Los ministros del nuevo Gobierno progresista que ya conocemos

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/ministros-nuevo-Gobierno-conocemos_0_983051907.html

Dos días después de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de momento Moncloa ha comenzado a dar los nombres de los futuros ministros que previsiblemente tomarán posesión de sus cargos la próxima semana, una vez se conozca la composición de todo el Ejecutivo tras examinar los historiales de cada uno de los ministrables para evitar casos como el de los exministros Màxim Huerta y Carmen Montón que tuvieron que abandonar sus cargos de forma apresurada por presuntas irregularidades en sus propias trayectorias.

El Gobierno dispondrá así de cuatro vicepresidencias, tres de ellas encabezadas por mujeres por primera vez en la historia. Se trata del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que será vicepresidente de Derechos Sociales y asumirá la cartera de Asuntos Sociales y Agenda 2030; la actual vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, que mantendrá ese cargo asumiendo competencias de memoria histórica y laicidad; Nadia Calviño, que será vicepresidenta y ministra de Economía y que, según Moncloa, coordinará los asuntos económicos y “la gran transformación digital que necesita España” e impulsará además “el proyecto de digitalización de toda la Administración Pública comprometido por el nuevo Gobierno”; y Teresa Ribera, que será la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Además, la hasta ahora ministra de Hacienda, María Jesús Montero, mantendrá esa misma competencia pero sumará la condición de portavoz del Ejecutivo. Y José Luis Ábalos seguirá como ministro de Fomento. La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, se convertirá en ministra de Igualdad; la parlamentaria de Galicia En Común, Yolanda Díaz, será ministra de Trabajo; el sociólogo Manuel Castells, nuevo ministro de Universidades y el líder de IU, Alberto Garzón, se convertirá en ministro de Consumo.

Carmen Calvo, vicepresidenta primera, ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes

Una de las vicepresidentas confirmada, Carmen Calvo (Cabra, Córdoba, 1957), es licenciada en Derecho Público por la Universidad de Sevilla y doctora en Derecho Constitucional por la Universidad de Córdoba. Durante su carrera profesional ha sido profesora de la Universidad de Córdoba, diputada autonómica (cabeza de lista por Córdoba al Parlamento de Andalucía) de 2000 a 2004, diputada de las Cortes Generales (cabeza de lista por Córdoba) de 2004 a 2011, consejera de Cultura del Gobierno andaluz de 1996 a 2004 y ministra de Cultura de 2004 a 2007 así como vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados de 2007 a 2008. En la última legislatura fue vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

Pablo Iglesias, vicepresidente de Derechos Sociales

Profesor asociado de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid, el nuevo vicepresidente Pablo Iglesias (Madrid, 1978) fundó Podemos hace tan solo seis años, en 2014, logrando entonces ser eurodiputado, cargo que mantuvo entre 2014 y 2015, año en el que fue elegido candidato a la Presidencia del Gobierno por su formación política. Además de colaborar con la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) ha ejercido también como presentador de televisión conduciendo los programas Fort Apache (Hispan TV) y La Tuerka y Otra vuelta de tuerka (Público TV).

Nadia Calviño, vicepresidenta económica

Economista y jurista de formación, Nadia Calviño (A Coruña, 1968), que será vicepresidenta económica del nuevo Gobierno, ha impartido clases de Política Económica y Sistema financiero en la Universidad Complutense de Madrid. Desde abril de 2014 y hasta ser nombrada ministra por Sánchez, en 2018, fue directora general de Presupuestos en la Comisión Europea, responsable de la programación financiera multianual, los presupuestos anuales, la contabilidad y la reglamentación del presupuesto comunitario. Con anterioridad, ocupó en la Comisión Europea los puestos de directora general adjunta responsable de Servicios Financieros y directora general adjunta en la Dirección General de Competencia.

Teresa Ribera, vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

En el Ejecutivo que se pondrá en marcha a lo largo de los próximos días, Teresa Ribera (Madrid, 1969) será la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, cumpliendo no sólo con el compromiso del presidente Sánchez de dar rango ministerial a esta materia, sino avanzando más al situarla en una vicepresidencia. Con esta medida, se señalan como prioridad del nuevo Gobierno las políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda

Licenciada en Medicina y Cirugía y técnico de la Función Administrativa de Hospitales María Jesus Montero (Sevilla, 1966) ha sido consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía (2013-2018), consejera de Salud y Bienestar Social del Gobierno andaluz (2012-2013), consejera de Salud (2004-2012) y viceconsejera de Salud (2002 hasta abril de 2004). Diputada en el Parlamento de Andalucía desde 2008 fue elegida por Sánchez como Ministra de Hacienda en 2018, un cargo que mantiene con la nueva configuración del Ejecutivo.

José Luis Ábalos, ministro de Fomento

Maestro de profesión, José Luis Ábalos (Torrent, Valencia, 1957) ha dedicado gran parte de su trayectoria política a la función pública. Fue jefe de Gabinete del Delegado del Gobierno Comunidad Valenciana (1983-1987) y después del Conseller de Trabajo Generalitat Valenciana (1988-1991). Responsable del Programa de Cooperación Internacional de la Generalitat Valenciana (1989-1992) también fue consultor de Cooperación Internacional, asesor del Ayuntamiento de Valencia (1992-1999), concejal del Ayuntamiento de Valencia (1999-2009) y diputado Provincial (2003-2007). Actualmente compagina la Secretaría de Organización del PSOE con su cargo de ministro de Fomento.

Irene Montero, ministra de Igualdad

Irene Montero (Madrid, 1988), nueva ministra de Igualdad, es licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y ha sido becaria de doctorado en el mismo centro con una beca de Formación de Profesorado Universitario. Se unió a Podemos tras las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 junto a Rafa Mayoral desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo

La titular de Trabajo, Yolanda Díaz (Fene, A Coruña, 1971), es una histórica militante del Partido Comunista y de IU en Galicia y se licenció en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela. Fue concejala y candidata a la Alcaldía de Ferrol (A Coruña) entre 2003 y 2012, candidata a la Presidencia de la Xunta de Galicia y diputada en el Parlamento gallego, entre 2012 y 2016, y es parlamentaria del Congreso –primero por En Marea y después por Galicia en Común– desde ese año.

