Venezuela necesita una salida democrática

Hoy hablaré de Venezuela, pero yo veo a este queridísimo país hermano con respeto, no como cortina de humo de peperos, ciudadanos y algunos supuestos socialistas, o indas, Marhuendas..etc, es evidente y claro que la situación del país es crítica en todos los sentidos, y que hace falta una salida a esta terrible situación, y lo más sensato, bajo el punto de vista que veo desde aquí, es que Nicolás Maduro convoque elecciones y así pruebe que el pueblo le apoya según sostiene el, pero la realidad es que va a ser que no, en las legislativas ganó por goleada la oposición y el apoyo popular según encuestas es mínimo, Maduro no es Chávez, no tiene su fuerza ni de lejos, Maduro es autoritario como Chávez pero además el es un torpe, un incapaz.

La salida a la tremenda crisis venezolana es la electoral y además tiene que venir acompañado de la liberación de todos los presos políticos, ante todo hay que buscar el diálogo y la pacificación del país, si Maduro sigue en sus trece, Venezuela se arrastrará en el fondo del abismo.

Deseo lo mejor al hermano pueblo venezolano y de verdad ojalá el país empiece a resurgir y que todos, incluso chavistas, construyan una nueva Venezuela, democratica, justa socialmente y en progreso.

EE UU sanciona al vicepresidente de Venezuela por supuestos lazos con el narcotráfico

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2017/02/13/estados_unidos/1487025972_977482.html?id_externo_rsoc=TW_CM

El vicepresidente de Venezuela ha entrado este lunes en la lista negra de narcotraficantes de Estados Unidos. El Departamento del Tesoro ha incluido a Tareck El Aissami en el grupo de sancionados por su “significativo papel en el narcotráfico internacional”, lo que le convierte en el funcionario venezolano de más alto cargo en ser castigado por Washington. Las agencias involucradas en la decisión han insistido en que se trata de una acción contra un individuo, no contra un gobierno, y que es el resultado de una “larga investigación”. Pero con este paso la Administración de Donald Trump abre un nuevo frente en América Latina y redobla la presión sobre Caracas iniciada por su predecesor, Barack Obama.

Tareck El Aissami, vicepresidente de Venezuela. FERNANDO LLANO (AP) / VÍDEO: REUTERS-QUALITY

Además del vicepresidente venezolano, en la lista de sancionados figuran el empresario venezolano Samark José López Bello, al que Washington considera el “testaferro” de El Aissami, y 13 empresas “pertenecientes o controladas por López Bello” o sus asociados. Las compañías tienen sede en EE UU, Panamá, Reino Unido, Venezuela y las islas Vírgenes Británicas.

Las sanciones se enmarcan en la Ley Kingpin, promulgada en 1999 con el objetivo de bloquear las actividades de individuos o de organizaciones extranjeras sospechosas de estar vinculadas con el narcotráfico y que sean una amenaza para Estados Unidos. Implican la congelación de cualquier bien o activo que los señalados tengan en territorio estadounidense, así como la prohibición de que ciudadanos estadounidenses realicen transacciones comerciales con los castigados. Fuentes del Gobierno estadounidense dijeron que se estima que los bienes de los sancionados en EE UU, especialmente en la zona de Miami, ascienden a “decenas de millones de dólares”. Florida, y más concretamente Miami, es una zona privilegiada por los boliburgueses, la oligarquía que floreció a la sombra del chavismo.

Una acción con fuertes tintes políticos

Las autoridades estadounidenses han sido enfáticas a la hora de señalar que la designación de El Aissami es una decisión “contra un individuo, no un gobierno”. Se trata de “la culminación de una investigación de varios años bajo la Ley Kingpin para identificar a narcotraficantes significativos en Venezuela y demuestra que el poder y la influencia no protegen a los que se involucran en estas actividades ilícitas”, dijo en un comunicado el director en funciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, John Smith. “El mensaje de esta designación no es político ni económico ni diplomático; se trata de ir contra el narcotráfico”, insistió otra fuente oficial en la teleconferencia.

No obstante, a nadie se le escapan las múltiples y graves implicaciones políticas de una decisión que pone en la mira de EE UU al segundo hombre de mayor poder en Venezuela y potencial sucesor de Nicolás Maduro al frente del Gobierno.

