El juez procesa a Ignacio González por haber malversado hasta 9,6 millones de dinero público del Canal

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/procesa-Ignacio-Gonzalez-malversacion-Lezo_0_964853693.html

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha procesado al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González por delitos de fraude a la administración pública y malversación de caudales públicos agravado en relación a la compra presuntamente fraudulenta por parte del Canal de Isabel II de la empresa brasileña Emissao. Los investigadores calculan que esta operación generó un perjuicio de entre 6,4 y 9,6 millones de euros para las arcas públicas. El juez también ha procesado a otras seis personas, tal y como reclamó la semana pasada la Fiscalía Anticorrupción

Según el magistrado, la compra de Emissao, que tuvo lugar en noviembre de 2013, se hizo a un sobreprecio indebido para que los investigados pudieran repartirse comisiones ilegales. La empresa pública de aguas pagó por el 75% de la citada mercantil brasileña 31 millones de dólares, cantidad que incluía los 5,4 millones de dólares que se iban a repartir en “ilícitas comisiones” parte de los investigados, detalla el escrito de García Castellón. González se habría llevado 1,8 millones de dólares. 

El auto subraya que la operación se hizo bajo la permanente supervisión y vigilancia de González, que fue vicepresidente de la Comunidad de Madrid y presidente del Canal de Isabel II entre 2003 y septiembre de 2012. A partir de entonces sustituyó a Esperanza Aguirre al frente del Ejecutivo regional. Según el juez, González fijaba supuestamente las cuantías de las comisiones siendo la suya el doble que la de los demás.

“El proceso de compra de Emissao, desarrollado entre 2012 y 2014 estuvo plagado de ilicitudes y supuso una salida indebida de fondos públicos en perjuicio de la administración autonómica por un importe entre 6,4 y 9,6 millones de euros, debido al sobreprecio pagado por su adquisición”, explica el auto.

La resolución describe todo el proceso de adquisición de la mercantil brasileña en el que se cursaron distintas transferencias hechas por el ente público en cuentas radicadas en Suiza y Brasil, con comisiones que terminaron en distintas cuentas situadas en el extranjero a nombre de alguno de los investigados y sus sociedades interpuestas.

El importe de dichas comisiones, de acuerdo con el auto, fue, en el caso Ignacio González, 1,8 millones de dólares y en el caso de Diego Fernando García Arias, que confesó al juez el reparto del botín; Edmundo Rodríguez, Ramón Navarro Pereira y Luis Vicente Moro Díaz, de 900.000 dólares para cada uno, tal y como adelantó eldiario.es

El juez también ha acordado procesar, a instancias de la Fiscalía, a Edmundo Rodríguez Sobrino, considerado el hombre fuerte del expresidente madrileño Ignacio González en América Latina; el ex delegado del Gobierno en Ceuta Luis Vicente Moro, la exdirectora financiera del Canal María Fernanda Richmond, el exdirectivo de Inassa Diego García Arias, el exdirector de otra filial del Canal Ramón Navarro, así como el representante de Emissao Sebastiao Cristovam. Ha archivado la causa para otras 14 personas. 

La Fiscalía siempre ha mantenido que la compra de la empresa brasileña Emissao en 2013 partió de Ignacio González, quien estaba totalmente al corriente de la operación y para el que pidió su procesamiento la semana pasada. Esta sociedad perdió su valor hasta los cinco millones de euros.

La compra de Inassa, también investigada 

En el caso Lezo están ya procesados los implicados en la compra presuntamente fraudulenta de la empresa colombiana Inassa por el Canal en 2001, con un “sobreprecio injustificado” de entre 19 y 29 millones de euros. El juez finalmente eximió de responsabilidad a los expresidentes madrileños Alberto Ruiz Gallardón e Ignacio González, que no se sentarán en el banquillo por estos hechos.

Sí lo harán los catorce miembros del Consejo de Administración del Canal entonces, incluido su presidente Pedro Calvo y el exconsejero de Hacienda y expresidente de Adif Juan Bravo, que se enfrentan a una petición de siete años por malversación.

Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, imputada

Al final a la lideresa la llegó su San Martin, después de tantos amagos para escabullirse y auto exhimirse de sus responsabilidades, el juez que lleva el “caso Punica” encontró claros indicios que la ex-presidenta de la Comunidad de Madrid, estuvo al tanto de las corruptelas del PP madrileña, era cuestión de tiempo que esto se descubriese, dinero que podría ir a Sanidad, Educación o a Transporte como por ejemplo EL METRO, que como bien la ciudadanía de Madrid sabe, sufre un deterioro progresivo del servicio y todo empezó bajo su gobierno.

Según el auto del juez, Aguirre presuntamente ha maniobrado para financiar con dinero de la Administración “gastos particulares del PP regional y sus dirigentes”, así como gastos electorales de las campañas autonómicas de 2007 y 2011 y de las generales de 2008. El desvío de fondos ascendió a al menos cinco millones de euros aproximadamente, según el juez.

También a la inclita señora de los masters la llegó su San Martin, Cristina Cifuentes debe responder sobre la adjudicación irregular al empresario Arturo Fernandez, la gestión de la cafeteria de la Asamblea de Madrid.

También están los dirigentes políticos investigados se encuentran los exconsejeros madrileños Manuel Lamela y Juan José Güemes, que es el marido de la señora Fabra, que dijo a los parados “que se j…” cuando Rajoy anunciaba en el Congreso los recortes contra ellos.

Y el juez también ha citado como investigados a 38 dirigentes políticos, funcionarios y directivos de empresas en la trama de “Púnica”, entre los que figura el expresidente de Indra Javier Monzón, actual presidente no ejecutivo del grupo PRISA, editor de EL PAÍS.

Aguirre, referente de la derecha madrileña y española, después de evadirse muchos años, al final la llegó su San Martin, veremos a ver que acontecerá en este caso.