Manuel Castells, ministro de Universidades

Manuel Castells (Hellín, Albacete, 1942), nuevo ministro de Universidades, es catedrático de Comunicación de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. También es catedrático emérito de Sociología y Planificación de la Universidad de California en Berkeley. Es, así mismo, profesor de la Universitat Oberta de Catalunya.

Alberto Garzón, ministro de Consumo

El líder de IU, Alberto Garzón, que se convertirá en ministro de Consumo con competencias en materia de juego, es licenciado en Economía por la Universidad de Málaga. Militante del Partido Comunista de España (PCE) y de Izquierda Unida (IU), es diputado en el Congreso desde 2011. También es miembro del movimiento ATTAC y es coordinador federal de IU desde 2016.

Gobierno legítimo

FUENTE: https://elpais.com/elpais/2020/01/07/opinion/1578421273_191989.html

7 ENE 2020 – 20:33 CET

investidura pedro sanchez
Pedro Sánchez posa junto a Pablo Iglesias tras el debate de investidura. ULY MARTIN EL PAÍS

El Congreso invistió este martes a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno de España. Sánchez revalida así su mandato al frente del Ejecutivo, al que llegó tras prosperar una moción de censura contra Mariano Rajoy, a raíz de que el Partido Popular fuera condenado por corrupción. Las mismas fuerzas que entonces le acusaron de acceder ilegítimamente al poder vuelven a hacerlo ahora que ha ganado las elecciones y ha conformado una mayoría, presentando posiciones políticas de parte como si fueran imperativos constitucionales y relativizando la gravedad de las acusaciones que vierten. Declarar ilegítimo a un Gobierno formado a partir del voto de los ciudadanos y a través del procedimiento previsto por la Constitución es, en sentido contrario, declarar legítima cualquier forma de oposición, incluyendo la coacción a los diputados de la mayoría.

EDITORIALES ANTERIORES

Horizonte posible

Última ocasión

Los cuatro años de parálisis padecidos por el país han demostrado que existe una situación más estéril que la de los Gobiernos en minoría, y es la de los Gobiernos en funciones. La obtusa resistencia de los grupos parlamentarios a cumplir con sus deberes más inexcusables, como formar un Gobierno a partir de un Parlamento elegido o articular mayorías para aprobar leyes, ha instalado el sistema constitucional en el peligroso territorio de la excepcionalidad. Los Presupuestos están prorrogados, el mandato de órganos esenciales para el funcionamiento del Estado ha expirado y el decreto ley se ha convertido en un instrumento ordinario de Gobierno. La investidura de Sánchez ofrece una tímida oportunidad para emprender el regreso a la normalidad, alejando al país del abismo político e institucional al que no puede seguir asomado por más tiempo. Para no dilapidarla, es necesario que la oposición asuma que su tarea no consiste en propalar juicios de intenciones para rasgarse farisaicamente las vestiduras a la espera de réditos electorales obtenidos a cualquier precio, sino en controlar las acciones del Gobierno y en ofrecer alternativas.

El nuevo Ejecutivo que Pedro Sánchez presidirá y en el que Unidas Podemos dispondrá de una vicepresidencia y de cuatro ministerios nace políticamente débil, lo que lo obligará a una acción institucionalmente irreprochable para no quedar a merced de algunas de las fuerzas que se han puesto de su lado, ni tampoco de los excesos de una oposición que se dice dispuesta a borrar la frontera entre el debate en el Parlamento y la vociferación desde las calles. Nada exige rendirse a los augurios pesimistas acerca del desarrollo de esta legislatura, como tampoco dejarse seducir por optimismos infundados. Lo importante es que a partir de este momento el futuro depende exclusivamente de las decisiones que adopten los partidos, porque no existe ninguna maldición metafísica por la que España esté condenada a dividirse en dos bandos y a destruir cíclicamente lo construido entre todos. En la hora actual, la responsabilidad de los representantes de los ciudadanos no se refiere al éxito o al fracaso de un Gobierno, puesto que, en democracia, siempre puede dejar paso a otro distinto, sino a los de un país y sus instituciones democráticas para resolver los graves problemas aplazados.

No existe ninguna maldición metafísica por la que España esté condenada a dividirse en dos bandos

La crisis económica de 2008 dejó huellas dramáticas en la vida de muchos ciudadanos, coincidiendo con las dificultades económicas del Estado para mantener los niveles de solidaridad. De acuerdo con el programa que ha obtenido la confianza del Parlamento, el Gobierno de Sánchez prestará atención preferente a esos ciudadanos a los que la recesión privó de sus hogares, de sus empleos, de la posibilidad de ofrecer una vida digna a sus hijos y, más aún, de la certeza de que, para la Constitución de 1978, la condición de ciudadano y de compatriota significa más que agitar banderas y reverenciar mitos históricos. Precisamente porque acierta al establecer la corrección de la desigualdad como prioridad, es importante que el nuevo Gobierno tome en consideración el impacto presupuestario de las medidas que adopte, así como los instrumentos para financiarlas, evitando una desproporción incontrolable entre gastos e ingresos. Una reforma fiscal que haga viables los objetivos sociales fijados respetando los compromisos europeos adquiridos exige más que subir selectivamente dos impuestos. De la misma forma que el resto de las reformas económicas recogidas en el pacto entre el Partido Socialista y Unidas Podemos, desde las referidas a la transición ecológica hasta las que conciernen al futuro de las pensiones, el salario mínimo o la reforma laboral, podrían quedar comprometidas si se anteponen los efectos propagandísticos a la solvencia técnica.

La abstención de Esquerra Republicana ha sido decisiva para que la investidura de Pedro Sánchez pudiese prosperar, bajo el compromiso de abordar la crisis territorial en Cataluña dentro de la Constitución. Pese a todo, los portavoces de ERC no renunciaron a compatibilizar en el debate elementos de distensión con signos de desprecio hacia el acto en el que estaban participando. Esta doble cara dice menos de la fuerza de ERC en el Congreso que de su debilidad en Cataluña, y no porque sea todavía incierto el desenlace de la lucha electoral por la hegemonía dentro del campo independentista, en la que parece llevar la delantera. Los líderes republicanos que han apoyado pactar con el Partido Socialista lo han hecho porque saben que tarde o temprano el independentismo tendrá que responder ante sus electores de haber emprendido un camino que, como el de la unilateralidad y las vías de hecho, está condenado al fracaso, y que solo ofrece avanzar en círculos para disimular la inmovilidad. La transparencia en las negociaciones es, en cualquier caso, inexcusable, como también el respeto a las instituciones, comenzando por la figura del jefe del Estado.