De hecho, hace solo una semana, 32 legisladores, tanto congresistas como senadores republicanos y demócratas, firmaron una carta escrita por el senador demócrata Bob Menéndez y la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen pidiéndole a Trump que imponga nuevas sanciones “inmediatas” a funcionarios venezolanos “responsables de violaciones de derechos humanos y de corrupción”, incluidos, subrayaban, “aquellos presuntamente involucrados en la crisis alimentaria venezolana”. Los legisladores también reclamaban que las agencias estadounidenses “investiguen de forma exhaustiva” la “conducta y actividades” del nuevo vicepresidente venezolano El Aissami, en vista de las informaciones que ligan al nuevo número dos venezolano con “corrupción, narcotráfico y la influencia de organizaciones terroristas en Venezuela”.

Uno de los signatarios, el senador republicano por Florida Marco Rubio, celebró las sanciones contra El Aissami y manifestó su esperanza de que sean “solo el principio para asegurarnos de que el régimen de Maduro siente presión para poner fin a sus actividades ilícitas, liberar a todos los presos políticos, empiece a tolerar el disenso y respete la voluntad de los venezolanos que votaron para que se abandone el desastroso camino de (Hugo) Chávez y Maduro”.

Rubio es, junto con el demócrata Menéndez, el coautor de la ley que a finales de 2014 abrió la puerta a sanciones contra funcionarios venezolanos por parte de Washington durante el Gobierno de Obama. Este emitió una primera tanda de penalizaciones en marzo de 2015, cuando señaló a siete altos funcionarios venezolanos responsables de seguridad y justicia del Gobierno de Maduro como responsables de la “erosión de los derechos humanos” en el país. Además, para gran indignación de Caracas, el presidente demócrata declaró una “emergencia nacional” respecto de Venezuela, un instrumento que le permite al Ejecutivo, en determinadas circunstancias, ir más allá de lo que haya aprobado el Congreso a la hora de dictar sanciones contra un país.

Venezuela, también en el radar de Trump

A diferencia de México, Venezuela no ha figurado en la primera línea de ataque de la retórica de Trump. Pero es un país por el que el presidente republicano se ha interesado en repetidas ocasiones de manera más discreta.

Hace un mes, días antes de asumir la presidencia, Trump recibió en su despacho en la Torre Trump en Nueva York a un grupo de hispanos, entre ellos el exembajador guatemalteco en Washington Julio Ligorría. Según confirmó este a EL PAÍS, el magnate mostró un interés particular por el país sudamericano: Trump preguntó por Venezuela y se interesó específicamente por la situación de dos de los políticos opositores encarcelados por el Gobierno de Nicolás Maduro, Leopoldo López y Antonio Ledezma, de acuerdo con las fuentes.

En las últimas horas, Venezuela ha vuelto a ser tema de conversación en la Casa Blanca. Según el comunicado oficial de la Administración Trump, durante la llamada que Trump hizo el domingo al presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, el estadounidense “manifestó su preocupación por los acontecimientos en Venezuela, incluida la situación humanitaria en ese país”. Trump también dijo estar “preocupado” por Venezuela cuando habló con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, un día antes, el sábado.

El interés de Trump por Venezuela podría tener un carácter personal. Uno de los clubes privados de lujo que el magnate devenido en presidente tiene en Florida está en Doral, popularmente conocido como “Doralzuela” por la cantidad de venezolanos asentados en esa zona, situación que le habría sensibilizado más sobre la situación del país sudamericano.

Pero Trump no es el único de la nueva Administración estadounidense con historial venezolano. El nuevo secretario de Estado, Rex Tillerson, también tiene desde hace tiempo una cuenta pendiente con el Gobierno chavista. El texano era jefe de la petrolera Exxon Mobil cuando el entonces presidente Hugo Chávez nacionalizó la industria petrolera en la década de 2000, hecho que provocó grandes pérdidas a la compañía que dirigía Tillerson. Ambos se enfrentaron en los tribunales internacionales y, finalmente, Exxon Mobil aceptó un acuerdo por 1.600 millones de dólares, mucho menos que los 10.000 millones en los que había estimado sus pérdidas en Venezuela por la maniobra del Gobierno.