Primera semana de gobierno trifachito en Madrid

rimera semana del gobierno trifachito de Madrid, y como era de esperar, ya hay varias decisiones polémicas, en esta semana, el gobierno trifachito encabezado por el popular Jose Luis Martinez Almeida ya afirmó que iba a desmontar Madrid Central, medida aprobada por Manuela Carmena en consonancia con las recomendaciones de la Unión Europea, enfocada para reducir la contaminación, la contaminación según informes últimos ha disminuido en la ciudad tras la aprobación de la medida, otra polémica medida es retirar los carteles contra la violencia de genero de todas las Juntas de Distrito, y luego no menos polémico es, la intención del alcalde de retomar el proyecto olímpico, endeudando de nuevo a la ciudad, cuando Carmena la disminuyó sensiblemente la deuda.

Carmena hizo muchas cosas mal, sería muy poco riguroso e hipócrita no reconocerlo, no solucionó grandes problemas de Madrid como la limpieza, la vivienda, no ha hecho el esfuerzo que se esperaba de ella contra los desahucios, ni ha luchado como tenía que haber luchado contra los fondos buitre, ha dejado muchas cosas por hacer, pero hizo también cosas bien, como fomentar la participación ciudadana, el propio Madrid Central y sobre todo una buena gestión económica.

Pero por supuesto esto que viene, no sólo no mejorará lo que hay que mejorar, si no que eliminará lo que se hizo bien, esa es mi predicción, volveremos a los males de la etapa de Gallardon y Botella y para colmo la extrema derecha de VOX meterá sus garras en las decisiones de esta alcaldía, una alcaldía que está ahí por la extrema derecha de VOX, un pacto de la VERGUENZA, a imitación del otro pacto vergonzoso en Andalucía, autentica verguenza para Europa, sobre todo un partido como Ciudadanos, en otros países de Europa como Francia no se entiende que un partido supuestamente liberal como Ciudadanos pacte o participe en el pacto con un partido de extrema derecha como es VOX, en un país civilizado no se concibe estas cosas, pero esto viene a demostrar que Spain is diferent en esto también.

Es cierto que es liberalismo es antagónico a las ideas de izquierda, pero también es antagónico a la extrema derecha, en Europa no se entiende en absoluto lo que ha pasado aquí, pero aquí la historia es que en España no hay una derecha liberal como en Europa, hay gente en el PP y Ciudadanos que por supuesto si que son liberales de verdad, desgraciadamente no abundan demasiado, pero si existen, pongo ejemplos por ejemplo el alcalde de Málaga del PP como Don Francisco de la Torre Prados, o bien el líder del PP vasco y concejal del Ayuntamiento de San Sebastian  Don Borja Semper, estos son políticos ejemplo de lo que debería ser la derecha en España y desgraciadamente no abunda, pero sus lideres nacionales, su dirección en realidad se alinea a la derecha mas rancia, es así de triste y de dramático.

Resistiremos, Madrid volverá a conquistar los cielos y yo espero que esta legislatura dure lo menos posible, ojalá, desde luego la gente que lucha no va a pasar cualquier atisbo de esta gente que gobierna esta ciudad, Madrid no es esto, no se merece esto y yo deseo que mas pronto que tarde esto acabe.

Las tres derechas diseñan una capital con bajos impuestos, grandes obras y sin Madrid Central

Fuente: https://www.eldiario.es/madrid/derechas-disenan-impuestos-Madrid-Central_0_910259194.html


Marcos Pinheiro

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Begoña Villacís, vicealcaldesa. / Marta Jara
José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Begoña Villacís, vicealcaldesa. / Marta Jara

PP, Ciudadanos y Vox ya gobiernan la capital de España. El pacto tejido por los populares a dos bandas ha dado como resultado que José Luis Martínez-Almeida haya sido elegido nuevo alcalde de Madrid. Para ello se ha visto obligado a ceder la vicealcaldía y algunas de las carteras más importantes a Ciudadanos, y dar entrada a la extrema derecha con la presidencia de algunos distritos.

Los acuerdos firmados entre los tres partidos de la derecha recogen una bajada de los impuestos que dependen del Ayuntamiento. El nuevo alcalde ha reconocido en su discurso que lo podrá hacer gracias al superávit de las cuentas que ha heredado de Manuela Carmena. Además, el acuerdo recoge grandes proyectos urbanísticos y una remodelación de Madrid Central que, por el momento, dejará sin efecto la medida.

El documento, por ejemplo, contempla un “Plan de Choque” para la agilización de las licencias urbanísticas. Además se incluye el compromiso de recuperar todos los grandes desarrollos de viviendas que el Gobierno de Carmena frenó “por puro sectarismo ideológico”, además de impulsar el del sureste.

La única referencia para frenar el imparable ascenso de los precios de la vivienda en la capital es un cheque-vivienda joven y la colaboración público-privada para facilitar el acceso al alquiler. En cuanto a las viviendas turísticas, solo se incorpora la promesa de regularlas “adecuadamente” respetando el marco estatal.

Soterrar, regenerar y reformar

En el capítulo urbanístico también se recogen grandes obras como el soterramiento de la A5, una promesa de Martínez-Almeida en campaña que proyectó con un presupuesto mucho menor del que habían pensado corporaciones anteriores. Además, se soterrará la M30 a su paso por el Estadio Vicente Calderón -un proyecto que ya está en marcha-, se remodelarán el Nudo Norte y Manoteras, se reformará la Plaza de Carlos V y se aprobará un plan para “regenerar y reformar” el complejo de Azca. Todo esto, además de dar el visto bueno definitivo a la Operación Chamartín.

En el acuerdo con Vox se incluye otro posible soterramiento. Ese documento quiere ir más allá de la ampliación de aceras de Gran Vía que llevó a cabo Carmena para estudiar “la viabilidad técnica y económica del soterramiento” de esa calle, “como vía de circulación alternativa y aparcamiento subterráneo”.

Hay otras grandes obras que dependerán de si se impulsan algunos de los puntos del acuerdo. Por ejemplo, el de volver a optar a la celebración de unos juegos olímpicos. Algunas de las dotaciones que se iniciaron para las candidaturas de la época de Gallardón y Ana Botella no llegaron a terminarse y están abandonadas. En los dos documentos firmados por el PP con Ciudadanos y Vox se incluye la promesa de buscar “el consenso para recuperar el sueño olímpico”.