Las dificultades para ejercer el poder por parte de un Gobierno en minoría como el que presidirá Pedro Sánchez no le exime de ejercer la autoridad, evitando adoptar a solas decisiones que requieran el concurso de la oposición y haciéndole pagar el coste político por faltar a los más elementales deberes de Estado, si llegara el caso. Lejos de debilitar a Pedro Sánchez y a su nuevo Gobierno, esa contención institucional podría traducirse en la fuerza política que la aritmética parlamentaria les ha negado.

EDITORIAL DE EL PAIS

El bloqueo político condena a estirar más los presupuestos de Montoro y resta 4.700 millones a las comunidades autónomas

FUENTE:

https://www.eldiario.es/economia/consecuencias-economicas-presupuestos-Montoro-desaceleracion_0_924607623.html

Marina Estévez Torreblanca / Antonio M. Vélez

La incapacidad del Gobierno en funciones y de sus “socios preferentes” de Unidas Podemos de alcanzar un acuerdo para permitir la investidura de Pedro Sánchez como presidente tiene consecuencias económicas y medioambientales. El actual bloqueo ejecutivo y legislativo durará, al menos, hasta septiembre, cuando se celebra otro pleno de investidura. Pero si el intento vuelve a fracasar, el país quedará abocado a elecciones en noviembre. Hasta febrero de 2020 (por lo menos) no habría un Ejecutivo funcionando a pleno rendimiento.

De momento se mantiene un gobierno en funciones que está limitado al “despacho ordinario” y maneja un presupuesto diseñado por el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para 2018, que ha sido prorrogado. Es decir, que es un Ejecutivo que, por ejemplo, no prevé aprobar este mes (cuando tocaría, según el calendario presupuestario) un techo de gasto que sirva de base a unos eventuales nuevos presupuestos.

Además, las comunidades autónomas, que entre otras competencias manejan las sanitarias y educativas, no podrán recibir todavía alrededor de 4.700 millones de euros en concepto de entregas a cuenta dentro del sistema de financiación autonómica, y que esperan antes de fin de año. Tampoco se podrán aprobar los nuevos impuestos a las transacciones financieras y servicios digitales ni la subida de IRPF a las rentas más altas, con un impacto estimado de más de 5.600 millones al año.

De momento, los presupuestos que elaboró el PP para 2018 encaran su segundo año en vigor y serán los más longevos de la historia en caso de que finalmente se vaya a elecciones. Montoro ha reconocido en declaraciones a Efe que ya había “una previsión de que el presupuesto podía durar y para eso se hizo así”.

Las cuentas de 2018, actualmente en uso, fueron elaboradas por el Gobierno del PP, bajo la tutela del entonces ministro de Hacienda, si bien fueron definitivamente aprobadas por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, que ganó la moción de censura a Mariano Rajoy durante el trámite parlamentario de los presupuestos.

Fue precisamente el posterior rechazo a los PGE para 2019 que habían pactado el PSOE y Unidas Podemos lo que abocó a convocar los últimos comicios. ERC y PdCAT, cuyos apoyos eran fundamentales, votaron en contra en ausencia del “gesto” que esperaban del Gobierno hacia el diálogo sobre la autodeterminación o los presos independentistas.

“Sorprende ahora cómo se hacen llamadas a la responsabilidad por parte de fuerzas que no quisieron apoyar los presupuestos”, comenta el que era portavoz en la materia de Unidas Podemos cuando se debatieron, Segundo González.

El economista recalca que las actuales cuentas “perpetúan una senda de precariedad pese al crecimiento económico”. En esos presupuestos, que Montoro vendió como “los más sociales de la historia”, el gasto social crecía la mitad que el PIB. “Son unos presupuestos que no valen para abordar los grandes retos de la modernización del proceso productivo, acabar con las desigualdades y mejorar el estado del bienestar”, afirma González.

Todos critican la ausencia de reformas

La ausencia de reformas en vísperas de que llegue a España una temida desaceleración económica como la que se prevé en 2020 (el FMI esperaun avance del PIB del 1,9%) es criticada a izquierda y a derecha: los sindicatos y Unidas Podemos alertan de que urge acabar con los aspectos más lesivos de la reforma laboral y aprobar políticas que promuevan un modelo productivo menos dependiente del turismo y la construcción.

La Comisión Europea recalca que en ausencia de Gobierno y de presupuestos para 2020 España seguiría sin acometer las reformas estructurales reclamadas por Bruselas para reducir el déficit, en la línea de lo prometido por el Plan de Estabilidad enviado por Nadia Calviño a finales de abril, en el que, entre otras cosas, preveía aumentar la recaudación fiscal en 20.000 millones hasta 2022.

Para ello se debería aprobar la creación de nuevas figuras impositivas que ya preveía el PP, como son el impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (1.200 millones) y el Impuesto sobre Transacciones Financieras (850 millones) o la subida del IRPF a las rentas de más de 130.000 euros. En total, un impacto de 5.654 millones de euros por ejercicio. Medidas que tampoco puede aprobar un gobierno en funciones.

“Llevamos ya algunos años, desde 2015, en esta situación con España, con varias elecciones”, explican fuentes comunitarias, “y la economía española se ha desacelerado suavemente, pero en la línea del resto de Estados miembros. Hasta el momento parece que el bloqueo no está teniendo impacto en la economía, pero puede tenerlo en el ritmo al que se lleven las reformas que están pendientes desde hace algún tiempo y no llegan”.

Según el servicio de estudios del BBVA, a nivel interno, la mayor incertidumbre sobre la política económica “parece estar teniendo un impacto limitado sobre la actividad”. Sin embargo, “se hacen necesarias reformas que ayuden a revertir la tendencia de desaceleración, a reducir el desempleo estructural y a aumentar el crecimiento potencial, claves para reducir la desigualdad”.

En este sentido, el Banco de España ha realizado numerosas comunicaciones avisando de las posibles consecuencias para la economía española de la falta de Gobierno y la repercusión negativa que supone que no se aprueben medidas fiscales o las reformas estructurales necesarias para abordar la ralentización a la que se ve abocado el crecimiento del PIB español en los próximos años.