 

Esposa de Diosdado Cabello y ministra de Turismo se vio con el Rey de España

Fuente: http://ntn24.com/noticia/esposa-de-diosdado-cabello-y-ministra-de-turismo-se-vio-con-el-rey-de-espana-130488

La ministra de Turismo de Venezuela y esposa de Diosdado Cabello, Marleny Contreras, se fotografió con el rey de España, Felipe de Borbón, en el Palacio Real de El Pardo, en España.

Lea también: Sector turismo en Venezuela cayó 40 % en el último año

El encuentro se produjo en el marco de la Feria Internacional de Turismo llevada a cabo en Madrid, durante el lanzamiento del Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo.

La ministra socialista posa junto al rey Felipe VI y el ministro de Turismo de Honduras, Emilio Silvestri. El gobierno de Nicolás Maduro envió una comisión a la exposición, para montar un stand donde se muestran los destinos turísticos venezolanos.

| Encuentro con el Rey Felipe VI de y el Ministro de Turismo de Honduras, Emilio Silvestri, en el marco de la .

¡Con alegría! Masiva afluencia de visitantes en el stand, se acercan a apreciar nuestra oferta turística en esta gran vitrina .

Redacción NTN24 Venezuela

Únete a nuestro canal oficial de Telegram aquí http://telegram.me/ntn24ve

El Parlamento de Venezuela declara al presidente Maduro en “abandono del cargo”

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/228049-venezuela-maduro-parlamento-abandono-cargo

Con un total de 106 votos a favor, en la sesión de la Asamblea Nacional de Venezuela celebrada este lunes se ha aprobado la figura de “abandono del cargo” del actual mandatario del país, Nicolás Maduro.

La maniobra política ya había sido intentada por la oposición venezolana el año pasado. Sin embargo, el Parlamento no está facultado por la Constitución para efectuar esa suerte de “juicio político” al mandatario.

Este lunes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió un comunicado en el que reiteró que la Asamblea Nacional debe abstenerse “de continuar el procedimiento de declaratoria de ‘responsabilidad política’ contra el Presidente de la República y, en definitiva, de dictar cualquier tipo de acto que se encuentre al margen de sus atribuciones constitucional”. Sin embargo, los diputados opositores planean seguir llevando adelante la medida en los próximos días.

Asamblea en desacato

Esta es la primera sesión del Parlamento que está presidida por el diputado opositor Julio Borges, quien se juramentó el pasado 5 de enero y prometió que reactivaría el “impeachment” a Maduro, luego que la derecha decidiera retirarse unánimemente de la mesa de diálogo planteada por el gobierno.

El dipiutado del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Pedro Carreño, recalcó que la Asamblea Nacional sigue en desacato al TSJ, por lo que sus actos no tienen carácter legal.

“Esta junta directiva usurpadora no está facultada para llevar a cabo sesiones porque instalaron la asamblea en el marco de una asamblea ilegal, si es ilegal toda la junta todas las acciones que se deriven son ilegales aquí lo que procede es que la junta directiva anterior se meta por el camino de la legalidad”, dijo citado por Últimas Noticias.

¿El diálogo va?

El vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello, también rechazó la decisión de la mayoría opositora en el parlamento, pero reiteró la invitación a los adversarios del gobierno a asistir a la mesa de negociaciones, que tiene prevista una nueva ronda para este 13 de enero.

“Le damos la bienvenida al diálogo, que siga. Siempre he dicho que reunirse con la oposición es perder el tiempo, pero si esa es la posibilidad para que ellos entiendan que este país quiere paz, pues hay que aprovechar esa oportunidad”, sostuvo Cabello en la rueda de prensa ofrecida por el Psuv este lunes.

Cabello no es el único que insiste en el diálogo. El comunicado del TSJ también llama a las partes a reunirse “para dirimir las diferencias políticas y, en especial, para cumplir los deberes y fines constitucionales”. Sin embargo, ninguno de los voceros de la alianza opositora (MUD) ha manifestado su deseo de reanudar las conversaciones.