Reducción de todos los impuestos

Las tres derechas hicieron campaña por la bajada de impuestos y así lo han plasmado en sus acuerdos. Los documentos recogen una rebaja del IBI al mínimo legal posible y bonificaciones de todo tipo, además de rebajas en el impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO), incrementando sus incentivos fiscales, al igual que en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).

El documento recoge también una bonificación del 95% en la plusvalía de las donaciones y herencias de viviendas entre parientes directos, se eliminará la tasa de cajeros y de generadores de residuos y, tal y como prometió el propio Martínez-Almeida en campaña, se revisarán “las sanciones por parte del Ayuntamiento para evitar cuantías abusivas y los objetivos recaudatorios”. El apartado dedicado a las ayudas a las familias también incluyen bonificaciones fiscales, aunque no se especifican.

La nueva corporación cierra así las principales vías de ingresos del Ayuntamiento. Su plan para garantizar la viabilidad de las cuentas pasa por renegociar con el gobierno la regla de gasto que Cristóbal Montoro impuso a los ayuntamientos, y que sirvió especialmente para ahogar las cuentas del de Madrid. PP, Ciudadanos y Vox quieren ahora que se les permita lo que no pudo hacer Carmena: reinvertir el superávit para que sea viable esa bajada de impuestos generalizada.

Una moratoria que termina con Madrid Central

Entre las medidas sobre la movilidad destacan los cambios en Madrid Central. El acuerdo incluye “reconvertir” esta zona de bajas emisiones, pero la primera decisión ya la deja sin efecto: quienes entren en esa área restringida desde el próximo 1 de julio no serán multados. Hasta que la nueva corporación decida qué hace finalmente con una de las medidas estrella del anterior gobierno, quedará suspendida.

El capítulo de movilidad también incluye un plan de seguridad vial, miles de plazas nuevas de aparcamiento y un rediseño de la red de EMT. Ciudadanos y PP han pactado también ampliar la red de BiciMad pero eliminar algunos de los carriles bici que consideran “peligrosos”. Además, contemplan acabar con las conocidas como “aletas de tiburón”, las bandas de separación que se instalaron durante la época de Alberto Ruiz Gallardón para impedir que los coches invadiesen el carril bus.

Contra la okupación y los manteros

Tanto el documento firmado con Ciudadanos como el que ha suscrito el PP con Vox tiene un punto dedicado a la lucha contra la okupación ilegal. Fue una de las banderas de los tres partidos de derechas durante la campaña, en la que acusaron a Carmena de ser demasiado permisiva con ese fenómeno, e incluso desde Ciudadanos acusaron a la alcaldesa de ser una “okupa”.

Según el acuerdo, ahora se va a crear “una Oficina de Defensa de los Derechos de los Vecinos para velar por la seguridad de las familias afectadas” y asesoramiento jurídico a las comunidades de propietarios. El punto está calcado en los dos pactos firmados. También se incluye la lucha contra “las mafias de venta ambulante ilegal”.

Apenas hay menciones a la educación, a pesar de que la capital gestiona desde hace unos años su propia red de escuelas infantiles. Carmena las desgajó de la Comunidad de Madrid con el fin de poder imponer sus propios criterios en la concesión de esos centros: se eliminó la primacía del requisito económico -que llevó a filiales de ACS a hacerse con la gestión de varios centros– para dar más importancia al proyecto educativo. Las cooperativas de profesores se impusieron así a las grandes empresas.

Ahora, PP y Ciudadanos solo incluyen que esas escuelas infantiles serán bilingües y que se pondrá en marcha un sistema de becas para quienes no hayan conseguido plaza en los centros públicos. A pesar de que Martínez-Almeida prometió volver a ceder la gestión de las escuelas a la Comunidad de Madrid, el documento no recoge ese compromiso. Eso sí, se ha incluido un punto que promete ceder suelo al Gobierno regional para la construcción de colegios públicos y concertados.

Dos compromisos ya encarrilados

“Elaboraremos un nuevo modelo de participación ciudadanasituando a las nuevas tecnologías como el instrumento principal de participación”, dice el acuerdo PP-Ciudadanos. No hay más detalles. Durante esta legislatura ese modelo ya se ha desarrollado, aunque no ha funcionado como se prometió. Los ciudadanos de la capital pudieron participar en qué destino se daba a una parte de los presupuestos –aunque algunas partidas no se llegaron a ejecutar– o decidir sobre proyectos como la Plaza de España.

La web que se diseñó para canalizar esa participación ciudadana se ha copiado en otras ciudades e instituciones del mundo.

“Acondicionaremos el Frontón Beti-Jai de acuerdo a su condición de bien protegido, con una programación de calidad”, dice el acuerdo de PP y Ciudadanos. Como el de la participación ciudadana, es un compromiso ya encarrilado. El frontón ya está completamente reformado después de llevar décadas abandonado.

¿Violencia machista o intrafamiliar?

PP y Ciudadanos se han comprometido a aprobar “un Plan de detección temprana de la violencia machista”. Pero el acuerdo con Vox no es exactamente igual. El documento firmado con el partido de extrema derecha no incluye ese término y se limita a promover “un plan municipal de educación contra todo tipo de violencia en el ámbito intrafamiliar”.

También hay discrepancias sobre los derechos LGTBi –se incluyen en el documento con Ciudadanos pero no en el de Vox– y sobre cuándo debe dimitir un concejal salpicado en un caso de corrupción. El acuerdo firmado entre Villacís y Martínez-Almeida incluye que “los cargos públicos imputados formalmente por delitos de corrupción presentarán su renuncia al cargo y no podrán ir en listas electorales”. Sin embargo, el que el PP ha firmado con Vox rebaja esa exigencia.

“Los cargos públicos municipales para los que se hubiera dictado auto firme de apertura de juicio oral por delitos contra la Administración Pública del título XIX del Código Penal serán cesados del cargo que ostenten”. Así, Vox pide esperar a que se abra juicio oral contra los acusados e incluye que serán cesados, algo que no es posible. El acta es personal y la dimisión será decisión de cada concejal. 

Las tres derechas se hacen con Madrid.