Para el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, “seguimos con unas políticas de una etapa de época neoliberal” y que no atienden a pobrezas distintas como la del “trabajador pobre o la pobreza infantil”. Este sindicato explica que sin gobierno tampoco se desarrollarán actuaciones para acabar con la precariedad, la temporalidad o la parcialidad involuntaria, ni se regulará de forma digna la subcontratación. Tampoco se podrán dar avances en la “dignificación de salarios” ni en la “necesaria elevación del salario mínimo interprofesional a 1.000 euros al mes con catorce pagas en 2020”.

Mari Cruz Vicente, secretaria de Acción Sindical de CCOO destaca que con el actual panorama no solo no se va a poder revertir la reforma laboral de 2012, sino que tampoco se podrá reaccionar a los importantes cambios que se están produciendo en el mundo laboral: “Además del desempleo, deben abordarse la precariedad, la temporalidad y los retos de la nueva configuración del mercado de trabajo, con el avance de la digitalización o los procesos de externalización productiva”, recalca.

Retraso en el plan climático

En materia de energía, una de las principales consecuencias del bloqueo político es el posible retraso en la aprobación del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) y de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética derivada del mismo, que Pedro Sánchez ha fijado como prioridades en sus dos investiduras fallidas. Estos proyectos normativos deben fijar la estrategia de descarbonización de la economía española para la próxima década con el fin de cumplir los compromisos en materia de lucha contra el cambio climático.

El Gobierno remitió en febrero un borrador a la Comisión Europea que ha sido muy bien recibido por su nivel de ambición. Bruselas debería tener sobre la mesa las versiones definitivas en diciembre de este año para que entren en vigor en 2021. Otro frente pendiente es la aprobación de un nuevo Plan General de Residuos Radiactivos que sustituya al actual, que lleva caducado desde 2010 y cuyo borrador llegó a anunciarse para el pasado mes de junio, aunque la situación de interinidad del Ejecutivo lo ha impedido.

El plan debe incluir las medidas para atajar el multimillonario déficit del fondo que debe desmantelar las centrales nucleares y gestionar sus residuos, y adoptar una decisión sobre el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos cuya tramitación quedó en suspenso hace un año.

El trámite es largo: una vez en manos del Ejecutivo el borrador de Plan de Residuos, se iniciará el proceso de elaboración que establece la ley hasta que llegue a las Cortes, previo informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y oídas las Comunidades Autónomas en materia de ordenación del territorio y medio ambiente.

Sanchez e Iglesias chocan y amenaza la investidura

Muchas tensiones en la negociación para tratar de forma un gobierno progresista en España, ayer se pusieron de manifiesto el primer día de la sesión de investidura. Ha sido un tenso debate entre los que deben de ponerse de acuerdo, Pedro Sanchez no paró de reprochar a Pablo Iglesias, así se ve muy lejano el acuerdo y la posibilidad de tener un gobierno progresista en España y alejar el fantasma de la repetición electoral, hasta el Jueves hay tiempo para acercar posturas.

Pedro Sanchez prometió cosas como reformar la Constitución para que no vuelva a suceder los bloqueos políticos, una reforma constitucional que se sacó de la manga dicho sea de paso, también prometió elevar al 5% del PIB el gasto educativo y subir el salario mínimo hasta el 60% del salario medio actual, también rogó sin disimulo la abstención de PP y Ciudadanos, que por otro lado mantuvo un debate muy bronco. Con Iglesias aunque se evidencia su tensión, estuvo menos bronco, Pablo Iglesias le espetó que su partido no estaba dispuesto a ser mera decoración en su Gobierno, hoy seguramente no saldrá investido (ULTIMA HORA: Pedro Sanchez no salió investido con sólo los votos a favor del PSOE y el partido de Revilla (PRC) y la abstención de Unidas Podemos, Compromís, Bildu y PNV, el voto en contra del resto de grupos parlamentarios)

El PP y Ciudadanos parecen estar convencidos del pacto, aunque para la izquierda en general no es ni mucho menos seguro, dado a las grandes discrepancias de Sanchez e Iglesias.

“Piénsese mucho si va a votar en contra con la ultraderecha”, lanzó Sánchez al líder de Podemos. “Sea prudente”, le respondió Iglesias. “El mundo no empieza y acaba con usted, señor Sanchez”.

Pedro Sanchez afirmó ser generoso con Unidas Podemos, pero Unidas Podemos interpreta el intento de humillar a los votantes de su partido y a su propio partido.

Luego, una de las intervenciones mas agrías y crispadas fue sin duda la de Albert Rivera, que se “lució” con sus prejuicios de siempre, visiblemente alterado en sus intervenciones, dijo entre otras insensateces que el presidente en funciones ha abandonado el constitucionalismo en Cataluña y afirmaba que “En la habitación del pánico, aquí al lado, están negociando los indultos a los golpistas”, luego lo que nos tiene acostumbrados el Sr.Rivera continuas referencia a ETA, Cataluña y Venezuela para por supuesto dejar mal a los partidos de izquierdas.

Otras de las intervenciones destacadas es la del líder de VOX, Santiago Abascal, con un mensaje lleno de odio e intolerancia, a la que Pedro Sanchez en la replica evitó contestar directamente y decirle a Casado y a Rivera si escucharon lo que dijo Abascal y les espeto “Pongan el cordón sanitario no al PSOE, sino al partido con el que han pactado, que representa una amenaza a la democracia”

El Congreso abre la legislatura mostrando una fuerte división

Fuente: El Pais (Portada)

A. DÍEZ / J. CASQUEIRO.

La primera sesión de la XIII Legislatura de las Cortes evidenció ayer que se abre un periodo de fuerte división. Fue una jornada bronca, en la que el protagonismo recayó en los diputados presos por el juicio del procés yen los nuevos parlamentarios de Vox, que se prodigaron en abucheos a aquellos. El PP y Ciudadanos apostaron por un discurso muy duro en la oposición, con ataques a la socialista Meritxell Batet, nueva presidenta del Congreso, y a la presencia de los presos. La primera aproximación a la mayoría en la que podría apoyarse Pedro Sánchez —la que respaldó a Batet— se quedó en 175 escaños, a uno de la mayoría absoluta. Buena parte de los parlamentarios eligieron fórmulas diferentes para la jura o promesa de la Constitución, con apelaciones a la república, a la voluntad de los catalanes, a los derechos sociales y a España en boca de los independentistas, de Unidas Podemos o de Vox. No fue así con PSOE, PP y Cs. La XIII Legislatura comenzó ayer en un clima de excepcional aspereza por la presencia en el hemiciclo de los políticos secesionistas presos, lo que provocó broncas y protestas, básicamente de Vox, por las fórmulas heterodoxas que usaron para acatar la Constitución. PP y Cs descalificaron la candidatura de la socialista catalana Meritxell Batet a presidir el Congreso y reforzaron las críticas tras su elección por admitir gran variedad de expresiones para prometer o jurar el cargo, con referencias incluso al referéndum ilegal del 1-O. Batet obtuvo 175 votos, suficientes para salir elegida sin el apoyo de los independentistas./ ULY MARTÍNLa anterior presidenta del Congreso, Ana Pastor (izquierda), saluda a su sucesora, Meritxell Batet.

