo Ciudadano pero yo quiero contar con todo el mundo.

Los proyectos que se dirimen en Vistalegre 2 ¿son compatibles, complementarios, excluyentes? La sensación es de choque de trenes.

Hay dos modelos para Podemos y han quedado muy claros en los documentos. Yo intenté inicialmente una propuesta que incorporaba ideas de otros compañeros de dentro y de fuera de Podemos para tratar de buscar algo parecido a unos acuerdos políticos mínimos y que pudiera haber una lista conjunta. Percibí en los documentos de los compañeros una voluntad legítima pero distinta.

En los compañeros Anticapitalistas percibí una voluntad de marcar perfil. En la corriente errejonista me sorprendió la honestidad al reconocer abiertamente que había que poner en cuestión que no hubiéramos apoyado el acuerdo Rivera-Sánchez, chocando con la voluntad de nuestros inscritos, y que hablaran abiertamente del acuerdo con IU, que es electoral pero también de compartir un proyecto político aunque seamos organizaciones diferentes. Y cuando señalan el escenario que prevén hacia el futuro lo hacen con una visión más conservadora que nosotros. Cuando en política no se puede llegar a un acuerdo hay que decidir y elegir.

Si nosotros ganamos querré montar con compañeros que piensan diferente porque creo que sus ideas son valiosas. Aunque el rumbo lo marquemos nosotros, creo que es bueno. Si es al revés, espero que los compañeros cuenten con otros que no piensan como ellos.

Íñigo Errejón insiste en que usted no debe dimitir aunque gane su proyecto y piensa que puede convencerle de esto. ¿Es revisable esta decisión?

Absolutamente no. Que nadie se engañe. Nadie puede confundir sus deseos con la realidad. A mí me parece absurdo que alguien cuyas ideas, documentos y equipos están en minoría puede liderar. Y esa decisión está tomada. No se puede confundir a los inscritos con una posibilidad que no es viable y no es real.