La capital de España desde el día de ayer está en manos de un tripartito entre dos partidos de derecha y uno de extrema derecha, desde ayer Madrid la gobierna el “trio de Colón”, con Jose Luis Martinez-Almeida del Partido Popular al frente, el PP vuelve al frente del Ayuntamiento cuatro años después, con el apoyo de la mano de Ciudadanos y la extrema derecha de Vox.

El PP además aumenta el número de habitantes sobre dónde ejerce el poder municipal.

La anterior regidora Manuela Carmena se despidió de los madrileños pidiendo que se cuide la democracia en esta ciudad y agradeciendo el apoyo de los madrileños que quisieron que continuara y que en realidad lideraba el partido mas votado en la ciudad, unos cuantos seguidores de Carmena acudieron a despedir y agradecer la labor realizada en estos cuatro años de alcaldía, la nota amarga fue que unos cuantos seguidores de VOX que quisieron reventar la concentración de apoyo, afortunadamente sin mayores consecuencias.

La caza del indeciso deriva en una batalla total entre PP y Ciudadanos en la recta final de la campaña

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/indeciso-batalla-PP-Ciudadanos-campana_0_892061710.html

Iñigo Aduriz  – Málaga

Todas las encuestas aventuran que el Partido Popular y Ciudadanos deberán pactar después de las elecciones del próximo día 28 si logran sumar junto con Vox para echar a Pedro Sánchez de la Moncloa. La única fórmula que los sondeos abren para una alternativa al dirigente socialista es reeditar el acuerdo entre las tres derechas que en enero hizo presidente de la Junta de Andalucía a Juan Manuel Moreno Bonilla. “Lo que hicimos en Andalucía lo vamos a hacer en España”, defiende Pablo Casado, de gira este miércoles por la comunidad andaluza.

Pero eso será -si las cuentas salen- el lunes. Hasta entonces PP y Ciudadanos mantienen una encarnizada pelea por los  votantes indecisos –entre un 20% y un 40% del electorado, según los sondeos–. El plan inicial de Casado preveía una campaña sin ataques en ese lado del tablero para que cada una de las derechas sedujese a un sector de ese espectro ideológico. Pero todo eso es historia a solo dos días del final de la campaña.

Las diatribas que éste último dedicó al líder del PP el lunes en el debates de TVE y que volvió a repetir en Atresmedia habían desatado las hostilidades, por mucho que el dirigente popular tratase de contener el ataque diciéndole que no son adversarios. El martes Rivera volvió a poner en su diana a Casado y este decidió responder en el bronco formato de Atresmedia. Y el miércoles a media mañana, con las portadas frescas y algunas tertulias dando al líder de Ciudadanos como perdedor del debate, su partido programó un acto para anunciar un fichaje de relumbrón:  la incorporación de quien hasta hace unas semanas era el presidente de Madrid, Ángel Garrido, y que a esa hora todavía seguía en el número cuatro de la candidatura del PP en las europeas. Cuando faltan solo tres días para las elecciones, mientras la izquierda mantiene unas relaciones de guante blanco -solo Iglesias ha lanzado pequeños reproches a Sánchez- en la derecha se ha desatado una una guerra sin cuartel.

En la dirección del PP molestó especialmente que Casado se enterara de la decisión de Garrido por la prensa, justo al final de un mitin en Sevilla en el que trataba de vender su triunfo en el debate electoral del martes y sin que el expresidente de la Comunidad de Madrid le enviara ni siquiera un mensaje comunicándole su marcha a Ciudadanos.

La intervención de las listas

La de Garrido es la última fuga en las filas del PP relacionada con la gestión de las candidaturas a las elecciones generales, autonómicas y municipales realizada por Casado, que quiso intervenir directamente en todas las listas.

En las últimas semanas se habían marchado a Ciudadanos referentes de los populares que no lograron encaje en las candidaturas como el expresidente balear José Ramón Bauzá o la expresidenta de las Cortes de Castilla y León Silvia Clemente, salpicada por distintos escándalos, que primero fue elegida como candidata del partido de Rivera a la Junta castellano leonesa, pero que fue cesada tras conocerse irregularidades en los votos de las primarias.

Exdirigentes populares también se han marchado a Vox, la formación con la que el PP pugna por electorado más conservador. Es el caso del hasta ahora edil popular en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, que dejó esta semana su partido después de que el candidato a la Alcaldía, José Luis Martínez Almeida, le dejara fuera de las listas.

Apenas 24 horas después también se fue a la formación de extrema derecha otro histórico concejal madrileño, el creador del logo del PP, Fernando Martínez Vidal, que tampoco encontró acomodo en la candidatura de Almeida.

Sorpresa e indignación en el PP

Garrido, por su parte, quiso ser el candidato elegido por Génova para revalidar su puesto al frente de la Comunidad de Madrid, pero el líder del PP escogió a Isabel Díaz Ayuso, una dirigente de su máxima confianza, para ese cargo. 

La dirección de los populares asegura que una vez descartado como cabeza de lista a la comunidad, Garrido pidió ir a las elecciones europeas entre los puestos uno y cinco de la candidatura. Finalmente Casado le puso en la cuarta posición de la lista encabezada por Dolors Montserrat. “Estaba donde quería”, insiste el equipo de Casado, que recuerda que este mismo lunes el expresidente madrileño firmó la declaración jurada para asumir esa candidatura en uno de los puestos de salida del PP para el Europarlamento. 

La sorpresa y la indignación en la dirección popular ante el gesto inesperado de Garrido era más que evidente este miércoles, si bien oficialmente el equipo de Casado sostiene que “no pasa absolutamente nada” por la salida del expresidente madrileño como no pasó, a su juicio, con las fugas de Bauzá o Clemente. “España está hablando de la independencia de Catalunya y de una posible recesión y esta semana se está demostrando que somos la única alternativa a Pedro Sánchez”, recalcan las fuentes de Génova 13. 

