Carta abierta desde Zelandia, el continente perdido

A finales de julio volé a las antípodas para participar en una expedición científica en el océano Pacífico, al este de Australia. Comenzó así una aventura de dos meses durante los cuales vamos a explorar el nuevo continente, Zelandia. Quedan ya pocos lugares por explorar en nuestro planeta, y Zelandia permanecía oculto bajo las aguas del Pacífico, dejando asomar únicamente sus montañas más altas, que son Nueva Zelanda y Nueva Caledonia.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2ynDOWZ
via IFTTT

Anuncios

Carta abierta desde Zelandia, el continente perdido

A finales de julio volé a las antípodas para participar en una expedición científica en el océano Pacífico, al este de Australia. Comenzó así una aventura de dos meses durante los cuales vamos a explorar el nuevo continente, Zelandia. Quedan ya pocos lugares por explorar en nuestro planeta, y Zelandia permanecía oculto bajo las aguas del Pacífico, dejando asomar únicamente sus montañas más altas, que son Nueva Zelanda y Nueva Caledonia.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2ynDOWZ
via IFTTT

Visita en 360 grados al mayor desierto florido de los últimos 20 años

La botánica Gina Arancio camina con cuidado entre las flores mientras pregona sus exóticos nombres con entusiasmo: lágrimas de virgen, patas de guanaco, garras de león, coronillas de fraile, orejas de zorro, tabaco del diablo… Estamos en los inicios del desierto de Atacama, al norte de la ciudad de La Serena, en Chile. Es uno de los lugares más áridos del planeta, un rincón más similar a Marte que al resto de la Tierra, pero hoy parece una alfombra de colores. Arancio habla de “magia”.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2hbuLV4
via IFTTT

Visita en 360 grados al mayor desierto florido de los últimos 20 años

La botánica Gina Arancio camina con cuidado entre las flores mientras pregona sus exóticos nombres con entusiasmo: lágrimas de virgen, patas de guanaco, garras de león, coronillas de fraile, orejas de zorro, tabaco del diablo… Estamos en los inicios del desierto de Atacama, al norte de la ciudad de La Serena, en Chile. Es uno de los lugares más áridos del planeta, un rincón más similar a Marte que al resto de la Tierra, pero hoy parece una alfombra de colores. Arancio habla de “magia”.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2hbuLV4
via IFTTT

“Las aguas internacionales son el Salvaje Oeste”

Hace unas semanas, un buque carguero chino, con 300.000 kilogramos de atunes y tiburones a bordo, fue capturado por las autoridades ecuatorianas en la reserva marina de Galápagos, uno de los tesoros naturales del planeta. El barco asiático había recibido su carga ilegalmente en aguas internacionales, procedente de otros cuatro pesqueros chinos. Un año antes, un barco guardacostas argentino disparó y hundió a otro buque chino que se daba a la fuga tras esquilmar ilegalmente las poblaciones de calamares en aguas del país sudamericano. “Es el Salvaje Oeste”, resume el ecólogo marino Enric Sala, director ejecutivo de Mares Prístinos, un proyecto de National Geographic para proteger los lugares todavía inmaculados de los océanos.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2wD1wN1
via IFTTT

“El cambio climático ha aumentado la intensidad de ‘Irma’ y ‘Harvey”

El ingeniero químico Mario Molina (Ciudad de México, 1943) es el único Nobel mexicano vivo. Lo ganó, junto con Paul J. Crutzen y F. Sherwood Rowland, por sus investigaciones por la capa de ozono y desde entonces ha dedicado su vida a la resolución de problemas medioambientales. A caballo entre Estados Unidos y su país natal, ha asesorado a los Gobiernos de Barack Obama y Enrique Peña Nieto. Y discrepa abiertamente, como la mayoría de la comunidad científica, de las políticas “irracionales” de la Administración Trump. Molina recibe a EL PAÍS mientras el huracán María amenaza Puerto Rico y otras islas del Caribe, y Florida hace balance de daños tras el paso de Irma, uno de los más potentes de cuantos han sacudido EE UU en los últimos años. Dos semanas antes, Texas tenía que hacer lo mismo con el rastro de destrucción que dejó Harvey.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2jGfYTh
via IFTTT

“Las aguas internacionales son el Salvaje Oeste”

Hace unas semanas, un buque carguero chino, con 300.000 kilogramos de atunes y tiburones a bordo, fue capturado por las autoridades ecuatorianas en la reserva marina de Galápagos, uno de los tesoros naturales del planeta. El barco asiático había recibido su carga ilegalmente en aguas internacionales, procedente de otros cuatro pesqueros chinos. Un año antes, un barco guardacostas argentino disparó y hundió a otro buque chino que se daba a la fuga tras esquilmar ilegalmente las poblaciones de calamares en aguas del país sudamericano. “Es el Salvaje Oeste”, resume el ecólogo marino Enric Sala, director ejecutivo de Mares Prístinos, un proyecto de National Geographic para proteger los lugares todavía inmaculados de los océanos.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2wD1wN1
via IFTTT

“El cambio climático ha aumentado la intensidad de ‘Irma’ y ‘Harvey”

El ingeniero químico Mario Molina (Ciudad de México, 1943) es el único Nobel mexicano vivo. Lo ganó, junto con Paul J. Crutzen y F. Sherwood Rowland, por sus investigaciones por la capa de ozono y desde entonces ha dedicado su vida a la resolución de problemas medioambientales. A caballo entre Estados Unidos y su país natal, ha asesorado a los Gobiernos de Barack Obama y Enrique Peña Nieto. Y discrepa abiertamente, como la mayoría de la comunidad científica, de las políticas “irracionales” de la Administración Trump. Molina recibe a EL PAÍS mientras el huracán María amenaza Puerto Rico y otras islas del Caribe, y Florida hace balance de daños tras el paso de Irma, uno de los más potentes de cuantos han sacudido EE UU en los últimos años. Dos semanas antes, Texas tenía que hacer lo mismo con el rastro de destrucción que dejó Harvey.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2jGfYTh
via IFTTT

Cuanto más grande es un animal, mayor riesgo de ser amenazado por los humanos

Cuanto más grande es un animal, más probabilidad tiene de que sea cazado, pescado o capturado por los humanos. De hecho, un análisis de más de 27.000 especies de vertebrados muestra que aquellas con mayor masa corporal pueden tener hasta un 1.000% más posibilidades de estar en peligro de extinción. El estudio, sin embargo, desvela que las más pequeñas tampoco se libran, pero, en su caso, la principal amenaza es el deterioro de su hábitat. De seguir así, los ecosistemas del futuro podrían estar dominados por la clase media de los animales.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2wBS5gu
via IFTTT

Cuanto más grande es un animal, mayor riesgo de ser amenazado por los humanos

Cuanto más grande es un animal, más probabilidad tiene de que sea cazado, pescado o capturado por los humanos. De hecho, un análisis de más de 27.000 especies de vertebrados muestra que aquellas con mayor masa corporal pueden tener hasta un 1.000% más posibilidades de estar en peligro de extinción. El estudio, sin embargo, desvela que las más pequeñas tampoco se libran, pero, en su caso, la principal amenaza es el deterioro de su hábitat. De seguir así, los ecosistemas del futuro podrían estar dominados por la clase media de los animales.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS http://ift.tt/2wBS5gu
via IFTTT