Bronca, tensión, ruido y una mayoría muy justa que anticipa dificultades. La legislatura se inició ayer muy tensa: con serias descalificaciones del PP y Ciudadanos al Gobierno en funciones y contra la recién elegida presidenta del Congreso. Las cinco horas que los cuatro diputados presos por el juicio del procés pasaron en la Cámara, con autorización del Tribunal Supremo, soliviantaron al PP, Cs y Vox. En ningún caso, según el criterio de los dirigentes de esos partidos, Oriol Junqueras (ERC) y Jordi Turull, Josep Rull y Jordi

Sànchez (Junts per Catalunya) debieron aparecer en el pleno del Congreso, pese a que así lo había autorizado el tribunal. Sostienen aquellas tres formaciones, además, que no se debió consentir que incluyeran en su acatamiento a la Constitución alusiones directas a una república catalana, al referéndum ilegal del 1-O y a la situación de sus presos. Junqueras, por ejemplo, prometió el cargo “desde el compromiso republicano, como preso político y por imperativo legal”. Convertidos en protagonistas de la jornada, los independentistas encarcelados recibieron muestras de afecto de sus grupos y de algunos miembros de Unidas Podemos, lo que enrareció más el ambiente.

El largo trámite para votar a los nueve miembros de la Mesa, con papeleta y urna, permitió que el salón de plenos se convirtiera en una zona donde deambular y charlar. Hubo muchos reencuentros, fotos de grupos y hasta apretones de manos y besos entre rivales, como el que se dieron Inés Arrimadas, de Cs, y Josep Rull, uno de los cuatro dirigentes secesionistas encarcelados y nuevo parlamentario. Para irritación de Vox, los independentistas aprovecharon al máximo esa libertad de movimientos; singularmente Junqueras, quien se acercó a saludar a Pedro Sánchez. El político republicano habló más con el ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, y se detuvo a charlar con la de Educación y portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, con Pablo Iglesias y con miembros del PNV.

En medio de una situación de lo más extraña, los diputados presos fueron recibidos con aplausos de sus partidarios, con los que se sentaron. Ayer aún no estaban asignadas ubicaciones fijas, por lo que hubo vecindades de escaño bastante curiosas. La mayor crispación llegó cuando comenzó el llamamiento para acatar la Constitución, requisito imprescindible para ser diputado. Eso no es nuevo. Ya en 2015 y 2016 los parlamentarios de Podemos usaron una panoplia de fórmulas. Muchos años atrás, los diputados de Batasuna incluyeron la apostilla “por imperativo legal”: sentencias del Tribunal Constitucional avalan ese tipo de añadidos a la clásica promesa o juramentos, y en distintos idiomas cooficiales. Pero los precedentes no evitaron que PP, Cs y Vox recriminasen a Batet que consintiese esas fórmulas.

Los rostros de los representantes de Ciudadanos denotaban indignación y su presidente, Albert Rivera, se levantó y pidió la palabra para denunciarlo. Batet se la negó una primera vez y solo lo permitió cuando todos los diputados ya habían acatado. PP y Vox optaron por golpear sus mesas en señal de desaprobación. Los populares abandonaron enseguida esa actitud, pero Vox la mantuvo. El ruido provocado cuando tomaban la palabra los independentistas para prometer sus cargos, con alusiones constantes a la república y a la situación penal de sus líderes, era tan intenso que las intervenciones resultaban inaudibles. Ya fuera del salón de plenos, el líder del PP, Pablo Casado, acusó a Batet de “estar a favor de aquellos que han venido al Congreso a insultar” y la tachó de “cómplice de los independentistas en blanquear delitos contra la Constitución”. Rivera insistió en una idea similar y culpó al PSOE de que los presos “golpistas humillaran al pueblo español”.

Los tres partidos del bloque de la derecha presentaron luego sendas peticiones para invalidar las tomas de posesión de los secesionistas. Los cuatro encarcelados dejarán de ser diputados en pocos días con toda probabilidad. La Mesa, que celebrará hoy su primera reunión, pedirá un informe jurídico a los letrados de la Cámara baja sobre la situación de los cuatro diputados reclusos. Tanto la Ley de Enjuiciamiento Criminal como el Reglamento del Congreso establecen que deben ser suspendidos por estar procesados, como ya advirtió también el Supremo.

La sesión inaugural dejó clara la precariedad del Gobierno para alcanzar la mayoría absoluta (176 escaños) sin contar con los secesionistas. La elección de Batet fue el mejor exponente: necesitó dos votaciones para sumar 175 apoyos (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Coalición Canaria, Compromís y el Partido Regionalista de Cantabria). Batet comunicará hoy al Rey el inicio de la legislatura. Y Felipe VI decidirá cuándo abre la ronda de consultas para la investidura presidencial.