La noticia impidió en cambio a Casado celebrar “la victoria” que según él logró en la noche del martes en el debate organizado por Atresmedia y tras el cual pretendía copar titulares de prensa criticando a Sánchez por “usar” a las mujeres víctimas de la violencia machista como arma arrojadiza. El líder del PP, que este miércoles volvía a recorrer Andalucía celebrando tres mítines seguidos en Sevilla, Granada y Málaga, se vio de nuevo eclipsado por Ciudadanos y su nuevo fichaje estrella. 

Un cambio de estrategia

Los ataques que le dirigió Rivera el lunes, en el primer debate televisado, el organizado por RTVE, también hicieron que Casado quedara en un segundo plano que no esperaba, ya que hasta entonces, tal y como apuntó en el coloquio, no consideraba al líder de Ciudadanos como un adversario. 

La estrategia cambió el martes, en el segundo debate, donde el líder del PP se vio obligado a contraatacar a Rivera, dejando patente la batalla que mantienen ambos partidos por el voto de los indecisos del centro derecha. “Hemos perdido la oportunidad del voto unido”, le reprochaba Casado a Rivera en uno de sus primeros turnos de intervención, acusándole de dividir a la derecha por no aceptar listas conjuntas en el Senado o renunciar a sus candidaturas en provincias pequeñas. 

El líder del PP se vio además en la obligación de situarse a la defensiva ante la nueva ofensiva del presidente de Ciudadanos, que acusó durante el debate a PP y PSOE de hacer de España “un país líder en desempleo”. Casado le respondía: “No se puede negar que el PP ha creado empleo siempre. Aznar creó cinco millones de empleos cuando gobernó y Rajoy ha creado 2 millones y medio de empleo cuando ha gobernado”. Rivera persistía en sus acusaciones y Casado se defendía: “A lo mejor cuando Ciudadanos gobierne en algún sitio puede hablar de empleo”.

La escena se repetía cuando el líder del partido naranja acusaba al PP de haber subido los impuestos o cuando en una alusión directa, le pedía rectificar su postura contraria a la eutanasia. “No metan miedo a la gente”, respondía Casado. “Habrá que hablar con el comité de bioética porque son cuestiones morales. Hemos sido un partido pionero en la regulación de la muerte digna”.

Clima de “desconfianza”

Dirigentes populares reconocen en privado que esos enfrentamientos televisados y, sobre todo, el fichaje de Garrido oculto hasta este miércoles han agriado la relación del líder del PP con Rivera y han aflorado la “desconfianza” de que, una vez pasado el 28A, se puedan lograr pactos postelectorales con Ciudadanos. 

En sus intervenciones públicas de este miércoles Casado evitaba cualquier mención a la polémica fuga de Garrido. Se limitaba a apelar al voto útil para el PP: “Pido el voto a aquellos que no nos han votado antes, también a aquellos votantes socialistas que han sentido vergüenza por la división de los españoles generada por Sánchez. Somos el punto de encuentro de generaciones y quiero ser el presidente de todos los españoles mostrando un partido centrado, moderado y abierto a todos. Aquí cabe todo el mundo que quiera progresar”. 

Casado usa miserablemente el terrorismo para criticar al PSOE

El inclito líder del Partido Popular, nos tiene ya muy acostumbrados a sus declaraciones digamos subidas de tono, por no decir otra cosa, sus declaraciones y manifestaciones hacen ver a una persona sin empatía, con muy pocas luces e irresponsable.

Parece mentira que cuando ETA ha dejado definitivamente las armas, se la utilice para tratar de desgastar al contrario, además de irresponsable, es sucio y miserable, muestra gran frustración y desesperación, la derecha de este país es incapaz de pasar página y dejar de usar el terrorismo de ETA como argumento para desgastar a sus rivales políticos, en Euskadi ya la realidad es otra afortunadamente, por supuesto que no es fácil reconstruir una convivencia tras años de terror, pero la derecha española insiste en remover la mierda del pasado, me atrevo a decir que le gustaba a la derecha usar el terrorismo como rédito político.

Que le llame felón por ejemplo es mas normal, es al menos pasable en el juego político, pero que diga cosas como que prefiere llevar las manos de sangre que las manos blancas, se pasa de lo tolerable, muestra una gran miseria moral, y una irresponsabilidad manifiesta, pero no es la primera vez ya digo que hace declaraciones subidas de tono, ya nos tiene acostumbrados a su dialéctica barriobajera, a su falta de escrúpulos y de argumentos, y Pedro Sanchez no es un gran presidente, pero desde luego que España la lleve gente tan irresponsable como Pablo Casado nos debería preocupar a todos los españoles y no es que el consiga ser el partido mas votado, pero si las tres derechas suman, el es presidente y es lo preocupante en mi opinión, la venida del Gobierno trifachito.

En España hace falta una derecha que huya de los radicalismos, liberal de verdad, una derecha de país desarrollado, así pienso yo.

Saludos cordiales.

OSCAR

Sánchez pasa de puntillas por el escándalo de las cloacas y el Gobierno muestra su incomodidad

Fuente: https://www.publico.es/politica/cloacas-interior-sanchez-pasa-puntillas-escandalo-cloacas-gobierno-muestra-incomodidad.html

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c); junto al ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos (i); la presidenta del PSOE, Cristina Narbona Ruiz (2i), la vicesecretaria general del PSOE,
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c); junto al ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos (i); la presidenta del PSOE, Cristina Narbona Ruiz (2i), la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra (3d), la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (2d), la ministra de Defensa, Margarita Robles (d), durante la presentación de la campaña electoral de los socialistas. EFE/Ballesteros

MADRID03/04/2019 23:14 Actualizado: 03/04/2019 23:14

MANUEL SÁNCHEZ@ManuSanchezG

Negar y ponerse de perfil. Estas dos actitudes son las que parece que ha puesto en marcha el Gobierno y el propio presidente, Pedro Sánchez, a la hora de abordar el caso de las cloacas de Interior, un tema con el que se le ve visiblemente incómodo al Ejecutivo y al partido.

