Entre galernas y espiras ciclónicas

“Hará buen tiempo, pero la situación se prepara para galerna”. Este parte meteorológico del Observatorio de Igueldo, en San Sebastián, difundido en la mañana del 12 de agosto de 1912, salvó miles de vidas en el golfo de Vizcaya. Con él se logró que la flota pesquera guipuzcoana de la época permaneciera amarrada en los puertos y no saliera a faenar, aunque en el resto del Cantábrico, donde no llegó el boletín o se ignoró, hubo numerosas víctimas. El aviso, elaborado por el padre Juan Miguel Orcolaga, fundador del observatorio en 1905, es toda una leyenda entre las gentes del mar, ya que abrió un periodo de más de un siglo de predicciones meteorológicas en el que se ha logrado salvar miles de vidas.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://bit.ly/2wi84Th
via IFTTT

Por amor a Morse

Lee en Materia un elogio al código Morse, que cumple en estos días 175 años. El autor del artículo, el ingeniero eléctrico, aviador y radioaficionado Eddie King, de la Universidad de Carolina del Sur, cuenta una bonita historia del Morse y defiende su utilidad presente y futura en la aviación, la navegación y la radioafición, y ello pese a la tozudez de los datos que él mismo cita: tras el naufragio del Titanic, un convenio internacional obligó a los barcos a llevar un telegrafista atento a las señales de socorro (SOS, que se dice en Morse ··· — ···), pero la Guardia Costera de Estados Unidos suspendió esas escuchas en 1995, como la mayoría de los países. Los radioaficionados tenían que dominar el Morse para obtener la autorización, pero esa obligación se suprimió en 2007 por la Comisión Federal de Comunicaciones norteamericana y luego por la mayoría de los países.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://bit.ly/2wmiEZq
via IFTTT

Entre galernas y espiras ciclónicas

“Hará buen tiempo, pero la situación se prepara para galerna”. Este parte meteorológico del Observatorio de Igueldo, en San Sebastián, difundido en la mañana del 12 de agosto de 1912, salvó miles de vidas en el golfo de Vizcaya. Con él se logró que la flota pesquera guipuzcoana de la época permaneciera amarrada en los puertos y no saliera a faenar, aunque en el resto del Cantábrico, donde no llegó el boletín o se ignoró, hubo numerosas víctimas. El aviso, elaborado por el padre Juan Miguel Orcolaga, fundador del observatorio en 1905, es toda una leyenda entre las gentes del mar, ya que abrió un periodo de más de un siglo de predicciones meteorológicas en el que se ha logrado salvar miles de vidas.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://bit.ly/2wi84Th
via IFTTT

Por amor a Morse

Lee en Materia un elogio al código Morse, que cumple en estos días 175 años. El autor del artículo, el ingeniero eléctrico, aviador y radioaficionado Eddie King, de la Universidad de Carolina del Sur, cuenta una bonita historia del Morse y defiende su utilidad presente y futura en la aviación, la navegación y la radioafición, y ello pese a la tozudez de los datos que él mismo cita: tras el naufragio del Titanic, un convenio internacional obligó a los barcos a llevar un telegrafista atento a las señales de socorro (SOS, que se dice en Morse ··· — ···), pero la Guardia Costera de Estados Unidos suspendió esas escuchas en 1995, como la mayoría de los países. Los radioaficionados tenían que dominar el Morse para obtener la autorización, pero esa obligación se suprimió en 2007 por la Comisión Federal de Comunicaciones norteamericana y luego por la mayoría de los países.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://bit.ly/2wmiEZq
via IFTTT

El molinero que revolucionó el electromagnetismo

A principios del siglo XIX, los científicos provenían de familias adineradas o de clase alta, que se podían permitir años de costosa educación para sus hijos. Sin embargo, la vida del matemático y físico George Green, responsable de grandes avances en el electromagnetismo y en la teoría de ecuaciones en derivadas parciales, fue muy diferente.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://bit.ly/30DdiHn
via IFTTT

El molinero que revolucionó el electromagnetismo

A principios del siglo XIX, los científicos provenían de familias adineradas o de clase alta, que se podían permitir años de costosa educación para sus hijos. Sin embargo, la vida del matemático y físico George Green, responsable de grandes avances en el electromagnetismo y en la teoría de ecuaciones en derivadas parciales, fue muy diferente.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://bit.ly/30DdiHn
via IFTTT

La científica que usa luz para combatir el alzhéimer

Cada mañana, Li-Hue Tsai prueba un poco de su propia medicina. La neurocientífica se sienta delante de un aparato que emite pulsos de luz frente a sus ojos a una frecuencia de 40 hercios. En los últimos años, Tsai, que dirige el Instituto Picower de Aprendizaje y Memoria del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), ha descubierto que la estimulación visual con luz LED elimina la acumulación de proteínas amiloides en los cerebros de ratones, una lesión parecida a la de personas con alzhéimer. La intervención también reduce los ovillos de proteína tau, otro rasgo definitorio de la dolencia. Los animales incluso recuperan parte de su memoria y capacidad cognitiva. El hallazgo es muy preliminar —los neurocientíficos han perdido la cuenta de las veces que se ha curado el alzhéimer en ratones sin que eso se traduzca en un tratamiento válido para personas— pero supone un destello de esperanza en un panorama desolador.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://bit.ly/2HNYkWi
via IFTTT

La científica que usa luz para combatir el alzhéimer

Cada mañana, Li-Hue Tsai prueba un poco de su propia medicina. La neurocientífica se sienta delante de un aparato que emite pulsos de luz frente a sus ojos a una frecuencia de 40 hercios. En los últimos años, Tsai, que dirige el Instituto Picower de Aprendizaje y Memoria del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), ha descubierto que la estimulación visual con luz LED elimina la acumulación de proteínas amiloides en los cerebros de ratones, una lesión parecida a la de personas con alzhéimer. La intervención también reduce los ovillos de proteína tau, otro rasgo definitorio de la dolencia. Los animales incluso recuperan parte de su memoria y capacidad cognitiva. El hallazgo es muy preliminar —los neurocientíficos han perdido la cuenta de las veces que se ha curado el alzhéimer en ratones sin que eso se traduzca en un tratamiento válido para personas— pero supone un destello de esperanza en un panorama desolador.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://bit.ly/2HNYkWi
via IFTTT