La ballena asesina ‘que habla’ muestra que las orcas pueden aprender a imitar el lenguaje humano

En los anales de la historia quedará que en la segunda década del tercer milenio, una orca dijo la palabra hello a un humano. ¿Es posible que, tras una eternidad de deriva existencial por la jungla de la soledad cósmica, la humanidad haya entrado por fin en contacto con otra forma de vida consciente, aunque no procedente de otro mundo, sino, sorprendentemente, de los océanos del nuestro?

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2F4FfQw
via IFTTT

Anuncios

La ballena asesina ‘que habla’ muestra que las orcas pueden aprender a imitar el lenguaje humano

En los anales de la historia quedará que en la segunda década del tercer milenio, una orca dijo la palabra hello a un humano. ¿Es posible que, tras una eternidad de deriva existencial por la jungla de la soledad cósmica, la humanidad haya entrado por fin en contacto con otra forma de vida consciente, aunque no procedente de otro mundo, sino, sorprendentemente, de los océanos del nuestro?

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2F4FfQw
via IFTTT

La contaminación aumenta un 20% el riesgo de sufrir un tipo de ictus a corto plazo

La sombra de los efectos nocivos de la contaminación en la salud se alarga tanto como la boina de polución que cubre de cuando en cuando el techo de las grandes ciudades. Además de aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y determinados tumores, de generar déficit de atención en la escuela y alteraciones en el desarrollo cerebral de los niños, o incluso incrementar la mortalidad entre los propios fumadores, la contaminación atmosférica que produce principalmente la combustión de motores diésel está relacionada también con un mayor riesgo de desarrollar un tipo de ictus. El Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y el Instituto de Salud Global Barcelona (ISGlobal) han constatado que la exposición a altas concentraciones de carbón negro (hollín) eleva un 20% el riesgo de sufrir un ictus aterotrombótico.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2EOWFkz
via IFTTT

La contaminación aumenta un 20% el riesgo de sufrir un tipo de ictus a corto plazo

La sombra de los efectos nocivos de la contaminación en la salud se alarga tanto como la boina de polución que cubre de cuando en cuando el techo de las grandes ciudades. Además de aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y determinados tumores, de generar déficit de atención en la escuela y alteraciones en el desarrollo cerebral de los niños, o incluso incrementar la mortalidad entre los propios fumadores, la contaminación atmosférica que produce principalmente la combustión de motores diésel está relacionada también con un mayor riesgo de desarrollar un tipo de ictus. El Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y el Instituto de Salud Global Barcelona (ISGlobal) han constatado que la exposición a altas concentraciones de carbón negro (hollín) eleva un 20% el riesgo de sufrir un ictus aterotrombótico.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2EOWFkz
via IFTTT

La pesca industrial llega a más de la mitad del océano

Cada mes de septiembre, a mediados, miles y miles de pesqueros zarpan de los puertos de China. Llevaban varados desde junio, esperando el fin de la veda anual. La mayoría no van muy lejos, los más pequeños se dedican a la pesca de bajura. Pero más de 10.000 barcos, los más grandes, se adentran en alta mar, donde se encuentran con otros 60.000 navíos de decenas de países, entre ellos unos 1.000 españoles. Son algunos de los datos de un estudio que ha cuantificado como ninguno hasta ahora las dimensiones y el alcance de la pesca comercial.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2GBQhtn
via IFTTT

La pesca industrial llega a más de la mitad del océano

Cada mes de septiembre, a mediados, miles y miles de pesqueros zarpan de los puertos de China. Llevaban varados desde junio, esperando el fin de la veda anual. La mayoría no van muy lejos, los más pequeños se dedican a la pesca de bajura. Pero más de 10.000 barcos, los más grandes, se adentran en alta mar, donde se encuentran con otros 60.000 navíos de decenas de países, entre ellos unos 1.000 españoles. Son algunos de los datos de un estudio que ha cuantificado como ninguno hasta ahora las dimensiones y el alcance de la pesca comercial.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2GBQhtn
via IFTTT

La obra de arte más antigua la hizo un neandertal

Si la humanidad encontrara vida inteligente en otro planeta sería la noticia del milenio. Esos nuevos seres astutos obligarían al ser humano a replantearse su propia existencia y sus relatos religiosos de la Creación. No seríamos excepcionales. No estaríamos solos. Por sorpresa, esa noticia del milenio llega hoy, pero en pasado: no estuvimos solos. Una nueva datación de unas enigmáticas pinturas rupestres garabateadas en tres cuevas españolas muestra que se ejecutaron hace unos 65.000 años, más de 20.000 años antes de que los humanos modernos, los Homo sapiens, llegaran a la península ibérica. Los artistas solo pudieron ser neandertales. El hallazgo es la portada de la revista Science.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2oqpfxA
via IFTTT

Si los neandertales desaparecieron, ¿qué hacemos nosotros aquí?

La extinción de los neandertales plantea una pregunta inevitable: si ellos desaparecieron, ¿por qué nosotros seguimos aquí? Hasta ahora, la respuesta era más o menos sencilla: nosotros somos más listos. Los neandertales son una especie humana que vivió en Europa unos 200.000 años como mínimo y que desapareció hace unos 40.000, precisamente cuando nuestra propia especie, el Homo sapiens, llegó al continente. Se trata de un espacio de tiempo descomunal: si lo comparamos con la invención de la escritura, que marca el final de la prehistoria y el principio de la historia, estamos hablando de sólo 6.000 años, una fracción mínima del tiempo que nuestros primos (o hermanos) habitaron Europa. Supieron adaptarse a cambios climáticos gigantescos y, durante el último periodo de su existencia, sobrevivieron durante miles y miles de años a las brutales condiciones de la Edad de Hielo. Pero, en un periodo relativamente corto, desaparecieron de los registros arqueológicos.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2CdzOxA
via IFTTT