La agricultura intensiva es tan sostenible como la ecológica

La agricultura, la producción de alimentos para los humanos, es la principal amenaza para la vida del planeta. La producción agrícola y ganadera para alimentar a los 7.550 millones de personas ocupa ya el 43% de la tierra disponible (sin contar desiertos y regiones heladas). El porcentaje tendrá que aumentar para poder atender a los otros 2.500 millones que se sumarán para 2050. Pero si lo hace con sistemas de producción tradicionales o los llamados ecológicos, que rinden menos, no habrá espacio libre para la biodiversidad. Un amplio estudio sugiere que la agricultura intensiva puede ser la respuesta a este dilema.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS https://ift.tt/2zsskUy
via IFTTT

La agricultura intensiva es tan sostenible como la ecológica

La agricultura, la producción de alimentos para los humanos, es la principal amenaza para la vida del planeta. La producción agrícola y ganadera para alimentar a los 7.550 millones de personas ocupa ya el 43% de la tierra disponible (sin contar desiertos y regiones heladas). El porcentaje tendrá que aumentar para poder atender a los otros 2.500 millones que se sumarán para 2050. Pero si lo hace con sistemas de producción tradicionales o los llamados ecológicos, que rinden menos, no habrá espacio libre para la biodiversidad. Un amplio estudio sugiere que la agricultura intensiva puede ser la respuesta a este dilema.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS https://ift.tt/2zsskUy
via IFTTT

Un virus prehistórico te puede hacer caer en la droga

La mayor parte de las infecciones sufridas por nuestros ancestros desaparecen con ellos. Sin embargo, hay un tipo de microbios que pueden dejar una marca permanente. Los retrovirus, entre los que se encuentra el VIH, tienen una etapa de su desarrollo en la que su material genético se integra en el individuo infectado. Durante millones de años, los rastros de estas invasiones, que permanecen cuando el virus infecta e introduce su información en óvulos o espermatozoides, se han transmitido entre generaciones y entre especies. Se calcula que entre el 5 y el 8% de nuestro genoma está compuesto por secuencias de estos organismos en lo que se considera un registro fósil genético.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS https://ift.tt/2OUUnRO
via IFTTT

Un virus prehistórico te puede hacer caer en la droga

La mayor parte de las infecciones sufridas por nuestros ancestros desaparecen con ellos. Sin embargo, hay un tipo de microbios que pueden dejar una marca permanente. Los retrovirus, entre los que se encuentra el VIH, tienen una etapa de su desarrollo en la que su material genético se integra en el individuo infectado. Durante millones de años, los rastros de estas invasiones, que permanecen cuando el virus infecta e introduce su información en óvulos o espermatozoides, se han transmitido entre generaciones y entre especies. Se calcula que entre el 5 y el 8% de nuestro genoma está compuesto por secuencias de estos organismos en lo que se considera un registro fósil genético.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS https://ift.tt/2OUUnRO
via IFTTT

La edición genética elimina una población de mosquitos portadores de malaria

Científicos del Imperial College de Londres (Reino Unido) han erradicado una población cautiva de mosquitos transmisores de la malaria mediante la introducción de una mutación genética que vuelve a las hembras estériles. La técnica que han utilizado, denominada impulso genético o genética dirigida (gene drive), consiste en editar el ADN de unos pocos individuos y esperar a que la mutación se extienda en generaciones sucesivas. Su logro acerca los planes de liberar mosquitos modificados para erradicar poblaciones salvajes de insectos transmisores de enfermedades como malaria, dengue, fiebre amarilla o zika.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS https://ift.tt/2O8z56a
via IFTTT

La edición genética elimina una población de mosquitos portadores de malaria

Científicos del Imperial College de Londres (Reino Unido) han erradicado una población cautiva de mosquitos transmisores de la malaria mediante la introducción de una mutación genética que vuelve a las hembras estériles. La técnica que han utilizado, denominada impulso genético o genética dirigida (gene drive), consiste en editar el ADN de unos pocos individuos y esperar a que la mutación se extienda en generaciones sucesivas. Su logro acerca los planes de liberar mosquitos modificados para erradicar poblaciones salvajes de insectos transmisores de enfermedades como malaria, dengue, fiebre amarilla o zika.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS https://ift.tt/2O8z56a
via IFTTT

La edición genética elimina una población de mosquitos portadores de malaria

Científicos del Imperial College de Londres (Reino Unido) han erradicado una población cautiva de mosquitos transmisores de la malaria mediante la introducción de una mutación genética que vuelve a las hembras estériles. La técnica que han utilizado, denominada impulso genético o genética dirigida (gene drive), consiste en editar el ADN de unos pocos individuos y esperar a que la mutación se extienda en generaciones sucesivas. Su logro acerca los planes de liberar mosquitos modificados para erradicar poblaciones salvajes de insectos transmisores de enfermedades como malaria, dengue, fiebre amarilla o zika.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS https://ift.tt/2O8z56a
via IFTTT

El sexismo en matemáticas

Hasta hace bien poco, a las mujeres se las solía considerar poco aptas, por biología y temperamento, para las matemáticas, o, de hecho, para cualquier ciencia. Su educación, se decía, debía centrarse en las habilidades de la casa: calceta, no cálculo. Su sociedad reforzaba esta forma de pensar, y las propias mujeres eran a menudo tan obstinadas como los hombres en su visión de las matemáticas como una profesión poco apta para mujeres. Aunque quisieran estudiarlas, se les prohibía asistir a clases, examinarse, graduarse y perseguir una carrera académica. Nuestras pioneras tuvieron que abrir dos caminos: uno a través de la jungla de las matemáticas, el otro a través de la jungla de una sociedad dominada por los hombres. El segundo camino hacía que abrir el primero fuese todavía más arduo. La matemática ya es de por sí lo bastante difícil cuando se tiene acceso a educación, libros y tiempo para pensar. Es casi imposible cuando se tiene que luchar por conseguir cualquiera de esas cosas. Pese a estos obstáculos, unas pocas mujeres matemáticas lograron saltar las barreras y abrir un camino que otras seguirían. Aún hoy, las mujeres se encuentran subrepresentadas en las matemáticas y en la ciencia, pero ya no es socialmente aceptable atribuir esas diferencias a incapacidad o mentalidad, como varios hombres prominentes han descubierto para su consternación. No hay el menor indicio que apoye esa idea.

Seguir leyendo.

from Sección Materia | Ciencia en EL PAÍS https://ift.tt/2xH1hD0
via IFTTT