Más allá de salir en tromba a negar que las cloacas sigue existiendo en el Ejecutivo de Sánchez, como les sigue acusando Unidas Podemos, el Ejecutivo intentar no tocar este tema en ninguno de los actos que celebra e procura cortarlo de raíz cuando se le pregunta por ello. Además, ha renunciado a utilizarlo como argumento para atacar al anterior Gobierno del PP como sí hizo, en algunas ocasiones, cuando estaba en la oposición.PUBLICIDADinRead invented by Teads

Una prueba de ello fue la respuesta cortante y seca que tuvo este miércoles la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, cuando se la interpeló por la cuestión: “La guerra sucia no existe”, sentenció.

También lo negó un día antes la ministra Portavoz, Isael Celáa, quien dijo que este tipo de actuaciones no se dan con el Gobierno de Sánchez, y circunscribió a situaciones particulares si es que hubiera algo reprochable.

Más llamativa resulta la actitud del propio presidente, que desde que lanzó la acusación Pablo Iglesias, ha pasado de puntillas por la cuestión. Ni en sus actos en su condición de presidente del Gobierno, ni en la presentación de su campaña ni siquiera en el mitin que celebró el martes en Cáceres ante su militancia, ha deslizado una palabra sobre este asunto.

En el acto en Cáceres vertió duras acusaciones contra PP y Ciudadanos por distintos temas, pero sólo se puede apuntar como supuesta referencia a las cloacas del Estado una frase genérica, en la que dijo que “es de mala gente robar y espiar”, sin precisar nada más.

Oficialmente desde La Moncloa tampoco se quiere entrar en el asunto, como si fuese un tema que el PSOE quiere sacar fuera de la agenda de la campaña pese a que, en teoría, sería el PP el más perjudicado por este escándalo.

Algunas fuentes apuntan que la estrategia es intencionada, porque la denuncia de Unidas Podemos ha metido en campaña a este partido y, además, el PSOE no se siente nada cómodo con este tema.  

Las polémicas de Casado frente al “invierno demográfico”: adopciones, pensiones o lo que “llevan dentro” las mujeres.

Fuente: https://www.eldiario.es/politica/Casado-maternidad-polemicas-propuestas-PP_0_877713005.html

Lanzado a recuperar el voto más conservador que huye del PP hacia Vox, el nuevo líder, Pablo Casado, inició el pasado julio una ofensiva ideológica para que los votantes más a la derecha regresen a casa. Junto a la bandera, la mano dura en Cataluña y contra la inmigración irregular, Casado lanza también mensajes sobre la familia tradicional y la natalidad, que a menudo vincula con la crisis demográfica. 

La polémica ha sobrevolado prácticamente todas las propuestas lanzadas en las últimas semanas por el líder del Partido Popular, Pablo Casado, con el objetivo de luchar contra el “invierno demográfico”, como llama él a la caída de la natalidad en España. Cada vez que el presidente de los populares ha planteado iniciativas para fomentar que los españoles tengan hijos se ha suscitado un escándalo.

Es lo que ocurrió cuando Casado abogó por recuperar la ley del aborto de 1985 utilizando argumentos falsos, relacionó las interrupciones voluntarias del embarazo con la sostenibilidad del sistema de pensiones o aseguró que las mujeres embarazadas debían saber “lo que llevan dentro”.

La última polémica la provocó el miércoles la dirección del PP confirmando a distintos medios –entre ellos eldiario.es– que incluiría en su Ley de Apoyo a la Maternidad presentada por el propio Casado el pasado sábado en Cartagena (Murcia) una propuesta para que las mujeres inmigrantes sin papeles no puedan ser expulsadas del país en el caso de que decidan dar en adopción a sus hijos hasta que entreguen a los pequeños a las administraciones encargadas de gestionar esa adopción.

Entonces sí, en el caso de ser interceptadas en una redada después de entregar a sus hijos, podrán ser repatriadas a sus países sin que les sirva “de excusa” –fue el término que utilizaron las fuentes de la dirección de los populares consultadas por este diario– haber dado a sus descendientes previamente en adopción.

El protocolo de la Comunidad de Madrid

Organizaciones especializadas y expertos en procesos de adopción han coincidído este jueves en advertir de que los planes del PP no se sostienen porque se basan en un problema –el de la supuesta expulsión de mujeres sin papeles que quieran dar a sus hijos en adopción en el momento en el que acuden a las administraciones a mostrar esa intención– que no existe.

La iniciativa de los populares invoca un protocolo que ya se aplica en la Comunidad de Madrid pero que se planteó en 2009 para evitar los abandonos de hijos de mujeres socialmente vulnerables y no para fomentar la maternidad. La dirección del PP ha repetido durante las últimas horas que su plan enmarcado dentro de uno más ambicioso contra el “invierno demográfico” solo trataba de extender la normativa madrileña al resto del Estado. Pero su formulación, asociada a un plan para fomentar la maternidad, provocó otra tormenta política que llevaba este jueves a todos los partidos de la oposición a criticar duramente los planes del PP. Ministros del Gobierno cargaron con dureza contra el líder popular. 

La organización Juezas y Jueces para la Democracia hizo público un comunicado manifestando “su profunda consternación” por la propuesta del PP, que según esta asociación judicial implicaría una “coacción” sobre las mujeres migrantes en situación irregular. “Una medida como ésta supondría una clara coacción del derecho de la mujer a la maternidad y situaría a la persona afectada ante una situación coercitiva, de modo que en la práctica se le amenazaría de expulsión salvo que renunciara a la propia maternidad dando a sus hijos en adopción”, apunta la nota pública de Jueces para la Democracia.

Los dirigentes del PP trataron este jueves de realizar todo tipo de matizaciones, sin llegar en ningún caso a desmentir la propuesta que Casado quiere poner en marcha si tras las próximas elecciones generales del 28 de abril logra recuperar la Moncloa y se convierte en presidente del Gobierno.

El propio líder del PP confirmaba sus planes durante un acto en Valladolid: “El PP propone que las madres embarazadas que deciden entregar a su hijo en adopción, en vez de abandonarlo, tengan garantizada la confidencialidad, los mismos derechos si estuviera regularizada o no”, sostenía, dejando claro que una vez que entreguen al hijo las mujeres seguirán en situación irregular y, por tanto, podrán ser expulsadas de España a sus países de origen.