Del énfasis privatizador de Madrid a la mejora sanitaria en Aragón: así funcionan las políticas sociales en cada autonomía

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/politica/2019/05/30/del_abandono_educativo_baleares_liderazgo_privatizador_madrid_asi_funcionan_las_politicas_sociales_cada_autonomia_94872_1012.html

  • Tras el examen de las magnitudes económicas, infoLibre continúa su chequeo a las comunidades poniendo la lupa a la sanidad y la educación 
  • Madrid y Baleares tienen los sistemas sanitarios más privatizados; las comunidades con mayor tiempo de espera quirúrgica son Canarias, Castilla La Mancha y Extremadura
  • Las dos únicas autonomías en las que no aumenta el gasto en conciertos educativos son Asturias y Baleares

Sánchez confirma a Iglesias como socio preferente

Fuente: http://www.lavanguardia.com (Títular)

Autor: Carlos Merino

El presidente escenifica su relación con los dirigentes del PP, Cs y Podemos
Culmina la ronda satisfecho por la “viabilidad” para gobernar
La reunión con el líder de la formación morada abona una alianza de izquierda
Rivera anuncia una oposición fuerte

ACUERDO EN EL ACUERDO
El líder del PSOE reafirma su “voluntad de entendimiento” con el de Unidas Podemos
LA VIABILIDAD DEL PROYECTO El primer objetivo ahora es sellar una mayoría progresista en la Mesa del Congreso

“El diálogo institucional es posible, incluso desde el antagonismo”, celebraron anoche en la Moncloa. Dieron así por concluidas, en apenas 48 horas, las tomas de contacto llevadas a cabo por Pedro Sánchez, tras su triunfo electoral del 28-A, con Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Ya no habrá más reuniones de este tipo, advirtieron, hasta que se constituyan las Cortes el próximo 21 de mayo y Sánchez imponga una Mesa del Congreso con “una mayoría de progreso que garantice la viabilidad de un proyecto legislativo progresista”.

DANI DUCH Pedro Sánchez culminó ayer con Pablo Iglesias su ronda de reuniones con los líderes políticos tras el 28-A

Sánchez dispara ya así su campaña de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo –que arrancará este mismo viernes con un mitin en Barcelona– con una expectativa de pacto de izquierda con el líder de Unidas Podemos para su nuevo mandato. Aún sin concretar si dirigentes de la formación morada se sentarán en el Consejo de Ministros, Sánchez sí quiso ayer, tras su cita con Iglesias, “reafirmar una voluntad de cooperación y de entendimiento”. “Nos hemos puesto de acuerdo en ponernos de acuerdo”, zanjó Iglesias.

Primero, la Mesa del Congreso, cuya composición empezarán a negociar de inmediato Adriana Lastra en nombre del PSOE e Irene Montero por parte de Unidas Podemos. Y, después, el 26-M. A la vista de los resultados de las urnas, comenzará la negociación para la investidura de Sánchez. “Es el momento de dar un nuevo impulso a los ejes políticos que Sánchez e Iglesias comparten: regeneración democrática, justicia social y limpieza”, apuntaron en la Moncloa. “Son elementos que ya han marcado este tiempo –añadieron sobre los diez primeros meses de mandato del líder del PSOE– y que protagonizarán la nueva legislatura”. Estos primeros diez meses de mandato de Sánchez marcarán así la pauta que seguir, ya que a su juicio provocaron “avances en beneficio de una amplia mayoría social para la recuperación de derechos y la obtención de mayores cuotas de justicia social”.

Lo primero que evidenció Sánchez con su ronda exprés de reuniones con los líderes políticos, aún antes de que el Rey inicie sus consultas para la investidura, es quién es el presidente del Gobierno. Por ahora en funciones, y a partir del mes que viene ya con todas sus atribuciones y con la perspectiva de una legislatura de cuatro años.

Lo segundo que evidenció fue el reparto de las cartas y de los roles que el propio Sánchez adjudica al resto de los líderes políticos para la nueva legislatura que arrancará tras las elecciones del 26-M. El líder de la oposición es Pablo Casado, y como tal los servicios de protocolo de la Moncloa le reservaron el lunes la sala grande de las ruedas de prensa, la misma en la que comparece el presidente del Gobierno, los jefes de Estado que le visitan y donde, habitualmente los viernes, el Consejo de Ministros da cuenta de sus acuerdos. Y, por mucho que quiera disputarle este papel de líder de la oposición a Casado, Albert Rivera es, según dictaminaron las urnas, la tercera fuerza política. El líder de Ciudadanos, por tanto, compareció ayer por la mañana en la sala pequeña del edificio del Portavoz en el complejo de la Moncloa.

Sánchez pudo así dar oxígeno al ahora debilitado líder del PP, y relegar al emergente presidente de Ciudadanos. Además de ningunear al líder de Vox, Santiago Abascal, que ni siquiera fue convocado.

La sala pequeña fue también el escenario en el que, ya por la tarde, Iglesias dio brevísima cuenta de su cita con Sánchez. Ante la nueva cita con las urnas del 26-M, el líder de Unidas Podemos evitó toda exigencia o tono imperativo ante Sánchez. Pero el líder del PSOE ya le volvió a otorgar el papel de socio preferente.

Toda la escenificación de esta ronda de reuniones se ajustó a este guion. La reunión de Sánchez con Casado del lunes fue “cordial, afable y fluida”, según la definieron en la Moncloa. Se prolongó durante una hora y media. La de ayer con Rivera, en cambio, no duró ni una hora, apenas 50 minutos. Y sólo fue “fluida y cordial”, según la Moncloa. Se presume que la afabilidad brilló por su ausencia. El líder de Ciudadanos estuvo correcto en las formas con Sánchez, pero duro en el fondo, y ya casi antes de sentarse le advirtió que no apoyará su investidura, para marcar distancias con un PP al que busca sobrepasar.

Y, como colofón de la jornada, la cita con Iglesias fue la más larga. Unas dos horas y cuarto. Un encuentro “muy positivo y constructivo”, según la Moncloa, tras el que Sánchez salió “muy satisfecho”.

Ganadores y perdedores del último debate

Fuente: https://elpais.com/politica/2019/04/23/actualidad/1556023173_939577.html

Ocho politólogos, consultores y profesores dan vencedor por unanimidad a Pablo Iglesias y una mayoría cree que el perdedor es Albert Rivera. Estas son sus razones

Debate Atresmedia

Ocho analistas, cinco mujeres y tres hombres, del grupo de expertos de Agenda Pública analizan en EL PAÍS a quién consideran ganador y a quién perdedor del debate electoral que se ha celebrado este martes en Atresmedia entre los cabezas de lista del PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos para las elecciones del 28-A. Los expertos consideran por unanimidad que ha ganado Pablo Iglesias y una mayoría cree que ha perdido Albert Rivera. Este mismo análisis se realizó en el debate de TVE, consulte aquí las conclusiones a las que llegaron en este caso.

1.- Ignacio Molina

¿Quién ha ganado?

Iglesias: en un ambiente tan bronco, se agradeció su tono moderado y constructivo. Lástima que esa nueva faceta de Podemos como adalid de la Constitución sea tan poco creíble cuando se confronta con su candidato por Barcelona.