Humano y responsable”

“Es bastante sensato entender que ante una realidad de que ha habido 324 bebes entregados en adopción en la Comunidad de Madrid gracias al programa ‘No me dejes en la calle’, 324 niños que han sido entregados con absoluta confidencialidad, con un encriptado de los datos de las madres y, sobre todo, para las familias adoptantes, parece bastante sensato decir que esos programas sean aplicables también a las mujeres porque es humano, es responsable y creo que es algo en lo que teníamos que ir todos de la mano, en la misma dirección”, se defendía el líder del PP, que no ha explicado por qué si se trata de dar seguridad a las mujeres migrantes su normativa se incluye dentro de un plan para luchar contra el retroceso demográfico.

Casado aseguraba además haberse visto obligado a aclarar algo que él no dijo y que se basaba en que las mujeres inmigrantes sin papeles se “blindaban” si entregaban a su hijo en adopción, una aseveración que, según ha insistido, se trata de una “fake news” que por error se publicó en un medio de comunicación el pasado domingo y que fue corregido posteriormente.

“Es una fake news, me siento víctima porque antes de político soy persona, me resulta de especial gravedad”, lamentaba Casado, que reiteraba: “Yo no he dicho nada, no hay nota de prensa y, sin embargo, hoy está en todas las tertulias y vemos a todos los partidos de la oposición intentando decir una barbaridad que yo jamás admitiría”.

Se trata de una aberración que yo no atribuiría ni a un político del Tercer Mundo”, advertíao Casado, quien contextualizaba lo ocurrido en los intentos de ciertos sectores de identificar al PP con “gente facha, machista, que va matando animales y que contamina… pero al final se ve que cuando el centro derecha gobierna, a la gente le va mejor”.

Con esas palabras Casado trataba poner fin a la enésima polémica que le ha perseguido en las últimas semanas y que ha estado vinculada a sus propuestas sobre maternidad. 

“Barra libre para abortar”

Tras evitar posicionarse claramente sobre el aborto desde su elección en las primarias del verano pasado, en febrero el líder del PP abogaba claramente por recuperar la ley de 1985, de supuestos, rechazando la normativa actual, de plazos, llegando a asegurar que actualmente en España existe la “barra libre para abortar” hasta la semana 22 de gestación.

Se trata de un argumento falso, ya que la ley vigente contempla la interrupción voluntaria del embarazo de forma libre hasta la semana 14. Hasta la 22 solo de podría llegar en caso de problemas graves para el feto y siempre por prescripción médica.

Tampoco es cierto que la ley del 85 fue la del “consenso”, como sostiene Casado. Coalición Popular, las siglas bajo las que se encontraba Alianza Popular, del que emergió el actual PP, llevó a cabo una férrea oposición a la ley y votó en contra de la misma en 1983 en el Congreso de los Diputados, la primera vez que se debatió. También interpuso un recurso ante el Tribunal Constitucional.

El presidente de los populares, cuyo equipo intentó sin éxito aparcar el debate del aborto durante la precampaña porque, según explicaron, es algo que “beneficia a la izquierda”, generó una nueva polémica el 7 de febrero cuando vinculó la interrupción voluntaria del embarazo con la sostenibilidad del sistema de pensiones.

“No pensar en cómo los abortamos”

“Creo que tenemos que hacer un análisis de qué sociedad estamos construyendo y, sobre todo, que eso a la izquierda se le da muy mal, si queremos financiar las pensiones y la salud debemos pensar en cómo tener mas niños y no en como los abortamos”, sostuvo, generando todo tipo de críticas sobre todo por parte de colectivos feministas. También consideró que en España sería mejor dejar de preguntar por la ley del aborto y empezar a hacerlo por ayudas a la maternidad, a la conciliación, a la emancipación, a la vivienda, o ayudas fiscales para tener niños.

A finales de febrero y siempre con la intención de mostrar su rechazo a que las mujeres puedan decidir si tienen o no a sus hijos cuando están embarazadas, Casado lanzó una afirmación durante una entrevista en el diario El Españolque provocó el rechazo del resto de partidos y de distintos colectivos sociales.

“Soy padre de un cincomesino y tuvimos una amenaza de parto en un tramo en el que se podía abortar libremente. Creo que es bueno que las mujeres embarazadas sepan lo que llevan dentro: una vida autónoma”, dijo. 

Estos mensajes lanzados por el líder del PP se corresponden con el discurso ultraconservador que ha instaurado en el partido desde que llegó a la presidencia del mismo, cuando puso en marcha un giro a la derecha que le llevó a acercarse al sector aznarista –afines al expresidente del Gobierno José María Aznar– y a organizaciones antiabortistas a las que los propios populares dieron ayudas públicas cuando estuvieron en el Ejecutivo. 

Las reuniones de García Egea

En octubre el secretario general del partido, Teodoro García Egea, participó en un encuentro de la Fundación RedMadre que se define como “una red de apoyo, asesoramiento y ayuda a la mujer para superar cualquier conflicto surgido ante un embarazo imprevisto” y en cuya web lanza numerosos mensajes contra el aborto al hablar del “sufrimiento del embrión” o “las graves consecuencias” de interrumpir el embarazo.

También García Egea era el encargado de recibir el 8 de marzo, coincidiendo con la huelga feminista que no secundó el PP, al presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, y el vicepresidente, Luis Losada. La organización declarada de utilidad pública por el Gobierno de Mariano Rajoy –categoría que ha sido retirada por el actual Ejecutivo socialista– llevó a la sede nacional de los populares 24.000 firmas instando al PP a que derogue las que considera “leyes de género” y entre las que incluyen normativas sobre igualdad o de derechos del colectivo LGTBI. 

Tras el encuentro, –ese mismo 8M Hazte Oír también se vio con representantes de Ciudadanos y Vox– la organización aseguró a través de un comunicado que García Egea se había mostrado “personalmente dispuesto a reformar” esas “las leyes de género”.