¿Quién ha perdido?

Jugó a la defensiva y acaba con un empate o una derrota que, en todo caso, es solo por la mínima ya que de este lance se confirma que Iglesias solo aspira a acompañarle y, además, ahora queda menos claro quién lidera la oposición.

Aunque Sánchez planteó a priori los debates para atacar a los dos partidos del centroderecha por su conexión con Vox, el revés de la Junta Electoral le hizo conformarse con escapar del aprieto manteniendo la ventaja acumulada en los sondeos, al modo de los equipos de fútbol a los que no importa perder un partido si se clasifican “por el global de la eliminatoria”. Sorprende que no haya explotado mejor su figura presidencial apelando a asuntos inexplicablemente ausentes en estos dos días como la política europea, la seguridad o el desarrollo sostenible. En ese contexto, tanto el sorprendentemente institucional Iglesias como el agresivo Rivera han sabido aprovechar la ocasión para cambiar su tendencia a la baja a lo largo de esta larga, eterna, campaña.

2.- Rodrigo Tena

¿Quién ha ganado?

Iglesias, por perseguir con constancia, claridad y solidez su objetivo de pescar en la izquierda del PSOE

¿Quién ha perdido?

Sánchez, porque cuando uno piensa que basta con no perder para ganar, suele perder.

Un debate electoral no lo gana quien utiliza el argumento mejor fundamentado, sino quien sale con mejor expectativa de voto de cómo entró. Desde esta perspectiva el debate fue rentable para Iglesias, empeñado en proponerse como un diligente socio de gobierno, arrepentido de sus excesos del pasado, y con capacidad para forzar la mano del PSOE. Correlativamente, Sánchez jugó a unas tablas que presuponía que le favorecían a estas alturas, pero esa actitud dejó demasiado en evidencia sus debilidades. En la derecha Rivera resultó demasiado histriónico y se encontró con un Casado muchísimo más sólido, que presumiblemente frenó fugas de votos por sus dos márgenes.

3.- José Moisés Martín

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias. Mantiene un tono propositivo y maneja un discurso mucho más asertivo, sin perder las formas.

¿Quién ha perdido?

Albert Rivera. No cumple expectativas. Buscaba el KO de Sánchez y aparecer como líder de la oposición, pero no alcanza el nivel y resulta nervioso y bronco.

El debate ha sido mucho más dinámico y flexible que el primero, donde se ha visto crecer a Pablo Casado liderando claramente la oposición, particularmente en la gestión de la economía, aun con datos de difícil confirmación. Pedro Sánchez entró más al cuerpo a cuerpo con Rivera, perdió pie en los componentes económicos del debate frente a Casado y se creció en los aspectos sociales. Iglesias se impone con una presentación razonada de su programa, reclamando alianzas con el PSOE y confrontando desde la seriedad con los partidos de centro derecha. Rivera busca el knock out sin lograrlo, abusa de la teatralidad y pierde credibilidad.

4.- Paola Locascio

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias. Seguro, sosegado, solvente.

¿Quién ha perdido?

Albert Rivera. Nervioso, irritado e irritante.

A pesar de las diferencias de formato, el debate ha confirmado las tendencias de este lunes. Casado, más centrado que en TVE y más visible, no ha podido renunciar a subir los tonos en exceso y utilizar argumentos dudosos y formas estridentes en temas sensibles, como la violencia de género. Sánchez, a pesar de argumentos sólidos, no ha renunciado a meterse en el barro perdiendo efectividad. Rivera ha mostrado nerviosismo interrumpiendo y ha vuelto a utilizar recursos más que discutibles (como el marco). Iglesias consigue su objetivo: mostrarse como dirigente de Gobierno.

5.- Marga León

¿Quién ha ganado?

Iglesias. Con la libertad que le otorga quedar al margen de los fuegos cruzados, se afirmó en el tono sereno, respetuoso y dialogante del lunes.

¿Quién ha perdido?

Rivera. Tuvo momentos brillantes pero quizá llegó con las expectativas altas y en demasiadas ocasiones le pudo la arrogancia.

Empezó regular el debate de este martes. Les preguntaron por empleo y salió Torra, la tesis de Sánchez y el libro de Abascal, pero pasado este momento, el debate cogió ritmo. Este lunes Xabier Fortes interpeló varias veces: “los mensajes están bien, pero que se crucen las propuestas”. Este martes, en cambio, por momentos se atropellaban los unos a los otros. Las preguntas forzaron a los candidatos a entrar en propuestas concretas sobre el aborto, la inmigración, la eutanasia o el alquiler. Pero debía de haber acabado ahí. El marquito de fotos pudo tener gracia una vez, pero no dos y los toma y daca entre Sánchez y Rivera se volvieron insufribles hasta para sus compañeros de plató.

6.- Argelia Queralt

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias, especialmente por el tono, sereno y conciliador.

¿Quién ha perdido?

Albert Rivera quien no es capaz de mantener un diálogo sereno con el resto de candidatos.

El debate de Atresmedia ha comenzado más bronco que el debate de RTVE; una de las palabras más repetidas en la primera parte ha sido “mentira”, en la que se han enmarañado Rivera, Sánchez y Casado. A diferencia de este lunes, Sánchez se ha dejado arrastrar en varias ocasiones por la impertinencia de Rivera. El candidato de Ciudadanos se muestra incómodo en su papel de muleta del Partido Popular, lo que le lleva a sobreactuar en exceso. En este escenario, Pablo Iglesias ha sido capaz de diferenciar su discurso del resto, mediando entre los demás, saliendo, incluso, en defensa de Sánchez en alguna ocasión. Dos bloques políticos que deberán entenderse en un parlamento altamente fragmentado.

7.- Carmen Muñoz

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias, ocupa el territorio de lo institucional y se ancla a la idea del fiel escudero.

¿Quién ha perdido?

Pablo Casado, su discurso es como la llegada a Euskadi en 8 apellidos vascos.

Segundo round finalizado y, con él, la campaña electoral. Bendita Semana Santa. Debate tedioso, enmarañado y vergonzante por momentos para la audiencia y a prueba de lexatines y mindfulness para los candidatos, mención a la tesis incluida. Iglesias ha terminado siendo el candidato más institucional y con el mensaje de más amplio espectro social. Casado por momentos se salvó de la quema, pero su cierre más que de oro terminó siendo vantablack. Sánchez más flojo que el día previo (es verdad que es más viejo) mantuvo su segunda posición y Rivera, con buenas ideas, perdió en la escena.

8.- Mercè Vilarrubias

¿Quién ha ganado?

Pablo Iglesias. Ha mantenido un tono moderado, ha sido hábil, con propuestas claras y se ha presentado, con credibilidad, como la garantía de izquierdas.

¿Quién ha perdido?

Albert Rivera. No ha respondido a las expectativas que levantó este lunes, en parte por una mejor actuación de Pablo Casado.

Este segundo debate ha sido más vivo, no tan encorsetado como el de ayer y con frecuentes encontronazos, también entre Rivera y Casado. Se han discutido cuestiones más concretas y ha habido menos monólogos. Se ha evidenciado que un pacto entre Sánchez y Rivera es imposible. Sánchez ha resistido pero ha mostrado dificultad en elaborar los temas, centrándose en enumerar las acciones concretas hechas por el Gobierno en estos últimos meses. Rivera ha hablado de un pacto de Estado por la inmigración pero el tono bronco del debate y de los últimos meses no augura pactos y acuerdos entre los cuatro partidos.

Casado sube el tono de final de precampaña y resucita a ETA para criticar a Pedro Sánchez

Fuente: https://www.publico.es/politica/campana-electoral-2019-casado-sube-tono-final-precampana-resucita-eta-criticar-pedro-sanchez.html

MARTA MONFORTE JAÉN@MartaMonforteJ

La banda terrorista ETA anunció hace prácticamente un año su disolución definitiva, casi seis años y medio después de su renuncia a la violencia pero, el PP ha mostrado reticencias -tanto en el Congreso como en plena precampaña- a dejar de apelar al fantasma de la banda terrorista para atacar al Gobierno. Un argumento que ya utilizaba el actual líder del PP, Pablo Casado, antes de erigirse como vencedor en el Congreso Extraordinario del partido en el mes de julio.

 “A mí no me gustan las manos de [Pedro] Sánchez. A mí me gustan las manos blancas de las víctimas del terrorismo”; “A mí me gustan las manos blancas que dicen que no puede haber concesiones a los asesinos etarras; a mí me gustan las manos blancas de la sociedad que empezó a latir cuando el corazón del Miguel Ángel dejó de hacerlo” escribía el entonces candidato a la sucesión en Twitter.

Las “manos blancas” ha vuelto a ser el argumento esgrimido por Casado -en referencia a las manifestaciones masivas que se sucedieron en toda España tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1997 perpetrado por ETA- para cargar con dureza contra el presidente del Gobierno, al que ha acusado de “liquidar la nación”, “implorar los votos de los terroristas” y preferir “manos manchadas de sangre a manos pintadas de blanco”.

l ‘popular’ acusa a Sánchez -en cada ocasión que se le presenta- de “rendirse” ante los independentistas catalanes y ahora hace lo propio con EH Bildu, después de que el partido de Arnaldo Otegi apoyara los decretos del Gobierno durante la diputación permanente del Congreso el pasado miércoles. Desde entonces, el conservador ha acusado a los socialistas de “no poder mirar a las víctimas a la cara” y ha tildado a Sánchez de “indigno” por “pactar con los proetarras”. “En 40 años de historia criminal de ETA sus amigos de Bildu nunca habían conseguido tanto”, dijo recientemente.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Luís Ábalos, considera que las declaraciones de Casado son “una fase de delirio e inconsciencia” que “lo inhabilita para presidir España”. A su juicio, “no se puede hablar así” y va “un paso más allá que solamente se puede explicar desde la más absoluta desesperación”.  “Uno no debería jugar con esas cosas”, ha zanjado el socialista.

El líder de EH Bildu ha asegurado que “no existe ninguna vía de comunicación oficial con el Gobierno de Pedro Sánchez” y que “jamás” había escuchado su nombre tantas veces en en las televisiones españolas. “Hay un interés por parte del bloque reaccionario en convertirme en el enemigo público número uno·, lo que “quiere decir que EH Bildu es el enemigo a batir”, defendía Otegi este lunes.

“ETA ya no es una preocupación de la ciudadanía”

Amparo López Meri, doctora en periodismo especializada en comunicación política y profesora en la Universitat Jaume I de Castelló (UJI), considera que “sacar el debate de ETA es resucitar un fantasma gratuitamente” porque “no es una preocupación de la ciudadanía en la actualidad”. Para la experta, atacar utilizando a la banda terrorista es “una señal de debilidad”. “Creo que el PP se ve mal y está intentando desacreditar la imagen de sus adversarios como puede. Evidentemente, atacan al PSOE porque es el rival más directo, porque es la fuerza de izquierdas que con más proyección de voto según recogen las encuestas”, alega.

Meri cree que si el PP ha de recurrir al tema de ETA para luchar dialécticamente con sus rivales políticos y no tiene otros argumentos “es porque en el partido se sienten débiles e inseguros, e intentan hacer daño de alguna forma y no tienen otra manera de hacerlo”. “Sacar al debate estas cuestiones me parece que es empobrecerlo cuando se deberían abordar temas importantes como es el programa electoral y es un intento, a su vez, de crispar el ambiente”.

Por otra parte -defiende- es también “radicalizarse como derecha”. “Como el PP quiere ganarle terreno a Vox trata de sentar cátedra en las que son sus defensas tradicionales”. La profesora recuerda que los conservadores se han cerrado al diálogo y a la negociación con la banda terrorista. “Eso antes les hacía ganar votos, puede que ahora también lo haga, pero es una forma de volver al PP de antes, cuando era más derecha que centro derecha”. 

Para el consultor electoral Enrique Cocero, los partidos independentistas suponen un “conjunto complementario”, lo que define como “todo aquella gente con la que, en principio, nadie quiere pactar”. Cocero considera que “Bildu marca si estás aquí o al otro lado, al igual que el independentismo catalán; aunque, a su juicio, el partido vasco “marca de una forma mucho más abrupta con quién vas a contar y con quién no”.

El asesor asegura tanto los partidos independentistas catalanes como Bildu son partidos legítimos y alega que los ‘populares’ se sirven de que Bildu no ha condenado e incluso justificado a la banda terrorista para lanzar un mensaje. “El poder que transmite esa imagen es aprovechado por Pablo Casado para atacar a Sánchez, lo cual es, incluso, esperable” por parte del conservador, zanja.