Las grabaciones de Villarejo provocan una “tormenta” a Casado por sus deudas con Cospedal tras las primarias

Fuente:https://www.eldiario.es/politica/primarias-Cospedal-Casado-grabaciones-Villarejo_0_830117251.html

“Toca tormenta, así que a aguantar el chaparrón”. La dirección del PP recurría este lunes a una metáfora para describir cómo ha encajado el partido las nuevas grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo publicadas por Moncloa.com. Las cintas revelan que el policía e Ignacio López del Hierro, marido de la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, trataron de frenar las investigaciones sobre corrupción contra los populares y que la propia exministra de Defensa era conocedora de esas gestiones. Este martes, el citado portal y el diario El País  publicaban más material que demuestra que Cospedal  mantuvo una reunión secreta con el excomisario Villarejo en el verano de 2009 . Siempre según esas cintas, en el encuentro, que se produjo en el despacho de la exsecretaria general en la sede del PP con una serie de medidas para garantizar discreción, hablaron del caso Gürtel.

La polémica coloca al actual líder del Partido Popular, Pablo Casado, en una situación más que incómoda dada su estrecha relación con Cospedal, cuyo apoyo fue decisivo para que ganara las primarias de julio. Por eso, a pesar de que una de las banderas del presidente de los conservadores es la “regeneración” y de que entre sus objetivos está despojar al partido de su imagen de formación corrupta tras la condena en la sentencia de Gürtel, el margen de maniobra de Casado ante las sospechas que se ciernen ahora sobre Cospedal es limitado.

El líder del PP le debe a la exsecretaria general el triunfo en la batalla por el control del partido sobre la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. Después de quedar eliminada en la primera vuelta de las primarias, Cospedal decidió apoyar a Casado en la segunda con el objetivo de hacer frente común contra la que durante años fue su principal enemiga interna.

Como contrapartida a ese respaldo, una vez ganadas las primarias, el presidente de los populares realizó el reparto de puestos en su dirección beneficiando claramente a la exnúmero dos del partido. Casado hizo portavoz del PP en el Congreso a la exministra Dolors Montserrat, que había sido portavoz de la candidatura en primarias de la exsecretaria general. Además, le dio la Vicesecretaría de Política Autonómica y Local a uno de los hombres de máxima confianza de Cospedal en Castilla-La Mancha, Vicente Tirado. El líder del PP también dio cargo a otra de las incondicionales de Cospedal, la exministra Isabel García Tejerina, a la que nombró vicesecretaria de Sectorial.

Las primarias se reflejaron en Andalucía

Casado situó en el núcleo duro de su dirección a estos tres dirigentes afines a la exministra de Defensa, frente al único puesto que concedió a Sáenz de Santamaría, el de la alcaldesa de Logroño Cuca Gamarra a la que nombró vicesecretaria de Política Social.

Otros populares de la confianza de Cospedal ocupan además puestos de relevancia, como es el caso del exministro Juan Ignacio Zoido, presidente del Comité Electoral Nacional, el órgano que da el visto bueno a todas las listas en los comicios, mientras que el barón extremeño José Antonio Monago es el presidente del Comité de Presidentes Autonómicos del partido.

Las deudas que Casado aún mantiene pendientes con Cospedal quedaron en evidencia la semana pasada durante la elaboración de las listas para las elecciones andaluzas del próximo 2 de diciembre. El número uno por Sevilla recayó en Zoido. Además, Casado impuso a Juan Manuel Moreno, que en las primarias se posicionó a favor de Sáenz de Santamaría, la elección del exsecretario de Estado de Seguridad y exalcalde de Córdoba José Antonio Nieto –también afín a Cospedal–, como cabeza de lista por Córdoba.

Aunque este lunes  la dirección del PP evitaba poner la mano en el fuego por la exministra, que sigue siendo diputada y que mantiene un puesto en la Comisión Ejecutiva del partido, Casado tiene previsto mantener a la exsecretaria general en sus responsabilidades actuales. Génova aguantará a la exnúmero dos al menos mientras no surjan hipotéticas nuevas grabaciones que comprometan del todo a Cospedal y hagan la situación insostenible. Entonces la “tormenta” de la que hablaba este lunes la dirección popular podría convertirse en un huracán interno.

Este lunes el núcleo duro de Casado intentaba esquivar la polémica. El líder del PP, a quien le caracteriza su hiperactividad y sus sucesivas declaraciones públicas, evitaba a la prensa en los dos actos que protagonizaba en Madrid: un desayuno informativo del secretario general del Partido Popular Europeo, Antonio López-Istúriz, y la inauguración de una conferencia sobre el futuro del centro-derecha español. “¿Apoya a Cospedal?”, le preguntaban al líder del PP los periodistas una y otra vez. No hubo respuesta.

Además, Génova relegaba la rueda de prensa habitual posterior al Comité de Dirección en la vicesecretaria de Comunicación, Marta González, cuando habitualmente la suele ofrecer el secretario general, Teodoro García Egea.

No se descartan nuevas cintas

Génova insiste en que, en todo caso, a quien afectarían las grabaciones conocidas este lunes sería “solo a Cospedal”. Pero dirigentes del partido recuerdan que la exsecretaria general es quien sigue sosteniendo en gran parte al líder del PP. Cualquier decisión del presidente conservador sobre la exnúmero dos del partido podría tener consecuencias en los apoyos internos de Casado.

“Con lo publicado hoy [en referencia a este lunes] no hay material como para exigirle ninguna responsabilidad”, explican fuentes de Génova sobre la situación de Cospedal. La dirección del PP sí reconoce que puede haber nuevas cintas de Villarejo referidas a la exsecretaria general o a cualquier otro dirigente o exdirigente del partido, pero no tiene constancia de que existan, como tampoco conocía de antemano las publicadas hasta ahora.

En el partido nadie descarta nada. Puede que, en las próximas horas, otras grabaciones puedan hacer aún más daño a la nueva dirección popular que esta semana cumple sus primeros cien días, una efeméride que Casado no ha podido celebrar del todo por esta nueva polémica vinculada al excomisario y que le salpica por su dependencia del sector interno afín a Cospedal. Génova reconoce que lo único que están en condiciones de garantizar es que esas hipotéticas cintas no afectarán a su presidente. Sobre Casado, concluyen, “no hay nada absolutamente”.